NOLUNTARISMO MONARQUICO

La actual monarquía llegó a existir mediante un acto de voluntad juancarlista, para no dar ocasión a la República o a la Monarquía del titular de la legitimidad dinástica. Sólo el sucesor de Franco daba esperanza a los partidos non natos. La nolición del poder constituyente de la Monarquía de Partidos le dio existencia a cambio de sacrificar su esencia. Una aberración anti natura que produjo la úlcera “noli me tángere“ en el corazón español.

La originalidad de la fórmula –instaurar una monarquía sin rey ni partidos monárquicos- definió la legalidad del poder político y la enajenación de la opinión pública con el voluntarioso consenso del “como si“. Y ese como si fueran rey, partidos y medios informativos de una sociedad plural, configuró la sinrazón y el sinvalor de este Régimen medularmente negativo y contradictorio, cuya duración la debe a una sistemática demagogia -en todas las expresiones políticas y mediáticas- encarnada en la incultura franquista como si fuera la democracia. Y la ficción ha suplantado hasta la mismísima realidad humana de España.

La voluntad general de aparentar ser lo que no se es, crea y sostiene la noluntad monárquica de tener decencia o, al menos, de revestirse de decoro en las actuaciones institucionales. Hay subjetivas noluntades de verdad, libertad, justicia, belleza y honradez, en tanto que serviciales de la voluntad objetiva de engaño, servidumbre, injusticia, fealdad y corrupción.

La originaria noluntad del poder constituyente de esta Monarquía de Partidos -que de hecho es de los Partidos-, ha engendrado una caudalosa afluencia de noluntarios a las instituciones y un imperativo noluntarismo como principio de acción y filosofia social de oportunismo. La mercadería política y la mercancía cultural son frutos naturales de la decidida voluntad de no querer libertad de elegir, de pensar, de crear ni de investigar, sino tan solo la de refrendar sin optar y consensuar sin diferenciar.

Se necesitaría una enciclopedia para enumerar y definir los actos noluntarios que a diario se propagan en el espacio público, con el atosigamiento ambiental causado por televisiones, radios, periódicos, libros de ensayo y ficción, auditorios, cátedras y encuestas. El noluntarismo monárquico ha impuesto en las costumbres un coherente sistema de disvalores, orientado por el sino de los oportunismos. Ante tamaña degeneración de la cultura española, los proyectos de reforma del Régimen, tan ilusorios como ridículos, se nutren del noluntarismo que no quieren romper por temor a la ruptura de la Monarquía.

Toda persona que sienta amor a España, a la libertad y a la cultura sabe que solo una revolución cultural puede superar el noluntarismo monárquico, que aniquila el reino de las conciencias, en la misma medida en que acentúa el de los partidos estatales y las autonomías nacionalistas. Pero esa persona también sabe, por cultura o intuición, que una empresa de tal envergadura no puede ser acometida sin un impulso masivo del deseo de vivir la verdad. Y la catarsis que la belleza moral produce en el modo de considerar la vida social, solo la puede crear el cambio pacífico del Régimen monárquico por un sistema político garantista de la libertad.

Se comprende el temor a la restauración de una República, vinculada al recuerdo de la guerra civil, que fue liberal y no democrática. Se comprende aún mejor que los señores Zapatero, Llamazares, Carod, y cía limitada, saquen de paseo la momia de aquella República y agiten respetables banderas o memorias históricas, para asegurar sus mandamasías. Lo que no tiene explicación racional es el temor imaginario, en los elementos y sectores más dinámicos o marginados de la sociedad, a una III República, prudente y culta, que ya ha sido fecundada por el orden y la paz civil de la democracia representativa que lleva en sus entrañas.

El Movimiento de Ciudadanos hacia la República Constitucional (MCRC) es nuncio y motor de la revolución ética y estética de la política. Su voluntarismo republicano superará, con la acción constructiva de sabias instituciones, al noluntarismo monárquico.

Anuncios

28 thoughts on “NOLUNTARISMO MONARQUICO

  1. Francisco dice:

    La voluntad republicana (o, quizá, republicanista) de democracia y libertad política superará el noluntarismo monárquico de esta monarquía de partidos en un futuro próximo.

  2. Isabel Arranz dice:

    Me refería D. Antonio,por ejemplo, a las personas que razonaron que la república era la mejor forma de gobierno y fueron extendiendo la idea con su voluntad de ceer hasta que el 14 de Abril de 1931 triunfaron las candidaturas republicanas en las grandes ciudades y Alfonso XIII se exilió.
    Con su frase sobre que el catolicismo se impone sobre la persona desde el bautismo sin el concurso de la voluntad, no sé si quiere decir que algo parecido sucede con la política a muchos ciudadanos o es directamente un problema del catolicismo. Yo creo también con mi razón y mi voluntad, como muchos otros católicos.
    De todos modos, hoy estoy un poco desesperanzada, me he acordado mucho de MessageInOut (no sabemos nada de él) leyendo el último artículo de Luis del Pino (/www.libertaddigital.es/bitacora/enigmas11m/) aunque ideológicamente ya sé que no tienen nada que ver, sufren en su libertad.
    También he leído un reportaje sobre Hannah Arendt en el periódico y aunque ya tenía pensado leer El origen del totalitarismo me ha interesado más por su idea de que el hombre es capaz de hacer cosas imposibles, porque hoy lo de la República prudente y culta, que usted dice , que nos respete a todos, me parece difícil.
    Con lealtad.

  3. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Queida Isabel

    1. Las personas que antes del 14 abril sostuvieron que la república era la mejor forma de gobierno, no lo razonaron ni explicaron por qué era la mejor, salvo que la jefatura del Estado no era privilegio de una familia.

    2. Cuando digo que el catolicismo impone la fe desde el bautismo, no he querido referirme al fenómeno religioso. Solo es ejemplo de creencia sin voluntad de creer. Las creencias nativas no la necesitan. No son congénitas, pero si connaturales.

    3. La Republica Constitucional es prudente por la sabiduria de sus istituciones, y es culta por la teoria que la fundamenta y la acción ciuadadana que la crea. Si no defende a todos no es RC.

    4. El hecho de que sea dificil es una prueba de su excelencia. Lo facil no tiene esa cualidad. Dificil sí. Imposible, no.

    No hay motivos para el desánimo, aunque la votación en las elecciones catalanas sea mayor de la desable. Hasta pronto, con aafecto y lealtad.

  4. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    En latín la “noluntas” o “nolentia” ( vid. Tertuliano ) no es sólo “no querer”, es más bien “aborrecer”, “tener aversión a”, o “tener repugnancia a”. Es decir, aunque “nolo” viene de “non volo”, su abstraccón sustantiva no es pasiva, apática, indiderente, indolente o neutral, sino que es activa en su repulsa a. Es por ello que el noluntarismo monárquico sólo puede expresar la aversión que tiene la monarquía a. Es decir, política y semánticamente hablando la noluntas o nolentia no es una falta de voluntas.

  5. Miguel de Mallorca dice:

    Estimado D. Antonio y demás amigos del MCRC:

    La Monarquía es hoy en España el casco que soporta el resto de la estructura de la nave partitocrática. Así pues, esfundamental que los “cañonazos” que constituyen para este régimen los ideales propuganados por el MCRC vayan dirigidos al casco-Monarquía. Al hacer aguas el buque, el barco-Estado de partidos, se irá a pique.

    Y será entonces cuando acudirán a socorrerlo con lanchas salvavidas los oportunistas de turno que, al ver que no se puede reparar en alta mar, lo llevarán hasta el puerto más cercano, de donde pretenderán botarlo de nuevo con la avería reparada (entonces sería un casco-República Parlamentaria) para poder seguir navegando en él por los mares de la corrupción.

    El objetivo del MCRC será el de hacer un barco nuevo en los astilleros, desguazando el viejo buque-pirata, haciéndose entonces a la mar la nao REPÚBLICA CONSTITUCIONAL, que surcará el océano de la LIBERTAD POL?TICA.

    Salud y lealtad.

  6. pepe fernández dice:

    La noluntad va de la mano del cinismo. Recordemos una cosa obvia Franco murió en la cama. El Rey como su sucesor concedio la gracia de la amnistia y legalización ante la petición de propios partidos políticos, los dirigentes de los partidos que conocemos hoy no luchaban contra el SISTEMA, pedía que este los reconociera!! para, como así sucedio participar con los del régimen del reparto del poder. El pueblo que si queria la libertad se vió traicionado por estos impostores, el esceptismo y la noluntad fueron los frutos del tocomocho de la transicción.

    Es terrible y creo caso único, que contra la dictadura no haya habido políticos heroes, me parece que Antonio García-Trevijano y poco más. El cinismo y la mentira hacen de una aburrida e interesada Transición una gesta heroica que jamás existió. No se puede creer en una “democracia” que nació mintiendo y enganando, el resultado es el escepticismo generalizado y la mala fe y la mala conciencia de que lo único que puede mover a alguién en política como en el resto es el interés propio, el interés más vulgar. Esto lo ha contagiado la Monarquía de Partidos a todo el país, lo vemos y no nos damos cuenta que todo procede de allí de la burla que la Transacción, la noluntad.

  7. CuestiON dice:

    Sobre 7 Pepe Fernández

    “El pueblo sí quería la libertad”.

    ¿Qué es El Pueblo? Para mí es una palabra imprecisa, una entelequia.

    Políticos heoricos (y militantes) sí hubo: comunistas; o sea, no demócratas, pero luchadores abnegadísimos. Al César lo que es del César.

  8. MessageInOut dice:

    Mi querida Isabel:

    La falta de noticias mías corresponde a cierto exceso de actividad, dentro de mi tiempo libre, en la anti-campaña en las Eleccions al Parlament de Cataluña.

    Dejo, manifestándote así mi especial afecto hacia ti, la última Carta al Director a El Mundo, La Vanguardia, El Periódico, El País y el Avui.

    Recibe un saludo muy cariñoso.

    “El catalán declina y se muere. La lengua y la etnia, ambas a causa de la corrupción que ocasiona su falsa hegemonía. Se sabe que es así, pero la clase política autóctona finge que no, sigue empeñada en que Cataluña sea una maqueta de cartón-piedra, una obra teatral de vidas enteras de duración con figurantes que emitan sonidos familiares y con tramoyas rotuladas en la lengua propia. Los políticos, como los malos autores, confían en que la suspensión de la incredulidad todo lo esconda, y que su mentira no sea descubierta.

    Como consecuencia de la incorporación masiva de forzados parlantes, el catalán es ahora una lengua vulgar, plagada de indecoros sintácticos, de pronunciaciones inverosímiles o de incultos neologismos; y ha dejado de ser signo identitario de superioridad (clave que intercambian los miembros de la secta: ‘¡Salut, company! ¡Farem negoci junts!’). Ahora, el uso del catalán no garantiza la comunidad de intereses. Porque la etnia catalana tampoco es ya auténtica, sino una mixtura infestada de serviles ex españoles, adeptos al oportunismo de los subvencionados sentimientos.

    Cataluña está enferma, intoxicada por otras lenguas, por manifestaciones culturales apócrifas y por falsificaciones identitarias; agotada por fiebres patrióticas y embelecos de falsarios, cuyos paradigmas son el político andaluz de acatalanada sintaxis y grosero acento, y el maño de remendados hímenes-apellidos.

    La consecuencia es inexorable y merecida: los más competentes al conversar y relacionarse son los hijos de aquellos en cuyo ámbito familiar no se ha abandonado el castellano: educados en catalán en la escuela, a esa edad a la que todo se aprende, dominan ambas lenguas, mientras que los hijos de la etnia pura son analfabetos funcionales en la ‘lengua impropia’ de Cataluña. Como en todos los timos, el beneficio fácil ciega a la víctima y hace posible su impensado despojo.

    ¡Catalán, lengua desnaturalizada, pronto habrá que extender tu certificado de defunción, junto con el de tu etnia decadente! Lástima que los últimos de tu estirpe te dejen en tan mal lugar a los ojos de la Historia. Descansa, al fin, en paz.

    (Ya ve, Don Pedro J., que no cumplo mi palabra de no enviarle nada más. He descubierto una cierta distinción en que no publique usted mis cartas.)

  9. Miguel de Mallorca dice:

    Para MessageInOut:

    Si antes tenías mi admiración por tu valentía, ahora alabo tu honesta terquedad en inundar los medios de comunicación catalanes (qué pena lo de Pedro J.) de tus fantásticas misivas.
    Al leer la carta que adjuntas en tu último post(9) he visto reflejada a una parte importante de la sociedad mallorquina (y balear en general). El que quiere medrar y obtener un puesto en la Administración autonómica, o bien simplemente estar mejor considerado en su entorno universitario-intelectual, tiene que pasar por el aro lingüístico y dejar su lengua materna castellana, “convirtiéndose” a “la llengua pròpia de les illes Balears”. Esto lo he visto yo mismo en innumerables ocasiones, alcanzando el esperpento de ver como dos personas cuya lengua materna es el castellano (no sé si D Antonio y demás amigos preferirán el término “español”, más exacto) se expresan en catalán para “quedar bien” o no “ser menos” ante la camarilla intelectualoide que les presta atención.

    Es evidente, mi querido MessageInOut, que cada cual debe poder expresarse, en una sociedad bilingüe, en aquella lengua que considere más acertada o que domine mejor. Pero tanto el caso que yo acabo de mencionar como tantos otros que tú conoces tan bién o mejor que yo, evidencian que dicha sociedad no vive el bilingüismo con naturalidad -imposible, pues los poderes autonómicos promocionan una lengua mientras marginan otra-. Esta es, como muy bien dices y expones de forma tan brillante en tus comentarios, una sociedad ENFERMA.

    En Mallorca quizá no hayamos llegado al extremo -casi totalitario en muchos casos- de Cataluña, pero estamos en el camino. A pesar de no haber tenido un gran peso político en los años que llevamos de autonomía, los partidos nacionalistas -ayudados por asociaciones “culturales” financiadas por la Generalitat y por un sindeicato de la enseñanza pancatalanista hegemónico entre el profesorado- sí que han “obligado” tanto al PP como al PSIB-PSOE ha realizar una política lingüística de inmersión en las enseñanzas primaria y secundaria cuando han ostentado el poder.

    Todo esto lo digo con conocimiento de causa y décadas de análisis y reflexión (a pesar de mi relativa juventud, llevo padeciendo el acoso pancatalanista desde muy joven). Y eso que soy mallorquín bilingüe “de pura cepa”, con padres y abuelos,etc “ben mallorquins” (bien mallorquines)!!!

    Un fuerte abrazo MessageInOut, tienes todo mi apoyo.

    Pido disculpas al resto de participantes en el blog por desviarme (por una vez, no suelo acerlo) del tema tratado por D. Antonio en su artículo.

    Salud y lealtad.

  10. Antonio Garcia Trevijano dice:

    A Miguel de Mallorca

    Me parece muy bien que hoy te distraigas de un tema, por otra parte dificil de comprender en todo su alcance, en apoyo de nuestro Messagein. Solo deseo decirte que nuestra idioma solo tiene un nombre propio. ESPAÑOL. No se trata de gustos. Llamarle castellano es incorrecto. El origen territorial de una lengua no la califica en ningun idioma, ni en las lenguas muertas ni en las vivas. Abrazos.

  11. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    Correctísimo, maestro, nuestro idioma debe ser llamado español. Castellano es un arcaísmo. Sería tan estúpido como llamar al italiano, toscano, o al francés, la lengua de la Isla de Francia, o al rumano, válaco, o al irlandés, gaélico, o al albanés, güego, etc. Hacen bien los amaricanos en llamar a su idioma “español”, porque no se puede llamar de otra manera. A veces lo políticamente correcto se transforma en una andanada contra la línea de flotación de los correctos conocimientos. Un saludo

  12. Crítico dice:

    ¿Ha creado el noluntarismo monárquico los nacionalismos periféricos? ¿Existían antes de la Transición? ¿En todas las regiones? ¿Tiene sentido el nacionalismo en Canarias (por motivos geográficos), o es una cuestión de dinero?

  13. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Querido Crítico

    Es una evidencia que la repugnancia de nacionalistas dinamicos en la oposicion periferica al centralismo franquista, unida al complejo de cupabilidad de los artífices gubernamentales de la transicion, creó la noluntad monarquica de unidad nacional, fomentando con discriminacion en leyes electorales y propaganda de la libertad territorial, la artificial expansion de los nacionalistas, federalistas y separaristas. Lo de Canarias es muy particular; lejania, olvido y presion economica. Abrazos

  14. Rafael Serrano dice:

    La metamorfosis del agusanado Estado autocrático en mariposa oligárquica se debía realizar sin demoras ni inseguridades.La propagación del miedo al fantasma de una nueva guerra civil obró el efecto letárgico deseado:las aspiraciones a la democracia,la decencia y la veracidad,desfallecieron rápida y penosamente.la aquiescencia popular derrochada con el tirano fue proyectada sobre la regia figura que,con su diligente ocupación del nicho dictatorial,disipaba el horror a un vacío anárquico o precursor de una forma de gobierno necesaria y gozosamente nueva.
    Fiel venerador de los deseos de su creador político y tutor moral,el heredero real de la infamia franquista,conservó durante dos años las ataduras póstumas del más duradero sojuzgador contemporáneo de la libertad en España.No obstante,las exigencias exteriores,con la supervisión de la potencia imperial de unos EEUU,que con su nauseabundo realismo en la política internacional,arrullaron largos años al dictador,impelían al fiable sucesor a que aflojase los nudos del difunto,para acomodar la raída cordería posfranquista a los nuevos tiempos de acoplamiento económico de las oligarquías europeas.
    La eclosión de libertades civiles reprimidas nubló el cabal entendimiento de las maquinaciones tendentes a la negación de la libertad política.Pero era preciso solidificar la prolongación oligárquica del régimen autocrático,ya que su sibilina instauración era demasiado reciente como para que no subsistiese una tensa desconfianza en determinados sectores de la población.Así pues,se estaba gestando un revulsivo que iba a concitar el apoyo generalizado del país a la partitocracia coronada.
    “La heroica resistencia del monarca a los deshonestos requerimientos de los conjurados del 23 de Febrero,y su estupenda e inequívoca reacción,dibujan una figura de proporciones míticas en la jefatura del Estado.La legalidad de la dictadura propició el advenimiento de la Monarquía;ahora,su legitimidad podía fundarse en un comportamiento épico,garante de las libertades.”
    Saludos al maestro Trevijano,tenaz en la rebeldía democrática.

  15. elquiciodelamancebia dice:

    La Monarquía, del País a ‘EL PAIS’.

    Una fotografía puede sustituir a mil palabras. Este es el caso de la portada de EL PAIS SEMANAL de hoy.

    En un proceso definitorio del país a la deriva, tiene pleno sentido asirse a la portavocía del Gobierno. Aprecien los títulos de crédito sellando la melena de Dña. Letizia.

    El problema es que para tal vi(r)aje no es menester coronas.

    Si un Sabino no lo hace saber pronto, este ‘proceso’ sí será irreversible.

    pd.- Alguien me dirá que siempre ha sido así, que antes posaban para el ‘HOLA’. Pues contesto que no.

    Con tres argumentos:

    Las reportajes y ‘posados’ especialmente relevantes de la Corona, no eran exclusivos de nadie.

    En todo caso, EL PAIS no es un medio que pueda ser considerado ‘neutral’ (aunque se siga subtitulando Diario Independiente de la Mañana’).

    El ‘HOLA’ es la revista coronada de TODOS los españoles (no hay más que acercarse a una peluquería unisex).


    http://www.lacoctelera.com/elquiciodelamancebia

  16. Antonio Garcia Trevijano dice:

    al 15

    Querido amigo

    No he podido ver en tu web lo que comentas. Pero el tratamiento de la familia real como objeto del corazon, forma parte de la popularidad sentimental que se procura la Monarquía, ante la imposiblidad de hacerlo por su lealtad a la unidad de España y como símbolo contra la corrupción. Gracias.

  17. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    No sólo destaca el noluntarismo en la familia real, sino cierta pasividad fatal. No es que ya no sean agentes de la Historia de España, sino que además parecen almas exangües, condenados a una flebedad que pone a España sin rumbo, al albur de cualquier brisa, por maligna que sea. Una cosa es que el Rey en una monarquía parlamentaria no gobierne ( doctrina curiosamente elaborada por un republicano ), y otra cosa es que esté obligado a tener la fuerza del español más débil para impedir la disolución de España. Porque si el Rey tuviera la fuerza fantasmal del español más débil, ¿para qué sirve un Rey que no puede defender su patria ni su Corona? Cuando el Príncipe dice que no quiere saber el sexo de su segundo hijo, pero que si se piensa que es necesario saberlo lo dirá, no manifiesta ningún noluntarismo, sino un sentido de la Historia en donde la apatía, la improvisación y la falta de un destino manifiesto son las estrellas que le guían. Es verdad que su ascendiente San Luis podía decir las mismas cosas, pero era porque lo dejaba todo en las manos de Dios. Pero el último descendiente de Hugo Capeto ni siquiera dice eso. Todo lo dicta la ocasión.

  18. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Querido Martin Miguel

    No se qué republicano creó la fórmula de que el Rey reina pero no gobierna, pues siempre he creido que fue el monarquico Zamoysky, en la dieta polaca de 1605, refiriëndose a Segismundo III. Si te refieres a Thiers, tambien era monárquico cuando empleó esta formula en dos articulos anteriores a la revolucion burguesa de Luis Felipe de Orlenas, que establecio la Monarquía Constitucional.

  19. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    Querido Antonio: Llamo a Adolfo Thiers republicano, en cuanto que fue odiado por los monárquicos franceses en sus últimos días, cuando fue elgido por tres años presidente de la Repúbica, convirtiéndose en la espernza de todos los republicanos. A mí me cae bien poque fue todo un patriota. Salud y lealtad

  20. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Pues a mi, la figura de Thiers me es profundamente antipática. Su historia de la Revolucion es muy mediocre. Y como hombre politico fue un constante y redomado oportunista, sin lealtad a su opinioes ni apego a sus conviciones, si que es que tuvo una.

    Despues de proclamar que el rey reina pero gobierna, se hizo ministro del interior y Presidente del Consejo con Luis Felipe, que reinaba y gobernaba. Desterrado de la II Republica (1848), regresa para servir a Nalopeon III como diputado. Derrotada Francia en la guerra franco-prusiana, se hace con el poder y realizó la única hazaña de su vida: reprimir a los comuneros de Paris, masacrándolos y paseando a los supervivientes entre filas de burguesas para darles el gusto de escarnecerlos. Esta hazaña lo elevó a la Presidencia de la Republica.

    Con la lealtad a la verdad de los ideales que no tuvo Thiers, te he resumido la vida de un hombre que no considero digno de admiracion, a pesar de su esfuerzo para conservar la integridad de Francia en el Tratado de Francfort. Abrazos.

  21. Antonio Garcia Trevijano dice:

    al 15

    Querido Rafael

    Nunca he visto relatado en tan pocas y elegantes líneas el proceso de transicion de la Monarquía dictatorial a la de Partidos. Te confieso que la senciilez descriptiva de ese proceso tan complejo me ha emocionado. Gracias en nombre del MCRC.

  22. David Serquera dice:

    El de hoy es uno de los articulos mas densos desde la apertura del blog.
    Noluntad de verdad-voluntad de verdad. Un par antagonico.
    Ignorancia, interes, propaganda, miedo. Tiran de un elemento para evitar la colision.
    Con que espiritu, que corazon, que deseo y pasion vivimos nuestra vida: Un error! Por ello cambiamos nuestra vida. (negacion, Giorgos Seferis)

  23. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Querido David

    Lamento, querido amigo David, que la brevedad de mis analisis sean causantes de su densidad. Sobre todo ahora que comienzo a sentar las bases conceptuales de una posible teoria pura de la Republica. Como investigador sabes que es mucho mas dificil exponer con claridad lo que se está intuyendo o tanteando que lo ya conocido. De todas formas, tu comentario me tranquiliza, pues me hace suponer que la densidad no ha sido obstáculo para la comprension del texto.

    Como lo más importante es la claridad de exposicion, procuraré obtenerla dando mas espacio a los analisis que, por su profundidad o novedad, lo exijan. Debes de saber que aprecio mucho tu estímulo intelectual. Hasta pronto, mis mejores recuerdos de vosotros.

  24. Pedro M. González (Club Republicano 3) dice:

    Acertadisimo el apunte de Pepe al cambiar la denominación de “Transición” por “Transacción”, quizá deberíamos a comenzar a efectuar tal sustitución en nuestro discurso al hablar del pasp de la dictadura declarada al noluntarismo juancarlista.

    Salud y República

  25. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Me parece bien lo que propones, pues tambien yo en mis primeros articulos en Reporter sobre el pacto entre los partidos, antes de que se popularizara la Transicion,lo califiqué de Transaccion, ya que renunia todos los requistos del art. 1809 del Codigo civil: “contrato por el cual las partes, dando, prometiendo o reteniendo cada una alguna cosa, evitan la provocacion de un pleito”.

    El partido de Suarez retuvo el poder dando la legalidad a los demas partidos y a las Autonomías nacionalistas, prometiendo financierlos con el erario publico, el café para todas las regiones, el estatuto estatal al jefe de la oposicicion y las garantias de inamovilidad a los jefes de partido mediante el sistema de listas introducido en la Constitución. Una transaccion sobre principios esenciales de los partidos que aseguró el consenso, facilitaba la corrupcion y evitó el pleito politico entre partidos. Todos lo mismo. Gracias y abrazos.

  26. Pla (Club Republicano 3) dice:

    Estimados amigos:

    Pocas veces he visto, como en ésta, tan bien descrita la Transición como juego tramposo de oportunistas. La otras también se las he leído a Trevijano. Apoyo desde luego la idea de definir la Trasición como Transacción y llamarla usualmente así. Pero se plantea en el artículo de D. Antonio un asunto de mayor calado. La Monarquía española desde Fernando VII ha jugado a eso que estamos llamando “noluntarismo”. Como ha dicho Martín-Miguel, hace mucho que los reyes dejaron de ser agentes en la Historia de España (quizá Carlos III fue el último).

    Desde Fernando VII (“marchemos todos, y yo el primero, por la senda constitucional”, dijo en 1820 y ahorcó a Riego en 1823), los monarcas se han comportado como un agente oportunista pasivo, garante del poder de las oligarquías oportunistas que nos han gobernado en cada momento. El secreto de su supervivencia ha sido ese. Renunciar a la defensa de nada que no sea su trono.

    Fue Alfonso XII prestándose al juego ofrecido por los militares y civiles que restauraron la Monarquía en 1874. Fue Alfonso XIII abandonando España ante la victoria electoral de los monárquicos en las elecciones municipales de 1931 (no ganaron los republicanos), porque no quería verse en el centro de una gran lucha política como la que se reabría en 1931, con el riesgo de un referendum sibre la forma monárquica. Es también Juan Carlos en los trances que pasó entre 1969 y 1978 y que también se han descrito en el texto.

    Y lo han hecho para limitar, restringir o falsear la libertad y eludir la democracia siempre. Monarquía en España, desde Fernando VII, ha significado limitación a la libertad e igualdad establecida en la Cosntitución de Cádiz (1812). Con la Monarquía no saldremos nunca de este estado de infancia política permanente a que parecemos estar condenados los españoles.

    Salud y República Constitucional

Los comentarios están cerrados.