CORRESPONDENCIA ENTRE LO CIVIL Y LO POLITICO

Mi reflexión anterior sobre la sociedad del “como sí“, esa que debe guardar a toda costa las apariencias, ha sido cabalmente comprendida en el seno del Movimiento Ciudadano por la República Constitucional. Pero mi denuncia de la falsedad del sistema monárquico podría ser entendida, a sensu contrario, como una reivindicación republicana de la necesidad de verdad, entendida como correspondencia especular entre la sociedad civil y la sociedad política, entre lo privado y lo público. Lo cual está muy lejos de mi pensamiento. Pues esa pretensión solo es propia de los sistemas totalitarios, como hace años lo puso de relieve Hannah Arendt.

La sociedad política no puede ser espejo de la civil, tanto por la naturaleza voluntaria de su formación en partidos políticos y medios forjadores de la opinión pública, como por la distinta función de ambas sociedades. Del mismo modo que el mandato representativo no exige, en el derecho privado, que el representante sea un fiel reflejo del representado, sino un simple portavoz y ejecutor de su voluntad, la sociedad política tampoco debe aspirar a ser verdadera por su exacta correspondencia con la civil. Las diferencias entre representación y representatividad, de un lado, y entre lo real y lo simbólico, de otro, explican la clase de verdad que los ciudadanos pueden ver realizada en la “res publica“.

Un sistema político es verdadero, aunque no sea justo, si cumple dos requisitos primordiales: ser representativo de la sociedad civil y no ser simbólico -como el arte modernitario- de otros símbolos abstractos (pueblo, nación, comunidad, monarquía, república), sino de realidades concretas o susceptibles de ser concretadas (electores, cuerpo electoral, gobernados). Los símbolos de otro símbolo, legítimos en las instituciones litúrgicas, renuevan el automatismo sentimental de los nacionalismos y demás demagogias.

El primer requisito es condición esencial de legitimidad de la clase política y los órganos de formación de la opinión pública. En el Estado de Partidos falta este requisito. El consenso, el como sí y la salvaguarda de las apariencias, hacen falso el sistema político. El segundo requisito, no ser simbólica de otros símbolos, es condición existencial de una Constitución democrática. Es decir, el sistema político ha de ser representativo de la sociedad civil y de todos sus sectores sociales. El sistema de gobierno, tanto en su dimensión ejecutiva como en la legislativa, debe ser representante de los electores en virtud de mandato imperativo y revocable.

La Constitución de la Monarquía de Partidos no es real, sino una ficción infantiloide del como si, porque lo único que constituye es un símbolo de otros símbolos contradictorios. ¡Monarquía simbólica de cuatro simbólicas soberanías: la soberana, la popular, la nacional y la parlamentaria! Tanta palabrería para esconder que no hay más soberanía que la del jefe del partido estatal gobernante. Y tampoco puede la monarquía llegar a ser democrática por vía de reforma, porque el concepto de soberanía implica el de su indivisibilidad, mientras que la democracia nace y se basa en la división de la soberanía estatal.

Anuncios

60 thoughts on “CORRESPONDENCIA ENTRE LO CIVIL Y LO POLITICO

  1. Dionele dice:

    A Trevijano,

    Siento sobremanera que te hayas enfadado por mi comentario y te ruego me disculpes si vieses en el cualquier elemento personal.

    No sé si con tus palabras no quieres que vuelva a participar, no tienes más que decirlo y así lo haré.

    No obstante te queria decir que para mí, no es lo mismo ser ateo que agnostico, pues ateo es el que afirma que dios no existe y agnostico es el que no afirma, ni confirma la existencia o no de dios, siempre según las creencias de cada cual. Si no sé o no entiendo, de nuevo mis disculpas, sólo es mi modesta opinión.

    Si la travesia en ese barco nos lleva a tus/mis ideales, me gustaria ir en él, pero pienso que se puede discrepar en cuestiones que no sean las reglas del juego, aunque aún esten por definir, sobre un papel.
    Ante todo no me siento radical, y creo, también, que el posibilismo no es lo mismo que el oportunismo, del que carezco absolutamente, de eso puedes estar seguro. Posibilista si me creo y aprovechare cualquier rendija que me permita vivir en libertad, aunque me pueda equivocar, como cualquiera.

    Por ultimo te dire que desde luego zapatero ya ha dado de si lo que podiamos esperar, al menos yo, y que me da igual que modelo quiera proponer, pues por sus decisiones sé que no me dará mas libertad.

    A mi la monarquia me produce un nudo en mi conciencia que no soy capaz de resolver por más vueltas que le de y sin embargo comprendo que en un momento de tu vida pensases en aquella “posibilidad”, pensando en lo posible y lo mejor para aquel momento y situacion.

  2. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Pensaba no responder más a tus incongruencias, y tu bondad me desarma. Estare contento si sigues leyendo este blog, pero no hagas comentarios sin sentido.

    Posibilismo es la justificacion intelectual del oportunismo, la confesion de que no tienes ideales superiores a los medios inmorales que apruebas para conseguirlos. Al menos Maquiavelo los aprobaba, solo si conducían al exito, lo que implica que antes del triunfo los consideraba inmorales. Asi lo puedes ver en la década de Tito Livio.

    El que traiciona desde el poder al regimen que lo ha puesto en el mando, además de ser un sinverguenza, no puede cambiar más que la fachada. Y votar en blanco no es que sea un disparate contra el sentido comun, sino que abre una brecha en el barco para que se hunda antes de llegar a puerto. ¿Que confianza van a tener tus compañeros de viaje? Mientras sigas siendo posiibilista, votes en blanco y te extrañe que sea ateo alguien a quien deseas respetar, no puedes ser miembro del MCRC. Lo cual no impide que sigas gozando de mi estima. Aunque te comprendo y eres buena persona, no rechazas por instinto la inmoralidad politica. Con afectuosa simpatía.

  3. CuestiON dice:

    Apreciado Sr. García-Trevijano:

    Vd. ha escrito:

    “Y tampoco puede la monarquía llegar a ser democrática por vía de reforma, porque el concepto de soberanía implica el de su indivisibilidad, mientras que la democracia nace y se basa en la división de la soberanía estatal.”

    pero yo no lo entiendo; podría, por favor, explicar esas líneas.

    Gracias

  4. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Querido Cuestion

    La soberanía nace en el lenguaje politico como el poder indivisible del soberano (Bodino, Hobbes, Bossuet). La democracia se define por la separacion de los tres poderes del Estado, lo cual implica la división de la soberanía estatal (Tocqueville). En la democracia los poderes estatales se frenan y se equilibran entre sí (Montesquieu). Por esa razon no hay ninguno que sea soberano. El concepto mismo de soberanía es incompatible con la esencia de la democracia. Espero que sea suficiente. Saludos.

  5. Dionele dice:

    A Trevijano,

    Como tengo tu venia, y mientras la tenga, en esta tu casa, escribiré, pues como te he comentado aprovechare cualquier rendija para ser libre.

    Y mientras pueda, este fuera o dentro o donde este, apoyare este y cualquier movimiento que intente darme la libertad.

    Veo que te ofencio mi frase sobre que me quede perplejo al saber que eras ateo y pienso que tienes razón, me equivoque, no debi hacer semejante valoración.

    Al margen del tema del posibilismo, y comprendiendo tus argumentos aunque no los comparta, quiero decirte que en mi opinión, este MCRC debe ser un movimiento transversal a todo otro conglomerado, incluidos partidos, sindicatos, etc. Te podria dar muchas razones para ello, pero la más importante para mí es que sólo siendo un movimiento tranversal sereis capaces de sumar. Si por el hecho de acudir a las urnas en el actual sistema corructo de partidos, todos los que pensamos hacerlo y desde luego no para votar en blanco, somos excluidos de tu viaje, este movimiento solo podra aspirar a ser un foro de debate, no podra ser mayoritario por que no se puede dejar fuera al 70% de los españoles con derecho a voto.
    Yo no creo que sea una brecha en el barco, al revés, creo que puede ser el espinaker que permita al velero ganar cualquier regata, incluso, incluso, aunque sea real.

  6. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Dionele, acepto tus disculpas. Pero no quiero recibir consejos de quien no solo defiende el voto en blanco, sino que anuncia que votara a alguno de los partidos estatales. En el barco solo viajaran los que abominan de los partidos estatales. Este MCRC no serla transversal, sino horizontal. Si fracasa la organizacion de la decencia, no por eso dejaran de existir personas decentes. Votar a un partido estatal es indecente. Lo lamento. Adios.

  7. Miguel de Iturbide dice:

    No me resisto a transcribir este párrafo aparecido en un artículo de LA LEY el día 2/8/06 sobre Sistemas Electorales:

    “La falta de credibilidad y el creciente escepticismo que la sociedad manifiesta, cada vez en mayor medida, respecto de la vida política en general y la «clase política» en particular es cada vez más patente y a tal fin observamos cómo la participación en procesos electorales es siempre uno de los caballos de batalla de partidos políticos, líderes, politólogos, juristas, sociólogos, etc. Así el ciudadano, en caso de que participe en dichos procesos, acaba observando cómo vota a un candidato que él no elige, sino que viene «impuesto desde arriba», funcionando el sistema mediante las ya mencionadas oligarquías partidarias: la minoría que copa los puestos dirigentes es la encargada de nominar a los candidatos que crea oportunos, sin que sea necesario para tal cometido unos mínimos criterios, objetivos e integradores, que no pasen por la «meritocracia partidaria».”

    La realidad es tan evidente que ningún observador de buena fe puede obviarla. Por eso no comprendo a quienes siendo conscientes de este mecanismo de dominación todavía se prestan a reforzarlo voluntariamente. A diferencia de la dictadura, en que la dominación es coactiva y exige un comportamiento heroico de resistencia, en el Estado de partidos la resistencia es facil e indolora, basta con no votar.

  8. Arturo dice:

    Estimado D. Antonio

    La lectura de su artículo me ha sugerido, como siempre, varias preguntas dirigidas a mí mismo pero que traslado a todos los participantes.

    ¿A quién representan los partidos estatales? Creo que en primer lugar a sus cúpulas en complicidad con una oligarquía y a continuación a toda una trama de advenedizos que han logrado colocarse a su sombra. PSOE, PP, IU,… protegen y son protegidos por diversos poderes (PRISA a uno, El Mundo y la COPE al otro, Banca dividida, Opus, Sindicatos de uno y otro signo, Nacionalismos caciquiles, etc.) La lista es amplia pero mayor es la de los que saben que “fuera del partido no hay oxígeno? y se instalan en alguno de los pesebres de la conspiración. Gente hay en este foro que ha comentado las escasas posibilidades de promoción en la Universidad o para la Investigación, otros conocemos las dificultades para acceder al “negocio? de la Formación laboral u ocupacional sin la patente del Sindicato o la Patronal… Os propongo denunciar aquí vuestras experiencias.

    ¿Qué posibilidades de representación de las realidades concretas definidas por D. Antonio (electores, cuerpo electoral, gobernados) existen en un sistema de listas cerradas como el nuestro? Reconozcamos que quien no ha entrado por el aro de la estricta disciplina a la cúpula, ha sido desalojado. Nuestra historia tiene muchos ejemplos.

    ¿Porqué votan los españoles a estos partidos? Ante todo, no debemos despreciar los datos de abstención que se han venido produciendo en las consultas y cuyas causas achaco a rechazo al sistema, indiferencia o indolencia. Y entre los votantes vislumbro a honestos creyentes, clientela inadvertida captada por la propaganda e interesados hombres del aparato.

    En fin, las preguntas siguen rondando por mi cabeza. Dejo espacio a las de los demás.

  9. J.C. Villa dice:

    Yo diría aún más: contra la destrucción y balcanización de España, contra la creación de una veintena o más de pequeños estados oligárquicos partitocráticos (los cuales en buena medida tenemos ya, pues el actual Estado de las Autonomías es un Estado Federal de hecho), la acción más efectiva y contundente es la abstención. Como ha dicho D. Antonio, es una indecencia votar a cualquier partido actualmente existente (sea estatal o nacionalista, parlamentario o extraparlamentario), poque ninguno es democrático y además todos están por la creación o el mantenimiento de los Reinos de Taifas, pilar imprescindibe del caciquismo oligárquico.

    Un cordial saludo.

  10. Raul dice:

    Estimados D Antonio y foreros:
    La monarquia britanica dice que los nacionales de aquel pais sean considerados SUBDITOS britanicos, en los estados unidos los inmigrantes luchan por obtener la CIUDADANIA americana, y aqui tenemos NACIONALIDAD española.
    Ademas el concepto de nacionalidad ha sido muy usado por los regionalismos, desvirtuando su origen.
    Nos podia aleccionar D. Antonio sobre estos 3 conceptos, tan proximos y tan diferentes.
    un saludo

  11. Grazia Deledda dice:

    Uno de los típicos ejemplos de castración del pueblo andaluz por parte de la oligarquía partidista.

    En uno de los muchos pueblos de la Andalucía profunda:

    Escuela de adultos.
    Menos de un centenar de personas inscritas en sus cursos de enseñanza. La mayoría mujeres.
    Dos ó tres profesores a dedicación plena.
    Varios años de funcionamiento.
    No hay exámenes. No hay ningún seguimiento académico.
    La mayoría no asiste a ningún tipo de cursillo. No se aprenden ni labores de hogar, pues el profesorado es de EGB.

    Durante el curso escolar celebran: comidas, bailes, fiestas, excursiones, y disfrutan como un estupendo club de personas ociosas.

  12. Isabel dice:

    Yo creo que la monarquía “era” una institución con prestigio, como dice Trevijano, por la mentira del 23-F que todos los españoles creíamos a pies juntillas.
    Pero, en los últimos tiempos entre la gente con un poco de honradez ha quedado bien claro que el rey no pinta nada de nada, y nos ha hecho pensar.Con la excusa de que es el rey de todos los españoles no hace comentario alguno sobre las políticas territoriales de este gobierno, pero, en realidad no lo hace, por no enfrentarse a las oligarquías que son las que le dan de comer. Ahora sólo es una monarquía de las revistas del corazón, esa parte del pueblo le apoya y la oligarquía, por supuesto, por razón de su simbiosis.
    Entiendo perfectamente la descripción del tema de la abstención que hizo en un post anterior David S.Yo, como la mayoría de los españoles, creía que las reglas eran democráticas, que la corrupción era inherente al ser humano, no que fuera provocada por las reglas en sí y por ello he votado en blanco cuando no me gustaban los jugadores y a partidos cuando, más o menos me parecían bien.
    Pero se me plantea una duda práctica. No encuentro manera de distinguir entre la abstención pasiva y la activa, para mí la pasiva representa la servidumbre voluntaria y en su grado máximo. La opinión pública confunde el concepto de abstención activa con el de voto en blanco, p.e., en el referéndum del estatuto de Cataluña, la idea que ha calado es que la alta abstención era un voto de castigo a los jugadores (tripartito), no a las reglas del juego.
    Por último, a mí, siendo católica, no me sorprende que sea usted ateo y entiendo que el MCRC no tiene en esta cuestión más que decir que el respeto a la libertad religiosa. Lo que sí me extraña por mi relación con otros ateos es su reconocimiento del amor,la honradez, la bondad y de los otros, no desde el púlpito del intelectual y del erudito, sino desde la misma altura del hombre y durante toda una vida.

  13. Grazia Deledda. dice:

    Desconstruir la idea de Dios, un trabajo tan elaborado durante siglos es una ardua tarea para los que hemos sido educados en dichos conceptos.

    El cristianismo al ser compendio de muchas religiones del pasado y siendo su “moral” la construcción de los débiles y los “más”, hace que la inconsecuencia sea el fruto de toda beatería.

    Siempre hay un sentimiento ambivalente en todo ateo hacia la mítica “Institución” y una ligazón de admiración y respeto hacia el ingenuo creyente.

  14. David Serquera dice:

    Querida Isabel,
    El MCRC necesita a las personas honradas como tu. No te importe que te asocien con los pasotas de la sociedad porque te abstengas porque tu eres muy consciente de lo que haces y por que. El pasotismo en la abstencion es un mito que han creado los medios de comunicacion y los partidos politicos. Hoy en dia ante la coaccion para ir a votar que se ejerce entre otras cosas mediante campanas electorales inacabables y manipuladoras todo el que se abstiene debe tener una u otra razon. El pasota hoy en dia es el que se deja arrastrar por los medios de comunicacion y ejerce su voto sin saber lo que hace.
    La abstencion no hace falta diseccionarla para que su efecto desligitimador del sistema sea valido.
    El MCRC no pretendera hacerse el propietario de la abstencion sino que cuando esta sea mayoritaria denunciara ante los ciudadanos la ilegitimidad del sistema y tendra una razon mas de peso para proponer sus opciones.
    Por ultimo quiero decir a todos que un movimiento ciudadano se hace de ideas pero sobretodo de hombres y mujeres honestos que no se mienten a ellos mismos.

  15. Luis Vázquez dice:

    Son muchas y diversas las experiencias y emociones que han llevado,llevan y seguirán llevando a muchos españoles a la desazón,el desencuentro, la frustración y tambien la rabia y al génerico humano deseo de que muchas cosas fueran de otra manera.Pero con ser fundamental la coincidencia en esos sentimientos y anhelos entre mucha gente, lo que el MCRC propone es una interpretación de las causas politicas de ese malvivir y una via concreta sobre como tratar de darle solución racional en el terreno cívico político.Es un propósito de base analítica que no nace principalmente de la intensidad de sentimientos de injusticia, del atosigamiento de la falta de libertad, de la experiencia cotidiana de lo inestético y la mediocridad, de la desigualdad social y económica, de la prevalencia del nepotismo, la prevaricación y el sectarismo,etc.Por la rebeldia y no aceptación de todas estas experiencias y otras semejantes es el resultado de un esfuerzo de estudio y comprensión racional de los mecanismos de dominación y del poder en el Estado, un diagnostico del presente y una propuesta radical, justamente por el rechazo de las posibles causas políticas de todo aquello.Es esto lo más definitorio de la naturaleza del MCRC y lo que para aceptarlo ó no, antes ó después, debe ser comprendido.Al menos esta es la idea que yo me hago

  16. pepe fernández dice:

    Querido Maestro,

    Te felicito y te doy las gracias por compartir con nosotros tus brillantes y originales análisis políticos sin los cuales el MCRC no tendría el espesor ni la madurez de pensamiento que tiene.

    Aprecio cada día más tu método de análisis: limpiar de definiciones de metafísica barata la política y redefenir los conceptos de manera realista para saber de lo que se esta hablando y evitar manipulaciones demagógicas. Esto de un valor incalculable para la práctica del MCRC y que todos deberiamos agradecerte.

    Entiendo, a tenor de este nuevo artículo, que la Monarquía de partidos es falsa, injusta y demagógica:

    -Falsa, porque la partitocracia no puede representar a una sociedad civil que es compleja y multiforme (véanse tus anteriores artículos) y porque una Monarquía no puede reconocer otras sobernanias sin caer en una contradicción imposible de resolver.

    -Injusta, porque a lo anterior se aÑade la falta de división de poderes.

    -Demagógica porque los oligarcas de los partidos políticos dicen representar entelequías metafísicas en vez de a los gobernados cuyas decisiones sobre la elección de los gobiernos es transitoria y revocable por ellos mismos al margen de la metafísica barata de unos partidos estatales.

    De estos atributos se puede deducir fácilmente un ideario práctico para el MCRC.

    Un fraternal saludo republicano.

  17. Antonio Garcia Trevijano dice:

    A Pepe Fernandez

    Menos mal que estas tu, querido investigador de la materia, para centrar la cuestion en mi analisis de las causas espirituales que producen la asimilacion de las propagandas del poder y la renovacion de la servidumbre voluntarua.

    Me llama la atención que incluso los cualificados lectores de mi blog, se impresionen más por la belleza de la presentacion de la sociedad aparente que por la precicion cientifica del descubrimiento de la clase de verdad que se debe econtrar en la correspondencia de lo civil y lo politico. Siendo este desvelamiento más dificil, original, profundo y trascendente para los fines del MCRC. Y tambien yo necesito ser intelectualmente estimulado. No puedo caer en la tentacion de hacer literatura.

    Aunque responderé al impresionante comentario de Isabel y a los interesantes enfoques de Iturbide, Arturo,David y Luis Vazquez, debo recordar que este diario de pensamiento para la acción será más rico y eficaz si los comentaristas se centran en el tema propuesto, sin repetir cosas dichas o sabidas.

  18. David Serquera dice:

    la necesidad de intermediarios, de una sociedad politica verdadera entre lo privado y lo publico, para que lo publico no se convierta en lo privado. Es esto lo que descubrio Arendt? Que implicaciones tiene esto para la democracia directa?

  19. J.C. Villa dice:

    Estimado D. Antonio:

    Tu artículo nos permite captar algunos de los elementos básicos de una filosofía política y social que indudablemente tiene importantes aplicaciones prácticas. El artículo aborda cuestiones filosóficas centrales, tales como la “verdad” y la “legitimidad” de un sistema político, la “correspondencia” entre la sociedad civil y la política, o la naturaleza “meta-rrepresentacional” (representaciones simbólicas de otras representaciones simbólicas) de la Monarquía de Partidos. En este sentido, es a la vez más científico y más profundo que el artículo sobre la sociedad aparente, pues si en aquél se diagnosticaba el síntoma y se describían perfectamente los fenómenos, en éste se comienzan a desvelar ya las esencias y a poner al descubierto las raíces de los males.

    Me parece brillantísima la caracterización del sistema político actual como basado en símbolos de otros símbolos. Pienso que no estaría mal aquí recordar el concepto de “símbolo” de Paul Ricoeur. Frente a la representación directa de lo real, basada en la “referencia descriptiva?, de primer grado, el símbolo implica otro tipo de referencia, la “referencia productiva?, de “segundo grado?, o “referencia desdoblada?, que operaría en el enunciado metafórico y en especial en el texto ficcional. Esta nueva referencia no intentará mostrar el mundo, sino crear una suerte de realidad virtual, principalmente a través de la ficción. Aquí enlazamos ya con la cuestión de la sociedad de las apariencias, las mentiras y el “como si”: podríamos decir entonces que nuestro sistema político es doblemente ficticio, puesto que no hace más que proponer ficciones sobre otras ficciones (símbolos de símbolos, como el “pueblo” o la “soberanía”).

    Como dijo Jean Paul-Sartre en ‘Las Palabras’: “Descubrí el mundo a través del lenguaje, pero durante mucho tiempo tomé al lenguaje por el mundo. Existir era poseer una denominación controlada en alguna parte de las tablas infinitas del verbo (…), tomar las cosas vivas en la trampa de las frases: si combinaba ingeniosamente el objeto se enredaba en los signos y yo lo tenía”. Podemos decir que el sistema de la Oligarquía Partitocrática se caracteriza por tomar al lenguaje por el mundo (los símbolos son principalmente lingüísticos), por considerar que algo tiene existencia real si tiene expresión verbal, formalizada en una Constitución y en otros textos de evidente carácter litúrgico evidente. Como ha señalado Pepe, en virtud de esta operación ficcional y simbólica, el sistema trata como entidades reales lo que no son más que entelequias ficticias, como las tan mentadas “soberanías”, la “voluntad Popular”, la “democracia” en abstracto o el “pueblo”.

    Una vez más, D. Antonio, tu artículo suscita infinitas reflexiones y condensa en un espacio muy breve una densidad de análisis verdaderamente asombrosa. Sólo puedo darte las gracias por enseñarnos a diario con tanta claridad pedagógica y con tan inagotable paciencia.

    Un afectuoso saludo.

  20. pepe fernández dice:

    Sobre la correspondencia sociedad civil y política

    – La relación de identidad parece típica de las dictaduras

    – La relación de la representación metafísica típica de los sistemas partitocráticas de la apariencia, la sociedad política no es portavoz de los gobernados sino de formalismos (pueblo, nación….) que en realidad es un cinismo, el sistema político sólo se representa a si mismo, a imagen de las ambiciones de su oligarquía.

    -La relación funcional parece una buena candidata para la Democracia, además de deducirse de los escritos de D. Antonio. La relación funcional acaba con las correspondencias espejo y las metafisicas representacionales y se define mediante relaciones de conjuntos dinámicas (en función del tiempo)entre gobernantes y gobernadas tomando como “ingredientes” no conceptos metafísicos sino variables reales (económicas, sociales, morales…). Es evidente que una relación funcional entre gobernados y gobernantes junto a la distribución separada de la energía-poder, acerca la sociedad política a la realidad de la sociedad civil y obliga a hacer las reformas necesarias con el tiempo. Desde este punto de vista un sistema político debería ser diseÑado para que esta relación funcional gobernantes-gobernados y distribución del poder no termine degenerando por presiones de grupos minoritarios pero poderosos (gran capital, oligarquía etc).

    Un saludo republicano

  21. Dionele dice:

    A Trevijano,

    Pienso que estamos mucho más cerca de lo que pudiera parecer, pero por supuesto que respeto de verdad tu decisión de levar anclas con las tripulación que prefieras. Desde la costa soplaré con todas mis fuerzas para que tu velero tenga los mejores vientos y llegue al destino que todos ansiamos.

    Dijo un pensador contemporaneo que la democracia era aquel sistema que permite a los pueblos cambiar de gobernantes. Yo no estoy de acuerdo y sin embargo desde mi conciencia, creo que tambien él tenia un punto de razón, pues se trata de una palanca mínima indecente, bien, pero una palanca al fin para cambiar la realidad. Por supuesto que la abstención es una gran opción y puede que la mejor según el caso. Nada ni nadie gobierna mi conciencia y si creo que la abstención servira para que mis ideales sean una realidad, no votaré.

    Por otra parte siempre me ha llamado la atención que en la nación más libre y mas democratica del mundo, mi modelo en general, la idea de dios este presente en la mayoria de sus rituales y ésto siempre me ha hecho reflexionar.

    Con horizontal y transversal creo que decimos lo mismo, pero no lo sé, no llega a tal nivel mi capacidad intelectual. Lo que quise decir y resalte es que se trata de sumar, pues sólo siendo mayoritario este movimiento podrá, tal vez, ser una realidad.

    Entiendo que he vuelto sobre cosas ya tratadas, por lo que me vuelvo a disculpar, sólo que al hilo de tu ADIOS (de verdad, no sé como interpretarlo, ya te he dicho que si no me quieres en tu casa sólo tienes que decirlo), quisiera decirte algo más.

    Creo profundamente en la libertad, en esto si soy un radical y me da miedo que pertenecer o no a tu MCRC dependa de tu sola voluntad. Ser el lider que lidera y que propone y crea el movimiento te otorga el lugar de privilegio de las ideas y la fuerza de ser el referente natural. Pero que tal decisión sea de un sólo hombre, me da miedo espectral.

    ¿ Cuando en plena travesia, alguien cambie de opinión o pretenda matizar, que harás ? ¿Por la borda saldrá?

  22. Antonio Garcia Trevijano dice:

    A David

    Hannah Arendt ha sido la mas penetrante estudiosa del totalitarismo. Su originalidad consistió en dejar de identificarlo con el absolutismo, y encontrar sus señas de identidad en la regulacion directa e imperativa de todas las acciones humanas. Su método, que ella calificó de pensamiento sin barreras, se interesó más por la experiencia del terror totalitario que en la extension parcial o total del Estado. Por eso cometio el error de meter en el mismo saco al nazismo y al estalinismo. Fue Mussolini quien llamó al fascismo Estado Total. Pero en realidad solo han sido totalitarios los Estados comunistas o colectivistas. Pues tanto Hitler como Mussolini, y no digamos Franco, respetaron grandes sectores de la socieda civil, en el campo de la economia industrial, comercial y financiera. Lo que produjo el aumento del poder de las oligarquías que perduraron tras la caida de los dictadores, y que hoy son dueñas reales del Estado de Partidos.

    Aprovecho tu pregunta para aclarar el primer parrafo de mi análisis. La correspondencia absoluta entre la sociedad civil y la politica daría lugar:

    1. Si la sociedad politica se calca de la civil, el resultado sería la disolución del Estado en una sociedad anarquista de derechas, que privatizaria todas las funciones tradicionales del poder estatal, incluso la del ejercito y la policia. Además del movil de la corrupcion, las privatizaciones que realizan los Estados de partidos obedecen a este argumento anarquista, que opera en favor de las oligarquías financieras, de telecomunicacion y mediaticas. El MCRC denunciará este traslado del poder estatal a las grandes enpresas de suministro de bienes publicos y de servicios necesarios.

    2. Si la sociedad civil se calca de la politica el resultado sería el totalitarismo comunista, el parcialitarismo fascista o el parcelarismo sectorial o nacionalista del Estado de Partidos. Por esto, la partitocracia aumenta el poder de las oligarquías y fomenta los separatismos oligarquicos. ETA es un grupo de terror anacrónico que no comprendio, lo que ahora por fin ha comprendido: su interes coincidente con el del POSE, de fortalecer el independentismo de la oligarquía vasca (PNV). Batasuna no lo entiende. Pero lo entenderá.

    El MCRC nace para combatir a un solo adversario; la partitocracia. Pues ella es la que rompe la unidad de España, fomentando los nacionalismos, y la que reproduce la servidumbre voluntaria a la Monarquía de Partidos. Todo esto, como puedes suponer, lo ignoran los soñadores en la imposible restauracion de la II Republica Parlamentaria.

    En lo tocante a tu ultima pregunta, la democracia directa, es decir la no representativa, es otro sueño reaccionario de la demagogia izquierdista, sin relacion alguna con la deseable participacion, en centros de trabajo pequeños, de los afectados por decisiones que les afectan. Gracias por tu ayuda. Hasta pronto.

  23. Antonio Gracia Trevijano dice:

    Gracias Iturbide por traer tan pertinente articulo de la LEY.

    En un analisis sociológico de la conducta electoral de los alemanes en el Estado de Partidos, aprendi la idea de que la alta paticipacion en las elecciones no solo es compatible con el desprecio general hacia los partidos, sino que es el propio desprecio quien la explicaría, como precio que paga con gusto el elector para desentenderse de un sistema percibido como ajeno.

    En España a esta explicacion hay que añadir tres razones: tradición de pautas adquiridas en el Estado autoritaria; creencia de que se trata de un deber cívico en lugar de un derecho político; infantil ilusion de creerse importantes o participes de algo cuyo entendimiento les sobrepasa. Saludos

  24. Antonio Gracia Trevijano dice:

    Querido Arturo, la respuesta parece facil:

    Los partidos estatales solo se representan a si mismos y a la personalidad burocratica de sus jefes, pero son representativos de toda la clase politica y del oportunismo social que crece junto a ellos. Hasta pronto. Saludos

  25. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Mi querida Isabel, desde que muy joven lei el Idiota de Dostoyevski, y conociendo el refran de que no hay tonto bueno, sospeché que la suprema bondad es la suprema inteligencia de la vida. Luego estudie los fundamentos de esta sospecha en la psicología. Y le aseguro que ante la bondad me rindo. Pero en ti veo además la inteligencia sensata que necesita dar alma y carácter a este movimiento.

    La abstencion pasiva jamas puede representar la servidumbre voluntaria, sino la insconsciente. Solo el que vota, vota su servidumbre.

    El amor, la verdad, la belleza y la libertad son las luces en las que me llevo quemando, como mariposa nocturna, toda la vida. Gracias por tu intuicion. han sido las lubn

  26. Antonio Gracia Trevijano dice:

    A Luis Vazquez

    La racionaliad y frialdad de mis analisis de la politica en el Estado de partidos, no nacen de una preocupacion intelectual por conocer la naturaleza del poder, ni la verdad sobre las causas de la servidumbre voluntaria, sino exactamente a la inversa; es mi indignacion ante la injusticia, mi incapacidad de soportar la miseria y la ignorancia, mi rebeldía instintiva contra toda autoridad que no sea de orden moral, lo que me empujó desde muy joven al estudio de la politica y la historia. La historia de las rebeliones y las revoluciones, y mi propia experiencia de combate a la dictadura, me enseñaron que la indignacion y la protesta violenta siempre fracasaron, y lo único que triunfó, la revolucion inglesa y la norteamericana, estuvo dirigida por la frialdad de la inteligencia y por el calculo de probabilidades.

    Esta frialdad de mi mente se rompe con violencia, que a duras penas contengo, cuando hablo delante de un auditorio muy numeroso. Alli no salen de mi boca, sino palabras que vienen ya encendidas desde el corazon. La frialdad mental es condicion necesaria de la lucidez. Pero sin un alma volcánica no hay fuente de energías para el combate de la libertad. Y nadie puede ser enteramente libre sin estar abrazado a la libertad politica de los demás. Tu pareces analitico, debes de estar ardiendo por dentro. Con mi fraternal comprension y simpatía

  27. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Al comentario 20 de Viila

    Te has quedado desarmado ante el MCRC. Nos estabas engañando con tu falsa modestia. Tu comentario no solo enriquece mi analisis, sino que tu referencia al gran Ricoeur clava el dardo en el centro de la diana. En mi libro sobre el ateismo estetico me baso en la teoria del Estado de Cassirer, con su “homo simbolicus”, para desarrollar una tesis parecida a la Ricoeur, contra el arte abstracto posterior al simbolismo frances de los “nabis” y del suizo Holder En lo simbolico de lo simbolico desaparece hasta la realidad virtual. La metafora de la metafora mata el arte, el entendimiento poetico de la vida y la posibiidad de inteligencia crítica.

    El simbolo de simbolos, el lenguaje de la clase politica en el Estado de Partidos, anestesia el sentimiento de la realidad y crea la sensacion, como en el arte abstracto, de que la politica es asunto para especialistas o entendidos. Cuando alguien dice que no entiende de politica, siempre pienso en el efecto universal y perverso del lenguaje de los simbolos de simbolos.

    Me das la alegria, querido amigo, de tenerte cerca. Vamos a construir juntos el pilar de humanismo que complemente el de la ciencia natural, en una accion politica colectiva por la libertad politica, por la democracia y por la Republica Constitucional, que jamas utilizará demagogias ni desdoblamientos simbolicos de la realidad.

    La bandera, por ejemplo, es un simbolo directo, pero los cuadros de la bandera estadounidense o de la hoz y el martillo, colgados en importantes museos, sin el contexto que les daría sentido, parecen cosas muertas sin valor simbólico alguno. Y no digamos el cuadro con el simbolo de direccion prohibida para automoviles, puesto como estaca en las arenas del desierto. Bienvenido al humanismo de la libertad.

  28. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Al comentario 21 de Pepe Fernandez

    La relacion funcional tiene importancia capital en la democrcaia, siempre que este subordinada a la relación representativa, y que, contra la relacion burocratica, se tenga presente el peligro de que no es la funcion-funcionarial la que crea el organo, sino este a aquella.

    Las Autonomias han creado los organos antes que las funciones. Y la principal funcion de un organo es dilapidar las energias de quien lo crea (el gasto publico del Estado).

    Mi teoria de la democracia está mas cerca del funcionalismo que del estructuralismo, pero con instituciones garantistas de la libertad de acción, que eviten la tendencia conservadora (Parsons) o incluso reaccionaria (Pareto) del funcionalismo. Tus deducciones practicas son tambien las mías.

  29. J.C. Villa dice:

    Querido maestro:

    Mi modestia puede ser falsa desde el punto de vista etic (en cualquier caso, pienso que otras personas están en mejores condiciones de juzgarlo), pero desde luego no desde el punto de vista emic. En todo caso, me has dado una gran alegría, no sólo por compartir la admiración por Paul Ricoeur, sino también por participar de una misma filosofía política y de un proyecto humanista de construcción de la libertad y de las condiciones que la hagan posible y realizable.

    La comparacion de la política partitocrática con el arte abstracto o simbólico, en cuanto que ambos son símbolos de símbolos que des-realizan la realidad, creando una ficción aparentemente esotérica y sólo accesible para una elite de privilegiados, la encuentro interesantísima y muy pertinente. De ahí la des-politización, desmovilización y anomia de las masas, de esa multitud heterogénea, multiforme y nunca idéntica a sí misma de la que habla Toni Negri, la cual ha acabado por reemplazar a las clases sociales y a los “pueblos”. Cuando la sociedad civil no es representativa de ninguno de los sectores de la multitud, el divorcio entre ambos es abismal, y los símbolos de símbolos se convierten en una irrealidad omnipresente que consuma aún más aquella separación.

    Con afecto, hasta pronto.

  30. J.C. Villa dice:

    Perdón, en el último párrafo quería decir: “Cuando la sociedad POLITICA no es representativa de ninguno de los sectores de la multitud”…

  31. J.C. Villa dice:

    En cuanto al comentario 22 de D. Antonio:

    ‘Los orígenes del totalitarismo’ de la Arendt es una obra con muchísimos problemas y fallas de tipo metodológico y teórico. La lectura de esta obra deja muchas más confusiones y puntos oscuros de lo que aclara.

    En primer lugar, como ha señalado el gran filósofo español Gustavo Bueno, nunca ha existido un gobierno o sistema auténticamente totalitario, por la razón de que es absolutamente imposible la total correspondencia entre la sociedad política y la sociedad civil. Por otro lado, si bien las investigaciones de la Arendt estaban basadas en una masa abundante de datos en lo que respecta a la Alemania nazi y al fascismo mussoliniano, disponían de una información mucho más limitada en lo referente a la URSS.

    De hecho, las más recientes investigaciones apuntan a que la URSS no era en absoluto un totalitarismo, por muy autoritario y antidemocrático que fuese su sistema. Ni siquiera fue totalitaria en tiempos de Stalin (ver ‘El Siglo Soviético’, de Moshe Lewin). El totalitarismo implicaría, como ha señalado D. Antonio, que la sociedad civil se calca de la sociedad política, para lo cual es necesario que el Estado practique un verdadero control del pensamiento de los miembros de la sociedad civil, con el fin de convertir a ésta en una réplica a gran escala del Partido Único. Sin embargo, lo cierto es que los países comunistas practicaron nunca un verdadero control del pensamiento de sus súbditos, ni mucho menos lograron la “conversión” de la mayoría de los mismos al modo de pensar comunista. De hecho fue todo lo contrario: tanto en la URSS como en los restantes países socialistas, el sistema despolitizó a la población de una manera asombrosa. Las doctrinas oficiales del marxismo-leninismo apenas tenían ninguna influencia sobre la población, y la clase dirigente comunista tampoco estaba demasiado interesada en que así fuera: lo único que exigía era el acatamiento y la obediencia de las masas.

    En suma, pese a la propaganda y la demonización mutuas, los países comunistas y los capitalistas guardaban entre sí muchas más semejanzas que diferencias (como ya vio muy bien Bertrand Russell). En ambos casos, los sistemas políticos eran símbolos de símbolos y la filosofía del “como si” y del “salvar las apariencias” campaban (y aún campan) a sus anchas. Las banderas con la hoz y el martillo ya eran símbolos muertos en las manifestaciones de masas convocadas por los dirigentes comunistas, tanto o más que si estuvieran expuestas en un museo.

    Un saludo cordial.

  32. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Querido Villa

    Solo dije de Hannah Arendt que era la mas penetrante estudiosa del totalitarismo, pero enseguida señale sus errores de método y de concepto de Estado Total. Comparto pues tu crítica.

    Sin embargo, pese a su connivencia de ideas y cama con Heidegger, a esta extraordinaria y originalisima pensadora debemos la denuncia del abandono de lo politico en favor de lo social y la reivindicacion, en términos modernos, del republicanismo (“Sobre la Revolución”)1963), donde contrapone el gran éxito constitucional de la “Revolucion Americana” al gran fracaso de la Francesa, y sustituye la búsqueda de la felicidad privada, por la “felicidad pública” de compartir la acción colectiva por la libertad. Si aún viviera estaría integrada con entusiasmo vital en este MCRC.

    Pronto escribiré aquí un artículo sobre lo que debe entenderse hoy por “republicanismo”, como factor de modernidad politica. Hasta siempre.

  33. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    Aunque en política el símbolo del símbolo puede entrañar un fraude para la realidad, en otras esferas, ese desarrollo intelectual es fundamental, como es el caso en la Historia de la escritura: los ideogramas simbolizaban la realidad, los silabogramas representaban, a través de las reglas acrofónicas de la escritura, la primera sílaba del ideograma que representaba la realidad, y con la escritura actual, fonográfica, a través de las “matres lectionis” se simboliza el fonema que en su día simbolizaba una sílaba que simbolizaba a su vez en su día el símbolo de una cosa. De la alfa que representaba el buey o alef, se pasá a la vocal abierta central a partir de la acrofonía. Sin ese desarrollo de símbolos de símbolos nuestra cultura no hubiera jamás despegado, y nos hubiéramos quedado en la edad del bronce. Un abrazo,

  34. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Al comentario 25 de Carreño

    He perdido todo contacto con el amigo y excelente escritor, el buen Magistrado Don Joaquin Navarro. No sé donde está, ni puedo comunicarme con el. En todo caso, le transmitiré tu mensaje cuando recupere la salud y me llame. Aunque no podría compartir la
    felicidad privada y publica de estar en este MCRC, a no ser que renunciara a su defensa del derecho de autodeterminacion. Hasta pronto

  35. Antonio Garcia Trevijano dice:

    A Martin Miguel

    ¿Acaso se deduce de mi artículo la consecuencia que
    arbitrariamente estableces? ¿No dejé sentada la legitimidad del simbolo de simbolos en las formas liturgicas? ¿Crees que puedo desconocer el segundo y hasta el tercer grado de simbolismo en la estructura y funcion simbólicas en la lógica matemática?

    Aquí estamos hablando de la politica de ficción en el Estado de Partidos, y una de las causas de la servidumbre voluntaria es precisamente la “doblez”
    simbologica de la charlatanería en que se traduce el lenguaje politico en el Estado de partidos.

  36. Thulio dice:

    El uso, incluso abuso, de ideas fuerza o alegorías en la comunicación, para resaltar o fijar la atención del escuchante en la política actual, conduce al final falseamiento del contrato; al emisor no le interesa la comprensión íntegra de sus conceptos, sino la asunción de etiquetas, tal vez estudiadamente confusas, superficiales, genéricas, que nunca le comprometan, y que el receptor espera oír. Representatividad es una de ellas, aparece en el DRAE en 1985, para decir lo que no existía y aporta más corrupción, si era posible, a esta “democracia?.

    La acción política, hoy, es un consenso o componenda, su meta y su negocio es oportunista: el voto. No busca dar justa e inmediata solución colectiva, no es posible con esos principios, aunque la exponga. Abarcar todos los estratos tendencias y pasiones es indispensable; ante la imposibilidad de dar tan amplia respuesta, se excusará de mil formas.

    La coincidencia entre lo civil y lo político es falsa, mera artificiosidad y ocultación del propósito. La muestra de las cartas (publicación del “programa máximo? del partido) no es para obligarse, sólo es una parada cinegética más, una floritura, un embeleco social. Es el señuelo a la Sociedad, para que se pasme (3ª), “pique? y vaya al saco. A la par, la alegoría civil “oye llover?.

    Los partidos actuales aparentan que se controlan, fingen que son demócratas, simulan que buscan metas distintas, faltan a su empeño; pero la mayoría social se deja ningunear, consiente la farsa, afirma el altruismo sacrificado del político, ratifica sus absurdos y recuerda que: “podía ser peor?. Tras treinta años de repudio al franquismo, cualquier bastardo político es bueno. Todavía, lamentablemente, se grita: “vivan las cadenas?.

  37. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Amigo Thulio

    La descripcion de la obediencia indigna, que haces con exactitud y que es necesario difundir, no será movilizadora si no la acompaña la explicacion de las causas politicas que hacen perdurar en el siglo XXI los vivas a las cadenas de la sevidumbre voluntaria. Y esa es la mision de nuestro MCRC.

  38. J.C. Villa dice:

    Abundando en el tema de la imposibilidad de la total correspondencia –entendida como reflejo exacto y especular– entre la sociedad política y la civil, ya sea haciendo de la sociedad civil una copia exacta de la sociedad política (totalitarismo), o haciendo de la sociedad política una copia exacta de la civil (anarquismo de derechas), ello guarda relación con el tema de la obediencia pasivamente indigna de las masas (estrechamente relacionada a su vez con la des-politización inducida por el uso de alegorías ficcionales o símbolos de símbolos por parte del sistema político).

    Volviendo al tema del “totalitarismo comunista”, la intención de forjar una sociedad totalitaria existía evidentemente en Stalin y Mao. Pero cuando vieron que las campañas masivas de indoctrinación ideológica no eliminaban la disidencia y la oposición, pasaron al exterminio físico de los opositores y desafectos al régimen, y utilizaron el Terror masivo para lograr esa plena identidad especular de la sociedad civil con la sociedad política (la cual a su vez debía ser un espejo de la personalidad del líder). Pero ni siquiera el Terror masivo lo logró: la oposición y la disidencia continuaron, y con ello el carácter ineludiblemente multiforme y heterogéneo de la sociedad civil, que hacía imposible la consecución del proyecto totalitario de Stalin y Mao (que en la práctica estuvo muy cerca del parcialitarismo de tipo fascista).

    Los procesos de “des-estalinización” emprendidos tras la muerte de estos líderes no fueron sino la constatación del fracaso y la aberración de ese proyecto. Así, Jruschev ya no aspiró a la plena correspondencia especular entre la sociedad civil y la política, y adoptó conscientemente un parcialitarismo que pretendía asimismo incluir algunos aspectos del parcelarismo sectorial propio de las democracias liberales. Para ello, el sistema se transformó en un oligarquía partitocrática de partido único, fuertemente autoritaria pero no personalista, en la que los símbolos de símbolos creadores de una “realidad” política ficcional sustituyeron a la indoctrinación ideológica masiva, creando así procesos de des-politización y buscando la obediencia pasiva de las masas, de una manera similar a Occidente aunque mediante mecanismos más visiblemente rígidos y autoritarios (prohibición de la libertad de prensa, de expresión, de asociación, etc.).

    Lo importante: el colapso de la oligarquía partitocrática monolítica y autoritaria de los países comunistas fue debida sobre todo a la profunda crisis económica causada por el fracaso de la rígida economía centralizada y por la carrera armamentística. Ello dio lugar a un movimiento espontáneo de masas que provocó la caída pacífica de los regímenes comunistas. De igual modo, podríamos pensar que el colapso de nuestra actual oligarquía partitocrática pluralista y formalmente parlamentaria acaso pudiera producirse sólo a raíz de una crisis económica similar, lo que no parece tener visos de suceder a corto plazo. Pero, para no caer en determinismos históricos de tipo socioeconómico, también podemos pensar que la concienciación de sectores cada vez más amplios de la sociedad civil puede dar lugar por sí misma a la caída del sistema.

  39. Antonio Garcia Trevijano dice:

    A Villa

    Es tan importante y riguroso tu comentario, con el estoy al ciencpor cien de acuerdo, que deberá ser objeto de análisis en mis artículos. La historia comparada es una disciplina que despertó ilusiones en la compresion de fenomenos analogos de reforma y revolucion. Pero el mejor conocimiento de las condiciones sociales, económicas y culturales de cada país, ha quitado autoridad a los historiadores de las causas generales de los acontecimientos particulares. En el prologo al libro de García Viño,sobre la cultura como negocio, digo que, siendo complementarias la historia y la novela, son los grandes genios literarios los que llegan a ver las causas lejanas de la erupciones politicas.

    Dada la notable disminucion de visitas a este blog, he pensado que debo aprovechar las vacaciones, para escribir artículos un poco más largos sobre lo que es nuestro MCRC, para ir adaptando las mentalidades y las imaginaciones a la explicación y difusion de este movimiento, antes de su Asamblea fundacional.
    He escrito ya el primer artículo con un titulo tan llamativo como descrptivo del MCRC: “Organizar la decencia”. Depende del número de comentarios el tiempo que permanezca en portada.

    No conocía la “referencia desdoblada” de Ricoeur (supongo que estará en “Metáfora viva”). Lo habría citado en mi libro de estética, pues me impresiona la coincidencia con mi rechazo del arte simbolico de segun o tercer grado.

    La confusión usual entre signo y simbolo, explica que incluso personas tan cultas como Martin-Miguel no hayan comprendido mi artículo. Por eso considero oportunísimo tu comentario. Sin el lenguaje escrito (lo inventó la liturgia sacerdotal como “misterio”, uno de los temas de Ricoeur) estariamos en las cavernas, y con simbolos politicos de simbolos politicos volveremos a ellas. La guerra nuclear no era imposible. Y la destruccion del medio ambiente tampoco. Esto lo hace posible el lenguaje de la doblez simbólica que enajena los sentimientos.

  40. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    Querido Antonio: En absoluto te ponía ningún “pero” a tu genial denuncia a los símbolos políticos que esconden mentiras, pues del mismo modo que el desarrollo de la mente humana precisa la creación de símbolos sobre símbolos, cuando el símbolo “primario” encierra una mentira o un error de la realidad, como es el caso de nuestro sistema político, la mentira y la perturbación del sensus communis se va agigantando a medida que se eleva la abstracción. Las últimas barbaridades políticas que España está sufriendo son sin duda causa de la confusión consciente de la primera simbología política. Yo creo que el quid de la cuestión está en la falibilidad política o en el embuste consciente de los políticos, y no en el uso propio del pensar humano, que para nada he pensado que criticabas. Un abrazo muy fuerte, Antonio. Por cierto: no sabía que mi admirado Joaquín Navarro estaba enfermo. Espero de todo corazón que se restablezca. Y pediré a Dios por ello. No comparto para nada la idea que tiene Joaquín sobre España, pero siempre me ha fascinado su valor personal y su amor a la libertad. A veces las virtudes hacen más a los amigos que las ideas.

  41. Thulio dice:

    El concepto protagonista (π?ωταγωνιστής) no admite debate en cuanto a su inequívoca rigidez. No hay más que un protagonista en cada etapa o proceso de la acción humana: la “volonté générale? o interés mayoritario. Por ello, la acción política no admite matices en cuanto a su origen y en consecuencia, se debe producir el inmediato sometimiento de los gobiernos a esa mayoría social. Suplantar al Protagonista por Gobierno, Parlamento o Consejo es totalitarismo; y lo es la acción política actual.

    La confusión (buscada) de la síntesis, de las miles de voluntades individuales, conduce a la “interpretatio?, veleidad y flaqueza humanas, que inducen al aprovechamiento personal o como mucho de las elites partitocráticas, suplantadoras y subyugadoras de dicho protagonismo. La “interpretatio?, que también significa traducción, replantea las necesidades ciudadanas por las sugerencias de los partidos estatales, condenando la nave a dique seco o encallándola para desesperación colectiva.

    Estamos cansados de oír, que el Gobierno debe saber qué quiere el Pueblo, ha de declarar el sentido de una manifestación o deseo y, como fruto, ajustarse a dicha idea. Pero la realidad es, que ni lo hace ni lo pretende. Sus planteamientos, (como mucho de algunos miles de afiliados), se imponen a decenas de millones de personas, que estoicamente yerran ante el pórtico de su redención, la Democracia.

    Una parte de esa insensibilidad se deberá al: “haga como yo, no se meta Ud. en política?; otra parte, falta de educación cívica; otra, desengaño de tantos corruptos; otra, el permanente bombardeo del: “dolce far niente?, la pereza y la ociosidad. Por ello tanta ventana mediática, tantas risas, tantos payasos y tanta falsedad. Reintroducir el esfuerzo, el mérito, la profesionalidad, la seriedad, el trabajo, costará “blood sweat and tears?, pero aplazarlo no sólo prolongará el problema, sino que lo enconará.

    La colaboración en el Diccionario de la República o en la Declaración de Principios o participar regularmente en el Blog, etc. es el sismómetro del MCRC, valga sismómetro en el sentido de medir la agitación de masas (tectónicas o populares). Pero hemos de aplicar recursos a este movimiento, como la bola de nieve que cae por la pendiente. Hay que devolver el protagonismo a la ciudadanía, acelerando la vitalidad social; no en velocidad, sino en alcance y calidad. “1+1=2”.

  42. Antonio Garcia Trevijano dice:

    A Martin-Miguel

    Debes cuidar la precision en tu lenguaje. Pues tu frase inicial (en politica puede entrañar un fraude, en lugar de entraña) y la generalidad de la final (sin desarrollo de simbolos de simbolos nos habriamos quedado en la edad de bronce) me hicieron pensar que no habías comprendido o no estabas de acuerdo con mi denuncia. Perdona.

  43. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Amigo Thulio, a tu excelenete comentario solo le pongo un defecto: usas la expresión metafisica “la voluntad general”. Un simbolo de otro simbolo, que nadie ha sabido descrifrar. Ni siqiera el propio Rousseau, que no la identica ni con la mayoría ni con la unanimidad. Esa idea mitíca la tomó Rouseau de Malebranch, que explicaba la pasividad divina ante la maldad humana (en la discusion sobre las primeras y segudas causas) por el hecho de que las ideas de Dios son generales.

    Nosotros tenemos que desmitificar todo el lenguaje de la enajenacion, El pueblo es una abstracion que no tiene voluntad, ni general ni particular. En su nombre se cometen los crímenes de la humanidad. No corrijo, solo recuerdo a todos lo dificil que es desprenderse de las palabras simbólicas que nos aprisionan con el lenguaje de la servidumbre.

    Espero tu opinion sobre mi articulo “Organizar la decencia”, que Francisco editará a las doce y cinco de esta noche. Abrazos.

  44. pepe fernández dice:

    A JC Villa y Thulio,

    Tocais un tema muy interesante, los cambios sociales y el ajuste del poder a estos. Ni siquiera las dictaduras escapan, la URSS o la EspaÑa de Franco como la China actual son claros ejemplos. La forma en como el poder se ajuste a estos cambios es lo que determina su supervivencia, los símbolos son formas atávicas que permanecen en el sistema, como los dedos reptilianos en las aves del jurásico.

    El paso de la dictadura franquista a la oligarquía partitocrática en EspaÑa es un claro ejemplo de esto, vino determinada por el mismo desarrollo social y económico que el obligado cambio de la dictadura propició, evolucionando desde el “fascismo” a la “democracia orgánica”. Por eso no hay que creer mucho la mitología de la transición, los falsos heróes y los padres de la patria y la constitución son perfectamente prescindibles, ellos no hicieron nada que no hubieran hecho otros, el paso era automático.

    Otra cosa hubiera sido consultar al pueblo y que se huviera decidido por una República. Claramente, como nos ha demostrado a todos D. Antonio, en ese momento crítico, los héroes de la transición resultaron ser unos oportunistas y cobardes arrastrados por sus propios intereses partidistas y los de los franquistas reconvertidos. De ese pacto contra-natura viene el barullo que tenemos hoy en día, de partidos luchando para acapararse de memorias históricas, pasados guerra-civilistas, y seguir desarrollando el manido y falso tema de la dos EspaÑas.

    El cambio social al cual no se ajustan y la falta de alternativas a un sistema partitocrático gastado acabará con ellos. El MCRC sólo va a acelerar algo determinado por la misma evolución social dentro de un sistema de Monarquía de Partidos.

    Un saludo republicano.

  45. J.C. Villa dice:

    Estimado D. Antonio:

    Dado que mi comentario nº 20, en el que rechazaba el carácter “totalitario” de los regímenes comunistas, podía falsamente interpretarse como un apoyo por mi parte a dichos regímenes, creí necesario hacer un nuevo comentario que lo aclarase. Otro elemento que indica el fracaso en la realización del proyecto totalitario es que, bajo los regímenes de Stalin y Mao, surgió y creció exponencialmente una economía sumergida, un mercado negro y aun la creación de pequeñas empresas privadas que escaparon a las previsiones y el control de la economía estatal planificada, y que las purgas y el terror no lograron eliminar. El parcialitarismo de Jruschev y aun su apertura a algunas políticas características de los parcelarismos sectoriales y nacionales del parlamentarismo occidental se manifestó en una doble vertiente: por un lado, una tolerancia relativa hacia cierto grado de disidencia cultural, social y política (desde luego, dentro de unos estrechos límites), con la eliminación del Terror masivo y la liberación de presos políticos; y, en segundo lugar, el reconocimiento tácito o la permisividad hacia la economía paralela o sumergida de carácter privado, en la que incluso muchos dirigentes comunistas participaban y se aprovechaban de sus enormes privilegios para enriquecerse.

    Coincido con Vd., D. Antonio, en que la obra de los grandes literatos nos permite a menudo obtener una comprensión más cabal de los hechos y realidades históricas. No obstante, pienso que la historia comparada sigue manteniendo hoy día toda su vigencia e importancia, y que la ciencia histórica, como toda ciencia en general, debe buscar explicaciones nomotéticas (generales) de fenómenos idiográficos (particulares), pues esto también ayuda a nuestra comprensión.

    Paul Ricoeur menciona la “referencia desdoblada” en ‘Relato, Historia y Ficción’ (publicado por la editorial Dosfilos, México, 1994), donde escribe lo siguiente: “Lo ficticio no se refiere a la realidad en una forma reproductiva, como prescrita por ella. En este sentido, una obra literaria […] no es una obra sin referencia, sino una obra con referencia desdoblada, una obra cuya última referencia tiene por condición una suspensión de la referencia al lenguaje convencional” (pp. 93-94 de la edición mexicana). Así pues, el texto ficcional, “simbólico”, en el sentido empleado por Ricoeur, no proyecta la realidad ni realiza una afirmación sobre el significado o la verdad, sino que re-describe lo que el lenguaje convencional ya ha descrito, transformándolo en una re-duplicación metafórica de la realidad en la que dicha realidad se pierde o queda “suspendida”.

    Respecto a la objeción de Martín-Miguel, yerra por completo el blanco, por las razones que Vd. ha expuesto muy bien.

    Disfrute de sus vacaciones y reciba un cordial saludo.

  46. pepe fernández dice:

    a JC Villa,

    De nuevo me parece interesantes tus reflexiones. Sobre el tema de los símbolos, Richard Wagner no podría estar más de acuerdo contigo y Ricoeur, precisamente así define el “leitmotiv”. Wagner concibe la música dependiente de la poesía y sólo para amplificar el caracter EVOCADOR (metáforico de aquella) en una suerte de segundo lenguaje.

    Sin embargo la estética de Mozart, valiéndose de la misma simbología músical que Wagner, realiza la proeza contraria, la poética de los libretos de sus óperas desaparece “tragada” por su música que la redefine e incluso llega a cambiar (la música va contra el libreto) ejemplos claros se encuentran en el “Don Juan” (alguien ha dicho que los versos no estan hechos de palabras sino de corcheas y semicorcheas…) y “Cosi fan tutte”. Aquí la simbología músical se transforma ella misma en lenguaje primario no en símbolo de símbolos, como si pasa en Wagner.

    Un saludo

  47. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Querido Pepe

    Cada día me asombras. ¿Cómo es posible que un científico haya comprendido la esencia moral y cultural de la Transición mejor que la universidad de humanidades? Ya sé, ya sé que un verdadero hombre de ciencia no puede dejar de preguntarse por el destino de la humanidad politica que la transforma en tecnologia, y en instrumento de dominacion. Pero incluso inteligencias como las de Bertrand Russell y Einstein fueron muy ingenuos en materia politica.

  48. Antonio Garcia Trevijano dice:

    A Villa, gracias por tu informacion. Procuraré leer el libro de Ricoeur antes de la edicion del mio. La frase que transcribes es formidable y coincide con mi critica al ateismo estético del siglo XX. La idea del desdoblamiento es mas profunda que la de Paul Valey (tambien Adorno) de que la realidad del arte, no es la misma que la de la realidad social, pues no dicen por qué. Sirvió como crítica a la vulgaridad del realismo del arte socialista, pero no penetra en la perversion de la doble abstraccion simbolica en el arte plastico bolchevique y el de los arquitectos holandeses que lo imitaron (Mondrian y compañia). Hasta pronto, pues yo no tengo vacaciones.

  49. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Otra vez a Pepe

    Nuestras coincidencias estéticas son absolutas. En mi libro inédito que tanto anuncio, critico los criterios de Nietsche sobre Beethoven y comparto su juicio sobre Mozart. Tienes razon sobre Wagner. Qué alegría teneros como compañeros de combate.

  50. J.C. Villa dice:

    Estimado Pepe:

    No pueden ser más atinadas tus palabras sobre Wagner. En efecto, este gran compositor lo expresa así en ‘Ópera y Drama’: “Por la música buscan crear unos efectos que sólo pueden alcanzarse por la palabra clara e inteligible de la poesía dramática”.

    En cambio, cuando Nietzsce habla de Wagner cae en el exabrupto: “Detesto toda música cuya única ambición es actuar sobre los nervios”. “Cuando un músico no conoce la sencillez de la música, se hace dramático, se hace wagneriano” (‘El caso Wagner’). Nietzsche acusa a Wagner de utilizar un teatro dramático extremo con el fin de justificar una música delirante que sólo quiere provocar la exaltación de los sentimientos. Sin embargo, no es la música de Wagner la que refleja sentimientos, sino la música romántica, que, como diría el propio Wagner, toca “temas puramente humanos”. La música de Wagner sería´así un símbolo o metáfora del lenguaje simbólico o metafórico de la poesía, como ha señalado Pepe.

    Igual que D. Antonio, comparto plenamente la apreciación que Nietzsche hace de Mozart: “El espíritu sereno, claro, tierno y ligero de Mozart, cuya gravedad respira la tranquilidad y no el terror”. Ese tipo de música grave y serenamente alegre –llena de ‘belle humeur’–, en mitad de los sufrimientos, responde a la misma serenidad que Nietzsche consideraba como una de las pruebas de su filosofía. Por otro lado, comparto parcialmente la apreciación de Pepe sobre Mozart, en el sentido de que en ella la música llega a “engullir” la poesía de los libretos; pero no por ello deja de ser un lenguaje meta-simbólico, como toda manifestación artística.

    Coincido con D. Antonio en que la idea de desdoblamiento explica convincentemente por qué la realidad del arte no es la misma que la de la realidad social. Aquí enlazaríamos con el concepto de la autonomía de la obra de arte, la cual se desconecta de toda referencialidad externa y de todo efecto, por ejemplo, emocional. En esta orientación se situarían teorías como el formalismo musical de Hanslick o la teoría de la pura visualización de Fiedler.

    Un cordial saludo.

  51. pepe fernández dice:

    Querido Maestro,

    El mérito no es mio sino de tus obras y tus reflexiones asi como de las discusiones que motivas en este blog. Sólo puedo expresar mi gratitud por esto y por la manera lógica y clara que tienes de escribir. Creo que tu obra debería ser estudiada a fondo y sus aportaciones incorporadas a la Ciencia Social. Espero y deseo que un día bien cercano podamos ver todos juntos una fundación Antonio García-Trevijano dedicada a la labor.

    un afectuoso abrazo

  52. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Mi querido Pepe, me emocionan tus deseos, pero con toda franqueza de digo que mil veces prefiero ver mi obra realizada por vosotros, en este MCRC, que saberla difundida en una fundacion. Me pasa igual con las peticiones editoriales de que escriba mis memorias. Eso es un imposible, pues mientras conserve mis recuerdos solo tendré tiempo para la accion de la libertad, y cuando los pierda, por la edad, ya no tendre objetividad para escribir nada.
    No habra salud republicana, sin extender el bello sentimiento de la fraternidad. Hssta muy pronto.

  53. pepe fernández dice:

    A JC Villa,

    Muy oportunas las referencias, me alegra que estemos todos en el mismo barco.

    Con respecto a Mozart, el mérito de Mozart está en haber sido el primer compositor en convertir a la Música en un lenguaje autónomo, antes que Beethoven. La forma en como Mozart se hizo consciente de esto no fue teóricamente, como Wagner, sino en la práctica de su profesión, creía en la autonomía profesional del músico con respecto al poeta (y al cocinero) y de ahí a lo otro va un paso, no siguió a Gluck en su reforma teórica, algo que al parecer le recriminaría después Wagner.

    La prueba de que en Mozart la música es un lenguaje autónomo lo tienes primero cogiendo las oberturas de sus operas, son intercambiables “las bodas de Figaro”, “Don Juan” o “La Flauta Mágica” ? sin embargo en Rossini, como el mismo reconocia y práctico si lo eran, la obertura del “Barbero de Sevilla” esta autoplagiada de una opera seria.

    Segundo, Mozart compone contra el libreto, esto es claro en “Cosi fan tutte” y en la Flauta Mágica. Es decir la música dice todo lo contrario que lo que indica la letra, le letra habla de burla y sorna contra las mujeres donde la música sólo contiene amor y sincera ternura en esa misma escena, parece que hay Mozart obviamente lo hacía a posta.

    Tercero, cuando se afirma que la música “engulle” al libreto me refiero a que Mozart lo “arregla”, primero dramáticamente, por ejemplo dispone el segundo finale de las bodas de Figaro para modular (sucesión) las tonalidades siguiendo el orden de la serie de las quintas ascendentes, ahi está el efecto sobre la acción trepidante y el suspense, la música a nivel instrumental y melódico se construye sobre un esquema más amplio, por eso no estoy de acuerdo con Nietzsche. Segundo, la propia métrica del libreto en lo que se refiere a la medida de los versos, acentuación, el ritmo (anapeo, dáctilo, espondeo..) es puesto en función del fraseo musical que da sentido a la psicología y acción de los personajes.

    Creo que cuando uno dice que la música de Mozart es más objetiva que la de Wagner, esta expresando una profunda intuición a pesar de no tener mucha idea de técnica musical.

    Perdón por lo largo del post, la tranquilidad veraniega tiene también cosas buenas.

    Un saludo

  54. J.C. Villa dice:

    Estimado Pepe:

    De tan interesante que es tu comentario, se me ha hecho corto. Ahora entiendo lo que quieres decir al hablar de que en Mozart la música “engulle” (metafóricamente) a la poética de los libretos. Coincido en que, efectivamente, Mozart llevó a cabo una auténtica revolución en la música, convirtiendo a ésta en un lenguaje plenamente autónomo. Como sabrás, la música clásica es una forma de lenguaje que se deriva de la vocalización polifónica de las formas clásicas de poesía (por ejemplo, sánscritas). En la revolución musical de Mozart (anteriormente iniciada por Bach y Haydn), el lenguaje musical deja de tener como referencia al lenguaje poético. Por ejemplo, en la Misa en Do Menor K.427 de Mozart, el violín imita la voz de la soprano, pero a una escala distinta que la sobrepasa.

    Ahora bien, si la música es una forma de lenguaje, ¿cuál es su objeto de referencia? Coincidimos en que tal referencia no es externa y, en el caso de Mozart, no es tampoco el lenguaje poético (de ahí lo atinado de tu intuición de que el lenguaje musical de Mozart es más objetivo que el de Wagner). Probablemente la referencia del lenguaje musical de Mozart resida en lo que algunos autores denominan “objeto mental musical”, una representación mental de carácter simbólico (de ahí que la música de Mozart siga siendo símbolo de símbolos), que no guarda correspondencia funcional o equivalencia con las imágenes sensoriales representables que son la referencia del lenguaje convencional y también –des-dobladamente– del lenguaje poético. El formato representacional que dichos objetos o ideas musicales tendrían en la mente sería más bien procedimental e implícito antes que explícito: la forma habitual que tenemos de mostrarlos es diciendo cómo tocaríamos nosotros un determinado pasaje (aunque sepamos muy poco de técnica musical).

    No existe ningún tipo de álgebra, ningún medio de comunicación formal que pueda representar explícitamente los objetos mentales musicales. Sin embargo, sí hay medios indirectos para comunicar objetos mentales musicales de una mente a otra, como por ejemplo la apreciación del lugar que ocupa en la composición polifónica la disonancia –discontinuidad formal– que provoca el pasar de una tonalidad menor a una tonalidad mayor, y cómo todas las disonancias o discontinuidades se someten a un principio ordenador único que da sentido a la composición.

    Un saludo.

  55. pepe fernández dice:

    Amigo Villa,

    Es de un enormes interés lo que has escrito. Ciertamente Mozart es un buen ejemplo, Bach pone los cimientos técnicos (aunque tampoco hay que menospreciar su talento teatral veáse la Pasión según San Mateo) y Haydn los instrumentales, Mozart los lleva más allá y convierte el drama operístico en música, los instrumentos hablan y dialogan ejecutando el rol de personajes, ópera y concierto se unen en una sóla forma, por eso es fácil descifrar el código de la música mozartiana tomando a la ópera como referencia. El Mi Bemol mayor de la Flauta Mágica se convierte en la tonalidad de la luz, la sabiduria y el bien (lo reproduce en la sinfonia número 39), el Re Menor del Don Juan con la violencia de las síncopas en la escena del duelo es un calco del inicio del concierto número 20 en Re Menor etc

    Mozart también tiene sus propias referencias tomándolas también de la tradición, es decir su lenguaje es un código que tiene una tradición músical y es el conocimiento de esa tradición lo que permite descifrar el “código”. Mozart por ejemplo usa la escala cromática descendente para representar la escena de la muerte del comendador y como su espiritu abandona su cuerpo, algo que ya había hecho Monteverdi con caracter parecido en Orfeo, Mozart incluso aÑade un código tímbrico, por ejemplo el uso de los trombones y oboes doblándose para referirse al más allá (el espectro del comendador), lo mismo hace Monteverdi. Ejemplos como este hay bastantes para el melómano atento y con algunos conocimientos musicales. Por eso afirmo que el lenguaje mozartiano es primario, su referencia es dramática (ambiente y psicología de los personajes). EN el caso de Wagner, su referencia primaria es dramática-filosófica (algo parecido a Mozart) pero esta es referencia para la poética no para la música, la música se deriva de la poética, de ahí lo acertado de tu símbolo de simbolos para la música de Wagner. Wagner tiene ejemplos claros en el uso de las aliteraciones con las que agrupa palabras que expresan significados semejantes teniendo casualmente sonidos semejantes o al contrario (significados opuestos con sonidos semejantes), la música aquí subraya y amplifica ese caracter evocador, sin la poesia no lo puedes comprender. En Mozart como tu muy bien comentas, la referencia poética desaparece, la música es un lenguaje cuya referencia es dramático o teatral en sustitución de la poesía, de ahí su caracter más objetivo y la ilusión de que suplante a la realidad misma que no tiene la música de Wagner.

    Los objetos mentales musicales, es una consideración muy interesante, me gustaría saber algo más de Antropología y Sociología de la música para saber si esos objetos mentales musicales pueden ser compartidos por culturas diferentes en parte, parcialmente podría ser. El ritmo realmente parece un candidato obvio así como la canción, puede ser que la evolución haya dotado a nuestra especie de unas formas comunes de cierta percepción musical. Habría que estudiarlo.

    Un saludo y espero que D. Antonio nos disculpe el habernos salidos del tema de este post.

  56. Pedro López dice:

    Tras llevar un tiempo investigando acerca del MCRC,y sobre todo desde qua asistí, en el hemiciclo de la Universidad de Murcia, a la presentación del último libro de A. García Trevijano, me gustaría saber de qué manera se puede formar parte del MCRC.

    A la espera de una respuesta, reciban un cordial saludo.

Los comentarios están cerrados.