ESTADO-ORGANIZACIÓN

Hay dos cuestiones que deciden la forma de Estado. Una, de carácter espiritual, determina el principio organizador que define el orden y finalidad de la organización estatal: Monarquía o República. Otra, de carácter técnico, establece el modo de organizar los múltiples elementos estatales, para dar eficiencia holística al sistema administrativo del Estado: centralismo, autonomismo o federalismo. La primera cuestión compete resolverla a la sabiduría humanista. La segunda, a la ciencia de sistemas.

El Estado es una organización creada por el hombre. Su origen no está en la naturaleza, sino en la historia. Tan pronto como la humanidad se estableció junto a lagos y ríos para que su alimento no dependiera de la incertidumbre de la caza y la lluvia, sintió la necesidad de ordenar la distribución del agua de regadío. El espíritu religioso de la tribu entregó la administración de los Estados fluviales a castas sacerdotales presididas por pontífices-reyes. Los templos eran a la vez palacios y almacenes de granos. La organización del poder estatal la determinó su finalidad distributiva de los recursos.

El modelo mítico del Estado monocrático se expandió por contagio a todos los pueblos, incluso los de secano, porque disminuía las luchas pasionales por el poder supremo. La tiranía sacerdotal duró (10.000 años) hasta que el comercio y la cultura pagana crearon la civilización, con la democracia y la república, en las Ciudades-Estado. El perecimiento de la civilización clásica hizo retornar a los pueblos europeos al modelo mítico, con señores de la guerra y de la iglesia, hasta que la ilustración del XVIII reclamó el derecho de la razón universal para sacar a la humanidad, con la libertad, de su renovado estado de servidumbre voluntaria.

La creación de un Estado republicano no es tarea comparable a la de implantar una República en un Estado monárquico. En EEUU, la sabiduría de la razón humanista resolvió la servidumbre voluntaria, con la democracia representativa. Y el talento de sus fundadores dio eficiencia razonable a la administración de Estados separados, con el federalismo.

En Europa, las revoluciones cortaron las cabezas concretas de los reyes y pusieron en su lugar las cabezas abstractas de las Naciones. Cambiaron de amo, sin salir de la servidumbre voluntaria a la soberanía nacional y sin cambiar el principio organizador del Estado heredado. Napoleón sustituyó Luis XIV, como Lenin a Pedro el Grande. Los Estados europeos no han cambiado el principio organizador de su eficiencia administrativa. El espíritu republicano de lealtad, no ha sustituido al espíritu monárquico de fidelidad. Y el Estado-Organización continua siendo autoritario.

La República Constitucional sabe que la libertad política resolverá el problema de la servidumbre voluntaria, mediante la práctica de la teoría pura de la democracia en la forma de gobierno, pero también sabe que necesitará emprender una reforma de la organización administrativa del Estado, mediante la aplicación de la ciencia de sistemas, para resolver el problema tradicional del autoritarismo de la jerarquía burocrática y el nuevo problema ocasionado por el costoso desdoblamiento producido con los nacionalismos autonómicos.

En todas las esferas del Estado-Organización, en todos los ámbitos de la administración pública, el principio de lealtad republicana sustituirá al principio monárquico de fidelidad al jefe del servicio administrativo. Y esta innovación, inscrita como norma constitucional, dará orden unitario al funcionamiento de los cuerpos de la administración estatal, autonómica y municipal, conforme a leyes de tendencia holística, deducidas de la ciencia de sistemas y subsistemas administrativos.

Anuncios

40 thoughts on “ESTADO-ORGANIZACIÓN

  1. Francisco says:

    En este artículo, Antonio García-Trevijano empieza a desarrollar la innovación presentada en el artículo anterior, referente a la necesidad de crear una ciencia política de la República, la cual, entre otras cosas, supondrá una reforma profunda de la administración del estado actual.

  2. Francisco says:

    Resulta curioso que, después de más de diez mil años, los estados modernos y, en concreto, el español, sigan comportándose básicamente igual que los primeros estados que surgieron en la Creciente Fértil (Oriente Medio) y en Centroamérica y Sur de los Estados Unidos.

    Uno de los temas que más actividad política ha generado en los últimos años es el uso del agua y otros recursos naturales. Un ejemplo es la polémica, aún no resuelta, sobre los transvases del Ebro y el Tajo. En ellos vemos cómo los gobernantes los han utilizado en todo momento para conseguir sus objetivos políticos a corto plazo y consolidar su poder, igual que hicieron las castas monárquicas y sacerdotales hace diez mil años.

  3. David Serquera says:

    El articulo de hoy es genial. Utilizar la ciencia de sistemas para organizar la burocracia del Estado elimina el uso de la misma como un elemento de dominacion. La aplicacion de los algoritmos logicos que llevan a la autoorganizacion a traves de las interacciones locales terminaria con esta burocracia de ineficacia y dominacion. Imaginemos la adjudicacion de una nueva frecuencia de radio para una nueva emisora. Desde el Estado puedo establecer una burocracia para retardar o hacer imposible esta adjudicacion con la excusa de evitar solapamientos con otras emisoras y con el fin de controlar los medios de comunicacion. Pero puedo aplicar el algoritmo logico que la biologia ha implementado en el pez electrico sudamericano Eigenmannia Virescens. Estos peces emiten pequenos campos electricos del orden de milivoltios con frecuencias entre los 250-600Hz para localizacion y comunicacion. Sin embargo no es infrecuente el solapamiento de frecuencias con interferencias, por ejemplo entre un pez emitiendo a 284HZ y otro a 280HZ. Cuando estos dos peces interacionan, automaticamente el que posee la frecuencia mas baja de los dos disminuye la frecuencia y el que la tiene mas alta la aumenta. Este sencillo algoritmo logico determina la diferenciacion en frecuencia y la autoroganizacion del electroespacio sin necesidad de agentes externos. La ciencia de sistemas puede hacer mucho para organizar correctamente la burocracia y puede hacerla desaparecer en algunos casos.
    Asi propongo La creacion de un instituto nacional de ciencia de sistemas con aplicacion a la organizacion del Estado (pero no solo) y la creacion de un Instituto nacional de ecologia y economia como primeras instituciones cientificas de la REPUBLICA CONSTITUCIONAL.
    Un saludo.

  4. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido David

    Se que eres consciente de la novedad de todos mis analisis. Pero ahora me encuentro en un terreno virgen. Conozco mal la teoria general de sistemas (Bertalanffy), porque no soy cientifico, pero he reflexionado bastante sobre la aplicabilidad, a los sistemas administrativos y juridicos del Estado, de los principios de unidad, orden, retroalimentacion, macrojerarquias y microjerarquía que deduzco de la filosofía de sistemas de E. Laszlo.

    Los analisis sociologicos de la burocracia no pueden quedarse estancados en la tipología de Max Weber, cuyo campo de observacion en 1922, no pudo ofrecerle la perspectiva del crecimineto cancerígeno de la burocracia en los Estados Totalitarios ni en los de Partido, nacidos para la guerra fría y la corrupcion

    Sois vosotros, cientificos en ciencias naturales, los que debeis concretar el tema, pero teniendo mucho cuidado de no considerar al Estado como un organismo, sino como una organizacion teleológica, pues la doctrina orgánica del Estado es fascista y el organicismo del Derecho (Gierke), una ficcion.

    Tus dos propuestas me parecen insoslayables. No es incoveniente esperar a los resultados, pues una reforma tan completa no puede acometerse de golpe ni a corto plazo. Napoleon fue el codificador de la administracion monarquica en toda Europa, salvo en UK. El MCRC esta llamado a ser codificador de la administracion de sistema, para mutar la burocracia en funcionariado de servicio a la sociedad civil. No sabes, David, la importancia de vuestro estímulo en mi ardua tarea de creacion.

  5. Carlos Angulo says:

    Estimados compañeros:

    Pido disculpas por mi extensión, veo que ante el tema de sistemas los informáticos vamos al ataque. Te veo puesto David, lo del algoritmo extraido del comportamiento de los peces, genial.

    Os pido ayuda para hacer mi propio análisis crítico sobre los conceptos políticos de centralismo, autonomismo o federalismo desde la prespectiva de sistemas. Me he podido hacer una idea de ellos estableciendo analogías con los sistemas informáticos. Las definiciones no las he formalizado con total rigor, pido disculpas. Yo a priori no se cuál se adecua mejor a España.

    Centralismo:
    Un sistema informático centralizado es un sistema que controla y procesa toda la información mediante una unica entidad individual en en el modelo que lo representa. Llamemos a esta entidad “servidor”. Cada función para la que esté diseñado el sistema hace uso de un servidor, y solo uno. Este servidor asume toda la responsabilidad de gestionar todo el servicio para el que está diseñado el sistema: Poniendo como ejemplo un sistema de identificación centralizado, toda la gestión de las identidades incluyendo como procesos a controlar las altas, bajas, modificacion de identidades, recuperación de información (consultas), etc. estará controlada en un único servidor.

    Bajo la óptica de la política, entiendo que sería la administración única, con delegaciones territoriales. Todas las competencias las asume el Estado (central) y las funciones están ordenadas a las delegaciones que ejercitan esas competencias del Estado. Hacienda, sanidad, … todas serán ventanillas del Estado.

    Autonomismo:
    Desde el punto de vista taxonómico, es uno de los tipos de sistema de los denominados “distribuidos”. En éstos la cardinalidad de la entidad Servidor es múltiple, esto es, que para cada función del sistema, puede haber varios servidores que la realicen. En este tipo de sistema aparece un problema nuevo que no existe en los sistemas centralizados que es la comunicación/coordinación entre sistemas. Respecto a la función para la que están creados estos sistemas la competencia de cada uno de los servidores será igual, esto es con el ejemplo del servidor de idendificación, para la función “identificación” cada servidor tiene todas las competencias en su dominio. Conceptualmente cada sistema autónomo está en cualquier caso coordinado o dirigido por un ente centralizado, el sistema de identificación. Por lo general estos sistemas surgen por la necesidad de dividir una misma función en partes funcionalmente iguales por cuestión de eficiencia.

    La analogía política la encuentro en las cesiones a las autonomías de las competencias de sanidad, etc. que se dedican a administrar en cada parcela lo que la administración central cede, siendo totalmente competentes en las parcelas cedidas. En un pais (como entidad) el abanico de competencias es tan amplio que el simple estudio para determinar el grado óptimo de distribución de cada función se escapa a mis posibilidades.

    Federalismo:
    Es otro de los sistemas distribuidos. En los sistemas (de información) federados, se crea una entidad conceptual (federación) a la que se suman o la que se federan sistemas independientes previamente existentes, asumiendo el contrato de federación. Este contrato, conceptualmente establece las “normas” para formar parte de la federación. Estas normas implican la necesidad de asumir ciertas responsabilidades respecto a la federación y a cumplir ciertos estándares en la federación. En el ejemplo de la “identificación”, la responsabilidad respecto a la federación que cada miembro adquiere fija por ejemplo: la calidad del servicio de respuesta a consulta, la fiabilidad de la identificación (que sus fichas sean autenticas), la fiabilidad de los usuarios (que cada sistema se encargue de no permitir a sujetos no deseables utilizar el sistema de identificación federado), etc. y la razón por las cuales cada sistema se federa es el beneficio de poder consultar identidades fuera del propio sistema (en todos los servidores de la federación) con la ventaja de seguir gestionando el propio. Podeis pensar como ejemplo de un sistema de federación informática la identificación de usuarios de VISA, en la que son las entidades bancarias las que se federan para poder emitir sus tarjetas con los servicios VISA.

    No conozco casi nada de sistemas políticos federales, ni siquiera se si son comparables o qué diferencias hay entre los sistemas de URSS, RFA, o USA. agradecería comentarios al respecto. Respecto a mi análisis, veo analogía, en que cada sistema es dueño de formar o no formar parte de la federación, aun estando establecidas sanciones o medidas a adoptar por entidades de orden superior. Además, los “Estados políticos federados” mantienen la administración de su sistema, mantienen el control, sólo han de ofrecer una interfaz (ofrecer ciertas vías de comunicación / control) para formar parte de la federación. ¿Control significa obediencia?. Mi visión (supongo que equivocada, pero puede ser que no) es que todos los estados deben obediencia a la Constitución, en la que se dictan los mecanismos de control y la asignación de responsabilidades de la federación.

    No he hablado directamente sobre ventajas o inconvenientes de cada una de las topologías, porque dependiendo de la función que se vaya discutir los requisitos del sistema sean distintos y por lo tanto cualquiera de ellas no es intrinsecamente mejor, antes hay que saber para qué. Sin embargo dada nuestra trayectoria (España) en el último siglo parece que vayamos abocados a una federación. Y no lo digo en tono desanimado o pesimista ni en tono apasionado u optimista, es solo una impresión. Lo importante si esta es la trayectoria será establecer perfectamente en la Constitución las normas que regulen la federación, de manera que asegure la democracia en todos los estados miembros. Sería como llevar a un partido de la selección española la camiseta con la pechera roja y la espalda “autonómica”. Desde el campo o para las cámaras, el público va de rojo (interfaz de la federación, de España), ahora bien, los que allí estubiéramos sabríamos de donde y por qué vendríamos (responsabilidades). Cada estado supongo que tendría su propia cultura, pero la lengua comun sería el español.

    Desde el punto de vista de los sistemas informáticos, en la actualidad parece que se siga la misma tendencia que en la política. Lo que hay se sabe que no es mantenible, pero no se quiere abrir los ojos ante la solución, y el motivo es el mismo, la falta de democracia.

    un abrazo a todos

  6. Isidro says:

    De la misma forma en que veo muy claro el tema de la democracia y la libertad política en cuanto a forma de gobierno,el tema de la autoorganización de la burocracia del Estado,en principio me parece sugerente,pero también siento que aquí entramos en terrenos pantanosos.

    Me parece muy bien la idea de aplicar la ciencia de sistemas.El problema que presiento,es que no somos-en este caso desgraciadamente-peces eléctricos.Estos si forman parte completamente integrada en la Naturaleza.El hombre civilizado,por desgracia ya hace algún tiempo que dejó de formar parte de ella.Ya no se autoregula ni la respeta,de hecho la agredemos continuamente.Quiero decir con esto,que veo difícil el éxito total de esta teoría.Lo que si veo posible,es llegar a tener una imitación más o menos buena de lo que nos proponemos.Para que fuese perfecta tendríamos que ser peces.No podemos pedir que se cumplan en nosotros cosas para las que ya no estamos preparados.Yo lo veo así,pero ojalá esté equivocado;lo cual es bastante factible,porque todo esto que digo se me acaba de ocurrir hace 5 minutos.

  7. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Isidro

    Lo que me propongo no es, como podeis comprender, una aplicacion concreta y practica de la teoria de sistemas a la administracion publica, sino tan solo la definicion del tipo ideal, o modelo, de lo que debe ser la organizacion sistémica de la burocracia. Este modelo, como los tipos ideales de la sociología de Max Weber respecto a las formas de dominacion, no es realizable en su pureza. La realidad marcará las desviaciones, pero dentro de la tendencia hacia el tipo. Por eso David ha propuesto la creacion de un Instituto que investigue las variantes prácticas del modelo sistémico, pero inspiradas en la tendencia holistica de toda organizacion sistematica, donde los subsistemas, macrojerarquias y microjerarquias (sobre todo estas) permitan un cierto grado o nivel de retroalimentacion y autoregulacion (sin agentes externos).

    La tentacion peligrosa sería traspasar la barrera del organicismo, para caer en la sistémica de los organismos (biología),como si la administracion estatal fuera un ser vivo. Los peces de que habla David no son mas que un ejemplo, y él mismo lo explica muy bien al relacionarlo con un problema fisico de frecuencias solapadas, que sí puede resolver la ciencia.

    Del mismo modo que la teoria pura de la democracia, no pretende que la democracia real sea pura, tambien la teoria pura de la Republica, no quiere decir que sea posible realizar una República pura, ni que una organizacion sistemica de la burocracia elimine los factores pasionales, externos o internos.

    Por mi parte, estaria satisfecho si logro definir la Republica como garantía institucional de la lealtad. Esa es, al menos, la finalidad de estos esbozos.

  8. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Carlos

    Del mismo modo que mi articulo habla del factor espiritual que deternina el principo organizador, sin que eso quiera decir que admitimos la Monarquía, hablo de las tres formas típicas de organizar la burocracia, sin que admitamos la tecnica federal porque no existe en España el requisito previo de varios Estados separados.

    Por otra parte, aunque los intuiciones no se deben rechazar, comprenderas que la dificultad del tema es tan grande que exige conocimientos especializados, sin los que las intuiciones no son tales, sino imaginaciones en el mejor de los casos o fantasías en el peor. No podemos hacer nosotros lo que seria cometido del Instituto propuesto por David. Gracias por tu esfuerzo de comprensión.

  9. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Me da miedo lo que estáis planteando, pues la matematización del Estado ( o el uso de la teoría general de sistemas en la Administración ), puede tender a una cristalización fija o mineralización de la sociedad estatal, que dejaría de responder a las realidades coyunturales y los deseos accidentales – pero legítimos – de la vida social, uniformando también de paso, matándola, también a ésta. Esa tendencia hiperorganizadora y organizacioncista choca contra la misma definición de la Democracia, tal como nos señalan las múltiples críticas que se hicieron a la Ciudad ideal que nos aparece en Las Leyes, de Platón, de 5.040 ciudadanos – cifra ideal que se presta admirablemente a toda clase de combinaciones y repartos por tener 59 divisores, entre ellos los diez primeros números -. Resulta más fácil combatir a un Estado prevaricador y a una burocracia arbitraria que a un Estado envestido por la lógica matemática. Lo único que debe garantizar la República es que la sabiduría de la sociedad sea absorbida por el Estado por seleccones y oposiciones de las que había hace veinte años. Es más fácil en un burócrata capaz y culto la justicia que en un burócrata aupado al Estado por sus fervores lacayunos al gobierno de turno. La sabiduría debe vivir en el Estado. Ésa es la mejor garantía de la justicia, y la que debe promover una República no sectaria.

  10. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Perdona mi ignorancia, pero me sigue encantando la idea hegeliana de que en el Estado converjan el poder y el saber, y en él sean uno solo. Y frente a esa idea clásica de su organización – oposiciones más difíciles en relación a la escala del poder burocrático -, no sé qué alternativa puede proporcionar la teoría general de sistemas. A Max Weber lo he leído, y creo que básicamente está de acuerdo con la idea hegeliana del Estado. Como demócrata tampoco me gusta apelar a instancias de especialistas cuyo “consultus” sea incontestable a la voluntad del pueblo. La organización política debe trazarse sólo por las manos de los políticos. Pero no escribo para irritarte, sino para tratar de entender eso de organizar la Administración con Leyes – se supone que asépticas – devenidas no de un consentimiento popular, sino de las venerables páginas de un manual sobre la ciencia de sistemas. Con todo el afecto y mi lealtad a tu persona

  11. Antonio Garcia Trevijano says:

    al 9

    Querido Martin Miguel

    Otra vez te dejas llevar por las falsas impresiones que te producen incontroladas emociones. En ninguna frase de mi articulo esta implicita la deduccion que sacas con arbitraria ligereza. Soy humanista. Trato de sustituir el gobierno de la oficina (burocracia) y la metastasis burocratica, por una administracion de funcionarios competentes al servicio del publico, y no al servicio publico, que es servicio al Estado. ¿Sabes quien es sujeto del derecho administrativo?

    Por otra parte he dicho a David que conozco mal la teoria o ciencia de sistema, cosa distinta de la filosofía de sistema de Laszlo. ¿La conoces? Este es un párrafo suyo: “la filosofía de sistemas trata de un problema que exige ser considerado por humanistas y amantes de la sabiduría”. ¿Sabes que su filosofia deriva del pensamiento de Bersong, y sobre todo, del procesualismo del gran Whitehead?

    Si como jurista rechazo la teoria orgánica y el organicismo de Gierke (que no conoces), no es para caer en la tecnocracia mecanicista. Tu no propones ninguna alternativa a la actual administracion de fidelidad al jefe monocrático, heredada de la dictadura. Y si piensas que esto se puede corregir mediante la reforma administrativa, has de saber que la mejor escuela, la de los enarcas franceses, solo ha sabido fabricar presidentes y ministros, aparte de racionalizar la administracion napoleonica.

    Acabas de leer que solo pretendo definir un tipo de administracion donde el principio de fidelidad al jefe del servicio publico, sea sustitutido por el de lealtad al servicio civil. Me situo en el campo de las tipologías de Max Weber. Y en ese terreno pido ayuda a la humanista FILOSOF?A de sistemas. David lo ha comprendido y pide un Instituto de Ciencia de sistemas para estudiar las posibles aplicaciones a la humanizacion y abaratamiento de la Administracion pública. ¿Acaso te opones?. El MCRC no pretende que la burocracia sea sustituida por la tecnocracia ni por la tecnoburocracia. Y he advertido del peligro de caer en el biologismo propio de los organismos.
    No has comprendido el ejemplo de los peces.

    ¿A quien hablas de Republica sectaria? ¿Que es eso de matematizar al Estado?. ¿Quien propone esa loca fantasía? Si hablas de lo que sabes eres maestro. Si se opina en asuntos que no se conocen, y escapan al sentido comun, como los de la ciencia, la pasion nubla la razón. Perdona, pero no te comprendo.

  12. Antonio Garcia Trevijano says:

    continuacion a Martin-Migel

    Mecanismos extraños de mi ordenador han publicado mi contestacion varias veces cuando aun no la había corregido y terminado. Solo es valida la ultima.

    Te equivocas con Max Weber. Todo sociologo, pegado a la realidad, es incompatible con el idealismo hegeliano. ¿Poder y saber en el Estado? Eso solo lo podía decir quien pensaba que el Estado Prusiano era la culminacion y el fin de la historia. Ademas, yo solo hablo del metodo de Max Weber, que nada tiene que ver con la teoria del Estado. Se que no quieres irritarme, pero podrías tocar estos temas con mas tacto, sin mostrar irritacion con lo que no te gusta o no comprendes.

  13. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Disculpa, querido Antonio, mis patinazos. Se debe hablar sólo de lo que se conoce bien, y con mis anteriores comentarios sobre la teoría general de sistemas he transgredido la norma básica no sólo relativa al deseo de conocimiento, sino también a la buena educación. Saludos republicanos

  14. Miguel de Mallorca says:

    Estimado D. Antonio:

    Tras unos días ausente del blog, debido a que me he hallado ausente de mi domicilio -en el que estoy no tengo conexión a internet-, me reincorporo de forma activa (a partir del martes, al cien por cien) al blog. No obstante, he podido leer sus artículos y seguir -por encima, eso sí- los posts que han generado.

    Para no extenderme demasiado, me ceñiré a los últimos, en los que se hace referencia a, si no lo he entendido mal, un espíritu de trabajo y una organización-base o “tipo” que haga que la Administración Pública sea eficaz, solvente y leal aunos principios. Aunque conozco a Webber no he leído lo suficiente como para poder emitir una opinión sobre su teoría. En cuanto al resto de autores citados, mi desconocimiento es absoluto. Esto lo digo no para dejar constancia de mi ignorancia, sino para que muchos que nos leen se animen a participar en el blog (os necesitamos!!!). Muchas veces es el sentido común el mejor guía para la reflexión y el análisis (evidentemente, los conocimientos teóricos ayudan a desarrollar los razonamientos y, para ejemplo, David Serquera. Amigo, definitivamente ERES UN SABIO).

    Únicamente quería que supiera, D. Antonio, que el tema “de los funcionarios públicos” ha sido, tras la conquista de la libertad política, uno de los que más me han preocupado estos últimos años. En Mallorca están saliendo a la luz pública una gran cantidad de casos de subvenciones dadas a asociaciones de “carácter lúdico” (tercera edad, entretenimiento y formación de los jóvenes, etc.) por el Consell Insular, que por su cuantía superan con creces lo que la lógica estimaría oportuno concederles. Por supuesto, todas ellas gestionadas por militantes o parientes de militantes del partido que gobierna el Consell (Unió Mallorquina).

    Sé que este ejemplo se relaciona más con la gestión de los fondos públicos que con la organización de la Administración Pública, pero al fín y al cabo todo forma parte de la corrupción que reina en las instituciones, y que va desde la promoción “a dedo” de cargos públicos hasta la concesión “digital” de subvenciones mastodónticas para crear “fidelidades” que devolverán los favores concedidos en forma de voto en las elecciones “democráticas”.

    A partir del martes ya podré intervenir con mayor asiduidad.

    Salud y lealtad.

  15. CuesriON says:

    Opino que el tamaño del Estado -el que sea- hay que reducirlo, reducirlo y reducirlo.

    Reducir sus poderes, reducir sus miembros y reducir sus presupuestos.

    Eso y una economía cada vez más abierta y competitiva es lo que deseo.

    Lo someto al juicio del blog.

    Buenas noches

  16. CuestiON says:

    Si la burocracia es un cancer y no se puede extirpar, ¿no es mejor reducirlo progresivamente que transmutarlo?

  17. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Cuestion

    La administracion publica debe estar organizada, en cantidad y calidad de servidores, por razon de las necesidades de las funciones que realice. Tambien los funcionarios deben estar sujetos a criterios de productividad en las funciones mecanicas, no en las decisorias que deben ser juzgadas por su calidad.

    La reforma cientifica de la organizacion implica la amortizacion de los puestos no justificados. Y la consigna de cuanto menos Estado mejor, olvida que existen multiples elementos estatales cuya utilidad publica no la apreciamos porque pasa inadvertida. Cuanto menos estado represivo mejor, cuanto menos Estado tutor de la sociedad y la cultura, mejor. Pero tambien cuanto mas Estado defensor de la libre competencia en el mercado, mejor. Cuanto mas Estado impulsor de la investigacion, mejor. Cuanto mas Estado de asistencia a la tercera edad, mejor. Cuanto mas Estado de sanidad y docencia, mejor. Todo depende de clase de funcion estatal. Hay asuntos, como el medio ambiente, que la sociedad no puede asumir. Pero el principio orientador debe ser el que indicas, pues ninguna razon hay para mantener por inercias de la costumbre puestos doblados o vacuos. Gracias por tu ayuda a la reflexion.

  18. Isabel Arranz says:

    Me parece muy importante la reforma científica de la organización administrativa del Estado, sobre todo la independencia del poder político, que en una organización científica se podría dar en la mayor parte de los puestos. En las Cajas de Ahorro, que también se ven sometidas a ese poder, yo constato día a día en mi trabajo muchos de los defectos de nuestra función pública, incluído el comportamiento de los sindicatos, la ascensión por méritos políticos y la desidia de muchos de los trabajadores que es como un virus que se extiende poco a poco a todos.
    Me gustaría que me aclarara un poco más en detalle en qué consiste, en su comentario a la consigna de cuanto menos Estado mejor, su afirmación de cuanto más Estado de sanidad y docencia mejor, desde el planteamiento del MCRC.
    Con lealtad.

  19. Juan Moreno. says:

    El Estado es una institución necesaria para los débiles economicamente.

    Los detentadores de la “propiedad” ya tienen su Estado paralelo, además del control casi total del Estado legal.

    ¡Maldita ideología cínica!

  20. MessageInOut says:

    El Sistema sigue suicidándose, galopando en disparatada e irreflexiva fuga hacia el totalitarismo. El escándalo del Juez Garzón, con su acoso ejemplarizante a los peritos de la Policía Científica que, defendiendo su trabajo bien hecho, osaron enfrentarse con sus jefes corruptos al servicio del Poder, muestra con qué materiales está construido el Estado Partitocrático, y es otro nuevo barreno benéfico para su demolición. Ya sólo los partidarios de carné y los ignorantes siguen creyendo que España es un Estado de Derecho. Los ejemplos de persecución a los ciudadanos en sus partes integrantes (Cataluña y el País Vasco, especialmente), siguen la pauta de intolerancia y homogeneización ideológica emprendida por el Gobierno con los pocos seres libres que subsisten alzados en intelectuales armas.

    Se acabaron la tolerancia y el talante. El verdadero rostro sectario de la Izquierda es ahora evidente y sobrecogedor (el aire nacional-católico-explotador de la Derecha ya lo conocíamos desde 1939, y no ha cambiado). Ahora ya sabemos que ambas –Izquierda y Derecha- son capaces de lo peor en lo mismo, y que los perdedores y los aniquilados en el proceso seremos nosotros, los ciudadanos libres.

    La regeneración democrática debe arrancar de las bases populares. Ninguno de los partidos actuales merece nuestro respeto ni nuestro voto, porque sólo pretenden proyectar su falta de democracia interna en todo lo que manosean, en el ámbito del Estado entero, si es que se lo permitimos. La verdadera Democracia debe constituirse, organizarse e instaurarse siguiendo los criterios de separación escrupulosa de poderes y de mandato directo, unipersonal y revocable. Habremos de ser hercúleos y pertinaces en nuestro esfuerzo de no apoyar al poder ilegítimamente establecido. Sólo la República Constitucional nos salvará de ser esclavos del Estado los próximos cien años. Si no la ensayamos, nos estaremos suicidando todos, juntamente con el Sistema.

    MessageInOut, “Ciutadans Lliures”
    (Autorizada su reproducción íntegra)

  21. pepe fernández says:

    Muy bien dividido el tema, forma de Estado y de Organización del estado. Sobre la organización, la objeción antigua del centralismo vs descentralización ya no tiene sentido técnico, las nuevas tecnologías y modernas formas de organización hacen posible un organización central con incluso mejor rendimiento que las descentralizadas. La única justificación de las autonomias sólo es la caciquil, esto es, las autonomías sirven al interés de las oligarquías locales a costa de la libertad de los ciudadanos que se ven sometidos a su arbitrariedad. La única manera de garantizar la no discriminación y arbitrariedad ejercida contra los ciudadanos es mediante la centralización del gobierno y administración.

    P.D.

    Motivos profesionales me han tenido apartado del blog por unos dias.

  22. pepe fernández says:

    Sobre el tema de funcionariado, rendimiento. Conozco la experiencia de los Estados Unidos, trabaje como científico postdoc en una privada y visite una pública. El contraste es grande, son dos mundos diferentes. Pero bueno, a pesar de eso en la pública de allá se exigen resultados, conoci por ejemplo el caso de lo que sería el equivalente a un catedrático, que trabajaba en una pública, al que despidieron por no haber publicado nada de un cierto impacto en 6 aÑos y haberse quedado sin postdocs y hablamos de una pública! en una privada de cierto nivel, las publicaciones en 3 aÑos tienen que ser de los top-journals de la especialidad, allí tienen premios nobel y la competencia es grande.

    Si este criterio se aplicara por ejemplo enlas universidades y otras instituciones públicas espanolas me temo que muchos ufanos y arrogantes catedráticos y profesores titulares, en su 90% enchufados con una ley infame, tendrían que cambiar de profesión.

    Un saludo republicano.

  23. pepe fernández says:

    Sobre estado y neoliberalismo.

    Esto es una cuestión más científca de lo que parece. La teoría neoclásica se apoya en el precio como la variable clave, esto es el precio de un bien o servicio en un libre mercado siempre tendera hacia un único punto de equilibrio, ese punto de equilibrio viene dado por la intersección de las curvas oferta y demanda.

    Sin embargo se ha demostrado, y hay premios Nobel gracias a esto, que es posible para el mismo precio, más de un punto de equilibrio. Por ejemplo, la probabilidad de que una empresa invierta en I+D no depende tanto de los precios del mercado como de la información de cuantas empresas más están invirtiendo en I+D. SI este número es inferior a un criterio el estado más probable será aquel en que la mayoria de las empresas no invierten en I+D, y es superior, el Estado más probable será aquel en el que la mayoria de las empresas invierten en I+D.

    Como en el mismo mercado es posible dos estados economicos opuestos, la acción de un agente externo es necesaria para conducir la economia de ese sector hacia el estado más beneficioso, la acción del Estado tiene que ser:

    1) corta en el tiempo
    2) mediante subvenciones o reducción de impuestos.

    El problema reside en la propia corrupción del Estado, el agente externo no puede ser evidentemente un Estado corrupto manejado por partidos políticos. Este problema queda magistralmente resuelto por la Teoria Pura de la Democracia, que garantiza los fundamentos para un Estado eficiente.

  24. CuestiON says:

    A 19 (Juan Moreno).

    Los pobres necesitan del Estado: cierto.

    Pero creo que a más estado más pobres necesitan ayuda. Ejemplo Corea del Norte o Cuba.

    Reduciendo el tamaño, los poderes y los presupuestos del Estado (racionalmente) se reducirá el número de personas con pocos recursos.

    Mi ideal sería una España que no necesitara ni Sanidad, ni Educación, ni Pensiones Públicas, por falta de usuarios.

    Para mí la propiedad es, sencillamente, la base de la libertad humana.

    La propiedad robada un delito.

    Buenas tardes

  25. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    A Juan Moreno (19), Pepe fernández (23) y CuestiON (24):

    La economía denominada basado en curvas de demanda y equilibrios o “modelos” estáticos queda superada precisamete por científicos netamete liberales como Von Mises, Hayek, y en general la Escuela Austriaca, que a diferencia de otras corrieintes denominadas “Neoliberales” (como por ejemplo los monetaristas de Chicago con Friedman a la cabeza) inciden en el concepto de la Acción Humana o praxeología en la que demuestran como es el humano actuar obrando en el medio social y al margen de cualquier polilogismo (ya sea de clase, raza, nacional…), procura su propia satisfacción aportando una información práctica y difícilmente articulable que no podría transmitirse más que con el libre desevolvimiento natural.
    A partir de ahí, construyen toda una teoría de los precios no directamete relacionada con la oferta y demanda sino el la Ley de la Utilidad Marginal, por la que el valor de las cosas viene dado por el menos apreciable genericaemnte de aquellos fines a que puede ser destinado en una concreta situación situación así como el efecto distorsionador y expansivo de las intervenciones estatales (“Camino de Servidumbre”).

    Saludos

  26. lohablo says:

    La Burocracia. Pero no solo la Burocracia en la organización administrativa eyecta su propio declive por mucho ordenador o pantalla cercana que se nos venga hacia adelante. Son los muchos- no todos- funcionarios que han hecho de su trabajo una mención clarisima para el aburrimiento.El control que se ejerce desde instancias de mandato a los inferiores jerárquicos, tiene el problema , el siempre problema, que junto a la transmisibilidad en apariencia neutral de ordenes administrativas, se esconde para aparecer y retrasar todo el influjo de las ordenes, ya sí políticas dadas desde el escalafón burocrático de los partidos; por eso muchas veces en ventanilla te pueden decir-” estamos a la espera de” …- “van a sacar una orden en la que …”,; pura consigna desmoralizante del trabajo de ordeno y cumplo que se hacen en la Admininistración española.Mientras el principio de neutralidad no llegue como mandamiento a ungir las cabezas y manos del funcionariado,dificil será darle breve margen de salud a los asuntos. ¿ Cómo se reformaria esta Administración de privilegios, amortizada y sintomática del descrédito? Esto como organización general e impresión global que se lleva uno en el trato. No hay creatividad por ningún lado.

  27. lohablo says:

    En mi opinión el estado para mejora su funcionamiento administrativo podría optar por : Provision desde inicio por el sistema de oposición de aquellas plazas relamente requeridas; sin excepciones como puntuaciones a priori defensivas y ventajistas representado en el poder del interinado. Autorización legislativa para que la entrada en los gobiernos de aquellos funcionarios que lleven más de 20 años en el grupo A o ejerzan el trabajo de una subdirección sea una opción real, articulada mediante el sistema de concurso; pudiendo de este modo llegar a una subsecretaria o secretaría de estado.Pues son estos funcionarios los que de verdad conocen bien la Administración y no siempre los del color u opción política; asegurándose, a mi parecer, asi una buena y mejor disposición a que el trabajo se pliegue realmente a los principios del art. 103.Posiblidad de que el régimen disciplinario cuando haya supuestos probados se aplique de verdad , con garantias y sin intrusismos.Elminación de unidades administrativa dónde ya no hagan falta y reutilización de esos funcionarios,con su correspondiente formación preparatoria, en otras tareas de otros ministerios, cuyo esfuerzo pueda ser más provechoso.
    Fuera de esto.Posiblidad de reprobación de los ministros mediante un millón de firmas como medida de desaprobación moral y notoria de un politico con fuerza ministerial.Obligatoriedad de tomar como anproyecto de ley un Gobierno borradores populares, con la excepción de políticos de partidos con el aval de cinco millones de firmas etc.

  28. Antonio Garcia Trevijano says:

    a los ultimos comentarios

    En este momento salga para presentar el MCRC a un grupo que se ha reunido para este fin en un salon de cabida para 80 personas. Espero que ingresen todas. A mi regreso o mañana os respondere. Abrazos.

  29. David Serquera says:

    Adjunto una noticia que es de interes para el MCRC:

    Los dias 19-21 de Octubre se celebra en Madrid el II congreso sobre corrupcion y acoso en la Universidad espanola. La AACTE (asociacion para el Avance de la Ciencia y Tecnologia Espanola) quiere manifestar su apoyo al II Congreso sobre la Corrupción y el Acoso en la Universidad Pública Española, en el que participará con una ponencia sobre la situación global del I+D en España y las causas que facilitan la Corrupción en la Universidad y OPIs. Este segundo encuentro de docentes e investigadores servirá para continuar con la labor iniciada en el Primer Congreso (2002) y presentar el primer Informe sobre la Corrupción y el Acoso en el Estado Español.

    Mas informacion en:
    http://www2.uah.es/vivatacademia/congreso.htm
    y
    http://www.cica.es/aliens/aacte/
    Un saludo.

  30. CuestiON says:

    A 25 (P M González)

    Totalmente de acuerdo, pero debe poder explicarse de modo más sencillo.

    Gracias

  31. Vicente Dessy Melgar says:

    Querido Maestro,

    creo que serìa ùtil, si le parece bien, introducir en el Diccionario polìtico algunas voces nuevas. La teorìa del òrgano , tributaria de Otto Gierke, superadora de la teorìa de la representaciòn y perfilada posteriormente por Jellinek o Preuss, podrìa ser interesante. Tambièn y de una vez establecer claramente la diferencia entre divisiòn, separaciòn y equilibrio de poderes. Creo que usted explicarà los conceptos de tecnoburocracia, tecnocracia, funcionariado etc.
    Sòlo querìa decir que debemos completar, ampliar y continuamente mejorar, entre todos, el Diccionario que tan ùtil es y serà para estudiantes que enseñaràn derecho y ciencia administrativa , polìtica y teorìa del Estado a sus profesores. Todo lo dicho lo someto a su criterio y estoy gustoso a sus òrdenes. Un fuerte abrazo.

  32. Pla (Club Republicano) says:

    No he podido dedicar tiempo al artículo hasta ahora.

    Establecida la necesidad del Estado (no somos ácratas), se ha de determinar cual puede ser su mejor organización. Y en esta materia también es afortunada la diferenciación entre Estado y Administración Pública, que tiene una importancia mayor que la meramente jurídica, con ser ésta grande desde un punto de vista garantista.

    La burocracia no es un cáncer, como alguno ha afirmado. Es una necesidad. Pero, ¿qué clase de necesidad?

    A mi modesto entender la necesidad de las administraciones públicas tiene siempre una doble componente que actúa integradamente: la racional y la histórica.

    Por ejemplo, el Catastro del Marqués de la Ensenada, realizado entre 1749 y 1756, http://www.catastrolatino.org/trabajos/camarero3.pdf#search=%22Catastro%20Ensenada%22 , responde a ambas perfectamente. En primer lugar, había una necesidad histórica que atender en el siglo XVIII, para conocer la propiedad de la tierra, su producción, su riqueza y valor, etc…, que determinó la aparición de los sistemas catastrales. Sobre esa base, se estudió la mejor y más racional forma de organizarlo. El resultado ha devenido en la actual Dirección General del Catastro en el Ministerio de Economía y Hacienda.

    Y los censos de propiedades rústicas y urbanas, en formas muy similares a como las conocemos hoy, se hubieron de crear tras la reforma tributaria Mon-Santillan de 1845, que inicia la adopción en nuestro país de los sistemas fiscales modernos, pues eran la base de la tributación. No vale la pena poner más ejemplos. Bastan esos para comprender que la burocracia estable y permanente es una necesidad en todo Estado.

    Un problema a considerar por los liberales es el de los niveles administrativos que soportamos. En USA, tienen tres: el local, el estatal y el federal. En España tenemos entre 4 y 6: ayuntamiento, cabildo insular (en su caso), diputación provincial (en su caso), Autonomía, Adminsitración General y Comunidad Europea. Es un sistema muy denso, muy problemático y contradictorio a veces, y es muy caro.

    En cuanto al tamaño de la burocracia, es evidente que en España (y en Europa en general) es grande. Ha crecido mucho en las Autonomías, ha permanecido estable (aunque al alza) en el ámbito municipal y ha decrecido muy considerablemente en la Administración Central. Se pueden consultar cifras, pues yo hablo de memoria, pero más o menos los funcionarios de la Administración Central son unos 250.000, y hasta el total de 2.500.000, el resto son funcionarios municipales (unos 750.000) o autonómicos (alrededor de 1.500.000). Más o menos.

    El servicio de esas administraciones es muy desigual. En los ámbitos municipal y autonómico la interinidad en función del Partido Político gobernante, tiene mucha incidencia, especialmente en el ámbito autonómico. En las Comunidades Autónomas un cambio de gobierno puede ser dramático para muchas personas. Lo difícil es encontrar personal de calidad.

    ¿Qué calidad?

    El funcionario, en general, tiene que poseer conocimientos más amplios que otro trabajador de nivel profesional similar en una empresa privada. Por ejemplo, un oficial notificador de juzgados, no puede tener la actitud y conocimientos que un repartidor de pizzas. El agente judicial notifica sentencias, autos, providencias, en cuya distribución han de seguirse pautas muy determinadas que tienen mucho que ver con las garantías básicas de derechos fundamentales.

    Y es que la definición de la función pública obedece también a esas mismas necesidades históricas y racionales a que antes me he referido. No desdeño el sistema norteamericano, pero creo que para aplicarlo en España necesitaríamos también tener ciudadanos norteamericanos, y aquí sólo tenemos ciudadanos españoles, funcionarios españoles y administraciones públicas españolas.

    Salud y República Constitucional

  33. CuestiON says:

    A 33 (Pla):

    Las Administraciones Públicas son -en parte- una necesidad, pero esto -una desgracia como otra cualquiera- no implica que no haya que fiscalizarlas, racionalizarlas, limitarlas y dinamizarlas.

    A menos Estado más libertad y más ciudadanos libres.

    Saludos

  34. pepe fernández says:

    el problema de la burocracia es que arrastra una forma de organización y solución de problemas que ha cambiado poco desde el siglo XIX, desde que la formuló Weber.

    Cuando evaluamos a una organización que tiene que producir bienes y servicios lo que tiene que contar ahi son dos criterios fundamentales la eficacia y la eficiencia: consecución exitosa de objetivos y manera optima de alcanzarlos. En esto la organización burocrática fracasa estrepitosamente pues su clara resistencia al cambio, estructura jerárquica, ausencia de criterios externos y de evaluación estadistica del propio desempeno, falta de incentivos serios a la productividad, y carencia de profesionales altamente competentes y cualificados en las escalas media y alta, la empresa privada en un pais desarrollado se lleva a los mejores, hace que la burocracia estatal se haya quedado como una pieza de arqueología organizacional.

    Las causas de porque esto es así, quizá sea la misma forma de selección del personal. Pongo el caso que mejor conozco, el de la universidad. La selección en la universidad se hace mediante oposición, esto quiere decir que Einstein por ejemplo no podria trabajar como profesor e investigador en una universiad espanola porque necesitaria pasar por una oposicion, la mayor parte de las veces absurda para seleccionar cientificos. Lo mismo con los premios nobel etc Espana de esta manera con un organización burocratica y gestion decimononico espanta a los cientificos de primera extranjeros.

    No hay mejor ejemplo, aunque trágico, que el de una guerra, donde la producción y la eficiencia determinan la derrota o la victoria, pues bien, la organización burocratica esta demostrado que hunde la productividad. En la Alemania de la II Guerra Mundial se hizo este experimento, por suerte demasiado tarde, cambiando el sistema burocratico por uno mas tecnico y horizontal consiguio multiplicar por más de 10 su productividad en menos de 18 meses, lo hizo tarde, si lo hubieran hecho antes la historia fatalmente podria haber sido diferente.

  35. Pla (Club Republicano) says:

    Estimado Pepe Fernández (nº 35):

    El problema con las Administraciones Públicas es que su funcionamiento no se puede limitar a obtener resultados, y que la eficacia y la eficiencia no son los únicos parámetros que han de analizarse en ellas.

    Por ejemplo, una agrupación de la policía podría detener en una noche a 1 individuo, a 10.000 individuos o a 1.000.000 de individuos. Desde una perpectiva que considerase exclusivamente la eficacia y la eficiencia, tendríamos que concluir que la detención de 1.000.000 de individuos en una sóla noche revela mucha más eficacia y eficiencia que la detención en ese mismo lapso de 10.000 personas o de 1 sóla. Pero quedaría igualmente en pie la cuestión que he planteado: ¿son la eficacia y la eficiencia los únicos parámetros dignos de consideración en el caso de las Administracione Públicas? Pensemos en el mismo ejemplo pero con actas de infracción tributaria.

    La burocracia en las organizaciones privadas debe ser medida y enjuiciada casi exclusivamente desde esos parámetros (eficacia y eficiencia), pero en el caso de las Administraciones Públicas han de intervenir otros factores adicionales, no alternativos, pero también muy importantes.

    La Administración Pública ha de añadir controles de legalidad, respeto a las garantías establecidas para los derechos individuales, adecuación a la normativa presupuestaria, etc…, que no merman necesariamente su eficacia y eficiencia, pero que sí la modulan.

    Por eso creo que deben rechazarse los planteamientos racionales apriorísticos del tipo “el mejor sistema es tal o cual, porque tiene un soporte científico completo y cabal”. Lo racional ha de ser combinado con lo histórico casi siempre, y muy especialmente en estas materias, y sin perder de vista los otros valores que han de primar en la actuación de las Administraciones Públicas.

    Salud y República

  36. Pla (Club Republicano) says:

    Estimado CuestiON (34):

    Comprendo y comparto las bellas palabras que encabezan el Common Sense de T. Paine:

    “Society in every state is a blessing, but Government, even in its best state, is but a necessary evil; in its worst state an intolerable one”

    Traducible más o menos por esto:

    La sociedad es en cada estado una bendición, pero el Gobierno es en el mejor estado un mal necesario; pero en el peor estado es un mal intolerable.

    Yo también creo que la consigna “por un gobierno barato” sigue siendo profundamente revolucionaria.

    Salud y República

  37. pepe fernández says:

    Estimado Pla,

    Podriamos llegar a una definición de un Estado que tiene que ser reducido y técnico. Lo primero por cuestión de eficiencia y lo segundo por razón de eficacia. Pero en último termino en todas las empresas humanas tiene que haber incentivo que destaca y premie al que trabaja mejor si queremos que nuestra diseno sobre el papel funcione, en la institución pública esto no existe.

    La justicia es fuertemente criticada por la ciudadania, a causa de su aparente ineficiencia (lentitud) e ineficacia (sentencias que son dificiles de comprender). A la policia tambien se le acusa de ineficacia, que se compensa contratando seguridad privada, e ineficiencia, se pagan impuestos para un servicio deficiente. En la universidad la falta de rendimiento es clamorosa, nuestras universidades convierten a los cientificos y profesores en funcionarios que una vez alcanzada la meta del despacho se dedican a poco más.

    Mi modelo de organizacion es el de un cuadro pequeno, de estructura horizontal, de personal tecnico y tecnologia moderna, es increible que a dia de hoy muchas de estas instituciones continuen con registros de entrada-salida en papel! y que el “conducto reglamenterio” y las correspondientes firmas jerarquicas eternicen cualquier gestión!

    Por supuesto que la estructura burocratica enfarragosa es una consecuencia de tener innumerables leyes y codigos probablemente redundantes cuando no innecesarios. Si, hay que decirlo, tenemos demasiadas leyes, demasiado regulación que al final son muy poco eficaces pero que crean una burocracia gigantesca. Acortar leyes, tener leyes y codigos breves, claros, precisos y realistas que se puedan cumplir, es condicion necesaria para reducir la mucha veces inútil y entorpecedora burocracia

    un saludo republicano

  38. Antonio Garcia Trevijano says:

    Las intervenciones anteriores han sido excelentes. No hay conflicto real, sino aparente, entre las poisiciones de Cuestion, Pla y Pepe Fernandez, pues en los conceptos de eficencia y eficacia de las Administraciones publicas, entran ya los parámetros de legalidad y humanimso, que se dan por supuestos.

    Este debate ha enriquecido la vision del Estado como organizacion. En mi propio artículo, cuando hablo de burocracia permanete, debe entenderse que hubiera sido más preciso llamarla invariante, teniendo en cuenta que se trata de una estructura. Gracias por vuestra continua ayuda intelectual.

  39. Ignacio says:

    Aplaudo sus ideas . Soy funcionario y conozco bien el desastre de nuestras Administraciones . En Francia acaban de inaugurar este año una gran reforma del Estado – presupuestaria y de control de los gestores – , que aquí ni siquiera se ha puesto como noticia. ¡ Qué pena de incompetentes !

Los comentarios están cerrados.