Zapatero Versus España

Nadie, absolutamente nadie, dice la verdad sobre la naturaleza de la decisión del Presidente del Gobierno de reconocer el derecho del pueblo vasco a separarse de España. No por miedo. Simplemente por indiferencia ante lo esencial, por la costumbre de no tomar en serio lo que dicen los fraudulentos políticos de la Transición o, lo más probable, por ignorancia de lo que significa que los vascos decidan libremente su futuro.

Antes de que la internacional socialista creara, al final del siglo XIX, el derecho de autodeterminación, sin precisar qué pueblos podrían invocarlo, la literatura romántica creó la expresión “derecho a la libre determinación de los pueblos”, para apoyar la cruzada europea en favor de la independencia de los griegos en su guerra de liberación contra el imperio turco. Antes de la segunda internacional, Carlos Marx precisó que el derecho a la libre determinación no era aplicable a los pueblos que lograron su unidad nacional antes de la Revolución francesa, con la excepción de Irlanda, por razones de división religiosa. Tanto Lenin como Stalin exigieron cinco requisitos para que un pueblo pudiera tener derecho de autodeterminación. De esos requisitos el pueblo vasco solo cumple uno: ser fronterizo con una nación (Francia) diferente de la que lo integra. Después de la guerra mundial, la ONU reconoció el derecho de los pueblos colonizados a independizarse o separarse de la metrópoli colonizadora.

El complejo de culpabilidad franquista padecido por el Rey Juan Carlos y por el Presidente Suárez, unido a la ley del péndulo que los pueblos siguen cuando carecen de dirigentes políticos responsables, impulsaron la fuga hacia una descentralización del Estado que, en lugar de racionalizar la Administración y desconcentrar el poder, parió de la nada 17 Autonomías y tres nacionalidades, multiplicó el gasto público, fomentó 17 concentraciones de poder oligárquico, hizo de la corrupción el primer factor de la acumulación de capital y propició la creación de un oligopolio mediático al exclusivo servicio de la nueva oligarquía política.

Zapatero no improvisa ni imagina algo nuevo. Lleva a sus consecuencias lógicas la demagogia que ha regido, desde el primer día del consenso entre los traidores a Franco y a la democracia, la formación del sentimiento apático hacia lo español. Los nacionalismos separatistas han sido alimentados en Madrid. No solo por las alianzas electorales, sino sobre todo por la idea dominante, fabricada por la frivolidad de Ortega y Gasset y hecha suya por el fascismo joseantoniano, de que la nación es algo subjetivo, un proyecto dependiente de la voluntad, y no un hecho objetivo que nos impone la historia sin consultarnos.

Del mismo modo que las Autonomías de Suárez no podían dar satisfacción a diferencias sentidas como históricas en los modernos nacionalismos catalanes y vascos, y las aumentaban (Estatut), así también el derecho a la libre determinación, proclamado por Zapatero, no dará satisfacción democrática al nacionalismo vasco, sino que lo exacerbará hasta que consiga la secesión de España, con un Estado Vasco.

En nombre de la unidad de España, en nombre de su historia, en nombre de la libertad política y de la democracia, denuncio ante la opinión pública, a través del Movimiento Ciudadano por la República Constitucional, las siguientes evidencias:

1. Zapatero ha cometido contra España el más grave atentado desde la guerra civil y ha destruido la legalidad de la institución parlamentaria. Aunque no ha cerrado las puertas del Parlamento y llevado las llaves en bolsillo, como el dictador Cromwell.

2. Zapatero, al reconocer la penúltima aspiración de ETA, hace irrisoria la negociación con el terrorismo. Le ha pagado ya el más alto precio político que podía concebirse: el derecho nacionalista a separarse de España.

3. Zapatero ha cometido un delito de lesa Majestad, al violar el símbolo de la unidad y permanencia de España, que el artículo 56 de la Constitución atribuye a la Corona.

4. El Rey Juan Carlos, con su ominoso silencio ante el golpe de Estado de Zapatero, ha dado un golpe de Majestad, contra la unidad de España y la institución parlamentaria, sin arbitrar ni moderar el funcionamiento regular de las instituciones (art. 56.1 CE)

5. El golpe de Estado de Zapatero y el golpe de Majestad de Juan Carlos, sitúan a las Fuerzas Armadas ante el mandato constitucional (art. 8.1) de garantizar la soberanía e independencia de España, de defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

6. El MCRC se opone a que las fuerzas armadas intervengan militarmente en el proceso. Este asunto lo ha de resolver la sociedad civil española, en su conjunto, mediante un movimiento político, cuando llegue el momento.

Anuncios

126 thoughts on “Zapatero Versus España

  1. Isabel says:

    Pertenezco a la masa de personas que forman la vulgar clase media, soy una mujer casada de 38 años, madre de 3 hijos y trabajo como ingeniero de telecomunicación en una entidad bancaria.
    Aunque no tengo los impresionantes conocimientos de Historia,Política,Derecho,Literatura o Arte de los que aquí escriben, sí tengo sentido común y un gran interés por aprender.
    Yo también creo que Zapatero sólo lleva a sus consecuencias lógicas su idea de que la nación es algo subjetivo, que “cualquier grupo de personas que desean construir juntos un futuro común son una nación”(dijo él)
    Usted dice que el rey, los militares deberían hacer una declaración de principios ¿Y la oposición dormida?
    También dice que lo va a solucionar la sociedad civil, ¿qué le hace pensar eso? ¿quién nos asegura que no hay muchos millones de españoles que creen como ZP que la nación es algo subjetivo? Yo a mi alrededor, sobre todo veo apatía,miedo,ignorancia,sumisión y tan sólo unas pocas personas inquietas

  2. Un seguidor del blog says:

    El ejército no signifca nada. La propaganda del consenso nacionalista-progresista lo ha desprestigiado moralmente, igual que ha machacado sistemáticamente la idea de que España es una Nación; el PiPí la sustituyó cínicamente por el “patriotismo constitucional” que incluye la aceptación y el respeto a las “nacionalidades”, es decir, a los nacionalismos, que han hecho y siguen haciendo su trabajo dentro de la Constitución (igual que Zapatero). Materialmente,el consenso aprovechó lo del 23-F para vacunarle según dijo el Rey, y luego Aznar lo liquidó con el pretexto de profesionalizarlo. Sólo hay ya unas pocas unidades incompletas medianamente operativas. Esto lo sabe el consenso.

  3. Anónimo says:

    ¿En qué sentido es oportuna esta petición a las fuerzas armadas del punto 6? Desde que principios cabe esparar una declaración del ejército?
    Yo no me adscribiria a ninguna interpretación de unidad nacional embebida en una declaración que no se alimentara en un fuerte requerimiento de libertad política. ¿Se puede esperar una declaración de las fuerzas armadas actuales inspirada en el MCRC?
    Insisto en la interrogación del principio.
    Respeto y afecto

  4. Pla (Club Republicano) says:

    Estimado D. Antonio y demás contertulios:

    Excelente y sintética exposición, de la que quiero destacar tres asuntos:

    1) El nacionalismo secesionista no encontrará satisfacción en ninguna solución política que no le de la independencia. Estamos más que saturados de escuchar las declaraciones de los dirigentes nacionalistas de los últimos 28 años, desde los “moderados” hasta los “radicales”, todas coincidentes siempre es que cuanquier situación que no sea la de independencia vasca y catalana es “muy insatisfactoria”. La acción de Zapatero encrespará aún más las tensiones separadoras.

    2) El sistema electoral vigente, unido a la debilidad de la cultura y la tradición democráticas en nuestro país, hace que los cambios de gobierno producidos entre 1977 y la actualidad hayan sido más cambios de régimen, de sistema, que de gobierno. Y es que las facultades que se arroga el Poder Ejecutivo, desde los ya remotos tiempos de Adolfo Suárez, pasando por los gobiernos de Felipe González, tiene como característica el impulso de legislaciones y actos directamente contrarios a la Constitución en la que teóricamente se amparan.

    3) El llamamiento a las Fuerzas Armadas para que hagan una declaración no se entiende bien. Si han de abstenerse de intervenir ¿qué sentido tiene que se manifiesten?

    Salud y República

  5. Antonio Gómez says:

    Hola.

    Me temo que pedir ayuda al ejército, pero sin que intervengan haría creer al vulgo de que se lleva un “armario ropero 2×2” al lado de uno con la mera intención de asustar e intimidar.

    Me parecería inapropiado recurrir a ello, habiendo otros cauces más sútiles y más apreciados por la opinión pública.

    Por el resto, de acuerdo en todo.

    Saludos Republicanos.

  6. Antonio Garcia Trevijano says:

    A Luis Vazquez y Pla

    Aunque sepamos que las fuerzas armadas no pueden hacer declaración alguna de principios, porque su Jefe es el Rey y no tiene principios, sin embargo el recordatorio de sus deberes constitucinales pone de relieve la inmensa constradiccion del sistema. Que la institucion del ejercito, en cuanto que institución, carezca de principios, no quiere decir que los militares carezcan de conciencia como personas. Lo importante es, de un lado, enfrentar la conciencia de los militares con la realidad institucional y la clase de monarquía a la que sirven, y de otro lado, demostrar que la libertad politica y la unidad de España no las puede garantizar el ejercito. Pero es cierto que este ultimo punto no tiene caracter esencial, como los otros, solo lo he incluido para insistir en que el problema de la unidad de España es de orden politico y debe ser resuelto por medios exclusivamente politicos. Gracias por vuestro comentario.

  7. Miguel Sanchez says:

    Estimados compañeros

    ¿No sería menester tal vez, el pedir públicamente una declaración conjunta de las principales asociaciones culturales del país?.

    Estoy seguro que ante esta actitud gubernamental, tienen mucho que decir.

    Un Saludo

  8. Antonio Garcia Trevijano says:

    a Isabel y Miguel

    Hay que distinguir entre sociedad civil española, muy desarrollada, y sociedad politica que interprete las necesidades econónimas, sociales y culturales de la sociedad civil. En la Monarquía de Partidos, en el Estado de Partidos, no existe sociedad politica, solo una sinarquía estatal de reparto del poder.

    El primer objeto del MCRC es el de crear conciencia politica en la sociedad civil. El obstáculo está en los medios de comunicación, que tambien tienen más conciencia estatal y mercantil, que politica. Por eso hemos empezado en Internet. Hoy será esteril cualquier tipo de llamamiento a las instituciones culturales, sometidas a la vida estatal de la partitocracia. Y a diferencia del Ejercito, no tienen obligaciones de orden constitucional. Los que no han comprendido el interes de mi llamada a los principios constitucionales de las fuerzas armadas, a sabiendas que no puede ser atendida, olvidan que la Republica tendrá ejercito, y debemos ir formando su futura conciencia democratica y republicana.

  9. Antonio García Trevijano says:

    Querida Isabel, he reservado esta respuesta para decir dos palabras sobre tu interrogante dedicad a la oposición. El PP es otro partido estatal. Sus dirigentes carecen por completo de inteligencia politica, y tienen de la nacion el mismo concepto que ETA. Un proyecto sugestivo y voluntarista de vida en comun. Tendrían que negarse a sí mismos para oponerse de verdad a la alianza socialnacionalista. Rajoy ha fracasado. Aunque Zapatero ha roto el consenso, tanto el PSoe como el PP quieren recomponerlo, no saben como, pero son conscientes de que sin él no podría subsistir la Monarquía. Ningun politico de la Transición puede enfrentarse con la degeneración moral, cultural y politica de esta Monarquía de Partidos. No es que la oposición esté dormida, está muerta. Y en otro articulo diré por qué. Te invito Isabel a que continues exponiendo tus reflexiones, no menos profundas o interesantes que las de los demás. Con afecto

  10. Gonzalo says:

    Queridos compañeros de ideales:
    Creo que, como casi siempre, el diagnóstico de Antonio García-Trevijano al describir la situación es clarificador y acertado. Dicho ésto mi opinión es que el ejército no existe, en el sentido de que ya no tiene conciencia de si mismo. No tiene capacidad para enfrentarse al corrupto poder político, del que Juan Carlos de Borbón forma parte. El reto contra Zapatero tiene que venir de una serie de movimientos espontáneos como pueden ser declaraciones de organizaciones civiles llamando a la sublevación, por ahora pacífica.
    Antonio, no permitas que este blog desaparezca, pues es la semilla de una nueva España, donde todos los españoles podamos elegir a nuestro Presidente por sufragio directo. Muchas gracias por todo.

  11. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Gonzalo

    Puedes estar seguro de que mientras viva no dejaré de mantener este blog. Aunque ya he respondido a las dudas que plantea el ultimo parrafo de mi artículo, y he recalcando el valor desintegrador que tienen las contradicciones institucionales, te añado que el Ejercito no solo existe como Institución, aunque carezca de eficacia operativa, sino como sociedad militar. Y es a esta sociedad militar a la que nos dirigimos para decirle que la sociedad civil no espera ni quiere que intervenga en la politica, pero sí que sepa el alto grado de corrupción que implica el apoyo a un Rey, Su Jefe supremo, que asume con Zapatero el mismo objetivo y la misma finalidad que tuvo ETA para asesinar a tantos miembros de las fuerzas armadas y de seguridad. Con afecto.

  12. Antonio Garcia Trevijano says:

    A los comentarios 2 y 5.

    Es evidenete el caracter iróníco de la consciente contradiccion que implica pedir al ejercito una declaración de principios y a la vez que se abstenga de intervenir en politica. La utilidad de esta contradiccion logica es que que tiene una plena coherencia politica para la oposición republicana: AHONDAR LAS RAICES DEL RESENTIMIENTO MILITAR CONTRA EL REY Y EL ALTO MANDO CORTESANO. No puedo decirlo con mayor claridad. Sería imprudente. Os agradezco mucho que me hayais permitido esta explicación.

  13. Un seguidor del blog says:

    Completamente de acuerdo en la eficacia -y la necesidad- de llamamiento al Ejército.No tanto por la fuerza que pueda tener, que es muy poca como apunté en 2 -ni siquiera está en condiciones de controlar el propio país, que es lo menos que se le podría pedir, sin contar con la Guardia Civil-, sino como última garantía moral institucional de la Nación. De hecho se habla en la calle de la necesidad de que intervenga y los militares, muchos de los cuáles tiene una gran praperación más allá de la estrictamente profesonal, parecen coincidir en general con las opiniones de este blog. Desde luego no respaldará el sistema ni, siquiera a la Monarquía. Pero el ejército está muy infiltrado por el consenso y los militares no pueden hablar; sería un sacrificio inútil, como ha ocurrido varias veces. Si hubiese suficiente respaldo cívico seguramente hablarían, lo que incrementaría el movimiento contra el consenso.

  14. Anónimo says:

    Mi querido seguidor

    Deduzco que eres militar, y por eso has entendido la pertinencia del punto 6, no esencial, de mi artículo. En un coloquio televisado que tuve hace poco con la Asociacion Profesional de militares, donde defendí al derecho de todo militar, cualquiera que sea su graduacion, a la libertad de expresion en asuntos no castrenses (el video de ese debate se lo he entregado ya a Francisco para que lo “cuelgue” en este blog), tuve la satisfaccion de ser comprendido y apoyado en mi propuesta de garantizar la unidad de España mediante un sistema presidencial que sustituya a la actual partitocracia nacionalista. Ademas, mantengo excelentes relaciones con algunos generales que tambien sienten clara simpatía por mi posición politica republicana, democratica y unitaria de la sociedad española. Se muy bien lo que hago al incluir el punto 6. El problema ya no está en el Ejercito, sino en la ausencia de alternativa politica en la sociedad civil. Esa alternativa tratamos de crearla con el MCRC. Me gustaría tu asidua colaboración en este blog. Abrazos.

  15. j.freire says:

    Mi diagnóstico es el siguiente:

    – El subconsciente colectivo ha cambiado mucho en los últimos cinco u ocho años.

    – No se percibe a la corona como una institución estabilizadora sino como parte de un tinglado.

    – Cada vez más la gente apercibe que el llamado Estado de las Autonomías es un desastre: enfermos que no son atendidos, competencias que se solapan, descoordinación y, en suma, caciquismo. No se perdibe tanto que es un desastre económico pero lo es: el montón de normas diferentes retrae la inversión y fomenta la corrupción, además de ser un enorme gasto.

    – La falta de democracia y de libertad se percibe de forma intuitiva pero la marea mediática sigue machacando con las mismas consignas, a saber, la descentralización es buena, la democracia es votar, la corona salvó la democracia el 23F, etc.. En cuanto se habla un poco con alguien se cae el castillo de naipes.

    – La situación actual preocupa y mucho a la gran masa de ciudadanos, hay mucha incertidumbre.

    y problemas…

    – Se relaciona república a marxismo o a revolución.
    – Se cree que costaría lo mismo un presidente de república que un rey.

    En mi modesta opinión la corrupción es una necesidad del sistema actual, sin corrupción no hay partidos, autonomías ni tanto pago a base de cargo político que se desencadena en cascada en toda una cadena de pagos a favores. El sistema está abocado a dos fines: la disgregación de España y la corrupción.

    La falta de libertad casi siempre da paso a la represión y a la corrupción porque es necesaria para mantener el régimen. Algo así decía Hayek y no creo que se vaya a inventar nada nuevo en esto.

    Y creo otra cosa: solo hace falta un pequeño empujón para que mucha gente ponga letra a la música que ya tararea.

    Puede que simplifique al extremo pero creo que por ahí van los tiros.

    J. Freire

  16. Crítico says:

    Gracias a todos por todo. Ya no hay duda: el movimiento está en marcha. Y si el Ejército tiene las manos atadas, nosotros no: debemos liberarlo.
    Me ofrezco a cualquier tipo de colaboración, por mínima que sea. Vivo en Canarias (los próximos en caer), y si el MCRC pide mis datos para algo, aquéllos que crea necesarios, que me diga la forma de aportarlos.

    Un abrazo enorme, desde mi irreductible optimismo.

  17. Antonio Garcia Trevijano says:

    Amigo Freire

    En los sistemas politicos que dependen de la opinión, lo mas dificil es la simplificacion de los temas más complejos. Tu lo has hecho muy bien. Y porque la propaganda de la Monarquía se apoya en la simpleza de asociar la idea de la Republica a la de marxismo o revolución, nosotros debemos tambien simplificar: ETA y Batasuna son marxistas, IU es marxista, el PSOE, responsable de la revolucion frustada de Asturias deriva del marxismo, y que en cambio la Republica Constitucional no es ideologica, solo se ocupa de establcer las reglas de juego de la democracia, la garantía institucional de la libertad politica, la separacion del poder ejecutivo respecto del legislativo (evitará la primera causa de la corrupción), la garantía institucional, no meramente constitucional, de la unidad de España, la prohibición de partidos estatales, el reconocimiento de la libertad de partidos societarios, etc. El MCRC propone una transformacion pacifica de todas las instituciones politicas, pero en modo alguno una revolución social. Saludos afectuosos.

  18. Juan Miguel says:

    Saludos compañeros:

    Dando una vuelta por el anillo (que por cierto ha desaparecido de la parte inferior del blog) he encontradoesto

    Por lo visto se están dividiendo esfuerzos en vez de alentar un frente común.

    Esperemos poder aglutinarnos en un solo cuerpo y una sola voz.

  19. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Crltico, ya me dirigí a ti para que me indicaras tu direccion, a fin de ponernos en contacto. Sin optimismo será imposible toda accion. En Canarias tuve bastante presencia política. Alli organice la Junta democratica junto con mi intimo amigo Jose Joaquín Diaz de Aguilar, desgraciadamente fallecido. Me detuvo el célebre policia Matute cuanda daba una conferencia en la Universidad de la Laguna. En las Palmas pronuncié cuatro conferencias, y un miting tumultuoso. Tuve el honor de presidír la gran manifestacion de 1976. Si tienes dificultades para trasladarte a Madrid, podremos contemplar otras posibilidades. En fin, nos conoceremos pronto.

  20. Eduardo says:

    Estimados contertulios

    En la práctica, corríjanme si me equivoco, el llamado “derecho de autodeterminación” fue una de las cohartadas jurídicas empleadas en la guerra fría por la Unión Soviétiva en su lucha contra los EE.UU. EE.UU no firmó la declaración de Argel porque contradecía sus principios “individualistas”, aunque también es evidente que ponía en riesgo sus intereses como imperio. Es evidente que ni Lenin ni Stalin cumplieron sus promesas sobre el derecho de autodeterminación cuando semejante reconocimiento no convenía a sus intereses estragéticos. ¿Acaso la URSS no era también un Imperio, pese a su retórica anti-imperialista? Como expresó Paul Johnson, Stalin firmó créditos políticos que después dejó notoriamente impagados.

    Ahora se habla del “derecho de los pueblos indígenas”. Esto es un ataque frontal al racionalismo político y a los principios del republicanismo, que no puede aceptar que el principio de la soberanía resida en las “naciones étnicas” (les remito de nuevo a la obra de Gustavo Bueno) sino en las “naciones políticas”. Pero estos “hechos jurídicos” también dependen de “hechos políticos”. Por ejemplo, en la reciente declaración de Ginebra los firmantes declararon solemnemente su agradecimiento a Hugo Chávez “por sus grandes esfuerzos para llegar a la finalización con este texto. Su paciencia para asegurar que los Estados y los Pueblos Indígenas contribuyó efectiva y equitativamente al resultado final y merece nuestro mayor aprecio”.

    El presidente Rodríguez ha pretendido ocultar su apoyo a la secesión amparándose en un lenguaje ambiguo, incluso equívoco, que sirva lo mismo “para un roto que para un descosido”. Con este hombre no sabremos nunca si estamos delante del cinismo o de la estupidez. Quizás de ambas cosas al mismo tiempo. Por esto, y por otras razones, cada vez es más evidente que hay que “apuntar” más arriba: hacia la monarquía y su sistema de partidos.

    Unas palabras sobre las “simplificaciones” en las que podemos cae4r. Quizás sea simplificador llamar “marxista” a ETA, y sin embargo la existencia misma de ETA es incomprensible sin el “marxismo” típico de las luchas (así llamadas) de “liberación nacional” después de la conferencia de Bandung. ETA y sus socios prentenden imponernos una república popular socialista “de nuevo tipo” (según el concepto “étnico” y no tanto político).

    Creo que, en las actuales circunstancias, sólo se les puede hacer frente desde un renovado republicanismo español. Un republicanismo, claro está, que no sea de un Frente o de un Partido, sino de todos los españoles. Quizás haya que empezar por convocarlo en el pensamiento, en la razón, ya que en la práctica nadie se atreve a proclamarlo y el ejército se encuentra atado de momento.

    Salud.

  21. Antonio Garcia Trevijano says:

    Amigo Juan Miguel

    La creacion del anillo corresponde a David Serquera, un científico que esta de viajes de novios y que está con nosotros. No tiene importancia alguna que “esto”, una sola persona despechada, continue su campaña contra este MCRC. Dejémoslo en paz. Es libre de decir cuanto le venga en gana. Aquí, en estos comentarios, has encontrado la respuesta a la conveniencia de poner al Ejercito ante su propia contradicción. Como es natural, nadie espera que haga una declaración de prencipios. Pero nuestro deber era pedirla. Saludos del unico movimiento politico republicano que existe en España, sin ser un partido.

  22. vicente says:

    ¿A que va resultar que no tenemos remedio? Era tan ilusionante el proyecto de la República Constitucional. Se ajustaba tanto a lo que creo necesita esta nación para que se sienta orgullosa de serlo, para que cierre viejas heridas, deseche imitaciones y vueltas al pasado.
    En fin, en pocos días cuando empezabamos a conocer el Moviviento Ciudadano por la República Constitucional, ya ha surgido la Asociación Libre de Ciudadanos por la Democracia. Así no hay quien se situe.
    Los de siempre estarán de enhorabuena.

  23. Antonio Garcia Trevijano says:

    La sopa de siglas es un fenómeno conocido en las epocas donde el futuro se hace incierto. Eso no debe inquietar a nadie que sea serio y responsable. Al final solo quedara la que interprete las necesidades de la situcion y del momento, mediante la accion. Gracias, Vicente, por tu colaboración.

  24. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    El mito político de la autodeterminación foma parte del mismo ciclo mitológico que el de la “autochtônía”, o pensamiento de aquellos que pensaban que habían nacido del mismo suelo que ocupaban, y que ya Tucídides denuncia. La autodeterminación ha sido negada incluso por pensadores marxistas del siglo XX, como Herbert Marcuse. Creer en la posibilidad de autodeterminación de una región es sacar de la historia a esa región, y hacer con ellos un “absolutus” categórico, desligado de la realidad histórica y fuera del río del devenir humano. Por otra parte, la autodeterminación tiene una componente narcisa y plebeyamente tribal: Aristófanes, jugando con las palabras, decía de los “autóctonos” que son aquellos a quienes huelen bien sus propios pedos. Pero cuando España está en peligro decir todo esto – que los Institutos hoy no enseñan -, no sirve para mucho. Por lo menos, para saber que a los patriotas nos mueve un sentimiento de civilización, y a los autodeterministas una mítica prejonia y precivilizatoria, la mítica de las cavernas.

  25. Antonio Garcia Trevijano says:

    Maravilloso y pertinente comentario. Es muy ilustrativo, querido Martín, y me recuerda la mordaz crítica que hace Joge Sanyayana de la idea de autogobierno, en sus Dialogos en el Limbo. Abrazos.

  26. Un seguidor del blog says:

    Es cierto (nº 17, J. Freire) que existen muchos prejuicios sobre la República debido a lo desastrosa y al final decididamente siniestra, que fue la II; no es extraño que el régimen monárquico tenga en tan alta consideración a Santiago Carrillo, un buen representante de aquella República, antiespañola por el sectarismo sociaista, no porque la República no congenie con el êthos español. Creo que más bien lo contrario. Ahora bien, la derecha tiene miedo a la III República (entre paréntesis, el ejército en su conjunto no, está más al día y tiene más claridad de ideas al respecto; bastante más, por cierto, que la Iglesia, muy confusa, aunque en este momento sea la única relativa oposición institucional). Puesto que la marcha hacia la República, sacada a relucir imprudentemente por Zapatero y compañía para seducir a la gente y colar la destrucción de la Nación,ya es irreversible velis nolis, no caben componendas. El problema es quien la trae y que no sea por sorpresa como la II: si la trajese este partido socialista, desde luego sería insoportable, una tiranía. Hay que convencer a la derecha quitándole sus prejuicios y sus miedos. En cuanto a la izquierda (los electores o votantes, no los enchufados, paniaguados, subvencionados y sectarios), la inmensa mayoría es de suyo propicia a la idea republicana. Está formada por gente normal, con sentido nacional y sentido común. Pero vive en el engaño del consenso y la tienen seducida los oligarcas socialistas, comunistas y nacionalistas junto con El País y sus adláteres.

  27. pisanlove says:

    Me descubro ante Ud. querido maestro, que me deslumbró hace tantos años desenmascarando esta opereta de democracia que padecemos, este teatro con actores zafios y voceros maleducados, sin visión de Estado, sin “GRANDEUR”; . Este país de reyezuelos y “CANAILLE”, oligarquías inmundas, pululando alrededor del poder. Una sociedad adormecida y adocenada hasta la desesperación. Aún queda gente lúcida, capaz de decir verdades como puños a pesar de que los medios de comunicación son títeres al servicio del poder, escriben al dictado, y nadie se atreva a alzar la voz. El destino del país Vasco será parecido a una república soviética tipo Albania, dirigida por ex convictos. Nada de democracia,ni siquiera el simulacro que padecemos. Salud y a ver si alguién le pone un altavoz mayor Sr. Antonio.

  28. Antonio Garcia Trevijano says:

    Gracias otra vez, querido seguidor, por la claridad y mesura que aportas a la inteleccion simpática de mi radical artículo. La derecha social ya no está con la Monarquía. La verdadera izquierda no está representada por el PSOE ni por IU. La cuestión de la Iglesia no debe preocuparnos. La gran escollo para el MCRC sigue siendo, como repito, los medios de comunicación y la oligarquía financiera, no la industrial ni, mucho menos, el mundo empresarial. Deseo conocerte personalmente. Pues pocas personas son capaces de escribir como tu. Abrazos.

  29. Grazia Deledda. says:

    Desde la abolición del servicio militar obligatorio, que la “llamada” izquierda, irresponsablemente colaboró, el Ejército ya no es en sentido popular la Nación en armas ó el pueblo en armas.
    Cojidos en una contradicción como Institución, son rehenes de la clase política surgida en la transición.

    Para facilitar su comprensión les expongo el galimatías en el que se tienen que mover:

    Ley 85/1978 de 28 de Diciembre de Reales Ordenanzas de las Fuerzas Armadas
    Tratado I
    Título I
    Artículo 3
    La razón de ser de los Ejércitos es la defensa militar de España y su misión garantizar la soberanía e independencia de la Patria, defender la integridad territorial y el ordenamiento constitucional.
    ==================================================

    Ley Orgánica 8/1998 de 2 de Diciembre de, Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas.

    Título I
    El Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas tiene por objeto garantizar la observancia de la Constitución, de las Reales Ordenanzas y demás normas que rigen la Institución Militar, el cumplimiento de las órdenes del mando y el respeto al orden jerárquico, con independencia de la protección penal que a todo ello corresponda y del ejercicio de las potestades disciplinarias judiciales.

  30. Antonio Garcia Trevijano says:

    Amigo Pisanlove

    No deja de sorprenderme la cantidad de personas que recuerdan con emoción mis intevenciones en la Clave. Bienvenidas todas a este movimiento de la coherencia democrática. Su texto es literario pero certero. Mi unico portavoz sois vosotros. La multiplicación diaria de las adhesiones y visitas a este blog fijará el momento de nuestro gran altavoz, el que escuchará la sociedad cicil. Con mi recocimiento, saludos afectuosos.

  31. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querida Grazia, el asunto que destacas fue amplimente analizado por los representantes de la Asociación Militar en el debte televisado al que antes me referí. Ellos mismos señalaron la absoluta imposibilidad de superar la contradiccion legal en la que se encuentra el Ejército. Agradecidos a tu permanante y eficaz colaboración. Con afecto.

  32. Juan Antonio says:

    Estimado Antonio:

    Como siempre, felicitarle por lo acertado de su artículo. Y digo como siempre porque nos conocemos desde aquellos cursos de la Univ. de Verano de la Complutense en El Escorial.
    Respecto a las FAS, creo que es muy importante que haya UN PRONUNCIAMIENTO, es decir, que hablen y se desvinculen de la charlotada del Régimen de la Restauración de 1978.
    Os aseguro que son muchísimos los militares que esperan una respuesta civil. Ellos no quieren nada parecido a un golpe de Estado y, menos aún, correr el riesgo de provocar una guerra civil.
    Desconfían de todo, piensan que la sociedad civil es “antimilitarista” y están acomplejados. Hay que darles confianza y apoyarles aunque a veces no se esté de acuerdo en algunas expresiones que utilicen. Pero tenemos que ganarlos para la causa.
    Lamentablemente, en una sociedad tan desvertebrada, una institución como el Ejército va a ser necesaria para defender una democracia republicana y patriótica.

    Un saludo a todos

    JA
    Sargento del Ejército de Tierra

  33. Alberto Maestre says:

    Sin ánimo de ofender, ni nada por el estilo, me parece que en los últimos días el MCRC ha dado un giro demasiado tremendista. Desconozco cuánto tiene de estrategia política, pero hoy el señor Zapatero (al que no admiro especialmente), refiriéndose al derecho de autodeterminación vasco, ha dicho que “nadie puede poner sobre la mesa algo que sencillamente no existe”.

    Un saludo, y ojalá se llegue a la democracia en este país, eso sí, que no venga de la mano de ejércitos ni dramatismos.

  34. Juan Antonio says:

    Lo dramático es que aquí estemos diciendo que tiene que ser la sociedad civil y saques eso de “no venga de la mano de ejércitos”.
    Claro que más dramático es a estas alturas creer a un personaje como Zapatero

  35. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Juan Antonio

    Del mimmo modo que me has vuelto a encontrar aquí, espero que tambien sepan hacerlo todos los que en aquellos cursos aprendieron lo que es libertad politica y democracia. En cuanto a la FAS no podemos ser tan ingenuos de esperar que, bajo la jefatura del monarca, hagan ningun tipo de declaración. La palabra pronunciamiento tiene una significado muy preciso que da horror. Sin embargo, he hablado de ello en mi artículo, y asi lo han comprendido varios de los comentaristas, para dejar constancia de su impotencia, en un momento crítico, y de que el mandato constitucional, afortunadamente, no pueden cumplirlo. Pero tienes toda la razon en cuanto a la conveniencia de que los ideales y objetivos de este MCRC penetren en los centros militares. Me gustaría que participaras muy activamente en la difusion de este blog entre tus compañeros. Espero entrevistarme contigo cuando lo estimes oportuno. Un abrazo.

  36. Antonio Garcia Trevijano says:

    Sr. Alberto Maestre

    Aqui recibimos gustosos sus opiniones sobre Zapatero, a quien no le importa decir que la autodeterminacion no existe, pero que su concepto (que los vascos decidan libremente su futuro, lo que le ha pedido ETA que diga), si existe. Si Vd quiere conocer mi inicial posicion sobre Zapatero lea el articulo de la antología titulado ¿Vuelve la politica? En su expresión “giro tremendista”, Vd confunde el animo objetivo de trasmitir evidencias de hechos, con el tremendismo de los hechos evidenciados. Ratifico el comentario de Juan Antonio sobre la impetinencia de hablarnos a nosotros de democracias traidas “manu militare”. Atentamente

  37. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    No cabe duda de que la Monarquía ya está ampliamente cuestionada en la calle. ¿Cómo explicar el Artículo que hoy publica El Mundo de la Duquesa de Alba si la Monarquía no estuviese en peligro? ¿Por qué la aristócrata con más páginas en el Gotha – por encima de la Reina de Inglaterra y cinco veces más que el Rey Juan Carlos I – escribe un panegírico, un discurso lisonjero, a favor del gran timonel español que es nuestro Rey? Más aún, establece claramente una dicotomía: o esta Monarquía o una infernal República tipo Iª o IIª versiones. Y llega a mentar el fantasma de la guerra civil “suscitada” por la IIª República. Hace bien la duquesa en apoyar a su Señor cuando ve a la sociedad sobre la que reina que cuestiona su inmovilidad ante los separatismos y la disolución de España. Hace bien y dice bien de la honra de la Casa de Alba. Sólo le diría una cosa a nuestra duquesa: que su lealtad aristocrática a la Corona no le haga olvidar jamás que la Casa de Alba ha hecho más por España en su historia que todos los borbones juntos. Su Artículo denota honda preocupación en los círculos monárquicos.

  38. j.freire says:

    La habilidad para detectar las fuerzas que gobiernan el sistema solamente la tienen unos pocos. Quizás mi presencia en este foro es que intuyo que intenta desgranar los mecanismos que rigen las fuerzas más significativas de nuestra sociedad.

    Yo ya sé que gran parte de los intereses son económicos, cosa que no necesariamente implica grandes capitales, sino intereses pequeños y medianos y capitales bien situados. El poder, en España, forma un todo revuelto y no hay fronteras nítidas entre poder económico y político. El afán totalizador de este estado intervencionista llega a esperpento con cuestiones como las autopistas, ENAGAS, Endesa o BBVA, análogamente a lo que sucede en las cajas de ahorro.

    Es, posiblemente, la corona, uno de los referentes que, en el subconsciente colectivo consigue materializar a la idea de nación, sugiere estabilidad institucional. En mi opinión, eso se está desmoronando. Pero serán los agentes económicos, los poderes fácticos, los partidos políticos, en suma los insiders del sistema, los que apuntalen la institución en el momento en que ésta pase por su peor momento.

    En cualquier caso, la prueba del deterioro en la opinión es el enorme incremento de presencia del Rey en público en los últimos meses. Al Rey se le está moviendo la silla y lo sabe. Cabe la posibilidad de que cuando los insiders reaccionen sea demasiado tarde.

    Cabe también la posibilidad de que el gobierno, por acción o por omisión, deje que la institución se deteriore para tenerla bajo control (aún más).

    Lo que creo, también, es que éstos insiders han medido mal sus fuerzas. Muchos ciudadanos ya no tienen fé en el sistema y piensan que mejorar lo que hay es relativamente fácil.

  39. pepe fernandez says:

    Querido Antonio,

    En mi opinión lo que mueve al Sr Zapatero son motivos electorales, él no ha pensado jamás que este dando un golpe de estado ni nada parecido, por la simple razón de que nuestros políticos, de derechas o pseudoizquierdas, piensan en términos de partido y oligarquías y no de estado.

    Estando de acuerdo al cien por cien con tu análisis sólo puedo concluir que una profunda ignorancia y un ambicioso interés por el poder puede explicar este comportamiento de todo un presidente de gobierno.

    En este mensaje va mi correo electrónico.

    Con afecto y lealtad recibe un fuerte abrazo de un republicano.

  40. Antonio Garcia Trevijano says:

    Amigo Freire

    El analisis de las situaciones y de los mmomentos politicos es extremadamente dificil. Pues una cosa es la puesta en relación de los fenomenos visibles, cometido de la prensa y de los partidos, y otra muy distinta descubrir las causas que los producen y la direccion de los movimientos economicos, culturales o sociales. Los partidos marxistas se contentan con un analisis superficial de la relacion de fuerzas, que confunden ademas con los resultados electorales. En cualquier caso, no se puede prescindir de la intuición. Nos gustaría que ayudaras en esa labor, desde la perspectiva de los cambios sociales con relación a la Monarquía, a la unidad de España y a los partidos politicos estatales. Con afecto.

  41. Antonio Garcia Trevijano says:

    Pues claro, amigo Pepe. Lo que importa no son las intenciones de un pobre hombre que solo piensa en las elecciones. Lo decisivo es el sentido objetivo, la naturaleza del mensaje tal como será entendido por todas las organizaciones nacionalistas y por los españoles de sentido comun. En mi prologo al libro de García Viño digo que no son los historidores, demasiado atentos a las palabras de los gobernantes, sino los novelistas geniales quienens descubren las causas de los hechos históricos. La naturaleza politica de lo que ha dicho Zapatero, arrinconando al Parlamento y a la Corona, es la de un Golpe de Estado. Una prueba de que no midió el alcance de sus palabras es que ahora niegue el único significado que tienen, diciendo que no existe derecho de autodeterminación. Ya veremos la reaccion de Batasuna y ETA. Abrazos.

  42. Republicano says:

    Al hilo del comentario anterior del Sr. Martín-Miguel sólo me gustaría añadir que ojalá que los apoyos que reciba la Monarquía provengan básicamente de gente como la Duquesa de Alba. En la conquista del tercio laocrático de la sociedad que propugna el Sr. García-Trevijano, desearía que participaran las personas que representan justamente lo opuesto de lo que esa señora y su familia representan. Me gustaría que en contraposición a quien no representa más que haber nacido hija de quien ha nacido y no haber sabido o querido siquiera aprovecharlo para hacer algo significativo en la vida, la III República aquí promovida cuente con el apoyo de todas esas otras personas anónimas que por contra han asumido la responsabilidad de cumplir con su deber tratando de hacerlo lo mejor posible en beneficio de los suyos y de la sociedad que les rodea. El cambio de la España cortesana monárquica a la España meritocrática republicana, acaso debería conllevar no sólo la reforma democrática de la oligarquía que tenemos y la unidad de España sino también la preponderancia de la igualdad y la justicia como valores sociales. Un abrazo.

  43. Un seguidor del blog says:

    Qué Zapatero ha actuado sin calcular las consecuencias, algo elemental en política pero coherente con el personaje, parece evidente. Las invocaciones del partido socialista a la II República son para ilusionar a la gente y entretenerla. Que el rey le respalda también es evidente. Ahora se propala que está chantajeado. Si fuese esto último, hubiera reaccionado ya frente a la disolución calculada de España y el Estado. Suponiendo que sea cierto lo de sus negocios no santos, una actitud sería -y constitucional como señala García-Trevijano- por su parte parando todo el proceso, haría que se pasaran por alto. Todo el mundo entendería que si lo de la transición ha sido un puro negocio de las oligarquías del consenso, las nacionales, regionales, partidistas, etc. ¿porqué no iba a participar del botín el monarca? Objetivamente, creo que hay que atenerse a lo que decía El País, el Boletín Oficial del consenso, en una editorial del 28 de marzo de 2006: “El gobierno y el rey actúan al unísono como no puede ser de otro modo en una monarquía parlamentaria, y su cautela es la del ejecutivo de Zapatero”. La editorial,titulada “El Rey en Francia”, habla de “un Rey casi republicano, de visita oficial en una república casi monárquica”. Un mito: un rey, sería mejor decir monarca pues estas dos palabras tienen connotaciones distintas, es un rey, y aún si no tiene derechos de prerrogativa, el régimen político -o la sociedad política- se organiza aristocráticamente como en Inglaterra, en nuestro caso, oligárquicamente.

  44. Leonardo Balmaseda says:

    Sigo muy atentamente los excelentes análisis políticos del Sr. Trevijano que, en ocasiones, no comprendo, debido en lo fundamental a su portentosa erudición y cultura.Por ello, he sido un permanente lector pasivo de todos los comentarios de este blog. Sin embargo el punto 6º del escrito del 3 de julio me ha animado a intervenir.La petición a las fuerzas armadas para que efectúen una declaración de principios sobre el actual estado de cosas, me parece un error. Si realmente pretendemos una revolución política (que otra cosa podría ser) que termine con el estado de partidos y la corona, mejor sería, mantener al ejercito a los cuadros de mando y jerarquía castrense al margen de todo el proceso político que sin duda ha de desencadenarse por la propia descomposición interna del actual sistema.No puedo dejar de temer que esa institución, tan jerarquizada,pasaría una factura a la sociedad civil y a su movimiento emergente, que lastraría la preeminencia de la sociedad civil y correríamos un serio peligro, por sus referentes históricos y tendencias miméticas, al “pretorianismo” de tan nefastas consecuencias en nuestra historia. D. Antonio, al ejercito, ninguna petición.

  45. Libertché says:

    Es la primera vez que entro en éste foro, y me alegro de ver y descubrir que existen inquietudes como las que se describen aquí y que coincido en casi la totalidad. Hacía ya tiempo que no leía nada del Sr Trevijano del que fui un seguidor durante los años de la transición. Han pasado ya muchos años, y muchas circunstancias en la vida política, sin embargo no hemos avanzado mucho con el actual sistema de libertad y democrácia que nos dimos todos con la aprobación de la Constitución del 78- Creo que falta muchos por recorrer para conseguir una auténtica libertad que posibilite una verdadera y transparente realidad democrática, y una limpieza a fondo de la actual forma de dirigir los destinos de nuestro país con una nueva inyección de Ilusión y Esperanza que haga sentirse ciudadano de pleno derecho.

    Mi solidaridad con todos Vds.

  46. Arturo says:

    Con relación a los interesantes comentarios nº 17 y 40 de Freire.
    Un movimiento como éste MCRC tendrá que enfrentarse a enormes inercias. Coincido con el diagnóstico que haces, pero añadiría a los problemas que apuntas la trama de complicidades que ha tejido el sistema entorno al poder autonómico.
    ¿Te imaginas la reacción que levantaría la pérdida de influencia de todos los que “mamonean” de su presupuesto? Hablo de las subvenciones a la investigación,innovación, formación, folcklore y toda la retahíla de prebendas disfrazadas con que se favorece a los que sostienen el tinglao. Me refiero a los “chollos” consejeriles que alcanzan el mas puro nepotismo. Y no digamos nada del tan en boga asunto de recalificaciones y Planes de ordenación territorial.
    Sin alarmismo,pero con algo de sorna creo que son capaces de alzarse en movimiento juntero.

  47. Antonio Garcia Trevijano says:

    Amigo Balmaseda

    Aprecio tu pulcra dicción. Sintoma de buena cabeza. Respecto al ejército, me basta con remitirme a lo que he respodido a comentarios parecidos. Estoy de acuerdo con tu critrio. No obstante, nuestra responsabilidad ante el futuro republicano debe ser tan fuerte como la que estamos demostrando en el presente. Lo mas que podemos esperar del ejercito es que no apoye por la fuerza a la Monarquía. A esa finalidad debe responder nuestra actitud. Pero el MCRC debera tener autoridad moral ante el ejercito en el futuro. Y a esa finalidad ha obedecido la exigencia de que hable (aunque no lo deseemos, hay mucha gente dentro y fuera del ejercito que lo espera) sobre su posición ante la decision del Presidente del Gobierno. Si mi argumento táctico, confirmado aquí mismo por dos militares, no lo comprendeis, y pensais que es un error, dime las razones y, si no son instintivas o prejudiciales, las compartiré y rectificaré ante el MCRC. Con mucha simpatía.

  48. Antonio Garcia Trevijano says:

    Estimado Libertché

    Me encanta recibirte aquí, donde podrás expresarte con absoluta libertad. Es natural que no se haya avanzado nada en cuestion de libertad politica, porque la democracia como forma de gobierno no es algo que se pueda ir logrando poco a poco. Como en el ajedrez, el juego solo es posible si antes de iniciarlo todos los jugadores conocen y aceptan las reglas. Y la libertad politica o se conquista de lleno y de una vez, no se alcanza nunca. Tampoco se adquiere sumando libertades publicas. Pues se trata de la libertad de acción, que hoy está secuestrada por los partiso estatales. Bienvenido.

  49. Pla (Club Republicano) says:

    En respuesta a “Un Seguidor del Blog”, sobre la fama siniestra de la II Republica, y de la “mala fama” de las repúblicas españolas en general.

    Vaya por delante que me parecen más que esclarecedoras las explicación dada por D. Antonio a su petición a los militares. El ejército estará como esté (bastante mal), pero es una institución y tiene asignados cometidos constitucionales muy definidos. Bonitas paradojas.

    Pero a lo que iba. No me parece muy justo proyectar sobre las incipientes repúblicas de 1873 y de 1931, las sombras propias de unos periodos en que estaban desatadas en España violentas mareas de revolución y contrarrevolución. No fue la República la que desató la revuelta cantonal de julio de 1873 -ni la guerra carlista desde 1872-, ni fue la República la que organizó el golpe del 18 de julio de 1936.

    Puede culparse a las instituciones de la I y de la II Repúblicas de que no supieran o no pudieran evitar las sangrientas guerras civiles que se produjeron durante su existencia. Lo que no se puede es acusarlas de que no quisieran estabilizar el régimen republicano. Y es que me rtemo que las crisis de 1873 y de 1936, se hubiesen producido igual, con república o con monarquía.

    Queda la responsabilidad de los republicanos o, mejor dicho, de algunos republicanos. Y queda la responsabilidad de aquellos violentos reaccionarios que, ciegos ante las necesidades de reformas, facilitaron el desarrollo y la acción de utopistas iluminados no menos violentos, no menos responsables de los desastres que alegremente se imputan a las repúblicas españolas.

    Como muestra ilustrativa inserto enlace al Discurso de Castelar ante las Cortes, el 2 de enero de 1874, explicativo de las causas de la caída de la I República. Una explicación que casi vale para la II República y que se puede completar con lo sostenido por Azaña en sus obras.

    http://www.club-republicano.com/DiscursoCastelar2enero1874.htm

    Salud y República

  50. Juan A. Rodríguez Molina says:

    Sr. García-Trevijano, permítame una pregunta, acaso un poco tonta, sobre una frase suya de la respuesta nº 19 (): ¿Esa «transformación» no supondría una «revolución social»? ¿La requiere, previamente, o llevaría a ella, sería su consecuencia? ¿Por qué «en modo alguno»?

    Bueno, ya puestos, voy a hacerle otra (de verdad que, ahora, sólo es una) para que vea por qué he hecho la/s anterior/es. En otra parte de este blog (no recuerdo cuál; aprovecho para decir que tan sólo me he conectado a él un par de veces, pero en ambas ocasiones, por algo será, he estado un buen rato), asegura Ud. que el “anarquismo inteligente” (creo no alterar la expresión usada) es muy digno de interés. Resulta que el anarquismo siempre me ha parecido la postura política más racional, si no inteligente, de las existentes; quizá requiera algo más de seriedad; puede que le sobre corazón y le falte cabeza, pero no tengo ninguna duda sobre su potencial dado que atina en centrarse alrededor de lo nuclear: la organización del poder; político, claro. ¿Dónde reside, a su juicio, el acierto o lo importante del anarquismo?

    Salud

  51. Juan A. Rodríguez Molina says:

    Veo que no ha salido la frase en cuestión: «El MCRC propone una transformación pacífica de todas las instituciones políticas, pero en modo alguno una revolución social».

    Salud

  52. Lourdes says:

    Sr. García Trevijano, soy una ciudadana de a pie, sin mucha cultura, nociones de historia, derecho y demás saberes, pero no por ello carente de algo de sentido común.
    No he votado en mi vida, con 38 años que tengo, a ninguno de los partidos que conforman el panorama político español, y no por radical, o porque sea indiferente a lo que los dirigentes políticos realizan, si no porque creo que el actual sistema de partidos poco o nada representa a los ciudadanos, porque los señores que conforman el aparato de los distintos partidos están más pendientes de sus bolsillos y de mantenerse en el poder a toda costa, así como favorecer a las oligarquías financieras, que parecen que son quienes realmente tienen el poder en este país, que de atender las necesidades de los ciudadanos, porque la corrupción se sabe desde los concejales del municipio más pequeño del país hasta las más altas instituciones, porque sólo están preocupados de crear más instituciones o adquirir más poder para llevarse más dinero en detrimento del ciudadano, porque las leyes que nos legislan, o al menos su aplicación serían de risa si no fuera por su tremenda injusticia, como el hecho de que a un etarra lo dejen libre a los diez, doce años de una condena de 30 años, después de haber matado a tantas personas inocentes, y luego a alguien que robe un pedazo de pan para comer lo condenan a dos años o más, por no hablar de las mafias que parecen haber encontrado en nuestro país el nido perfecto para vivir, delinquir y quedarse tan panchos.
    No, no creo al señor Zapatero y su proceso de paz, y para mí los etarras no son más que unos asesinos que merecen la cárcel, pero tampoco creo en un PP que está tan contaminado por el sistema como los demás partidos.
    Es de vergüenza el odio que unos y otros intentan fomentar en la ciudadanía, y hay mucha gente que está harta del circo contínuo al que nos tienen sometidos a diario para distraernos de lo esencial, de lo que verdaderamente importa al ciudadano tantos los políticos como los medios de comunicación que los apoyan; no hay nada más que ver el número de votantes en el referendum del estatuto catalán.
    Los que no votamos, al menos en mi caso, no es que nos importe un bledo lo que pasa en el país es que no nos sentimos representados, y sabemos que votar en blanco es para nada.
    Creo en una España unida, con respeto por las distintas diferencias culturales e idiosincracias de sus gentes, donde la diferencia sea utilizada como riqueza en este país y no para el odio y la separación de sus ciudadanos. Es tan absurdo lo que estamos viviendo que no tiene nombre.
    Como ciudadana de a pie me siento impotente ante lo que está sucediendo y no de ahora, si no desde hace muchos años. Siempre he echado en falta voces que se alcen con ideas de un sistema de democracia real y alternativo al actual, voces civiles, honradas y deseosas de dar la auténtica libertad y democracia a quien pertenece, a los ciudadanos, no a los partidos, que entre otras cosas tienen una estructura dictatorial.
    No sé, Sr. Trevijano, si la República Constitucional que usted propone, es la solución, ni tampoco sé si es bueno invocar al ejército ante lo que nos acontece,
    pero lo que sí sé es que hoy más que nunca hacen falta que se alcen voces civiles nuevas con ideas alternativas a lo que tenemos, que den esperanza a las personas de este país y que estén fundamentadas en el sentido común, en la honradez y sobre todo que miren más por los ciudadanos y los problemas reales que tenemos que por sus intereses de supervivencia en el poder.
    Quizás le parezca utópica, el ser humano no es perfecto, y tiene muchas debilidades, pero si me he atrevido a dirigirle estas líneas a alguien culto y de sobrados conocimientos como usted, es porque por primera vez he encontrado a alguien, no sé si acertado del todo o no en sus planteamientos, pero que me ofrece una alternativa a lo que tenemos, desde un planteamiento pacífico, creo entender, y sobre todo nacido desde la ciudadanía, por loq ue sinceramente le doy las gracias, y sólo decir, por último, que hacen falta más sres. como usted que empiecen a alzar sus voces contra un sistema que obvia, por no decir que les trae totalmente al fresco los ciudadanos que conforman este país.

    Atentamente, le saludo:

    Lourdes

  53. J.Freire says:

    Comentario para un seguidor y otros

    En mi opinión no es una cuestión de derecha o izquierda, es una cuestión de insiders y outsiders. Los que más temen un cambio son los de dentro. García Trevijano apunta a la tesis –si no me equivoco y con permiso- de que el régimen actual parte del anterior, es heredero. Pues bien, yo digo, no sólo eso, son los mismos. Al estilo de un drama freuidiano son los hijos de los franquistas los que han seguido ordeñando la vaca, con más ahínco que antes y, mientras, descalifican al padre. Cebrián hijo de procurador en cortes, González un pijo con gordini cuando nadie tenía coche, Villarasau, exsecretario del tesoro en el gobierno de Franco,… llegando al esperpento: Miguel Bosé da certificados de franquista, él, el hijo del compañero de caza del invicto, pa mondarse, vamos.

    La cortina de humo de la reivindicación de la república, la nostalgia por el periodo revolucionario y las pestes hacia el régimen franquista forman parte de una cortina de humo. Son un hechizo al estilo de Harry Poter que hace agachar las orejas a ‘la derecha’.

    Este argumento, esta explotación del subconsciente colectivo y la instauración de lo políticamente correcto deja, a todo lo anterior a 1975, como algo muy alejado de una epoca gloriosa, quizás. Pero resta mérito a los millones de trabajadores que levantaron España de la nada y sin nada. De los que, de la nada, vieron nacer Pegaso, se dejaron la piel haciendo obras públicas o desarrollaron la red Iberpac, o maleta en mano se agarraron a una máquina en una cadena de montaje al norte de los Pirineos. Nada de eso sirve, hay que hacer tabla rasa. El nivel de renta de 1974 comparado con los cinco grandes de Europa y similar al de hoy (no se ha crecido en términos relativos) pero no es una referencia, mejor que no se sepa. Deja, sobre todo, a muchos huérfanos, sin relevo, nadie les cede la antorcha. Los pantanos vienen del desarrollismo, ya está, solucionado, no cuenta. ¿La industria?, somos un país de servicios. Como relevo te dejo la segunda república, la de Largo Caballero, el ministro de Primo de Rivera reconvertido al Lenin español, eso es el relevo una historia de progreso truncada por los reaccionarios.

    Y a base de explotar esos resortes del subconsciente colectivo que, en realidad, son muy simples. Se dan un respaldo moral para entrar, con las manos vacías en nuestra cuenta corriente.

    Los resortes incluyen un modelo alternativo: la socialdemocracia escandinava. Mucho impuesto, altas prestaciones, paz, tranquilidad, esa es la meta que nunca se alcanzará y que, por distante, tampoco se concreta en nuestras mentes.

    ¿Por qué cayó el muro?. Por la presión del Papa o de Reagan, quizás, como dijo un general ‘los hicimos quebrar’ puede ser. Pero en gran medida el muro se cayó por una razón muy simple, el derecho a un subsidio en el oeste y la posibilidad de un BMW o Mercedes. El subsidio de desempleo vitalicio es una de las razones más poderosas para la emigración. Esto se puede trasladar a la realidad actual española: la promesa del ‘bienestar’. Como dijo aquel “Todo el Mundo quiere cobrar del estado pero la realidad es que es el Estado el que cobra de todo el mundo?.

    En 1982 esas cosas nos las creíamos, hoy muchos nos hemos caído del guindo.

    El uso y abuso de subsidios peres y demas vainas garantiza el momio a los insiders, cosa que el PSOE utiliza sin complejo alguno. Pero esto tiene un nombre, caciquismo.

    El gran timo de la constitución del 78 se desvanece. Se iba a contentar a los nacionalismos con las autonomías, en un alarde extremo de generosidad, mentira. La amnistía y la democracia harían desaparecer el terrorismo, mentira, al revés. Las aportaciones de la izquierda a la constitución y la legalización del PCE debían ser un cierre definitivo de viejos rencores: mentira.

    La constitución del 78 es la gran estafa al pueblo español que, como subproducto, nos deja un estado autonómico garante de que nunca España alcanzará el nivel de desarrollo cultural y económico de sus homólogos europeos. Cuanto más se percibe que el régimen actual es un timo, una jugada maestra de trileros, más repiten que son los 25 años más prósperos de España, otra mentira.

    Contaré una anécdota simpática.

    Navegando me encontré con una noticia. Una asociación cántabra hizo una encuesta sobre qué pensaban los santanderinos de que su comunidad autónoma se integrara en otra más grande: Castilla y León. Pues bien la encuesta muestra que la mayoría estaría de acuerdo con eso. La asociación lo puso en conocimiento de los políticos locales. La respuesta fue el silencio.

    La expulsión del sistema de estos secuestradores de nóminas, de los vendedores de humo, de los vagos intrigantes de sede de partido de barrio, no sólo es una necesidad para la actual España, es mucho más que eso, es una obligación moral para todo aquel comprometido con la igualdad, la justicia y la libertad.

    Como dijo Clarín

    “La auténtica lealtad al cuerpo en que se sirve es purgarlo de todo elemento nocivo”

    En fin, si has llegado hasta aquí leyendo, gracias 🙂

  54. Antonio Garcia Trevijano says:

    A Rodriguez Molina

    Planteas dos cuestiones diferentes.

    1. La frase que reproduces constesta a tu pregunta, pues se refiere solo a los fines del MCRC. La transformacion de las instituciones de poder estatal no requiere transformaciones sociales previas. Pero es evidente que la libertad politica y la democracia dará paso a gobiernos de distinta ideología, y que algunos llegaran al poder con programas de profundas transformaciones sociales.

    2. Llamo anarquismo inteligente al que tu llamas de corazon. Pues el que consideras racional, dada la necesidad de vivir en sociedad y la indigencia de los individuos para autogobernarse, nunca ha dejado de ser una utopía. Lo que el anarquismo racional ha aportado a la humanidad es su aversión al Estado. Su influencia fue decisiva en liberales que defienden el Estado mínimo. Se les llama anarquistas de derechas, pues a menos Estado más Mercado, es decir menos protección de los debiles en la competición economica.

    No tengo espacio para resumir siquiera formas tan dispares de anarquismo racional como las de Max Stirner (egoista), Warren y Tucker (individualista), Proudon (federalista) ), Bakunin (colectivista), Malatesta, Reclus y Kropotkin (comunista), Tolstoi (pacifista) o Emma Goldman (feminista).

    En cambio, los anarquistas de corazon son gérmenes de indepedencia personal y de solidaridad social. Su moralidad, casi instintiva o prerracional, es más segura que la derivada de sentimientos de deber, nacidos de la educacion utilitaria y del complejo de culpabilidad. Los admiro por su sentido innato de la nobleza. Saludos amistosos.

  55. Antonio Garcia Trevijano says:

    Mi querida Lurdes, en este blog eres especialmente bienvenida. En otros comentarios encontraras mujeres como tu. Aquí no es necesario tener alta cultura, pero sí moralidad natural y sentido comun. Puedes tener la seguridad de que el MCRC, por no ser un partido ni un campo propicio al desarrollo de ambiciones personales de poder, no podrá defraduar a la buena gente. Tamco pedimos a nadie que confie en nosotros, sino en ellos mismos. Me encantaria conocer tu opinion sobre toda clase de asuntos que aqui se planteen. Con respeto y amistad, recibe mi afectuoso saludo.

  56. krlos vilamallén says:

    Estimado D. Antonio
    Estoy de acuerdo con lo expresado en este post, salvo a lo referido en el punto 6 y voy a motivar mi desacuerdo por dos razones, la demócrata y la táctica.
    Un llamamiento al ejército para que se pronuncie sobre algo, aparte del tufo a siglo diecinueve, significa despertar a la bestia cuya ultima “gracia” todavía nos trae recuerdos que, de vez en cuando, escupe España de sus entrañas. Por otra parte los pueblos educados han venido en convenir que el Ejército en sí carece de opinión, dedicándose a asegurar la paz y la integridad de los mismos.
    En un plano táctico, considero que el estado de maduración del MCRC desaconseja atraer la atención del Poder con este tipo de maniobras.
    A mi parecer, el momento actual requiere el esfuerzo de extender el radio de influencia del mensaje, para lo que parece conveniente efectuar la tan clásica “digestas” a fin de difundir sus propuestas y principios de la forma más sencilla y asequible a la gran masa ciudadana, en su mayor parte sin formar, sin duda protagonista de la conveniente III República Española.
    He de reconocerle, D. Antonio, que el disentimiento que acabo de expresar, supone algo nuevo para mí, hasta ahora Vd. decía lo que yo pensaba o intuía, solo que mejor y con las “notas a pié de página” que evidencian su preparación y cultura.
    Le envío un afectuoso saludo.
    Krlos Vilamallén (Club Republicano 3)

  57. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Vilamallén

    Esgrimes dos razones contra el punto 6. La que llamas demócrata,ni le conviene el adjetivo ni es una razón. Se trata de un prejuicio histórico y de una suposición convencional.

    En cambio, la que llamas con propiedad razón táctica me ha hecho recapacitar. Cuando escribo estoy tan habituado a contar solo con mi mente y con mi responsabilidad, que aún no he interiorizado (jamás he pertenecido a grupo o asociacion alguna) el nuevo hecho de que mis palabras compromenten tambien al MCRC. Por otro lado, aun no he aprendido, y no se si podré lograrlo, a escribir para que otros menos cultos entiendan mi pensamiento. Tal vez conserve la creencia infantil de que todo el mundo es igualmente inteligente, aun sabiendo que las diferencias de capacidad mental son superiores a las que produce la fuerza bruta o la belleza.

    Te concedo, pues, la razon táctica. Era estrategia adecuada ante el Ejercito, sobre todo para alegarlo en un momento futuro, pero una tactica erronea ante las ya numerosas personas identificadas con el MCRC y carentes todavía de experiencia en cuestiones de estrategia y tactica, que necesariamente aprenderán por si mismas dentro de este movimiento politico.

    En consecuencia, le pediré a Francisco que elimine del punto 6 la frase referente a la petición. No hay mayor placer intelectual, al menos para mi, que el de rectificar un criterio de acción en consideración a puntos de vista ajenos. Siempre guardaré gratitud a la delicada forma de ponerme delante de mi error. Con mi cordial amistad, te digo gracias.

  58. Un seguidor del blog says:

    A mi juicio, entiendo que en este blog hay que encarar la situación con el máximo realismo posible, por lo cual me voy a permitir intentar describirla tan como la veo prescindiendo de matices.
    El problema actual de España no es separable del europeo, aunque tenga sus características específicas. Europa está en decadencia y en declive. La decadencia es moral y el declive es material. La decadencia de Europa es tan evidente como su declive: con los datos concretos se calcula que este últmo se acelerará en picado hacia el 2020, previéndose dictaduras para contener los conflictos, pues los partidos están muy gastados y, como lo están demostrando, son insuficentes para impedir la crisis, que es una cris de la cultura y la civilización. Naturalmente, pueden producirse cambios inesperados, como la caída del Muro de Berlin,la implosión del Imperio soviético y la expansión de la “globalización” que modificaron de momento la tendencia de Europa, que viene de atrás (ya se especulaba con la necesidad de dictaduras en los años años 90).
    En España, en mi opinión, la decadencia moral es tremenda, quizá, más que nada, porque todas las instituciones están arrasadas y desprestigiadas. No solamente las políticas sino las sociales y no hay ninguna que pueda hacerle frente. A diferencia de gran parte de Europa (salvo Irlanda y en parte Iglaterra), es evidente el auge material. Pero éste es poco sólido, más bien dinerario (turismo, construcción desaforada, etc.) y fácilmente puede venirse abajo (p. e., España se desindustrializa; cada vez más todo son servicios; de momento se compensa con la construcción, que al mismo tiempo concentra la población en grandes ciudades despoblando el resto y creando nuevos problemas económicos, sociales y políticos).
    El auge material de España es obvio, por lo menos en términos dinerarios; pero no hay innovación, no se crean expectativas a largo plazo, ni pueden hacerse previsiones in the long run dada la incertidumbre que ha caracterizado a la “transición” y que aumentará si se consuman los proyectos nacionalsocialistas (los nacionalismos más el partido socialista). P. e., los patromonios familiares están en entredicho por la legislación en general,el intervencionismo, causas fiscales, y la permanente incertidumbre política (que incluye la judicial; p. e., la que produce la politización de la administraciónde jusgticia). Por otra parte, es natural que la incontenible decadencia moral -las nuevas generaciones no saben nada de moralidad- acabe teniendo inevitablemente consecuencias materiales.
    El declive puede remontarse en pocos años, dos, tres, cuatro o cinco; es cuestiónde seguridad y voluntad. La decadencia, normalmente necesita generaciones, hasta que aparece una decidida a superarla. La decadencia de un pueblo, en cuanto problema moral depende de la religión y no es seguro ni fácil que vaya a producirse un “revival”. El declive depende más de las circunstancias políticas y por eso tiene mejor cura. El problema de Europa, perfectamente ejemplarizado por Francia, es que la decadencia y el declive marchan juntos.
    Si en España se juntasen la decadencia y el declive (que es muy posible que esté a punto de producirse) las consecuencias podrían ser pavorosas, pues no hay ningua institución que pudiera hacerse cargo del país. P. e., el ejército, el poder material, al que es preciso tener en cuenta, prácticamente no existe, y la Iglesia, el poder espiritual, ha perdido la autoridad y perderá la poca que le queda si no resuelve el problema de las Iglesias vasca y catalana, aún a costa de un cisma. Éste no tendría a mi entender graves consecuencias en el plano religioso y eclesial, aunque lo aprovechasen políticamente los nacionalistas y los socialistas. Esto es más grave de lo que superficialmente pudiera parecer, puesto que la falta de autoridad espiritual no la suplen los intelectuales ni aquí ni en Europa: ¿dónde están hoy los intelectuales si es que existen? Tampoco hay sociedad política, como dice García-Trevijano, ni hay sociedad civil; esta está muy desintegrada; la misma familia, que según la experiencia histórica es la institución clave de las sociedades, está siendo laminada por el consenso.
    En cierto modo hay que partir de cero, como implícitamente reconocen todos los participantes en este blog. Por eso no caben componendas. Hay que sumar fuerzas decididas, con ideas claras, no restarlas; y abandonar prejuicios historicistas o fruto de la propaganda. En el caso de que calase la idea de la República Constitucional -lo siento, soy algo escéptico dado el envilecimiento a que ha sido sometida la sociedad, sería mejor decir el pueblo, durante dos generaciones-, podría ser un movimiento renovador si consiguiera ilusionar por lo menos a una minoría creadora. Siempre se empieza por algo, aunque sea pequeño. Pero “nada acontece en el mundo sin una gran pasión” Lo decisivo en la historia es siempre la voluntad moral, la voluntad guiada por la verdad. Perdón por la homilía.

  59. Crítico says:

    Pero vamos a ver: ¿qué problema existe si un colectivo ciudadano le pide a otro colectivo, como el militar, que se posicione ante una determinada cuestión? No se le ha pedido que se alce en armas, sólo que emita una opinión. Nunca le he tenido miedo al Ejército (a mí no me han hecho nada) ¿y por qué ellos nos lo tienen que tener a nosotros? ¿no estamos todos los españoles en el mismo barco?
    Pues yo,humildemente, discrepo de que se quite dicha referencia del artículo de García-Trevijano.

    Con afecto.

  60. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Crítico

    En tu propio comentario tienes que aclarar que no se le ha pedido al ejercito que se alce en armas, solo que emita una opinión. Eso te debería bastar para entender mi cambio. Pues ya han sido varios los que no han entendido esa petición a las fuerzas armadas. Como no es cuestión esencial (la petición), no se debe mantener, para evitar desconciertos.

  61. Froilancito says:

    ¿Nos podría aclarar un poco más el concepto de “golpe de Majestad”? Parece muy interesante.

  62. Antonio Garcia Trevijano says:

    No se si eres el mismo que usa el pseudonomino seguidor en anteriores comentarios. En todo caso, no me lo parece por su extensión y por su proyección a un futuro más lejano del que este MCRC contempla.

    Las especulaciones sobre futuribles, a partir de datos actuales, iniciadas por Winner, es el modo tecnocrático de sustituir las filosofias de la historia de tipo hegeliano o marxista. Comprenderás que no responda aquí a tu pesimista análisis, que comparto en algunos de sus elementos.

    Italia está en Europa, y faltó muy poco para que la corrupcion acabara con la partitocracia. Aquí, la Monarquía en lugar de moderar la corrupción, la fomenta. La crisis provocada por el nacionalismo está siendo sentida por todas las capas de la sociedad. Cualquier acontecimiento emotivo puede derribar la Monarquía. El MCRC pretende crear la alternativa de la Republica Constitucional contra la restauracion de una República parlamentaria que, aquí, sería partitocrática. Esa tarea requiere una fase de difusion de la idea (lo que hacemos aquí)y una fase de organización para la acción. Si nuestro objetivo fuera inalcanzable, a causa de la apatía social, nadie podrá ignorar la importancia moral y cultural de un fenómeno politico, el MCRC, que nunca se ha producido en la historia moderna.

  63. J.C. Villa says:

    Saludos a todos. Es la primera vez que entro en este foro, y me siento profundamente honrado de poder participar en este espacio de discusión del blog de D. Antonio García Trevijano. Su magistral libro “Frente a la Gran Mentira” me despertó hace años de mi “fundamentalismo democrático” (en expresión del filósofo Gustavo Bueno), y me hizo ver la realidad de esta oligarquía caciquil de partidos que ahora está a punto de desmembrar España, cuyo carácter de nación histórica y política es un hecho objetivo e indiscutible.

    Por supuesto, estoy de acuerdo con todos los puntos o “evidencias” señalados por D. Antonio en su artículo. Ahora bien, como ya se ha hablado aquí extensamente (y muy bien) sobre tales puntos, me gustaría hacer un breve inciso sobre la procedencia ideológica “marxista” de los nacionalismos y separatismos actualmente existentes en España, así como de la defensa del llamado “derecho de autodeterminación”.

    D. Antonio García Trevijano ha señalado que ETA y Batasuna son “marxistas”, lo mismo que IU, y que el propio ideario del PSOE deriva también en última instancia del marxismo. Y no le falta razón a D. Antonio, sólo que en cualquier caso esos “marxismos” serían muy ‘sui generis’ y sumamente “heterodoxos”, por así decir. A este respecto, señala D. Antonio que Marx consideraba que el “derecho de autodeterminación” no era aplicable a las naciones que habían logrado su unidad nacional antes de la Revolución Francesa (tal era el caso de España). Lenin y Stalin prescribieron una serie de requisitos y condiciones para poder llevar a la práctica el “derecho de autodeterminación”. Así, Lenin, si no me equivoco, señalaba que tal “derecho” era únicamente aplicable a las colonias y/o los países invadidos. Lenin decía que era un “derecho democrático”, pero no socialista, y que su aplicación no era absoluta e incondicional, sino que únicamente debía llevarse a cabo en aquellos casos en que contribuyera a la emancipación de la clase obrera; en caso contrario, tal “derecho” debía rechazarse tajantemente. Esta concepción de Lenin contrasta agudamente con la concepción absolutista y metafísica del “derecho de autodeterminación” defendida por ETA, Batasuna, IU y también –al parecer– por Zapatero, según la cual la mera existencia de una comunidad humana con unas determinadas características “étnicas”, “culturales” o “lingüísticas” otorga a dicha comunidad un “derecho” universal, eterno e inalienable a constituirse en un Estado independiente y a separarse del resto de la humanidad por medio de una frontera política. Esta concepción es radicalmente opuesta a la defendida por Marx, Lenin y hasta por el propio Stalin (quien señalaba que las naciones son categorías políticas y no étnicas).

    En el caso de ETA y Batasuna, su “marxismo” es tanto más extraño y “anómalo” por cuanto entronca con la tradición foralista, tradicionalista y requeté, y con la ideología racista de Sabino Arana (del que todavía hoy, en las ‘icastolas’, se sigue diciendo que fue un “gran pensador aberchale”). En la II República, el PNV llevó al Parlamento español la ideología de la extrema derecha, y fue el único grupo político en defender un ideario racista (la derecha y el fascismo españoles, al menos, nunca fueron racistas). Más adelante, esta ideología racial y profundamente reaccionaria entroncó, curiosamente, con la tradición marxista-leninista, surgiendo así una curiosa amalgama que hasta el día de hoy sigue siendo –con más o menos modificaciones– el ideario de ETA y Batasuna. A dicha ideología mixta podríamos denominarla “marxismo étnico” o “etnicismo leninista”, y recuerda a otros extraños híbridos ideológicos tales como el nacional-bolchevismo.

    Un cordial saludo.

  64. Antonio Garcia Trevijano says:

    Mi querido Floriancito, no se te escapa una.

    La expresión “Coup de Majesté” fue creada por los juristas franceses anteriores al XVIII. Y utilizada para negar el carácter de golpe de Estado a la represión parlamentaria de MAUPEOU ordenada por Luis XV el 20 de enro de 1771. Aquel “coup de majesté” fue ensalzado por Voltaire: “puesto que es necesario servir, más vale hacerlo bajo un león de buena casa, y que ha nacido más fuerte que yo, que bajo doscientas ratas de mi especie”. Abrazos.

  65. Antonio Garcia Trevijano says:

    Bienvenido, amigo Vila

    Me alegro de tu entrada en este blog. Estoy de acuardo con todo tu comentario, excepto en un punto referente a Lenin. Este excepcional revolucionario no tenía en mente los pueblos colonizados, cuando elaboró su teoría del derecho de autodeterminacion, sino los eslavos diseminados en “nacionalidades” del Imperio Austro-Húngaro y la Gran Rusia. El principal factor, dentro de los cinco exigidos, para reconocer tal derecho, era el superior desarrollo de las relaciones de produccion, respecto de la nación estatal dominante. El marxismo era reacio al derecho de autodeterminacion porque oponía la conciencia nacional a la de clase obrera. Saludos afectuosos.

  66. carlos says:

    hola a todos. Como muchos de vosotros es la primera vez que entro en este foro. A usted. Sr. Trevijano hace tiempo que sigo sus opiniones repúblicanas y estoy totalmente de acuerdo pero hay cosas que no entiendo

    – si quieren irse o no ser españoles vascos y catalanes porqué evitarlo? yo prefiero que se vayan y nos dejen tranquilos y así España podrá centrarse en los temas que realmente son necesarios.

    – porque todo el mundo dice que la transición se hizo mal y aún, pasados 30 años estamos discutiendo esto? no hay un remedio? una solución consensuada entre los dos “partidos” (por no decir maquinas de poder), no será que les viene bien esta situación?

    no se, pero uno se harta siempre de oir lo mismo, ver que pasa el tiempo y seguimos discutiendo sobre el mismo circulo y al mismo tiempo viendo como otras naciones nos estan superando en todo y aquí el problema sigue siendo otegui y carod.

    perdonar si no estoy a la altura de los demás comentarios que por cierto hay que decir que es un placer leer tanto conocimiento y saber y no caer en el insulto cuasi “futbolero” de otros forums donde lo único que interesa es: “y tu más”.

    viva la República!!!

  67. pepe fernandez says:

    El análisis de un seguidor del blog, en mi opinión, es muy pertinente para estos tiempos. Puede haber error en sus predicciones, pero lo más importante es que su análisis puede ser criticado científicamente con datos económicos, políticos y sociológicos.

    Personalmente resumiría su análisis como Crisis Total del Sistema. Sería muy pertinente esbozar una Teoría de una Crisis Total de un sistema, pues su importancia práctica para el MCRC parece de indudable importancia.

    Me parece también de sumo interés que D. Antonio García-Trevijano nos pudiera aclarar si historicamente ha habido intentos de esbozar una teoría científica de estas características.

    un afectuoso saludo de un republicano agradecido.

  68. Anónimo says:

    Bienvenido amigo Carlos.

    Puesto que para ti no es sufiente que la secesion no sea un derecho, ni que la nacion sea un hecho no susceptible de ser sometido a la voluntad, veamos a lo que conduce tu sentido práctico. Supongamos que una mayoría del 51 % del censo electoral aprueba un referendum secesionista. Entonces no se irán solo los nacionalistas, sino éstos se llevarán consigo contra su volunatd al 49% restante. Supongamos que al año siguiente, este 49% se convierte en un 80%, ante el calamitoso Estado Vascos. ¿Crees que ese Estado concedería derecho de autodeterminacion a los que se sientes españoles para que se reintegren en España?. Supongamos ahora que los nacionalistas vascos pierden el referendum de separarción. ¿Crees que aceptaran el resultado y renunciaran a otro eferendum? ¿Cuantos habría que celebrar y cada qué plazos de tiempo? Tu sentido practico no tiene respuestas a estas cuestiones prácticas.

  69. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Pepe

    En el pensamiento politico existen teorias sobre las crisis de Estado, para distinguirlas de las simples crisis de Gobierno. Pero todas las que conozco, referentes a situaciones especificas, se definen por la perdida total de autoridad de las instituciones y magistraturas. Las mejor elaboradas, la de Lenin y Gramsci, justifican en esas crisis el nacimiento de un doble poder revolucionario, el de los soviets en Lenin, el de consejos de fabricas en Gramsci.

    Las crisis del sistema se llaman “crisis historicas” y han sido estdiadas en la filosofía. Si encuentro tiempo continuaré esta respuesta. Abrazos.

  70. J.C. Villa says:

    Estimado Don Antonio:

    Ciertamente, Lenin no habló del “derecho de autodeterminación para las colonias”. No obstante, me parece (al menos ésa es la impresión que yo he sacado de la lectura de los textos de Lenin, no exentos ellos mismos de ambigüedades) que Lenin consideraba a las “nacionalidades eslavas” como colonias sometidas al sojuzgamiento imperial de la Rusia zarista. Cuando Lenin reclamaba el derecho de autodeterminación de los pueblos eslavos, lo que pedía era acabar con las colonias del imperio ruso (en este caso situadas geográficamente junto al territorio de la metrópoli), y terminar con la situación discriminatoria de sus poblaciones respecto a la metrópoli. De cualquier manera, ésta es una cuestión de interpretación filológica de los textos de Lenin.

    En el caso de España, la mayoría de sus colonias (no colindantes limítrofamente con el territorio metropolitano) lograron su autodeterminación en la primera mitad del siglo XIX, mientras que Cuba, Puerto Rico y Filipinas la obtuvieron en 1898, y las colonias africanas, excepto Ceuta y Melilla, a lo largo del siglo XX. Evidentemente, ni el País Vasco ni Cataluña han sido nunca colonias sino partes integrantes (con todos los derechos) de la metrópoli. Las burguesías vasca y catalana han sido una parte fundamental de la clase capitalista española, y han participado de forma sobresaliente en la estructura y la política del Estado español, al que han pertenecido activamente a lo largo de todos los regímenes que se sucedieron desde Fernando VII, incluido el franquista.

    Respecto al post de Carlos, yo diría que es una falacia considerar que “los vascos y los catalanes no quieren ser o sentirse españoles”. Aparte de que la generalización es excesiva e inadecuada, lo cierto es que los vascos y los catalanes han sido y continúan siendo objetivamente españoles, de momento. Eso no es una cuestión meramente subjetivista y de voluntad, sino un hecho histórico, aunque no guste a los separatistas. Por otra parte, hay muchos ciudadanos (o pre-ciudadanos) vascos y catalanes que sí quieren seguir siendo españoles; la voluntad separatista está más bien presente entre las oligarquías partitocráticas autonómicas y entre sectores muy concretos de la población proclives a seguir los postulados e intereses de aquéllas (¿cómo, si no, explicar la altísima abstención en el último referéndum sobre el Estatuto catalán?).

    Para terminar, el escritor vasco P. Unzueta comenta cómo en privado muchos políticos reconocen los gravísimos problemas que traería consigo un referéndum de autodeterminación convocado en el País Vasco: “Si sale que no, se acabó el nacionalismo por una temporada; pero si sale que sí, aún sería peor, porque [los no separatistas] no sabríamos qué hacer al día siguiente” (en ‘Auto de Terminación, pp. 145-146).

    Un cordial saludo.

  71. Anónimo says:

    “La lengua invita a la unión, pero no fuerza a ella. Estados Unidos e Inglaterra, la América española y España, hablan la misma lengua y no forman una sola nación. Por el contrario, Suiza, tan bien construida, puesto que ha sido hecha por el asentimiento de sus diferentes partes, cuenta con tres o cuatro lenguas. Hay en el hombre algo superior a la lengua: es la voluntad?
    El liberal Renán y no José Antonio Primo de Rivera.

    Lamento que haya repartido culpas de los desvarios que sufre la patria para aquel insigne español.

    Los joseantonianos, republicanos pues,
    entendemos que la nación es ajena a todo debate; es una realidad objetiva que existe o no independientemente de la voluntad de aceptarla o rechazarla.

    Mayor voluntarismo que el de la aritmética del sistema liberal no existe, bajo el cual se somete a votación la continuidad de lo permanente, si eso supone un negocio para algunos. Y eso es lo que está sucediendo en este caso.

    Los joseantonianos estaremos ahí, el día D y a la hora H, no le quepa duda, Don Antonio, pero lamento que, de mano, nos meta en el saco de los culpables de lo que acontece, que es el anticipo de la tragedia.

    En cuanto a que el Ejército se pronuncie o no, he de decirle lo siguiente:

    ¿Qué sucede si el que se conculca la Constitución no lleva uniforme? Si un uniformado pide el cumplimiento de la Constitución vigente, se le echan los perros mediáticos y partitocráticos encima. Pero, por el contrario, ¿qué pasa si quien rompe con la Constitución es un civil?. Lo estamos viendo: nada y el Ejército incumple el deber constitucional de defender la norma suprema, con el asentimiento de partidos y medios de comunicación.

    Hace tiempo que el Ejército debería haber salido a defender la Constitución de los civiles que la están incumpliendo.

    Así que, ahora mismo, España está sin Constitución. Sólo existe un entramado normativo que pervive en tanto en cuanto sirve para llevar a la sociedad entera hacia las nuevas normas soberanas, que son los estatutos de autonomía. Esta fase será transitoria y breve hasta la definitiva ruptura de España.

    La Constitución de 1978 se queda como una especie de reina madre, incapacitada para regir el porvenir de sus ciudadanos.

    ¿Quién defiende la Constitución? Cuando todo haya saltado por los aires, ¿qué Constitución habrán de defender los militares? Ninguna. Pero incluso entonces, cuando no haya ninguna costitución que defender, se les llamará golpistas. Absurdo. Todo fruto del odio al uniforme que siente el liberal español, que prefiere que el uniformado se quede en casa cuando quien rompe las leyes es un no uniformado.

    EL PP, entre tanto, agarrado a la brocha y sin andamio.

    Juan María ?lvarez

  72. carlos says:

    hola,

    Anonymous, gracias por tu respuesta pero porqué no hacer una consulta dentro de unos parametros acordados? por ejemplo:

    – minimo participación 90%
    – resultado: minimo 75%
    y si pierden los nacionalistas como mínimo no volver a tocar este tema en 100 años.

    respecto a J.C. Villa, estoy casi de acuerdo con lo de “falacia” respecto a que los catalanes o vascos no quieren ser españoles pero no se si vives en catalunya, pero creo que andas un poco equivocado. Te voy a poner un ejemplo: yo soy catalan, de padre andaluz y madre catalana, la cual me ha transmitido los valores republicanos tal y como hicieron sus padres y la verdad es que quizás es fuerte decir: “no quieren ser españoles” pero te digo una cosa: hay alguna diferencia entre no querer ser y no sentir nada por ello?.

    gracias a mi trabajo hace diez años que resido en el extranjero y he podido salir de esa especie de “burbuja” nacionalista que siempre culpa a madrid de todo y desde la lejania y con claros ejemplos en paises que he vivido que conviven con otro idioma me he dado cuenta que las lenguas han de sumar, no restar y sabes que me dicen mis amigos cuando voy a barcelona y me enzarzo en discusiones politicas? :”carlos, como te han cambiado estos madrileños….”

  73. Antonio Garcia Trevijano says:

    continuacion

    Hsta tal punto está identificada la crisis total de la sociedad con el pensamiento filosofico, que la propia filosofia ha llegado a ser definida como hiperconciencia de las crisis historicas. Pero no es en los grandes pensadores (salvo Nietzche) donde se analizan las causas de las crisis. Esto lo hicieron magnificos historiadores (caida del imperio romano). La reflexion de Ortega sobre la crisis sistematica, y radical, producida por el advenimiento de las masas, con la dirección del mundo por el pensamiento del hombre masa, es muy certera y merece la fama que tiene. La Decadencia de Occidente (Spengler) es un bodrio de fantasias y erudiciones sin interes.

    La filosofia de sistemas (Laszlo) y la ciencia de sistemas (Bertalanffy) son disciplinas para la comprension holistica (global) de los fenomenos sociales, a imitación de la moderna biología, pero no contienen teorias de las crisis del sistema.

    En mi opinion, no estamos ante una crisis holística de Europa ni de España. Del mismo modo que la clase politica no es representativa de la sociedad, aunque lo crea o lo pretenda, los medios de comunicacion, pese a su incontrolado poder de aculturación, no son representativos de la cultura. Por esa creencia, he permanecido en la brega politica y cultural mas de medio siglo, y he podido convocar este movimiento republicano de regeneracion moral, de renovación cultural y de creación politica. Abrazos.

  74. J.C. Villa says:

    Antes de nada, debo decir que estoy totalmente de acuerdo con la respuesta de “Anonymous” (en realidad, D. Antonio García Trevijano, como él mismo ha señalado después), en el sentido de que la propuesta aparentemente “pragmática” de Carlos da lugar en la práctica a una serie de problemas irresolubles. En efecto, si un 49% de la población del País Vasco vota en contra de la separación, ¿qué hará con ellos el gobierno nacionalista? ¿Reconocerá, por ejemplo, su derecho a separarse de la secesión? ¿Y si la voluntad popular cambia al año siguiente, y un 80% de la población del País Vasco pasa a rechazar la secesión? ¿Estará dispuesto el gobierno nacionalista o la oligarquía partitocrática del País Vasco a convocar un nuevo referéndum de autodeterminación? ¿Cada cuántos años se convocaría el mismo? ¿O tal vez el primer resultado se consideraría definitivo e irrevocable ‘ad aeternum’? ¿Y si Navarra y el País Vasco-Francés no aceptan formar parte del Estado Vasco, estaría dispuesto el gobierno nacionalista a promover nuevos referéndums de autodeterminación? ¿Y, si en ?lava ganara por mayoría aplastante el “No” a la separación, aceptaría el gobierno nacionalista que ?lava no formara parte del Estado Vasco? ¿Estaría dispuesto igualmente a que aquellos enclaves donde el “No” hubiera ganado por mayoría aplastante constituyeran una especie de rosario no perteneciente al Estado Vasco, aun estando integrados en su territorio? Etc, etc…

    En cuanto a lo que dices sobre los sentimientos nacionalistas, diré una vez más que la nacionalidad es una cuestión objetiva e histórica, y no algo basado en sentimientos y deseos subjetivos. La oligarquía y los medios partitocráticos –en Cataluña y en el resto de España– no se cansan de hablar del “hecho diferencial” catalán, justificando así la existencia de privilegios. Sin embargo, uno puede sentirse muy catalanista y aun lanzar improperios contra el “centralismo” de Madrid, sin por ello desear la separación de España. La voluntad separatista o divisionista, en Cataluña como en el País Vasco, está presente sobre todo entre la oligarquía partitocrática y entre algunos sectores de población, pero no es compartida por amplios estratos populares, independientemente de su más o menos intensa vindicación de las señas identitarias.

    En cuanto a José Antonio Primo de Rivera, fue éste quien dijo: “Nosotros no queremos que triunfe un partido ni una clase sobre las demás; queremos que triunfe España, como una unidad con una empresa futura que realizar, en la que se fundan todas las voluntades individuales” (palabras pronunciadas en Don Benito, Badajoz, el 28 de abril de 1935). Así pues, en la concepción joseantoniana España es un proyecto, una empresa futura, y lo que une a los españoles (actualmente desunidos, según el propio José Antonio) es precisamente ese proyecto de conformar una Voluntad Suprema que subsuma a todas las voluntades individuales. Se trata de una concepción claramente idealista, subjetivista y voluntarista, con ecos del Romanticismo alemán y del fascismo mussoliniano, que en última instancia no ha contribuído más que a la desunión y desmembración de lo que no era un simple proyecto sino una realidad histórica y política ya conformada: la Nación española. Cuando Aznar y otros próceres del PP vuelven a hablar hoy en día de España como proyecto común a todos los españoles, no hacen sino repetir esa misma concepción idealista y voluntarista del falangismo joseantoniano.

    Un cordial saludo.

  75. Antonio Garcia Trevijano says:

    Estimado Juan María, lamento que te sientas herido porque afirmo que el concepo de nacion en Jose Antonio es tan subjetivo y voluntarioso como los de Renan y Ortega. La unidad de destino en la universal o es pura palabrería o una empresa imperial, como lo entendió Ortega, su maestro. Con respeto, saludos

  76. Miguel de Iturbide says:

    En el comentario 58 J. Freire dice que la Constitución de 1978 se desvanece. Abundando en esta idea, yo creo que la Constitución está muerta. ¿Cómo se entiende sino la aprobación de una norma como el nuevo Estatuto catalán de difícil, por no decir imposible encaje en ella?

    En mi opinión la fuerza de la Constitución se derivaba del acuerdo entre los dos partidos mayoritarios, sus preceptos regían como consecuencia de la voluntad conforme de ellos. Roto el consenso entre el PP y el PSOE la Constitución carece de fuerza normativa, no hay instancia de poder que pueda hacerla cumplir.

    Creo que esto es la prueba del nueve de que el régimen político se funda en el consenso oligárquico y no en el juego institucional.

  77. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Las alabanzas a la IIª República generan un lastre y una rémora para la IIIª. El único parecido que debe tener la IIIª con la IIª es que ambos regímenes políticos no tienen rey. Si la IIª no se hubiese hundido con Franco, se hubiese hundido con el asalto revolucionario que preparaba la izquierda para el 29 de julio ( léanse las cartas ofiaciales de los embajadores inglés y francés ). La tragedia de la IIª República es que túvo pocos demócratas ante el salvajismo brutal de los extremos: matanzas de maestros y matanzas de curas. Personalmente no tengo nada que ver con quienes matan a los que transforman en hombres a los cachorros humanos tanto alimentando su intelecto como su espíritu. No veo nada ejemplarizante en la IIª República, como no lo veo en el franquismo. Seguir sacando el espantajo de la IIª República, como si la IIIª fuera herencia de aquella, o bien nos cuestionará, o nos situará en la onda de Zapatero, que ése sí que es un digno heredero de la IIª República. Los seguidores “ritus rei publicanae sutoris secundae” se acomodarían bien en la España de Zapatero. Los demócratas no.

  78. Antonio Gracia Trevijano says:

    Mi recordado Iturbide, tu visión es certera. No porque la constitucion fuera antes un norma imperativa (nunca lo fue, mandato imnperativo, estructura y funcionamiento democratico de los partidos, etc.), y ahora no, sino porque su letra muerta la suplantaba el cosenso normativo entre todos los partidos, y no solo los dos que mencionas. Roto el consenso, no hay nada entero, ni Monarquía ni Parlamento ni Judicatura. Solo la oligarquía financiera. Los medios informativos, perdidos en la nada de sus ambiciones economicas, demuestran lo que son. Papagayos de falsedades oficiales, sin sentido de la realidad y no digamos de la responsabilidad.

  79. FORO CABARGA says:

    Quisieramos apartarnos de la discusión sobre personalismos y tratar brevemente de dar nuestra opinión sobre la pacificación de Euskadi objeto del articulo de Antonio.

    En otra anterior intervención sobre este tema, expresamos que el tema vasco hay que dotarle de razón y no hacer un analisis pasional.

    Más de treinta años de violencia, son muchos años para no tratar de buscar una salida definitiva al cese de toda violencia en el Pais Vasco. Y ese debe ser un tema prioritario de todo gobierno.

    La base de partida de la negociación deberia haberse efectuado aceptando el Plan Ibarretxe, ya que a nuestro juicio, era una propuesta abierta y por tanto sometida a debate, no era un texto independentista ni secesionista y que lo que en definitiva trataba es del fin de la violencia. El plan, era en definitiva un nuevo Estatuto Politico de la Comunidad de Euskadi.

    El Texto de este plan aprobado democraticamente por la Camara Vasca, antes de iniciar su andadura parlamentaria donde se pudiera debatir y donde cada grupo parlamentario presentara sus propuestas, fué anatemizado y rechazado sin entrar a debatir o a compartir propuestas. Así, es evidente que dificilmente se puede abordar un plan de paz y alcanzar una solución definitiva a un futuro sin violencia. Consumado este error, el actual escenario de negociación deja un sin fin de sospechas y de dudas sobre las bases reales bajo las cuales se va a mover el gobierno Zapatero en la actual negociación.

    En un estado democrático, todas las negociaciones deben ser abiertas y tuteladas en los foros de debate que no deben ser otros que los parlamentos donde el ciudadano tenga la posibilidad de ser conocedor de las decisiones que se tomen y que deben estar regladas por los programas politicos bajo los cuales se dio la confianza a los representantes elegidos en cada momento. El problema, es que la actual Constitución, no da solución a los problemas territoriales que la sociedad española del siglo XXI tiene planteados. Lo que hay que pedir y reclamar es una reforma constitucional seria para estructurar la España del siglo XXI.

    Salud y República

  80. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Martin-Miguel

    Nuestra primera tarea es incorporar en el MCRC a todos los republicanos. La mayoria de ellos no saben que existe otro tipo de Republica distinto de la parlamentaria y de la partitocratica. Sienten que la libertad y el progreso moral estan simbolizados por la II República. Desde el final de la guerra civil hasta ayer mismo, esta desgraciada Republica, ha sido deformada y difamada de modo sistematico. ¿Por qué te sumas a esa campaña antirepublicana?

    Nos basta con no hacer propaganda de ella, como Zapatero. El pasado no puede volver. ¿Para que lancear a un moro muerto? No entiendo por qué tus sentimientos, y no tus ideas, deben ser exhibidos en un movimineto colectivo que solo debe estar animado por la verdad en los hechos, y la nobleza de sus nuevas ideas republicanas. Haznos disfrutar con tus conocimientos en humanidades y deja de preocuparnos con tus arrebatos personales. Con cariño, tu hermano mayor Antonio.

  81. Antonio Garcia Trevijano says:

    Respetado Foro Cabarga

    Le recibimos con verdadero placer. Su opinion la conocemos pues es la del PNV. Con este partido establecí el primer compromiso para la fundación de la Junta Democrática de España, en cuyo programa figuraba la restauración, por Decreto de un Gobierno Provisional, de los Estatutos suprimidos por las armas victoriosas en una guerra fratricida.

    Las diferencias del MCRC con su tesis sobre el problema vasco son muy grandes, pues partimos de supuestos muy diferentes, por no decir opuestos.

    Vosotros habeis aceptado esta monarquóa, nosotros no. Vosotros creeis que se puede reformar, nosotros no. Vosotros pensais que estamos en una democracia, nosotros no. Vosotros teneis una vision partidista, nosotros no. Vosotros os considerais representantes del pueblo, porque os vota en listas de partido, nosotros sabemos que los diputados solo representan al aparato de partido que los pone en las listas. Vosotros estis orgullosos de vuestra Cámara vasca, nosotros no porque no es democratica, sino partitocrática. Vosotros hablais de negociacion, nosotros de votación. Vosotros pretendeis reducir el foro de debate al parlamento, nosotros queremos abrirlo a todos los organos de expresion de la sociedad civil. Vosotros imaginais que la España del siglo XXI plantea problemas territoriales, nosotros sabemos que los nacionalismos no parten de supuestos territoriales sino sentimentales. Para qué seguir.

    Por el estilo sincero y cultivado de su texto, se podría pensar que ese Foro es coherente. Pero su agadable y esperanzadora despedida, nos recuerda la contradiccion de los partidos republicanos que viven con las subvenciones del Estado Monarquico. Tengo la seguridad de que en un futuro no lejano, los propios acontecimientos nos obligaran a entendernos sobre los supuestos democraticos y no partitocráticos de la Republica Constitucional. Con esa esperanza, le expreso respeto y le adelanto simpatía. patía.

  82. Alejandro G. says:

    Querido Antonio

    Me alegró tu respuesta y tu memoria. Dos asuntos a tratar

    ¿Crees que la anexión de Navarra, reivindicación de los secesionistas, viene dada por la ampliación de kms. de frontera con respecto a Francia?

    Una observación al comentario 57 de Martin Miguel en La cultura como negocio dice …”Menos mal que a la ignorante Iglesia española le queda el Opus Dei”.No creo que este tipo de comentarios puedan pasarse por alto sin el menor comentario en este foro.Creo que mereceria una aclaración mayor por su parte. (pido disculpas por ser un articulo anterior al que debatimos aquí)

    Antonio, en tu despedida me instabas a procurarme la suerte yo mismo uniendome al Movimiento,dalo por hecho y para lo que pueda ser útil me tienes a tu disposición ,mientras tanto te mando un entrañable abrazo

  83. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Alejandro

    Me agrada saber que he podido dar tranquildad a tus inquietudes. No dudes de que contaremos con tu ayuda. En el momento oportuno nos conoceremos y hablaremos con calma. No creo que las apetencias sobre Navarra tengan relacion con la extension de sus fronteras con Francia. Se trata de una pura expresion del nacionalismo imperialista. Abrazos

  84. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Al Sr. Alejandro: El estilo sentencioso y lacónico que reclama la brevedad hace que la comprensión se haga más difícil; sobre todo, cuando se entresaca un fragamento de lo que ya es epítome. Tan sólo trataba de decir que la degradación cultural que sufre la sociedad española invade todas las instituciones; la Academia – que, sin embargo, es la que menos la sufre -, el BOE con anacolutos, los discursos parlamentarios, la Universidad – conocí un ilustre profesor universitario que escribía “facismo” -, el Ejército, en donde ya no existen los Beigbeder, la Prensa…En fin, la falta de cultura es general, y sí, también muchos curas jóvenes de la Iglesia saben muy bien jugar al fútbol y tocar la guitarra, pero no sabrían traducir una sola frase de los evangelios latinos. Si me referí al Opus Dei es porque he observado que los sacerdotes de esa prelatura suelen tener cierta cultura humanística. Era un ejemplo; nada más. Sólo trataba de decir que no hay ninguna institución española impermeable al ambiente general español. No trataba de criticar nada, y mucho menos a la Iglesia. Sólo decía que no podemos tener una Academia mucho mejor “con lo que tenemos”, con algunas excepciones, claro ( García Calvo, Sánchez Ferlosio, Goytisolo, etc. )

  85. VICENTE DESSY MELGAR says:

    Querido Maestro, aprovechando los comentarios elogiosos, el mìo mismo, hacia el programa de Balbìn , quisiera desde aquì, Mèxico, tener un recuerdo entrañable por Josè Luis Balbìn , que frente a todos en aquellos años, nos permitiò a muchos abrir las puertas de la mente desde dentro para conocer al Maestro, puertas que el Maestro entonces llamò y consiguiò que abriese para siempre, en mi caso, y un recuerdo cariñoso a Antonio Herrero que siempre abriò sus micròfonos a la voz del Maestro en aquellas mañanas de fuego que son preludio de los dìas de libertad polìtica que se avecinan. A ellos , gracias sinceras porque su fruto està hoy aquì , en este blog y porque nos permitiò conocer y saber màs del Maestro.Un abrazo maestro desde Toluca, Estado de Mèxico, Mèxico.

  86. pepe fernandez says:

    Estimado Martin-Miguel Rubio,

    Hay un problema que nadie me ha sabido contestar, como encajar en el ámbito académico excelencia y democracia. La democracia en la universidad, en su versión de café para todos, ha causado, en mi opinión, un grave daÑo a la excelencia académica.

  87. Isabel says:

    ¿Qué opinión le merecen las movilizaciones convocadas por la AVT y el Foro de Ermua (parte de la sociedad civil española) para el próximo 12 de Julio?

  88. Isidro says:

    Estimado D.Antonio,aprovechando que en los comentarios que me preceden se está hablando sobre la posible ruptura de la unidad nacional(ya veremos),me gustaría sondear su opinión sobre el tema particular de Canarias,pues pienso que de todas las partes que conforman el estado,la que más encaja(yo creo que la única) con la definición de colonia son nuestras islas.Aquí había una población indígena(igual que en América)que no fue exterminada como nos han hecho creer.Además,también se cumple el tema de las fronteras geográficas alejadas del resto,¿tenemos,nosotros sí,el tan nombrado en este blog,derecho de autodeterminación?…me gustarría conocer su opinión al respecto.Gracias.

  89. Thulio says:

    No entiendo ciertos detalles de esta extensa correspondencia virtual. Me explico:
    – si la situación política actual en España es un remedo de Democracia, ¿qué interés existe en defender su continuidad o su legitimidad?. Si las normas que existen se derivan de una Carta Otorgada, ¿a qué tanto debate sobre su corrección mejora o defensa?.
    – creo que, siendo necesario el tránsito de una situación deslegitimada a otra legítima, es más oportuno hacerlo desde la imperiosa necesidad de su regeneración, que de su remiendo.
    – que José L. Rodríguez Z. se empeña en aplicar ideas ajenas a la norma de 6 diciembre 1978, e incluso contrarias, y qué, ¿vamos a invocarla como legítima?.
    – la prioridad ha de estar en construir un cuerpo o Código que albergue los conceptos alternativos, no los paliativos.
    – finalmente, si una institución debe defender la interpretación de una norma, ésta debe ser su máximo referente el T. Constitucional, aunque no nos guste.

    Mi juicio sobre Zapatero versus España, no sobre el artículo de Antonio García-Trevijano, es que no se le puede tener la indulgencia del loco en el Derecho Romano, él es (así lo aparenta) persona de leyes, y debe valorar (bajo su juramento de defenderlas) qué está haciendo y si se ajusta, o no, a su contenido. Debe observar, que lo que no admite duda (concepto político de España en la Ley B.O.E. 29-XII-78), no permite desarrollos torticeros. Quizá él duda de la idoneidad de dicha Ley, pero entonces la coherencia debio llevarle a no jurarla, e incluso a advertirlo antes de aceptar su cargo.
    Que no le gusta lo que hay, a mí tampoco, pero yo sí puedo cuestionarla, ya que pudiendo no la voté, por parecerme falsa.
    En los cargos públicos se produce y mantiene una insana costumbre, jurar la defensa de la norma hasta que no les gusta y la cambian. Así cualquiera.

    La curatela de José Rguez. Z. no puede ser el MCRC, en todo caso pretor decenviral, que le presente ante su curator (el Pueblo) y le impida continuar con su irresponsabilidad. El problema no se ciñe al actual Pte. de Gobierno, sino a la mayoría de políticos que existen y que vician lo que asumieron en las elecciones. Cierto es, que un sistema corrupto no admite admoniciones, éstas serían consideradas subversivas y perseguidas como crimen de lesa nación. Nos acusarían de esto, quienes la destruyen; paradoja española como “Nación de naciones”. Salud

  90. Carlos Manuel says:

    ¿Tenemos un calzonazos en todo lo alto? En mi juventud no era partidario de la monarquía, ya que si bien la idea de República tal como me habían aleccionado mis mayores era fatídica, no entendía el derecho de una familia a tener la potestad de mantener la jefatura del estado por derecho de nacimineto, al menos en el siglo XX.

    Tras el golpe del 23 F hubo una oleada de simpatía hacia el rey de la que me vi contagiado, pero desde hace unos años y en relación con las malas relaciones territoriales con Marruecos y la insistente fraternidad o hermandad de los reyes de los dos países, empecé a comprender que este rey no iba a proteger la integridad de España.

    No estoy en contra de que haya una descentralización del Estado, pero creo que Nación y Estado no son sinónimos y dicha descentralización no tiene que implicar la desaparición de la Nación.

    Siempre lo he querido decir en voz alta y ahora encuentro el foro para decirlo, si me gusta sentirme español es por que me gusta Cataluña, El País Vasco, Galicia, Andalucía, Extremadura, etc, y me gusta sentirme en todos estos sitios como en mi casa. No reniego de ninguno de los idiomas ibéricos aunque es un atraso la inversión ligüística.

    Respecto a Zapatero, creo que su relativismo, su falta de creencias y valores nacionales está poniendo a la nación moderna más antigua del mundo a los pies de los caballos. En todas las naciones del planeta hay nacionalidades y localismos, pero estos se ponen al servicio del ideal común que es la nación, garante, en las democracias ante las arbitrariedades y cacicadas que dan los poderes micronizados.

    Si en los años 30 algunos querían engrandecer a las naciones con estados autoritarios y centralizados por medio de Tiranos o pseudotiranos (Degaulle), los años 90 han demostrado que este mismo tipo de tiranos e incluso de criminales de guerra se han dado en las naciones que han surgido con la descomposición de naciones frágiles como Yugoeslavia o la URSS y el futuro de la democracia en Irak pasa por evitar que se fragmente en tres o más territorios donde las cacicadas podrían ser peores que las del propio Sadam.

    Este rey debe dar un puñetazo encima de la mesa y poner freno a la desmembración de lo que por mandato constitucional debe matener unido. El ejercito es el garante, pero ¿Un ejercito sin cabeza? ¿Y quién le pone el cascabel al gato, sin que sea tildado de fascista? Si el rey representa la unidad de España según algunos y éste asiste impasible a la descomposición de España, para que sirve el rey.

  91. Antonio Garcia Trevijano says:

    A los ultimos comentaristas

    No he podido atenderos a causa de mis ocupaciones forenses. Trasmitiré a Jose Luis Balbin, las emocionadas palabras de Vicente, desde Méjico.

    No conozco, Isabel, la convocatoria de AVT y Foro de Eermua. Las victimas tienen plena legitimidad para manifestar su descontento, pero el hecho de ser víctima no concede más valor politico a su protesta, aunque si mayor peso moral. Nosotros debemos sentir más piedad, pero no sin atribuirle mayor significado politico.

  92. Carlos Manuel says:

    Corrección. Evidentemente Charles Degaulle, no es santo de mi devoción, pero no es un tirano de los años 30, evidentemente.

  93. Antonio Garcia Trevijano says:

    Error, he querido decir “pero sin atribuirle”.

    En cuanto a Canarias, querido Isidro, no veo ninguna razón para distingirla del resto de España. Tamnbien la pensinsula tuvo pueblos indígenas o auctóctonos. Eso no crea el concepto de colonizacion.

    A Thulio, le agradezco sus precisiones, y a Carlos Manuel, le recuerdo la responsabilidad directa del Rey en el 23F, y su absoluta dependencia de la corrupcion de sus amigoa y de la partitocracia. El no puede dar puñetazos en la mesa, otros se los dan (dimision de Suarez). La Monarquía es irreformable, y ya no sirve ni para mantener el consenso entre los oligarcas. Abrazos a todos.

  94. Un seguidor del blog says:

    Pepe Fernández (91) ha tocado un tema muy importante, origen de muchas confusiones: una cosa es el estado democrático de la sociedad, que es el actual -Tocqueville lo describió muy bien en “La democracia en América”- y otra la democracia como régimen político. Como régimen político presupone la igualdad política de todos (la libertad política). Como estado de la sociedad – en contraste con el estado aristocrático de la sociedad que ha sido el normal de la humanidad hasta la irrupción de la democracia como el estado normal de la sociedad (sociedades de clases medias, etc.)-, no excluye la jerarquía. Democratizar la educación y en concreto la universidad, es destruirlas. La democracia no hace que los tontos dejen de ser tontos y los listos, listos aunque puede embrutecerlos. La democracia como religión de la política -la democracia hasta en la sopa- embrutece: iguala por abajo. Es significativo que los partidos políticos convoquen por ejemplo a las manifestaciones contra los atentados terroristas a los “demócratas”, de lo que se deduce que quienes no concurran o lo sientan especialmente, no son buenos, decentes, gentes de bien, etc. Utilizan la democracia para “excluir” a los que no esán de acuerdo con el consenso: lo que llamaron Tocqueville y Stuart Mill la tiranía de la opinión pública (demás en este caso controlada por el consenso)

  95. Isidro says:

    D. Antonio,con todos mis respetos,yo creo que estar a 2000 KM. de la península e inmersas en el Atlántico,ya por si sólo es un hecho diferencial(aunque sea geográfico).Lo que no tengo tan claro es cómo debería ‘gestionarse’ eso.Pero supongo que si aquí se nos presenta algún problema relacionado con los puertos marítimos de Canarias por ejemplo,no sería lo más lógico(desde mi punto de vista) que eso se resuelva en una oficina de Madrid…y ya ha pasado.Sólo era eso.Saludos archipielágicos.

  96. Avelino Díaz says:

    Si me lo permitís,me gustaría destacar el aspecto psicológico qua,a mi entender,posee el nacionalismo,o al menos cierto concepto de nacionalismo.

    De todas los definiciones existentes sobre el concepto de nación,creo que la más rechazable de todas es esa que proviene de Renan y que considera a la “nación?como un ente subjetivo dependiente de la voluntad de los individuos,de su “deseo de vivir juntos”.Porque al despojar a la “nación? de elementos objetivos,como la historia,la lengua,etc.,su existencia pasa a fundamentarse en el sentimiento.Y el “sentimiento? es algo mucho más estable en el individuo que la “idea?..La “idea? está siempre sujeta a su constante interacción con la realidad, en cambio, el “sentimiento? favorece todo aquello que pueda alimentarlo y rechaza todo aquello que pueda destruirlo.De ahí que las dictaduras de corte cesarista incidan tanto en ” el sentimiento? y los?valores nacionales?para sostener el sistema, muchas veces por encima de las ideas.

    En JULIO CÉSAR,de Shakespeare,Bruto,que al principio de la obra huye de la acción,frenado entre otras cosas por la lealtad a César, es finalmente la condición de romano la que lo despierta y lo impulsa a asesinar al dictador. Lealtad a Roma por encima de lealtad a César.

  97. Antonio Garcia Trevijano says:

    Felicito a mi querido seguidor de blog (maravilloso concepto)por su clara distinción entre la democracia como forma de gobierno, basada en la igualdad de los ciudadanos ante las reglas del juego politico, y la democracia como materia de gobierno, basada en el ideal de igualdad social. Como el MCRC no es un partido que aspire a gobernar, no se ocupa de las materias de gobierno. Y como en la Monarquía no hay reglas de juego basadas en la igualdad, este MCRC pretende establecerlas sustituyendo la partitocracia de esta Monarquía por la democracia de la Republica Constitucional.

  98. Antonio Garcia Trevijano says:

    Pero Isidro, tu me preguntabas exclusivamente por la autodeterminacion. Por supuesto que Canarias tiene mas necesidad de Autonomía administrativa (con más competencias) que cualquir región peninsular.

  99. FORO CABARGA says:

    Antonio, este Foro tiene la misma linea de pensamiento que el Movimiento por ti liderado. Este foro, no es vasco ni tiene connotación alguna con el PNV, ni somos ninguna formación politica. Estamos en la linea de pensamiento del movimiento MCRC.

    Estamos convencidos que esto no es una democracia, que los politicos no representan al ciudadano, representan al Jefe de su partido. Que los actuales partidos son prebendarios y por supuesto, no aceptamos esta Monarquia, que no es ni parlamentaria ni constitucional. Por tanto, creemos que no has valorado correctamente nuestro mensaje.
    No obstante, no debemos dejarnos llevar al terreno de las teorias solamente. Tenemos necesariamente que acudir a la operatividad de las ideas para llevarlas a la práctica. Por tanto, en estos momentos lo que hay que crear es una hegemonia cultural en la sociedad impensante para que el letargo que esta instalado en la sociedad española, sea historia.

    Con relación al tema vasco, nuestra opinión es el diálogo y no la confrontación y deben de ser los vascos en primer lugar como Comunidad libre, la que democraticamente decida como quieren colectivamente vivir en el futuro sin tensiones y sin imposiciones.

    La libertad política dejaria de tener un sentido real práctico sin la capacacidad para decidir como mayoritariamente quiere organizarse una comunidad.

    Salud y República

  100. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    Las comunidades no puenden decidir en votación lo que son colectivamente, pues la nación es un hecho objetivo que nos viene dado sin que nos quepa colectivamente pronunciamiento alguno.

    Zapatero transa sobre algo sobre lo que carece de capacidad transaccional.

    Ya apunté en otra ocasión, cuando el blog era menos numeroso, y por ello me atrevo a repetirlo, que no se puede plasmar el voluntarismo individual ni colectivo sobre lo que no depende de nuestra voluntad, tal así como si entre hermanos se votara libremete dejar ser hijos de su padre y su madre ¿Serviría de algo tal democratica decisión para cambiar la filiación? A ello D. Antonio, a mayor abundamiento y acertadísimamente añadió que la situación actual excedería incluso el ejemplo, añadiendo que se trataría de que los hermanos deciden expulsar a los padres de la casa y llevarse al hermano pequeño.

  101. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Avelino, tu excelente comentario me inspira estas dos precisiones:

    1. La formula absurda de Renan, la nacion como plebiscito de 24 horas, se vuelve contra sí misma, pues ese plebiscito diario durante siglos integró a todos los españolses (vascos y catalanes incluidos) en la unica nacion española.

    2. El sentimiento de la necesidad de una identidad continua nacional no es genuino, sino derivado de la ambicion de poder de élites locales de distinta ideologia, que se coordinan para crear y movilizar nuevos sentimientos de pertenencia a un comunidad nacional, sobre la que legitimar un Estado Nacional, sin sociedad civil, es decir totalitario. Esto explica la represion contra los letreros españoles en el comercio o industria de las comunidades nacionales catalanas y vascas.

  102. J.Freire says:

    En alguna ocasión D. Antonio me ha preguntado por las fuerzas económicas que rigen esto. Pues bien voy a dar mi opinión que está en relación con el tema que se trata de nacionalismos.

    Los nacionalismos son, para mi, otra coartada moral que legitima a una serie de políticos y que están en relación con el entramado económico.

    Las fuerzas que distorsionan el normal funcionamiento de las instituciones no son los grandes capitales, ni el capital extranjero. Basta saber un poco de microeconomía para determinar cuales son los vectores.

    Hay un par de grandes empresas en España: El Corte Inglés y el Banco de Santander, grupos independientes y que se mueven en mercados no demasiado regulados (el banco está supervisado pero trabaja en libre competencia). Estas empresas, como anunciantes de fuerte músculo financiero influyen en los medios de comunicación evidentemente, pero ahí no está, en mi opinión, la fuerza principal. Las que nos preocupan son de dos tipos.

    1.- Aquellas empresas que se mueven en ámbitos sujetos a fuerte regulación: electricidad, gas, constructoras, inmobiliarias, agua. O forman parte del monopsonio estatal: empresas cuyo cliente es el Estado: defensa, obras públicas, etc… Aquí hay que hacer diferencias, luego lo matizo.

    2.- Aquellas empresas cuyo capital pertenece a una caja de ahorros y que tras las privatizaciones tienen unos paquetes de control que son relativamente pequeños.

    Bien vamos al primer caso: A Carrefour, Renault o El Corte Inglés les da bastante igual quien esté en el poder o les debería dar, funcionan en mercados de competencia perfecta. Otra cuestión es que esas privatizadas o aquellas que el poder pueda controlar son, de hecho, un nicho donde son colocados los enchufados. Esto lo hacen el PP y el PSOE, el PSOE con mucho más descaro porque el tic totalizador funciona todavía.

    Estas empresas tienen presidentes o consejeros nombrados por el ejecutivo cuando el capital no es del Estado. Ejemplo: Red Eléctrica.

    Los esfuerzos del PSOE por inundar de gente de su cuerda los consejos ha sido evidente: el asalto del BBVA, el de Repsol o lo de Endesa.

    Muchas veces el negocio está regulado pero ahí entran las empresas del tipo 2, vamos a ello.

    Las cajas, los presupuestos de las administraciones locales influyen y mucho en las empresas. Lo hacen a través de las cajas. Si recordáis la efímera victoria de Simancas, lo primero que hizo, antes de nada, antes de preocuparse de otra cosa, es tirarse en plancha sobre Caja Madrid. En otras comunidades la situación es algo diferente. ¿Controla La Caixa a la Generalitat o es al revés?. Parece que es La Caixa quien controla pero la frontera es difusa. La Caixa tiene participación en Aguas de Barcelona (compañía distribuidora en muchas capitales), Repsol, Gas Natural y Abertis, si os fijáis todos negocios que no trabajan en competencia. Las autopistas catalanas de pago han ido prorrogando la concesión a favor de La Caixa, que no solamente es accionista sino que gestiona el cobro, es decir, cobra el dividendo y la gestión. Curiosamente la Caixa prometió dinero a ERC a cambio de que anulara su campaña anti-peajes. Los políticos, hábilmente, echan la culpa a Madrid, los peajes deberían haber desaparecido hace años.

    Los consejos están plagados de políticos o ex políticos y son moneda de cambio para favores. Los negocios regulados: corriente, gas, agua, medios de comunicación ya han dado claras muestras de parcialidad. Las cosas llegan al esperpento con, por ejemplo, la compra del Racing de Santander por parte de la comunidad, en fin. Narcis Serra es presidente de Caixa Cataluña, Ardanza de Euskaltel.

    El estilo vasco es algo distinto, se atomiza la subcontratación con pequeños tramos de libre designación manteniéndose una tupida red clientelar que, unida a la administración tributaria propia llega a formar un entramado prácticamente mafioso. El caso de Euskaltel es curioso, la administración autonómica pagó las infraestructuras que utiliza Euskaltel, buscando un modelo de empresa de telecomunicaciones nacional (modelo que no se hace ya en ningún país del mundo), sin inversiones por parte de la empresa (que pagaron todos los vascos) está saneada, sí, el presidente es el ex Lehendakari.

    En resumen, el Estado vendió sus acciones a particulares pero se cree con derecho de pernada.

    Las cajas y los bancos juegan el juego, no es casualidad lo de las condonaciones de créditos que se hace descaradamente.

    Al hilo de lo que se habla de los ‘hechos diferenciales’ etc… mi opinión es: no es más que una cortina de humo para que unas personas encuentren respaldo moral y puedan hacer de las suyas. España si quiere ser un país serio debe mirar otras cosas. A la vuelta de la esquina está la conquista de Marte, la estación espacial internacional, la ingeniería genética o la presencia de China como primera potencia mundial: mirar hacia delante no hacia atrás.

    Los nacionalismos no son más que un engañabobos que oculta redes mafiosas basadas en el nepotismo y en el clientelismo, y que con la atomización de los presupuestos suben el gasto y dispersan los esfuerzos además de generar una variedad de normativas que retraen al capital. Barcelona: impuestos municipales al tope legal, Cataluña: peajes, Comunidad Autónoma Vasca: los tipos marginales más altos de España, etc…

    Las comunidades autónomas son un cáncer.

    Mientras unos celebran la diada, otros el dos de mayo y otros a saber qué chorrada y buscan coartadas en cosas de hace siglos el mundo se sigue moviendo. Y la descentralización no es, necesariamente, algo que no pueda hacerse sin políticos locales, además de que la descentralización no es necesariamente buena. Lo de que la descentralización es buena es otra cantinela que los políticos repiten para justificar miles y miles de cargos con los que poder pagar favores y negociar prevendas. Recordemos que hasta hace nada ningún alcalde en el Reino Unido era electo y no por eso es un país menos democrático que España.

    A medida que se han asentado las comunidades autónomas el entramado mafioso se ha podido asentar: cargos a dedo en universidades, títulos universitarios a terroristas, concesiones, contratas e incluso exenciones fiscales. Hoy la situación está prácticamente enquistada en una red capilar de intereses que no salen a la luz debido a la poca independencia del poder judicial y al poder mediático de las administraciones. Hemos vuelto al caciquismo decimonónico.

    Romper estos dogmas, entiendo, que debe ser una de las labores del movimiento.

    Mi opinión: comunidades autónomas fuera, estado unitario.

    No son necesarias tres administraciones, con una es suficiente.Con la tecnología actual de redes, ordenadores, etc… no hace falta el número de funcionarios que hay actualmente.

    La identidad, la cultura, la lengua y todo eso, no tiene nada que ver con la existencia de políticos locales, al revés éstos la usarán políticamente, la rerjiversarán y la destruirán, como pasa ahora. La cultura la hacen los ciudadanos no los políticos. En Alemania ya se han dado cuenta de esto.

    Yo ahora no puedo cuantificar los billones que nos cuesta tanto los gastos corrientes de las AAPP como las ineficiencias que genera la atomización de normativas y la ineficiencia que genera el intervencionismo pero la difra debe ser astronómica. Y es esa ineficiencia y ese despilfarro la insolidaridad número uno.

    Un saludo

  103. Antonio Garcia Trevijano says:

    Al Foro Cabarga

    Os pido perdon por la lamentable confusion que vuestro texto, objetivamente interpretado, me ha producido. Sería una inmensa alegría que el error fuera mio y no vuestro, porque vuestra aceptacion del Plan Ibarreche me hizo pensar que estábais en la orbita sentimental del PNV. Ahora, con vuestra nueva declaracion, no dudo de que sois republicanos, solo que presos de una grave contradiccion desde el punto de vista de la democracia y la libertad politica.

    Creeis en el derecho de autodeterminacion del pueblo vasco. Decis lo mismo que Zapatero, si afirmais que “deben ser los vascos en primer lugar como Comunidad libre”. ¿Comunidad libre? ¿Ante qué y ante quien es libre?. Decis lo mismo que Zapatero, ahora literalmente, si esa comunidad libre ha de decidir democráticamente como quieren colectivamente vivir en el futuro”. Eso es inaceptable para el MCRC. Pero nos gustaría que superárais tan gran contradiccion, mediante un prolongado dialogo con nosotros. La libertad politica, por ser colectiva, no reconoce comunidades libres separadas de la sociedad civil española. La idea de comunidad nacional es fascista. Dialogaremos mejor si estudiais “Nacionalismo y Estado”, del decano de historia de la Universidad de Manchester, John Breuilly, traducido por ediciones Pomares Corredor, de Barcelona. Con respeto, pido disculpas por el error que me habíais provocado.

  104. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido y admirable Freire, tus informaciones son indispensables al MCRC. Las agradecemos y mucho más si las dieras en dosis mas breves. Tu visión de las Autonomias, la he sostenido en mis publicaciones, desde el origen de las mimsas. Pero tu drástica solucion ya no me parece practicable. Los vicios privados (corrupcion de las Autonomías) hemos de convertirlos en beneficios publicos, como en “La Colmena Rezongona” de Mandeville. Las competencias y financiancion de los servicios autonómicos, que doblen los del Estado o no sean regionales, deben ser transferidos a los Ayuntamientos, con una reduccion de los impuestos y gabelas municipales. Pero este asunto aún no esta maduro para el debate. Hasta pronto, me gustaria conocerte.

  105. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Estimado Pepe Fernández: La Democracia es el método más civilizado y respetuoso con la condición humana para elegir el poder político. Pero existen esferas de la vida humana en donde si introdujéramos el método de tomar decisiones que es propio de la Democracia podríamos debilitar mortalmente las instituciones que encarnan tales esferas. Esto se debe a que no todos los hombres somos iguales en aquello que entraña una especialidad compleja de la ciencia o de la sabiduría técnica en general. Un parque de bomberos, un hospital, las academias, la Universidad, una familia compuesta por los papás y niños aún pequeños, el Ejército, un barco, una clase de matemáticas, la Iglesia, una laboratorio, un banco, etc. son realidades en las que inroducimos el método de un hombre, un voto las destruimos. Y es propio de los demócrastas hipócritas; es decir, de los demócratas falsos, introducir la democracia en campos que no le son propios, y mantener incustionado el poder político, y a salvo de la opinión general, un poder político que es el reflejo faccioso de un partido, o de un consenso entre oligarcas. Un saludo

  106. Un seguidor del blog says:

    Quisiera añadir a propósito de J. Freire, nº 107, y la respuesta de Antonio-García-Trevijano, que lo que porpugnaba Maura con su revolución desde arriba era, justamente, la plena autonomía municipal. Pero eso no convenía al caciquismo ni conviene ahora a las mafias de las Comunidades y a la amplia red de intereses creados en torno a ellas, y asustó a muchos ajenos al caiquismo. Por eso fue derribado. El self-government municipal es completamente republicano. Por eso fue liquidado por las Monarquías Absolutas, muy distintas de las medievales que eran, más o menos republicanas como en Inglaterra. Esta es una República aristocrática. Norteamérica como no disponía o no quería rey eligió ser una República democrática. El proyecto del partido socialista (no de Zapatero, que no pinta nada) apunta a una República monárquica pero asentada en las “Comunidades” como pequeños Estados; una especie de Confderación en la que se justificaría la Monarquía como jefe de relaciones públicas entrer estos Estados soberanistas, como se dice ahora. Algo así como era el Imperio alemán en la época moderna, una Kleinstaaterei. Divide y vencerás.

  107. Antonio Gracia Trevijano says:

    A mi seguidor de blog lo tengo calado. Te delatas como historiador. No de acontecimientos, ni de filosofia de su dirección o sentido historico, sino de las causas ideologicas de los mismos. La solidez de la republica está en los ayuntamientos, como la de su espiritu en los maestros. Suscribo como siempre tu sano y competetnte comentario.

  108. Un seguidor del blog says:

    Acabo de leer en una Revista de Internet, que el Parlamento Europeo ha condenado el régimen franquista a petición del partido socialista. Como estamos en la Unión Europea, esto legitima (aparentemente, porque la Unión Europea no está como para legitimar a nadie y además la historia es la historia y no lo que le dé la gana a unos idiotas y paniaguados) la II República. Es decir, deshaucia, más que deslegitima, a la Monarquía juancarlista. ¿O no?

  109. Antonio Garcia Trevijano says:

    La ironía, querido amigo, es doble. Ese mismo Parlamento suscribía con el regimen dictorial tratados con el Mercado Comun, y la posterior Comunidad, que daban el respaldo politico de los Seis. El PSOE actual trae su legalidad del regimen franquista que, primero lo protegió con Isidor, y luego lo privilegió dandole carta de legalidad antes que a los demas partidos. La condena del franquismo por el POSE tene el mismo sentido que la condena del 23 F por el Rey. Pero su oportunismo republicano le tiende una trampa monarquica. No la explico para no dar pistas a Rubalcaba.

  110. Un seguidor del blog says:

    Creo entender la trampa. Si se va uno se va el otro. Nos libramos de los dos de una tacada.

  111. Juan A. Rodríguez Molina says:

    Perdonen que interfiera —desando no interrumpirla— en el asunto central de esta discusión, pero debo decir que me ha decepcionado un poco la respuesta recibida a mi, acaso un poco tonta, como dije, pregunta (54-55).

    Debo confesar que suponía parte de la respuesta, y voy a exponerla para ver si he entendido bien: la única pretensión del MCRC es «la transformación de las instituciones de poder estatal». Dejemos, por ahora, el “después”, aunque adivino que éste ya se verá (es imposible predecir el futuro), pero será el que la “sociedad civil” (término, para mí, muy poco claro) determinará en una democracia “perfecta” (todo lo perfecta que humanamente se pueda) En cuanto al “cómo”, espero del conocimiento teórico y, sobre todo, práctico del Sr. García-Trevijano que lo tendrá bien planeado, ahora bien, es lo que no me deja terminar de aceptar el punto 1 de su respuesta (58).

    Y es que, yo, no planteaba «dos cuestiones diferentes». Quizá me extienda un poco, pero comprendan que para alguien que se considera anarquista serio, si no inteligente, y al que bastante de lo visto en el blog le ha tentado —o sea que, habida cuenta de la situación actual del anarquismo y la de España (no es la primera vez que lo digo, pero como no ha sido aquí, lo haré: dudo mucho que fuera anarquista si no fuera español), ha pasado por mi cabeza apoyar el proyecto del MCRC—, toda la respuesta resulta poco convincente. No es lo mismo convencer a un descontento temporal o circunstancial, digamos, que a uno eterno o sustancial, por seguir el símil; no es lo mismo convencer a un demócrata racional que a otro de corazón. Pero es que, respetado D. Antonio, el corazón y la cabeza siempre forman parte del mismo cuerpo, de la misma persona. Por eso no he distinguido un “anarquismo de corazón” y otro “anarquismo racional”, he dicho, y mantengo, que al anarquismo le sobra corazón y le falta cabeza. Hay varios —o muchos— anarquismos, pero el corazón al que Ud. se refiere, ese germen «de independencia personal y de solidaridad social», esa «moralidad, casi instintiva», le/la comparten todos salvo Stirner y los individualistas, pues no es serio, políticamente, el individualismo ni, mucho menos, el egoísmo; el anarquismo moderno, con aspiraciones serias, arranca en Proudhon, o sea con el socialismo científico, no el utópico. Ni el marxista. Y lo compartirán otros que no se considerarán anarquistas ni “de corazón”; ellos sabrán por qué.

    Sin embargo, no es mi intención —ni lo era al hacer aquellas preguntas— pretender que se discuta aquí sobre anarquismo; lamento mostrarme tan pretencioso, pero creo que ni siquiera muchos anarquistas le “han cogido la onda”, por así decirlo. (Seguramente, gran culpa la tiene la palabrita: an-arquismo). Así pues, no nos metamos en berenjenales de tal calibre. Baste asegurar que ningún anarquismo serio puede sentir «aversión al Estado», así, a lo bruto o en abstracto, pues, en el hipotético caso de que alguna vez triunfara, debería instaurar alguna forma de Estado si quiere perdurar. No creo que esto se le escape a ninguno por muy “de corazón” que sea. Claro que, también puede pasar, quien no le ha cogido la onda he sido yo.

    Por cierto, bien mirado, acaso tampoco le haya cogido la onda al MCRC, pues a lo mejor no hay mucha diferencia entre un anarqusimo serio y él. Por no extenderme y/o desbarrar más, me limitaré a preguntar: Si «La transformación de las instituciones de poder estatal no requiere transformaciones sociales previas», ¿qué requiere? ¿Es que las instituciones, el poder y el Estado no son sociales? Una cosa es reunir a los que piensen de forma parecida sobre esas cosas y otra conseguir la transformación de esas cosas. En fin, no veo el “cómo”. Si está escrito en algún sitio, es suficiente que se me remita a él. Gracias.

    Salud

  112. Un seguidor del blog says:

    En relación con nº 116 (Juan A. Rodríguez Molina). Dice que el anarquismo serio al final necesita un Estado. En realidad lo que necesita es un Gobierno, que no es lo mismo que el Estado. No puede existir un Estado sin gobierno, pero la inmensa mayoría de las formas políticas han sido, y probablemente son y serán, Gobiernos a secas, sin Estado. Es decir, el Gobierno no necesita el Estado, pero todo Estado necesita un gobierno.
    Existe una confusión muy grave, de la que apenas se ha hecho cargo la ciencia política, que identifica el Gobierno con el Estado. Simplificando mucho: el Estado es un invento de las Monarquías para hacese absolutas. Con el Estado se separan, se superponen y distinguen de la Sociedad (dejan de ser republicanas) y luego el Estado tiende a absorber la sociedad guiado por su propia razón, la razón de Estado, etc. Lo que el anarquismo “serio” combate es en realidad el Estado, no el Gobierno (que, por supuesto, puede ser bueno, malo o regular): Es un poco largo, pero transcribo un famoso párrafo, precisamente de Proudhon, quien pensaba en realidad en el Estado pero confundiéndolo con el Gobierno. Lo de “gobernado” ha de entenderse, pues, como gobernado por el Estado: “Ser GOBERNADO es estar vigilado, espiado, dirigido, legislado, reglamentado, encerrado, adoctrinado, amonestado, controlado, estimado, apreciado, censurado, mandado por seres que no tienen títulos ni ciencia ni virtud… Ser GOBERNADO es verse anotado, registrado, empadronado, sometido a tarifa, sellado, medido, acotado, cotizado, patentado, licenciado, autorizado, aportillado, amonestado, estorbado, retirado, enderezado y enmendado, en cada operación, en cada transacción, en cada movimiento so pretexto de utilidad pública y, en nombre del interés general, verse sometido a contribución, a ejercicio, a rescate, explotado, monopolizado, concusionado, estrujado, burlado, robado, y luego, a la menor resistencia, a la primera queja, reprendido, insultado, vilipendiado, vejado, acosado, maltratado, aporreado, desarmado, agarrotado, encarcelado, fusilado, ametrallado, juzgado, condenado, deportado, sacrificado, vendido, traicionado, y, para colmo, burlado, mofado, ultrajado, deshonrado. ¡He aquí el gobierno, he aquí su justicia, he aquí su moral!”. Proudhon se queja, y acusa: “¡Y pensar que hay entre nosotros demócratas que pretenden que el gobierno tiene algo bueno, socialistas que sostienen tanta ignominia en nombre de la libertad, la igualdad y la fraternidad; proletarios que presentan su candidatura para la presidencia de la República! ¡Hipócritas!”

  113. Un seguidor del blog says:

    Preocupado por la brevedad omití decir en lo anterior que el Estado es una institución técnica, se podría decir extrasocial, mientras el Gobierno es una institución social más para una finalidad puramente política: proteger las libertades naturales; sus fines son pues los de la sociedad mientras el Estado genera sus propios fines, sobre todo fines de poder.

  114. Ricardo de Santiago Unanua says:

    La responsabilidad política del Grupo Prisa, albacea y cocina ideológica del PSOE y del Gobierno en el huracán político en el que el presidente Zapatero está metiendo a España, es casi tan grande como la del Partido Socialista, política y humanamente descapitalizado a favor de la acumulación de todo el poder en manos del jefe del Gobierno que, en muy poco tiempo, en apenas dos años, ha dejado tras de sí un reguero llamativo de cadáveres políticos: Bono, Maragall, Vázquez, Ibarra, Rosa Díez, Nicolás Redondo, Solana y González. Aunque estos dos últimos están aún activos y por “enterrar?. Sobre todo González, que mantiene una especial relación con el Grupo Prisa y que en un momento dado se podría rebelar.

    Prisa, en sus relaciones con los gobiernos del PSOE, y vistas sus experiencias pasadas, tiene un lema principal: conservar el poder a cualquier precio. Pero a la vez quieren que el Gobierno de Zapatero no lo pierda como lo perdió González, a pesar del amparo y de la vista gorda del Grupo Prisa ante los desmanes del felipismo —GAL, corrupción, etc.—, y sobre todo que no ponga patas arriba el Estado, como lo está poniendo Zapatero sin saber hacia dónde va, y si lo sabe, pues peor, a la vista de la derrota que está sufriendo la nave del Estado.

    De hecho, se ha dicho que, vía Rubalcaba —el tercer hombre del triángulo en el que se integran Polanco y González—, se pudo reconducir en algo o bastante, según se mire, el Estatuto catalán que salió del Parlamento catalán, o desde ese manicomio que regenta Maragall y que se llama Generalitat. El pacto del PSOE con CiU se coció en el triángulo de Prisa, donde no ganan para sustos, a la vista de lo que ahora ocurre con la negociación con ETA y con la bronca nacional organizada, sin que Zapatero escuche a nadie salvo a sí mismo, confiado en su baraka, su intuición y su capacidad para liquidar adversarios de todo pelaje, internos o externos. Desde el buque insignia, El País, se le hacen a Zapatero señales con banderas para advertirle de los peligros que acechan su alocada navegación. Le pidieron que no se rompiera el consenso con el PP en lo del Estatuto catalán, pero Zapatero se mofó y se fue hacia delante con CiU, tras la mediación del triángulo de Prisa (los recordamos: Polanco, González, Rubalcaba).

    Lo mismo le está pasando a El País con la negociación del Gobierno con ETA —bailando con lobos—, con continuas llamadas del diario para que no se rompa el consenso con el PP que Zapatero escucha como quien oye llover, mientras los más notorios columnistas del diario —Gil Calvo, Ramoneda o Unzueta— se echan las manos a la cabeza, porque saben que lo que está ocurriendo ni es democrático, ni legal, ni de izquierda, ni sensato, aunque sus lamentos se hacen con la boca chica y mirando todos ellos de reojo al patrón, por si acaso se pasan en la dosis crítica. Los otros columnistas, los Pradera y sus escoltas, están dedicados, pase lo que pase, a insultar al PP sin la menor capacidad de análisis y convencidos de que así se ganan el sueldo.

    Por si algo faltara, la dirección, la nueva como la anterior, cada vez que aparece una noticia molesta para el Gobierno o para el PSOE la sacan de los titulares de la portada y, como mucho, la meten en el rataplán, el cajón de sastre del ocultismo calculado, como en los tiempos de la corrupción y de los GAL. Acompañados en la acción ofensiva por la SER y la Cuatro, con Gabilondo en el papel de capitán del somatén.

    Pero si González truena ante los micrófonos con la mirada furiosa y la indignación a flor de piel, y si llegan a Moncloa comentarios de Polanco diciendo que “esto no es esto?, entonces Zapatero estira el talante y manda a El País mensajes con azúcar por la boca y la pluma de su portavoz en dicho periódico, Azpiolea, que no es el corresponsal de El País en Moncloa, sino al revés.

    Sin embargo, en el Grupo Prisa están asustados con la deriva del Gobierno, por más que lo disimulen mientras reciben bajo cuerda los regalos habituales del poder. Aunque da la impresión de que todavía no se han encendido las alarmas, porque siempre les quedarán las elecciones anticipadas como cortafuegos si la cosa se pone muy mal.

    Ahora bien, mientras Zapatero baila con lobos, el Grupo Prisa juega con fuego y asume la responsabilidad de amparar el rumbo que el capitán Zapatero le ha dado a la nave del Estado con la proa puesta en el ojo del huracán, donde se esconde el triángulo de las Bermudas, que en algo recuerda al triángulo de Prisa, donde aparecen y desaparecen los ideales, los compromisos democráticos y constitucionales, la izquierda y la libertad con suma facilidad.

    http://www.estrelladigital.es

  115. Ricardo de Santiago Unanua says:

    La responsabilidad política del Grupo Prisa, albacea y cocina ideológica del PSOE y del Gobierno en el huracán político en el que el presidente Zapatero está metiendo a España, es casi tan grande como la del Partido Socialista, política y humanamente descapitalizado a favor de la acumulación de todo el poder en manos del jefe del Gobierno que, en muy poco tiempo, en apenas dos años, ha dejado tras de sí un reguero llamativo de cadáveres políticos: Bono, Maragall, Vázquez, Ibarra, Rosa Díez, Nicolás Redondo, Solana y González. Aunque estos dos últimos están aún activos y por “enterrar?. Sobre todo González, que mantiene una especial relación con el Grupo Prisa y que en un momento dado se podría rebelar.

    Prisa, en sus relaciones con los gobiernos del PSOE, y vistas sus experiencias pasadas, tiene un lema principal: conservar el poder a cualquier precio. Pero a la vez quieren que el Gobierno de Zapatero no lo pierda como lo perdió González, a pesar del amparo y de la vista gorda del Grupo Prisa ante los desmanes del felipismo —GAL, corrupción, etc.—, y sobre todo que no ponga patas arriba el Estado, como lo está poniendo Zapatero sin saber hacia dónde va, y si lo sabe, pues peor, a la vista de la derrota que está sufriendo la nave del Estado.

    De hecho, se ha dicho que, vía Rubalcaba —el tercer hombre del triángulo en el que se integran Polanco y González—, se pudo reconducir en algo o bastante, según se mire, el Estatuto catalán que salió del Parlamento catalán, o desde ese manicomio que regenta Maragall y que se llama Generalitat. El pacto del PSOE con CiU se coció en el triángulo de Prisa, donde no ganan para sustos, a la vista de lo que ahora ocurre con la negociación con ETA y con la bronca nacional organizada, sin que Zapatero escuche a nadie salvo a sí mismo, confiado en su baraka, su intuición y su capacidad para liquidar adversarios de todo pelaje, internos o externos. Desde el buque insignia, El País, se le hacen a Zapatero señales con banderas para advertirle de los peligros que acechan su alocada navegación. Le pidieron que no se rompiera el consenso con el PP en lo del Estatuto catalán, pero Zapatero se mofó y se fue hacia delante con CiU, tras la mediación del triángulo de Prisa (los recordamos: Polanco, González, Rubalcaba).

    Lo mismo le está pasando a El País con la negociación del Gobierno con ETA —bailando con lobos—, con continuas llamadas del diario para que no se rompa el consenso con el PP que Zapatero escucha como quien oye llover, mientras los más notorios columnistas del diario —Gil Calvo, Ramoneda o Unzueta— se echan las manos a la cabeza, porque saben que lo que está ocurriendo ni es democrático, ni legal, ni de izquierda, ni sensato, aunque sus lamentos se hacen con la boca chica y mirando todos ellos de reojo al patrón, por si acaso se pasan en la dosis crítica. Los otros columnistas, los Pradera y sus escoltas, están dedicados, pase lo que pase, a insultar al PP sin la menor capacidad de análisis y convencidos de que así se ganan el sueldo.

    Por si algo faltara, la dirección, la nueva como la anterior, cada vez que aparece una noticia molesta para el Gobierno o para el PSOE la sacan de los titulares de la portada y, como mucho, la meten en el rataplán, el cajón de sastre del ocultismo calculado, como en los tiempos de la corrupción y de los GAL. Acompañados en la acción ofensiva por la SER y la Cuatro, con Gabilondo en el papel de capitán del somatén.

    Pero si González truena ante los micrófonos con la mirada furiosa y la indignación a flor de piel, y si llegan a Moncloa comentarios de Polanco diciendo que “esto no es esto?, entonces Zapatero estira el talante y manda a El País mensajes con azúcar por la boca y la pluma de su portavoz en dicho periódico, Azpiolea, que no es el corresponsal de El País en Moncloa, sino al revés.

    Sin embargo, en el Grupo Prisa están asustados con la deriva del Gobierno, por más que lo disimulen mientras reciben bajo cuerda los regalos habituales del poder. Aunque da la impresión de que todavía no se han encendido las alarmas, porque siempre les quedarán las elecciones anticipadas como cortafuegos si la cosa se pone muy mal.

    Ahora bien, mientras Zapatero baila con lobos, el Grupo Prisa juega con fuego y asume la responsabilidad de amparar el rumbo que el capitán Zapatero le ha dado a la nave del Estado con la proa puesta en el ojo del huracán, donde se esconde el triángulo de las Bermudas, que en algo recuerda al triángulo de Prisa, donde aparecen y desaparecen los ideales, los compromisos democráticos y constitucionales, la izquierda y la libertad con suma facilidad.

    http://www.estrelladigital.es

  116. Ricardo de Santiago Unanua says:

    Sobre los autores del 11-M, que en sí no se sabe quien fué; si alqueda o quién, pero es curioso la verdad, cómo el PSOE ya no quiere investigar nada de nada

  117. Juan A. Rodríguez Molina says:

    Ya dije que no era mi intención discutir sobre anarquismo, pero no voy a negar que me gusta y, dado que “Un seguidor del blog” se ha tomado la molestia de realizar alguna puntualización, aunque sólo sea por cortesía, voy a responder.

    En primer lugar, dije que el anarquismo serio “arranca” en Proudhon; no que todo lo que éste dijera me parezca aceptable y, por supuesto, que no se vaya a poder criticar su concepción (puede que hasta en el sentido de progenitor, en este caso) del anarquismo, de hecho se mejoró y puede hacerse aún más. La cita ofrecida, por ejemplo, sin ser mentira, tampoco es verdad, del todo; además esas situaciones son atribuibles a efecto del Estado tanto como del Gobierno. Y es a esta distinción a la que me gustaría comentar algo.

    Claro que no son lo mismo, pero son inseparables. Claro, también, que si nos fijamos en la ciencia política, poco avanzaremos, pues suele olvidarse que ésta tiene más de política que de ciencia. Yo diría (teniendo en cuenta, no obstante, a la historia y a la ciencia —que bastante tienen ya de política) que el Estado es la institucionalización del Gobierno, mejor dicho: del gobernar. El acto de Gobernar produce una serie de construcciones, ideales y materiales, necesarias para que ese gobierno gobierne y dependientes de las circunstancias sociales y naturales en las que haya de hacerlo.

    He de aceptar, pues, la puntualización del “seguidor del blog” ya que el Estado, originariamente, sigue al gobernar y no a la inversa. Ahora bien, no vayamos a olvidar que, en seguida, es el Estado quien sostiene (la estructura que soporta) a los gobiernos y que, por tanto, es lógico —y muy habitual— confundirlos. Lo que no puede confundirse es el gobernar con los Gobiernos concretos y temporales; algunos de los cuales no parecen tener más objetivo que cargarse al Estado como quien destruyera el suelo sobre el que pisa. Tengamos en cuenta que Estado también suele confundirse con Nación. Y que, generalmente, el Estado vence al Gobierno que pretende modificarle “demasiado”.

    En suma, no sé si Proudhon se refería al Estado o al Gobierno, pero yo me refería al Estado más que al Gobierno. E, insisto, no era este el motivo de mi mensaje.

    Salud

  118. miquel alcocel maset says:

    Yo soy Abogado, usted sabe mucho de derecho, se lo reconozco, y por eso estoy seguro que cuando interpreta el artículo 8 de la Constitución, lo hace siguiendo la linea de sus anteriores aseveraciones.

    La constitución podrá imponer al ejercito una misión en el artículo 8, pero es elemental, que el ejercito, como una admnistración mas del estado, debe actuar “siempre y en todo caso” según las instrucciones del Gobierno, que es el competente según la propia constitución sobre la materia de politica de defensa y de interior.

    Por la misma regla de 3, los sindicatos (artículo 7 de la Constitución), podr´na desarrollar sus actividades de forma legítima, buscando los objetivos que se establecen en el referido artículo 7 de la C.E., (promoción de los intereses económicos que le son propios) sin mas sujección a las leyes que dicho artículo 7.

  119. Felipe Casado says:

    Me he leído más de 100 de los 124 comentarios, además de los artículos del Sr.García Trevijano, y me pregunto humildemente, ¿cual es el modelo de país de los contertulios?, ¿es que España, o mejor, su sistema de partidos es muy diferente al de Francia, Reino Unido, Alemania o Italia?, esta imperfecta democracia, ¿no ha traido la época de más prosperidad y paz que este país ha conocido en los últimos 300 años?, o ¿vivimos en Yugoeslavia, Líbano, Irak…?

  120. juancarlos says:

    creo firmemente q el ejercito entre muchas de sus funciones esta la de proteger la unidad de españa,lo unico q hace falta en este pais es un rey con un par de cojones para decir esto es asi y punto y pararle las patas al zp aqui se va a formar una de las buenas y todo porque este rey al q yo le tenia mucho aprecio no hace nada y me a defraudado

Los comentarios están cerrados.