ORGANIZAR LA VALENTIA

Bajo la dictadura, varias generaciones fueron familiarmente inculcadas, con ahínco, de temor a la sociabilidad y de miedo a la autoridad. La prudencia aconsejaba retraimiento en las expresiones y servilismo en las acciones. La miseria se aliviaba con la emigración. Filósofos educadores (Ortega, Aranguren) proponían domar la fuerza de la conciencia con el bromuro etéreo de la viscencia o fuerza del conocimiento. Y la juventud se concentraba en su preparación y elevación profesional.

El crecimiento económico y la muerte del dictador dieron una oportunidad histórica a la libertad política y a la conciencia civil. Pero la fórmula de los oligarcas, la Monarquía de Partidos, las frustró con traiciones políticas de altos vuelos y deslealtades personales a ras de tierra.

La “libertad sin ira“, la del asueto de la política en el festival del consenso, mudó repentinamente aquel retraimiento en exhibicionismo impúdico y cháchara idiotista, en desnudez de cuerpos y vaciamientos de almas; aquel servilismo, en servidumbre voluntaria y corrupción forzosa; aquella elevación profesional, en analfabetismos igualitarios y demagogias de cuota; la ilusa viscencia, en conciencia partidista del conocimiento y en planificación formativa de la ignorancia.

Los resultados no se hicieron esperar. Fratrías nacionalistas en lugar de patria nacional. Licencias personales en lugar de libertad colectiva. Consumo de mercancías culturales en lugar de investigación científica, creación artística y pensamiento social. Los temores y miedos de antaño fundaron la cobardía y la indiferencia de hogaño. Los espectros de la Transición solo los podrá desvanecer una organización de la valentía, en la revolución cultural que dirija la decencia social y la inteligencia crítica.

En el quicio de la vida donde giran las virtudes cardinales faltó sitio para el desarrollo independiente de la fortaleza. En la educación religiosa de la infancia, el lugar de esa virtud lo usurparon la prudencia y la templanza. Esta última, cultivada como estilo vital por la filosofia existenciaria, constituyó el temple de ánimo (temperancia) que definió el talante fascista.

Pero no es con talante de gobierno, sino con fortaleza o valentía personal de gobernado, como se podrá comunicar valor cívico a los conquistadores sociales de la libertad política y la democracia. La épica literaria y los historiadores románticos nos mostraron el valor de los héroes. Y sin necesidad de heroísmo, ninguna reflexión intelectual, salvo la militar, se ha ocupado de la virtud de la valentía ni, por supuesto, del modo de organizarla en la sociedad civil.

Como clase, los intelectuales han denigrado la valentía, tanto en sus conductas personales, como en sus producciones ideológicas. No es el momento de explicar el origen de la doble causa, personal y social, de su tradicional cobardía. Lo que importa es descubrir los cimientos sobre los que levantar el noble edificio de la valentía personal, como albergue del valor ciudadano. Un tipo de valor cercano, pero no idéntico, al valor cívico, que de modo discontinuo se hace presente, incluso en las dictaduras, para aliviar el dolor de las víctimas o los daños a la Naturaleza, en situaciones catastróficas no ocasionadas por el poder político.

La valentía, a diferencia de la temeridad, surge del conocimiento de la naturaleza imaginaria de casi todas las causas de miedo. Se es valiente ante la opinión ajena, no ante la propia. Pues no hay coraje, sino serenidad, en el que actúa a tenor de lo que demanda la circunstancia, a sabiendas de que ningún peligro le acecha, y ningún riesgo serio asume con su acción. La falta de valentía para diferir de la opinión común pertenece hoy a la categoría de acciones, sentimientos y hábitos residuales de la dictadura.

Sin clarividencia de la falta de peligro real, el deber moral se constituye en motor de la valentía, cuyo grado se acompasa al de la intensidad de aquel, según la estimación que tenga de lo valeroso para alcanzar lo valioso. Si nada es más valioso que la verdad y la libertad, nada será más valeroso que las acciones para conquistarlas. Y siendo el valor tan contagioso como el miedo, a la visible organización de éste, en la propaganda del sistema monárquico, debemos responder con la organización de la valentía para decir la verdad en público, difundiendo la valiosa idea de que la República Constitucional debe venir en cumplimiento de un deber cívico, porque ella constituye la democracia y el buen sentido de la sociedad civil.

La valentía individual es la materia prima del valor cívico colectivo. Y la falta de coraje disimula la falta de buen sentido. La decencia y la inteligencia son para el valor, lo que el oxígeno para el fuego. Llamemos juntas a la decencia y la inteligencia, y tendremos organizada la valentía.

Anuncios

53 thoughts on “ORGANIZAR LA VALENTIA

  1. Jorge Suárez says:

    Sr. Trevijano.
    La sociedad española, en general, es muy mansurrona, debido a que su educación en su primera faceta educativa consistió en oir, ver y callar. Y no en ver, oir y opinar. Con este comportamiento de total silencio y sin posibilidad de discrepancia, es bastante difícil ser valiente cuando todo lo que has vivido en la infancia ha sido una constante inexistencia .
    Un abrazo, Jorge.

  2. Antonio Arturo says:

    Señor Trevijano, he leído su artículo con atención y no puedo evitar decirle que me ha admirado. Es usted un filósofo (creí que en España ya no quedaban) a la vez que, por lo que sé de su biografía, un hombre de acción, perfil que me parece más propio de gentes británicas que mediterráneas y que me mueve también a imaginar cuál puede ser la magnitud de sus pasiones. Ojalá que esté asistiendo al germen de una revolución de la inteligencia, y que sean falsas las noticias de que la verdad ha muerto. Gracias por artículos como el de hoy, tan necesarios para devolver a mucha gente la estima perdida. Gracias por leerme. Gracias también a todos los que colaboran en este sitio. Un saludo a todos.

  3. Manuel Llinás says:

    Hace semanas que leo regularmente este blog sin haber nunca dejado un mensaje, y debo decir que ha resultado para mí inmensamente instructivo, esperanzador y apasionante el descubrimiento de las ideas del señor García-Trevijano. También de su persona, porque parecen corresponderse armónicamente en virtud de una veracidad e integridad que yo desconocía en gente dedicada a la vida política española, que bien poco conocía hasta ahora pese a tratarse de la de mi propio país. Deseo por ello felicitarle de corazón, don Antonio, así como al resto de los participantes habituales por la creación común de un espacio que alberga tanta riqueza.
    Encuentro aquí análisis que se me antojan muy maduros aunque a veces de un optimismo que no acabo de asimilar, sinceridad evidente, empeño noble, aspiraciones de libertad con fundamento teórico, civismo ejemplar y gran conciencia del valor de la palabra, todas ellas cosas que mi generación –empecé la EGB en 1983– apenas ha conocido.
    Varias dudas me rondan la mente, a propósito de los planteamientos aquí vertidos. Espero poder formularlas para que don Antonio, con su gentileza habitual y si el tiempo le alcanza y yo no cometo demasiadas impertinencias, pueda aclarármelas. Pero una de las cuestiones que más me ha turbado es el espinoso conflicto, y ustedes perdonen por volver a sacarlo a colación, entre Israel y casi todos los países de su entorno geográfico.
    Puede ser cierto que embarcados en un proyecto del calado de este MCRC, no conviene agitar los sentimientos de los posibles compañeros. Pero me parece que aquí no se trata tan solo de sentimientos, que evidentemente los hay. Lo puesto sobre la mesa por el cultísimo JC Villa son razones, y también apunta a razones don Isidoro Merino, aunque no haya estado acertado en el tono (vehemente como él dice o insolente). Hay insolencias más solapadas. Por otro lado, apartar el examen del sistema israelí no me parece de recibo, cuando ese ¿estado? (¡chapó, señor Villa! Ya estoy buscando libros de Ricoeur) — ese estado, digo, se presenta como “la única democracia de Oriente… ¿Próximo? ¿Medio? Y en los comentarios de este blog se hacen alusiones, a otros países tales como Estados Unidos, Francia, como modelos o anti-modelos, sin que nadie oponga censura alguna.
    Además, parece asumido por todos aquí que los nacionalismos son una palanca esencial del dominio de la oligarquía española (de momento). ¿No encontramos más similitud con nuestro caso en lo que sucede alrededor de Jerusalén –salvadas las enormes distancias– que en países mucho más homogeneizados en su concepción étnica como los antes citados? No digamos si alguna región española llega a independizarse y marginaliza a parte de sus “ciudadanos?, entonces el parecido sería ya innegable… Finalmente, si no podemos juzgar absteniéndonos de tomar posiciones en lo que concierne a naciones ajenas, ¿cómo vamos a superar los partidismos irracionales que nos ciegan en nuestro propio país?
    De nuevo les pido disculparme, pero sin hacer estas aportaciones que probablemente algunos juzguen impertinentes, no hubiera podido intervenir con la conciencia tranquila, ni siquiera mantener un contacto más o menos unidireccional algo constructivo. ¿O acaso es decente defender la posición (de fuerza) de quienes más se nos parecen, sin aplicarles la vara de medir de nuestras exigencias propias? Y que conste que a mí como a casi todos en España, me parece también una aberración el islamismo político. Vivo además temporalmente en un país donde impone su ley.
    De nuevo discúlpenme, por la extensión sobre todo (¿diez líneas!!!). Deseo que este movimiento nuevo aporte mucho al crecimiento de nuestra libertad, y reabra caminos que no hubieran debido cerrársenos. Sinceramente, enhorabuena y hasta pronto.

  4. Antonio Garcia Trevijano says:

    Amigo Jorge, me alegro que digas con palabras sencillas la experiencia de la infancia que ha sido educada para que no tenga valor, y en consecuencia, para que en su madurez carezca de personalidad. Pero yo no me quejo, ni me limito a constatar la cobardía que nos rodea, analizo sus causas y propongo el remedio cultutal y politico. Gracias por tu apoyo.

  5. Antonio Garcia Trevijano says:

    Amigo Antonio Arturo

    Me emociona la sinceridad de sus sentimientos hacia este este escaparate del MCRC. Tu extrañeza de que
    algun mediterráneo piense y actue, esta fundada en la historia. Te extrañarias menos si cayeras en la cuenta de que no hay teoria politica que no derive de alguna accion memorable. He repetido muchas veces que mis ideas fundamentales no las he aprendido en los libros de gran fisolofía politica, sino que proceden de mi propia accion por la libertad y de mi sentimiento de la historia como pasion. Por eso, mi teoria pura de la democracia, extraída de hechos de existencia y de experiencia, solo será verdadera cuando la accion la confirme. Sois vosotros, este MCRC, quien ha de realizar su veracidad. Gracias.

  6. Antonio Garcia Trevijano says:

    Amigo Manuel Llinás

    Te agradezco la opinion que te mereco y te animo a que participes comentado mis analisis. En cuanto al pecado de optimismo, te puede desconcerar el hecho de que estamos diciendo y haciendo cosas que jamás se han intentado. Yo estaría pesimista, o menos optimista, si se hubiesen intentado y hubieran fracasado. El resto de tu comentario no lo comparto.

    En este blog no deben plantearse, y no se pantearan si sois simplemene bien educados, cuestiones que dividan o debiliten la necesaria cohesion interna de un movimiento ciudadano que se propone nada menos que conquistar la libertad politica y la democracia, mediante una revolucion cultural dirigida por la decencia y el valor ciudadano de la inteligencia.

    Tu argumnento de que no podremos superar partidismos irracionales en nuestro país si nos abstenemos de juzgar lo que sucede en naciones ajenas, lamento decírtelo, no solo choca frontalmente con mis reflexiones, sino con las de grandes pensadores (Emerson, por ejemplo) que ridiculizaron las protestas en su pais sobre atrocidades cometidas a miles de kilometros en otros continentes, estando callados sobre parecidas injusticias en su país. Lo extraño es que no veas esta patente incoherencia. Conquistemos la libertad politica, eliminemos aquí el terrorismo, y tendremos autoridad moral para intervenir, aun de palabra, en asuntos extrajeros. Y que nadie venga con la moserga (no lo digo por tí) de que nada de lo humano me es ajeno. Pues yo grito constantemente que casi todo lo que muestra la politica del terrorismo de Estado y del terrorismo nacionalista (incluido el que se mata matando) me es completamente ajeno. Otra cosa, inhumana, sería que me dejara indiferente, que es el verdadero sentido de la célebre frase de Terencio. Gracias por todo lo que hagas en favor de la unidad del MCRC.

  7. Manuel Llinás says:

    De nuevo excusarme. No había leído las últimas intervenciones acordando la impertinencia de este tema que me toca demasiado de cerca. No espero respuesta.
    Saludos

  8. Manuel Llinás says:

    (No esperaba respuesta) Gracias por su pronta y cortés respuesta.

    En la frase que sin duda he construido mal no quería decir hay un pronunciarnos sobre todas las desgracias exóticas sea necesario para fundar nuestra libertad política, ¡evidentemente! Simplemente pensé que las barreras psicológicas que el partidismo opone a una discusión racional sobre la situación política deberían ser más resistentes cuando se apoyan en nuestras propias posiciones sociales e historias familiares que cuando tienen por referente a bandos con pocos implicados directos en España.
    Ver la tensión suscitada por ese conflicto en una sala tan templada y llena de respeto, me inducía tanto más al pesimismo en la CUESTIÓN PRINCIPAL: establecer en España un régimen democrático, proyecto que yo pensaba imposible y a la vista de este MCRC, tal vez ya no tanto. Espero hacerme entender ahora, y disculpe tantas líneas, motivadas por afectos personales (me dolió ver despedirse a Villa inmediatamente después de esas palabras agrias), líneas que no aportan probablemente nada a este proyecto tan ilusionante, para el que ignoro si hay en España un terreno tan fértil como usted da a entender. Ojalá que resulte así.
    Saludos cordiales, y mucho ánimo!

  9. maria says:

    Saludos a todos.

    Mi entrada no fue afortunada y lo reconozco. Despues de mucho tiempo en la supervivencia de lo cotidiano y a veces esforzandome por no tirar la toalla un amigo me hablo de estos encuentros y me he enganchado.

    Al señor Trevijano ya le conocía por las claves de Balbin , lo unico que seguiamos todos los que intentamos ser revolucionarios y quizás lo fuimos

  10. maria says:

    He sido mujer de base, decente soy ,inteligente con limitaciones de conocimientos y valiente siempre. Son de todas formas palabras que fluyen en los contactos pero que rayan la cuerda floja y yo matizaria.

    Soy de la generación (nací en el 48) de ciencias con lo cual las palabras me sirven para transmitir ideas, pero no siempre soy capaz de expresarme.

    Seguiré`por aquí.
    Adelante.

  11. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querida Maria, aquí estas en tu casa. Si un amigo te ha traido, trae tu a dos. Todos cometemos errores de buena fe. Carecen de importancia. Lo que no nos esta permitido es consolarnos o recrearnos con nuestros recuerdos de valentía pasada. Pues esta escasa virtud, como decía Malraux en “L’ Espoir”, se organiza, vive y muere. Nunca se fue revolucionario de lo que frcaso. No siente ninguna nostalgia de mi gran fracaso vital, de no haber realizado la ruptura democrática de la dictadura. De esa gran leccion de la practica politica deduje la teoria pura de la democrcaia. Pero esta vez es diferente. El MCRC no necesita aliazase con ningun partido estatal, y no podrá por ello ser traicionado como hicieron antes con la Junta Democratica. Gracias pot tus recuerdos de la Clave. Ni siquiera en ella podía decir todo lo que pensaba, solo destruía las mentiras del sistema.

  12. Miguel de Mallorca says:

    Estimado D. Antonio:

    Si era posible, este último comentario suyo me ha llegado aún más hondo que los dos que lo han precedido. Y es que precisamente andaba yo estos días dándole vueltas a si habría suficiente gente en España que tuviera la valentía para, utilizando los instrumentos que Ud. nos ha facilitado (la decencia como estandarte diferenciador de la moral imperante y la inteligencia política que,a modo de ariete, rompa en mil pedazos el Estado de partidos), enfrentarse con el sistema que nos oprime. Pues bien, es indudable que tras su maravillosa descripción del valor cívico (en serio, me ha emocionado) debemos tener plena confianza en nuestras posibilidades. Entiendo el comentario de Jorge Suárez sobre la sociedad española -y, desgraciadamente, en alguna ocasión he observado en mi entorno más cercano algún ejemplo de mansedumbre y debilidad de espíritu-. Sin embargo, el MCRC debe prescindir en un primer momento (en una segunda fase, muchos se nos unirán) de aquellos a los que el temor al rechazo social impida pasar a una acción cívica encaminada a destruir la partitrocacia.

    No tengo ninguna duda que con gente como tú, Antonio Arturo, Mnuel Llinás o María (y los ya clásicos Serquera, Pepe Fenández o JC Villa -al que envío un abrazo y doy ánimos para que siga luchando por sus derechos-) nuestro barco llegará a buen puerto. Y recordar de nuevo (perdón si soy pesado) que en esta etapa es DE VITAL IMPORTANCIA la UNIDAD de los que estamos en el MCRC. Una vez establecida la libertad política ya habrá tiempo para disensiones.

    Un cordial saludo.

  13. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Miguel

    Ya empezais a sentir en vuestras vidas la hermosura operativa de la confianza en vosotros mismos. La juventud siente, la primera, la grandeza de alma que produce el asomo de la libertad en el horizonte de la vida cercana.

    Estais comprendiendo, a pasos de gigante, la intima naturaleza de la causa del MCRC y la de su finalidad revolucionaria de los valores sociales. ¡Claro que su destino es politico! Pero ya teneis la certera intuicion de que no habria cambio real con una Republica, sin una revolucion cultural que instaure la civilidad de los valores republicanos.

    Si a vosotros os producen emoción mis escritos, a mi me la producen vuestras reacciones, donde siento el hálito de las futuras acciones. Y aun me falta por exponer, junto a la decencia, a la inteligencia y a la valentía, el valor de la virtud suprema que las presupone y orienta, y que mas que una virtud es la condicion de la vida social. No hablo de esa grave impostura que todos los sistemas fracturadores de la sociedad llaman solidaridad. Una palabra que, como la de consenso, no estará en el nuevo dicionario de la libertad. Hablo de la lealtad. Os felicito.

  14. Juan Moreno. says:

    De lo que se trata es de elaborar un modelo de baraja de cartas para que ningún jugador pueda marcarlas.

    El destino que le dé cada jugador al producto una vez comenzada las partidas, no puede ser motivo de disputa, cuando se está definiendo qué tipo de baraja se elabora.
    ===============================================
    “lamento decírtelo, no solo choca frontalmente con mis reflexiones, sino con las de grandes pensadores (Emerson, por ejemplo) que ridiculizaron las protestas en su pais sobre atrocidades cometidas a miles de kilometros en otros continentes, estando callados sobre parecidas injusticias en su país.”

    Todos los que hemos participado en manifestaciones contra las guerras en el cercano oriente, debiéramos hacer autocrítica y reconocer, que hay bastante de cierto en que acallamos nuestras conciencias con éstos actos, cuando sabemos que de poco sirven ante la hipocresía del sistema.
    Salimos de Irak y aumentamos en Afganistán nuestra presencia.
    Fiscales “estrellas” hay, que quieren pedir responsabilidades de genocidio a miles de kilómetros, y aquí en casa duermen la siesta.

  15. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Juan Moreno

    ¿No lo estáis viendo ya? La libertad de pensamiento, no la de expresion, se ha puesto en marcha. Ha bastado el ligero soplo de la prosa singular de la verdad, para levantar con vosotros los primeros vientos del vendabal de pensamiento que arrasara el idioma de la mentira política, mentida en las conciencias de la izquierda. Amigos, no hay un solo movimientro o partido de izquierdas en toda Europa. Todo en ella arrastra la ruindad moral heredadoa de los totalitarismos. Toda la accion europea es residual de los sentimientos totalitarios.

    Me dejais perplejo con la velocidad de reflejos de vuestra asimilacion de la verdad, incluso en lo que os parecía lo mas autentico de vuestra conciencia. Si, más amigos de la verdad que de Platon, el camino de la autenticidad descubre de repente el panorama de la realidad. Tus deslumbrantes ejemplos son algo más que sorprendentes. Sin la valentía que arrastran la decencia y la inteligencia, esa autocritica sería inimaginable hace tan solo unos pocos días. La transformacion de las conciencias en el seno del MCRC, transformará la percepcion tradicional de esa realidad en el sentir de la sociedad. Enhorabuena, enhorabuena, consecuente Juan Moreno.

  16. pepe fernandez says:

    Querido Maestro,

    Con tus escritos y reflexiones sistemáticas no sólo defines al MCRC sino que le das mente, fuerza y espíritu. Si ya estabamos convencidos sobre la racionalidad y oportunidad del MCRC, ahora además nos sentimos participes de él por afinidades de alma y hermanados en la estética y ética comunes en nuestra justa lucha por la libertad política, la renovación cultural y el progreso científico y tecnológico de nuestra patria.

    La valentia del MCRC será efectiva si, como dice Miguel de Mallorca, hay unidad. Sabemos que la valentía que va de la mano de la lúcidez, se paga en Espana, en muchos casos con la “muerte civil”, acertada expresión de David Serquera. Nuestro esfuerzo y valentia individual tendrán sentido si hay unidad y lealtad en el MCRC, si huimos de las apariencias, aplicamos la inteligencia, y rechazamos al maquiavelo de la partitocracia guiándonos en su lugar por la decencia para lograr nuestros objetivos.

    un admirado abrazo.

  17. J.C. Villa says:

    Querido D. Antonio:

    En ocasiones los sentimientos y las emociones escapan a nuestro control racional, e incluso a nuestro control consciente. Se vuelven emociones “corporeizadas?. Lo que la razón y la inteligencia pueden hacer entonces es impedir que se transformen en “pasiones?, es decir, que se impongan a la razón y en última instancia devengan en “pasiones de servidumbre?.

    El gran filósofo Baruch Spinoza dijo: “Las acciones del alma nacen únicamente de las ideas adecuadas; las pasiones dependen sólo de las ideas inadecuadas?. Spinoza entiende por emociones las afecciones del cuerpo que aumentan o reducen la capacidad de actuar del cuerpo, así como las ideas de dichas afecciones. Si las ideas son adecuadas, la afección de transformará en acción; si son inadecuadas, la afección se convertirá en pasión y, en consecuencia, en servidumbre. Este MCRC que Vd. preside, D. Antonio, puede ser un magnífico catalizador para que las afecciones –padecidas por quienes sufrimos la humillación de este asfixiante sistema burocrático y autoritario– se conviertan en acciones y no en pasiones.

    Sus palabras y las de los demás participantes (Manuel LLinás, Pepe Fernández, Isabel, Miguel de Mallorca, etc.) me han dado no pocos ánimos. Por ello, mi agradecimiento a todos es inmenso. La fortaleza y la generosidad, principales virtudes del sistema ético de Spinoza (quien erigió a la valentía como el pilar central de su sistema ético), se actualizan día a día en el MCRC.

    Como Vd. ha señalado, la traición y la mala fe de personas de amistad aparente se compensa con la decencia, la fortaleza y la generosidad de otras personas que no se resignan a la servidumbre.

    Actualmente mi abogado, persona decente e inteligente, está llevando el caso con bastante competencia. Lo que ocurre es que nuestro adversario es formidable, y por ello el apoyo del MCRC y de sus extraordinarios miembros sería una ayuda inapreciable.

    Un abrazo a todos.

  18. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Vilia

    Tu comentario me reconforta. No debe de extrañarte que para mi, Spinoza, cuya vida y obra me apasionan en cuerpo y alma, sea uno de los pocos filósofos que ha tenido cierta influencia en la formacion de mi pensamiento. Sin embargo, de acuerdo con el mejor conocimiento cientifico de los humores que bañan el cerebro, mi concepcion de las pasiones ha rebasado con creces (“Pasiones de servidumbre”) a lo que los filosofos del XVII (Hobbes, Descartes, Spinoza) deducían de la simple instrospeccion.

    ¡Que placer verte considerado aquí como un clasico!

    Mis propuestas de organizacion de las virtudes cívicas (falta la última, la decisiva que da unidad de sentido existencial a las tres analizadas) son decisivas para el MCRC, en tanto que presupuestos de las acciones que emprendera cuando tenga la fuerza adecuada a cada una de ellas. Cuando leas mi analisis de esa cuarta virtud primordial, entenderas que este MCRC no crea en la imposible solidaridad sin responsabilidad (otra ficcion de ficcines tan irreal como el consenso), sino en la lealtad. La que tu has encontrado ya aquí. Fraternal abrazo.

  19. David Serquera says:

    El no apartarse de la verdad y la inteligencia traen la conciencia de servidumbre y la posibilidad de la libertad politica. Esta es la primera fase del MCRC, uno mismo debe experimentar esta conciencia y el MCRC debe propagarla mediante el diccionario politico, el libro blanco, el teatro de marionetas, La construccion de una comunidad de blogs,la realizacion de charlas y asambleas, talleres educativos, etc. La valentia nace cuando con esta conciencia aprendemos a gobernarnos a nosotros mismos: “Swaraj” concepto desarrollado por Gandhi inspirado por G. Manzzini. Para Ghandi la valentia “Courage” era aquella cualidad que le permitia a uno “aproximarse a la boca de un canon con una sonrisa para ser volado en mil pedazos” para llegar a esta cualidad se necesitaba “abhayata” o, ausencia de temor ante la pobreza, la calumnia, el gobierno, los familiares, heridas fisicas y muerte. Esta cualidad conduce al no cumplimiento de una ley injusta contraria a esa conciencia (desobediencia civil)y a la resistencia pasiva. Si llegara el caso este seria a mi entender el metodo del MCRC en su ultima fase.
    Pero ahora no necesitamos heroes, solo hay que decir la verdad y la lealtad en el MCRC actua hacia cada uno de sus miembros cuando estos no se han separado de la verdad y han sido excluidos por la Monarquia de partidos.
    Que alegria me dar ver que J.C. Villa vuelve a ilustrarnos, animo amigo te somos leales!

  20. David Serquera says:

    Bravo Juan Moreno! Nosotros no podemos ver como una persona inteligente y honrada que busca la decencia y la libertad politica sea excluida por la Monarquia de Partidos. Y los Jueces de este pais pueden? son mas “solidarios” llamando a criminales extranjeros y dejando morir a la inteligencia en su propio pais?
    Un saludo.

  21. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido David

    Afortunadamente, de adelantas a mi pensamiento pero no a la accion. En mi respuesta a Villa, le hablo de la presencia de Spinoza en mi idea de libertad politica. Ahora, puedo indicar que en el terreno de la accion, aparte de mi experiencia, ha sido Gandhi quien me hizo ver que el secreto del triunfo de su pacifismo y resistencia pasiva, no estuvo en los celebres boicots al comsumo de manufactura textil británica, sino en mostrar al ejercito ingles que, en lugar del terrorismo contra la ocupacion militar, la resistencia pacifica respondía al mismo concepto de la dignidad que tenía el gentelman, lo que produjo en la propia tropa el hundimiento de la moral de represion. Esto me hizo más intolerante, dentro de la Junta Demcratica, frente a todas las iniciativas irrespetuosas con la lealtad de la lealtad a sí misma.

  22. David Serquera says:

    Fueron los relatos de la represion de la marcha de la sal, en la que los policias tras fracturar con porras metalicas las cabezas descubieras de grupos de hombres que avanzaban en silencio, sin gritos de guerra y sin levantar un brazo para defenderse y que caian desplomados para ser posteriormente pateados en los genitales los que dieron este caracter de indignidad a la ocupacion inglesa. Los indios dejaron al descubierto la naturaleza belicista de la civilizacion inglesa y la expusieron con toda crudeza ante los ojos de los lores quienes no podian participar en aquello sin perder su estatus de persona respetable, mucho mas al comprender que el sentimiento de los indios era piadoso. Igual paso en las protestas contra Thatcher por el poll tax donde las manifestaciones pacificas del conjunto de la sociedad civil desde los ninos a los ancianos, hicieron que al contemplar a estos ultimos manifestandose con los problemas de movilidad propios de la edad, muchos tories sintieran la indignidad de la ley que no habian sentido anteriormente al reprimir con dureza a los mineros.
    Un saludo.

  23. Leonardo Balmaseda says:

    La sistemática organización del miedo orquestada por el Estado de Partidos y su Monarquía, no ha encontrado grandes obstáculos en el período histórico comprendido entre la “Santa Transición” y nuestros dias. Sin solución de continuidad la ciudadanía pasó de la servidumbre impuesta por la dictadura de la adhesión incondicional al Caudillo y sus leyes fundamentales a la servidumbre voluntaria de una sedicente democracia. La coacción y propaganda de trazo grueso y las truculencias de la represión de los desafectos, se sustituyo por una programada mansedumbre fruto de la desmovilización política propiciada por los dirigentes de los Partidos estatales que ,para tener “un lugar al sol” en el sumidero de la corrupción estatal y autonómica, no dudaron en traicionar la causa de la ruptura democrática.
    El virus de la cobarde mansedumbre ciudadana empieza a tener tratamiento.La cobardía es fruto de la organizada carencia de libertad política. Siendo cierto que la suma de individuos sumisos y cobardes sólo pueden dar lugar a una ciudadanía genuflexa ante el poderoso de las distintas administraciones territoriales, déspotas de opereta bufa que aunan, como no podía ser de otra forma, ignorancia con la audacía del trilero. No es menos cierto, es más, es hoy una realidad luminosa, el comienzo de la organización de la valentía. Si el valor individual supone mucho, nuestro valor colectivo y espíritu de equipo podrán con todo. En esas estamos.

  24. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Querido Antonio: Si me has llamado a casa no has podido localizarme porque en agosto ando por Aguadulce. Ya te llamaré yo. Me encanta tu himno al valor y a la valentía, en cuyo texto tanto resuenan la filosofía griega y la historiografía latina. Es brillante la contraposición que aquí establces entre “licentia” – el permiso que se le otorga al súbdito – y la “libertas” – capacidad de la que es propietario – o titular, que se dice ahora – todo ciudadano -. La “libertas” se tiene; la “licentia” se suplica a la caridad “inexhausta” del dominus, y se concede siempre de forma precaria. Es curioso que esa contraposición también hayan visto almas fuertes como Séneca y Tácito, cuando precisamente la “libertas” republicana ya era una mera “umbra” ( Tácito ). Tu himno a la valentía es hoy fundamental cuando hoy se desprecia al valor, y se encomia a las almas de conejo. Sin valentía se impondrá siempre el inmovilismo, y su corolario la indignidad pública. Cuando se sabe que el esclavo no levantará jamás la voz contra el amo, no sólo se evidencia la naturaleza servil de algunos, sino – lo que es mucho peor – se está potencinado como modelo social al esclavo, en cuanto que su cobardía le proporcionará mayores logros sociales y reconocimientos que al hombre libre con valor. Es así que el dominus también desaparece: en una cultura de cobardía todos son esclavos. Cuando Fabio Píctor, Polibio o Tito Livio se estremecen de asombro ante el valor del virtuoso asceta Aníbal no están encumbrabdo al mayor enemigo de Roma, sino que están encumbrando a la propia Roma. Es la valentía de nuestros enemigos quienes mejor nos elogia. Hoy falta una demopedia del valor y del amor a la libertad, que es la gran prueba de la libertad. Saludos

  25. pepe fernández says:

    Estimado Leonardo,

    Te felicito por tu certero análisis. La cobardia no va sóla, se acompana de la mediocridad, sin la cual no tendría sentido. Por eso el sistema recluta mediocres, la mejor garantía de que todo se mantenga atado y bien atado, gracias a la cobardía interesada de los estómagos agradecidos en cerebros poco dotados.

    Ahora bien, lo interesante para el MCRC no es saber que estamos gobernados y dirigidos por incapaces, eso lo sabe todo el mundo, sino que estos necesitan reclutar a otros más incapaces y por tanto más indignos e indecentes que ellos para que mantener la maquinaria funcionando. Por eso conforme pasa el tiempo la Monarquía de Partidos produce más mediocridad, mas corrupción, más cinismo. La Partitocracia funciona como una máquina que genera cada vez más entropía, hasta que la propia degradación causa la parada de la máquina. Por eso tiene sentido afirmar que hoy hay más corrupción y mediocridad que en la época de la transición.

    Un saludo republicano.

  26. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Disculpa, Antonio, que en una cosa no esté totalmente de acuerdo contigo – lo más probable es que no te haya entendido -: Afirmas que el valor se contagia como el miedo. Estoy de acuerdo en que el miedo se contagia como primer resorte instintivo de la supervivencia (“el miedo guarda la viña”), pero el valor o la valentía presuponen la conciencia del sujeto, presuponen los principios del sujeto – que pueden ser compartidos o no -, presuponen las creencias de su clan, familia, patria, etc. Quiero decir que el valor es hijo del espíritu, revestido de formas conceptuales adquiridas, y el miedo es hijo del cuerpo. Un abrazo

  27. Leonardo Balmaseda says:

    a Pepe Fernández

    Agradecezco tus comentarios y apostillas a mi intervención. No puedo estar más de acuerdo con tus planteamientos. Por lo que a mí respecta cedo espacio a otros intervinientes.

    Un cordial saludo

  28. M. García Viñó says:

    Debo empezar diciendo que tengo permiso telefónico del profesor García Trevijano para hacer un comentario sobre el deterioro del idioma, que debía haber hecho a propósito de su artículo anterior. De todas formas, es tema recurrente en este blog.
    Quien leyera el diario “El País? el 26 de julio pasado, se encontraría, en las páginas de cultura, con un alarmante titular que rezaba: CONTRA EL ABERRANTE LENGUAJE DE LAS LEYES. En el texto correspondiente, se informaba de que los miembros de la Real Academia, escandalizados ante el maltrato que recibía la lengua en los textos legales, había ofrecido su colaboración. Informaba también el matinal de referencia de que la Vicepresidenta del Gobierno se había personado en la Docta Casa y firmado, con el director de la RAE, un convenio “para que la institución asesore en la redacción de los proyectos del Ejecutivo?.
    Ante esta noticia, quien, como yo, haya seguido un poco de cerca las aventuras de la Academia, en cuanto a ingresos amiguistas, nepotistas y, sobre todo, pro-Prisa, no podía menos que preguntarse: ¿y quién asesora a los académicos? ¿Qué saben de sintaxis, de léxico, señores como Mingote (excelente humorista), Juan Luis Cebrián (¡que entró desplazando a don Antonio Quilis, el más grande fonólogo de la época!), Antonio Muñoz Molina, Fernando Fernán Gómez, ?lvaro Pombo, Mateo Díez (estos dos últimos, escritores serios, pero nada más… De Javier Marías, último ingresado, traje a estas páginas una veintena de pruebas de que es la persona que peor escribe y ha escrito en todos los tiempos y lugares, comentadas después por algunos contertulios más que sorprendidos. Para verificar lo mal que escriben otros como Cebrián, Muñoz Molina y Fernán Gómez, hay comentarios publicados en los “Cuadernos de Crítica? del Centro de Documentación de la Novela Española y en “La Fiera Literaria?. A continuación, transcribo un breve “artículo? del director de la Real Academia, don Víctor García de la Concha, aparecido en el diario “La Razón? el 10 de marzo de 2003, con motivo del fallecimiento del profesor José Manuel Blecua. Lo primero que invito a observar es la pobreza conceptual, la vulgaridad expresiva de quien es, por definición, maestro del lenguaje. Después haré algunos comentarios.

    REFERENCIA INDISCUTIBLE
    Fallece un filólogo extraordinario y un maestro generoso. Lo digo desde la admiración personal y desde la mirada del discípulo agradecido. Cuando en 1966 llegué a Barcelona como catedrático del Instituto de la Vernada me encontré con Alberto Blecua, hijo de José Manuel, lo que me facilitó mucho la vida en el año que estuve destinado en Barcelona. Para mí, la casa de los Blecua fue mi centro en la Ciudad Condal , casi mi casa. La generosidad del maestro Blecua fue total. Recuerdo ahora que yo empezaba a trabajar en mi tesis doctoral sobre la prosa de Quevedo, que él mismo iba a dirigirme. Después, al dejar Barcelona, se hizo cargo de mi trabajo Emilio Alarcos. Fue Blecua un maestro añadido a mi formación en un tiempo corto pero intenso.
    Viví mucho durante esos días en su ambiente, siempre tan atento a la poesía. Era él un gran lector de poesía, y fue entonces cuando me relacioné con los círculos que frecuentaba Pere Gimferrer y también en la Universidad de Barcelona.
    Su vida ha sido muy cumplida y llena de investigaciones. Deja un grupo de discípulos, entre los que me cuento. Pero no olvidemos que, en su etapa de Zaragoza, entre sus alumnos estuvieron Fernando Lázaro Carreter y Manuel Alvar. Fue uno de los pocos maestros verdaderos y generosos prestando libros, ideas y tiempo. Ha sido un ejemplo en la edición crítica en Filología. Hoy en día hay más medios para acceder a la fuentes, pero en su momento, el trabajo de Blecua fue capital persiguiendo las ediciones fiables, las anotaciones exactas; fue ejemplar en el rigor, en la fijación del texto gracias a su enorme riqueza de lectura, que lo llevaba a comentar el texto dentro de su propia tradición e insertar sus comentarios en el contexto del propio autor. Un maestro lo es, además de por su aportación científica, que en el caso de Blecua es de primer orden, por su magisterio. El interés y la importancia de sus clases sobre el Barroco fueron muy importantes para poetas como Grimferrer, y yo diría que para todo el grupo y desarrollo posterior de los Novísimos.
    Como director de la Real Academia Española, debo recordar que ha desaparecido el único académico de Honor español de la RAE , distinción que merece la unanimidad de sus miembros. Un honor para todos.

    Víctor GARC?A DE LA CONCHA
    de la Real Academia Española

    Virtud que empapa todo el texto es la del autobombo: haciendo como que alaba al fallecido Blecua, de la Concha se festeja a sí mismo y deja establecida la que él cree su importancia.
    “Lo digo desde la admiración y desde la mirada del discípulo agradecido? Incorrecta utilización de la preposición “desde?, que su predecesor, Fernando Lázaro Carreter, criticó infinidad de veces.
    Que él fuese discípulo de Blecua es autobombeo puro: sencillamente falso.
    “Para mí, la casa de los Blecua fue mi…?. Modélica prosa: “Para mí fue mi?
    “La generosidad del maestro Blecua fue total?. Oportuna aclaración. Una generosidad parcial de poco le hubiese servido.
    “Recuerdo ahora que yo empezaba a trabajar…?. Poética evocación de algo que no merece ser evocado y que no es posible haber olvidado… Pero había que rellenar unas líneas y de la manera más desangelada posible. ¡Qué bendita casualidad que lo recordara tan oportunamente, teniendo tan colmado el pensamiento!
    “… yo empezaba a trabajar en mi tesis doctoral sobre Quevedo, que él mismo iba a dirigirme?. ¿Quién? ¿Quevedo?
    En cualquier caso, también falso. La tesis la realizó Concha con Emilio Alarcos y fue sobre la poesía de Ramón Pérez de Ayala.
    ¡Cuántas frases hechas! ¡Cuántas frases manidas, como esa del “tiempo corto pero intenso!?
    ¿Qué es un “maestro añadido?, señor director? ¿Algo así como un remiendo, pero en maestro? ¿Una guarnición?
    “Su vida ha sido muy cumplida y llena de investigaciones?? ¿Se puede ser más vulgar? ¿Se puede recurrir de peor manera a lo obvio?
    “Deja un grupo de discípulos…? ¡Esto no es noticia, Concha! ¿Qué va a dejar un maestro? ¿Un grupo de adosados? Antes de escribir esta vaciedad llena de obviedades, mejor haber confesado humildemente que no tenías nada que decir.
    “Viví mucho durante esos días en su ambiente, siempre atento a la poesía?. ¿Quién era atento? ¿El ambiente? ¿Blecua? ¿Concha? No hay modo de saberlo.
    ¡Por fin le estalla la cabeza! “Pero no olvidemos que, en su etapa de Zaragoza, entre sus alumnos estuvieron Fernando Lázaro Carreter y Manuel Alvar?. ¿Se le ocurriría a él solito? Podía haber enriquecido el párrafo con tres o cuatro nombres más, ya que Blecua tuvo otros discípulos ilustres. Sin exagerar: Concha no se olvida y hace constar lo que todo el mundo sabe.
    “Fue uno de los pocos maestros verdaderos y prestando libros, ideas y tiempo?. ¡Hermosa y cervantina construcción: “maestros verdaderos y prestando?. Por otra parte, ¿cómo se prestan ideas y tiempo, Concha? Desde luego, si es posible y a ti te prestó algunas es evidente que se las devolviste sin usar.
    “Fue entonces cuando me relacioné con los círculos que frecuentaba Pere Gimferrer y también en la Universidad de Barcelona?. Lo de “me relacioné con… y también en? es prosa en estado etílico. Si así escribe el director, ¿cómo va a escribir el último ingresado?
    “Deja un gran grupo de discípulos, entre los que me cuento?. Cada uno puede echarse las cuentas que quiera, pero no es cierto, como ya hemos dicho.
    “El trabajo de Blecua fue capital persiguiendo las ediciones fiables?. Las ediciones no pueden ser “fiables?. Sólo los seres vivos y las personas, incluso algunos académicos. Por otro lado, ¡qué prosa con más poco garbo! Hace imaginar al pobre Blecua vestido de Clark Gable y corriendo detrás de ediciones y jirafas.
    “Su enorme riqueza de lectura?. Querría decir “de lecturas?.
    “Un maestro lo es, además de por su aportación científica (…), por su magisterio?. ¡Sabia observación! Perogrullo no la hubiera hecho más atinada. ¡Un maestro que lo es precisamente por su magisterio!
    “El interés y la importancia de sus clases sobre el Barroco fueron muy importantes?. Antes, maestros magistrales y ahora importancias importantes. ¡Qué prosa! ¡Qué manera de limpiar, fijar y dar esplendor a la lengua! No cabe más ramplonería, más jactancia y más hinchazón retórica en una nota donde sólo resuena el “yo?, “yo?, “yo? del pavo real. Tres cuartos del artículo para hablar de sí mismo y sólo un cuarto, del verdaderamente insigne Blecua.
    “Como director de la Real Academia Española, debo recordar…? ¿No se habla de la seriedad del burro? Pues aquí se podría hablar de la solemnidad del elefante
    Léase el “artículo? sin interrpciones. Si esto –y de esta forma– es lo que tiene que decir el director de la Real Academia sobre un gran filólogo desaparecido, más le valiera atarse un ordenador al cuello y tirarse a un charco.
    ¡Cuánta mentira, señor Concha! ¡Cuánta podredumbre, señores académicos? ¡Cuánta miseria moral! Una de las dos o tres más bellas lenguas del mundo, en vuestras manos, terminará siendo ese ronquido de sapo que sólo serviría para contar la historia de vuestra época.

  29. Dionele says:

    Dice Trevijano,

    “En este blog no deben plantearse, y no se pantearan si sois simplemene bien educados, cuestiones que dividan o debiliten la necesaria cohesion interna de un movimiento ciudadano que se propone nada menos que conquistar la libertad politica y la democracia, mediante una revolucion cultural dirigida por la decencia y el valor ciudadano de la inteligencia.”

    Nada parará un movimiento sentado sobre esas premisas y se generará una espiral que como un huracán se alimentará a si mismo. Impecable.

  30. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Martin Miguel

    Formidable y enhorabuena por tu comentario 25. en cuanto al 27 me has entendido perfectamnete, solo que no estas de acuerdo con que el valor sea contagioso como el miedo, porque partes de un apriori dogmatico (el miedo sale del cuerpo, el valor del espiritu) que tanto la neurobiologia, como la psicología experimental y la de las masas, desmiente oor completo. No solo por el monismo cerebro-mente, cuerpo-espiritu, sino tambien por la experiencia militar del contagio del valor de los jefes a los soldados, y los descritos en situaciones de peligro civil en la gran literatura.

  31. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Manuel, te recuerdo que solo fui profesor de la Universidad de Granada un año, y por hacerle un favor al titular de la cátedra, Don Emilio Langle, un republicano sometido a las célebres torturas del aceite de ricino, que cayó enfermo, y el adjunto, Miguel Motos, estaba opositando en Madrid. ¡Menudo profesor de mercantil y filosofía del derecho con 22 años! Nadie es profesor, salvo de ilusiones, a tal edad.

    Como siempre, tu critica ferina es implacable. Creo que tu metodo paradigmatico es más convincente que todas las demostraciones. Si Concha es presidente de Academia, será la de Prisa. Si la Vice del Gobierno le pide asesoramiento gramatical, será un gobierno parvulo. No cabe mayor indecencia intelectual en Concha, ni mayor confesion de analfabetismo en el PSOE. Cuando analice la Constitucion, querido amigo, veras que, en comparacion, Victor Concha puede ser maestro de estilo de los padrinos de la patria.

    Debes aparecer con mas frecuencia y menor espacio. Pues la importancia que damos aquí a la pureza y precision de la lengua española no la encontraras en ningun sitio, salvo en tu Fiera Literaria. Además, tu acuñacion de la cultura como negocio, la ha hecho suya el MCRC. Muchas gracias, y hasta que tu novela te permita regalarnos otro comentario. Abrazos.

  32. Miguel de Mallorca says:

    A M. García Viñó:

    Le felicito por sus comentarios al espantoso artículo de De la Concha. No tengo unos conocimientos filógicos que me permitan analizar sintaxis ajenas con autoridad, pero cualquier persona aficionada a la lectura se dará cuenta de la desastrosa prosa del director de la RAE. Sus acotaciones no sólo me han parecido muy acertadas (aunque, bien pensado, quién soy yo para decirle a Vd. si está acertado!) sino que algunas me han parecido realmente divertidas.

    Aprovecho para expresar mi admiración hacia el estilo que emplean los participantes en el blog (yo estoy muy por debajo de vuestro nivel, así que os ruego disculpéis mis reiteraciones, incongruencias y alguna que otra metáfora sin sentido). Siento debilidad (y envidia sana, si esta es posible) hacia la forma de expresarse de los amigos Serquera, Leonardo y Martin-Miguel).

    Ah! Y muchas gracias a los que seguís mis intervenciones y opináis, como yo, que en esta etapa es fundamental la UNIDAD del MCRC.

    Un saludo afectuoso para todos.

  33. M. García Viñó says:

    A Miguel de Mallorca

    Mi querido amigo: suponiendo que yo sepa un poco más que usted sobre el estilo literario, estoy seguro de que usted me aventajará a mí en bastantes cosas. Muchas gracias por su felicitación. Créame que lo que he dicho ayer, más lo que dije en otra ocasión, no es más que una leve muestra de las sinvergonzonerías que se están haciendo con la admisión de nuevos académicos, sin que nadie en este país levante la voz. Ni los medios favorecidos -lógicamente- ni los “biológicamente” contrarios al tinglado se atreven a decir nada.

    Para Antonio:
    ya quisiera yo colaborar más, pero la gran mayoría de las veces me siento desplazado por la enorme altura filosófica, política, jurídica, sociológica, etc. que tienen los que escriben aquí

  34. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querdio Manuel

    Esto es un movimiento social que aspira a integrar y dar valor cultural y politico al sentido comun de la decencia, la inteligencia, la valentía, la lealtad y la responsabilidad profesional, para transformar la realidad española, en torno a ideas muy simples al alcance de todos: unidad de España, libertad politica, veracidad del discurso publico y equilibrio de poderes estales en una Constitución de la democracia. Todo lo cual presupone el abandono de la partitocracia y la Monarquía de Partidos.

    Es inevitable que al comenzar su presentación, el MCRC defina su naturaleza y objetivos con el rigor cultural que demanda todo fenómeno nuevo. Pero mis articulos van dirigidos a todas las personas que, sabiendo leer, están dotadas de sentido comun y de nobleza. Comentaristas habituales, como Isabel, Maria, Miguel y otros muchos, estan contribuyendo a dar el perfil comun de un movimiento politico que ha de integrar a decenas de miles de preciudadanos.

    En cuanto a tí, la modestia no puede disimular la alta preparacion cultural de tu vision de la vida y de la literatura. No serías buen novelista sin la penetracion intelectual que requiere la vision o, como tu dices la cosmovision, que legitima la verdad de la representacion de la vida en las ficciones literarias. El MCRC necesita que tu sentido crítico en arte se aplique de modo sistemático al ate de la vida. Comprendo que estes absorbido en la creacion de tu nueva novela. Solo te pedimos que pongas unas lineas sobre las ideas y valores que aquí vamos desgranando. Lo peor que nos puede pasar es que nos confundan con un grupo de intelectuales. Gracias y hasta pronto.

  35. Francisco says:

    Como editor responsable del blog, creo que la amplia cultura del conjunto de los participantes ayuda a la comprensión de los conceptos comentados. Manuel, Miguel y todos los lectores: no importa que cualquiera de nosotros sepa menos que los demás en alguno de los puntos (por ejemplo, mi caso en cuestiones de literatura o filosofía). En otro, seguro que sabe más que la mayoría. Como dice una cita atribuída a Emerson, un poeta estadounidense: “Todos los hombres que conozco son superiores a mí en algún sentido. En ese sentido aprendo de ellos.” Ello aplica a todos nosotros. Somos un grupo de personas, con sus virtudes y defectos individuales, que intentamos crear un movimiento que traiga la libertad política y la decencia en la vida pública española.

    En este sentido, para ampliar el número de receptores de nuestro mensaje de libertad política, solicito ayuda a todos los lectores: nos vendría bien tener a alguien que pueda crear videoclips y/o animaciones cortas (máximo 5-10 minutos, en principio). El objetivo es presentar el pensamiento politico de la República Constitucional de forma que esté disponible para descargar de Internet en forma de canciones, videos y animaciones cortas, como una forma más de llegar a la población española. Si estáis interesados o conocéis a alguien que pueda estarlo, mandadme un correo electrónico a: paquibena(aquívienelaarroba)yahoo.es

    Saludos

  36. J.C. Villa says:

    Querido Pepe:

    Muchísimas gracias por tu apoyo. Obviamente, yo no me puedo enfrentar solo a la UGT, que hoy por hoy es una de las mayores máquinas represivas del Estado Monárquico Partitocrático; una máquina que, pese a su avanzado estado de descomposición y putefacción interna, sigue siendo una poderosa mafia totalitaria al servicio del sistema. Nuestra tarea ha de consistir –dentro de nuestras posibilidades– en desenmascararla ante el pueblo español.

    Un cordial saludo.

  37. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Al Sr. García Viñó: Estoy de acuerdo en que la “redacción” del Artículo del Sr. García de la Concha es torpe, pobre y vulgar. Y que esta torpeza, pobreza y vulgaridad no han sido intencionadas. Pero, estimado Sr., este verano, llevado por el “escándalo” del ingreso en la Academia del asintáctico Javier Marías, leí tres de sus novelas como prueba de la tesis que usted establece. Realmente no me gustó ninguna de ellas, en cuanto que a mí me gusta la literatura que responde a los valores clásicos; es decir, la que cuenta, fabula y entretiene. Y realmente lo que es contar el Sr. Marías no cuenta nada ni fabula nada. Ahora bien, he percibido en el Sr. Marías un intento serio de deconstrucción de la frase española, de ruptura de la sintaxis, del “ordo rectus” del español, en donde la enálage, el anacoluto y el quebrantamiento de la concordancia morfológica nos epatan con su salida a cada paso. Pues bien, yo creo que no debe haber epanartosis crítica en lo buscado. También algo de ello vimos en Oficio de Tinieblas nº 5, y no quiero yo comparar aquí al gran Cela con Javier Marías. Personalmente a mí me parecen fuera de lugar estos conatos rupturistas de la Norma por estar ya muy pasados de moda – hasta los “neotéricos” romanos los hicieron -, pero creo, estimado amigo, que no se puede llamar ágrafo a quien desde el conocimiento de la sintaxis del español tiene el mal gusto de despedazar a ésta. Por lo demás, yo le podría enumerar a algunos autores que no viven bajo la sombra de Prisa cuyos anacolutos no parecen intencionados. Los escritores son buenos y malos con independencia del color de sus respectivos pesebres. Por lo demás, no caigamos en el morbo del eruditísimo Clemencín, que se atrevía a corregir a Cervantes: escribir bien no tiene nada que ver con redactar bien. Con la sola buena redacción las ninfas se aburren y se pierden en los cañaverales ( Boileau ). Es la “callida iunctura” de Horacio, que siempre rompe la norma semántica y las estructuras lógicas del mundo con sus campos semánticos, etc. quienes “fabrican” la belleza literaria. Lo que usted pide es lo que se debe pedir a un Director de la RAE, pero no a un artista. Y que conste que me parece malísima la literatura del sr. Marías. Un fuerte abrazo de quien admira su enorme cultura narratológica y su amor por el buen español ( Lo mismo le pasaba al narratólogo Genet con el francés ).

  38. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Admirado maestro: Pruebas en tus últimos Artículos que sin un evidente fomento de las “viejas” virtudes morales – y no hace falta aquí creer en los dones del Espíritu Santo – no hay libertad política que se sostenga ni pueda tener la pujanza de no ser jamás quebrantada. Lo clásico permanecerá siempre como modelo de los hombres libres. Un abrazo muy fuerte

  39. Leonardo Balmaseda says:

    Quiero agradecer al sr. García Viño su estupendo comentario a la necrológica que, D.Victor García de la Concha perpetra contra el Prof. Blecua y sin defensa posible de éste. Tal conducta alevosa, ilustra la orientación académica y cultural de la docta Casa, convertida en refugio pecatorum de escritores elevados, por el marketing comercial-cultural del poder establecido, a la categoría de imprescindibles entre la incultura.
    A quienes, como es mi caso, disfrutamos de la lectura literaría en nuestro idioma, sabemos que dificil resulta la digestión de estos escritores-academicos con la etiqueta de “los más vendidos” (que oportuno es nuestro idioma), comparados con la degustación placentera de los Sánchez Ferlosio, Juan Goytisolo, por mencionar algún vivo o cualquier otro vivo o muerto de nuestra américa hispana, destaco de entre éstos al escritor cubano Alejo Carpentier cuya lectura me procura siempre una emoción especial.

    Sr. García Viño, siga el consejo que le da D.Antonio, -el tiene más autoridad que yo para dárselo- es necesario que colabore más en este blog. Personalmente me he propuesto leer su obra cuando el trabajo me lo permita.
    Qué razón tiene D. Antonio cuando manifiesta: “lo peor que nos puede pasar es que nos confundan con un grupo de intelectuales”. Todos podemos aprender de todos, sin petuláncias, altanerías y como suele ser lugar comen en la “intelectualidad” del estado de partidos sin narcisismos patológicos.
    Un saludo

  40. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Martin-Miguel

    Aunque tengas razon teórica, lo clásico respondía a a una concepcion del mundo muy distinta de la que tenemos hoy. Y la fortaleza estaba subordinada a la templanza y la prudencia. No pretendo recuperar la vírtú romana, como Maquiavelo, ni modernizar la antigua moralidad de los estoicos.

    Intento dar al espiritu republicano, lo que nunca ha tenido: una base ética, independiente de la moral pública, una renovación de la estética de la belleza y una filosofía de las costumbres fundada en lo que la antiguedad no percició como finalidad social de las virtudes cardinales: LA LEALTAD.

    Lo comprenderás cuando leas mi proximo artículo. Lo nuevo siempre tiene antecedentes, pero en ellos no está lo nuevo que la sociedad actual necesita. Hasta pronto, gracias.

  41. Antonio Garcia Trevijano says:

    Martin Miguel, no estoy de acuerdo con tu respeto por los rupturistas del idioma (Cela y compañía), , que no se atreven a romper una sola coma en el discurso del poder. La deconstrucion de Derrida es otra forma de renovar la servidumbre voluntaria ¿por qué no deconstruyen, en teoria, la partitocracia?

    Por otro lado, al petulante Marias no lo salva la voluntariedad de su idiotez, como pareces decir. Y te aconsejo que destierres el “desde” (desde el conocimiento de la sintaxis) y uses el “con”.

  42. Crítico says:

    A Francisco: tengo lo que buscas. Dame tiempo para convencer a esa persona y que se una al MCRC, y así acceder a colaborar con nosotros. Él es dibujante de Comics, le va muy bien, tiene mucho trabajo y se dedica a la realización de dibujos animados, videos, efectos especiales para producciones cinematográficas, etc.
    Si es este perfil el adecuado, dame un poco de tiempo (ahora estamos en agosto, y todo es más lento) y confírmame tu dirección de email, porque no veo el @ por ningún lado, y no sé si eso es posible.
    Un saludo a todos. Os sigo con emoción.

  43. M. García Viñó says:

    Don Martín-Miguel: cuando me hablaron por teléfono de su comentario a mi crítica, sin puntualizar, me dije que iba a recomendarle que leyese una novela entera de Marías, porque pienso que así se nota más que son torpezas las pretendidas rupturas. Me ha sorprendido que usted confiese sin tortura que ha leído tres. Claro, para estas cosas no hay medidor. Yo no niego que haya los que a mí me parecen fallos garrafales cometidos adrede, como puede ser llamar “sueño ferroviario? al conciliado en un tren. Pero reconozca que eso –y así son la mayoría de las “transgresiones? de Marías- tiene la misma gracia que el trío Zaplana, Rajoy y Acebes cantando una ranchera. Si Marías –lo mostré en este blog-, en las primeras tres líneas de una novela, quiere hablar del nombre de una mujer y habla del nombre de un rostro, pues, una de dos, o ha cometido involuntariamente un anacoluto o ha delinquido contra la primera regla de la construcción novelística, que es hacer presente, delante del lector, la realidad, no una tontería. Dígame usted –y no pongo más ejemplos por no extenderme- que si Marías (Marías no construye personajes -siempre es él-, porque no es novelista) va a ver a un profesor y comenta: “amablemente, como siempre lo era? -¡no señor! O “amable, como siempre lo era?, o “amablemente, como siempre se comportaba?-, dígame usted qué ruptura o deconstrucción hay en confundir un adjetivo con un adverbio. Dice usted que no cuenta ni fabula. ¡Es que no sabe! Toda su obra está hecha a base de anécdotas personales, que, por lo demás, maldita la gracia que tienen. Yo soy capaz de levantarme en el púlpito más alto de este blog y apostar lo que sea a que Marías es incapaz de escribir una novela en tercera persona. Según he querido exponer en mi “Teoría de la novela? (Ed. Anthropos) Marías –muy mal- relata, pero no novela. No levanta personajes, no describe ambientes, no hace diálogos que no sean de él consigo mismo… Y, queriendo o sin querer, escribe muy mal. La novela, que adquirió rango estético el siglo pasado, quiero decir, que empezó a estar dotada de valores estrictamente estético-novelísticos, y no en todos los casos, requiere una composición –es fundamental-, en contra de lo que dicen los impotentes. Las pretendidas novelas de Marías carecen del más leve conato de composición.

  44. Miguel de Mallorca says:

    Al Sr. García-Viñó:
    Por favor no deje de intervenir. Es evidente de que su colaboración habitual dará más luz si cabe al MCRC. Y, además, nos ilustrará a todos con sus conocimientos.

    Al amigo (si me permites, me dirijo a tí con el término que me recomendó D. Antonio) J.C. Villa:
    Espero que andes bien de ánimo. Felicidades por tu definición de la UGT (extensible a CCOO). Es sencillamente perfecta (y creo que tu bondad natural ha hecho que te quedaras corto).

    Un saludo cordial para ambos.

  45. francisco says:

    A M. García Viñó:
    Desearía ,tras leer sus comentarios, que me diera su opinion literaria sobre las obras del escritor francés Michele Houellebec desde el punto de vista de su teoría de la novela.Gracias por sus intervenciones en el MCRC que aparte de utilísimas nos divierten a todos, estoy seguro, con los analisis sobre las obras de nuestros académicos.Disculpadme si no es este un tema a tratar aquí pero no podía perder la oportunidad de hacerle esa pregunta as Sr Viñó.

    PD:Acabo de comprar El Pais:La cultura como negocio y he de decirle que era el ultimo libro que quedaba en la casa del libro, espero que signifique que se vende bien, ya sea por la salud literaria de España

  46. J.C. Villa says:

    Comparto totalmente la opinión de Francisco y Miguel sobre las intervenciones del Sr. García Viñó, quien además de realizar una disección finísima de las imposturas literarias nos regala momentos francamente divertidos. Confieso que hace años cometí el error de comprar “Corazón tan blanco” de Javier Marías, y acabé tirando el libro a la basura (regalarlo hubiese sido casi delictivo). Desde entonces, cuando compro obras literarias opto siempre por los clásicos: Joseph Conrad, Robert Louis Stevenson, Flaubert, Henry James, etc…

    Amigo Miguel, muchas gracias por tus ánimos. Aunque, cuando expresé mi opinión sobre la UGT (y sobre CCOO) a algunos de sus liberados y representantes sindicales, su reacción fue muy distinta de la tuya. En general me consideran un peligroso “rojo subversivo”, sin darse cuenta de la contradicción existente en dichas palabras, pues en este sistema no hay nada menos subversivo que un “rojo”.

    Un abrazo a todos.

  47. Francisco says:

    A Crítico:

    Es una gran noticia. Mi dirección de correo es:
    paquibena(aquívalaarroba)yahoo.es

    donde (aquívalaarroba) se cambia y se pone el signo @ (que se llama arroba). El motivo es evitar que mi dirección de correo se llene de correo basura recogido por robots de Internet automáticamente.

    Sería magnífico tener algún material preparado para finales de Septiembre ó principios de Octubre.

  48. pepe fernández says:

    Me uno a los que animan a intervenir más al Sr García-ViÑó. La renovación ética tiene que ir de la mano de la estética. Es difícil imaginarse una República Constitucional respetable y decente con escritores y académicos comos los mencionados.

  49. María Fernández cadierno says:

    Buenas noches a todos.

    D. Antonio, esa frase que dice usted; ” que no hay nada más valioso que la verdad y la libertad ” me ha encantado, totalmente deacuerdo con usted.

    En estos tiempos que corren parece que el ser sincero no se lleva y el personal se sorprende cuando uno se expresa y dice lo que siente. Cómo dices eso!!!, estas loca!!!, pero bueno digo yo, si esto que llaman democracia para lo único que sirve es para soltar la lengua un poco y para enriquecerse los de arriba con lo que trabajamos los que se supone que estamos abajo.
    La diferencia de la Edad Media ahora es que podemos hablar un poco más, el resto igual: mantenemos a los señores, reyes, politicos en vez de duques y una sarta ladrones impresionantes que en vez de trabajar con nobleza de espiritu y por el bien común lo hacen en beneficio propio y haciendo lo menos posible, eso si dándose el pote de que es fulanito fulanita. Perdón si me excedo en mis términos pero me repugnan.
    Deseo cuando antes que el espiritu noble de verdad reaparezca y que cada uno ocupe el lugar que le corresponde según esta cualidad. El mundo sería otra cosa. VERDAD, LIBERTAD, NOBLEZA, ALTRUISMO, VALENTIA, CORAJE….. todo por un mundo digno y mejor para todos.

    Un afectuoso saludo para todos.

Los comentarios están cerrados.