DERECHA-IZQUIERDA

Apenas se puede leer algo de interés sobre esta vieja dicotomía ideológica, que tiene enajenada la conciencia de millones de europeos, la mentalidad de todos los medios de comunicación y la inteligencia de los partidos políticos que se creen, y dicen ser, de izquierdas. Los de derechas son aun más originales. Negando su identidad, proclaman que son equidistantes, centro, entre una ultraderecha imaginaria y una citraizquierda oportunista.

Ningún psicólogo cometería la extravagancia de aceptar, como si fuera el modo científico de investigar la personalidad, el método de preguntar al sujeto investigado lo que piensa de sí mismo, y aceptar su respuesta como algo incontestablemente cierto. Y, sin embargo, ese es el criterio europeo para distinguir la derecha de la izquierda, cuando no hay un partido que quiera la socialización o estatalización de los medios de producción.

Antes de que la Asamblea francesa, reunida por primera vez en sala horizontal, creara la distinción entre derecha e izquierda, según el lugar de asiento a esos lados de la mesa presidencial, el hemiciclo vertical de la Revolución llamó montañeses, “valleses” y empantanados (montagne, vallée, marais) a los que, por afinidad en el grado de intensidad de sus sentimientos revolucionarios, se sentaban arriba, abajo o en medio de las gradas. Dada la natural tendencia al oportunismo, se explica que esos pertinentes apelativos sucumbieran ante la elástica indeterminación de las adjetivaciones derechistas o izquierdistas.

Salvo en los liberales de convicción, la revolución bolchevique y la marcha sobre Roma decantaron las posiciones de la izquierda hacia los partidarios de Moscú, y las de la derecha hacia el fascismo. El partido comunista de Thorez, el más importante de Europa, lo ejemplifica. Denunció a De Gaulle como agente del imperialismo británico y ayudó a los nazis contra la resistencia francesa al Régimen pro-alemán de Vichy, hasta recibir la orden contraria de Stalin, tras su pacto con Hitler. Entonces, y solo entonces, los comunistas entraron en la resistencia. El filosofo Alain, en los años treinta, fue el primero en salir al paso de la pretensión derechista de considerar obsoleta la oposición derecha-izquierda. Quien defendiera esta tesis, dijo el filósofo del radicalismo francés, confesaba que era de derechas.

La creación del Estado de Partidos, en los pueblos vencidos por el ejército de EEUU (no en el francés gracias a De Gaulle), fue obra política de la derecha residual, especialmente de la democristiana y la socialdemócrata. Justamente las que, desde Weimar, habían creado las instituciones que favorecieron el triunfo electoral de Hitler, y se integraron de hecho, salvo muy pocas excepciones, en el Estado Total de Mussolini.

Prohibidos los partidos comunista y fascista (Alemania), y en ascensión el eurocomunismo (Italia), los intelectuales crearon la ideología del crepúsculo o fin de las ideologías, basándose en el hecho de que la política estaba dirigida, a uno y otro la del telón de acero, por unos mismos criterios objetivos, de carácter técnico y burocrático, para un desarrollo económico permanente de la producción y el consumo. Uno de los más lucidos intelectuales de EEUU, Galbraith, con quien tuve la suerte de mantener un diálogo sobre el tema, acuñó el término “tecnoburocracia”.

Las rebeliones juveniles del 68, cuando ya era patente que en toda Europa no había un solo partido parlamentario de izquierdas, hicieron saltar por los aires la credibilidad de la partitocracia, poniendo al descubierto que la clase política era de la misma naturaleza en la derecha y la izquierda, esto es, más solidaria entre sí, que los dirigentes de los partidos socialista y comunista con las clases deprimidas que los sostienen.

La Transición reveló lo mismo que mayo del 68. Ningún partido era de izquierdas. Engañaron a los españoles, asustándolos con peligros imaginarios de guerra civil, para poder pactar con los hombres de la dictadura la continuación de éstos en el Gobierno, sin revisión del pasado, a cambio de hacer estatales, con cuotas de poder y subvenciones de fábula, al PSOE y al PC. Es evidente que este examen de la derecha-izquierda ha de ser actualizado.

Anuncios

64 thoughts on “DERECHA-IZQUIERDA

  1. Francisco dice:

    Me quedo con una frase de este artículo:

    “la clase política era de la misma naturaleza en la derecha y la izquierda, esto es, más solidaria entre sí, que los dirigentes de los partidos socialista y comunista con las clases deprimidas que los sostienen”.

    Esta frase resume la partitocracia actual.

  2. miguel dice:

    Ya era hora de que alguien pusiera en claro la majadería izquierda/derecha.
    Ahora no faltarán majaderos que, por haber aclarado esto, dirán que es usted de derechas.

  3. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    Estoy de acuerdo con Francisco: el esquema ficticio y ya inexistente operativamente hablando ultra/citra de los partidos estatales ya no responde respectivamente al humus ulterior/humus citerior que le daban su razón de ser humanitaria. Sólo compiten por el botín del Estado sin referente exterior alguno. Son sólo ultra/citra respecto a los Alpes del Estado. A propósito de Sièyes: su oposición entre república y retotal tiene un fundamento etimológico: “publicus” es el conjunto de muchas cosas singulares que llenan un espacio ( del indoeuropeo “plu”: sánscrito puru y pulu, persa paru, gr. polýs, gót. filu, irlandés il, alemán viel, inglés, full, etc ) en tanto que totus es el conjunto unitario o entero de cosas que pierden su diversidad al trancenderse como un conjunto unitario: omnis Hispania ( toda España ) se opone a tota Hispania ( España entera ), por decirlo con un ejemplo de gramática escolar. Es por ello que una República defenderá el conjunto de singulares diversos o plural, frente a un Estado total que defenderá lo colectivo uniforme. Ni la Alemania de Hirler, ni la URSS de Stalin, ni la España de Franco fueron obviamente repúblicas. Por cierto, un tópos político del Mundo Clásico, que podemos rastrear en Tucídides, Lisias, Isócrates, Demóstenes, Livio y Tácito, explicaría porque no hubo libertad política después de la transición: nunca hay libertad inmediatamente después de la tiranía, porque la tiranía ha contaminado también los instintos de los súbditos, que suelen malbaratar la libertad en caprichos, delitos y venganzas.

  4. Luis Sanchez de Rojas dice:

    Maestro:
    Una vez mas, gracias por la lección.

    Gustavo Bueno desenmascara el “mito de la izquierda”, al señalar que las diferentes ideologias, comunista, socialista, socialdemocrata, anarquista…, todas ellas serian “izquierdas”. Luego en definitiva decir izquierda, es no decir nada.

    República y lealtad.

  5. Francisco Álvaro dice:

    D. Antonio, amigos:

    Que bien poder cuestionar en este nicho de libertad, los pilares de la impostura a raíz del instructivo artículo de hoy.

    A mi, cuando asisto a la autodefinición de la gente en izquierdas y derechas, argumentando los motivos más peregrinos, creo estar asistiendo a una acto circense dirigido por Torrebruno (q.e.p.d., con todos mis respetos).

    La creación de la palabra tecnoburocracia y el anterior artículo de D.Antonio referido a la Inteligencia Institucional, me llevan a la visión de los sistemas políticos europeos a partir de la Segunda Guerra Mundial como robots, pero robots con características especiales.

    Si leemos las tres leyes de la Robótica, escritas por Asimov,

    1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
    2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la Primera Ley.
    3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

    se podría establecer un ligero paralelismo entre un robot y el Estado, (sólo de manera metafórica y para investigar algunos resultados de deducciones).

    Leyendo la biografia de Von Neumann, llama la atención lo siguiente:
    “Él parecía obligado, entonces, a buscar otros campos de interés con el objetivo de satisfacer su ambiciosa personalidad, y lo encontró en su colaboración con el complejo militar-industrial americano. Él era frecuentemente consultado por la CIA, el Ejército Americano, la Corporación RAND, Standard Oil, IBM y otros.

    Durante una audienc ia del comité del senado, una vez describió su ideología política como, en sus propias palabras, “violentamente anticomunista y mucho más militarista que la norma”. Como presidente del conocido Comité para Misiles de von Neumann primero y como miembro de la restringida Comisión de Energía Atómica después, desde 1953 hasta su muerte en 1957, él era el científico con mayor poder político en Estados Unidos. A través de su comité, desarrolló varios escenarios de proliferación nuclear, misiles submarinos e intercontinentales con cabezas atómicas y el muy controvertido equilibrio estratégico llamado Mutualy Assured Destruction (Destrucción Mutuamente Asegurada). En pocas palabras, él era la mente diestra de los aspectos científicos de la guerra fría que condicionó al mundo occidental por cuarenta años.”

  6. Francisco Álvaro dice:

    No quisiera extenderme.
    Sólo decir que, metafóricamente, los sistemas políticos europeos podrían verse como robots programados desde Washington (con las grandes corporaciones), desde el final de la II GM, con el objetivo de promover el consumo.
    Esta programación seguiría el modelo de la arquitectura de Von Neumann, con un programa grabado en memoria y accesible por uno o unos pocos.

    La derecha sería la beneficiada de esta dinámica promovida por el robot, por lo que ni se plantea acceder al sancta santorum de su programación, y la izquierda no ve, o no quiere ver, la importancia de la organización (robot) del Estado, porque eso lleva a cuestionar la monarquía y el mullido escaño.

    La programación a distancia del robot, se pudo ver, como afirma D. Antonio en una de sus intervenciones en TV, con la inserción del monetarismo de la Escuela de Chicago en el Tratado de Maastrich.

    Por eso los repúblicos quizás se puedan ver como los hackers, los programadores que quieren reprogramar el robot para que cumpla con las leyes de la robótica, no solo con unos cuantos directivos de USA-corporaciones y sus respectivos cuerpos de guardarropía europeo, sino con todos los españoles en una Res-publica.

  7. jmares dice:

    Al tiempo de la lectura de este clarificador artículo me entero del “aprobado” que el teórico del republicanismo Philip Pettit ha dado a la gestión del presidente del gobierno Sr. Rodríguez Zapatero:en su auditoría académica concluyó que el Gobierno ha sido “fiel” a la visión republicana que propugna su teoría política. El Ejecutivo, sentenció, “ha hecho de España un modelo para las democracias avanzadas en cuanto a lo que se puede avanzar en la defensa de la libertad de los ciudadanos”.

    Yo tenía claro la falacia sobre el izquierdismo y radicalidad del presidente, pero nunca habría llegado a pensar que pudiera llegar a lograr un “standar” de republicanismo.

    Cosas de los intelectuales de cámara..

  8. Pedro M. González (Club Republicano 3) dice:

    Un desastre llamado Norberto Bobbio en su libro “Izquierda y Derecha”, basa la distinción entre izquierdas y derechas en el grado de regulación o intervención en las relaciones económicas del estado (política redistributiva). Cuanto más intervencionismo, más a la izquierda.

    Mito progre. Siguiendo la lógica del discurso de Bobbio, un falangista de los de la primera hora sería un izquierdista peligroso al lado de un liberal clásico. El fascismo y el nacional-socilismo como ejemplos de izquierda, no están nada mal.

    ¿Y la libertad?

  9. MessageInOut dice:

    Para Martín-Miguel Rubio Esteban (3):

    “Nunca hay libertad inmediatamente después de la tiranía, porque la tiranía ha contaminado también los instintos de los súbditos, que suelen malbaratar la libertad en caprichos, delitos y venganzas”.

    ¡Qué genialidad, Martín-Miguel! ¡Y qué gran verdad! De ahí la frase de Polibio (sobre las partitocracias como tránsito de las dictaduras a las democracias), cuya inexorabilidad no se evidencia sin tu acotación. En efecto, la Transición la hicieron los políticos de espaldas al Pueblo, pero éste estuvo más pendiente de sus asuntos personales (anestesiado su afán de libertad, muerto su sentido del honor) que de manifestar ninguna grandeza en aquella ocasión histórica.

    Lo sé porque estuve allí.

    Salud.

  10. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 1

    Querido editor

    Ya estamos acostunbrados a tu correcta vision del núcleo de mis pensamientos, con vistas a la comprension del momento y de la situacion. Voy a desarrolar el analisis de la derecha avergozada de serlo y de la citraizquierda demagógica, en dos o tres artículos. Los considero urgentes, para aummentar el número de abstencionarios. estas . rechista .

  11. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    3

    Querido Miguel

    Lo que temes lo haré imposible en los siguientes artículos, pues lo que niego es la exietencia de izquierda politica, pero en modo alguno la de una amplísima izquierda social, carente de interpretacion y representacion. Gracias.

  12. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 3

    Querido Martin-Miguel

    Es de sumo interes la distincion etimologia entre público y total, que sirve oara listrar la diferencia entre la Republica Constitucionaal y la Retotal de los Estados de partido, producida con el reparto de los Estados totalitarios.

    Tambien me agrada que un linguista haya aceptado la expresion circaizquerda como lo que se opone a la ultraderecha imaginaria en España. La real está en el PP. Sigo obsesionado con la necesidad de crear un nuevo vocabulario que designe las realidades politicas actuales, sin usar las palabras que antes de la guerra mundial eran adecuadas y hoy no significa nada. Creo que debo escribir un articulo sobre la circa izquierda.
    Me alegro de que Messagein aprecio el valor de tu contribucion al conocimiento del pensamiento clásico. La asociacion que él hace con la tesis de Polibio ha sido muy esclarecedora de la razon historica que ha creado el MCRC para pasar de la oligarquía a la democracia. Hasta pronto, con mucho afecto.

  13. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 4

    Querido Luis

    El mito de la izquierda no consiste en que haya varias, siempre ha sido así. La idea anarquista era de izquierdas,cuando estuvo asociada al sindicalismo, como la socialista y la comunista cuando interpretaban a su modo la lucha de clases. Es un mito que estas ideas sigan en la actualidad, cuando no hay luchas de clases en el Estado de partidos (la mayor huelga general imaginable dejó indiferente al Gobierno Gonzalez y no erosionó el Regimen), ni diferecia alguna en el comportamien de socialistas y comunistas.
    Lo que requiere el mito de la iquierda es la distincion entre la izquierda mitologica, organo del Estado, y la izquierda real, diluida sin conciencia de sí misma en la sociedad civil. Esta distincion la heremos nosostros. Abrazos

  14. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 5 y 6

    Querido Francisco Alvaro

    Sigo impresionado con la fecundidad de tu imaginacion sin fantasía. En efecto, todas las concepciones mecanicas del progreso tratan la vida politica y social como si pudieran ser robotizadas. Nuestro pensamiento está fecundado por el naturalismo y la evolucion. Por eso nos oponemos a la tecnocracia y la burocracia de las rutinas politicas y sociales. Por eso respetamos las tradiciones vivas. Adelante, amigo.

  15. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 7

    Querido jmares

    Pettit es un producto mediatico sin el menor valor intelectual ni politico. No hay que leerlo, salvo las mentiras y locuras que dice en la prensa. El propio Zapatero alardeo hace poco de su lealtad a la Monarquía. Saludos.

  16. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 9

    Querido Pedro,

    A principios de los cincuenta lei a Norberto Bobbio cuando era existencialista. No lo leí cuando se hizo marxista y filocomunista. Lo he vuelto a ler cuando se conviertio en apostol de la socialdemocracia del Estado de Partidos. Aunque tiene una buena formacion intelectual, carece de talento en todo lo que ha escrito. Te pregunté por Pla y no me has informado. Gracias por tu trabajo para la legalización del MCRC. Hasta muy pronto, abrazos.

  17. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 10

    Querido Messagein

    Dices que conoces muy bien lo que pasó en la Transición porque estuvistes. Entonces debes de haberme conocido personalmente. Como no debes abandonar el anonimato, ¿por qué no le pides a Francisco mi e-mail, y me escribes?

  18. luis vázquez dice:

    al final del artículo:
    “es evidente que este exámen de la derecha-izquierda ha de ser actualizado” (AGT)

    …en el sistema de referencia de la libertad política republicana, donde se resituen con más verdad y conocimiento las causas y condiciones de la injusticia y la explotación.En el tiempo humano de la ciencia, la tecnica y la sensibilidad posibles en el siglo XXI.Tambien se hace necesario reconocer y situar el orígen y la naturaleza de los conflictos sociales ( “lucha de clases”) convocando a la gente a otro modo de pensarse y pensar la realidad, fundado en la democracia, en la libertad política.

  19. Pedro M. González (Club Republicano 3) dice:

    Estimado Antonio:

    Si mal no recuerdo me preguntaste por Oscar a raiz del asunto de la legalización, no por Pla.

    Al ver la última y brillante intervención de Oscar en el blog, estime innecesaria cualquier gestión al respecto.

    Ya que te interesas por Pla, te informo de que sigue atententamente el blog si bien interviene menos últimamente por cuestiones de carácter profesional que se lo dificultan, si bien amenaza con volver en breve con sus intervenciones habituales.

    Recibe un fuerte abrazo,

  20. Alejandro Pérez dice:

    Saludos a todos:

    Sólo una breve intervención para indicar que ya he vuelto de tierras estadounidenses. Acabo de leer todo lo que tenía atrasado desde mi viaje, y necesito tiempo para “digerirlo” todo y ponerme al día. De todas formas, vengo con renovadas fuerzas para ponerme manos a la obra en lo que vaya haciendo falta.

    Antonio, me alegro de ver que tu productividad de artículos no cesa (cuando sea mayor quiero ser como tú). Y sobre todo de encontrarme nuevos participantes en el blog.

    David y Miguel, aquí estoy otra vez para lo que me necesitéis (no sé si hace falta hacer más caricaturas o ya se ha resuelto ese tema). También tengo algunas idéas que me gustaría tratar con vosotros. Ya me diréis si lo hacemos por email o en el blog (aunque aquí podríamos distraer mucho la atención de los temas principales).

    Y a Isabel Arranz: he leido tu comentario, y me alegro de que sigas por aquí, aunque de verdad hecho de menos tus intervenciones.

    Un fuerte abrazo,

    Alex

  21. Luis Sanchez de Rojas dice:

    Don Antonio:

    Muchas gracias por la aclaraciòn.
    Aquí, la verdad es que no se para de aprehender

    Imagino que la distinción que hará el M.C.R.C. entre izquierda mitologica e izquierda real, será determinante para que esta última tome conciencia de si misma.

    República y lealtad.

  22. MessageInOut dice:

    Apreciado D. Antonio:

    Cuando digo que “estuve allí” quiero significar que seguí con sumo interes (día a día) todo lo que pasó, porque ya era una persona mayor que empezaba a ejercer su profesión, moralmente formada, y preocupada por mi dignidad como español.

    Mis movimientos políticos habían sido nulos hasta aquella fecha. Como jamás milité en falanges ni en ojes, pude mantener la lucidez y ser crítico con el régimen, oprobiosa amalgama del Partido Único, la Iglesia y el Ejército.

    A la muerte de Franco, como tantos otros compañeros universitarios, seguí expectante los cambios en el Régimen. Rechacé la invitación de incorporarme al PCE por razones intelectuales, a pesar de que el ofrecimiento me llegó adornado con un par de pechos amorosos y rotundos.

    Ya por entonces seguía La Clave de Balbín (que empezó en el 76 y fue arrasada por los socialistas en 1985) y apareció usted, con sus demoledores argumentos que tapaban las bocas de los oportunistas y los dejaban en ridículo. Era tan evidente que decía usted la verdad, que hubiera sido una temeridad no creerle a pies juntillas. Y como yo, tantos otros compañeros.

    Viví el Golpe de Estado del 23-F con los carros de combate de Milans del Bosch a la puerta de mi casa.

    Asistí escéptico a la llegada de los socialistas al poder, pues veía muy difícil que la democracia real pudiera conseguirse por otra vía que no fuera la propuesta por usted. Y, como era de esperar, los socialistas, a los que yo les suponía cierto arraigo republicano, fueron un fraude: los crímenes de estado y la corrupción nos mostraron su peor cara, que es la totalitaria.

    La vida laboral me trajo a Cataluña donde pude comprobar lo que era el auténtico nacionalismo: el absoluto acaparamiento de cargos, negocios y dinero; la corrupción galopante; y la marginación de cualquier ciudadano que manifestara otra ideología (era la muerte social, si no hablaba catalán). Y mi decepción inicial con el Estado de las Autonomías se convirtió en espanto.

    Desde entonces me siento huérfano de Estado, como todos los españoles desamparados en la defensa de sus derechos que sobrevivimos en Cataluña. Lo he escrito decenas de veces en todo tipo de foros de opinión.

    No hay más historia que esta. Ni el resto de mi vida tiene mayor interés. Se lo aseguro.

    Un afectuoso saludo.

  23. Carlos Luis dice:

    Avaricia y envidia son el tuetano de la ideologización del pueblo. El interes mal entendido y vergonzante de las “derechas” y la reclamación envidiosa de las “izquierdas”. Ninguna idea politica en quienes jamás han tenido que preocuparse de ellas. Solo ideologias, capotes, muletas, por el izquierdo, por el derecho y al final el estoque.

  24. miguel dice:

    Para Carlos Luis (24)

    Te dedico este fragmento de los Diarios de Eugène Ionesco:

    Marx se equivocaba: la envidia y el orgullo, tanto como el hambre, tanto como las necesidades económicas, son las fuerzas pasionales que explican las acciones humanas, la Historia entera, la caida inicial. Los que escribieron la Biblia guardaban una verdad psicológica fundamental, universal.
    De eso es precisamente de lo que Marx no nos habla. Del orgullo no habla, esa omisión es reveladora. El psicoanálisis está ahí para decírnoslo. Marx debía sufrir de un orgullo secreto herido, como todos los que han querido las revoluciones. Esa herida secreta es precisamente lo que oculta, inconscientemente o no.

    Saludos

  25. Carlos Luis dice:

    Avaricia y envidia. ¿Quien habla de orgullo?¿quien de Marx?. Mis referentes son mucho mas pedestres, pero vivos, savía de esta necia cepa.

  26. Ambar dice:

    Querido D. Antonio y amigos todos:
    Aqui sigo, intentando embeberme de sus artículos y de los comentarios, inteligentes e interesante casi todos, (¡ 32, 34, 36, 37 del anterior !) que se publican, y que van consiguiendo que incluso el “pelotón de los torpes”, vayamos adquiriendo un bagaje suficiente para detectar la mentira que desde casi todos los medios nos llega y nos prepara para combatirla.
    Abrazos.

  27. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 19

    Querido Luis

    En el articulo d solo solo he tratado de hacer un resumen historico a grandes rasgos de lo que significo la dicotomia derecha-izquierda en el pasado. Por eso termine diciendo que ahora hemos de saber lo que signidica hoy para los partidos estatales y lo que significara mañana cuando la libertad politica permite a la socieda civil crear un sociedad politica. Y cuando hablo de actualizar me refiero a la necesidad de superar los análisis liberales y marxistas de los partidos, para encontrar explicacion a la contradiccion de que existiendo una sentimiento de izquierdas en categorias sociales distintas, con un punto de vista que no sea el de su puesto en el proceso de produccion, puesto que mas bien se manifiesta hoy en la capacidad adquisitiva y en la calidad de vida. Gracias por tu sugerente reflexion. Libertad politica, Democracia y Republica Constitucional

  28. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 11

    Querido Alejandro

    Bienvenido. Me hace gracia tu expresion de querer se de mayor como yo. ¡Claro! yo tambien lo desearia. Ser como hoy, sin haber sufrido tanto para llegarlo a ser. Un fuerte abrazo.

  29. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 22

    Querido Luis

    Precisamente lo que piensas es mi proposito. Creo que lo realizare en el plano teorico. Pero luego hay que convertirlo en conciencia social.
    Republicos y democratas no es la misma idea pero si la misma cosa. La derecha no necesita tanto de las ideas como la izquierda. Pero hemos de despertar tambien la nueva concepcion del mundo de la derecha no estatal ni autoritaria. Kasta pronto, gracias por tu confianza y apoyo.

  30. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 23

    Querido Messagein

    Eb fecerto estuvistes alli. Si una persona ha de vivir el protagonismo de los acontecimientos para comprenderlos, es que no es muy inteligete. Y a la inversa toda persona de inteligencia crtica aprende lo que esta pasando a traves de las pariencias que tratan de ocultarlo. Si, amigo, tu estuvistees alli. Tienes credibilidad muy superior a los que no vivieron aquellos malditos tiempos de traicion y cobardía.

  31. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 24

    Querido CARLOS Luis

    Tu simil taurino es perfecto. Cuando en la teoria de los juegos, todos ganan y ninguno pierde es porque otro pone el gasto. En el consenso se juega contra el pueblo gobernado, y naturalemnete todos los partisos ganan, Cuando lo dicen despues e cada eleccion, dicen la verdad, sin saber claro está cual es esa fea verdad que les hace ganar a todos, incluso a los que retroceden en votos. Abrazos.

  32. Antonio Muñoz Ballesta dice:

    Estimados repúblicos abstencionarios,

    El filósofo Alain, tan certeramente citado por don Antonio, quería decir, en el fondo, que ” es de derecha el héroe del orden y de la patria, por cuyo amor se absuelve la injusticia”, y ” es de izquierda el héroe de la inteligencia, por cuyo honor vive, cueste lo que cueste, según lo verdadero” ( Pasiones de servidumbre, página 174 )

    Pero desde el MCRC sabemos que los españoles debemos ser patriotas e inteligentes si queremos un orden democrático y para ello reivindicamos la República Constitucional antes que cualquier fin ideológico de derechas o de izquierdas.

    Cuando tengamos proclamada y en funcionamiento la República Constitucional, cuando tengamos una Constitución y no la Carta Otorgada de 1978, los políticos representativos gobernaran con sus fines de izquierdas o de derecha, desde el centro o no, es decir, como quiera el pueblo que los ha elegido. Ya veremos.

    Pero lo que sí tiene que quedar claro es que la idea de establecer la República Constitucional no es ni una ideología más ni es una utopía ni es una ucronía.

    Ser demócrata es algo previo y necesario para, más tarde, ser un verdadero izquierdista o un verdadero derechista.

    Un izquierdista/derechista, hoy en día, que no defienda la República Constitucional no es un ” verdadero izquierdista/ derechista”.

    Es más, para gobernar desde el centro,hoy en día, también hay que ser previamente un demócrata tal como lo entendemos nosotros.

    Así que todo gobierno democrático, de centro, de izquierdas o de derechas, tendrá que ser defensor de la República Constitucional.

    La izquierda y la derecha, instalada en el poder o los poderes, no tiene ideas para poder mantener la nave del Estado en movimiento o evitar su naufragio, y ! no puede ser de otra manera! ! tienen el piloto automático puesto !

    La izquierda y la derecha de la sociedad civil tiene las ideas de la libertad colectiva que refundará la democracia. Navegando haremos una nueva nave y cogeremos el timón poniendo rumbo a la libertad de todos.

    No todo es consumo o tecnoburocracia, la sociedad civil quiere garantías institucionales.

    Salud y República Constitucional.
    Antonio Muñoz Ballesta

  33. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 25 y 26

    Queridos amigos

    Los literatos y psicologos n disntingen entreorgullo y soberbia, En mi libro Pasiones de Servidumbre dedico un capitulo a este tema. Solo Alain y Paaul Valery reflexionaron sobre estas pasiones. En vuestro debate tiene razon Carlos, pues al preguntar quien ha hablado de orgullo y Marx se deduce que ha tenido la intuicion de que el orgullo es algo imposible de equiparar a la envidia. No creo que Marx tuviera envidia de nadie ni de nada. Los partidos comunistas de antes tompoco. La envidia y el deseo de rebajar la excelencia para nivelar por abajo ha sido una constente de la socialdemocracia. Leed lo que yo piensdo del orgullo. Abrazos.

  34. José dice:

    Desde mi punto de vista la verdadera distinción entre derecha e izquierda es que mientras para la primera la conducta humana determinará siempre el progreso económico, la segunda está convencida de que la conducta humana estará siempre condicionada por la economía, de modo que jamás se alcanzará vida plena y adecuada para el ser humano en una sociedad cuya fuente de dinamización siga siendo en última instancia el interés de la ganancia y el beneficio individual, y solamente los seres humanos desarrollarán todo su potencial como tales en una sociedad emancipada, consciente de su propia existencia y donde la finalidad de la producción no se disponga en función del beneficio privado sino de la satisfacción de las necesidades reales de los hombres.

    No se puede olvidar que el sufrimiento, el hambre y la guerra en la Historia sido hasta ahora no tienen su origen primero en la condición humana, sino consecuencia inevitable de la miseria vital, de la escasez, de la incapacidad de los hombres de arrancar a la naturaleza el producto necesario para satisfacer las necesidades de todos, en tanto la capacidad productiva no lo permitía. Pero en la sociedad moderna aquellas lacras no tienen sentido que permanezan tal cual, pues el hambre y la miseria son en la actualidad gratuitas e innecesarias en tanto que el desarrollo de las técnicas productivas permitirían eliminarlas de la sociedad entera. Pero eso, que supondría superar la barbarie definitivamente y entrar realmente en la civilización, parece imposible en una economía donde los hombres compiten ferozmente unos con otros para conseguir la mayor ganancia y consiguiente acumulación de riqueza.

    Aunque de momento no sepamos como pasar de una sociedad a otra ni que papel debe jugar la voluntad y la acción del hombre.

    Las experiencias conocidas han sido un estrepitoso fracaso pero alguna enseñanza habrá que sacar de ese fracaso.

    Salud y República

  35. Juan Teodoro dice:

    Apreciado D. Antonio:

    Me parece muy oportuna su reflexión, del mismo modo que entiendo su perplejidad.

    Por otra parte, quisiera hacerle una pregunta, que se refiere al hecho de que he intentado enviar un comentario sin que aparezca reproducido. Ese intento lo he hecho en varias ocasiones, sin que en ninguna de ellas haya tenido resultado mi empeño. No sé si podrá deberse a la extensión del mismo o a que el blog ya no admite más comentarios.

    Quisiera que me aclare esto para saber a que atenerme en sucesivas ocasiones.

    En caso de que pudiera reproducirse tantas veces como lo he enviado, espero que me excuse.

    Gracias por su atención.

  36. Óscar dice:

    Querido Antonio, amigos:

    Querido Antonio, comprendo tu intención cuando das un sesgo psicológico a la conocida sentencia que Marx aplicó a la historiografía en “La ideología alemana”.

    Es necesario alentar la crítica viendo cómo nos dejamos engañar incluso cuando el olor a podrido dice que la vaca está muerta. Sí, la vaca tonticiega y colmada de mataduras que cantó Juan Maragall la ha espichado. Ninguna cultura que no sea parte de nuestros huesos vale nada cuando lo que fuimos se corrompe. ¿Qué izquierda, decidida a no ser vista jamás en compañía de la libertad, empeñada hasta lo criminal en el enrasamiento de todo lo humano con el nivel del Estado, vivo o muerto, podemos aprender?, ¿qué derecha nacida del mantenimiento brutal de lo más animal del poder y descendida hasta el afeminado parlamentarismo liberal, siempre dispuesto a entregarse, una derecha que mantienen viva sin cuerpo los excomunistas y exanarquistas que, un poquito de Darwin, otro de Sowell, ahora viste de comunión mercantil; qué derecha, digo, nos enseñará a vivir libres? ¿Qué centro inexistente en matemáticas o filosofía, admirado Antonio Muñoz, ha podido descubrir fuera de la propaganda nuestra clase política necrófaga? Miran la muerte de la vaca y los naturalistas de partido comentan que los buitres compiten por los despojos; dicen que la verdadera selección natural consiste en pactar con inteligencia transitoria para no luchar con dolor constituyente: comienzan así una nueva especie de equilibrio político y muchas especies nuevas de alimaña. Y, sin embargo, siempre puede verse a esos buitres plácidamente dispuestos alrededor de la carroña; unos a la derecha, otros a la izquierda y los más sabios, tan sabios que Dios les regaló el nombre de alimoches, sentenciando en el centro espiritual de la res a punto de estallar en metano y fermento informativo. No, los carroñeros y los documentalistas organizan olimpiadas y paz, crían toneladas de sol y de polvo, pero no disputan. Se reparten los turnos del festín interminable según el hambre, las fuerzas, el número de congéneres y la fetidez de la Historia. Será por abantos, los hay a miles. Pero la verdad, que es una víscera vacuna, desaparecerá durante la noche.

    La vigencia de la distinción oficial entre izquierda y derecha es hoy estratégica, impuesta, conveniente. Todo eso y tramoya social. La derecha real jamás ha sido y jamás será humanista. Se ha forjado a martillo para actuar con fidelidad espontánea, le aterra la lealtad que exige acercarse con prejuicio de igualdad a lo desconocido, es decir, con valentía moral. Su única camaradería genuina está con el miedo a la desorganización de lo que ha encontrado al nacer o la jerarquía ha enseñado que debería ser en el universo todo. Delante de la vaca muerta lo primero que pasa por su alma disciplinada y sincera es un lacónico “no toques, hijo”, y mil batidas contra el lobo de los cuentos. Si la libertad es algo en la Naturaleza, su ser antrópico es a regañadientes de izquierdas, en plural. Pero, salvando sentimientos vagos, acciones concretas y personas tocadas por los ángeles, no ha existido en la historia un solo movimiento izquierdista coherente. Demos verdadera dimensión temporal a esa expresión aunque sea para desecharla después; no somos de izquierdas porque seremos la primera izquierda del mundo. ¿Derecha, izquierda? Vaca otra vez, rebeldes vegetarianos o carroñeros estatales, nada más. Aún no ha llegado el tiempo de los leones.

    Un abrazo.

  37. León Alega dice:

    Queridos amigos,

    Siento que mi actividad profesional, me haga difícil intervenir como quisiera.

    Oscar, me emocionas con tus dos últimas intervenciones.

    A todos, en especial a D, Antonio,

    estamos haciendo camino, andando…

    Un abrazo

  38. Juan Teodoro dice:

    Apreciado D. Antonio

    Magnifica la sintética revisión histórica, que usted hace, de la dicotomía derecha-izquierda desde que comienza a ser referente político común a nuestros días. Es innegable su conclusión sobre la necesidad de revisar de tales categorías políticas ya fetichizadas y petrificadas, del mismo modo que merece pararse a reflexionar sobre su apunte acerca de cómo los intereses comunes de la clase política ha sido más estrecha, particularmente en la Transición española, que la que cada partido podría tener respecto sus propias bases. Esta última consideración viene a confirmar su fundamental postura acera de que estamos en una partitocracia enquistada en el Estado al que somete a un proceso de privatización a través de sus actuaciones extrapolíticas, en su ejercicio fuera del espacio público-político, lo que vendría a poner en cuestión las retóricas y embaucadoras afirmaciones de que cumplen la función de atender a los intereses de sus representados y no los suyos propios.

    Las dicotomías, entre ellas ésta, constituyen instrumentos de ordenación de la realidad, descriptiva y normativamente, sometidas a una la funcionalidad histórica, lo que debe advertirnos de no incurrir en la “falacia dicotómica”, es decir suponer que se trata de realidades esencialistas con un valor independiente de las circunstancias históricas que justifican y explican su función.

    La distinción está fuertemente arraigada en la tradición, lo que la condiciona en el sentido de atarla a contextos ya inexistentes. Esto, por muy versátil que sea, impide a la dicotomía transcribir contextos enteramente nuevos. Por otra parte, las pretendidas ideologías subyacentes a lo que es izquierda y derecha, constituye un banderín de enganche clientelista, incapaz de reproducir las variadas y complejas voluntades ciudadanas a las que dicen representar. Añadamos el hecho de que son un señuelo simplificador, frecuentemente vacío de contenido definido, con señas de identidad, a menudo, intercambiables. Para colmo de males, la dicotomía, contribuye a reavivar los enconos de los fantasmas familiares. En definitiva, en el caso de nuestro país, la dicotomía es falaz y e incapaz de transcribir tanto la realidad presente como las voluntades ciudadanas que a ella se acogen, lo que la convierte en un mero y caprichoso modo de reparto del poder político. El sentido acrítico con que se siguen manejando, contribuye a ello.

  39. Isidro dice:

    He encontrado una noticia que dice la verdad,está en Terra y habla de la visita del juez Garzón a Venezuela.Miren lo que dice entre otras cosas:

    “El juez Garzón también fue criticado por el vicepresidente venezolano Jorge Rodríguez, quien lo llamó ‘payaso’ en un acto público. ‘Pueden traer payasos, acróbatas. Son tarifados (pagados) que vienen y repiten lo que la oligarquía quiere que digan’, afirmó.”

  40. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 27

    Querido Ambar

    No hay peloton de los torpes, no puede haberlo, en los que emprenden el camino de la verdad. A este fin no hacen camino al andar mas que los que andan encaminados. Y tu estás encaminado a la libertad. De otro modo no verias las luces que, desde ests bog, iluminan los obstaculos que se han de sortear o vencer. Adelante, amigo. uves que

  41. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    34

    Querido Antonio

    Siempre me emocionó esa reflexion de Alain. Pero la considere inapropiada para la derecha y la izquierda de su tiemo, como lo demostró pronto la actitud de la sociedad francesa, que habia experimentado el frente popular, en la ocupacion alemana. La derecha fue colaboracionista, el partido comunista tambien hasta la ruptura del pacto germano-sovieto, y la resistencia fue muy escasa de efectivos.

    Pero la definicion de Alain tiene fundamento en una sociedad que, consciente de la libertad politica y la justicia, acepte la lealtad como principio del orden republicano. Una derecha que no “le aterra la lealtad que exige acercarse con prejuicio de igualdad a lo desconocido, es decir, con valentía moral”, como desearía el irrepetible Oscar. Un izquierda que abandone la nostalgia marxista de la identidad sujeto civil-ciudadano politico de la prerrevolucion y acepte como un avance esa separacion, pues ella es la que permite el control del Estado por la sociedad civil. En fin, un centro consciente de que su existencia es solo gubernamnetal, dentro de la derecha o de la izquierda.

    Con mucho interes por tus intervenciones, amigo Antonio, aqui tienes tu hogar cultural, tu casa politica y tu familia numerosa de amigos.

  42. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 36

    QUERIDO JOSE

    El factor economico, obetivamente considerado, no es determinante por si mismo de la posicion ideologidca. Para ello sería indispensable que a la posicion económica se uniera la conciencia del propio interes. Esto depende de la cultura. De otro modo no se explicaría el fenomeno de masas obreras industrializadas (no hablo por eso de campesinos) votando repetidamente partidos reaccionarios o derechistas. La demagogia no tendrá porvenir en una sociedad esclarecida por la libertad de pensamiento, es decir, por la promocion en todas las clases sociales de la inteligencia critica que descela la verdad. Por lo demas, tus reflexiones son de interes en este MCRC por las sugerencias que despiertan.

    Libertad de pensar y liberta de obrar sin ningun determinismo. Animo, hacia la RC.

  43. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 37

    Mi querido amigo

    A tu maravilloso y mateforico comentario solo le añado dos apostillas.

    1. Los traidores al franquismo y a la libertad no pactaron, como tu dices, “con inteligencia transitoria para no luchar con dolor”. Pues la inteligencia no puede ser transitoria. Pactaron sin inteligencia, pero con listeza, para cambiar su frustracion por una participacion en el poder de la dictadura.

    2. La vigencia de la distinción oficial entre izquierda y derecha no es hoy estratégica, como dices, sino puramente tactica, pues nada tienen en la reserva que les permita dejar de vivir el dorado presente, arriesgarlo en la aventura de la libertad.

    Tu nos empujas a la pronto creacion del Diario del MCRC, ¿donde si no podrias desarrollar ese enorme talento literario que se desprende a borbotones de tu sentimiento republicano de la libertad politica? Enhorabuena. Abrazos.

  44. Isidro dice:

    Igual que se va perfilando la creación del diario del MCRC,también podría mos ir pensando en la emisión de un programa de radio.Sería interesantísimo tener la oportunidad de hacer una tertulia nocturna a la misma hora que hora 25 y la linterna,donde estos quedarían en pañales…más que interesantísimo sería brutal.

    Ya se que tener cobertura nacional es muy difícil,pero podríamos comenzar de una manera más modesta:emitiendo en Madrid y en internet por supuesto.¿Por qué no puede D.Antonio hacer sus intervenciones desde su casa?,otros lo hacen.Además,está también sería una de las maneras de dar el salto desde internet hacia el mundo real.

    Se me ocurre hasta emitir desde Andorra con una emisora pirata.Aquí,durante la transición tan en boga ultimanente,un líder independentista canario emitía desde Argel y lo oía un montón de gente.No sé,son ideas…

  45. Carlos Luís dice:

    Don Antonío, acompaño un extracto, resumen del libro de Joan Garces “Soberanos e Intervenidos” donde se trata la transición desde la visión Geo estrategica de USA. Para someterlo a su opinión.

    “Tras el fallecimiento de Franco (1975), el objetivo de la reforma política subsiguiente ha gravitado en torno al mantenimiento del statu quo social interno y del estratégico externo. Sin embargo, en plena guerra fría, EEUU deseaba absorber el territorio y las FFAA españolas dentro de su estructura militar sobre Europa: la OTAN. Antes, sucesivos intentos de gobiernos norteamericanos se habían estrellado ante la resistencia de algunos gobiernos aliados que exigían que España tuviera un régimen no dictatorial. Desaparecido el dictador, se procedió a anclar a España militar, económica y políticamente en las instituciones supranacionales creadas por la Coalición de la Guerra Fría. Ello requería reemplazar la superestructura jurídico-política por otra homologable con regímenes liberales. Lo que se llevó a cabo en 1976-77 actualizando los planes congelados desde 1942-46, de restaurar la monarquía y fortalecer las estructuras socioeconómicas mediante su “legitimación democrática”. Quiere decirse, que la devolución de los derechos civiles a la ciudadanía española tuvo lugar bajo la supervisión directa y controlada de los intereses beneficiarios de aquellos planes. Es la cara desconocida de la historia del posfranquismo, de la que poco ha transcendido”.

    Para compensar la debilidad de los equipos legalizados en 1977, en particular los protagonistas que aceptaron pactar la reforma (AP, UCD, PSOE, PC, nacionalistas vascos y catalanes), se desmontó el andamiaje jurídico-formal de algunas instituciones del Estado heredado. Mientras, en paralelo, se potenciaba que los equipos más protegidos s organizasen en asociaciones paraestatales distanciadas de su base social específica, actual o potencial, y pudieran crear círculos concéntricos de clientela e incluso asalariados mediante las asignaciones directas, públicas o secretas (empresas privadas nacionales y extranjeras, Estado, financiación procedente del seno de la Coalición de la Guerra Fría). Fue un proceso llamado de consenso, apoyo y ayuda, que permitió al sistema de poder mundial penetrar fácilmente en España, auxiliar a los partidos cooptados y en el lugar más lejano a los que menos interesaba, como el PC o los núcleos de las nacionalidades periféricas.

    El resultado sería, como describió O.K.Flechtheim el nuevo entramado político prefabricado: “una transformación interna de los partidos (…) que evolucionaron del tipo de agrupación democrática de afiliados, fuertemente impregnada de ideología, a aquel de una institución casi estatal, dirigida en gran medida jerárquicamente (…) Esta “objetivación” y “desideologización” de la política de los partidos va hoy en día casualmente de la mano, con una renuncia progresiva a la realización de reformas estructurales profundas en la sociedad y la economía”.

    La actuación independiente de la cúpula de semejantes partidos respecto de sus miembros y electores ha facilitado su actuación al margen de referencias de clase. Como dijera J. Agnoli: “La técnica de la paz social no puede prosperar sin esta enajenación de las organizaciones políticas y sus dirigentes respecto a las mismas grandes masas que debieran representar. (…) Se desarrolla un mecanismo de dominación de nuevo cuño (…) en el que entran centros de poder objetivados y autoritarios circulando entre sí, en una relación de competencia”. Son partidos que aunque parezcan pelear por conquistar posiciones de poder, son parte de una unidad simbiótica, recurso de un bipartidismo imperfecto volcado sobre el “centro”, es decir, sobre el mantenimiento del statu quo ante garantes en fin de la paz social del sistema capitalista. Así, en España se ha podido reproducir los que Lelio Basso veía en la Italia de 1962 y que permite preguntarse si es el camino hacia el logro principal del fascismo, cuya razón principal consiste en imposibilitar toda democratización socializante.”

    Saludos y gracias.

  46. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 44

    Querido Isidro

    Tu idea de la radio es practicamente imposible. Todo está controlado por las grandes cadenas. Una nueva concesion es mirada con lupa. Pero has sugerido algo que tal vez pueda funcionar. Tengo un amigo en la esfera del arte que vive en Andorra. Le preguntaré si el podría conseguir allí una licencia. Tu concurso no tiene precio,
    Abrazos y hasta pronto.

  47. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 45

    Querido Carlos Luis

    Conozco personalmente a Garces. Sus analisis de la Transicion estan hechos desde la optica de la politica de EEUU, Aunque en lo fundamental y de modo demasiado general acierta, comete el error de creer que EEUU era favorable a la eliminacion de Franco y que los aliados euurpeos se oponian. Era mas bien lo contrario. Ademas, cree que en 1977 estaba en pleo apogeo la Guerra Fría, y en esos tiempos ya habia certeza en el Pentagono, como constan en sus informes, de que la URSS no resistiría un nuevo impulso a la carrera de armamento espacial. Aunque el factor extranjero ha tenido importancia, no ha sido decisivo. Lo principal ha sido el deseo de los dirigentes de la izquierda de resolver su vida. Gracias.

  48. Carlos Luís dice:

    En referencia al 44, recordarle, si no lo ha considerado ya. Lo idóneo de realizar “podcast” grabaciones que se puedan descargar, mp3, como paso previo y rodaje a las emisiones de radio.

  49. Óscar dice:

    Querido Antonio, amigos:

    Querido Antonio, la referencia a la inteligencia transitoria es irónica y, sí, demasiado oscura. Tienes toda la razón en la imposibilidad de una estrategia sin principios, como la vida sin principios que criticó Thoreau.

    Creo tan decisivo que comprendamos la necesidad de una publicación, la urgencia de su desarrollo humano, tecnológico y financiero, como lo pensó Lenin con su Iskra; pero más en su aspecto estructural, aglutinante, que en el sentido detonante que resaltó David cuando escribí el símil.

    Te parecerá infantil, mi paciente maestro, pero el orgullo de participar en esta página que le has abierto a la libertad tempera cualquier veleidad literaria.

    Un abrazo.

  50. Carlos Luís dice:

    Muchas gracias por su valoración, siempre tuve la intuición que, ya en 1945, USA contaba con gran ventaja sobre la URSS y que la guerra fría fue más bien una liebre para el desarrollo de USA.

  51. Francisco Álvaro dice:

    Siempre podemos emitir radio por Internet. Podíamos hacer un acopio de material, grabar cosas nuevas, debates entre nosotros, musica de calidad en los descansos, hacer una buena programación. Una programación circular de amplio periodo e introduciendo cosas nuevas en cada vuelta, quizás 6-7 con todo el material, para que todo el que se enganchase tuviese la oportunidad de escuchar todo el material.
    Un saludo.

  52. Isidro dice:

    Aparte de internet,hay que dar el salto fuera,como ya apuntaba Oscar en uno de sus comentarios.Yo no soy experto,pero una emisora de AM que la pueda escuchar mucha gente,ocupando algún lugar del espectro que no esté demasiado saturado.Yo estoy hablando de hacer un programa al día,o tres a la semana,eso ahora da igual.Una parte del programa podría constar de las llamadas(ó SMS para financiarlo)donde los oyentes preguntaran,y les aclarásemos la ingente cantidad de dudas y confusión que ya sabemos que habita en el mundo político.

  53. Lorenzo Alonso dice:

    Estimado MessageInOut,
    sigo normalmente tus escritos, pero últimamente te veo un poco pesimista. Quizás los sátrapas de la marca catalana están haciendo una de las suyas. Para mí Cataluña es una bella tierra (parte de mi familia vive en el área metropolitana de Barcelona), llena de buenos profesionales, con una sociedad civil muy dinámica, aunque últimamente ahogada con dirigismos inútiles y trasnochados. Cuando ella cree la sociedad política que la represente cambiará más de lo que parece. No tengas miedo del parlamentarismo puro en Cataluña, no tiene nada que ver con lo que hay ahora. ¿Te imaginas Cataluña dividida en 135 distritos? Seguro que de cada uno de ellos no saldrá ningún sátrapa idiota.
    Por mi profesión puedo decirte que cuando en algunos lugares de España el proyecto en el que participo comienza con problemas y a duras penas, en Cataluña ya está casi terminado.
    Estimado amigo, el idiotismo político está muy extendido a diestra y a siniestra, al este y al oeste y donde vivo hay un buen porcentaje de imbéciles políticos. Así que no dejes que te amarguen, en este blog el Maestro y todos nosotros te apoyamos.
    Saludos y Lealtad.

  54. Lorenzo Alonso dice:

    Estimado Oscar: sobre el relato de un día en la sabana.
    Más que las hienas, los buitres o los abantos me preocupa saber quién es la vaca muerta, ¿tal vez España? ¿tal vez la sociedad civil española?
    Nuestro Maestro nos ha regalado una breve historia de lo que se ha entendido por izquierdas y derechas. Ese regalo me ha servido para observar la utilización de esos términos como arma arrojadiza o como argumento para quitarse de en medio al contrincante. Hoy día en una sociedad alienada se utilizan como puro “marketing” para venderse como “progre” o como “persona de bien”.
    Creo que no es momento de calificar de afeminado al liberalismo democrático ni ser a regañadientes nada ni de añorar a la “gauche divine”.
    Tenemos delante de nosotros un gran reto y todos somos necesarios: demógrafos y estadísticos para diseñar los distritos y las mónadas, periodistas para elaborar la revista que deseamos, creadores de bellos artículos como tú, organizadores como Pla, juristas como Pedro A. González, científicos como David y etc. etc.
    Por eso no debemos ser las víctimas de “Lo que el viento se llevó” en la que Clark Gable le dice a uno de los sudistas (aproximadamente): “Vosotros tenéis el valor, pero ellos tienen las fábricas”.
    (PD: la última reunión con Pla, Vilamallén, otros republicanos de “pro” y contigo fue muy instructiva, ¿fueron 6C+1GT? no lo recuerdo).
    Saludos y Lealtad

  55. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    l 51

    Querido Isisro

    El Artículo al que nos remites está escrito por Manuel Muela, quien no solo es miembro del MCRC, sino que forma parte del equipo que planifica conmigo la creacion del Diario. Es natural que algunas palabras, pocas, las haya puesto para no comprometer demasiado al periódico.

  56. Juan Teodoro dice:

    Apreciado D. Antonio

    Magnifica la sintética revisión histórica, que usted hace, de la dicotomía derecha-izquierda desde que comienza a ser referente político común a nuestros días. Es innegable su conclusión sobre la necesidad de revisar de tales categorías políticas ya fetichizadas y petrificadas, del mismo modo que importa pararse a reflexionar sobre su apunte acerca de cómo los intereses comunes de la clase política ha sido más estrecha, particularmente en la Transición española, que la que cada partido podría tener respecto sus propias bases. Esta última consideración viene a confirmar su fundamental postura acera de que estamos en una partitocracia enquistada en el Estado al que somete a un proceso de privatización a través de sus actuaciones extrapolíticas, en su ejercicio fuera del espacio público-político, lo que vendría a poner en cuestión las retóricas y embaucadoras afirmaciones de que cumplen la función de atender a los intereses de sus representados y no los suyos propios.

    Las dicotomías, entre ellas ésta, constituyen instrumentos de ordenación de la realidad, descriptiva y normativamente, sometidas a una la funcionalidad histórica, lo que debe advertirnos de no incurrir en la “falacia dicotómica”, es decir suponer que se trata de realidades esencialistas con un valor independiente de las circunstancias históricas que justifican y explican su función.

    La distinción está fuertemente arraigada en la tradición, lo que la condiciona en el sentido de atarla a contextos ya inexistentes. Esto, por muy versátil que sea, impide a la dicotomía transcribir contextos enteramente nuevos. Por otra parte, las pretendidas ideologías subyacentes a lo que es izquierda y derecha, constituye un banderín de enganche clientelista, incapaz de reproducir las variadas y complejas voluntades ciudadanas a las que dicen representar. Añadamos el hecho de que son un señuelo simplificador, frecuentemente vacío de contenido definido, con señas de identidad, a menudo, intercambiables. Para colmo de males, la dicotomía, contribuye a reavivar los enconos de los fantasmas familiares. En definitiva, en el caso de nuestro país, la dicotomía es falaz y e incapaz de transcribir tanto la realidad presente como las voluntades ciudadanas que a ella se acogen, lo que la convierte en un mero y caprichoso modo de reparto del poder político. El sentido acrítico con que se siguen manejando, contribuye a ello.

  57. Isidro dice:

    D.Antonio:

    Sospeché que el articulista podía entrar en este blog,incluso se lo puse en uno de los comentarios al artículo(aunque creo no lo publicaron).De todas formas,después de su aclaración sobran las palabras.

  58. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 59

    Querido Juan Teodoro

    Me gusta tu analisis de la dicotomía política, pues he comprendido que te refieres a la que conoces. Pero siempre existira una tension entre la derecha y la izquierda social. Este conflicto social es sano para la libertad, como observó Maquiavelo. Aunque, claro está, a condicion de que se traduzca fielmente, y no como ahora, en el conflicto politico. Los partidos tienen que simplficar forzosamente la complejidad de la tensio social, para que sea politicamente facil de entender por las masas de votantes. Abrazos

  59. Eduardo dice:

    Si consideramos lo que es la “democracia” en realidad comprenderemos enseguida que los partidos presuntamente opuestos al fin pueden coincidir demasiado.
    Toda democracia es una oligarquía en principio abierta (que da cierta participación en el poder) o lo simula.
    Siempre el político gobernante del partido que sea tiene que atender más que a quienes lo votaron a la oligarquía patricia del país que gobierne. La oligarquía patricia es siempre bien atendida, en atenderla todos coinciden.

Los comentarios están cerrados.