ESTAR LIBRE

Pensándolo bien, esta expresión significa estar disponible para algo o para alguien, estar libre de ocupación, de tiempo, de compromiso, de prejuicios. Está libre quien no esta impedido, obstaculizado o interferido para realizar algo que puede y desea hacer a conciencia. En este sentido, están libres el parado, el joven capaz de procrear (significado etimológico de “liber“), el jubilado en plena madurez, el diplomado sin clientela. Y no están libres los seres adultos irreversiblemente comprometidos con su egotismo profesional o con la libertad política de los demás. Estos últimos, escasos gérmenes de la libertad, no están libres porque son libres esclavos de la libertad política.

El problema de las libertades negativas -las únicas que concibió la Transición española para no poner en entredicho la continuidad de la clase dirigente del franquismo- consiste en que las liberaciones colectivas de obstáculos externos o de interferencias ajenas, ponen libres no solo a los capaces de hacer lo que solo el obstáculo legal o la interferencia social impedían, sino a los incapaces de realizar lo que piensan o desean, bien por ignorancia de las contradicciones personales que implican sus preferencias, o por el primitivismo o resentimiento de sus pasiones sociales.

Cuando las liberaciones que traen consigo los finales de las dictaduras no resuelven el problema de la libertad colectiva –la fundación de un verdadero sistema político-, su acción liberadora no alcanza la dimensión política de la libertad, y se limita a liberar las pasiones sociales antes reprimidas, mediante reformas liberales del mismo Régimen de poder.

La transición española ha consistido en una impaciente maniobra de la clase gobernante para liberar negativamente a masas ignorantes o resentidas, antes de que fueran educadas por la experiencia de la libertad política. Lo que hoy esta sucediendo en temas autonómicos, terroristas, religiosos y de memoria histórica, era científicamente predecible hace treinta años, cuando la libertad política fue hurtada a los españoles, y sustituida por un fabuloso consenso de olvido del pasado y de reparto del futuro, es decir, por una eternización de aquel bastardo presente.

El consenso se ha roto hoy por la misma ambición de partido que lo engendró ayer. Se quiso olvidar el pasado inmediato para que el PSOE pudiera participar en el reparto del Estado franquista, sin cara de traidor, y ser alternancia futura de gobierno. Se recuerda ahora el pasado franquista lejano para identificarlo con la alternancia indeseable del Partido Popular y que una sinarquía de traidores a la República, a la democracia y a España, presidida por el PSOE, baraje y reparta las cartas del Estado Monárquico.

El PSOE quiere liberarse ahora del Partido Popular, como quiso hacerlo del Partido Comunista en la clandestinidad. Entonces era enemigo de la unidad de la oposición al franquismo, porque quería ser el referente académico de la misma. No para derribar al franquismo, sino para ser única alternativa de gobierno después de Franco. El estar libre para gobernar, su disponibilidad para ser única alternativa de poder frente a los herederos del franquismo se la regaló Tejero. Hoy vuelve a la misma pretensión. Y para estar libre de gobernar indefinidamente ha de liberarse, como sea, del obstáculo del PP. Esa es la idea de libertad negativa que patrocina el PSOE. Pero tampoco el PP sabe lo que es, positivamente, libertad política, ni la quiere.

Anuncios

14 thoughts on “ESTAR LIBRE

  1. Francisco dice:

    Este artículo es una aplicación práctica al momento político actual de los post anteriores sobre los conceptos previos de libertad aplicados a la política. Lástima de país. Afortunadamente, el Movimiento de los Ciudadanos hacia la República Constitucional supondrá la ruptura con éste régimen en un futuro cercano y la llegada de la libertad política a España.

  2. Luis Sanchez de Rojas dice:

    Otra maravillosa lección, don Antonio. Gracias.
    Ser “libre esclavo de la libertad política” de momento me parece muy bien. Un honor.
    Pero espero poder respirar, en un futuro próximo,la libertad politica de todos los españoles.
    República y lealtad.

  3. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Querido editor, tu comentario es acertado como siempre. Pero llamo la atencion sobre la distincion entre estar libre y ser libre, que no estaba en los articulos anteriores sobre la libertad. Te deseo la mayor felicidad con tu nueva hija.

  4. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Querido Luis,

    No solo es un honor sino una militancia, sin la que sería imposible que la libertad politica sea portada, instalada y garantizada por un movimiento fundador de la Republñica Constitucional y la democracia. No es cuestion de fe, sino de conocimiento de lo que se hará necesario. Gracias por tu continua amistad.

  5. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    Bravo, Antonio, hablas como un senador romano, como “mi” senador romano favorito, Apio Claudio Craso, “si confundís la libertad con lo que os regalan los tribunos Gayo Licinio y Lucio Sextio, nuevos Tarquinios de Roma, entonces tampoco entenderéis por qué vuestros padres echaron a los reyes”. Un fuerte abrazo, Antonio ( un amigo de ambos te llamaba tribuno como homenaje sinceramente cariñosos hacia tu persona; yo siempre le dije que tú nunca serías un tribuno, sino un auténtico “magistratus” ).

  6. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    Apio Claudio Craso fue el primer republicano que atacó el consenso, cuando combatió el hecho de que fuera obligatorio, constitucionalmente hablando, el que uno de los dos cónsules tuviera que ser siempre plebeyo: “Es como si os impusieran la obligación de elegir alguna vez a quien no queréis. Una ley contra la libertad se impodrá sobre los sufragios, que debieran ser el fundamento de la ley” ( Tito Livio ).

  7. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Querido Martin Miguel

    Cuando no abandonas los dominios que conoces eres grande. No lo digo ahora por tu comparacion de mi verbo con el de Apio Claudio Craso. Eso carecería de importancia si no recordaras al instante que mi vida durante estos ultimos treinta años la he consagrado a combatir el consenso, en nombre de la libertad, sin saber que ese senador famoso hizo otro tanto, cuando supo distinguir entre libertades otorgadas y libertad politica, como estoy haciendo en estos artículos. Tampoco me molesta cuando me llaman tribuno, pues quieren alabarme como orador. Lo que me importa de ti es el fundamento que das desde la antiguedad clásica a mis revolucionarias y modernas ideas sobre libertad y Republica. Vuelvo a decirte que tus comentarios me enriquecen y me hacen por ello muy feliz. Este tipo de colaboracion puede ser muy fecundo. Abrazos.

  8. Isidro dice:

    Este artículo lo envié en Octubre a varios periódicos.No me lo publicaron.Para sorpresa mía,lo publicaron ayer en la Opinión de Tenerife.

    DONDE EST? EL ENGAÑO

    El engaño está en que el sistema político que tenemos fue pactado a la muerte de Franco por los sucesores naturales de la dictadura,y los jefes de los partidos de la oposición en ese momento(F.González,Carrillo y algunos líderes nacionalistas).

    O sea,que los que estuvieron 40 años hablando de ruptura con el régimen anterior,en cuanto olieron a poltronas,poltronitas y coches oficiales,se apresuraron a pactar con los que hasta esa misma mañana habían sido sus más encarnizados enemigos.Eso ya ha pasado más veces a lo largo de la historia,no es nuevo.Algún día habrá que explicar quien le consiguió el visado a Felipe González para ir a Suresnes(como Isidoro) y proclamarse líder del PSOE en el exilio(el CESED,precursor en la época franquista del CESID actual).

    Pactar para resolver un problema lo veo bien,pues se alcanza una situación mejor que la que teníamos…pero,no nos engañemos,aquí no se ha resuelto nada.Sobre todo cuando hablamos de sociedad civil.Seguimos sin resolver lo que se planteó hace más de dos siglos con la Revolución Francesa.

    Si hablamos de políticos ó sociedad política,ahí si que se han resuelto un par de problemas…¡los de ellos sobre todo¡;que consensuaron un sistema de reparto de poder en el que no los echa ni Dios(y mira que tiene poder,o eso dicen).Es un sistema en el que se aseguran salir elegidos siempre los mismos.Lo único que cambia es el porcentaje:unas veces tú sacas el 20%,otras yo el 30% y así siempre…

    ?No nos sacan del poder ni a palos; porque ellos(el pueblo soberano ja ja)no eligen nada Santiago,nosotros somos los que elegimos a quien queramos y les damos unas listas ya hechas (ji ji ji)que tendrán que ratificar.¿Que te parece?,no me digas que no está cojonudo el sistema…sobre todo para nosotros.?
    -“Sí Felipe,pero que pasa con lo del marxismo leninismo…?
    -“Nada hombre,se renuncia y tan anchos.?

    Puede parecer utópico cambiar esto,pero no lo es.Estoy convencido de que cuando llegue el momento será más fácil de lo que creemos ahora.La solución,como siempre ocurre en las grandes empresas,está tan cerca que a veces no la vemos de lo evidente que es.La solución,repito,está en nosotros.Pero esta vez bien organizados,y de una manera pacífica.

    De momento con abstenernos en las elecciones,no votar a nadie,provocaremos el principio de la instauración de una verdadera democracia en este país .Y recuerden una cosa:’cuando los de abajo se mueven,los de arriba caen’.

  9. Pedro M. González (Club Republicano 3) dice:

    Estimados amigos:

    Así es, la lucidez del artículo pone de manifiesto como la actual situación no es sino la culminación del proceso transaccional que supuso el pacto entre el franquismo, legitimado por unas elecciones sin libertad, y la admisión de los partidos políticos entonces ilegales.

    Este pacto cristaliza en la Constitución de 1978, donde se elimina la separación de poderes, los partidos políticos se constituyen en los únicos agentes políticos y se separa radicalmente la sociedad civil de la sociedad política, negándonos la libertad política. Es por ello que las libertades otorgadas pueden ser utilizadas para casi todo menos para constituir y renovar el poder político del Estado o para controlarlo.

    Todo este sistema político nacido del pacto entre franquistas y partidos de la oposición, exponente máximo del oportunismo social de una generación, necesita necesariamente de la corrupción como instrumento para mantenerse.

    Llegados a esta situación, debemos mostrar a los gobernados la ausencia de libertad política y el necesario fin de la ficción del Estado democrático con el que nos vienen engañando desde 1978, para llegar a una verdadera democracia.

    ¿Y cómo?, de comienzo haciendo notar lo evidente es decir, como la clase política generada por la oligarquía de partidos, donde la promoción se consigue por el servilismo y el pactismo, se convierte en el mayor enemigo de las aspiraciones democráticas de los ciudadanos produciéndose la quiebra entre la sociedad civil y la sociedad política.

    Salud y República

  10. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Querido Pedro

    Suscribo todo tu excelente comentario, pero echo de menos en su último parrafo que no menciones la tactica de la abstencion general y la estrategia de la accion politica pura, no ideologica, a la que me refiero en mi ultimo parrafo del nuevo articulo que acabo de escribir sobre el tema de la liberacion.

  11. Isidoro Lamas dice:

    Creo que el actual proceso en el que está embarcado el PSOE es claramente frente-populista y busca instaurar un régimen a la mexicana en la que la alternancia política, ya pequeña, se anule. Esta idea, bajo mi punto de vista, se fraguó fundamentalmente al calor de la derrota absoluta de los socialistas en el año 2000. Buena prueba del poder de la oligarquía afecta al felipismo o, mejor dicho, a la corrupción es que la segunda legislatura de Jose María Aznar fue, pese a sus potencialidades, mucho menos fructífera para la libertad que la segunda: ya habían vertido veneno en los oídos adecuados. Pero como el socialismo ha demostrado ser mucho más corrupto y doble en sus “principios” se entiende que es preferido a la derecha, que mantiene principios, hoy por hoy vemos un país en el que los medios de comunicación parecen una cofradía al servicio de lo que se ha acertado en llamar “corrección política”: 1º- Clamor por un consenso estafador, 2º- Equiparación de todos los partidos políticos, 3º- Identificación de los principios de lealtad básicos con el pensamiento de extrema derecha, etc, etc.

    Y es que si algo repulsivo nos lega nuestra querida democracia proporcional es ese orden de cosas por el cual los “representantes” de 6, 8 o 10 partidos que suman un millón de votos se permiten decir que han dejado “solo” al PP, con 10 millones de votantes. Desconozco si esta hartera forma de pensar que exige consensos imposibles y antidemocráticos tiene una base anarquista que interprete que “o todos o ninguno”, pero como dijo el célebre historiador Fernando García Cortázar: “el llamado problema de España terminará cuando el 95% de la población deje de interesarse por los gritos del 5%”. El problema, claro, es que tal cosa no ocurrirá al impedirlo la ley…

    Salud y libre comercio

  12. Antonio Garcia Trevijano dice:

    Querido Isidoro

    Los tres puntos con los que terminas la primera parte de tu comentario son una sintesis perfecta de la inmoralidad sistematica de la Transicion. Lo del PSOE no es lo del PRI (explotacion institucional de una Revolucion). Algun día lo explicaré. Y lo del PP es incompleto: quiere tener principios morales sin principios de honradez ni veracidad politica, Aznar protegió la corrupcion de Felipe, no entregó a la Justicia los papeles del Cesid, premió a Polanco y permitió el enriquecimiento de sus amigos. Lo de heredero del franquismo es incompleto, pues en el PSOE hay tantos falangistas como en el PP. Abrazos

Los comentarios están cerrados.