LA SOCIEDAD APARENTE

A los científicos David Serquera y José Fernández

Cuando no hay sociedad política, intermedia e intermediaria entre la sociedad civil y el Estado, es decir, entre el país real y el oficial, como ocurre en el Estado de Partidos, ocupa su lugar la sociedad aparente. Una apariencia social presentativa de la sociedad civil, sin ser representante ni representativa de la misma. Por eso tiene su propio código de conducta, sus valores cognitivos, morales o estéticos y sus modos de represión de los infractores. Nadie se ocupa de ella, pues se confunde con la opinión pública, que solo es el modo de crearla y mantenerla. Dos grandes principios dan coherencia mental y ética a la sociedad de las apariencias.

En virtud del primero, se sustituye la verdad por una serie de ficciones de aceptación general. La sociedad aparente crea la ideología de que no es necesario vivir en la verdad, pues la dificultad de conocerla y realizarla puede ser obviada mediante ficciones convencionales que, por su utilidad social, funcionan como si fueran verdades. Este ficcionalismo lo fundamentó la “Filosofía del como si“ de Vaihinger (1911).

Vivimos la Monarquía como si fuera la República, la partitocracia como si fuera la democracia, el Parlamento como si fuera creador de leyes, el poder judicial como si fuera independiente, la prensa como si fuera libertad de expresión, la universidad como si fuera libertad de cátedra, la competencia económica como si existiera mercado libre, la sindicación como si fuera libre asociación de trabajadores. La Transición impuso el imperio del como si, tanto en la vida pública como en la privada.

El segundo principio, verdadera imperativo categórico, salvaguarda la vigencia y duración de la sociedad aparente, mediante la norma de salvar o guardar a toda costa las apariencias. Tan a rajatabla se aplica este dogma que, cuando la sociedad aparente carece de medios coercitivos contra las irregularidades que no guardan las apariencias, además del escándalo en los medios que controla, pide al Estado que aplique el Código Penal.

En esta Monarquía de Partidos, los personajes de la plutocracia no van a la cárcel por cometer las mismas operaciones ilícitas que sus colegas “comme il faut“, sino por haber sido erráticos en el círculo profesional que obliga a guardar las apariencias. Esto explica lo que las propias víctimas no entienden. La expropiación de Rumasa o la prisión de Mario Conde fueron promovidas por la propia plutocracia, intolerante de que unos “parvenus“ hicieran lo mismo que ella, pero sin guardar ni salvar las apariencias. La ostentación, no la prevaricación, pone grilletes a los ediles de Marbella.

La norma de guardar las apariencias tuvo un origen científico, en Simplicio, como explicación plausible de la causa del movimiento de los astros errantes, que la física podía dar para salvar las apariencias de las hipótesis geocéntrica o heliocéntrica, sin necesidad de saber cual de ellas era la verdadera.

Anuncios

111 thoughts on “LA SOCIEDAD APARENTE

  1. Jorge Suárez says:

    Sr. Trevijano:
    Ha dado Ud. en el clavo, como siempre, porque en esta partitocracia todo parece ir bien mientras algun intruso no lo estropea con su ostentación, entonces hay que darles un escarmiento y se les ponen los grilletes para que el sistema siga pareciendo decente de cara a la gran masa.
    Tiene difícil solución porque está todo corrompido de arriba a abajo.
    Un abrazo,Jorge Suárez.

  2. Antonio Garcia Trevijano says:

    Amigo Suarez, veo que no eres el Jorge Suárez, amigo íntimo de colegio, extraordinariamente dotado para las matematicas, que se hizo ingeniero y trabajó en Argentina. La coincidencia de nombre despierta mi simpatíia instintiva.

    De todos los analisis que llevo publicados aquí, creo que este es el mas original, por lo novedoso, y el más util para el MCRC. Pues descubre los puntos débiles del sistema, y hace más fácil imaginar nuevas tácticas para desmoronar las bases mentales de la servidumbre voluntaria. Gracias por tu apoyo.

  3. pepefdez says:

    Querido Maestro

    Artículo originalisimo y que pone al descubierto la maquinaria de la monarquía de partidos.

    El último párrafo me ha gustado muchísimo. Efectivamente Galileo en Simplicio retrata no al cínico que no cree en lo que dice (Monarquía de partidos) sino al ingenuo delirante que se traga el embuste del sistema aristotélico-ptolomeo(el pueblo). Cuando el copernicano le muestra su error por boca de Salviati (Galileo) sólo Sagredo se da cuenta de que la verdadera ciencia prescinde de lo aparente y de la autoridad humana. Sagredo se convierte así en el ejemplo de inteligencia y honestidad intelectual que descubre la verdad no en la doctrina, sino en la crítica y las pruebas de Salviati. Sin duda Maestro encuentro evidentes analogías entre Salviati y tú, como entre Sagredo y el MCRC.

    Tu análisis y ejemplos del 3 párrafo tienen una aplicación ciertamente interesante, me parece muy original no que iguales apariencia a falsedad(Platón)sino que vayas más allá e iguales el negativo de la apariencia a la verdad, algo así hace Galileo implicitamente. La conclusión es inmediata, el negativo, inverso o simétrico de la apariencia de la Monarquía de partidos es la verdad y esta se ejemplifica en los escándalos y corrupciones (el ejemplo de Marbella etc) que por esa razón tienen que ser silenciados-castigados aplicando lo pertinente, no por ser escándalos sino por descubrir la verdad.

    Un saludo republicano.

  4. Arturo says:

    Me atrevo a proponeros una reflexión sobre algunos ejemplos corrientes de esa Sociedad Aparente que considera innecesario vivir en la verdad.

    Se me ocurre que uno de ellos puede ser la política del Agua. A través de grandes campañas publicitarias, se atemoriza al ciudadano por el consumo doméstico de sus enjuagues bucales mientras consienten a nuestros ayuntamientos la creación de parcelas de “green escocés?. El caso de nuestro litoral meridional, -donde con un clima pseudoafricano pretenden sostener un sector de la construcción y turístico derrochadores de agua-, escandaliza por la falta de control. Y como el ciudadano percibe el engaño, podemos enorgullecernos de ofrecer uno de los mayores “ratio? de consumo por habitante de Europa.

    En cuanto a la Energía, recurso también deficitario por nuestra dependencia del petróleo, el despilfarro eléctrico en la iluminación de muchas ciudades y en la celebración de sus eventos festivos ocasionan la perniciosa contaminación lumínica.

    Y tantos otros

  5. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido y admirado Pepe

    Escribí el ultimo párrafo, pensando en ti y en David. Por eso me creí obligado a dedicaros mi reflexion, sobre un tema que ningun pensador ha tenido la extravagancia de intentar. Mi referencia a Simplicio la has comprendido casi mejor que yo, pues considero excepcional la analogía tan adecuada que estableces entre el sistema ptolomeico y la monarquía de partidos. Solo te faltaba decir que no es la tierra (partidos) la que gira alrededor del sol (rey), sino a la inversa.

    No merezco ser comparado con Galileo, aunque sea cierto que nadie antes ha intentado crear, con un método para-científico, una teoria pura de la democracia, y un movimiento ciudadano que realice la prueba experimental de que es verdadera.

    Algunos comentaristas todavía no han llegado a ver el secreto de que, segun ellos, siempre doy en el clavo. Otro día explicaré que no se trata de una mayor intuicion, ni de una mayor inteligencia, sino de un mejor método del que utilizaron en el pasado los pensadores sobre el poder y los analistas de la política. Método que no he copiado del que es propio de la ciencia física (sería absurdo), sino que lo he extraido de mi propia experiencia en la lucha social y politica por la libertad y la democracia, y de un profundo conocimiento de las causas históricas de que la libertad politica fracasara en Europa.

    Si la historia no se vive y padece como experiencia propia, sintiéndola como algo íntimo que te remueve y concierne, si solo se aprende como erudicion sobre fenómenos sin causa, no solo es inutil, sino que puede ser contraproducente, pues de ese modo, en ella se encuentran ejemplos para todo, de una cosa y de su contraria. En fin, amigo, me ha hecho feliz tu fantástico comentario. Sí, mas que nunca, recibe mi saludo de fraternidad republicana y mi fuerte abrazo democrático.

  6. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Arturo, no sabes como valoro tu sugerencia.

    Esa es la tarea que debemos cumplir en esta primera fase del MCRC. Imaginacion para deducir de mis analisis temas practicos que puedan proponerse como lemas de propaganda veridica y programas de accion inteligente.

    Del mismo modo que ya se está formando un equipo informatico, y se va perfilando la idea de lo puede hacer un movimiento politico por la investigacion y la enseñanza, tambien es urgente que algunos de vosotros se coordinen para preparar y seleccionar los temas que deban ser promovidos por el MCRC.

    Tu iniciativa, tus sugerencias, deben de tener continuidad y compañía. Alguien debera formar el Libro Blanco del MCRC. Y cada tema practico ir precedido del informe incontestable de un técnico especialista en cada materia. Este MCRC no debe parecerse a nada conocido, porque es distinto de todo lo que hasta ahora se ha intentado. Abrazos.

  7. JdJ says:

    La referencia a Simplicio y el heliocentrismo es muy acertada. Ello porque es en la astronomía heliocéntrica donde se acuñó el concepto de excentricidad, pues hasta los astrónomos ptolemaicos se daban cuenta de que los astros tenían trayectorias que no casaban con su modelo. El hecho de que a eso le llamasen excentricidad y el significado coloquial que ha terminado por tener la palabra lo dice todo: parece ser el astro, el astro excéntrico, el que resulta ser culpable de moverse cómo o por donde no debe.

    No obstante lo dicho, personalmente tengo ciertas dudas en el sentido de que el remedio sea mejor que la enfermedad. La sociedad de las apariencias, como la bautiza acertadamente el dueño de estas notas, existe porque existe lo que él llama una partitocracia y yo prefiero llamar, aunque tengo la sensación de estar diciendo lo mismo, extremada valoración de la representación otorgada por los votos. Vivimos horas en las que nada existe si no tiene representación parlamentaria o está avalado por ella. Como mero ejemplo, hay por ahí circulando un proyecto de regulación legal de la profesión periodística, redactado por una formación política presuntamente progresiva, en el que se dice que el necesario perfil moral del periodismo será guardado por una especie de comité ético… nombrado por el Parlamento. Genial. Hay que controlar que los jueces se comporten y, para conseguirlo, nombramos un comité formado por delincuentes confesos.

    De esta situación surge la necesidad del, por así llamarlo, sistema, de convencernos de que aquello que le plugue a él, es lo correcto. Parece lo correcto.

    No obstante, y aquí mis inquietudes, nos encontramos en un punto común en la Historia, que es saber no sólo que lo que hay es imperfecto, sino cómo alcanzar la perfección. Porque a mí me podrá repugnar esa sobrevaloración de los votos, ésa que hace que una decisión que siempre han tomado los hablantes (si una ciudad se llame Lleida o Lérida) la tome o pretenda tomar un Parlamento; pero tanto o más me repugna ese otro proceso por el cual quien carece por completo de representación, se la abroga.

    ¿Qué es eso de «los representantes de la sociedad civil»? Lo leemos mucho. Representantes de la sociedad civil son las organizaciones de consumidores, y las oenegés, y los sindicatos. Yo me cuestiono: ¿quién y en qué intensidad les otorgó representación a unos y a otros? Algunos peinamos canas suficientes (bueno, ojalá las peinásemos) como para recordar unos tiempos en los que en España una institución a la que nadie votó, la Iglesia Católica Apostólica y Romana, se abrogaba el sentir de los españoles y de él se hacía portavoz. También quería eso la Falange: José Antonio soñaba con un Estado que fuese un enorme sindicato cuyos miembros pensasen a golpe de consigna. Y, por qué no decirlo, uno de los males, de los grandes males de la República, fue su incapacidad de convencer a nadie de que su centro, el nuevo Estado, era, en verdad, el centro de todo. Ahí están las cifras. Nadie gobernó la República tanto como el Partido Radical y, sin embargo, dentro de la propia República había fuerzas que consideraban que el mero hecho de que este partido gobernase les daba derecho (un derecho, debemos entender, en tanto que «auténticos representantes» del sentir civil, superior a los votos) a subvertir la situación. Así, Largo Caballero, quien anunció, en diciembre de 1933, que el simple hecho de que Lerroux ocupase la cartera de Guerra desencadenaría un golpe de Estado revolucionario; o la CNT, más madrugadora y etérea aún (nunca sabremos, en realidad, cuántos apoyos tenía, pues nunca se sostuvo propiamente a su escrutinio), la cual, por el mero hecho del resultado de las elecciones del 33, ya se lanzó en la misma dirección.

    Una cosa nos enseñó Hitler: cuando se pierde la fe en los partidos políticos, quien recoje los despojos es siempre un Mesías. La caída de los dioses es siempre forjada por una inmensa masa de ciudadanos bienpensantes, solidarios, civilizados y amables; resulta inexacto y equívoco sostener que la mayoría de los alemanes eran fascistas en el 33. Pero el problema es que esa labor adecuada, esa ira legítima, siempre o casi siempre acaba en el crisol que no debe. Ésta es la razón, a mi modo de ver, de que, a partir de los años cuarenta del siglo pasado, la opción haya sido la ilusión. Ilusión de que las monedas valen algo, aunque sólo valen por sí mismas (abandono del patrón-oro); ilusión de que los sistemas parlamentarios imperfectos (listas cerradas, proporcionalidad matizada) son suficientemente perfectos; ilusión de que la sociedad lee, canta y ve lo que realmente quiere leer, ver y cantar.

    La lucha contra la sociedad aparente, pues, me parece lógica y acertada. Pero debe cerrar, en paralelo, el problema, para mí grave, de cómo se expresa la representatividad de lo que no lo es, de cómo se articula el sentir de quien no siente o no expresa lo que siente. De cómo se respeta a la mayoría silenciosa, se le da voz, sin con ello traicionarla.

    Lamento la largueza.

  8. Antonio Garcia Trevijano says:

    Amigo JdJ

    Te recuerdo como el del carton ondulado. No debes lamentarte de lo que tan facilmente podías decir en diez lineas. Yo si lamento que aun no has entendido ni mis analisis ni los propósios de este MCRC.

    1. La sociedad de las apariencias no existe porque haya partitocracia. No la hay en UK y tambien allí hay sociedad aparente.

    2. Se llama partitocracia porque es el gobierno exclusivo de los partidos, sin mas representacion parlamentaria que la de los jefes de los diputados de listas (cerradas o abiertas es lo mismo).

    3. No hay extremada valoración de la representacion
    otorgada por los votos (confundes con la extremada valoracion de los votos nacionalistas), porque lo votos no otorgan representacion, sino cuota de poder a cada partido.

    4. Confundes la valoracion de los votos, con que se vote sobre hechos de existencia no dependientes de la decision de nadie, ni siquiera de los hablantes (España, lengua, etc).

    5. Confundes representacion y representatividad de la sociedad civil. La representacion solo la pueden tener los diputados elegidos, con mandato imperativo de los electores, por el sistema de mayoría en distritos electores pequeños.

    6. La Iglesia expresa el sentir de los católicos, no el de los españoles. No necesita ser votada.

    7. No sé a qué vienen los ejemplos de la República.

    8. El MCRC no va contra los partidos politicos, sino contra los partidos estatales.

    9. La sociedad ilusa no explica la realidad, como la la sociedad aparente, pues se basa en ilusiones.

    10.Nada puede articular el sentir de quien no siente o no expresa lo que siente.

  9. lohablo says:

    Lo que es pertinente es el análisis de bísturi con el que se puede separar la carne y tendones aún vivos, de la carne gangrenada en este cuerpo vivo, aunque poco reconocible, de la democracia partitocrática ; habria que dejar en este escenario de apariencias, los partidos como amalgamas de gente unidas por variados, y comunes intereses; pero cambiar el modelo desquiciante o naturaleza del mismo partido. Lo que dice D. Antonio, la partitocracia garantiza el poder de los jefes de partido, sobre el poder real de los ciudadanos.El votante, a veces parece un automáta, sin entusiasmo y cariacontecido, va con su votor más como una realidad imitada que como un acto de reflexión, ilusión y libertad.La élite del partido repartiendo cartas marcadas.

  10. JdJ says:

    Estimado señor Trevijano:

    Vayamos por partes.

    En primer lugar, me parece interesante eso de que en Reino Unido no existe gobierno por los partidos, entiendo que porque el sistema electivo y las formas de funcionamiento parlamentario son otras. Esto lo entiendo, visto el punto 2 de su mensaje en el que define lo que entiende por partitocracia. No es ésa que usted maneja mi definición pero,puesto que estamos en su salón, no hay sino darla por buena.

    En lo que no me ha entendido es en la extrema valoración de los votos. Yo no he hablado de los nacionalismos ni lo pretendo. A lo que me refiero es al hecho de que se crea que todo lo que está bien hecho y bien controlado deba de pasar, no tanto por los votos, sino por la turmix de quien ha sido votado, esto es el Parlamento. La Coruña se llama como la gente quiera que se llame, no como un Parlamento decida que se llama, porque un Parlamento, por muy votado que esté, no es quién para decidir eso. A eso es a lo que yo me refería, y me sigo refiriendo.

    El punto 4 confieso que no lo he entendido. Los hechos de la lengua por supuesto que son dependientes de la decisión de alguien; ese alguien se llama uso, y es el uso el que hace que traduzcamos el nombre de la ciudad de Londres, pero no el de Salt Lake. Y si viniera ahora un Parlamento a decir que los españoles tenemos que decir y escribir Lago Salado en lugar de Salt Lake, ni siquiera todos los votos del mundo librarían a dichos diputados de mi valoración, al menos la mía, de que estarían votando una gilipollez y extremando la interpretación de su condición de portavoces del sentir popular.

    Sigo. Puede que confunda representación y representavidad; pero si lo hago es porque eso mismo lo hace la maquinaria y el día a día del poder público, el cual se aviene a negociar ciertas cosas con organizaciones representativas sin plantearse su, siguiendo su terminología, representación. Un ejemplo de miles: tanto el gobierno del color anterior como el actual se han avenido a negociar con las organizaciones sindicales la Ley de Autonomía Personal, vulgo ley de dependencia. Y yo me sigo preguntando quién es la UGT, quién la ha votado, cuándo, para que tenga más derecho que, digamos, usted o el MCRC que impulsa, para negociar tal cosa.

    Esto de negociar la acción del poder público con «entes y organizaciones representativas» (insisto: usando su acertada definición de representación y representatividad) siempre me ha dado mucho repelús.

    Estoy de acuerdo con su punto 6. Lo que yo decía en mi mensaje, y mantengo, es que hubo un tiempo en el que no era así. Hubo un tiempo en el que la iglesia católica representaba el sentir no sólo de los españoles católicos, sino de los españoles.

    Los ejemplos de la República tienen que ver con el hecho de que si no se deja claro el concepto de lo que usted llama representatividad, y cómo se fija, entonces cualquiera puede sentirse con derecho a ostentar dicha representatividad y a actuar en consecuencia, al margen de las leyes y de los resultados de los escrutinios. No obstante, si le escuecen los ejemplos de aquellos tiempos, puedo buscar otros en otras aguas, pues los hay a puñados.

    En el punto 9 quizá contesta a algo que considera una adminoción mía. No hay tal.

    Al punto 9 no tengo nada que decir aunque, de nuevo, no tengo demasiado claro haberlo entendido.

    Respecto al punto 10, por fin, también estoy de acuerdo. Tanto, que es mi tesis. A la mayoría silenciosa, no opinante, no hay forma de representarla. Luego nadie tiene derecho a abrogarse su, según su terminología, representatividad. Esto, sin embargo, pasa cada día unas cien veces, sólo en la provincia de ?vila.

  11. Dionele says:

    Sociedad aparente o miedo escénico. Pero los escarmientos funcionan en una sociedad amordazada, atemorizada y amenazada permanente y sutil o no tan sutilmente. Ejemplos los tenemos todos en la mente.
    Es la propuesta de aquel genio de la transición, uno de los que se cargo las pocas esperanzas que habia en aquellos tiempos: “El que se mueve no sale en la foto”. Fantástico.
    Nos encontramos con un estado de cosas que no hay quien lo mueva, pues no hay cauces de ninguna clase, ni tan siquiera de que se sepa, ¿como va a poder cambiarse entonces?
    Este último artículo de Trevijano, quiza el más brillante para mí, pone el dedo en la llaga de la situación. ¿Cual es sino la trayectoria del mismo Trevijano? Un politico formidable que como pocos ama a su pais. Este blog maravilloso es todo un ejemplo, pues en vez de abrir los telediarios somos solo unos pocos los que lo conocemos y divulgamos. ¿Cabe mayor merito que la fe en un imposible que trata de la verdad y la libertad por amor a tu patria?
    Una ultima cosa queria decirte/deciros. Me da miedo el libro blanco del que hablas, con informe de experto incluido. Una constitución se hace en una cuartilla, como sabes. Pienso que debemos ir a esa cuartilla. Despues debemos ir al modo de ganar la revolución.
    Te pongo un ejemplo. La democracia representativa, en circunscripción pequeña, claro, son las reglas del juego, el origen de toda legitimidad democratica. Pero la cuota femenina, con la que sabes que pienso exactamente igual que tu, me parece más susceptible de ser una acción de gobierno, que puede suscitar divisiones prematuras. Yo pienso que una sociedad democratica en libertad y removidos los estadios de los poderosos y las reglas opresoras, optara libremente por una sociedad sin cuotas. Quiza sea hasta una posible prueba del nueve. Pero que no nos señalen como abanderados de una politica concreta, pues lo nuestro son las reglas primogenitas, las que nos unen, y a las que todo hombre de bien se unira.

  12. David Serquera says:

    El articulo de hoy debe convertirse en uno de los pilares del MCRC. Si somos capaces con nuestra inteligencia de desnudar al monstruo y mostrarlo a la sociedad tal como es a traves de los lenguajes mas poderosos que la creatividad del hombre ha sabido inventar, los que no tienen referentes quedaran deslumbrados, y los que no quieren mirar tendran que elegir entre parecer tontos o sinverguenzas.
    No conocia el origen cientifico del guardar las apariencias pero me parece de una importancia y de un valor ejemplar supremo, por lo que quedo agradecido de corazon a Don Antonio. Creo que profundizare en el tema y hare un articulo en synergos que enlazare aqui.
    La regla de oro de guardar las apariencias tiene un peligro enorme porque el chantaje se convierte en la moneda de esta sociedad, y el chantaje amenaza cualquier libertad, empezando por la de prensa.
    Arturo debe ser del Levante espanol porque describe las manchas del sarampion urbanistico que azota a nuestra costa.
    La contaminacion luminica es uno de los mayores peligros a los que se enfrenta el hombre de hoy en dia porque a parte de destrozar el ecosistema nocturno, el hombre se ve privado de su conexion con el cosmos y sin esta conexion, si mirar al firmamento, el hombre pierde todo referente y se aniquila en su inmensa pequenez.
    En cuanto a los campos de golf, para tener un referente, dire que en UK, como tienen sequia ( UK es un vergel comparado con Espana), los expertos consideran que los campos de golf son una de las mayores cargas y se plantean su utilidad, este es un debate que se puede ver reflejado en la television sin dificultad.
    Un saludo y viva el MCRC!

  13. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    Tan es así que el mantenimiento de la apariencia se convierte en indiscutible Razón de Estado, siendo primordial el “taparse las vergüenzas” entre los engranajes del estado de partidos, siempre en aras a la indipensable “estabilidad”, ya sea de gobierno, del partido, del sindicato o del órgano judicial consensuado, verdadera y ultima Razón de Estado.

  14. vilamallén (CR3) says:

    Estimados D. Antonio y demás:
    Lo primero y obligado es felicitarle por el brillante análisis que nos ofrece y con el que concuerdo plenamente.
    Efectivamente vivimos en la sociedad del “como si”, el pueblo español ha devenido en un pueblo cínico, perfectamente adaptado a transigir con el trágala de que vive en una democracia, de que las leyes se respetan, etc.
    El nudo gordiano del sistema es el basto atado de intereses que sostiene el andamiaje político. Para desatarlo hará falta mucho corage cívico, claridad en las ideas y los fines y una enorme determinación.
    Creo que la labor a desarrollar por el MCRC es, a la par que ingente, sumamente honrosa y meritoria y me felicito como republicano español, por tener la oportunidad de “arrimar el hombro”.
    Querido D. Antonio, permítame que llame su atención sobre el comentario nº 81 a su post sobre la sociedad laboral.
    Con un saludo para JdJ y fraternalmente:
    abrogar.
    (Del lat. abrog?re).
    1. tr. Der. Abolir, derogar. Abrogar una ley, un código.
    arrogar.
    (Del lat. arrog?re).
    1. tr. p. us. Atribuir, adjudicar.
    2. prnl. Apropiarse indebida o exageradamente de cosas inmateriales, como facultades, derechos u honores.
    (Diccionario RAE 22ª Ed.)
    S&R

  15. Antonio Gracia Trevijano says:

    Querido Dionele, por supuesto que una constitucion cabe en una cuartilla y por supuesto que el único objetivo del MCRC son la reglas de juego. Pero de olvidas que este objetivo solo puede lograrse si hay un periodocde libertad constituyente, y el MCRC tiene autoridad y competencia no solo para integrar a un centenar de miles de ciudadanos, por lo menos, sino para ganar la hegemonia en la opinion publica y convencer a millones de españoles de que solo la Republica Constitucional realiza la democracia. Y para ello necesitamos llegar al corazon de lo que ellos ven más de cerca. Si les hablamos de lo que no hablan los partidos, y lo sienten como vivido por ellos, tendran mas confianza y comprenderan que esos problemas no los resolvera jamas la Monarquía de Partidos, pero sí la Republica cConstitucional. partiocnos escucharan en no Esa es la finalidad del Libro Blanco. No proponer las medidas que solo puedentomar los futuros gobiernos, adotar el gobierno ner pob,

  16. Antonio Gracia Trevijano says:

    pero si la Republica Constitucional. Esa es la finalidad del Libro Blanco. No proponer las medidas que solo pueden tomar los futuros gobiernos. Este es un asunto que tiene mayor importacia aun que el Diccionario. Y antes de que Francisco abra un enlace para el Libro Balnco, me gustaria conocer lo que piensan los miembros mas activos del MCRC.

  17. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    Me parece una buena idea, apelando nuevamente al sentido radical del MCRC por cuanto a la búsqueda únicamente de la democracia pura dejando al margen particularismos ideológicos.
    Podeis contar tanto con mi colaboración como con la constante denuncia de lo que se aleje de tal fin.

    Saludos

  18. David Serquera says:

    Creo que el libro blanco es buena idea, pero no se si es todavia un momento prematuro para el MCRC. Creo que primero nos tendriamos que poner de acuerdo sobre que temas tratar, por ejemplo independencia de prensa, precariedad cientifica, la cultura como negocio, etc. despues reunir a un grupo de personas entendido en cada tema que intentaran poner al descubierto como las reglas de juego de la monarquia parlamentaria han afectado a estos temas y como las reglas de juego de la Republica Constitucional incidiran sobre estos temas. No se si es esta la idea, pero con el ejemplo es como mejor se entienden las cosas.
    Particularmente creo que el MCRC debe estar concentrado en unas pocas actividades cuando sus recursos no son todavia demasiados y siempre con la accion politica como objetivo. Asi creo que ahora el objetivo numero uno es promocionar este blog y el del MCRC con vistas a convocar una asamblea fundacional en MAdrid, y en segundo lugar reunir a un grupo de personas que se encarguen de hacer realidad el teatro de marionetas. El libro blanco podria servir como libreto para esta obra.
    Espero vuestras ideas.

  19. lili says:

    Admirado Don Antonio:

    Como decimos en Andalucia, lo ha clavado usted con su articulo.
    Cuando venga a huelva no me perderé su conferencia…Sigo pasandoles a mis amigos su blog.
    Saludos y no se canse nunca.

  20. Espectador says:

    Queridos D. Antonio y participantes de este blog y el MCRC,
    Aunque no esté demasidado activo en este foro debido a la escasez de tiempo de que dispongo, les vengo siguiendo regularmente desde la apertura de este blog y a D. Antonio en particular, como muchos otros aquí, desde sus participaciones en los famosos debates de La Clave, conferencias públicas, publicación de artículos y libros, etc. Por este motivo, si se me permite, me gustaría dar mi opinión sobre el planteado Libro Blanco.
    Desconociendo el contenido en que se pudiera estar pensando para el mismo (que quizá habría que empezar por avanzarlo, aunque sea a grandes rasgos, para evitar debates especulativos), a priori no me parece una buena idea.
    Aunque sigo, y en la mayoría de los casos comparto, apasionadamente la visión de D. Antonio y el resto de participantes en el MCRC en los temas que se se plantean en este blog y los considero muy enriquecedores y útiles en general para el MCRC, donde sin embargo francamente me veo más motivado a participar en su concreción es exclusivamente en la reivindicación de la democracia formal – República Constitucional – para España, o sea, separación de poderes (presidencialismo y elección independiente del poder judicial) y representatividad electoral (elección de diputados en circunscripciones uninominales a doble vuelta). Ésto fue lo que me despertó la atención y curiosidad por conocer el pensamiento de D. Antonio. Menudo logro será alcanzar ambas!
    Claro que el estado de la ciencia, la discriminación por cuotas, los problemas de opinión pública, etc. son asuntos importantes, quién lo va a discutir! Pero los proyectos exitosos se basan en mi opinión y experiencia -y especialmente al principio… – en estar muy enfocados, muy orientados a un objetivo muy muy concreto. Alcanzar la fórmula democrática definida científicamente por D. Antonio en su obra es un proyecto suficientemente ambicioso y atractivo a una gran masa de población como para evitar otros temas que, por otra parte, no dejarían de ser susceptibles de elogio y defensa por un potencial nuevo movimiento que sucediera al MCRC una vez éste alcanzara la democracia formal. Pero hoy creo que lo inmediato es, como D. Antonio asimismo repite una y otra vez, obtener masa crítica de lectores de este blog y participantes del MCRC. No escribir Libros Blancos o plantear debates diversos, ese tiempo va mejor invertido en divulgar estos dos foros y aunar y concentrar esfuerzos. Mientras no avancemos ahí, el resto corre el riesgo de no servir más que de futuros motivos al desaliento. Es mi opinión.
    Un fuerte abrazo.

  21. J.C. Villa says:

    Mi más sincera enhorabuena a D. Antonio por uno de los mejores artículos que ha publicado en este blog: breve, conciso, de una claridad cartesiana, implacablemente lúcido y objetivo. Imposible decir más y con mayor perspicacia en tan poco espacio. En suma, una pequeña joya que, como han dicho otros foristas, bien podría convertirse en uno de los pilares del MCRC.

    El artículo pone el dedo en la llaga al señalar que todo el sistema partitocrático actual, desde la cúpula hasta la base, se basa en una inmensa cadena de mentiras: los partidos “representativos” de la “voluntad popular” no representan al pueblo sino a una pequeña elite de oligarcas; los sindicatos no representan a los trabajadores, sino que están al servicio de esa misma elite; el Parlamento no legisla; el Senado no es una cámara de representatividad territorial, sino un mero consejo de grandes caciques regionales, que representa lo más retardatario de las actuales instituciones oligárquicas; las leyes que supuestamente amparan la libertad de expresión en realidad la coartan y le ponen todo género de cortapisas; los principios de capacidad, mérito e igualdad de acceso a la función pública se incumplen sistemáticamente; la supuesta igualdad y solidaridad interterritorial es otra mentira, pues hoy, más que nunca, aumentan día a día los privilegios forales y cuasi-feudales que nuestra monárquica partitocracia concede a los ricachos líderes burgueses de nuestras Padanias, etc., etc…

    Salvando las distancias, creo que se repiten hoy la mayor parte de las mismas características y circunstancias que Joaquín Costa señalara para la Primera Restauración Borbónica. Escribe Joaquín Costa en su indispensable ‘Oligarquía y caciquismo’ : “No es nuestra forma de gobierno un régimen parlamentario, viciado por corruptelas y abusos, según es uso entender, sino, al contrario, un régimen oligárquico, servido, que no moderado, por instituciones aparentemente parlamentarias”.

    Además, el régimen caciquil denunciado por Costa se caracteriza por ser un elitismo de lo peor, que bloquea lo que luego Pareto denominaría “la circulación de las élites”. Los más brillantes e inteligentes son postergados por el régimen caciquil. “Es la postergación sistemática, equivalente a eliminación de los elementos superiores de la sociedad, tan completa y absoluta, que el país ni siquiera sabe si existen; es el gobierno y dirección de los mejores por los peores; violación torpe de la ley natural, que mantiene lejos de la cabeza, fuera de todo estado mayor, confundida y diluida en la masa del servum pecus, la élite intelectual y moral del país, sin la cual los grupos humanos no progresan, sino que se estancan, cuando no retroceden”. España es entonces una meritocracia a la inversa. El régimen selecciona a lo peor y posterga a lo mejor de los individuos componentes de la sociedad española. En el régimen caciquil oligárquico sólo sobreviven los peores.

  22. pepe fernández says:

    Hablando de lo práctico,

    Estimado David y resto de los intervinientes.

    Con lo del libro blanco me parece que empezamos a tocar la cuestión de la organización del MCRC (para hacer cosas hay que organizarse), nos obliga a tener que definir y explicar los basamentos y los objetivos del MCRC para que sean entendidos por todo ciudadano responsable y crítico. Tambien obliga al MCRC a posicionarse ante los problemas creados por la Monarquía de Partidos ofreciendo soluciones pero NO programas de gobierno. Sería conveniente elegir un cómite editorial que se encargará de diseÑar la estructura y temáticas concretas del libro así como el criterio de aceptación de los trabajos. Desde aquí ofrezco mi ayuda.

    Otra cuestión que me parece muy importante sobre esto de la organización se refiere al tema del liderazgo del MCRC necesario para presentar y dar visibilidad del mismo ante el público. Este MCRC asi como su contenido teórico esta basado en la obra de D. Antonio García-Trevijano, en mi opinión sería de gran ayuda que D. Antonio se presentara publicamente como coordinador ( o cualquier otro nombramiento) del MCRC.

    Un saludo republicano.

  23. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Vaihinger consideraba útiles ciertas mentiras, porque hablar y pensar acerca de ellas como si realmente existiesen nos ayudan a soportar una vida sin norte ni guía. Pero llevada esta idea a la política, tomándose la “figura” de lo político por la “res” de lo político dejamos de ser ciudadanos adultos de una “res publica” que encare la verdad de las cosas para ser niños súbditos de las “figurae potentiorum” que nos ponen ante princesas y hadas, y dulcísimos pajarillos de colores. Ahora bien, desde Parménides se tiene por cierto que “sub figuris veritas latet”. Y hay que desentrañar – como en este estupendo Artículo de nuestro querido maestro – el signiicado ( y sus “modi significandi” ) de las “figuarae” políticas. Artículo genial y portentoso. Verdaderamente liberador de la ficción de lo político presente. Enhorabuena, Antonio.

  24. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Queridos amigos: la última genialidad de Trevijano nos daría pie a iniciar un estudio ( y una disciplina ) de la Retórica de las Instituciones Políticas y Sociales, enmarcándolas a cada una en su sistema político propio, que constituiría su Poética propia, como sostén ideológico y alimentador de las mismas. Si Quintiliano hubiera leído este Artículo de Trevijano, inmediatamente hubiera escrito un elogio.

  25. J.C. Villa says:

    Es también muy interesante la concepción de Vaihinger sobre la “ficción jurídica”, relacionada muy estrechamente con su filosofía del “como si”. Si no recuerdo mal, para Vaihinger la ciencia del derecho opera con ficciones, como las demás ciencias; pero, mientras las “ficciones” de las otras ciencias tienen como fin la comprensión de la realidad, las ficciones jurídicas no tienen tal objeto, porque la ciencia del derecho no apunta al conocimiento de la realidad sino a reglamentarla y, en definitiva, a crear una realidad nueva que no deja de ser igualmente ficticia. Vaehinger también distingue entre la ‘ficción jurídica’ y la ‘presunción’: en la ‘praesumptio’ se hace una suposición hasta que se demuestre lo contrario; en la ‘fictio juris’ se acepta la verdad de un enunciado o hecho, aunque lo contrario sea seguro y haya sido demostrado.

    Podemos decir que en la Monarquía Partitocrática se ha desterrado toda ‘praesumptio’ y se ha relegado a la marginalidad a todo aquel que se atreva a proponerla. En cambio, la ‘fictio juris’ se asume como una realidad incuestionable, que aun sobrepasa las funciones que le señalara Vaihinger; ya no se limitaría sólo a ordenar y reglamentar, sino que llevaría aparejada toda una ontología, una concepción del ser en sentido débil: como ha señalado D. Antonio, se considera que la verdad es incognoscible o que, si lo es, no se necesita vivir en ella ni conocerla, sino sólo creer gregariamente en ficciones y mentiras compartidas. Como dijo Nietzsche, se adquiere el compromiso social de mentir gregariamente, pero con el tiempo y el hábito repetido el ser humano “se olvida de su situación… por tanto miente inconscientemente y en virtud de hábitos seculares y precisamente en virtud de esta inconsciencia, de este olvido, adquiere el sentimiento de verdad”.

  26. Crítico says:

    Hola a todos. Escribo este mensaje en compañía de otro interviniente esporádico de este blog (nuestro blog).
    Estoy convencido de que el desarrollo del libro blanco es una acción política del MCRC, y, en sí, positivo, poruqe el “movimiento” se demuestra andando. Es decir, estamos de acuerdo con que el libro blanco salga adelante. Y más cosas: en algún momento deberíamos plantearnos la aportación de alguna cuota para sobrellevar algunos gastos (por ejemplo, anuncios en prensa de vez en cuando, eligiendo determinados momenos puntuales). La opinión de David y de pepe fernández me parece correcta, aunque sean algo contradictorias.
    Los grandes pensadores de este movimiento tienen mi apoyo y mi oferta de ayuda para lo que quieran. Las líneas maestras del libro blanco deben quedar en manos de estas personas, de las que me excluyo porque no doy el nivel intelectual. Pero estamos convencidos de que podremos ayudar en muchas otras cosas que las cabezas y líderes no puedan.
    Antonio: este artículo ha sido el mejor: cualquier lector medio puede entenderlo y disfrutarlo. Es cierto que la mayoría de la sociedad española es pusilánime. Pero este artículo debería distribuirse en periódicos digitales (vosotros tenéis contactos), porque TODA esa sociedad silenciosa estaría de acuerdo con él.
    Gracias, maestro. Qué fácil es todo contigo.

  27. Veblen says:

    Me uno al coro de alabanzas sobre el artículo, describe el elemento esencial del sistema, pero yo no creo como vilamallen (comentario 14 de este hilo) que la mayoría del pueblo español sea cínico (que sepa la verdad y la defienda como buena a pesar de todo) el pueblo español es honradamente crédulo, y confía en lo q

  28. David Serquera says:

    La idea del libro blanco es buena idea y aqui hay personas como Pepe fernandez y como J.C. Villa entre otras que estan de sobra capacitadas para emprender este proyecto.Creo que en la elaboracion del mismo se debe ser bastante escrupuloso a la hora de conservar la objetividad y no dejarse llevar por la ideologia. Y sobretodo no perderse en discusiones esteriles.
    Yo puedo ayudar en cualquier tema de ciencia o sanidad.
    Desde mi punto de vista este MCRC esta sobrado de teoria, Don Antonio nos ha inspirado a todos con su magnifica obra y con su vida coherente y valiente. Su liderazgo es indiscutido e indiscutible.
    Mi idea es que este MCRC se organice como hasta ahora, de manera espontanea entorno a proyectos e ideas surgidos en el seno de la sociedad civil que segun el momento y la viabilidad sean seleccionados por un equipo coordinador con Don Antonio al frente.
    Si la teoria de este movimiento esta desarrollada, articulos como el de hoy nos impulsan a imaginar nuevas formas de llegar a mas publico o encontrar maneras mas eficaces de desvelar la realidad.
    Otro factor a tener en cuenta es el estado de madurez y cohesion del MCRC y de sus recursos humanos. La abundancia de pseudonimos me hace desconfiar en nuestras propias fuerzas al mismo tiempo que no se con que experiencia profesional contamos.
    Si se van a emprender proyectos de envergadura sugiero que se anuncien en la web y que el que quiera participar se inscriba en el mismo dando sus nombres y apellidos y explicando su interes y campo profesional.
    El proyecto del diccionario es muy bueno y creo que no hace falta que nadie se inscriba en el mismo, pero el del teatro de marionetas y el libro blanco son de mayor envergadura y debemos conocer con que recursos contamos.
    Un saludo.

  29. Veblen says:

    Perdón, repito:
    Me uno al coro de alabanzas sobre el artículo, describe el elemento esencial del sistema, pero yo no creo como vilamallen (comentario 14 de este hilo) que la mayoría del pueblo español sea cínico (que sepa la verdad y a persar de todo defienda la oligarquía como buena y como la verdadera democracia) el pueblo español es honradamente crédulo, y confía en lo que ve y le dicen. Vive (como en la película) en Matrix, en una realidad inventada, pero no se puede saber que lo es hasta que Morfeo (D. Antonio) nos saca a todos los Neos y nos hace ver la realidad. Este es el verdadero punto crucial, al igual que en la película, muchas veces en la vida y en Un Mundo Feliz de Husley, el momento de decidir si queremos la pastilla azul o la roja, si queremos ser relativamente felices viviendo en Matrix, o nos arriesgamos a conocer la verdad aunque ello nos haga infelices.
    Este hilo es verdaderamente ejemplificador, ya que tenemos a Jdj que (como tantos miles de personas) no esta inicidado en nuestro discurso y se muestra esceptico sobre lo que se dice (prejuzgo buena fe por su parte) si elige abrir su mente y acceder a conocer la verdad, ese “libro blanco” del que se habla debería ser la composición de conceptos y demostraciones que le llevaran irremediablemente a salir de Matrix.
    Trevijano ha publicado libros, Jdj (como tantas personas) puede no haberlos leído, ha habido La Clave , puede no haberla visto, ¿como le persuadimos de la existencia de Matrix? ¿Cómo debe ser esa pastilla? Yo creo que mejor que un libro sería un video. Yo por mi parte sigo intentando colgar las Claves de emule, ya avisaré.

  30. Dionele says:

    Mi admiración y gratitud por delante D. Antonio.
    En táctica todo es bueno o es malo, o es regular, según se manejen los momentos, las formas, y el compendio de mil detalles. La estrategia es clara, y contamos con una ventaja competitiva sostenible, y que maravilla, aun siendo imitable, no hace mas que reforzarse si es copiada. La táctica es más discutible y encierra muchos peligros, y cuestión táctica, opino, es el libro blanco, con el que no se puede estar a favor o en contra pues depende de como se desarrolle. Simplemente, como dije, me da miedo y va ser, querido Trevijano, como casi todo de este gran movimiento objeto de tu decisión última, que yo apoyare, y desde luego ayudare a que salga bien.
    Todos creemos en la democracia representativa y en este caso, el lider obvio de este MCRC no es otro que D. Antonio, que mirando al firmamente debera decidir para el exito o el fracaso de esta revolución.
    Tiene mi apoyo y mi opinión libre para que tu decisión sea la que lleve a nuestro barco a la tierra prometida.

  31. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido David, tengo una imensa alegria. La de ver que el MCRC por fin comienza a vivir por sí mismo. Hace dos meses y medio que inauguramos este blog. Y su éxito, tener vida propia, explica el retraso en convertirlo en la referencia hegemónica de los republicanos presentes en Internet, antes de fundarlo en una gran Asamblea de mil delegados, que representaran a 4 o 5 miembros cada uno. La dignidad de la Republica exige un número ejemplarizante. No debemos ser vistos como un grupito de iluminados. El sueño reaccionario de la II República sigue siendo nuestro primer obstáculo.

    Si en lugar de 300 0 400 visitantes tuvieramos mil diarios, no habría planteado la cuestión del Libro Blanco. Se me ocurrió, antes de conocer la respuesta entusiasta a la sociedad aparente -al hilo de lo que dijo Arturo y de tu pronta reacción-, para dar vida interna al MCRC mientras crecía. Pero en cuestiones tacticas hay que ser tan veloz como la imaginacion, para cambiarlas en funcion de las situaciones. Si vuestro entusiasmo se traduce en un crecimiento más rápido en Internet, el necesario Libro Blanco puede ser propuesto a la Asamblea como ponencia. Lo que me emociona no es el avance en la teoría, sino la labor difusora de miembros activos como Vivente y Lili.

    Sabía el efecto que produciría a los cientificos la cita de Simplicio. Puedes leer su famoso comentario a los libros aristotélicos. Ahora sí tiene sentido despedirse con un viva el MCRC.

  32. Antonio Garcia Trevijano says:

    Mi querida Lili

    Espero verte en Punta Umbria, donde tendré sumo placer en reunirme con el grupo de personas que reunas, para formar el primer gen onubnese de este Movimiento genético por la libertad politica.

  33. Antonio Garcia Trevijano says:

    (continuación). No quería decir Movimiento genetico por la libertad sino DE la libertad politica. Pues el instinto de la libertad, previo a la moral y a la inteligencia, lo llevamos en nuestro genes. Saludos

  34. Arturo says:

    Mi estimado D. Antonio

    Permítame entresacar las frases más contundentes de los comentarios leídos hasta aquí, y que, a mi modo de ver, explican sin más circunloquios la estrategia a seguir.

    Aproximar este MCRC a la ciudadanía exige, como Vd. dice: “Imaginación para deducir de (sus) análisis temas prácticos que puedan proponerse como lemas de propaganda verídica y programas de acción inteligente?…“convencer a millones de españoles de que solo la República Constitucional realiza la democracia. Y para ello necesitamos llegar al corazón de lo que ellos ven más de cerca. Si les hablamos de lo que no hablan los partidos, y lo sienten como vivido por ellos, tendrán mas confianza y comprenderán que esos problemas no los resolverá jamás la Monarquía de Partidos, pero sí la Republica Constitucional?.

    También como dice David: “Creo que primero nos tendríamos que poner de acuerdo sobre qué temas tratar, por ejemplo independencia de prensa, precariedad científica, la cultura como negocio, etc. después reunir a un grupo de personas entendido en cada tema que intentaran poner al descubierto cómo las reglas de juego de la monarquía parlamentaria han afectado a estos temas y cómo las reglas de juego de la Republica Constitucional incidirán sobre estos temas?.

    Mientras tanto enriquecer los contenidos de este blog y, entonces, publicitar ese trabajo atrayendo a tantos españoles ansiosos por leer negro sobre blanco las causas de sus inquietudes.

    Y finalmente, como dice Dionele: “debemos ir al modo de ganar la revolución?.

    Y es que creo que unas veces, pasan veinte años y parece que pasó un día, y otras, en 24 horas parece que pasaron veinte años.

  35. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Espectador, ¿cuando dejarás de llamarte teorico si eres un hombre emninentemente práctico?

    Si lees mi respuesta a David, comprobaras que estoy de acuerdo milimetricamente (como diría Albiac) con tu vision del MCRC. Lo cual no obsta para que ese libro blanco sirva de motor en cuestiones que, sin pertenecer a las reglas de juego de la democracia, puedan o deban ser incluídas en la constitucion, no como enunciados desiderativos o descriptivos (es el caso de todo lo que la pseudoizquierda considera democracia avanzada en la Constitucion monarquica), sino como prescripciones sobre investigacion, medio ambiente, etc, cuyo quebrantamiento por el Estado pueda motivar recursos judiciales. Es tan esencial que lo explicaré en otro artículo. Saludos

  36. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Vila, agradezco la impresión que te causan mis articulos. Aunque Joaquin Costa solo me atrae por su honradez, el hecho de fuera notario, como yo, y muy admirado por mi padre, me hacen sentir alguna simpatía por su ingenuo regeneracionismo. Esta voz me molesta, puedes solo se puede regenerar lo que
    alguna vez estuvo generado. Y antes de Costa no habia nada que mereciera regeneración, Como tampoco lo hay ahora. Nuestro MCRC es generacionista.

  37. Antonio Gracia Trevijano says:

    Tambien a Vila

    Como veo que eres jurista, te recuerdo que en el derecho hay tres clases de ficiones; 1. La de un hecho irreal pero simbólico, como la entrega de llaves en lugar de la posesion. 2. La de un persona irreal pero sujeto del derecho (sociedades y Estado)3. La de un concepto que salva la apariencia de una doctrina juridica. Solo esta corresponde a la de Simplicio, pero con una diferencia esencial: mientras que el comentador de Aristoteles trata del mundo del ser, la ficcion juridica presta coherencia al mundo de lo que debe ser. Tee confieso que al escribir sobre el ficcionalismo de Vaihinger, me acordé de sus deseos de extenderlo a la religion, un sentimiento, y al derecho, una norma. Dos fracasos de su sistema.

  38. Antonio Garcia Trevijano says:

    Gracias Crítico por tu generosa comprension de mi esfuerzo intelectual, en busca de sencilles y de penetracion. Tanto el libro blanco como la cuestion de módicas contribuciones económicas se llevarán como ponencias a la Asamblea fundadora.

    Como sabes qui está prohibida la demagogia, incluida la de la falsa modestia. Desde tu primer comentario aprecie en tí lo que más necesitamos; el concurso de la inteligencia y del sentido comun. No te dejaremos escabullirte. Con toda mi simpatía.

  39. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Veblen, sucribo todo lo que decis sobre el pueblo español. Es mas cobarde que mentiroso, más ingenuo que inocente, más trepador que ambicioso, menos cínico que hipocrita. Pero con una cualidad que todos los demas pueblos europeos, salvo el portugues, han perdido; generosidad y altruismo.

    El libro de Huxley influyo mucho en la formacion temprana de mi conciencia politica. Tu metafora, como la de Pepe Fernadez, es muy buena, salvo en lo referente a mi. Te abraza Antonio.

  40. Anónimo says:

    Querido amigo Dionele, sabeis la indiferencia que siento por las cuestiones de apariencia social. Es cierto que este MCRC debe estar encarnado en una persona singular para que tenga éxito político. Pero el titulo de coordinador o presidente no añadirá nada a la funcion real que desempeño ahora y sobre todo la que tendré en el momento de la acción.

    Me hace gracia tu expresion de mirar al firmamento y luego decidir, pues repite casi al pie de la letra la exclamacion de Locke para justificar el derecho de insurreccion. Abrazos.

  41. Dionele says:

    El tema de las cuotas tampoco es un asunto menor. Claro que son necesarias, como sino puede financiarse un movimiento de este tipo, para que sea libre e independiente.
    Y sin embargo el tema de los dineros es crucial, transcendental, pues enfocarlo mal o bien o regular tendrá mucho que ver con el exito final.

  42. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Arturo, has compendido a la perfeccion la utilidad el libro blanco, que se me ocurrió tras tus ejemplos de la luz y el agua. Pero creo que estará mejor concebido como ponencia para la Asamblea.

    Debo meditar, pues comprendo su dificultad tecnica, como introducir en la Constitucion prescripciones sobre investigacion y medio ambiente, aplicables por los jueces de primera instancia y recurribles ante una Sala especial del Tribunal Supremo, en lugar de un politizado TC que, como el defensor del pueblo, carece de sentido en una democracia. Confió mucho en tu visión de la politica. Abrazos.

  43. J.C. Villa says:

    Apreciado D. Antonio:

    Lamento no compartir su (tu) opinión sobre Costa (el placer de concordar y el placer de discrepar no son necesariamente incompatibles). Aunque en efecto el regeneracionismo de Costa puede ser un tanto ingenuo, y además fue usado como justificación para cada una de las políticas de las distintas fracciones de la oligarquía que llegaron al gobierno desde el último tramo del s. XIX hasta la dictadura de Primo de Rivera (gran ejecutor de la farsa del ‘cirujano de hierro’), sin embargo creo que su análisis del régimen español en términos de oligarquía caciquista sigue siendo esencialmente válido.

    Le agradezco mucho, D. Antonio, que me considere un ‘jurista’ (¡qué más quisiera yo!); este calificativo, viniendo de Vd., es doblemente elogioso. Mi área de formación, para bien y para mal, es la filosofía y no el derecho. Por ello, agradezco su precisión sobre las ficciones jurídicas, así como sobre la distinción entre el concepto de ‘ficción’ en Simplicio y la tercera acepción de ‘ficción jurídica’. Claro que, como Vd. sabe, también hay quienes han rechazado que la ciencia jurídica se base en ficciones y su objeto sea el deber ser; para Kelsen, el derecho se ocupa de algo que sí pertendece al dominio del ser, pues las instituciones que el derecho crea y reglamenta pasarían a tener una existencia real. De todos modos, reconozco mi limitada competencia en esta materia.

    Respecto al Libro Blanco, me parece una idea excelente, y agradezco a David Serquera que me considere con la capacidad suficiente para colaborar en ese proyecto –capacidad de la que dudo mucho. En todo caso, yo podría colaborar algo en el planteamiento de la cuestión de la monstruosa endogamia actualmente existente en las Universidades españolas, por ser un asunto que conozco más o menos. Por lo demás, estoy de acuerdo con el establecimiento de un programa de mínimos, que deje a un lado las cuestiones ideológicas para centrarse en el tema de la necesaria generación (que no regeneración) democrática.

    Un afectuoso saludo.

  44. Anónimo says:

    Aprovecho, ya el día de vacaciones y coche,para decir que también y es cosa apreciada por constatacion sensible que el articulo, ensayo pórtico y devenir de palabras de don Antonio, en este apartado y tema suscitado, me parece de gran fuerza, penetración y realismo.No se va al circunloquio, y apura el intercambio afluente de ideas con radical analogía. En suma, lo de tratar a colación el titulo central del filósofo Vaihinger y revivirlo para acoplarlo a situaciones y realidades de apariencia me ha parecido como cuando se abre el postigo y habla el dia; sacando las caras disimuladas de las cosas . Articulo lleno de luz.

  45. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido amigo Vila

    La mentalidad del filósofo y la del jurista (no la del abogado)son análogas. Yo he dedicado mas horas al estudio legal de las instituciones civiles que a cualquier otra disciplina, salvo la historia. Solo llego a comprender los sistemas filosóficos si los pongo en relacion con la circunstancia histórica dominante donde nacen. Entonces los puedo juzgar por su contribución a la libertad o a la servidumbre. Y la teoria pura del derecho ha contribuido al éxito del Estado de Partidos, del que Kelsen fue paladin.

    No creo en la posibilidad de una ontología jurídica. Más seria es la distincion de Ihering entre la vida del derecho (forma de ser integrada en la economia) y la patología del derecho (forma de lo que debe ser integrada en el mundo judicial), aunque tan real sea una forma como la otra.

    Costa pertenece a un pasado muerto. No tiene nada que enseñar a las generaciones posteriores a la guerra civil. Pero es la figura mas atrayente del regeneracionismo.

    La endogamia universitaria, tan relacionada con la de la clase politica, es de importancia capital para un MCRC que ha de contar con el idealismo de la juventud. Creo, como David, que debes asumir esta tarea. Hasta muy pronto, saludos afectuosos

  46. Isabel says:

    Me considero una de esos ciudadanos a los que os referís, a los que se pretende enseñar el motivo y objetivo del MCRC. Lo novedoso y lo fascinante de lo que he acertado a entender es, que la verdadera democracia es posible y tiene unas reglas concretas que actualmente no se cumplen. Esto sirve para todos, para todas las edades y para todas las llamadas ideologías. Por eso, coincido en que se debería centrar en un programa de mínimos que no contemple por el momento las cuestiones ideológicas. Las reglas del juego valen para todos, no podemos dejar que esta oportunidad deje de lado a nadie por cuestiones idelógicas, cuando haya democracia ya se defenderán las posturas en libertad (incluído el tema del agua sobre el que hay mucha demagogia y poca ciencia)
    Yo creo que hay demócratas, falsos demócratas y antidemócratas tanto en la izquierda como en la derecha

  47. Antonio Gracia Trevijano says:

    Que bien lo has dicho, querida Isabel. Las reglas de la democracia, como las del ajedrez, constituyen el juego. Esas reglas no son indeológicas, lo cual no quiere decir que sean neutrales ante la libertad. Sin esas reglas no hay libertad. Con ellas, con la garantía de la libertad, los gobernados eligen tanto a sus representantes como a sus gobiernos, para que estos promuevan la conservacion y fortalecimiento de los derechos adquiridos (derecha) o la igualacion progresiva en los criterios de distribucion de la riqueza social (izquierda).

    Como el MCRC solo quiere establecer esas reglas, es evidente que pueden ser miembros del mismo, todos los españoles conscientes de que la Monarquía o la Republica de Partidos jamás aceptaran las reglas de la democracia. Con afecto.

  48. JdJ says:

    Una cosa que me gustaría saber, como profano que soy en el MCRC, es cuál es la relación que su concepto de democracia tiene con el individuo.

    Mi pensamiento me lleva a considerar que una de las formas más directas y habituales de crear democracias aparentes (de las que ya no son ni aparentes, no creo que merezca la pena hablar) es el arrinconamiento del individuo, de su desarrollo propio, como objetivo fundamental de toda sociedad sana y desarrollada.

    Es cierto que las colectividades tienen derechos como tales y han de ser respetadas y protegidas. Pero lo que es también cierto, o a mí me lo parece, es que ese principio fundamental de libertad no puede preterir éste otro mayor, cual es que la libertad y el desarrollo del individuo son, siempre, el principal objetivo.

    Una auténtica democracia, a mi parecer, no debiera ni plantearse el yo colectivo hasta no haber formado (o, más bien, haber permitido la libre formación) del yo individual. Lo cual tiene mucho que ver con aspectos fundamentales de la organización de un Estado, tales como la educación, el discurso público, la libertad de expresión y las garantías sobre la información.

  49. Vicente Carreño Carlos says:

    ¡Bien Isabel, muy bien! así se habla, lo bueno si breve dos veces bueno. Cuando te lean comentaristas y visitadores de este blog, de esos que no tienen claro que hacer por cuestiones ideológicas y afiliaciones presentes o pretéritas a organizaciones políticas, sindicales u otras, estos como digo otearán el orizonte sin tanto recelo, con más confianza en si mismo y seguros, ahora sí, de lo que és domocracia y libertad. Hay mucho prejuicio y desconocimiento de la historia, la política, el pensamiento, la filosofía, y las ciencias sociales. El compromiso social y el activismo político de varias generaciones en el pasado reciente, desde los años 70 para acá, ha hecho que muchos de nosotros descuidáramos la reflexión y la investigación sobre el porqué de las cosas, nos ha convertido en máquinas replicadoras de técnicas, hacedoras de poder y estructuras paralelas a la sociedad. Lo que Don Antonio escribe y apostilla aprovechando tu comentario a su magnífico artículo (LA SOCIEDAD APARENTE), es el colofón merecido. Gracias a los dos, gracias a todos. ¡Menuda escuela!, permitanme que les diga que esto se parece cada vez más a un aula universitaria donde se manifiesta cada día, uno tras otro, la pasión por la verdad y la belleza. Saludos desde Murcia.

  50. Antonio Garcia Trevijano says:

    Estimado JdJ.

    Los derechos del individuo, sus derechos civiles y politicos, incuido el de la libertad, son la base y la finalidad de la democracia formal. El conflicto de estos derechos con los de la sociedad, con los de la colectividad concreta donde viven y realizan su personalidad las personas singulares, es el objeto de la democracia material, y el tema que han de enfocar los distintos programas de gobierno.

    En breve, la Constitucion en el Estado es para la democracia de la libertad, lo que el poder político en el Gobierno, para la democracia de la igualdad. ¿Tan dificil te parece distinguir cuestiones tan diferentes? Si lo comprendes, estás en el MCRC.

  51. Antonio Gracia Trevijano says:

    Mi querido, antiguo y permanente amigo Vicente.

    Para mi, Isabel, Lili y tu sois socios modelos de este robusto recien nacido, completamente sano en un claustro materno degenerado, nuestro MCRC. En el está la generacion de la libertad, la democrcaia y la Republica Constitucional. Los pioneros serán los civilizadores de la barbarie, los alumbradores de la libertad. Vuestros nombres pasaran a la historia de la fundacion europea de la primera democracia de la libertad. ¡Que orgullo ser tan amigo y maestro de la buena gente!

  52. David Serquera says:

    Para JDJ,
    Si te gusta la Republica Constitucional, el MCRC tiene un anillo de blogs al cual puedes unir el tuyo. Este anillo intenta reunir a la pluralidad de la sociedad civil que se expresa en la web y que quiere dar su apoyo a la Republica Constitucional. Si te das una vuelta por el anillo veras que hay de todos los colores, pero todos coinciden en dar su apoyo a la Republica Constitucional. El anillo es un ejemplo de la distincion que hacemos entre democracia formal y democracia material. En el, encontraras a gente de diversa ideologia pero que estan por la democracia formal.
    Un saludo.

  53. pepe fernández says:

    Estimado JC Villa,

    Me alegra mucho que podamos contar contigo para la elaboración del libro blanco en lo referente a Universidad e Investigación. David Serquera y servidor estamos en formando grupo para ello para estar preparados cuando se nos demande. Mi opinión es que la Universidad debe ser pieza clave en el generacionismo del MCRC, tambien Ramón y Cajal decía que no se puede hablar de decadencia científica en Espana cuando no ha habido desarrollo, sus palabras siguen siendo válidas.

    Una buena Universidad y una buena Ciencia, en mi opinión, son la clave de un país próspero que aspire a tener independencia política y peso internacional a la vez que un buen desarrollo social, cultural y económico. La ciencia además prospera allí donde la libertad política y civil están garantizadas, además de fortalezar la democracia, la unidad y el prestigio de un país. En mi opinión es pieza clave en el MCRC y una de nuestras seÑas de identidad. Nadie hasta ahora, en toda la historia de EspaÑa, exceptuando a D. Ramón y Cajal, ha destacado la importancia política de la Ciencia para nuestro país.

    Un saludo republicano

  54. Dionele says:

    Yo no soy filósofo, ni jurista, ni he leido a tan insignes pensadores que tantas veces referis. Me interesa la historia, la que he podido leer y entender, pero mas aún me interesa mi tiempo. Se que no soy libre y que apenas tengo derechos, y que mi corazón busca la libertad que nunca ha tenido y la igualdad real de oportunidades para todos.
    No creo que seamos peores ni mejores que otros pueblos, me conformo con pensar que no hemos tenido suerte, por que en aquellos momentos decisivos en los que se crearan nuevas reglas, los que las redactaron no supieron hacerlo bien, y no por que no ansiasen lo que yo, que pienso es el interes de todo hombre que ama a su patria, sino por que se equivocaron y de sus errores hemos vivido los demás.
    Si en hipotesis y en sueños se inicia un nuevo periodo constituyente, por favor, que quien en esos momentos deba mirar al firmanento que acierte y que su tarea perdure más allá.

  55. David Serquera says:

    Dionele, baja del guindo. Crees que la encarcelacion de Don Antonio por orden de Fraga fue por casualidad? Te recomiendo que mires las entradas en el diccionario politico sobre interes siniestro y mentira politica.

  56. Antonio Garcia Trevijano says:

    No, querido Dionele, no se equivocaron. Hicieron lo mejor que sabían para tener poder y conservarlo. La suerte juega un papel importante en los individuos, pero no en las sociedades. Estas solo encuentran lo que buscan. El pueblo español nunca buscó las bases de la libertad ni las de la ciencia. Por eso ha tenido grandes artistas, pero ni un filósofo de la verdad, ni un gobernante de la libertad.

  57. Isidro says:

    Continuando este último post,cómo es posible,D. Antonio,que con este bagaje tan flojo en los campos de la filosofía y la libertad vayamos a ser ahora nosotros los pioneros en poner en práctica la verdadera democracia.
    Si historicamente hemos ido a remolque(en todo o casi todo),pregunto:¿no sería más lógico que otras naciones esten más preparadas que nosotros para llegar antes a los objetivos perseguidos?.Ustedes dirán.

  58. Antonio Gracia Trevijano says:

    Querido Isidro

    He reflexionado, y explicado en mis publicaciones, sobre las causas del atraso de España respecto de otros pueblos europeos, y sobre el origen del Estado de Partidos. Del mismo modo que muchas personas nunca llegan a madurar y mueren tan niños como en su primera infancia, los pueblos tambien pueden ver, en cualquier momento propicio, donde está la libertad y desearla. La renovacion del sentimiento propenso a la servidumbre voluntaria se produce cuando el poder politico pierde la seguridad en su porvenir. Sucedió a la muerte de Franco y sucede hoy ante la incierta situación de un Estado que se descompone y recompone en 17 territorios.

    El MCRC nace en el momento adecuado para impedir esa renovacion del servilismo, mostrando que el camino de la libertad hacia la democracia está expedito. La circunstancia historica permite que los españoles se adelanten a los demás europeos, en la instauracion de la democracia representativa.

  59. Isidro says:

    También quería decir aquí que la frase ‘La suerte juega un papel importante en los individuos, pero no en las sociedades’,me parece genial.Yo siempre he estado convencido de que el azar juega un papel importante en cualquier cosa,vamos,en todo.No se me había ocurrido enfocarlo desde ese punto de vista.Si la frase es suya lo felicito D. Antonio,y si no lo es también lo felicito por haberla traído a este blog.

  60. Francisco says:

    Un libro excelente que explica el papel de la suerte en el desarrollo de las sociedades en la historia de la humanidad, en la línea de lo comentado aquí, es:

    “ARMAS, GERMENES Y ACERO: BREVE HISTORIA DE LA HUMANIDAD EN LOS UL TIMOS TRECE MIL AÑOS”, de JARED DIAMOND. La versión en español más reciente es de Editorial Debate.

  61. Francisco says:

    En relación con el Libro Blanco sobre Ciencia (o sobre cualquier otro sujeto no exclusivamente político), propongo que dejemos la decisión sobre adoptarlo o no como parte del Movimiento Ciudadano por la República Constitucional a la futura asamblea fundacional, donde se votará como una más de las ponencias presentadas.

  62. Antonio Garcia Trevijano says:

    Francisco, no he leido la obra de Diamond. La leeré si distingue entre azar y destino, como hizo Diltey cuando definió la vida como una misteriosa mezcla de azar, destino y carácter. Porque hay pueblos, como Suiza, Bélgica, etc. que han sido determinados por su destino, a causa de la vecindad territorial con grandes potencias rivales. La politica de equilibrio europeo creó el respeto al Estado “tampon”.

  63. Miguel de Mallorca says:

    Estimado D. Antonio:

    A pesar de tener que convivir con una firme (últimamente ya no tanto)”suarista” -si así se puede designar a los defensores de Suárez en su labor de consenso político, debo decirle que cuenta en Mallorca con un firme defensor de su-nuestra República Constitucional, así como de su figura como político e intelectual de vanguardia. No se puede hacer una idea de la inmensa alegría que me llevé ayer al descubrir su blog (me tuvo Ud. -y el resto de compañeros del MCRC- enganchado hasta altas horas de la madrugada, ya que me veía en la obligación de ponerme al día en la lectura de sus artículos (magníficos, sublimes, apasionantes) y de los comentarios del resto de seguidores del MCRC.
    Me “enamoré” políticamente de sus ideas en un ya lejano programa del espacio LA CLAVE (insuperables los debates que nos proponía Balbín), donde desarrolló propuestas no de mera reforma sino de ruptura con el actual sistema, además de realizar una feroz crítica de la política del consenso que conformó la transición de la dictadura al Estado de partidos. Yo en aquella época era bastante joven y mi formación política había tenido demasiadas influencias de entornos mediáticos y familiares, habiendo oscilado de un marxismo “crítico” (y, por supuesto, no militante), al que había llegado ante la miseria a la que -según mi reflexión- había llegado el Tercer Mundo por la explotación a la que le sometía el sistema capitalista. Después, tras leer e informarme más (y superar la post-adolescencia, época en la que uno admira las utopías, a pesar de que éstas, como muy bien decía Ud., si no recuerdo mal, en EL DISCURSO DE LA REPÚBLICA, son conservadoras por irrealizables) hallé algunas respuestas a mis dudas políticas en el liberalismo protagonista de las revoluciones que acabaron con el Antiguo Régimen (aún adía de hoy reconozco sentirme algo más atraído hacia los fundamentos liberales que hacia los marxistas, apesar de la revolución teórica que en su día supuso Marx). Una vez desengañado de las mentiras y corrupciones a las que lleva el parlamentarismo liberal (que, al fin y al cabo, no deja de ser una ideología de clase) fue cuando hallé en sus propuestas (intervenciones en LA CLAVE, artículos interesantísimos primero en el diario EL MUNDO -me llamó mucho la atención su salida de este medio, en especial tras la creación de la AEPI, y si no le es inconveniente me gustaría saber los motivos- y posteriormente en LA RAZÓN.

    Por último (disculpe que me haya extendido tanto pero es fruto de la excitación de ver que se ha creado un movimiento que tiene por objeto despertar a la sociedad política, imprescindible en los momentos de crisis nacional e institucional que vivimos), comentar que su artículo de LA SOCIEDAD APARENTE es de los que marcan (y espero que, aunque sólo sea políticamente, cambien) una época. Al mismo no tengo nada que aportar ya que mis conocimientos en Política y Filosofía se limitan a los de un mero aficionado.

    Le expreso para acabar mi más sincero agradecimiento por lo que ha hecho y hace por conseguir una España democrática, en la que la libertad política y la separación de poderes sean algún día una realidad. Para lo cual no dude que cuenta no sólo con mi apoyo sino, en la medida que Ud. lo crea oportuno, también con mi total colaboración, hasta el punto de que si cree conveniente ponerse en contacto conmigo vía e-mail par organizar alguna conferencia o acto similar en Mallorca, me tiene a su total disposición.

    MUCHAS GRACIAS POR TODO. Un cordial saludo.

  64. Antonio Gracia Trevijano says:

    Querido Miguel, tu comentario es magnífico por el retrato que haces de tu generacion. Es emocionante. No sabes la tristeza que me produce tantas vidas malgastadas por la falta colectiva de ideales nobles en la politica y la cultura de la Transicion. Pero mucho mayor que esa tristeza es la alegría que todos los días siento con los continuos apoyos y deseos de colaboración en este MCRC, que acabará, yo no lo dudo, con la servidumbre voluntaria a la Monarquía de Partidos y despertará la conciencia española a la libertad y a la necesidad de verdad politica.

    Tu carta revela preparacion intelectual e idealismo moral. Por supuesto, te pedimos ayuda y entrega a nuestro combate. Iré a Palma cuando me asegures que formaremos el primer gen mallorquí de la Republica Constitucional. Aquí estás en tu casa. Espero que seas consciente de la trascendencia histórica de lo que estamos haciendo. Dame tu e-mail, te escribiré. Abrazos de todo este MCRC. Hasta pronto.

  65. Dionele says:

    La buena suerte o la mala suerte, tiene que ver con los individuos, lo acepto, pero la suerte de los que llegan al poder, termina afectando a los pueblos, por lo que éstos tambien estan inmersos en ese devenir.
    Hitler, “tuvo suerte”, llego al poder, por una serie de circunstancias “fortuitas”, muchas de ellas de la época, otras personales, y lo supo aprovechar para sí, y luego condujo al pueblo alemán al abismo, del que aún no ha salido en muchas cosas. Entonces el pueblo alemán, quiza, “tuvo mala suerte” con aquel gobernante.
    De Gaulle se encontro con el poder, y los franceses tuvieron la “suerte” de que en vez de instaurar una dictadura, trajo de vuelta una república.
    América “tuvo suerte”, pues lo mismo hicieron aquellos constituyentes que estaban allí y que acertaron.
    El mismo Franco, “tuvo suerte”, pues el contexto internacional fue la clave para llegar al poder, y nosotros, como pueblo, no la tuvimos, pues perfectamente pudiera haber realizado nuestros sueños desde el poder. Si Mola no hubiese muerto, por ejemplo, quiza, quiza, nuestra suerte hubiese cambiado, desde luego en otra dirección.
    Ya se que es una simplificación, pero pienso, además, que como todo en la condicion humana es cosa de grados, y que entre una dictadura y nuestros ideales hay puntos intermedios. No es lo ideal el modelo frances, pero desde luego estamos lejos de ellos.
    Quiza sea un iluso, quiza solamente el pueblo con su protesta y presión, pueda arrancar el poder de otras instancias y tenerlo para él. De esto sabe mucho más Trevijano y los demás estudiosos, no lo sé, pero no lo creo.
    Mirando adelante, esta reflexión viene de las reglas, el libro blanco y tantas y tantas cosas que habra que definir, y sí creo que la suerte ha de jugar un papel, pues en esa cuartilla debemos acertar (deben acertar), pues si puesto en marcha este movimiento se comete un error, el momento pasará y no por nada ni por nadie, solo por un simple error o no tan simple.
    Por ello ves adelante Trevijano, con la fuerza de tus/nuestros ideales, agarra bien el timón y no lo sueltes, ves a lo básico y fundamental. Tengo una gran confianza en tí, por lo que te he seguido y por pura intuición. Ojala que esta vez, la suerte este de nuestro lado.

  66. Tino Paz says:

    Querido Señor Trevijano

    Quizá este no sea el mejor lugar para expresarle mi agradecimiento por la labor que viene haciendo porque este hilo está para comentar los pensamientos que nos regala pero no conozco sitio alternativo mejor así que me voy a tomer la licencia de mostrarle mi gratitud porque era yo joven, cuando en aquel primer debate de La Clave, usted apareció como una ráfaga de aire limpio y despejó mi mente que no entendía los por qués de los problemas de España.

    ¡cuántos jóvenes le habrán dicho lo mismo! pero permítame que se lo vuelva a recordar.Estaba yo entonces confuso y desanimado y cansado de perseguir ideas supongo como tantos otros y aquel debate, más bien monólogo antológico, me hizo sentir una alegría intelectual coomo pocas veces he disfrutado en mi vida al comprender algo que por mi mismo jamás habría conseguido y que me atormentaba por España.

    Por todo ello gracias de corazón y aunque creo que es usted agnóstico sepa que rezo por usted y que leeré antentamente este blog que desconocía completamente y que su descubrimiento es para mí un motivo de alegría

    Muchas gracias.

  67. Antonio Garcia Trevijano says:

    A Tino

    Deseo que recibas mi agradecimiento a tu sinceridad, a tu conciencia insatisfecha de la realidad politica y cultural, a tu voluntad de cambiarla, a tu memoria feliz de lo poco que te ha merecido la pena leer, oir, sentir y pensar. Aquí encontrarás las fuentes de la juventud y de la vida, la ilusion de estar en la verdad de una creacion politica sin precedentes. Ven con nosotros y toma parte activa en este MCRC que está concebido para la buena gente, piense lo que piense respecto de las ideologías del pasado.

    Pero antes de despedirme, te he de aclarar que no soy agnóstico (sería absurdo pretender que se pruebe la no existencia de Dios), sino ateo. Lo que nunca me ha impedido ver y respetar en la religión el gran sentimiento poetico de la eternidad. Hasta pronto, un abrazo de alegría.

  68. JdJ says:

    Amigo Serquera, lamento el retraso en contestar tu amable invitación, pero en estas fechas me acerco al ordenador lo menos que puedo.

    Tengo que pedir perdón por mi ignorancia, pero me hablas de cosas (lo del anillo) que desconozco. Me he medio informado y hecho una idea, en cualquier caso.

    Aunque no creo que sea el caso que en un foro que no me pertenece y cuya función no es, me parece a mí, la expresión personal de ideas, debo decirte dos cosas que yo creo que me acercan a este movimiento más que me alejan: primera, que siempre me he considerado y dicho republicano en tanto que defensor de la idea de que la república es la forma menos imperfecta de organización de un Estado razonablemente democrático. La segunda, que hace ya bastantes legislaturas que me acerco a mi colegio electoral para ejercitar mi derecho (yo lo considero un deber) de votar en blanco, por considerar este sistema electoral nuestro absurdo y antirrepresentativo.

    Dicho esto, debo decir, no obstante, que una vez activados los oportunos enlaces, que son muy fáciles de encontrar, he podido leer documentación sobre el MCRC y, como en todo, encuentro cosas con las que comulgo, otras en las que a medias y otras, sinceramente, con las que no comulgo.

    Por resumir, mi actitud hacia este movimiento es muy parecida a la de un cartel que, hace muchos años, colgaron en las paredes de mi facultad las Juventudes Comunistas. Su eslógan era: «¿Cuál es tu sueño, tu mejor sueño?» Carlos Marx miraba al espectador, le señalaba con el dedo (como el Uncle Sam de We need you) y decía: «En eso, estamos de acuerdo».

    Pues eso. En eso, estamos de acuerdo.

  69. David Serquera says:

    Para JDJ,
    Veo amigo que eres participe de uno de los errores mas comunes que venimos observando en este foro y que no es otro que la contradiccion entre estar en desacuerdo con las reglas de juego “sistema electoral absurdo y antirrepresentativo” y sin embargo legitimarlas con tu voto en blanco.
    Lo del voto en blanco es tan sencillo que no se por que existe tanta confusion.
    Si no te gustan las reglas del juego, no juegas o sea te abstienes. Si te gustan las reglas del juego pero no los participantes, juegas pero no le das tu apoyo a nadie o sea votas en blanco.
    Crees que con tu voto en blanco estas protestando contra las reglas del juego? El voto en blanco es la peor de las soluciones porque no cuenta para nada.
    Otro error garrafal es considerar el voto como un deber y no como un derecho. Solo los siervos se ven en la obligacion de votar para perder la libertad politica. Esperamos con desasosiego que reflexiones sobre estos temas tan importantes para la libertad politica del pueblo espanol. La democracia formal no es un sueno, son unas reglas bastante sencillas que no se aplican en los pueblos sujetos a la servidumbre voluntaria y uno no puede ser libre hasta que no toma conciencia de su estado. Espero que al menos te sirvamos de ayuda en tu busqueda.
    Un saludo.

  70. Miguel de Iturbide says:

    Si se me permite la frase taurina… “Maestro está Vd. sobrao”

    Aun a riesgo de ser considerado un pelotillero, quiero darle las gracias por permitirme percibir la magnitud de algunas intuiciones que tengo de vez en cuando. Me alegra ver escrito lo que ya venía diciendo a mis amistades de lo Marbella, que ha explotado por ser un caso “estentóreo” (perdón por el neologismo de Gil), pero el mal está enraizado en el Régimen.

    Un saludo D. Antonio y a ver si entre todos hacemos crecer el MCRC

  71. JdJ says:

    Cuando decía deber me refería, amigo Serquera, a deber moral, personal. Quería decir que me impongo la labor de ir y votar porque así lo he decidido; no me refería a que lo considerase un deber desde el punto de vista juridico.

    Tampoco he pretendido minusvalorar la democracia formal calificándola se sueño. El párrafo sobre el cartel era tan sólo un símil.

  72. Antonio Garcia Trevijano says:

    Gracias Iturbide. En este MCRC no hay ni puede haber pelotilleros por tres motivos. Primero, por la sinceridad que preside este blog, patente a todas luces. Segundo, porque no somos un partido, ni hay recompensas que repartir por un jefe. Tercero, porque la adulacion está excluida en las alabanzas a ideas o a la forma de expresarlas.

    Otra cosa es el complejo de inferioridad de los que confunden admiración con adulacion, y reprimen su deseo de expresarla. Repito, pues, mi gratitud por la sinceridad de tu admiracion a mis ideas.

  73. Dionele says:

    Sobre dios y sobre los partidos, sobre el posibilismo.
    Yo se creo en dios (desde luego, no el que pertenece al ningún grupo), cuya existencia no puedo demostrar. Me deja perplejo que Trevijano se diga ateo, lo que respeto profundamente y es causa de mi más profunda reflexión, pues comparto y admiro sus ideales liberales y democráticos, cuestiones que para mí tienen, desde luego la mayor de las importancias.
    Sobre la abstención, voto en blanco y yo que sé, pienso que no se puede señalar conductas con demasiada facilidad. Pienso que, eso sí, este maravilloso MCRC no puede apoyar ninguna opción actual, ¿como podria hacerlo sin entrar en una grave contradicción? pero siguo pensando en la buena fe de la gente en general, y los habrá que aún perteneciendo a este MCRC depositen su voto con el fin de ejercer un mal menor. Creo que a titulo individual tienen su razón y su derecho.
    Pensaba ahora en gorbachow, que ascendio entre el poder para luego traicionar al establisment. Creo que lo que dejo era mejor que lo que se encontro. Entre el punto final y el inicial avanzo en los ideales de la libertad y la democracia. Lo hizo agazapado, les engaño. Ojala hubiera ocurrido algo asi en España. Ojala ocurra que alguien que llege al poder por el actual sistema demoniaco, una vez arriba, cambie las reglas. Son casos contados en la historia de los pueblos, pero existen y a mí, me llenan de esperanza.
    Yo creo que este maravilloso movimiento debe ser el de los objetivos superiores y que a nadie debemos denigrar y que todo hombre puede y debe tener su opcion y oportunidad en la lucha por la verdadera libertad.

  74. Veblen says:

    Yo creia que D. Antonio era creyente, y me parecía raro porque los creyentes (sobre todo católicos) están mucho mas cerca de ser monárquicos y los ateos de ser republicanos. Creer en un dios, el monarquismo, el fascismo (caudillismo) sentimentalmente son tan similares que facilmente se pueden intercambiar. Los iconoclastas, críticos, revolucionarios, son personas tan distintas que es rato que sean creyentes en un dios en un rey o en un caudillo. Además, la monarquía se dice proveniente de dios, si no existe dios, carece de valor sentimental, a lo sumo prático.

  75. Veblen says:

    No es un problema de traiciones pepe, lo primero es convencer y luego, que cada cual haga en conciencia lo que crea. No hay mas duro juez que uno mismo.
    El ideal que nos une o nos deberia unir es sistémico, preferimos un sistema al que existe. Creemos que el que existe causa la mayor parte de los problemas de nuestra sociedad. El que defendemos no es perfecto, solucionará muchos problemas pero en un clima de libertad política, lo cual es mil, veces preferible. Si se vota en blanco se apoya el sistema que queremos combatir, no hay mal menor por ningún lado, Dionele.

  76. Veblen says:

    Dionele, es muy dificil cambiar el sistema de poder desde el poder. No es imposible, pero es muy dificil, sobre todo porque la oligarquía impediría la llegada a la cima. Tampoco es bueno fundar un sistema de libertad política desde la mentira. Por último, al fin y al cabo sería un sistema otorgado, regalado, impuesto, más parecido a un golpe de estado que a la fundación de un sistema democrático. El cambio debe surgir desde abajo, desde fuera de la sociedad política oligárquica, debe ser deseado y conseguido por las propias fuerzas de quienes no son indiferentes ante la política. Pero no puede, ni debe ser impuesto, esta minoría deberá contar con el beneplácito de la mayoria de la sociedad interesada en la política aunque no activa, por lo menos la aquiescencia de los indiferentes y obviamente con la oposición de la oligarquía, que, como es oportunista, luego se sumará. Esta es mi opinión.

  77. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Dionele

    Tu buena fe es tan grande como tu incoherencia, y tu falta de conocimientos, sobre todo lo que importa conocer, llega a la perfeccción. He dicho que soy ateo porque un formidable miembro del MCRC creía que era agnóstico. Y la diferencia entre ser ateo o agnstico, para el que no cree en la religión, es la misma, te lo subrayo, exactamente la misma que la existente entre el que se abstiene de votar y el que vota en blanco, sin creer en el sistema politico. Si te asombra que yo sea ateo, me asombra que votes sin fe en lo que haces.

    A diferencia de tu incomprension del atesimso, yo comprendo tu elevado grado de oportunismo. Un grado tan insolente y despectivo de la honradez politica que elevas a la categoría de héroe al que prospera y llega al poder bajo una tiranía (Suarez.Gorbachov)y la traiciona cuando se desmorona y quiere seguir en el poder con otros sistema radicalmente opuesto al que le entregó su vida. Tanto Suarez como Gorbachov eran pobres funcionarios ambiciosos, que a causa de su megalomanía se hicieron estadistas y gobernantes de la destruccion y de la ignorancia. La España que este MCRC quiere recomponer y liberar es la que la imbecilidad del traidor Suarez descompuso y sometió a la servidumbre voluntaria. Si a ti te llena de esperanza que un traidor a la Monarquía traiga la Republica (estas pensando en Zapatero), a mi me daría horror. Sería una Republica de Partidos, y se acabaría la esperanza de llegar a la democracia con la Republica Constitucional.

    Tienes razon, “todo hombre puede y debe tener su opcion y oportunidad en la lucha por la verdadera libertad”. Comprendo tu posicion y me alegro de que hasta visto que tu verdadera libertad está fuera de los objetivos de este MCRC. Gracias por tus elogios a mi persona. Los estimo tanto como los que haces a Gorbachov.

  78. Crítico says:

    Sí, este es un foro de debate. Pero hay unas reglas básicas, que García Trevijano viene repitiendo contínuamente, que son innegociables. El MCRC no puede ser relativista.
    Y los miembros de este movimiento cívico proponemos LA ABSTENCIÓN. Eso es irrenunciable. David Serquera y pepe fernández han expuesto los motivos, y ya no se puede explicar más claro.
    Estoy convencido de que todos hemos entendido el por qué de la abstención. Ahora sólo resta vencer a la propaganda que ha ido calando en nosotros, poco a poco, durante todos estos años.
    Un abrazo a TODOS.

  79. Veblen says:

    No hay que confiar en que venga alguien con una varita mágica a hacer por nosotros lo que está en nuestra mano y es nuestro deber.
    Me parece que se eligió a Gorbachov sabiendo lo que quería hacer, no creo que traicionara al establishment.
    Pero, Dionele, hay una idea en tu post que sí quiero resaltar: “a nadie debemos denigrar” y quería comentar con todos una reflexión.
    He repasado el archivo del blog leyendo intervenciones pasadas que me habia perdido. He encontrado intervenciones (casi nunca de D. Antonio) extremadamente duras contra el rey actual, incluso personales. La dialectica oligocracia-democracia es, en mi opinión, mucho más importante que la dialectica monarquía-republica, sobre todo si esta última se lleva al terreno visceral. El odio hacia algo-alguien solo engendra odio y rechazo. Yo prefiero actuar por amor a la libertad. Yo prefiero la republica a la monarquía, de forma racional con ausencia de sentimientos, por ello no me importaría una monarquía presidencialista como la que propuso Antonio García-Trevijano a don Juan de Borbón y que contó con la aprobación de Maurice Duverger.
    Propongo reflexionar sobre esta posibilidad por una razón, la monarquía en España es la única institución con prestigio, justo o injusto, pero es así. Juan Carlos es una figura carismática, con enorme adscripción en una inmensa masa social, nos guste o no, es así. Luchar contra eso es muy dificil, sería distinto con su heredero, pero ahora es así.
    En un hipotético futuro, ¿estaríais dispuestos a sacrificar la democracia formal por perseverar en conseguir la república? solo por un sentimiento…
    La II republica desde su inicio, tuvo de enemigos a los monárquicos. Yo reflexionaría sobre la forma de unir a los monárquicos (racionales o sentimentales) a nuestro proyecto y que nuestros enemigos “solo” sean los oligarcas. El otro día visioné un video propuesto por un colistero, una concentración republicana con banderas tricolores, himnos de riego y proclamas airadas, es la mejor manera de no alcanzar nunca la democaria.
    Espero que mi intervención sirva para algo positivo y que ayude al MCRC, si alguna vez pensáis lo contrario yo mismo silenciaré mi discurso en la certeza de que así ayudaré al Movimiento en lugar de entorpecerlo.
    Un abrazo.

  80. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Veblen

    No comprendo que me tomaras por un hombre de fe. Soy ateo desde el segundo año universitario. Pero tengo tanto respeto por los sentimientos religiosos que no hago militancia de mi ateismo. Si me preguntan, lo digo, pero no presumo de ello.

    En cuanto a JdJ y Dionele no vale la pena perder un segundo de nuestro escaso tiempo en tratar de abrirles los ojos. Los tienen abiertos, solo que, como los caballos de los toros, tienen vendado el ojo de la realidad. He tenido paciencia con sus impertinencias y sus escandalosas incongruencias. A partir de ahora nunca más les responderé. Abrazos

  81. Grazia Deledda says:

    Este artículo sobre la sociedad aparente es de tal enjundia intelectual que hay que leerlo, releerlo, digerirlo y vas descubriendo poco a poco que son de aquellas cosa que te marcarán un antes y un después para desentrañar la madeja de la existencia del ser humano.
    Gracias D. Antonio y perdónenos por tanta ceguera.

    Es muy difícil salir del embrollo ideológico en el que hemos estado inmersos durante toda nuestra niñez y juventud.

    Para distinguir agnosticismo de ateísmo tube que esperar hasta los 30 años de edad, todo ese tiempo pasó hasta darme cuenta de la hipocresía que encerraban la mayoría de los agnósticos.
    No se puede desmontar a Dios si tu interlocutor te dice que Dios es la energía universal, pero en cuanto quiera conceptuarlo dándole atributos como Creador, Ser, Ente ú otra cosa análoga, y le dices que no tienes razones para refutarlo declarándote agnóstico, es que eres un………

    El voto en blanco es a la política lo que el agnosticismo es para muchos de los que se declaran ambivalentemente, ateos. Una válvula de escape para futuros oportunismos.

    Otra cosa es el voto nulo.

    La abstención es una buena opción siempre que sea activa, consciente y difundida masiva y publicamente

    Y votar nunca debe de ser un deber.

    En el lenguaje popular el voto en blanco es un “cheque en blanco”.
    El voto nulo “aldeanismo”.
    Y la abstención “pasotismo”.

    El “sistema” tiene respuesta para casi todo.

  82. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Veblen

    He apreciado mucho todos tus comentarios. Pero el último me inquieta.

    Para romper la dictadura, y cuando la oposicion clandestina no tenía fuerza, quise unir a la derecha y la izquierda con unas declararaciones de ruptura democrática que Don Juan haría al diario Le Monde, y que yo habia redactado. Don Juan me dijo que si en un referendum se pedía elegir entre una Monarquia Parlamentaria y una Republica Presidencialista, ésta ganaría. Ante tal temor le respondí que tecnicamente era posible una Monarquiá Presidencialista. Me rogó que le hiciera un esbozo. Le pareció tan asombroso que quiso saber la opinion de Maurice Duverger. Los reuní en una cena (Hotel Lotti de Paris). Y Duverger le dijo, “Sire, la idea constitucional de Trevijano, no solo es democrática y coherente, sino que habría sido el sueño de Benjamín Constant”.

    En la situacion actual, ese proyecto es incompatible con la Monarquía de Partidos. Juan Carlos no es un lider carismático. Simplemente lo apoya una mayoria de españoles, menor de la que apoyó a Franco, por la gran mentira del 23 F. Pero esto se sabrá cuando se plantee, el problema de la unidad de España, y el Rey confiese que no puede hacer nada, como tendrá que hacer ante la presion de la opinión pública. La reforma de la Monarquía, para ir a la democracia, no es posible ni en teoría. En mi artículo próximo lo demostraré. Despues de leerlo, debatiremos. Hasta pronto, Abrazos.

  83. Veblen says:

    Nadie está obligado a participar en unas elecciones, recuerdo muy bien como D. Antonio argumentaba en televisión que un derecho nunca puede ser al mismo tiempo un deber.
    Ciertamente, el sistema tiene respuesta para casi todo.
    El poder de los medios y la propaganda es enorme, ya lo sabía bien Goebbels.

  84. Antonio Gracia Trevijano says:

    Querido Grazia, eres valiente en lo más dificil, en combatir los propios prejuicios que educaron tus sentimientos de juventud y de militancia politica. Por eso mereces el respeto del MCRC.

    Pero el voto nulo es tan incoherente como el blanco. Basta que pienses en el referendum del Estatut, y te daras cuenta del superior valor ideologico de la abstencion. El voto nulo expresó el querer y no poder de la frustración del oportunismo. Aprecio tu elogio a mi ultimo articulo. Su éxito en el MCRC me obliga a continuarlo en el proximo. Abrazos

  85. Crítico says:

    Éste es un movimiento republicano porque sólo en una República puede haber Democracia. (Sé que don Antonio en alguna ocasión ha planteado la posibilidad teórica de una democracia con Monarquía, pero no creo que sea el caso español). Entiendo una coalición puntual entre el pueblo y el monarca, siempre y cuando sus destinos e intereses hayan estado ligados en el tiempo, desde un punto de vista histórico.
    No es el caso de la realeza española: tirana, despótica, aliada siempre con el enemigo, arribista, reaccionaria y siempre enfrente de los derechos fundamentales. No estoy insultando (yo no tengo nada personal con la institución), sólo describiendo.
    Tampoco creo que Juan Carlos sea una persona muy valorada entre los españoles: la mayoría de la izquierda no le quiere por principios, y la mayoría de la derecha está hasta el moño de él. Pero claro, las encuestas en España son magníficas y lo mismo te valen para un roto y para un descosido.
    Un ejemplo: pregunta a los españoles varones, a través de una encuesta, si prefieren a la mujer inteligente o a la guapa. El 99 % de los encuestados dirá que a la inteligente, pero ninguno de esos pánfilos va a querer casarse nunca con la fea. ¡Porque han mentido! Y los encuestadores y líderes de opinión, tan anchos.

  86. Antonio Gracia Trevijano says:

    Mi querido Crítico, en mi resuesta a Veblen explico el origen y finalidad del borrador de constitución presidentalista con un Rey representativo. Conozco muy bien la pésima opinion que tiene la gran derecha economica sobre Juan Carlos. Otra cosa es que esté apoyado por la oligarquía financiera y los medios de comunicacion. Pero nuestro verdadero adversario no es la monarquía, sino los partidos y sindicatos estatales, y los grandes medios de comunicacion. Hasta muy pronto, con afecto.

  87. Veblen says:

    Estimado Antonio,
    agradezco enormemente el tono de tu respuesta a mi sincera pero sé que conflictiva intervención sobre la monarquía.
    No cabe inquietud de ningún tipo.
    Cuando te ví en La Clave en el ’91 (creo) después de la natural sorpresa producida por tus intervenciones tan directas, claras y sobre todo sistemáticas, recordé a Descartes y dudé de todo lo que decías pasando a comprobarlo yo, por mí mismo, en la medida de mis posibilidades, convirtiendo tu discurso y sobre todo método en los míos. Por eso no hago nunca alabanza de tus artículos ya que no me sorprende tu certeza, al tener interiorizada la situación y tu forma de análisis.
    Si algo puedo aportar dada mi incultura general, es en el terreno de la economía y del marketing, de los que sé un poco. Intentaré realizar alguna aportación (si me lo permitis) en esos terrenos, si surje la ocasión.
    Siendo que me muestro indiferente entre una republica y una monarquia que diera al monarca el mismo poder y papel que el del presidente de Alemania (por ejemplo) que creo que es casi nulo, he propuesto reflexionar sobre la incorporación de un monarca que no influyera en la democracia pero que satisfaciera el sentimentalismo del “segmento de mercado monárquico” ganándolo como aliado.Obviamente, sin sacrificio de ningun principio del proyecto.

    El tema de la monarquía es importante dado el apoyo sincero de que disfruta por los ciudadanos. Espero ese artículo por tu parte y haber ayudado en algo.
    Un abrazo.

  88. Antonio Garcia Trevijano says:

    Pero mi querido amigo Vebelen, ¡eres tu lo que mas buscaba! Un especialista en marqueting que no sea demagogo en las propagandas, sino riguroso y verídico, que quiera llevar a todos los rincones de España nuestro MCRC por sus propias convicciones. Un mirlo blanco. Te necesitamos. Debes ponerte en contacto con Francisco, David y Pepe Fernandez. Sabes la emocion que recibo de los que despertaron a la realidad con mis intervenciones en la Clave.

  89. pepe fernandez says:

    Crítico, Estoy de acuerdo, hay asuntos innegociables, precisamente el de la ABSTENCION se deriva directamente de la definición del MCRC.

    Sobre lo de la confusión de la II República con la República Constitucional, si yo también creo que es un tema serio. Se me ocurre sugerir como primera medida que para diferenciarnos lo más posible de los repúblicanos nostálgicos aÑadamos al MCRC la bandera de EspaÑa (la bicolor, sin escudo alguno) y sobre ella I REPUBLICA CONSTITUCIONAL (abreviadamente o como veais), lo dejo por si lo considerareís merecedor de vuestra opinión, sino perdonad la sugerencia.

    Sobre el tema de la Religión, ahí no se puede meter la pata como la II República y redactar una constitución anticlerical con un pueblo que sentimental y culturalmente se declara católico. La religión es algo personal y debe ser garantizado como parte de las libertades, así seamos todos ateos.

    La Monarquía es famosa y popular, su espacio son los programas del corazón, políticamente su desprestigio es evidente.

    Un saludo republicano

  90. Antonio Gracia Trevijano says:

    A Ppe Fernandez

    Respecto de la religion pienso exactament igual que tu. Pero difiero en cuanto a la necesidad de simbolos para diferenciarnos, por ahora, de la II Republica. Ya vendrá su momento. La cuestion de la bandera es prematura.

    Nuestro discurso politico, todos nuestros mensajes, serán tan incompatible con la Monarquía de Partidos como con la Republica de Partidos, unica que puede realizarse, pues la restauracion de la II es un sueño de realizacion imposible. Eso nos diferenciará de la nostalgia republicana. Aunque en el momento adecuado necesitemos simbolos.

  91. Miguel de Mallorca says:

    Estimado D. Antonio:

    Muchas gracias por su respuesta. Me ha llenado de orgullo intelectual que pierda unos minutos de su valioso tiempo en responderme. He de decirle asimismo que mi mujer (la “suarista”, aunque ya no tanto) se ha quedado muy sorprendida con las líneas que me ha dedicado y quizás, con un poco de esfuerzo por mi parte, logremos incorporarla -si bien, quizás, en el sector crítico- al proyecto del MCRC (haré lo que esté en mis manos al respecto). Al menos es muy respetuosa con mis pensamientos políticos y muy crítica con la situación política actual. El convencerla será un trabajo arduo, ya que -como sucedió en mi caso hasta su gloriosa aparición en LA CLAVE- ha estado rodeada de un entorno familiar completamente entregado a la política del consenso y que considera la Transición como la única forma de “evolucionar de la dictadura a la democracia”.
    En respuesta a su petición, me siento honrado en hacerle llegar mi dirección de correo electrónico: miguelanguera@hotmail.com. Le reitero MI TOTAL DISPOSICIÓN a colaborar con Ud. y con el MCRC en todo lo que me sea posible, si bien debo de reconocer que en mi entorno social tengo poco que hacer ya que estoy rodeado de votantes del PP y del PSOE y algún que otro descontento con la política pero que ni por asomo pone en duda al sistema (y le puedo asegurar que más del 50% de las conversaciones que mantengo con mis amistades y familia versan de política).
    A propósito de esto último, no se puede Ud. imaginar hasta que punto ha sido oportuna la aparición de este movimiento y de su blog, pues me hallaba al borde de la rendición, no tanto porque flojease mi ánimo sino debido más bien a considerar que la batalla de los medios de comunicación estaba perdida (excepción hecha de algún artículo suelto de Raúl Del Pozo, M. Prieto o G. Albiac -al juez Navarro le tengo perdida la pista y había quien lo identificaba con posiciones próximas al entorno abertzale-, el silencio de la prensa hacia su persona y la idea de la República Constitucional da que pensar (mal. por supuesto). Y disculpe que insista (si le molesta, dígamelo, por favor, pero como “veterano” seguidor suyo me gustaría cono cer los motivos de su desaparición como columnista de EL MUNDO (si lo prefiere, contésteme al e-mail que le ha facilitado).
    Ya por último, y como simple anécdota, decirle que revisando los artículos que ha ido publicando en su blog (¿una maravilla tras otra!) me he dado cuenta de una curiosa coincidencia: si no me equivoco, el 1º de ellos apareció el 13 de mayo, que es precisamente la fecha de mi cumpleaños. Le puedo asegurar que soy la persona menos dada a hacer interpretaciones que vayan más allá de los límites de la lógica, pero…
    Le dejo ya, que tendrá otros asuntos que atender y, seguro, más importantes que leer estas líneas ( además mi mujer me dice que le debo dejar descansar -realmente, cinco horas son pocas para descansar, si bie yo mismo descanso esas mismas e, incluso menos, por motivos laborales).

    Un saludo afectuoso y, de nuevo, MUCHAS GRACIAS.

  92. Avelino Díaz says:

    Como profesional de la educación quiero mostrar mi preocupación por la creación de esa asignatura llamada Educación para la Ciudadanía.Que,a mi modo de ver,puede convertirse en instrumento de esa Sociedad Aparente y en transmisora de las “virtudes” de la Monarquía de Partidos.Ojalá muchos futuros profesores de la asignatura se decidan a abrir el curso con el artículo de D.Antonio.

  93. pepe fernandez says:

    Querido Maestro,

    Gracias por la aclaración, no puedo estar más que de acuerdo contigo en tu juicio de aplazar para un momento más oportuno estas decisiones. Centrémonos pues en el discurso político.

    Con afecto

  94. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Miguel

    A tu mujer le dices de mi parte que no hay ni puede haber politica decente sin humanismo, y eso nadie se atreve a predicarlo de la Transicion, ni de los partidos que se repartieron, por cuotas electorales, el poder del Estado franquista.

    Te daré mi e-mail para que me informes cuando puedas de la posibilidad de dar una conferencia en Palma. Joaquin Navarro está enfermo y se ha jubilado. Su posición respecto al nacionalismo vasco siempre fue la misma que la del PNV. Lo demás fue difamacion. Luis del Olmo tuvo que indemizarle con 6 millones de pesetas por haber dicho que era partidario de ETA. Tuve el honor de haber sido su abogado. En cuanto a mi salida de El Mundo, es sencilla y clara. A P.Jota no le interesaba que yo contiuara en su diario, tan pronto como Felipe fue sustituido en el gobierno por Aznar. Sin explicación alguna, publicó un articulo de Luis Solana en el espacio que todos los lunes tenía reservado para mi colunma. Comprendí y me fui. Con todo afecto.

  95. J.C. Villa says:

    Muchas gracias a D. Antonio, Pepe Fernández y David Serqueros por sus amables comentarios. En la medida de mis posibilidades, acepto colaborar en el apartado del Libro Blanco referente a las Universidades españolas. Coincido con vosotros en que el (re)generacionismo de las Universidades debe ser una pieza clave an la acción del MCRC.

    Por otro lado, me parece magistral la exposición de D. Antonio respecto a la cuestión del ateísmo versus el agnosticismo. Coincido en que la mejor manera de comprender un sistema filosófico es analizarlo en su contexto cultural e histórico y ver si colabora a la servidumbre o a la libertad. Y un sistema filosófico verdaderamente libre y liberador ha de ser ateo.

    Un afectuoso saludo a todos, y que viva la República Constitucional.

  96. Antonio Garcia Trevijano says:

    Me hace feliz tu comentario, por tu colaboracion y por tu consideración historicista de los sistemas filosoficos. Esto ultimo no quieren entenderlo los
    filósofos de profesion ni los eruditos. Gracias, amigo Vila o ¿Villa?.

  97. J.C. Villa says:

    Apreciado D. Antonio:

    Como usted/tú sabrá(s), la filosofía que hoy se hace en las universidades españolas es mera repetición, exégesis o interpretación filológica de filósofos pretéritos y de autores anglosajones y alemanes, de manera descontextualizada y estéril, tratándolos en el fondo como si fueran letra muerta. La filosofía, en cambio, debe ser palabra viva, en constante contacto e intercambio con la realidad política y social, pero no como apología infantil o acrítica, sino como instrumento de liberación y emancipación humanas.

    Por lo demás, mi admirado D. Antonio, –y le agradezco profundamente el interés– mi apellido es Villa.

    Saludos afectuosos.

  98. Vicente Carreño Carlos says:

    Queridos amigos:

    Permitidme que aprovechando la ocasión de que Miguel (de Mallorca) en su comentario 98 ha citado a Joaquín Navarro Esteban, utilice este espacio, para saludar cariñosamente y presentar mis respetos al Magistrado, escritor y ciudadano. He leído todos sus libros y le he seguido en sus columnas de opinión en las que aparecía junto a AGT. Excelentes libros don Joaquín. ¡Que bien escribe!, ¡con que facilidad y frescura lo dice…! ¡Es un placer leerle!. Algunos directores y dueños de periódicos deberían saber que muchos españoles hemos comprado su papel para poderles leer a Usted y a Antonio García-Trevijano, y así conocer la realidad.

    Reponga su salud pronto y continué escribiendo. Anímese y participe en el MCRC.

    Un fuerte abrazo.

  99. Juan says:

    Es imposible visionar la realidad de nuestra sociedad como lo haces tú Antonio. El valor republicano tomará su dimensión real dentro de la sociedad, con análisis tan certeros como los promovidos en este blog.

    Saludos cordiales

  100. A.Molina says:

    Admirado D.Antonio:
    Leo su blog siempre que puedo y le animo a Ud.y a los demás participantes a seguir en este empeño, en el cual, con mi pobre aportación me tendrá a su lado.
    No es importante pero me parece recordar que Quintiliano nació en “Calegurris Nassica” la actual Calahorra.
    Reciba un fuerte abrazo republicano.

  101. Clara Inés says:

    Tengo apenas 15 años, y estoy verdadera de acuerdo con todo lo que acabo de leer, me gustó muchísimo. Quiero ser una futura licenciada en ciencias políticas, o alguna profesión relacionada a todo esto de las Cs. Humanas. Lo admiro mucho
    Saludos

  102. Javier says:

    Yo siempre he sido muy ingenuo u optimista, y siempre he creído por ejemplo que las leyes se hacían para el bien de todos, no para la conveniencia de los que tenían el poder, lo cual es así, en no pocos casos, y siempre, creo, cuando hay dinero por medio. Me parece que lo que pasa en el mundo se puede resumir en que unos pocos se enriquecen y gobiernan a los demás, que los demás estamos muy ocupados intentando sobrevivir, y de eso se valen esos otros pocos, y que además los pocos, los poderosos, se las saben todas porque al tener el poder lo controlan todo, y hacen lo que les da la gana mientras que no se les pille y ellos ya hacen todo lo posible para que no se les pille. En fin, egoísmo, soberbia, avaricia y falta de escrúpulos o de moral. Como dijo alguien muy sabio si los hijos de puta volasen no veríamos el sol.

Los comentarios están cerrados.