MODO DE SER REPUBLICANO

La forma de un vaso no inhiere la sustancia líquida que contenga. Pero la forma de Estado es inherente a su contenido. Es más, las formas monárquicas o republicanas, por representar opuestas concepciones del poder y del mundo, no solo se traducen en la organización y funciones del Estado, sino que determinan, en las personas sujetas a su jurisdicción, opuestos o contradictorios modos de ser y de estar en sus vidas.

La tesis de la accidentalidad de la forma estatal -un canto de cisne del oportunismo preventivo de cualquier Régimen político-, no contempla las diferencias entra el modo de ser y de estar, porque parte del supuesto marxista de que la administración del Estado pertenece a la clase dominante. Y si la conducta de ésta es invariante en la Monarquía y la República, parece lógico deducir la accidentalidad, para ella, de la forma de Gobierno-Estado.

La teoría pura de la República tiene que definir el modo de ser republicano, afrontando la dificultad de no contar con antecedentes en la filosofia política. Pues, hasta ahora, los no accidentalistas se declaran monárquicos o republicanos, sin que esa identificación esencial de su ser personal se haya manifestado, en las existencias individuales, con modos diferentes de estar en la Monarquía o en la República.

Trataré de resolver teóricamente la contradicción entre el ser republicano y el estar monárquico, así como de señalar los efectos específicos de la discordancia entre el modo de ser y el modo de estar. Una discordancia que causó en la República española la comedia de la primera representación federal y la tragedia de la segunda representación parlamentaria, como ahora causa el drama de la degeneración de España en esta Monarquía de unos Partidos que creen poder ser republicanos, porque alguna vez lo fueron, ¡estando hoy, para siempre, monárquicos!

Las relaciones de poder son modos de ser y de estar los entes políticos. El modo de ser republicano es tan real (ontológico) como el modo de ser monárquico. Ninguno de ellos es puramente conceptual o idealista, aunque representen ideales de vida social en el Estado. El modelo de la Monarquía resuelve el problema de la duración de los reyes haciendo prevalecer en el Estado la estabilidad del estar sobre el dinamismo del ser. Ese mismo afán de permanencia hace que los partidos republicanos, sacrificando su ser dinámico, se hagan órganos del Estado monárquico. La partitocracia está más cómoda en la Monarquía porque su provecho no depende del albur de una elección popular del Jefe del Estado. En las Repúblicas de Partido no hay tal riesgo: sus Presidentes pertenecen a la partitocracia que los elige.

Sólo alcanzan autenticidad las vidas personales y colectivas cuyo modo de ser determina su modo de estar. El ideal estoico, y aun más el epicúreo, modos de ser sin estar, renuncian a una vida plena, apartándose de la política para cultivar el jardín privado. Pero sin vivir la plenitud de todas las dimensiones de la vida colectiva, ese ideal no logra dar autenticidad a las vidas personales. La indiferencia a la libertad política, producto de la miopía del egotismo, renuncia a gozar de los placeres provenientes de la libertad ajena. La dignidad de la República Constitucional hará innecesario refugiarse en la dignidad estoica de la existencia personal, como obligan las dictaduras y partitocracias a las personas nobles, pero sin capacidad o valor para combatirlas en nombre de la democracia.

El posibilismo de la adaptación a la circunstancia política es un modo muy español de estar sin ser. La célebre fórmula orteguiana –la del “yo soy yo y mi circunstancia“-, literalmente copiada, sin decirlo, de Max Stirner, el filosofo del egoísmo metafísico del Yo Único, retrocede la concepción de la vida colectiva a los tiempos míticos o legendarios donde el individuo no podía modificar su circunstancia tribal.

Tampoco se resuelve el problema de cohonestación de los modos de ser y de estar en la política, con las reflexiones del moderno filosofo inglés Oakeshott, pues su consideración de los modos de ser y estar como puntos de vista, le condujo a una separación entre el modo práctico, el histórico, el científico y el poético. Una separación que la teoría pura de la República no puede aceptar porque ella misma se define desde una perspectiva vital que integra la acción republicana de la libertad política en la historia, la ciencia y la poesía.

Y ese es, precisamente, el modo de ser del “Movimiento de Ciudadanos hacia la República Constitucional“. A diferencia de la retórica republicana de los partidos legitimadores y estabilizadores de la Monarquía, la esencia del MCRC es incompatible con cualquier modo de estar en la vida pública, si no es para disolver el modo de estar monárquico, abriendo una fase de libertad constituyente, mediante la acción cultural y política más adecuada, para que el futuro modo de estar en la República venga determinado por el modo de ser republicano. Un modo de ser dinámico porque la República, a diferencia de la Monarquía, es un proceso abierto a la innovación.

Anuncios

24 thoughts on “MODO DE SER REPUBLICANO

  1. Francisco says:

    En este artículo, se contrasta el ser dinámico de la futura República Constitucional con la quietud estática y estatista de los integrantes (y beneficiarios) de la actual Monarquía de Partidos.

    Además, añade una virtud personal del disfrute particular de la la felicidad ajena, lo cual aporta una capacidad adicional a la consecución de la plenitud personal. En este sentido, es una mejora y superación de ideales de la filosofía de la antigüedad (estoicismo y epicureísmo) que buscaban la felicidad plena mediante una retirada del mundo, negando así la dimensión social de la felicidad del ser humano. Es decir, al implantar la República Constitucional no sólo haremos más felices a los españoles sino que nos haremos más felices nosotros mismos en el proceso, no sólo como españoles, sino como seres humanos.

  2. Alejandro Garrido says:

    Querido Maestro:

    Sólo corroborar, con hechos que me suceden a diario, las claras y precisas reflexiones de este articulo.

    La actitud hacia mis semejantes en todos los ambitos de mi vida ha experimentado un cambio importante. Y no porque tuviera prejuicios, sino porque no me entendian y me desesperaba.

    Esto último me hizo pensar que sería difícil tratar de alcanzar mi desarrollo y felicidad personal. Pensé firmemente en retirarme a cualquier lugar recóndito y refugiarme en mis libros, etc.

    Ahora con más conocimientos (antes casi siempre eran intuiciones) comprendo la posición del otro y con mesura y paciencia voy dejando retazos para hacer pensar a los que me rodean.

    Parte del problema es que la gente está muy acomodada a su situación. Lo que no alcanzan a comprender es lo que puede llegar si esto sigue así. El sistema los aliena.

    A mi, no. Yo he decidido luchar por primera vez por unos ideales en los que creo firmemente porque tienen una base más que sólida.

    La recompensa por esa nueva manera de ser es absoluta y continua.

    Eternamente agradecido por haberme allanado el camino, te mando mi abrazo más leal

  3. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Alejandro

    Aparte del placer que siento por haber ayudado con mis pensamientos a encontrarte a tí mismo, lo que mas me satisface es que hayas comprendido la novedad que la filosofía no ha vislumbrado respecto a lo que es ser y estar en la vida politica y social. Esto me hace suponer que no será una quimera nuestra tarea de educar a las masas en el nuevo concepto vital de la Republica Constitucional. Sobre vosotros recae la paciente labor de su divulgacion. Ten la seguridad de que estais ya compartiendo conmigo los ideales culturales de la Republica moderna. Te abrazo con la nobleza de esos ideales.

  4. Vicente Dessy Melgar. says:

    Querido Maestro,

    de nuevo gracias por su pensamiento. Es tan generalizada la confusión sobre la importancia de la política que la gente no es consciente que es en ella donde se juega y se halla la plenitud de la propia vida y se apartan de la política las personas mejor formadas engañadas por la propaganda y la ideología que les ha hecho creer que era política lo que sólo era consenso o mera oligarquía. La República Constitucional abre un período maravilloso en la conciencia pública que reivindica y devuelve su verdadero nombre a la política y que une el nombre de España con el de democracia y verdad , como aquí se ha dicho y que desde la lejanía se escucha con emoción. Sin libertad política y sin democracia no hay vida plena. Lo vivido en España desde la Transición es pura ficción y vida inauténtica.

  5. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Vicente

    Siempre leo tus comentarios poniendome en lugar de los españoles que residen en paises extranjeros. Sobre todo en los de habla española. Puis ahi podeis sentir, por primera vez, la emocion de que no es el pensamiento salido de EEUU, ni del Reino Unido o Francia, el que descubre la falsedad institucional de la politica europea y el modo republicano de ser generador de cultura, verdad y libertad. Con la dictatura primero y la Monarquía de Partidos despues lo espanol nada hermosos o ejemplar podia comunicar al mundo. Solo mentir para ocultar la realidad de España. Ahora el MCRC es un orgullo para vuestro sentimiento hondo de la patria. Gracias por todo el apoyo y afecto que me dais sin reserva ni medida.

  6. Vicente Dessy Melgar. says:

    Querido Maestro,

    Gracias a usted, de corazón. Ayer mismo, hablando con un amigo mexicano pude sentir la emoción que Usted dice de hablar del nombre de España por primera vez acá como sinónimo de verdad, libertad, orgullo y decencia. El mismo ya entra y me ha pedido todas las páginas que tengo fotocopiadas para leerlas con calma y quiere escribirle. Realmente mi gratitud hacia usted es infinita. Ya lo sabe pero ayer hablando con este amigo podía emocionarme porque sentía cómo él iba descubriendo que sus intuiciones a las que no daba forma, empezaban a hacerlo al hablarle de usted. España ya encabeza la decencia pública y es un honor estar aquí. Un abrazo fuerte y leal

  7. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Vicente

    Dile a tu amigo mexicano que puede participar en este blog y en este Movimiento con legitimidad, pues aunque la causa de la nueva Republica Constitucional sea española, su valor es universal. Del mismo modo que se integró el idealismo mundial en defensa de la Republica española durante la guerra civil, mediante la brigada internacional, aún mas hermososo sería que, en la paz, se integrara aquí una brigada civil en defensa de la verdad y la libertad politica en España. Sería otro hecho historico sin precedentes. Que tu amigo de el primer paso. Otros le seguiran. Saludalo y abrazalo de mi parte.

  8. Vicente Dessy Melgar. says:

    Querido Maestro,

    Así lo haré y me consta que la página se lee cada vez más en México. Un fuerte abrazo

  9. Antonio Fenández Sáez says:

    Chapeau,querido Presidente.Wer sind ja einig(estamos de acuerdo,como dicen los habitantes tudescos).
    Repito o parafraseo:Laforma de Estado es inherente a su contenido…nada de accidentalismos…denuncia a la los Partidos que ejercen de vez en cuando una vacua retórica Republicana mientras arrebatan su botín al estado monárqico de partidos al cúal mantienen y saprofitan…gran diferencia entre modo de ser y modo de estar..solo alcanzan autenticidad las vidas personales y colectivas cuyo modo de ser determina su forma de estar…la indiferencia ante la libertad política producto de la miopia,del egotismo,renuncia a los placeres de la libertad de los demás;(sabéis lo que esto significa, de la condición humana-Malreaux-.Me vienen algunas palabras del gigante Neruda ¨se me enraizaron en el corazón las alegrias y las penas de los oprimidos)…Una República Costitucional que integra la libertad política con la historia,la ciencia y la poesia.
    solo acabar con un fuerte abrazo republicano salud,verdad y lealtad,recordando dos versos,estoy legalizado para ésto, diciendo sobre este artículo de D.Antonio
    No la toques mas
    que así es la rosa Juan Ramón Jiménez

  10. Rafael A. says:

    Dices:
    “La dignidad de la República Constitucional hará innecesario refugiarse en la dignidad estoica de la existencia personal, como obligan las dictaduras y partitocracias a las personas nobles, pero sin capacidad o valor para combatirlas en nombre de la democracia.”

    Me considero en ese colectivo, el de las personas sin capacidad o valor.

    ¿Considera Vd., o consideráis vosotros, que en este caso sí sería razonable una actitud, en cierto grado reformista, de trabajar en mi puesto de la mejor manera posible, supuesto que sea funcionario, lo cual implica que se apuntala o se contribuye a la permanencia del sistema actual, aunque íntimamente esté convencido de la conveniencia del cambio tanta veces expuesto en este blog y pronunciándome en este sentido en mi círculo de amistades?

    Saludos.

  11. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Antonio

    Tu culto comentario demuestra que mi artículo ha tocado una de las fibras mas sensibles del ser humano. La de la vida autentica que, sin libertad politica en una Republica Constitucional, casi es imposible de alcanzar. Esa vida la estamos inciando ya en este MCRC. Abrazos, con amistad y lealtad.

  12. Antonio Garcia Trevijano says:

    Mi querido amigo Rafael

    Aunque estemos rodeados de corrupcion y basura, la dignidad y sentido estético de la vida nos obliga a ser ejemplares en nuestro trabajo profesional. Sea el que sea. Lo indigno es tomar parte en la farsa politica. Los funcionarios que sienten los valores que estamos promoviendo en el MCRC tienen que ser los mejores, los mas eficientes. Y eso, Rafael, no es ni por asomo apuntalar el sistema o apoyar el reformismo. Significa exactamente lo contrario. La lealtad al servicio y la dedicacion profesional son revolucionarios. Y hace falta mucho valor para ser distinto de los demas. Te juzgas con injusta dureza. Es posible que, sin este MCRC, no tuvieras capacidad para alcanzar una vida digna, Pero valor, te sobra. Tu caso puede ser ejemplar. Debes animar a tus compañeros a ser ejemplares funcionarios. No sabes la gran importancia moral que tiene tu comentario.

  13. Vicente Carreño Carlos says:

    Querido Antonio:

    Las nueve líneas del comentario dirigido a mi tocayo en tierras americanas, tienen una belleza tan grande como hermosa fue la movilización de los brigadistas de todo el mundo. Yo tuve la suerte de conocer a uno de estos caballeros. Se llamaba Pol Hansen, era belga y venía a Totana con frecuencia; culto y generoso, en los años ochenta ya mayor seguía con interés la búsqueda de la libertad y de la justicia por parte de los españoles. Participaba gozoso de las luchas de los jóvenes españoles por la Democracia. Él se entusiasmaba al vernos trabajar todos los días. Rindió un homenaje a la agrupación de Totana tras concedernos la Medalla de Oro de una Asociación Nacional Belga de Brigadistas, todo ello a raíz de una propuesta suya. Conocerle fue una experiencia humana muy gratificante.

    Así pues, y como muy bien dice: ahora es el momento de la brigada civil en defensa de la verdad y de la libertad política en España. ¡Bienvenidos seáis amigos!

    Abrazos.

  14. José A. says:

    Un cordial saludo a todos:

    Y una duda… ¿desde este sitio, se recomienda el voto a alguna candidatura de las presentadas en las eleccioines catalanas del 1 de noviembre de 2006?

    Un saludo y gracias

  15. Crítico says:

    Francisco, mil gracias por los videos del Maestro, no los había visto.
    Antonio, en uno de esos vídeos (entrevista con Sánchez Dragó) dices que hubieses estado mezclado con los españoles que proclamaron la II República, con los amotinados de la Revolución Francesa y con los obreros de la revolución rusa. Y ahí se corta la respuesta, pero parece como si quisieras añadir algo más. ¿Es así o te faltó terminar la frase?
    Me ha emocionado ver los vídeos, la coherencia y rectitud de tu persona a lo largo de todo este tiempo que recordabas. Siempre estarás en mi recuerdo y en la memoria de los míos. Gracias por toda tu labor pasada, presente y futura.
    Un abrazo leal a todo el MCRC.

  16. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Critico

    Tienes razon. Has notado que me faltaba decir lo que mas quería decir. Que habría estado con todos los los rebeldes nobles de sentimientos, pero escasos de sabiduría politica, para orientarlos y conducirlos por el único camino sano, el de la conquista de la libertad y no el de la soberanía nacional o popular, que parten de la misma monstruosidad que la de los Reyes absolutos. O dicho de otro, para convetirlos en revolucionarios. Claro que esto habría sido no una utopía, sino una ucronía. Pues lo que sé de la libertad lo debo a sus errores. Con mi simpatia, te doy testimonio de lealtad.

  17. Pla (Club Republicano 3) says:

    Estimado D. Antonio:

    El “accidentalismo” respecto a la cuestión Monarquía/República se planteó con toda crudeza en España por primera vez en 1868, tras el destronamiento de Isabel II. Prim fue, quizá, uno de los más destacados accidentalistas. También algunos que luego serian eximios republicanos, como Ruiz-Zorrilla, fueron accidentalistas. Y también lo fueron después los socialistas, los anarquistas y los comunistas.

    Lo peor de socialistas y comunistas a este respecto es que nunca fueron republicanos, exactamente. En realidad ellos nunca reivindican la República del 14 de abril de 1931. Si contemplamos su propaganda de la pomposamente denominada “Memoria Histórica”, vemos con estupor que su añoranza se dirige al periodo 1936-1939, es decir, a la infausta guerra civil.

    No me parece reivindicable la IIª República Española, por más que me parezca interesante y, desde luego, un hito a recordar siempre. Siempre que se adopte una posición crítica sobre el periodo. Pero me parece demencial reivindicar el horror de la guerra civil de 1936-1939. Cierto que los socialistas encuentran en ese periodo su primera hegemonía de gobierno en España (Gobierno Largo Caballero y Gobierno Negrín), y que los comunistas sienten nostalgia de la época de máximo esplendor del comunismo en nuestro país.

    Pero su republicanismo es tan leve y tan espantoso como esa añoranza de un desastre nacional como lo fue la última guerra civil.

    Salud y República Constitucional

  18. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Pla

    Es muy oportuno y exacto tu recordatoria de los accidentalistas repoublicanos, es decir, de los republicanos por accidente. Com tambien lo es tu mesurada critica a la memoria historica no de la Republica, sino de la guerra civil. Que pena que esto no pueda decirse por television. Conoces muy bien la verdadera historia de España. Gracias por lo que estás haciendo en este MCRC. Con afecto.

  19. eyta says:

    ser republicano es una mesura de ideologia politica la cual es respetada y aceptada creo que estos tiempos y si es mas en nustro pais que es libre y autonomo pues ser republicano ahora es ser respetado sus saberes, pero antes podriamos decir que se puede ver evidenciado en la guerra civil española que todos eran participes de idologias bastante comunes y no habia participacion de mas saberes………..

Los comentarios están cerrados.