Estatut legal, pero ilegítimo

El Presidente de la Generalitat, Sr. Maragall, no es precisamente Honorable por su cultura. La noche de su derrota anunció que la rotunda victoria en el Referéndum daba plena legalidad y legitimidad al Estatut, aunque reconoció que había nacido con insuficiente autoridad moral. Habrá que explicarle a este producto humano de la autonomía cultural de Cataluña, que los conceptos de legitimidad y autoridad moral tienen el mismo significado cuando se aplican a las instituciones políticas.

La falta de autoridad moral de las instituciones es cosa distinta del desprestigio social que conquistan por sí mismas, con su corrompido o ineficaz funcionamiento. Por ejemplo, la clase política y la judicatura de la Monarquía ocupan el último rango de los prestigios sociales, pero son legales y legítimas. Los hombres que dirigen esas instituciones no son prestigiosos, pero tienen las habilidades denotadas con el significado original de la palabra prestigio, es decir, son prestidigitadores. Conocen el juego de manos del poder y de la corrupción. Saben lo que es nombrar y dar a dedo. Y su juego lo desarrollan con fruición, bajo el armiño de protección ambiental que les presta la Corona.

La legitimidad pertenece a otro orden de ideas. Se tiene, o no se tiene, desde que nacen las personas o las instituciones, según los criterios de moralidad social preponderantes en cada tipo de orden político. La legitimidad tradicional hacía ilegítimos a los bastardos comunes y legítimos a los Reales. La legitimidad democrática solo la otorga el modo libre y mayoritario de nacer. Como la Monarquía de Partidos no pertenece al orden tradicional ni al democrático, ha tenido que basarse en el mismo tipo de legitimidad que las dictaduras. Son legitimas si duran.

Pero el orden oligárquico del equilibrio entre Partidos Estatales solo se estabiliza con la duración del prestigio-prestidigitador de un Monarca que firme con la mano derecha lo que esconde la campechanía de su mano izquierda. Y como pasa en los juegos de manos, una vez descubierto el truco desaparece al instante toda la magia. Este es el secreto de que de repente se haya hundido, con la ilegitimidad del Estatut (un cambio en las reglas de juego del poder es aprobado por tan solo el 36 % del censo), la legitimidad de la Monarquía de Juan Carlos. Y la hipocresía del establecimiento quiere que tan solo se ahogue el heredero.

La fiebre republicana de que hablaba el debate televisado, o como dice la gentil escritora de El Mundo, la tendencia republicana que ha observado en todas las cenas a las que acude y que ella misma siente de modo tan instintivo como su heterosexualidad, es el malestar que produce el desencanto de ver el truco de la prestidigitación o de descubrir los niños a los Reyes Magos. La tendencia republicana es la primera llamada social al juego limpio. La segunda será la del Movimiento Ciudadano por la Republica Constitucional. única forma de Estado que garantiza, con la democracia y la unidad de España, la limpieza política.

Anuncios

24 thoughts on “Estatut legal, pero ilegítimo

  1. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    La pedagogía es esencial como medio de acción. Hacer ver a la ciudadanía que el Monarca va a refrendar negro sobre blanco que Cataluña es una Nación, lo que ningún Jefe de Estado anterior se atrevió, y lo contradictorio de tal situación con el falaz argumento del rey como garante de la unidad patria, resulta básico. Animo a todos a la repetición hasta la saciedad de este argumento en cuantos foros sea posible en aras a despertar, sino la Razón sí la intuición del “buen derecho” en la ciudadanía.

  2. M.M says:

    D.Antonio:
    Ud siempre ha negado que exista el derecho de “Autodeterminacion” de los “pueblos”,podría aclararme brevemente esta opinión, o bien comentar en que artículos o libros lo ha mantenido (No tengo aún su libro Pasiones de servidumbre)Reciba un saludo cordial.

  3. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    Estimado M.M.

    Seguro que D. Antonio te iluminará convenientemete sobre lo que planteas. No obstante no puedo resistirme a comentar al respecto que el Derecho de Autodeterminación se trata de un concepto de Derecho Internacional Público elaborado en el seno de tal comunidad internacional para dar solución al problema de la descolonización de las potencias imperiales europeas en sus terrritorios de ultramar.

    La autodeterminación, es un concepto inseparable del de colonia, y como digo obedece al proceso ordenado de demontaje de los imperios europeos, sobre todo en Africa. Por tanto, autodeterminación implica abandono de un estado preexistente y distante en lo fronterizo que en nada tiene que ver con ese supuesto de derecho de autodeterminación de los “publos” que los separatismos invocan.

    No existe analogía posible entre ambos conceptos, uno jurídico y el otro infrapolítico. Aquel presupone la existencia de una nación y estado previo y extrafronterizo cuya emancipación política de la metropolis le es dada por ésta, éste supone el voluntarismo político sobre un hecho objetivo, como es la propia nación, lo cual es votar contra o a favor de la Ley de la gravedad.

  4. Antonio Garcia-Trevijano says:

    A M.M.

    El tema de la audeterminacion lo desarrollé en el “Discurso de la Repúbica” y en múltiples articulos de prensa, algunos de los cuales estan en el enlace Antología, correspondiente a Terrorismo.

    El comentario de Pedro M. González es correcto pero
    incompleto. Antes de que se reconociera el derecho a la descolonización (despues de la guerra mundial), y desde la guerra de indepdencia de Grecia contra el imperio turco, el romanticismo creó la idea de la libre determinación de los puebos. El socialismo de la segunda mitad del XIX transformó esa idea en la de autodeterminación. Para los marxistas vascos debería de ser importante que Karlos Marx negó el derecho de audetermianción, en los pueblos europeos que había logrado su unidad nacional antes de la Revolucon Francesa, con la excepción de Irlanda, por motivos religiosos. Cordialmente.

  5. M.M. says:

    Agradezco tanto a Pedro M como a D.Antonio su explicación, me informaré próximamente en El Discurso de la República, que he conseguido a través de Iberlibro. Una vez más gracias, y contad con mi apoyo.

  6. Crítico says:

    Hay algo que me ha confundido en el artículo de Antonio García -Trevijano: la legitimidad de los jueces en España.

    Entiendo su legalidad pero, si no se han sometido a ningún refrendo público directo o indirecto (a través de leyes votadas por los representantes de la ciudadanía), carecen de legitimidad. Aprobar un duro examen te permite acceder a un puesto en la Administración Pública, pero no otorga ninguna legitimidad a tu función, si eres juez. Por ello, la reforma de la Administración de Justicia (necesaria) no puede realizarse de arriba a abajo, sino empezando por determinar quiénes quiere el pueblo que decidan en los conflictos públicos y privados que surjan en su comunidad.

    En definitiva, me siento incapaz de casar la legitimidad de los jueces con que sean las personas mejor preparadas las que ocupen esa función.

    Con afecto.

  7. Antonio Garcia-Trevijano says:

    A Crítico

    A diferencia del dereclo anglosajón donde los jueces dicen el derecho (jurisdicción) con arreglo al antecedente judicial, el derecho continental requiere una razón distinta de la natural, una especie de razón formal, que interprete y dicte el derecho segun la ley. Esto hace inimaginable que los jueces se elijan con el método democrático. El problema real de la judicatura es el de conseguir la independencia de su corporación, la que ganaron hace siglos los ingleses, frente al poder politico. Tampoco podemos adoptar la eleccion popular de los fiscales como en EEUU. La legitimidad de la judicatura española proviene de su tradición. Lo cual no es obstáculo para que se pueda reformar para hacerla independiente y racional. Además, los jueces aplican la ley, según la moral social de cada regimen político. Como esa moralidad es demagógica en esta Monarquía, la jurisprudencia la acusa en los asuntos penales y familiares dominados por el clima feminista y antiterrorista. Saludos.

  8. pepe fernández says:

    Estimado Don Antonio,

    Empiezo por el último párrafo de tu brillante post, la fiebre repúblicana en Espa?a. Parece, por lo que tengo conocimiento, que hay una moda republicana cada vez más extendida, es lo que ocurre cuando un sistema entra en crisis, la gente no cree nada de lo que salga de él y busca alternativas. la República parece la gran alternativa.

    También la confusión que esta moda crea, surgen multitud de asociaciones, movimientos, partidos que se autotitulan republicanos, y surgirán más. La fragmentación de siglas y credos no es bueno para MCRC porque al final uno está más a quitarle la razón el equivocado ingenuo o no republicanillo que a agrupar a los ciudadanos para la conquista de la libertad política. También esta es un táctica que adoptan los propios partidos monárquicos, que en un momento dado abrazarían a la república parlamentaria para que todo siguiera igual. En todo caso, a tenor de fracasos como el estatut del gran cacicado catalán se está recuperando de nuevo el ambiente que se vivió al final de la dictadura, ahora la diferencia es que no somos tan ingenuos, sabemos donde están los traidores que intentaran de nuevo pactar con el antiguo régimen, a esos Antonio, sin piedad, ni agua y denuncia.

    un afectuoso abrazo republicano.

  9. Antonio Garcia-Trevijano says:

    A Pepe

    Contra todos los riesgos que intuyes,estamos preparados.En este MCRC será imposible la traición porque no somos un partido y, apoyado en una amplísima base social, nadie podrá manipularlo. Pese a las siglas de distración o provocación (no se debe exluir que los servisios secretos inventen siglas republicanas para imputarles actos de violencia o incluso de terrorismo), no creo que sea la moda quien las lance, sino la percepción general de que el final de la Monarquía ha dejado de ser posible y se ha hecho probable.

    La diferencia entre moda y tendencia es lo que me llamó la atención en el inteligente y agradable artículo (como todos los suyas) de Carmen Rigalt, en El Mundo de ayer. Doy su nombre porque, despues de editar mi página, le pregunté si no le importaba que la mencionara.

    Puedes estar seguro de que nunca abandonaré la estrategia de la ruptura pacifica de la Monarquía, contra la ingenua creencia en la posibilidad de reforma del Estado de Partidos. Y como la tendencia reformista será cada vez mas acusada, recomiendo a mis lectores que estudien con atención los tres artículos que publique en El País (1985), sobre la ruptura democrática, que están en Enlace. La situacion actual no es la misma que la del año 1976, pero tiene mucha nalagogía. Agradezco mucho tu fortaleza de alma.

  10. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    El artículo de Antonio me retrotrae al Derecho Público Romano, tan genialmente interpretado por Mommsen y que parece que ya no han estudiado los jóvenes abogados y jueces que nos defienden y sentencian, en cuanto que al definir la legitimidad la está viculando a la “potestas” del magistrado con “auctoritas” y a la “lex” como “magistratus mutus cum auctoritate”. La necesidad de la censura republicana se debía a que la “potestas” del magistrado no la da enteramente su elección, sino sus inclinaciones naturales, y la suma de ambas cosas ( elección + evaluación moral ) la llamaban auctoritas. No puede haber “potestas sine auctoritate”, sólo “potentia sine auctoritate” que Tácito llama “dominatio”. La democracia ateniense garantizaba la legitimidad del político haciéndole una examen previo como candidato, llamado “dokimasía”, en el que se le preguntaba cosas tan curiosas como si cuidaba de sus padres y de sus hijos, si cuidaba de las tumbas de sus ascendientes, si pagaba los impuestos, si había cumplido el servicio militar o si participaba en los cultos públicos a los dioses. Si aprobaba este examen podía presentarse candidato. Como se ve, el primer republicanismo fue muy puritano, en cuanto que pretendió garantizar que toda orden emanase de una instancia “moral”. Con frecuencia Livio, en su Historia, preve y explica una buena candidatura a cónsul cuando el candidato vive un orden doméstico honrado.

  11. Miguel says:

    Es verdaderamente vergonzoso como los promotores y detractores de la pantomima estatutaria catalana se “apuntan” el tanto del éxito y pasan con palabras chicas el hecho de que unicamente el 49% de los ciudadanos de Cataluña ha votado.

    Desde mi ignorancia política, percibo fallo del sistema y si yo la percibo, los demás también lo pueden percibir. Definitivamente es el momento de formar a los ciudadanos para que llegado el momento ejerzan de manera responsable su libertad política.

    No es justificable la despreocupación política de los ciudadanos, pero siento que el propio sistema educativo viciado ha conseguido su objetivo despolitizador.
    La mayoría somos esos prisioneros encadenados en la caverna de Platón, en la que solo nos permiten ver las sombras de la realidad, pero con una pequeña diferencia, nos dejan los brazos libres para seguir sosteniendo su sistema.

    Un saludo a todos.

  12. Antonio Garcia-Trevijano says:

    Gracias, Martin, por tus precisiones sobre legitimacion y autoridad moral. Si embargo, cuando yo empleo la voz autoridad procuro hacerlo en el sentido etimológico de la palabra. Tu sabes que autor significaba en su origen el que ve crecer la hierba, y en enseguida, el que aumenta (augere)algo. Solo tienen autoridad los autores. Y legitimidad los que acreditan autoría moral o científica.

    En la historia de las ideas políticas, muy pocos autores deben ser citados, porque muy pocos tienen autoridad. Ellos han sido mis únicos maestros. Hasta que me consideré bastante enseñado por la triste experiencia del fracaso de la libertad politica y de la honestidad pública, y quise crear algo que antes de mi creación no existía: la teoría pura de la democracia (garantista de la libertad) y de la República Constitucional (garantista de la honestidad política). Ese es mi legado a la acción colectiva de este noble Movimiento Ciudadano.

    Te repito, querido amigo, que escribas de lo que de verdad sabes. La accion es de muchos, pero la creación ideologica, sacada de la praxis, de muy pocos. Continua ilustrando al MCRC, sin introducir creencias o querencias personales. Lo agradeceremos todos.

  13. Antonio Garcia-Trevijano says:

    Miguel, veo que tambien tu frecuentas el trato con los griegos. Cierto, la educación no educa. A veces instruye. En España hace falta una revolucion de la enseñanza que haga del maestro, y no del profesor, la base del sistema. Algo parecido a lo que hizo Jules Ferry para la III República Francesa, pero adaptado a nuestro tiempo. Animo

  14. Sergio Ortega says:

    Francamente, hablar de legitimidad o ilegitimidad es algo muy relativo, al igual que de legalidad o ilegalidad. La legitimidad la da o la quita el tiempo. Simplemente llega un día en el que la gente decide no creer en tí. No podemos poner obstáculos de leyes para evitar reformas ni nada que se le parezca, porque nada puede contra la indiferencia, y menos contra la indignación. España ahora es indiferente hacia la Monarquía (todo gracias a la inmensa censura mediática), mañana puede que pase a la indignación.

    Pero no nos engañemos. La República no cambiará las cosas (una república per se no tiene el poder de cambiar nada, sólo de collar, siendo el perro el mismo). Lo que se necesita es que el pueblo tome conciencia de sí mismo, que comience a gobernarse a sí mismo. Sería absurdo completamente quitar a un Monarca para poner a un Presidente, aunque se reparta el poder. miremos si no qué ocurre en otras repúblicas, como los EE.UU., Francia, Italia y demás. Las clases políticas están absolutamente corruptas, y es que el poder engendra corrupción.

    Lo que realmente necesitamos es educación, y lo digo de corazón y con pleno conocimiento de causa. Los profesores que tuve fueron realmente excepcionales, y sobre todo tuve un buen equilibrio entre enseñanza científica y humanística. El otro día charlaba yo con un profesor de universidad, y me comentaba sobre la reforma educativa. Puedo resumir la conversación en lo siguiente: las Universidades se van a transformar en máquinas de ganar dinero con los Masters (todo doctorado pasa a ser ahora Máster); la carrera que estudio (Telecomunicaciones, 5 años) no vale para nada (me podía haber quedado con la Técnica) después de lo que nos hacen pasar; y como colofón, están esperando a ver si a las empresas les gusta la reforma. Lo que me quedaba por oir. Que se pueda ser tan sumamente miserable como para vender la educación de las personas a las empresas, que es lo que realmente les importa.

    Conozco también el campo d ela enseñanza primaria, y francamente me parece patético. Puedo decir que las culpas aquí se reparten a partes iguales entre profesores y padres. La decadencia y la corrupción moral que se están llevando a cabo en todos los órdenes no tiene parangón ninguno. Desde padres opr un lado que van a pegar a los profesores, hasta profesores que faltan a clase porque tienen “torneo de bolos”.

    Educación y moral. Tiempo para pararnos a pensar en las cosas. La vida se pasa y, cuando nos queremos dar cuenta, no hemos hecho más que trabajar. Pasamos por la vida sin pena ni gloria, y lo que les dejamos a nuestros hijos es lo mismo o algo peor a lo que recibimos nosotros.

    Ojalá tuviese tiempo para escribir, para estudiar Historia (esa gran maestra de los pueblos y, a la vez, esa gran desconocida), Filosofía, Filología. Para abrir una librería, y tener el enorme placer de viajar, de pararme y hablar con las personas, de escucharlas…

    No sólo necesitamos educación. Necesitamos pararnos y contemplar. No por ir más rápido se llega antes. Y creo que, entre otras cosas, nuestra sociedad trata de ir demasiado rápido.

    Pensadlo.

    Un saludo

  15. thulio says:

    La evolución humana (animal y racional) es una continua aceleración de los procesos sociales. Lo que no sé, es si nuestra capacidad animal “digiere” adecuadamente esa vorágine; por más que la racional pida su aprehensión.

    Se considera a Iohannes Pico della Mirandula (Renacimiento) la última persona erudita; es una señal de que la evolución se desborda y dificulta la asimilación del entorno desenfrenado.

    La sed de conocimiento no sacia jamás, pero ¿es el conocimiento actual necesario?. La cultura no debe ser la acumulación de relaciones racionales, sino lo que es oportuno a la persona. Lo otro es superfluo y su propiedad excluyente origen de conflictos.

    El tiempo se ha imbuido como un valor perverso; tener tiempo para hacer, pero no para conocer. La cultura griega veía, escuchaba, sentía debatía y estimaba su conveniencia. Ahora no se tiene tiempo para ser protagonista, sino espectador.

    Una prueba es este blog, hay gente que cavila, pero la mayoría se excusa. Creen que les falta interés, pero la Libertad, la Democracia la Igualdad deberían ser metas y propósitos prioritarios. Sin ellas no se vive, se existe. ¡Y así nos va!. Saludos

  16. Antonio Garcia-Trevijano says:

    A Sergio

    En tu comentario pesimista introduces afirmaciones tópicas referentes a la politica, y un tema como el de la educación, que toda persona normal comparte, pero que no está en el debate abierto en este foro. No obstante, dos observaciones:

    1. “Los mismos perros con distintos collares”, frase creada durante la II Republica parlamentaria, no puede aplicarse a la Republica Constitucional que aquí proponemos. Los perros (los partidos) serán los mismos, pero no estarán en el Estado ni financiados con nuestro impuestos, y el distinto collar los tendrá atados a los electores, que serán sus señores (mediante elección de candidaturas unipersonales, con posibilidad de revocar el mandato imperativo antes de la proxima eleccion)y no sus siervos como ahora (sistema de listas sin mandato imperativo). Tu desconoces el valor educativo de las instituciones representativas, que nunca hemos tenido.

    2. Tambien es un tópico el de la corrupción de la clase politica. Nosotros no nos proponemos crear un hombre nuevo. No somos utópicos. Queremos realizar lo realizable. Por eso distinguimos entre la corrupción institucional, que se puede suprimir mediante la separacion de poderes estatales, y la corrupcion personal, que solo la puede disminuir un nuevo clima social de exaltación del civismo y la honestidad. Ambas cosas están en el alma motriz de la Republica Constitucional. No puedes aplicar los juicios morales sobre el presente y del pasado, a una nueva fórmula institucional, cuya estructura y función ignoras. Tú pesimismo estaría fundado si quisieramos volver a repetir la triste eperiencia de la II República. Amistosamente

  17. Antonio Garcia-Trevijano says:

    A Thulio

    Considero acertada tu visión de la falta de adecuación de los conocimentos extensos a la necesidad de claras sintesis culturales que sean utiles al progreso moral de la humanidad. La especializacion de los saberes multiplica el número de eruditos y disminuye el de sabios. Tu cita de Pico de la Mirandola, el primer autor de un tratado sobre la dignidad,no es correcta. No era un erudito sino un humanista. Con mi amistad.

  18. "patalete" says:

    El día 20 de junio, escribí en el foro de la página http://www.ciutadanslliures.com el siguiente comentario que transcribo, con el título: “Mi visión del Estatuto: legal pero ilegítimo”, casi de igual tenor literal -el título-, que el del Sr. García Trevijano. Es éste:

    ?? Para constituir con legitimidad un orden político, una norma institucional básica, da igual que sea una Constitución o un Estatuto, no sirve el 51 %?

    Así se pronunció un importante político en el Congreso de los Diputados en febrero del año pasado. Y tenía toda la razón.

    La Constitución, nuestra norma fundamental, exige para que cualquier acuerdo sea válido en ambas cámaras, Congreso o Senado, es necesaria la mayoría de sus miembros o como se suele decir, el quórum, de la mitad mas uno de los parlamentarios, 176 en el Congreso. Así pues, es un contrasentido, que luego un referéndum vinculante, sea válido incluso con una ínfima minoría de electores. El proyecto de Estatut, requería ésta mayoría en el Parlament, y finalmente nuestra clase política nacionalista-catalanista estuvo exultante porque no sólo se aprobó por mayoría si no por casi el 90 % de la representación parlamentaria. De ello se ufanaron durante todo el tiempo de tramitación en las Cortes queriendo demostrar la enorme legitimidad del proyecto dada la casi unanimidad del Parlament en la propuesta Luego su tramitación en ambas cámaras, Congreso y Senado, también era necesario el quórum de mas de la mitad

    El artículo 168 de la Constitución, exige para ciertas reformas importantes, hasta dos tercios de los diputados o senadores. Es absurdo y paradójico que para éstas reformas sea exigible tal mayoría cualificada y luego la Ley del referéndum permita su aprobación con cualquier porcentaje de votantes del censo electoral sea del 99, o del 9%.

    Así pues, si la legitimidad pregonada venía dada por aquella gran mayoría parlamentaria en Cataluña y luego en las Cortes, a contrario sensu, se puede concluir, que con menos de la mitad , con el 49,5 % del Cuerpo electoral que es el que ha votado el Estatut, tal legitimidad se ha esfumado. El Estatut, será legal, pero carece de la legitimidad que le daría la mayoria de electores.. Incluso en ocasiones muy importantes, como es el caso, no bastaría la mitad mas uno del censo electoral, sino mayorías cualificadas. Baste el ejemplo tan cacareado por los ??independentistas de guardia? puesto por ellos como ejemplo de la posibilidad de una independencia ??pacifica y ejemplar? del referéndum de MONTENEGRO, (aunque poco o nada tenga que ver con el caso de Cataluña). En él, se exigía que fuera aprobado por MAS de 55 % de electores.

    Ah, se me olvidaba: el importante político que pronunció la frase aludida al principio, fue nuestro Presidente, el Excmo. Sr., don José Luís RODRÍGUEZ ZAPATERO

  19. Ricardo de santiago says:

    El Banco Santander
    El Banco Santander condona los intereses a cambio de pagar los 3,4 millones que compensó como fallidos en 1993. Blanco justifica la deuda del PSOE:

    El Banco Santander ha alcanzado un acuerdo con el PSOE por el que da por cancelada una deuda de 1987 tras renunciar a, al menos, 12 millones de euros entre intereses y recargos por impago y demora. El pacto fue alcanzado el pasado mes y pone fin a las negociaciones abiertas tras el impago de un préstamo de 1,6 millones desde hace 19 años.

    El préstamo con el PSOE fue firmado el 17 de febrero de 1987 y venció tres años después con unos intereses del 15% -vigentes en la época-, otros intereses de demora del 19% y un 24,5% por sobregiro -impago tras el vencimiento-. El PSOE, que tenía entonces a Felipe González como secretario general, no hizo frente en ningún momento al pago y la deuda fue creciendo hasta niveles muy superiores a la cantidad prestada. Al menos, 16 millones de euros.

    En 1993, el banco se vio obligado -por «imperativo de la normativa contable bancaria», según ha comunicado al Tribunal de Cuentas- a amortizar el crédito como si fuera un fallido, pero sin renunciar formalmente a su cobro. La cantidad que la entidad dio entonces por amortizada y cargó contra su cuenta de resultados ascendió a 3,4 millones. De ellos, 1,6 millones correspondieron al principal, y el resto a intereses y comisiones.

    La deuda ha dormido desde entonces el sueño de los justos y, según ha sostenido el PSOE ante el Tribunal de Cuentas, el Santander ni siquiera lo reclamaba. Pero existía. El PSOE no la ocultaba y, formalmente, los intereses de 1987 seguían disparando la deuda hasta cifras astronómicas en los ordenadores del banco.

    Ahora, varios factores han contribuido a que ambas partes hayan llegado por fin a una solución. Por un lado, que el Tribunal de Cuentas, que fiscaliza cada año la contabilidad de los partidos políticos, decidió dirigirse el pasado año directamente al Santander para conocer de primera mano si la deuda que reconocía el PSOE con esta entidad era real. Por otra, que la actual dirección socialista ha querido, tras llegar José Luis Rodríguez Zapatero a la Secretaría General, intentar poner cierto orden en las cuentas y arreglar las deudas vencidas.

    «Fórmula transaccional»

    Planea también el debate sobre financiación de partidos políticos abierto tras el escándalo de condonación, por parte de La Caixa, de 7,1 millones de euros al Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), el socio catalán del PSOE, también tras largos años de impago. Se da la circunstancia de que tanto el PSC como el PSOE han renegociado sus deudas cuando han alcanzado el poder.

    El acuerdo con el Santander, según ha podido saber EL MUNDO, consiste en que el PSOE ha pagado al contado 3,8 millones de euros. Es decir, algo más de lo que amortizó el banco en 1993.Según ha comunicado la entidad bancaria al Tribunal de Cuentas, el PSOE se ha negado a hacer frente a más intereses y la jurisprudencia hace difícil poder exigir todo el dinero realmente adeudado cuando los tipos pactados en su momento están muy por encima de los vigentes actualmente. Por tanto, califica la solución de «fórmula transaccional» en su carta al Tribunal.

    Fuentes socialistas autorizadas aseguraron que no hay nada que ocultar y no tuvieron inconveniente en hablar del caso con este diario. Estas fuentes corroboraron que «en la práctica normal a nadie se le exigen recargos tan elevados» y aseguran que en la negociación con el Santander «no ha habido trato de favor en absoluto». Señalan que en un pleito judicial, si el Santander hubiera exigido pago de intereses de demora, el PSOE habría podido alegar que el banco no reclamó la deuda durante años.

    Fuentes oficiales del banco que preside Emilio Botín rechazaron hacer comentarios, «porque no es costumbre hablar de los clientes de la entidad».

    Botín se ha caracterizado por su intento de mantener buenas relaciones con los sucesivos gobiernos y líderes de la oposición en las últimas décadas. Fue de los primeros en elogiar a José María Aznar en su momento y también a José Luis Rodríguez Zapatero cuando las encuestas no le daban aún resultados favorables.

    El Tribunal de Cuentas ha alertado en numerosos informes de que las condonaciones de deuda o tratos especiales por parte de la banca a los partidos no están amparados por la ley de financiación de las fuerzas políticas y, por tanto, son irregulares.

    En el informe que acaba de enviar el Tribunal de Cuentas al Congreso de los Diputados, correspondiente al ejercicio 2003, el órgano fiscalizador ya advierte de que el PSOE le ha comunicado la existencia de un acuerdo con sus acreedores. Y señala que lo fiscalizará en el ejercicio correspondiente de 2006.

    El director de Finanzas del PSOE, Juan M. Cornide, que depende directamente del secretario de Organización, José Blanco, se compromete en un escrito al Tribunal de Cuentas a facilitar toda la documentación. Según el Tribunal, el PSOE acumula una deuda consolidada de 63 millones de euros, pero en los estados financieros de la Comisión Ejecutiva Federal aparecen 41,18 millones de euros.

    Estas cantidades superan al PP (30 millones de euros) y al resto de partidos. La explicación, según los socialistas, es la política de Ferraz de disponer de locales en propiedad. En contraste, el PSOE recibe apenas un millón de euros anual de donaciones anónimas, frente a los 2,3 millones del partido de Mariano Rajoy o los más de tres millones de Convergència i Unió.

    Autor: CARLOS SEGOVIA.
    Fuente: El Mundo (08/06/06).

    BLANCO JUSTIFICA LA DEUDA DEL PSOE: “ES UNA INVERSIÓN DE FUTURO”

    El secretario de organización del PSOE, José Blanco, de visita en Montevideo, dijo que su partido está totalmente saneado y que la deuda que acarrea, 48 millones de euros en 2002 según el Tribunal de Cuentas, es “en un ochenta por ciento hipotecaria”. La deuda es siete veces la contraída por el PP, pero Blanco cree que “no se pueden establecer comparaciones con otros partidos que no tienen deuda histórica porque cambiaron de nombre y porque no hacen inversiones”. Y justifica la deuda porque el PSOE está haciendo una “inversión a futuro”.

    L D (Agencias) Según el informe de fiscalización sobre la contabilidad de los partidos políticos elaborado por el Tribunal de Cuentas, al que tuvo acceso EFE, la deuda consolidada del PSOE con las entidades de crédito ascendía en 2002 a 48 millones de euros.

    A José Blanco la noticia le ha sorprendido en su visita a Uruguay para apoyar la gobierno izquierdista de Tabaré Vázquez. Al ser preguntado por los periodistas, Blanco dijo que “nuestro partido está absolutamente saneado, la mayor parte de la deuda es por la adquisición de patrimonio, porque la política del PSOE ha sido el incremento de patrimonio y por tanto son deudas hipotecarias”.

    El “número dos” del PSOE dijo desconocer el monto de la deuda actual, pero aseguró que la misma “se amortiza de forma regular”. En el informe se pone de manifiesto que en 2002 la deuda del PSOE era más de siete veces la contraída por el PP (6,4 millones), una comparación que rechaza Blanco. “No se pueden establecer comparaciones con otros partidos que no tienen deuda histórica porque cambiaron de nombre y porque no hacen inversiones”, aseveró. Y añadió que su formación está haciendo una “inversión a futuro”.

  20. fel says:

    No estoy muy seguro de la legalidad de un Estatuto que fué consensuado por los parlamentarios del “Parlament” catalán, y posteriormente, negociado, con secretismo, nocturnidad y alevosía, entre el “rojo solemne” monclovita y el de la derecha nacionalista, Mas, llevando, seguidamente, dicho texto a las Cortes para su aprovación por parte de los diputados, obedientes con el baranda mayor de sus respectivos partidos, en este régimen de Partitocracia bastante maloliente, y, olvidándose de que la Constitución dice que la Soberanía reside en el Pueblo Español, al impedirse un Referendum en toda España sobre el citado Estatuto, con abundante contenido anticonstitucional, como indica el texto Constitucional, todavía no derogado oficialmente.

    No estoy, pués, muy seguro de la legalidad del Referendum, que se llevó a cabo solo en Cataluña, y, consiguientemente, de la legalidad de la vigencia del citado Estatuto, independientemente de la discutible legitimidad que representa imponer un texto a Cataluña (y al resto de España por tener contenido anticonstitucional) de 1/3 del electorado catalán sobre los millones de españoles con derecho a voto.

  21. mcrc.miguel says:

    Querido don Antonio:

    Llevo un dos meses tan ocupado que no me había percatado de que me había llegado su libro dedicado. Lo acabo de abrir y me ha emocionado su dedicatoria. A pesar del agotamiento que arrastro acompañará mi descanso nocturno y el sueño de nuestra Republica Constitucional.

    Infinitas gracias.Un leal abrazo.

Los comentarios están cerrados.