LEALTAD REPUBLICANA

La intensidad y extensidad de sentimientos y de intereses comunes condiciona el vigor de los lazos sociales. Los visibles y cercanos, como los familiares, vecinales o corporativos, hicieron conocer por similitud la naturaleza de los invisibles y lejanos, como los ideológicos o humanitarios. La fidelidad a una persona fundamentó el lazo monárquico; la lealtad a una causa, el republicano. Ambas virtudes, vulgarmente confundidas, ordenan en diferente sentido la escala de valores. Por ello, la forma de Estado es determinante de los rangos sociales en cuestiones de libertad, igualdad, educación, sanidad, riqueza, ciencia, arte, espectáculo, fama y honores.

Como impulsoras de acción colectiva, la fidelidad y la lealtad crearon tipos diferentes de Estado-Organización. El tipo monárquico organizó las funciones estatales, desde el Renacimiento, según los patrones vigentes en la milicia, la iglesia y la empresa mercantil. Fidelidad al jefe en un escalafón de jerarquías. Aquí prevalece la eficacia sobre la eficiencia, con desprecio de la calidad y productividad del servicio público. El tipo republicano europeo acentuó, con Napoleón, el criterio monárquico. Un modelo roto en los actuales Estados de Partidos, donde la fidelidad se asegura ocupando con partidarios gubernamentales los puestos de mando burocrático, y la eficacia se logra convirtiendo la corrupción en motor de las administraciones públicas.

Tenía que ser EEUU, un pueblo sin tradición de jerarquías monárquicas, quien diera valor supremo a la lealtad, como creadora del espíritu republicano en las relaciones del Estado con los ciudadanos, y en la organización de los servicios civiles. No es por azar que la filosofia de la lealtad la creara Josiah Royce, uno de los cuatro grandes en aquella Harvard de los William James, Peirce y Santayana, con una concepción ontológica de la plenitud de la experiencia, donde la lealtad hace posible la existencia moral y la personalidad individual. Es natural que la lealtad produzca ciudadanos y la fidelidad, súbditos. Sin lealtad no hay posibilidad de existencia moral ni de ser republicano.

La dimensión ontológica de la lealtad, hizo pensar a Royce que “todas las virtudes comunes, en tanto que defendibles y efectivas, son formas especiales de la lealtad a la lealtad“. Por medio de la lealtad se da sentido a la personalidad, se pone fundamento a la conciencia, se identifica la existencia personal consigo misma y se exige vivir en lo permanente. Esta exigencia de la lealtad explica la necesidad de que, en la parte invariante del Estado, se organicen los servicios públicos bajo el principio orientador de la lealtad del funcionario hacia la sociedad.

Pero ni la filosofia del idealismo moral de la lealtad, ni la de la autenticidad de la existencia leal (existencialismo), entraron en el problema político que entraña la organización de la lealtad en los funciones del Estado en general, y en el cuerpo de funcionarios públicos en particular. El idealismo de Hegel queda descartado, puesto que ganarse la vida privada con la función pública no garantiza que el funcionario armonice en su persona lo que la sociedad no puede resolver sin conflicto. El funcionario también es un ser social, doliente de los conflictos que desgarran las entretelas de la sociedad.

Aunque nunca se haya intentado, dentro del tipo burocrático de la administración monárquica de partido, si se elimina el fideísmo de la fidelidad partidaria, mediante una Republica Constitucional que civilice a los partidos estatales, devolviéndolos a su lugar propio, entonces será posible dar garantías institucionales a la lealtad, como rectora no solo del funcionamiento exterior de la Administración, sino también de la vida interna de los cuerpos de funcionarios no judiciales. Ya no sería solo una deontología profesional de la lealtad en el Estatuto de funcionarios, sino una ontología de su existencia vocacional en la función pública.

El conflicto inevitable que provocaría la fidelidad al principio jerárquico de la organización, contra la lealtad al principio existencial de la función pública, se resolvería con instancias de rápida resolución, no adscritas al cuerpo administrativo afectado, que evitaran las represalias, como hoy sucede, contra los funcionarios recurrentes de decisiones infieles superiores. Los casos de deslealtad serían excepcionales desde el momento fundacional de la República Constitucional. El espíritu republicano de lealtad anegaría el espíritu de cuerpo de fidelidad monárquica o partidaria.

Por esta razón y para esa finalidad, el “Movimiento de Ciudadanos hacia la República Constitucional“ ha incorporado la lealtad en el punto III de su Declaración de Principios.

Anuncios

49 thoughts on “LEALTAD REPUBLICANA

  1. Francisco says:

    Un paso más en la transformación de la parte burocrático-administrativa del Estado en una Administración republicana que realmente sirva a los ciudadanos.

  2. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Genial, absolutamente genial. Estoy absolutamente de acuerdo. Al 100 x 100. En el marco de la lucha por la libertad plena del hombre, como entidad política, es un canto a la emancipación del funcionariado por primera vez en la Historia. Enhorabuena, maestro y amigo.

  3. MessageInOut says:

    Señor García-Trevijano:

    Tenía usted razón, una vez más. Creo que, en efecto, su texto es un sólido paso hacia la consecución de una Teoría General. En verdad está usted tocando la cumbre. Para asegurarle al ciudadano una gestión leal, hay que garantizarle antes al funcionario que esa lealtad no le costará la persecución y el martirio.

    Brillante.

  4. CuestiON says:

    Amigos:

    ¿Alguien, quizás, esta asumiendo que el funcionario común desea trabajar mucho y bien pero el contexto humano, legal o cósmico no se lo acaba de permitir?

    Yo he estado 90 minutos en un departamento de la Agencia Tributaria esperando a que acabaran de desayunarse todos los miembros de la oficina -menos uno que no podía atenderme-.

    Quien solucione esto (aunque sea con formulas en la pizarra) no se llamará AG-T sino San Antonio García-Trevijano.

    Espero ansioso el final de las ecuaciones que recién empiezan.

    Un abrazo a todos los que andan por aquí

  5. MessageInOut says:

    Pues vételo creyendo, CuestiON. Te lo digo yo.

    La parte fácil la puede escribir cualquiera, yo mismo. Habla de lo que hay que hacer y cómo hay que hacerlo. La difícil, la acaba de escribir Antonio García-Trevijano. Habla de garantías si se hace lo que hay que hacer. Y es lapidaria, indiscutible e imprescindible. Todo eso.

    Saludos.

  6. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Martin Miguel

    Esta vez no te permito el elogio, como no permití tu expresion insensata de que no te gustaba PARA NADA la lealtad con relación a los funcionarios. Mi enojo provocó ligereza en la respuesta a Critico, lo que me ha obligado a dar explicaciones a los queridos miembros del MCRC que son funcionarios judiciales. Y por ello, aunque fuera obvio que la burocracia no es su mundo, he tenido que salvarlos en el texto de mi artículo, lo que sin esa circunstancia no habría sido necesario.

  7. pepe fernández says:

    Brillantísimo, asisto admirado a este nuevo desarrollo teórico de Antonio Garcia-Trevijano, lo que a muchos nos parecía la cuadratura el circulo se está resolviendo, un Estado con una administración donde el conflicto queda solucionado a traves de la garantia de la virtud republicana que es la lealtad y la implementación de medidas como la recogida en el magistral penúltimo párrafo.

    Con admiración y profundo agradecimiento Maestro, te felicito y comparto contigo el goce inmenso, la alegria del espiritu de vislumbrar la verdad de todo gran descubrimiento.

  8. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Messagein

    Me preocupa tu entusiasmo ante lo que solo es el comienzo de la Teoria Pura de la Republica. He asumido un riesgo que la vanidad intelectual nunca ha tolerado. Hacer el ridiculo anunciado un bello, y tal vez grandioso patron para la organizacion del Estado en la Republica Constitucional, sin tener cerrado el sistema que he concebido. La probalidad de fracaso es tan grande como la de exito. Menos mal que mi prudencia en el campo de la accion, me ha hecho tener la idea de ir esbozando poco a poco el guión, para que el MCRC tenga ya argumentos para atraer a los funcionarios honestos y frustrados que son muchísimos. Eso me consuela. Y ni que decir tiene el animo y la energía que me insuflais para que intente rematar la obra. Si lo logro sera un triunfo sin precedentes de la voluntad de verdad que anima al MCRC. Con la emocion de las entrañas, la amistad con los que me comprendeis sera tan ejemplar como la teoria pura de la Republica.

  9. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Cuestion, al leer tu comentario comprendi que en mi artículo faltaba decir que el funcionario tambien es un ser social, “doliente de los conflictos y desánimos que desgarran las entretelas de la sociedad”. Mañana pediré a Francisco que añada la frase entrecomillada al final del parrafo 5. No sabes como agradezco tu interrogante. Te abrazo.

  10. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Pepe

    Estaba seguro de que captarias la trascendencia del penultimo parrafo de mi artículo. Eso me hace seguir el camino. El siguiente obstaculo que he de superar es el de la ausencia de espiritu republicano, el que descubre la necesidad de lealtad, lo cual me obliga a definirlo y a dar otro paso eliminado lo que, segun he investigado ya en años anteriores, impide su nacimiento. Es obstaculo es nada menos que el orden público. Estoy seguro de como hacerlo. En un artículo trataré del espíritu republicano. Y en el siguiente del orden publico. Tal vez entonces me encuentre en situacion mental de afrontar la fase definitiva de la teoria general, como la llama el humor inefable de nuestro admirable Messagein. Con toda mi lealtad, que es tanto como decir con toda mi existencia, te ofecezco el analisis del espiritu republicano.

  11. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Messagein

    Tu humor me inspira seriedad. Si logro formular la Teoria pura de la Republica, y vivo para ello, sera relativamente facil unirla a la teoria pura de la Democracia, para fundirlas en una Teoria General de la Politica, donde habra por fin desaparecido el último obstaculo de la libertad, o sea, la necesidad de soberanía alguna, incluso la popular. Yo tambien puede excitar tu humor, ¿no sería encantador que un humanista unificara las fuerzas que determinan la politica, antes de que los cientificos unifiquen las cuatro fuerzas de la fisica?. Si te hace sonreir ya quedo satisfecho. Hasta pronto.

  12. Isabel Arranz says:

    Después de leer que los funcionarios judiciales trabajan, en general, mejor que el resto porque los políticos no han metido sus zarpas en el “cuerpo?, me ha venido mi experiencia a la cabeza. Os cuento brevemente: este año debido a un conflicto con mi actual empresa, me planteé presentarme a una plaza LIBRE que salió en la administración autonómica para un ingeniero de telecomunicación, ya que aquí no hay muchos sitios donde trabajar. Pues bien, pregunté a un conocido que trabaja para ellos y me dijo que ni lo intentara, que la plaza estaba dada, pensé: en un sitio más grande como Madrid hubiera tenido alguna posibilidad.
    Otro caso: mi marido se presentó el año pasado a las pruebas de habilitación a catedráticos de su área de conocimiento, que eran a nivel nacional, de 35 aprobaron 2 (él uno de ellos). Una compañera de la misma universidad recurrió la prueba y fue desestimado el recurso, era una persona protegida del “gran jefe? y mi marido me comentó que si la prueba se hubiera restringido a la propia universidad, él no hubiera tenido ninguna posibilidad con los “manejos? de esta persona.
    Luego, aunque sea para ocupar una plaza en ayuntamiento o administración autonómica, sería una cierta garantía de justicia un tribunal nacional o al menos, de mayor entidad que la plaza que se otorga.
    No sé cómo acceden los funcionarios judiciales.
    Con lealtad.

  13. Pedro M. González (Club Republicano 3) says:

    Completamente de acuerdo, y me gustaría atreverme a introducir una idea que quizá sea descabellada, y si es así pido disculpas por mi ignorancia. Ahí va:

    Intuyo que la idea de lealtad concebida como virtud quizá pudiera engarzar con el sentido clásico de Fraternidad republicana.

    Fraternidad no en el corriente y equivocado sentido de “Solidaridad Voluntaria” sino como cualidad connatural al individuo que le empuja natural y espontáneamete a colaborar con sus semejantes para la consecueción de un fin social deseado globalmente por todos.

    La Leal Fraternidad así concebida sería una cualidad añadida y subrayada en el trabajo Público o Administrativo-Funcionarial al principio básico de división del trabajo característico del ámbito privado, cuyo principal resultado es la eficiencia.

    Intuyo pues que la dignidad funcionarial sería la suma perfecta del principio de división del trabajo y la lealtad fraternal republicana.

    Pido discupas por anticipado por si lo que acabao de decir es una barbaridad, pero sentía mariposas en la cabeza que me empujaban a cometaroslo.

    Salud y República.

  14. pepe fernandez says:

    Lo que cuenta Isabel es un caso generalizado gracias al abuso y tráfico de influencias de los poderes locales. Como decia Unamuno, necesito a Espana para que me proteja de los abusos locales, para que me garantice que me derechos no serán aplastados por las cacicadas. Nosotros decimos que Espana necesita la República Constitucional.

    Las Autonomías que funcionan como feudos caciquiles, al margen de control alguno externo, esto favorece la corrupción y la demagogia a todos los niveles.

    Sobre la habilitación, parece poner coto a los nombramientos a dedo de las universidades, el problema es que la habilitación no resuelve la mediocridad científica espanola. Seleccionar profesores de ciencia y cientificos vía examen oposición es absurdo, esto no hay país avanzado en ciencia alguno que lo haga, la ciencia y la educación de alto nivel no necesita funcionarios, necesarios en la administración, sino cientificos que hayan aportado logros significativos y reconocidos en sus áreas. Es lamentable que de nuevo el próximo premio Nobel Espanol, se baraja el nombre de Ignacio Cirac, se encuentre trabajando en el extranjero y como él miles más, porque lo que les interesa es ser científicos y no funcionarios de la ciencia.

  15. Miguel de Iturbide says:

    Querido don Antonio

    Ya me parecía que la lealtad de los funcionarios no podía quedar en el campo de las obligaciones morales o deontológicas. No ha sido hasta esta mañana cuando he podido leer las intervenciones de ayer y el artículo de hoy, cuando he visto escrito la palabra ‘garantía institucional’, pues claro así debe ser.

    Efectivamente dando garantías efectivas de que la lealtad de los funcionarios no será castigada, será como se imponga el principio de lealtad en las relaciones orgánicas de la Administración.

    No hace falta que le diga que la idea, además de practicable, tiene la genialidad de las verdades elementales.

    Quizás yo haría hincapié en matizar el principio de jerarquía, no por negar la existencia de un jefe y un subordinado, imprescindible en toda organización, sino por eliminar su carácter militar. Hoy en día la jerarquía, al modo del Ejército, se basa en la obediencia debida. Esta idea motriz de la organización, que creo que viene exigida en que se trata de un mero instrumento para materializar la voluntad del poder, es la que nos preside. El mandato se debe cumplir tal como ha dictaminado el jefe y sin rechistar. Cuando escribo estas líneas no puede dejar de pensar en que las leyes administrativas de López Rodó han durado más de 30 años y algunas están vigentes.

    La existencia de la República constitucional, creo que hará que el mandato del gobernante se imponga con mayor facilidad, por ser evidente que responde a un gobernante legitimado por el pueblo, lo que puede repercutir en fórmulas menos autoritarias, dónde exista una cierta autonomía en el cumplimiento de las órdenes. Se trataría, imitando una frase suya, en desmilitarizar a la Administración. En este aspecto, es esencial la garantía institucional de la lealtad del funcionario, que evitará tentaciones ‘militaristas’ de los jefes. Me parece una revolución cultural apasionante, el cambio de la disciplina por la lealtad.

  16. MessageInOut says:

    A (11):

    ¿Sabe qué, Señor García-Trevijano?

    Lo conseguirá usted antes.

    Respecto a sus inquietudes, déjeme decirle que a mí me preocupa usted. Que, por mi causa, pueda sentirse empujado a ir más deprisa de lo que crea adecuado. No me haga ni caso, Don Antonio. Y le doy mi palabra de que voy a leerlo con más detenimiento, porque he comprendido que no escribe usted ni una palabra de más, y que todas tienen el significado preciso. Así, leo:

    “Dar garantía institucional a la lealtad republicana, y transformar la burocracia estatal en un prestigioso Cuerpo de Funcionarios de la República, es decir de los ciudadanos?.

    Y la frase tiene todo el sentido posible. Pero la palabra “garantía? es asombrosa. No se me ocurre cómo expresar la belleza de lo que se va consolidando: el equilibrado sistema que garantiza el ejercicio de la libertad política (soberanía popular, diré, hasta su obsolescencia) es como la hermosa fronda de un árbol, cargada de promesas de frutos. Pero tiene un tronco que la une al suelo, que quiere decir a la realidad cotidiana y a los ciudadanos. Y ese tronco es la Administración, parte inamovible de uno de los Poderes. Si el tronco se corrompe (o se inhibe por falta de garantías) y no cumple sus funciones sostenedora y nutricia a todas las ramas y a las hojas, no podrán éstas efectuar su función. ¡Y estará en riesgo el fruto!

    Sé, por tanto, que su bellísima Teoría Pura de la Democracia precisa inexorablemente desembocar en una Teoría Pura de la República. Usted conoce bien los motivos que lo hacen imprescindible. Es duro hablar así, pero en la medida en que haya podido ser yo la causa, me enorgullezco, aunque me preocupe por usted. Y decirle todo esto me hace llorar, conforme escribo.

    Un abrazo.

  17. David Serquera says:

    Brillantisimo articulo que deja de manifiesto el complejo problema y atisba con clarividencia el cabo de la madeja. Pero esa garantia institucional sera consustancial a la lealtad republicana o se convertira en un tribunal del terror republicano?

  18. pepe fernandez says:

    David Serquera,

    Buena observación, los mecanismos de defensa del ciudadano frente a la administración y sus abusos son también necesarios. No se me escapa que D. Antonio lo tiene bien en cuenta.

    Messagein tiene razón, hay que esperar con paciencia y no presionar, el estilo de Beethoven me gusta más que el de Mozart, no hay que tener temor a hacer borrones una y otra vez, esperar y corregir cuantas veces sean necesarias para dejar para la posteridad nuestra Sinfonía de la Teoría Pura de la República.

  19. MessageInOut says:

    David:

    Sólo si proyectas fantasmas sobre la verdad prístina puede “garantía” convertirse en “persecución”. Nadie puede confundirlo.

    ¿Puede convertirse una vacuna en el causante de otra enfermedad? Es posible, pero estadísticamente insignificante.

    ¿Puede un dique construido para impedir una inundación dejarnos encerrados dentro? Puede ser, pero hay que ser muy mal ingeniero par diseñar ese absurdo.

    ¡Dudar es científicamente saludable, excepto dudar de la propia ciencia!

    Con afecto.

  20. Antonio Garcia Trevijano says:

    Mi querido David, ¿pero qué dices?. Es al contrario. Esa garantía institucional será la vacuna contra el terror administrativo, ese dictado insoportable de la jefatura como condicion del saber competente. Te digo igual que a Messagein. Espera los siguientes análisis. Es el sistema, el conjunto armónico de las instituciones de la Administracion, lo que dará al ciudadano la cualidad de señor ante el Estado. El
    señorío cumple pagando a su Administrador, vigilando su trabajo y exigiendole rendicion de cuentas a traves de las diputaciones. Un abrazo y lealtad.

  21. Antonio Garcia Trevijano says:

    al 18

    Querido Pepe, tienes razon.

    ¿Como se me iba a escapar el terror de la denuncia falsa, el terror de la ley de sospecha que hundió a la Revolucion francesa en el fango del Terror, o la ley de violencia de genero que causará mas victimas femeninas con el terror de los maridos a los Juzgados feminísimos. Para quien sepa la historia real, nungun peligro de rebote se le puede escapar. Siempre repito que la fuente de la sabiduría esta en la experiencia, y por rica que sea la personal, no es comparable con la aprendida en la historia, si esta se mira y se retiene, no como la de hechos pasados, sino como vivencias propias de las pasiones ajenas que son universales y permanentes.

    Si en algo me distingo de los pensadores que me precedieron, es en el conocimiento de la historia y de las pasiones de miedo y de poder. Por eso escribí las “Pasiones de servidumbre”. Sin conocerlas no se
    comprende el pasado ni el presente, ni el de nuestra propia vida ni la del Estado.

    Cuando se consumó la traicion de los partidos, y despues de escribir aceleradamente “La Alternativa democrática” (porque temí ser asesinado), dedique años a la acumulacion de conocimientos cientificos en antropología, etimología, prehistoria, etiología, neurofisiologia y caracterología, para construir una teoria pasional del Estado. Hasta que me dí cuenta de que las ideologías reducen la experiencia de las pasiones a las colectivas (nacionalimso y socialismo)Desde ese instante pensé que lo urgente era anular la pasion nacionalista, y escribí el “Discurso de la Republica”. Y al terminarlo supe que necesitaba investigar las bases reales del conflicto entre la pasion de libertad y la pasion de igualdad. Para superar ese problema escribi la “Teoría pura de la democracia”, intentando cociliar a Montesquieu y Rousseau a traves de las dos pasiones politicas por antonomasia.

    Ahora, empujado por la necesidad de accion política, me encuentro arrojado a un terreno desertico para buscar en él los secretos de la Republica sin adjetivos. Lo de Constitucional se lo presta la democracia. Pero lo de Republica, nadie lo había definido, salvo con entelequias morales. Por ello busco la clave del enigma en la parte del Estado que no está elegida, en su parte invariante (termino muy preciso en la terminología estructuralista). Y, al toparme con el problema jerarquico, encuentro la solucion no en una virtud como la de prudencia o de justicia, sino en la madre de todas las virtudes, la lealtad. El problema se reduce a garatizarla, como hice con el de la libertad pollítica. Si no contara con el MCRC creo que no lo habría conseguido. De ahí mi deuda con los que me acomprendeis más y mejor.Con toda mi amistad, te abrazo de corazón.

  22. Pla (Club Republicano 3) says:

    Estimado D. Antonio:

    Confieso que me ha producido una cierta perplejidad el planteamiento. Nunca lo había pensado así. Algo he pensado alguna vez sobre este asunto, pero los valores para la mejor actuación de administrativa en los que me he educado, teóricos y prácticos, responden más bien a la jerarquía como principio regulador y a la organización de cuerpos de funcionarios organizados jerárquicamente, sobre la base de la división del trabajo por funciones.

    Nunca había pasado de la consideración de la “lealtad” como pura virtud. Más aún, siempre la

    Realmente me ha parecido muy acertado el planteamiento de la lealtad hacia la sociedad aplicado respecto a las Administraciones Públicas.

    Con toda lealtad,

    Salud y República Constitucional

  23. David Serquera says:

    Queridos amigos,
    En ningun momento he dudado de la sabiduria de Antonio, se de sobras lo que esta intentando hacer e intuyo los problemas que va a resolver y los malentendidos a que responder. Me adelanto a estas criticas y planteo problemas que se ya estan resueltos en la mente de D. Antonio porque tengo pasion por sus explicaciones. No es mi intencion dudar sino conocer, no pretendo presionar, sino conversar, construir y lejos de mi esta el escepticismo. Pasion de verdad y lealtad guian mi curiosidad.
    Un abrazo.

  24. Luis Sanchez de Rojas says:

    A don Antonio:

    Lamento haberle hecho perder el tiempo con un asunto, en modo alguno, transcendente.

    La fórmula para salvaguardar la lealtad de los funcionarios a la Sociedad: ” instancias de rápida resolución no adscritas al cuerpo administrativo afectado” o sea procedimientos sumarios para resolver, por autoridad imparcial, los escasísimos conflictos que se plantearían, es sencillamente genial.

    No comprendo la salvedad de los funcionarios judiciales en el párrafo sexto.
    No sé si tiene relación con las tres funciones del Estado, la única peculiaridad de los funcionarios judiciales es que deberíamos estar vinculados únicamente con el órgano de gobierno del Poder Judicial, y en ningún caso con el Ejecutivo.

    Es obvio que en la República Constitucional no habrá Ministerio de Justicia.

    Salud y Lealtad.

  25. Antonio Garcia Trevijano says:

    al 16

    Querido y muy querido Messagein

    He dejado pasar algun tiempo para reponerme de tu inyeccion de optimismo inteligente a la desconocida y obscura labor de creacion. Parece que tu estás llamado a padecer tambien esta infernal pasion.

    Es cierto que tu impaciencia alteró el curso de mis pensamientos. Pero tambien lo es que me has obligado a dar una concision tan grande a la lealtad, que he tenido que ir por derecho a su médula, antes de haber ideado el carácer sistematico de su garantia institucional. Esto ha producido la pregunta de David, muy facil de responder por mi conocimiento exahaustivo de las cosecuencias terrorificas que tuvo la ley de sospecha, en la Revolucion Francesa.

    Voy a contarte, con un ejemplo, hasta que punto me precupan las denuncias falsas. Antes de convertirse en Dictator, el Presidente Macias recibía continuas informaciones de que sus propios ministros querian derrocarlo. Y en mi segundo viaje a Guinea me contó sus sospechas. Como yo sabía que todo era falso, y que su origen estaba en las rivalidades tribales, le di este consejo: “promulgue mañana mismo una ley que castigue a los falos denunciadores co la pena que habría correspondido al calumniado de ser cierta la denuncia”. No lo hizo, escuchó lo que temía y sabes su dramático final.

    De otro lado, mi excesiva concision en un tema tan nuevo, ha provocado el despiste de Pla, Villamaren y Pedro, confundiendo la lealtad con una virtud más o con LA virtud. Cuando he precisado que es la madre de las virtudes, una pasion genética que en la tribu originaria de la humanidad era mas fuerte que el gen egoista. Sin lealtad, la socialibilidad humana no se habría diferenciado del gregarismo.

    Luego contestaré a cada uno de los despistados por el virtuosismo de la lealtad, pues la fuente de su confusion no esté en mi texto, sino en el distinto grado de autosatisfaccion de sus nobles cabezas.

    Se esta consolidando en vosotros un nucleo duro de lealtad y amor a la verdad que hara imposible la destruccion desde dentro del MCRC. Y desde fuera, ¡que lo intenten! Siempre vuestro Antonio.

  26. Lorenzo Alonso says:

    Tenía escrita esta contestación para el artículo anterior, pero se adelantó con el siguiente artículo, y como soy funcionario, me ha dejado soñando en que un dia puedo pertenecer a ese cuerpo de funcionarios.
    No obstante a la luz de los dos artículos he pensado en posibles diferencias entre una república y otra:
    1.- la forma de contratación del personal, su calidad técnica y su lealtad hacia la sociedad a la que tiene que servir;
    2.- la dimensión del Sector Público (no es lo mismo dirigir una nación con un Sector Público que controla el 50% del PIB (como el caso francés o español)que otra que solo controla el 20% de dicho PIB);
    3.- la calidad de los servicios que presta (hoy dia es un signo distintivo del nivel de desarrollo de una nación ciertos Hospitales y Universidades);
    4.- las formas de intervenir en la economía y en la vida de las personas (desde la libertad casi total hasta la concesión o autorización para realizar una actividad normal);
    5.- los tipos de organización de los servicios ( desde los Departamentos europeos fuertemente jerarquizados hasta el sistema de Agencias y Administrataciones Independientes americanas famosas en el mundo entero por su eficacia y por el personal a sus servicio, como por ejemplo: CIA, FBI, NASA, SEC (Comisión de Bolsa y Valores), EPA (Agencia de Protección Ambiental), USPS (Servio Postal de EE.UU.), La Oficina del Censo, etc.).
    Espero que estas reflexiones le ayuden.

  27. Antonio Garcia Trevijano says:

    al 24

    Querido Luis

    La salvedad de los funcionarios judiciales la he incluido, aunque no era necesario, a causa del mal entendido que pudiera producir mi adhesion al comentario de Crítico. Como ya dije, no estaba pensando en ellos, sino en los funcionarios de ventanilla. Tan obvia es la salvedad, que tu mismo has intuido la causa. Los funcionarios judiciales no estaran regidos por el Estatuto de funcionarios, sino por la ley que regule el sistema juidicial. Has entendido a la perfeccion el mecanismo de proteccion a los funcionarios leales. Y algo parecido se meterá tambien en la ley reguladora del sistema jucdicial. No solo debe desaparecer el Ministerio de Justicia, sino el Fiscal General del Estado y el Tribunal Constitutional.

    Vuestra presencia en el MCRC es fundamental. Gracias por todo lo bueno que estais ya haciendo.

  28. Antonio Garcia Trevijano says:

    al 26

    Querido Lorenzo

    Cuando pase lo que ha ocurrido, debes escribir dos comentarios separados. Pues tengo la costumbre de revisar los del artículo anterior, y contestar alli mismo.

    De todos formas, he comprendido dos cosas. Que sabes de lo que hablas y que es diferente el tipo de lealtad a una empresa privada (contratada para algun servicio publico). Como dice Mesaagein los asuntos de desarrollo practico de un principio los hareis los equipos tecnicos en el monmento adecuado. Pero todo lo que dices tiene mucho interes. Un abrazo

  29. Rafael Serrano says:

    Desde que traté de comprender mi entorno,me ha abrumado la impresión de que un tétrico eterno retorno parece envolver los acontecimientos y formas políticas que han asendereado la historia contemporánea de España.Monarcas mezquinos,guerras civiles,autocracias militares,repúblicas quebradizas,restauraciones oligocráticas,jalonan con recidiva sucesión una mortificadora existencia nacional.
    Por eso,el estudio de su obra y el seguimiento de su trayectoria,no me han permitido admitir la claudicación de un pensamiento que propugne y defienda una vida colectiva digna,libre e inteligente,frente a la abrumadora e idiotizadora propaganda de los privilegiados de lo establecido.Sé que la lealtad a unos principios asentados en la cordura y la coherencia,incordia a un Régimen en el que prevalecen imposturas y oportunismos.
    Y por eso,me entusiasma que haya erigido la nobleza de voluntad de la lealtad,como principio orientador del Estado republicano.Sólo me queda alentarlo en la consiguiente articulación institucional de un ideal liberador cuyo fenomenal empuje,cristalizará en la necesidad de realizarlo plenamente.
    Gracias por su ingente labor,D.Antonio.

  30. pepe fernández says:

    hablando de la elaboración de los grupos de discusión tecnica, que ha citado D. Antonio, aprovecho para comunicarle a los miembros del MCRC que David Serquera y servidor hemos empezando la colaboración para incorporar la Teoria Pura de la Democracia a la organización y administración del sistema científico y universitario de nuestra futura Patria Republicana separado e independiente del poder político ministerial.

    Va dedicado a todos vosotros con Lealtad.

  31. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Rafael

    Acepto tus cumplidos, porque siempre he sabido que mi vida era y tenía que ser la encarnacion de los ideales nobles que sienten en sus almas millones de personas, sin ocasion de manifestarlos ni, mucho menos, de realizarlos. Sabía que de mi resistencia dependía el despertar a la libertad y a la vida de la verdad en otras generaciones. Y sin embargo, no me conformo con ser una referencia. Quiero ser motor de la accion hacia la Republica Constitucional, aquí iniciada, pues aunque no la vieran mis sentidos ya ha comenzado sentirla mi alma republicana gracias a vosotros. El MCRC tiene vida, la vuestra.

  32. pepe fernández says:

    Por supuesto, en mi mensaje anterior, se entiende que es un colaboración abierta, a la que están invitados los miembros del MCRC que tenga conocimiento y experiencia en el tema de la gestión y administración universidad y ciencia.

    Estoy a vuestra disposición en: pepefdezesp@yahoo.com

  33. pepe fernández says:

    Tambien es evidente que este trabajo se hará público y sera modificado de acuerdo a la decisión e interés del MCRC

    un abrazo

  34. CuestiON says:

    Señoras y señores:

    El tema de la fiscalía en estas reformas que se pergeñan me parece apasionante.

    Pido pareceres y la opinión de don Antonio más allá de la desaparición del Fiscal General del Estado (o Lacayo Cooptado, a lo que parece).

    Buenas noches

  35. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Pepe y David

    Eso es lo que espero de los miembros del MCRC. Que tengan inicitativas como las vuestras, sin esperar que alguien se las pida. Y poo supuesto no falta decir que los equipos seram abiertos los que tengan
    algo que aportar a la materia propuesta.

  36. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Cuestion

    La solucion a la humillante condicion estatal del Fiscal es muy sencilla. Una sola oposicion, una sola carrera judicial, un solo cuerpo, una sola division: Jueces instructores y Magistrados sentenciadores. Si el Gobierno o cualquier departamento estatal tienen necesidad de ser defendidos ante la Justicia, para esa funcion se bastan los abogados del Estado.

    Es escandaloso que el poder ejecutivo tenga la mano metida, con los Fiscales, en la administracion de Justicia. La preparacion tecnica de Jueces y Fiscales es la mimsma. Basta con unificarlos. Bien conozco el tema, sobre todo desde que lo estudié a fondo para defender como abogado a la fiscal María Dolores Marques de Prado, esposa de Javier Gómez Liaño, contra el expediente sancionador que le incoo ilegalmente el gobierno Aznar y que, naturalmente, ganó tan encantadora y gentil señora.

  37. Mariló says:

    A don Antonio:
    Tiene usted toda la admiración y el respeto de esta funcionaria honesta y frustrada, a la que le encantará que se lleve a la práctica la existencia de una institución que garantice la lealtad que debemos los funcionarios a la sociedad y que yo siempre he procurado tener presente.
    Para mi, también es la lealtad la madre de todas las virtudes

  38. Antonio Garcia Trevijano says:

    Mi querida Mariló

    Si tu supieras el bien que me haces, si conocieras mi vida de abogado, teniendo que disimular mis conocimientos juridicos para no perder los pleitos,
    si pudieras ponerte en mi lugar, comprenderías mi asombro de que una modesta y buena funcionaria haya comprendido por instinto lo que casi la totalidad de filosofos y profesores de ética confunden con la fidelidad. ¡Como me gustaria conocerte y abrazarte, mujer leal! ¡Que leccion a tantos republicanos fieles a la II Republica y desleales a la causa de la Republica! ¡Que hermoso es el MCRC!

  39. Isidro says:

    Aunque me voy a desviar un poco del tema,yo sigo enviando mis flechas a ver si hacen diana.Hoy me ha publicado esta carta al director en Diario de Avisos,2ºperiódico en tirada de la provincia de S/C de Tenerife.

    VOTES A QUIEN VOTES SIEMPRE SALEN LOS MISMOS

    Y para muestra un botón…o mejor,4 ó 5.Ya es hora de abrir los ojos y quitar el falso ‘halo’ democrático que envuelve a todo lo relacionado con la política en este país,región ó municipio.

    Es fácil demostrar que los partidos políticos son organizaciones profundamente antidemocráticas.
    Las listas de candidatos a las elecciones,se supone que para representarnos ,las eligen los rectores de cada partido,los militantes ahí no pintan nada,y nosotros,votantes de a pie…ni existimos.Si los nombres que van en esa lista no los elijo yo(ni usted que me lee),¿cómo coño puede nadie decir que son nuestros representantes?.Para que alguien me represente a mi,tendré que elegirlo yo,de lo contrario representará a otro.En este caso,las listas que van a las elecciones, representan,de cajón,a los jefes de los respectivos partidos políticos.Así pues,no hay representatividad de la sociedad civil ni en el parlamento,ni en las Autonomías ni en los Ayuntamientos…¡toma ya¡.
    Como no hay un solo político en el país que sea elegido por nosotros,nunca saldrán los que nosotros queramos.Siempre serán estos sustituídos por los que rellenan las distintas listas electorales,el sistema más antidemocrático y garantista de corrupción que existe.En esto creo que no hace falta dar pruebas…son evidentes.

    Para verlo más claro,voy a poner uno ejemplos de que siempre estan los mismos en el poder.Empecemos por Paulino Rivero,alcalde del Sauzal desde 1979(no se cansa),aparte de un sinfín de cargos públicos en la comunidad autónoma y en la estatal.
    Miguel Zerolo,concejal en el Ayto. de Santa Cruz de Tenerife desde 1979(otro que tampoco se cansa),aparte de distintos cargos en el Cabildo y gobierno de Canarias.Desde 1995 es alcalde de Santa Cruz…y seguirá.
    Adán Martín,teniente-alcalde del Ayto. de Santa Cruz desde 1979.Ocupó la gestión de Urbanismo(buen sitio)en las legislaturas 1979-1983 y 1983-1987.Se le suma el correspondiente ‘rosario’ de cargos en gob.de Canarias, Cabildo (donde fue presidente),hasta hoy en que es presidente de la CCAA.
    Macario Benítez Gil,alcalde del Rosario desde hace 6 legislaturas…y dice que vuelve a presentarse.
    Isaac Valencia,edil de urbanismo 4 años y 23 de alcalde en La Orotava.

    El sistema de listas de partido señores,perpetúa a los mismos en el poder, porque no nos dan la oportunidad de elegir quien debe ocupar ese poder.Ya están elegidos antes de las elecciones…y no por nosotros.Por eso,el sistema que vivimos no es una democracia;por mucho que esa palabra la utilicen todos los medios de masas y nos la repitan hasta la saciedad.No vivimos en democracia,y hasta que no lo veamos claro,seguiremos con la venda en los ojos.Una venda que nos renuevan por una más ‘fresca’,cada 4 años cuando nos llaman a las urnas;porque nos necesitan para perpetuarse en el poder,y eso es lo único que puede salvarnos.
    Tengo la vista sana y no quiero más vendas,por eso no volveré a votar en esta farsa que llevamos 30 años viviendo.Y hago desde aquí un llamamiento, a todo aquel que lea esto, a quitarse la venda.Pido la abstención,cuanto más alta mejor.Queremos elegir a quien nos gobierne,¿es mucho pedir?…pues hasta ese día no comenzará la verdadera democracia.

  40. Mariló says:

    A don Antonio:
    Y usted me parece a mi un ser humano excepcional, no sólo por su sabiduría, sino por su bondad.
    No sé cómo agradecerle sus cariñosísimas palabras.
    Con mi modestia y, pese a que mi cultura sea, por desgracia, muy deficiente, procuraré ayudar en lo que pueda.
    Lo de la lealtad, lo sé no sólo por intuición, sino porque es lo que me inculcaron mis padres y, en especial, mi padre, cuando aprobé la oposición.
    Aunque no siempre lo consigo, lo tengo presente cuando atiendo a mis semejantes. Me gusta sentirme útil a los demás y a mi país. No es retórica. Lo digo de corazón.
    Me da demasiada vergüenza conocerle.
    Un abrazo.

  41. Antonio Garcia Trevijano says:

    al 22

    Querio Pla

    Me ha decepcionado tu conservadurismo intelectual, que no esperaba de un hombre culto. La inteligencia crítica debe aplicarse en toda clase de estudios y lecturas. Y siempre hay que estar en guardia con la
    propension de la mente a confundir la verdad con las primeras noticias o conocimientos que adquiere. A mi edad continuo teniendo esta precaución.

    Que no conocieras la dimension ontólógica que tiene la lealtad para el ser social, es natural en la cultura española y carece de importancia. Pero es imprudente que, en uno foro como este, te creas con autoridad para suponer que mi pensamiento sobre la lealtad puede ignorar el principio de jerarquía que ordena la organizaciones de la Administracion. Creo que no has comprendido mis dos ultimos artículos. Con mucho afecto y lealtad.

  42. Miguel de Mallorca says:

    Estimado D. Antonio:

    Como no quiero robarle ni un minuto del tiempo que precisa para seguir con la creación de la Teoría de la República, decirle solamente que la pasión que pone en su labor se está extendiendo a velocidad de vértigo entre los miembros del MCRC.

    Para observar lo que digo basta con leer los comentarios de MessageInOut, Pepe Fernández o CuestiÓN y, desde luego, los de Mariló (eres un ejemplo de humanidad, bondad y tenacidad y responsabilidad en el trabajo, querida amiga).

    Para David y Pepe:
    Enhorabuena por vuestra iniciativa, que contribuirá sin duda a crear vínculos de unión mayores entre los miembros de este maravilloso MCRC. ?nimo!!!

    SALUD Y LEALTAD.

  43. Isidro says:

    D. Antonio,todo esto que he leído quiere decir que la famosa frase de que ‘el hombre es bueno por naturaleza’,significa que es bueno porque es leal,¿no?.Pienso que puede ser así.

    En cuanto a lo del gen egoista,pienso que la lealtad se lleva,como todo,en los genes.Pero estaría en el mismo escalafón que lo del gen egoista,ni más arriba ni más abajo,así lo veo yo.

    Cambiando el tercio;he notado que cuando le hablas a la gente de abstenerte en las elecciones,ya me ha pasado unas cuantas veces que lo primero que me dicen es:’pues entonces no tienes derecho a quejarte’.Mi respuesta es que si pago la contribución,la basura y hago la declaración de la renta,¿por qué no me puedo quejar?.Me gustaría conocer su análisis sobre esto,sobre todo esa coincidencia de la gente en que ‘no puedes quejarte’.Nada más,saludos leales.

  44. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Isidro

    La tesis de Rousseau sobre la bondad natural, y la maldad social, estuvo motivada por la moda del “buen salvaje” que exhibian las sociedades filantropicas europeas. Pero no tiene bases cintíficas. Si empleo la expresion lealtad genetica, no es porque se haya descubierto su gen, que no pienso que lo tenga, sino porque en los primeros grupos humanos debío actuar como una fuerza instintiva. Me baso en que la tribu no conocía la responsabilidad de los indiividuos, sino la del grupo, para quien aquellos eran como para nosotros los disntintos miembros del cuerpo. Tampoco le doy excesiva importancia al gen egoista. Pues, aparte de que tampoco es una tesis pacifica, el altruismo es la forma mas inteligente de egoismo.

    En cuanto al no te quejes, respuesta: “no entendeis nada, me quejo contra los votados porque no tengo posibilidad de hacerlo contra los que los votan. Sois benditos, os engañan y os molesta que otros mas listos no nos dejemos. Abrazos.

  45. Thulio says:

    A Isidro. Acabas tu duda con la respuesta: “si no votas, no tienes derecho a quejarte”. Quienes detentan el poder o el mando no han sido elegidos bajo el criterio de servicio al Pueblo, sino de su provecho particular. Sus acciones no responden a la idea de lealtad, sino de fidelidad exclusiva al partido. Si sale como más votado, cree que se lo debe a su lista, no a sus votantes y concibe traicionarlos, pero no a su partido.

    Sus errores se disculpan por la falta de apoyo civil, sus pocos aciertos se valoran como gestas épicas y su mediocridad diaria se excusa como “envidia nacional”.

    Nadie de los politicastros de los últimos decenios merece el apelativo de hombre de estado. Sus acciones han sido ruines, desleales, inmorales, nefastas para la ciudadanía. No han corregido los grandes y contumaces males de la sociedad española. Ni la cultura, ni la administración, ni el orden, ni la sanidad, ni la justicia, ni la investigación han salido de su pésima situación.

    Si no votas, no puedes quejarte, pero si votas sólo puedes quejarte. Mal futuro tenemos, si nunca cabe la celebración la honra y la exaltación y todo se reduce al derecho de queja.

  46. MessageInOut says:

    Apreciado Thulio:

    Tanto si votas, como si no, tienes derecho a quejarte,porque pagas toda la corrida: toros, toreros, picadores, banderilleros y plaza de toros.

    Y a lo que tienes derecho adicional, respecto a los que votan, es a no sentirte responsable directo de lo que hagan esos criminales con el voto de los incautos.

    Te pondré un ejemplo de lo que está siendo mi campaña contra CiU (contra los demás, también tengo mis campañas específicas). Escribo en todo lugar en donde se me admita que cualquiera que vote a CiU el 1 de noviembre, sabiendo que ha robado el 3% de todas las obras y servicios adjudicados por la Generalitat estos 23 últimos años, está en algún pecaminoso grado de connivencia delictuosa con ellos. (No tengo miendo de demandas judiciales por decir esto,porque el mejor notario de toda Cataluña, el Molt Honorable president de la Generalitat de Catalunya lo dijo así de claro en sede parlamentaria, y CiU no sólo no lo llevó ante los tribunales, sino que le suplicó un ominoso silencio).

    Vengo a decir: el voto ciudadano no es inocente, sino responsable de todos los actos de sus votados.

    Teniendo en cuenta Gales de PSOES y comisiones sobre sueldos de funcionarios de ERC(también públicamente documentado), aparte de crímenes contra la humanidad de partidos comunistas, fascistas y mediopensionistas , verás que la única manera de no ser cómplice de algún crimen es NO VOTAR.

    Es cierto, y es así.

    Un saludo.

  47. Isidro says:

    Gracias a todos por sus comentarios.Encontrar argumentos contra los que me niegan el derecho a quejarme es fácil,facilísimo.Pero hay algunas frases sencillas que llevan implícita mucha sabiduría y razón sobre este asunto.Me quedo con la de Thulio ‘Si no votas, no puedes quejarte, pero si votas sólo puedes quejarte’.

    Saludos

  48. Isidro says:

    Aunque este quizás no sea el sitio para hacer crítica periodística,como ya se ha hecho alguna vez,no puedo evitar criticar el artículo de Javier Marías en El País Semanal de hoy.He mandado a EPS esta carta:

    Habla el señor Javier Marías en su último artículo en EPS sobre la incontinencia que provocan tanto el móvil como los correos electrónicos en sus colaboradores.Ya que supongo que esto no me lo van a publicar,¿no podrían ponerlo en Fe de Erratas?,porque incontinencia es la enfermedad que consiste en no poder retener la orina;la otra acepción del diccionario de la RAE dice:falta de continencia,especialmente en el refrenamiento de las pasiones de la carne.
    O sea,que el movil y los mail producen,o bien ganas de follar ,o que te dejes mear por las patas’ pa bajo’.Y resulta que el tal Marías es miembro de la Real Academia de la Lengua Española.No me digan que esto no es para mear y no echar gota.

  49. Alejandro Garrido says:

    Amigo Isidro:

    Suficientes argumentos se han dado ya. Me permito darte uno más.

    Contra la erronea creencia de que votar es un deber o por lo menos eso dicen los felones propagandistas detentadores del poder, lo cierto es que es un derecho y por cierto conseguido con no pocos sacrificiosa lo largo de la Historia.

    Jamás un derecho puede ser un deber.

    Salud y Republica Constitucional

Los comentarios están cerrados.