EL ESCENARIO

El problema de la libertad política, el de su realización práctica, ya no está planteado en el escenario histórico de la sociedad civil, donde lo colocó el acontecimiento revolucionario. En ese antiguo terreno social apenas se distinguen los vestigios de una época, mitad romántica y mitad positiva, donde la relación de fuerzas entre los factores de producción, entre la clase burguesa y la clase obrera, determinaba no solo la situación política en las naciones europeas, sino la comprensión intelectual del fenómeno del poder estatal y las diferentes estrategias para conquistarlo y conservarlo.

Bajo aquella perspectiva, la visión marxista del mundo no tuvo rival. La realidad social confirmaba la teoría derivada de la izquierda hegeliana. Los partidos burgueses, situados a la defensiva, retrasaban la llegada del sufragio universal y del voto feminista, porque carecían de una tesis básica sobre la libertad política, capaz de enfrentarse y superar la antítesis de la dialéctica socialista. Que, dicho sea de paso, no comprendió que sin libertades formales no habría realidad ni garantía de libertades reales.

Esa distinción entre libertades formales y libertades reales fue el golpe de gracia para la ideología liberal y el cornetín de enganche para los partidos obreros. Los radicales intentaron asomarse al mundo de la igualdad obrera desde el balcón pequeño burgués, y allí perecieron de estrechez y miedo. El partido radical socialista interpretó en Francia, como ningún otro intelectual colectivo europeo, el canto de cisne del liberalismo político, mientras que en Italia y Alemania esa misma pequeña burguesía sublimó su impotencia recurriendo a la fuerza reaccionaria del nacional-socialismo.

El resultado de la guerra mundial cambió el escenario de la lucha por la libertad política. Lo que no consiguió un siglo de enfrentamientos sociales en el seno de la sociedad civil, esto es, que la derecha y la izquierda se abrazaran en una sola ideología estatal, el vencedor estadounidense lo impuso a los vencidos partidos europeos. Y todos se hicieron estatales.

Si la prolongación del estalinismo, con la guerra fría, dio esperanzas estatales a los comunistas europeos, la aniquilación física de los Estados de Partido Único originó el vacío de poder que se rellenó, improvisadamente, con la estatalización de los partidos vergonzosamente eliminados por el fascio-nazismo. Los antiguos partidos liberales y socialistas se hicieron estatales no en función de sus ideologías políticas, sino para vivir como órganos del Estado, financiados por el Estado y con facultades de privilegio que no tienen los particulares. El Estado de Partidos se construyó con los materiales de derribo de los Estados Totalitarios.

La consecuencia fatal de aquella catastrófica improvisación, que trasladó el escenario de la lucha por la libertad política, y la competencia por el poder, desde el seno la sociedad civil al ámbito público del Estado, no ha sido la previsible y prevista corrupción de todos los partidos estatales, con el consiguiente aumento del gasto público improductivo y la depredación de los recursos naturales. Lo peor, lo imperdonable, es que se haya ocultado el tema de la libertad política tras la eficacia bambalinesca del Estado -como en las Dictaduras y Estados absolutos-, con la complicidad de unos medios de comunicación, fabricantes de opinión pública, que hacen creer en la servil ideología de que la única libertad política posible es la de los únicos agentes o actores del poder, es decir, la libertad de los partidos estatales.

La falta de libertad política, que se nota y se padece en la sociedad civil, fundamenta la estabilidad de la oligarquía de partidos estatales. El cambio de escenario, el retorno de los partidos al Estado, ha cambiado no tanto los factores que impulsan o determinan las transformaciones sociales, como los conceptos de estrategia y táctica en el combate por la libertad. Pues el enemigo directo de lo político y de la política ya no es el gran capital, ni los grandes medios de comunicación estatal. El enemigo primordial de la libertad política siempre será el partido estatal que esté instalado en el sector gubernamental del Estado.

Ha llegado el momento de conocer la naturaleza de nuestros principales adversarios, de abordar en la teoría de la forma de Estado, en la teoría de la República Constitucional, el análisis de los partidos estatales. Pues, salvo en algunas excepciones alemanas, los únicos agentes y actores actuales del poder político, los partidos estatales, siguen siendo tratados como si fueran los mismos partidos societarios de antaño. Los partidos del Estado de Partidos son unos perfectos desconocidos para la ciencia política.

Anuncios

37 thoughts on “EL ESCENARIO

  1. Francisco dice:

    Breve recapitulación de la transformación sufrida por los partidos políticos durante el siglo XX. Una pregunta, dada su estrecha relación con los dirigentes de los partidos políticos, los grandes medios de comunicación de masas ¿lucharan activamente contra la libertad política o se comportarán como oportunistas?

  2. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    Querido editor

    Dentro de los medios de comunicacion hay que distinguir entre los estatales, unicos de los que hablo en mi articulo, y los de capital privado. Estos ultimos no tienen mas ideología que la de enriquecerse, aunque algunos crean que su prosperidad durará con el triunfo del partido estatal de su preferencia.

    Además una cosa es un partido ideologico que ponga en riesgo las bases del mercado, y otra muy diferente un movimiento como el MCRC que no afecta al mundo economico, sino exclusivamente a la escrutura del mundo politico. Las empresas culturales, y los medios de comunicacion forman parte de ellas, comprenderán tan pronto como el MCRC este expandiendose por la socidad civil, que la libertad politica es el verdadero factor de su crecimiento. Lealtad y amistad.

  3. Hortensius dice:

    SOBRE EL ESTADO DE PARTIDOS

    La veneración religiosa de los partidos en la constitución, es un hecho desconocido en el Derecho Constitucional comparado. Los partidos políticos se han convertido en los protagonistas principales de este sistema, hasta el extremo de una situación en que un Estado en el que las decisiones y acciones de un partido o de unos partidos llevadas a cabo en el marco estatal se imputan jurídicamente al Estado, aunque políticamente sean imputables a la mayoría parlamentaria o el partido en el poder. ¿Qué es lo que hace que un partido equivalga sin más a lo hecho por el Estado? ¿Es qué la voluntad de los partidos es la voluntad del Estado?.
    Surge la partitocracia. Después viene la lealtad inquebrantable al partido. Las listas de los candidatos a los puestos, las elaboran las cúpulas de los partidos, sobre todo las listas de los diputados que hayan de redactar las leyes. Los elegidos no son independientes, sino dependientes del aparato u oligarquía partidista. Quienes no se resignen a respetar la disciplina de partido y voten al margen de ella serán eliminados. Es el Gobierno quien presenta las leyes y quien con su disciplinada mayoría acepta enmiendas.

    Son también las oligarquías de los partidos triunfadores las que ocupan el Gobierno y los altos cargos. El aparato del Estado no es independiente, sino sometido a la cúpula del partido o de la coalición victoriosa. Es también la oligarquía partitocrática la que controla a los jueces, bien nombrándolos directamente, bien ascendiéndolos discrecionalmente, bien presionándoles a través del Consejo General del Poder Judicial, designado por cuotas partitocráticas.

    Aunque parezca paradójico. El modelo constitucional que teóricamente afirma la recíproca independencia de las funciones ejecutiva, legislativa y judicial es el que, de hecho, perpetúa la dependencia de administradores, Iegisladores y magistrados respecto de la cúpula de los partidos.

  4. Luis Sanchez de Rojas dice:

    Si no he entendido mal, estamos a punto de conocer en profundidad la naturaleza de nuestro principal “enemigo”: El partido politico que esté en el Gobierno. Evidentemente, ésto es clave para la consecución del fin primordial del M.C.R.C.
    Espero impaciente.
    República y Lealtad.

  5. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    Querido Luis

    Lo has visto con claridad. La naturaleza y la finalidad de los actuales partidos estatales no han sido estudiadas, salvo en Alemania. Estos partidos no tienen nada de comun con los de antes de la guerra mundial. Aunque se llamen democratas cristianos, populares, socialistas, socialdemocratas o comunistas, no tienen esas ideologias. Salvo en el Reino Unido, no son partidos viejos ni con tradiciones. Este PSOE no tiene cien años, como le gusta decir. Nació en 1978 como algo absolutamente distinto del que fundo Pablo Iglesias. No porque renunciara al marxismo, sino porque abadonó su vivencia en la sociedad civil y se instaló en el Estado, como habian hecho los partidos unicos.

    Aprovecha esta respuesta para aclarar que no he querido decir que los medios de comunicacion estatal no sean adversarios de la libertad politica, sino que no lo son por sí mismos, sino como altavoces del partido que gobierne. Hasta pronto, gracias.

  6. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    El peligro está también en el uso hiperpolisémico de los conceptos políticos. La mayor parte de los cuales llegan a significar cosas contrarias. Los partidos españoles son oficinas públicas, del Estado, lo mismo que los sindicatos. Sin embargo, en EEUU o en Australia no, y también se llaman partidos y sindicatos. Cunado Maura y Fernando de los Ríos “asaltaron” el Ministerio de la Gobernación la tarde del 13 de abril, el pueblo de Madrid creía que República era algo no sólo distinto a la Monarquía, sino que además era un Régimen que hacía imposibles los males de la Monarquía de Alfonso XIII; luego resultó que muchos ateneístas, en seguida, se morían por los mismos florones que la Corona. ¿Para qué fraguar un odio popular contra Alfonso XIII, y no mudar la educación moral de los políticos? ¿No estaba claro que se creó un falso furor antimonárquico cuando se ponía como Presidente de la República a un ceceante ministro de la corona? Las palabras no valen nada en política, si no se las vincula a significados concretos, que es lo que durante cuarenta años está haciendo Antonio.

  7. Francisco Álvaro dice:

    Hola amigos,D.Antonio:
    Creo que los actuales partidos políticos son las plataformas de embarque, las grandes trasmallos de las almadrabas, las puertas del ovino redil, para que la escasa conciencia política del ciudadano, aturdido por la potente voz (comunicación) del pastor (Estado de Partidos) se vaya viendo reducida a cuatro o cinco lugares comunes (“diversidad partidista”), dándose las condiciones del hombre-masa y su docilidad ante el matadero que supone su desconexión con el campo abierto y la verdadera política.
    Totalmente de acuerdo con Martín-Miguel; en este caso equiparar la Política a los partidos políticos actuales es una gran villanía, siendo esta identificación el mapa, el croquis de las vallas y el redil que nos lleva al desastre. En ese sentido los partidos políticos son trampas a la política, cepos de diversos colores y con diferentes reclamos, son embudos que al estar al calor del tetumen estatal invaden todo el espacio y que engullen la osibilidad de Política en España. Son los altares para el sacrificio de la conciencia política en España.
    Son además, por su estructura cancerosa y dependiente del alto piramidón, transformadores del dinamismo de la sociedad civil en lo estático de la reducida oligarquía.

  8. Francisco Álvaro dice:

    Querido D.Antonio:
    Como siempre usted pone el dedo en la llaga, porque creo que la cuestión de los partidos políticos es un asunto capital, y el estudio de sus verdaderas funciones en la actualidad le servirán para definir otro funcionamiento en otra situación política.
    Sinceramente, toda estructura que prima dicha estructura sobre el hombre concreto,me parece horrenda. Cuando se habla del Estado reducido o del mínimo Estado, yo lo aplicaría a los partidos: el Partido Mínimo dando libertad a los hombres, “dejar hacer” a los hombres.
    Viendolo así, los que defienden el Estado Mínimo son los que forman las estructuras monolíticas y mastodónticas en sus propios partidos, devorando al padre que les doy vida.Es de una hipocresia brutal hablar de reducción del Estado cuando ellos lo aumentan, al estar dentro.

  9. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    Querido Martin

    Nuestro adversario es la Monarquía de Partidos, no la II Republica. Nuestro objetivo es unir a todos los republicanos bajo los principios de la Republica Constitucional. No facilitamos la tarea si ridiculizamos a los politicos de la II Republica. Vamos a entrar pronto en combate, y la verdad permite ser administrada en funcion de la estrategia. No olvides que el sentimiento sin control inclina a la imprudencia. Con total amistad.

  10. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    Querido Francisco Alvaro

    Los partidos son asociaciones voluntarias. Es un error politico y una barbaridad juridica que la Constitucion les obliga a algo tan imposible de cumplir como que se doten de estructuras y funcionamientos democráticos. Pueden funcionar como les dé la gana, con tal de no someter a sus miembros a las disciplinas y coacciones de algunas sectas, y que se pueda salir de ellos con más facilidad que para entrar. Los mínimos y maximos de los partidos son asuntos internos que no conciernen a los que estan fuera.

    La democracia es obligatoria en el ambito donde estamos sin haberlo decidido, como la politica. Cuando hablemos de partidos políticos hemos de saber que los actuales ni son partidos ni son politicos. Fuera de la sociedad civil no puede haber partidos politicos. Me propongo descubrir la esencia de los organos estatales que siguen llamandose partidos. Hasta pronto, gracias por tu comentario.

  11. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    Querido Antonio: Totalmente de acuerdo. Podía haber puesto otros ejemplos, que también los hay. Un abrazo

  12. Juan Moreno dice:

    Su artículo de hoy me retrotrae a conceptos elaborados poco después de la Transición, sobre la falsedad de la mayoría de políticos que la llevaron a cabo y que hoy la tienen como modelo a seguir.

    Los resumo en tres: La lucha de clases no tiene fín ni con la conquista del poder político por la “clase obrera”.
    Toda Utopía es siempre una ilusión, hasta que se convierte en tragedia.
    El peor enemigo es el que llevamos dentro.

    A este artículo suyo sobre “El Escenario” le haré un marco para recordarlo siempre.
    No lo superaría ni Shakespeare ni Calderón.

    PD: Sigo leyendo el “blog” desde los ciber de Aguilas.

  13. Hortensius dice:

    Sr.Trevijano.

    Podría citarme bibliografía alemana u otro país que trate sobre el análisis del Estado de Partidos posterior a la 2ª Guerra Mundial.

    Quedo agradecido.

  14. Luis Sanchez de Rojas dice:

    La el grado de participación, de los grandes medios de comunicación en la comisión del “delito” de usurpar la libertad politica de los españoles por parte de esos denominados partidos politicos estatales (hay que subrayar lo de estatales ), la calificaría de cooperación necesaria, ya que sin el concurso de dichos medios , el fin del Reino de la Mentira tardaría en llegar, mas o menos, 24 horas.

    República y Lealtad.

  15. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    Querido Juan Moreno

    Sabía que tu apreciarias este articulo. Tendré mucho placer en conocerte fisicamente cuando nos veamos en Totana. Hasta entonces, abrazos

  16. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    Querido Hortensius

    La expresion Estado de Partidos se generalizo entre todos los buenos juristas de la Republica de Weimar. Esa idea abstracta se convirtió en un hecho politico con el sistema de eleccion proporcional. Gracias al cual el partido nazi pudo conquistar electoralmente el Estado.

    La bibliografía posterior a la guerra mundial es muy aubdante. Para conocer el tema bastan las monografías de LEIBHOLZ, Neumann, Seuffert, publicadas en español por la editorial Anagrama de Barcelona en 1980, con el titulo “Teoría y sociologóa criticas de los partidos politicos” de Kurt Lenk y Franz Neuman.

  17. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    Querido Luis

    Estoy de acuerdo. Sin complicidad cooperadora de los medios con los partidos estatales, estos no podrían engañar a nadie. Sin embargo, hay una diferencia entre los medios a la muerte de Franco y los actuales. Entonces eran ellos los que para salvarse como empresas señalaron el camino de la reforma política a los partidos. Ahora es a la inversa, son los partidos los que señalan el camino a los medios. Lealtad.

  18. Alejandro Pérez dice:

    Bien, la cosa se pone cada vez más interesante (cada nuevo artículo supera al anterior).
    Hace tiempo que no concibo a los partidos políticos como tales, sino como empresas que monopolizan el poder estatal. Y como todo monopolio, no pueden ser controlados por los consumidores de su mercancía, en este caso los ciudadanos. Su función es su propia existencia, como demostró Michels, y para ello deben crear un producto que ofrecer a sus consumidores(políticas) y que sea sustituto del producto real (política). De esta forma, el control de los medios de comunicación es básico para publicitar su producto como el mejor, anulando el producto natural o real y desprestigiando los de los competidores. Menos mal que el MCRC aparece como la organización de consumidores que denunciará el fraude comercial de los partidos-empresa y luchará por recuperar el producto orinal.

    Saludos a todos

    Alex

  19. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    Querido Luis Sanchez Rojas

    Mi respuesta a tu comentario ha desaparecido. Debo haber tocado algo que no debía. Te decia que sin los medios de comunicacion los partidos serían menos que nada. Pero eso no significa que los medios manden en los partidos. Se trata de una simbiosis politica donde la decision la tiene el partido. Abrazos.

  20. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    Querido Alex

    Tu comentario, que suscribo, esclarece la idea central de mi analisis. El escenario de la politica ya no esta en la sociedad sino en el Estado. Los sujetos de la politica ya no son los gobernados, sino los gubernamentales. Poco a poco se completa la teoria de la Republica, dode el sujeto de la accion colectiva será la monada republicana. Gracias por tu auda.

  21. Alejandro Pérez dice:

    La última palabra del mensaje anterior es “original” (es difícil escribir en la PDA)

    Alex

  22. Javier Castuera dice:

    Se me hace necesario volver y volver a su blog porque el sediento necesita beber para vivir.
    En mi caso, necesito empaparme de frases y razonamientos que me permitan mantener el mínimo equilibrio vital y discernir, una vez asumida mi pertenencia a esta selva, entre la realidad y la verdad. Gracias D. Antonio.

  23. Lorenzo Alonso dice:

    1ª Parte:
    En pocos párrafos nos ha hecho una síntesis de lo acontecido en la lucha por la Libertad política en los últimos años europeos.
    A este respecto me gustaría comentar lo siguiente.
    1.- En Inglaterra las cosas no fueron tan catastróficas como en el Continente. La gran herencia recibida de su pensamiento económico y político del siglo XIX y la consolidación de las industrias tuvieron mucho que ver en esta diferencia. El liberalismo político (no solo el Partido liberal) reaccionó a partir del Informe sobre los efectos de la industrialización y se hizo más sensible. El naciente Partido Laborista estuvo más influenciado de las ideas de la Sociedad Fabiana que del marxismo, aunque siempre tuviera un ala radical minoritaria, que miraba con buenos ojos lo que estaba sucediendo en el ámbito del socialismo europeo, y en la entonces URSS. Más tarde las recetas de política económica de J. M. Keynes minoraron los efectos negativos de los ciclos del crecimiento económico.
    Los americanos respetaron su organización y representación política a través de los condados en la Cámara de los Comunes.
    Por otra parte sé que los liberales ingleses han mostrado en alguna ocasión preferencia por esta representación proporcional, debido al número de votos que obtenían en toda la Gran Bretaña y los pocos Condados ganados que se traducían en unos pocos escaños en la Cámara de los Comunes.
    2.- A la luz de lo que Usted relata, tengo dos dudas:
    ¿Por qué respetaron la representación política en Inglaterra y no impusieron la representación proporcional? ¿Es que los americanos ven a los ingleses como hermanos de sangre?
    ¿Por qué respetaron la representación política en Francia, en la Asamblea Nacional a través de representantes de los Distritos?
    Saludos y Lealtad.

  24. Lorenzo Alonso dice:

    2ª Parte:
    Cómo son nuestros enemigos:
    1.- Todos los partidos y sindicatos que están instalados en la subvención y sus burocracias harán lo que sea para perdurar. No solo tienen los resortes del Estado, sino el dinero y los medios de comunicación que adormecen a los ciudadanos o los excitan a conveniencia. Son poderosos y no dudarán en utilizar ese poder para callarnos (¿Os acordáis lo que hicieron con J. Borrel?). Uno de los hombres más ricos de España es el jefe real de la izquierda española; ha tosido y ha provocado un terremoto político y mediático.
    2.- En la convención municipal del PSOE, celebrada en Madrid estos días, se repartió entre los asistentes un panfleto titulado “Manual del candidato” en el que se desgranan las actitudes y comportamientos que deben tener en las próximas elecciones locales. Una mezcla de tácticas bélicas y pautas de actuación en cada escenario. Quizás alguno ya lo habéis leído (página 14 de “El Mundo” del 25-03-2007), no obstante estas son algunas perlas:
    – conquistar la mente de los electores…habrá que tomar en consideración las diferentes culturas, religiones, nacionalismos….
    – cuidar el éxito escénico y saber distribuir al público para magnificar el número…
    – tener cuidado con los síndromes: actuar como estrellas; no mostrar ansiedades o actitudes enfermizas…
    – dar preferencia a los medios que transmiten la información…dedicarle el 20% a la respuesta y el 80% al mensaje…..
    Es impresionante el análisis del voto y la actuación que deben tener en cada caso:
    – voto militante: no hay que perder el tiempo con ellos, se haga lo que se haga siempre vota igual.
    – voto fiel: hay que reconocerlo y movilizarlo, con cuidado no siendo que movilicemos el del enemigo.
    – voto indeciso: poco importante.
    – voto pendular: nunca se abstienen, son pocos pero importantes, procurad quitarselo al enemigo.
    Saludos y Lealtad.

  25. Hortensius dice:

    LA ESTUPIDA AUTODETERMINACION INEXISTENTE

    Cuanto acontece en la política de Cataluña es de una infecundidad putrefacta. Los partidos en cataluña mantienen con el resto de España una discordia mediocre. Los grupos que se llaman de republianos de izquierda son incapaces de advertir con alguna grandeza los destinos históricos del gran pueblo Español. Gente miope, aletargada y absurda, que sueña con glorias de pequeño radio, sueñan ahora con la autodeterminación (inexistente jurídicamente). De otra parte, están los aburguesados convergentes, que colaboran obligados por sus negocios.

    Pero falta en cataluña el afán decidido, franco y sin reservas, de colaborar con el resto de España para la iniciación de una política nacional robusta.

    Por el contrario, nosotros advertimos en Cataluña un deseo traidor de aprovechar las circunstancias difíciles a la que ha conducido la oligaquía partidocrática y especular con las dificultades internas del Estado español.

    ¡¡Nunca será esto tolerado, por nosotros los verdaderos republicanos¡¡

    Le citamos con la gran consigna:

    ¡¡República Constitucional¡¡

  26. luis vázquez dice:

    Si yo hubiera pensado que alguna de las propuestas de los sicólogos de blog lo hubiera merecido hubiera expresado con agradecimiento algo parecido a lo que escribo hoy:
    clarificadora y potente síntesis de nuestro reciente pasado político (el de este artículo)
    en íntimo contacto con lo que nos aguarda en el futuro.

  27. vicentemuguruza dice:

    Desde los comienzos de este blog he visto como una semana tras otra don Antonio ha sido capaz de encajar y dar respuesta a algunas cuestiones que en mi mente asomaban de forma desordenada desde principios de la década de los ochenta. Yo creo que una parte de la sociedad sabe de los desmanes que aquí se denuncian, pero por impotencia, incredulidad o pereza, ven y dejan pasar.
    Existe un sustrato latente de rechazo al sistema del que, con sus particularidades, supieron aprovecharse en sus orígenes fenómenos como los de “Ruiz Mateos” o “Jesús Gil”.
    Los electores, cansados de las mediocridades impuestas en las listas de partidos, para dar un puñetazo en la mesa, apoyaron como pudieron a personajes, analfabetos políticos quizás, pero responsables de proyectos empresariales exitosos, de los que no podían presumir los otros candidatos.
    No se suelen ver en las listas de candidatos a personas que hayan destacado en sus respectivos campos, porque no arriesgan su trayectoria poniéndola en manos de los aparatos de los partidos.

  28. M. García Viñó dice:

    Querido Antonio: La libertad política da al hombre el derecho de pensar, el derecho de emitir su pensamiento. Como dijo Lord Byron:la consecuencia de no pertenecer a ningún partido será que los molestaré a todos. Decias que estamos a punto de entrar en combate. Supongo que era metafóricamente. Piensa que yo estoy para pocos combates y por error nos pueden tomar por agitadores violentos y no conviene que nos asocien con la derecha extrema. ¿Se sabe algo de mi admirada Isabel Arranz?. Un abrazo.

  29. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    Querido Manolo, salgo enseguida al paso de tus temores. Uso la expresion entrar en combate, como sinonima de entrar en accion. Me refiero a que muy pronto pasaremos a la fase organizativa y difusora, mediante la publicacion de la revista, libros de polemica y propaganda, conferencias, etc. Un movimirento inspirado en mi pensamiento no puede ser confundido jamás con la extrema derecha. Abrazos.

  30. M. García Viñó dice:

    Querido Antonio: yo no tengo ningún temor. El hijo de su madre -quizá muy santa ella- me ha vuelto a suplantar. ¿Por qué tantas veces a mí? No sé por qué será, pero el caso es que en mi barrio ya me conocen por “El suplantado”. En adelante, no entraré en el blog sin avisarte previamente por teléfono

  31. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 22

    Querido Javier

    La necesidad de verdad jamas calma su apetito. Hasta ahora he sacado a la luz cuestiones de la Republica que estaban completamente a obscuras, y qe requerian mucha reflexion para verlas. Me refiero a la materia y forma de la Republica, a las monadas republicanas, etc. Pero ahora entro en otra materia, como los partidos estatales, completamente desconocida, pero que el vulgo y la catedra creen conocer. Gracias por vuestra sed de conocimiento.

  32. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 23

    Querido Lorenzo tu relato anda muy proximo a la verdad. Y tu pregunta es sumamente facil de responder. Inglaterra no cambio el sistema electoral porque no perdio la guerra y no temía al fascismo ni al comunismo en su propia casa. Francia no lo hizo tampoco porque el general De Gaulle la metió en el bando de los vencedores, pese a Vichy. Lealtad y amistad.

  33. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 24

    Agradezco tu comentario, y tus informaciones. El tema de nuestros adversarios, querido amigo, sera tratado mas adelante.

  34. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 25

    Querido Hortensius

    Aunque todos tus comentarios siempre son sustanciales,me gustaría que te ciñeras al texto de mi articulo, para no desconcentrar la atencion. Perdona y gracias.

  35. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 27

    Querido Vicente

    Esos problemas que vislumbras, se veran con mayor claridad cuando acabe la reflexion que comienzo sobre los partidos políticos, pues los partidos estatales, como vereis enseguida, ni ni son partidos ni son políticos. Lealtad a la causa y fidelidad a las personas.

  36. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 30

    Querido Manolo,

    Pronto acabare con las suplantaciones. He pedido un plan. Cuando lo tenga lo consultaré con Francisco. Se trata de no molestar con algun requisito a las buenas personas que entren por primera vez en mi blog. Es verdad, parece que alguien le gusta tu nombre. Por algo será. Abrazos.

Los comentarios están cerrados.