POTENCIA REPUBLICANA

La mente común arrastra la creencia secular de que una cosa es la teoría de un nuevo ideal político -en nuestro caso la República Constitucional- que siendo racional sería irrechazable, y otra muy distinta la posibilidad de que su puesta en práctica mantenga y ratifique la integridad sistemática de la teoría, incluso en el caso de que su potencia venciera la resistencia del régimen de poder establecido -en nuestro caso la Monarquía de Partidos.

Lo que se admite en las ciencias aplicadas, en las empresas tecnológicas, en los juegos constitutivos de sus propias reglas y en las obras geniales de arte, se rechaza en la política. Donde se piensa que lo bien concebido en teoría se realiza mal en la práctica, por las exigencias de su traducción y adaptación a la realidad de la condición humana. Por eso se temen los cambios.

Sin teoría alguna de la libertad y la democracia, sin esquema de acción inteligente, los autores de la Constitución justifican las incoherencias, incongruencias y contradicciones de la misma, asegurando que hicieron lo mejor de lo que se podía hacer, y no lo que se debía hacer por la libertad política, en la circunstancia excepcionalmente favorable de la muerte de un dictador.

Polybio solo convirtió en lógica lo que solo era historia. La de una antigüedad carente de teoría política de la República. Su creencia de que a las dictaduras suceden las oligarquías, era una construcción mental a posteriori de los hechos, como también lo son todas las teorías políticas de la modernidad, concebidas con talento descriptivo, a toro pasado.

Ninguna de ellas ha sido concebida para que, en lugar de justificar los hechos del pasado (legitimismo) o del presente (situacionismo), imagine los acontecimientos que puedan ocurrir en el futuro, y los encauce en la dirección que les permita realizarse, en la historia procesual de las realidades políticas, mediante el esquema de acción colectiva que se derive o deduzca de la potencia de una idea política, fundamentalmente realista.

Mi reflexión actual continúa desarrollando las que expuse en los ensayos sobre materia y forma de la República, editados en este blog el 2 de noviembre y 30 de octubre de 2006, respectivamente. Pues tanto la materia como la forma republicanas son potencias. Potencia material, en tanto que posibilidad lógica o ideal. Potencia espiritual, en tanto que capacidad real, hiperactiva y dinámica de actualizarse y ser ratificada por los actos.

La verdadera potencia no es una posibilidad. Como dijo Leibniz, “siempre hay en ella tendencia y acción”. En virtud de esa tendencia, he considerado que la potencia republicana, la de su materia civil y la de su forma constitucional, constituyen verdaderas ideas-fuerza o, como lo expresó Descartes, “poder suficiente de la potencia dispuesta a la acción”. La conocida objeción de Hume (nada hay que facilite la idea de poder en el antecedente para producir el consecuente) quedaría superada, si la inteligencia y la intuición del espíritu republicano deducen, de la potencia o idea-fuerza que lo produce, el esquema dinámico de la acción a la que tiende y reclama.

Se puede afirmar que la potencia es la única invariante en las fluencias de lo real. Su operatividad unifica los acontecimientos en el sentido de la tendencia que la define, no como complemento de fuerzas subjetivas voluntariosas, sino como principio de actuación y de actualización de la realidad intuida que contiene.

A diferencia de las potencias mecánicas, las espirituales no unifican las acciones como el motor causa y uniforma los efectos que produce, sino como el imán atrae a las partículas inmóviles que, permaneciendo diferentes, caen en el campo de su imantación. La difusión de la idea constitucional de la República irá removiendo las conciencias y orientando los intereses conforme a la atracción de ese imán constituido en cada mónada.

El esquema de acción política se integra, pues, en la teoría pura de la República, como última reflexión del intelecto republicano y primer guión intuitivo de la acción para la operatividad y eficacia del movimiento de ciudadanos hacia la República Constitucional.

Anuncios

18 thoughts on “POTENCIA REPUBLICANA

  1. Francisco says:

    Artículo filosófico-político sobre la esencia de la potencia republicana y que nos recuerda la importancia de la teoría pura de la República como reflexión filosófica republicana y guía para la acción política del Movimiento de los Ciudadanos hacia la República Constitucional.

  2. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Genial ataque al miserable posibilismo político: como lo óptimo en la teoría suele ser malo en la práctica, encajaría mejor una teoría medio buena, medio regular, un poco mala en la práctica. Es así que el posibilismo político erige como buenos pensadores políticos a los hombres más malvados, que mejor definen la naturaleza caída del hombre, que cuando no peca lo es sólo por la infinita misericordia de Dios. Frente a ese posibilismo nacido más de una ruin teodicea que de una antropodicea es pertinente vincularse con Leibniz y Lessing: si en Aristóteles el acto/érgon está exento de potencia/dýnamis, Leibiz y Lessing piensan que todo acto está pleno de todos los posibles, a rebosar de posibles, siendo eminentemente acto/posible, estando por ello más cercanos a la premetafísica de Platón. Nuestro entendimiento es el país de las realidades posibles. El pesimismo posiblista – en este mundo sólo cabe lo mediocre, lo mediomalo – es esencialmente demoníaco.

  3. Antonio Muñoz Ballesta says:

    Queridos amigos de la Democracia, muchos piensan que hay una teoría científica detrás de la Constitución de 1978 y de la Transición al sistema político de hoy en día en España y Europa. No es así. Se intentó dar una cierta base o fundamento teórico político a la Transición con la filosofía del consenso de Jürgen Habermas, pero no se ha conseguido que pase de ciertos intelectuales orgánicos del Estado de partidos. Y, en vedad, ¿ qué fundamento teórico científico puede tener el Estado de partidos? No puede ir más allá de una “glosocracia” infantil y disparatada. Todo ha sido una componenda del Imperialismo de los EEUU contra la Europa de la segunda postguerra, que en nuestro país termina en 1975. La glosocracia es el régimen que tenemos, es hablar y hablar ( bla, bla, bla..) y no decir nada con un mínimo fundamento político y democrático. Ya lo decía Donoso Cortés: ” los parlamentarios son una clase discutidora..”, a lo que añado: y sin razón, es decir peor que Mefistófeles, porque Mefisto le discutía a Fausto “con” razón: nuestros parlamentarios actuales discuten sin razón y sin pretender tenerla.. todo vale por el poder… Por eso la impotencia de la Monarquía de partidos y de ahí la potencia de la verdadera Democracia.
    Don Antonio García-Trevijano insiste una vez más en la potencia de la verdad y la inteligencia porque no estamos en un régimen político tradicional aunque veamos oligarquías, caciquismos, etc. Estamos ante una Situación política ” excepcional” que dura ya medio siglo en Europa y 30 años en España. La potencia y la acción son dos maneras de decir lo mismo. Desde que las ideas de la República Constitucional junto con el pensamiento de Antonio García-Trevijano se han puesto en marcha ya hay una alternativa a esa situación de “excepción” en el Estado. Pero tenemos que vencer el ” auto-odio” o la falta de confianza en la conquista y valor de la libertad colectiva en España y en Europa. Cuando el ejército de Bush II invadió, de nuevo, Irak, el filósofo ( fallecido hace unos días )Richard Rorty hizo una de las pocas intervenciones en política desde hace mucho tiempo y en el sentido siguiente: EEUU no puede seguir siendo el ” Policia ” del planeta, tiene que serlo Europa. ¿ Tenemos la teoría ( que también es práctica) para hacerlo? Sí la República Constitucional. No hay que hacer caso alguno a los que, defendiendo el pasado del Estado de partidos no han visto todavía la necesidad de nuestros principios y potencia, ya sean por la izquierda o la derecha. Les recordaría, una vez más, una frase de Rorty:
    “Si la postura intelectual más respetable es aquella que es cuestionada con la misma virulencia por la izquierda y la derecha, estoy en buen sitio”, decía Richard Rorty en su admirable ensayo “Trotsky y las orquídeas salvajes”.

    Salud y República Constitucional
    Antonio Muñoz Ballesta

  4. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 2

    Querido Martin Miguel

    Te estás convirtieno en un pensador, antes eras un erudito. Tu reflexion no es la de un profesor academico. Desarrollas la idea de potencia desde el punto de vista de las realidades politicas. Tu comentario, como el de Muñoz Ballesta, me llenan de orgullo. Ahora ya podemos contar con la continuidad de mi pensamiento politico, en la escuela o círculo de Madrid, que estais fundando en este blog con las maravillosas intuiciones de la inteligencia critica, como las de Vicente Dessy, Oscar, David, Vila, Pepe Fernandez, Pla, Messagein, Hortensius, etc, y la de los jovenes
    que nos empujan con la imaginacion de lo nuevo, como Francisco Alvaro, Espinosa y los demas integrantes de esta escuela de pensamiento de destruccion crítica de lo muerto y construccion de la morada politica de la vida.

    De nada os sirve ya mi gratitud, pues ya contáis con las de las futuras generaciones de la verdad politica y la decencia personal, que produciran intelectuales dignos de este nombre, hoy tan desprestigiado. Al gran orgullo de haber sido vuestro maestro, añado el de ser comprendido por unos verdaderos amigos. Siempre leal y republico, el circulo de Madrid es vuestro.

  5. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 3

    Querido Antonio de Totana

    Alli te conocí y aquí te descubro como pensador de la verdad. Así como Martin Miguel ha entrado por fin en la senda del pensamiento erudito, y superado los barrotes de la memoiia erudita, pero todavía considera esencial la presencia del espiritu religioso en la “antropodicea”, cosa a la que la religion no ibliga, tu llegaras a la cumbre del pensamiento original y la intuicion directa o creadora de la verdad, cuando dejes de lado los prejuicios de juventud, formados en el esquema marxista.

    Con esta depuracion de tu espíritu, estas en condiciones mentales de producir una obra intelectual de envergadura filosofica. Te lo mostrare con empleos de penetracion mental que nos ofrece tu maravilloso comentario.

    1. Estamos en una Situacion excepcional, que trae su causa de la guerra fría. Y eso no es un sistema politico, basado en una Teoria.

    2. El consenso moderno fue inventado por la filosofia alemana poshitleriana para dar unidad de conciencia, patriotismo de la constitucion, a todo un pueblo culpable de la atrocidad nazi.

    3. Lo demoniaco insinuado por la religiosidad de Martin-Miguel, no está en Mefisto que ” discutía A Fausto CON razon”. Yo llego mas lejos, pues lo demoniaco estaba en Fausto y lo razonable en el prudente Mefisto.

    3. Rorty es uno de los primeros filosofos de la segunda mitad del siglo XX. La frase que eliges la he hecho mía en multiples ocasiones.

    Hago extensiva a tu personalidad mental, lo que he dicho en mi respuesta a Martin-Miguel. Solo me queda expresar admiracion y alegría por tus capacidades y lealtades. Siempre vuestro.

  6. Francisco Álvaro says:

    Querido maestro, amigos:
    Veo en la potencia republicana algo muy próximo, sino igual, a la creatividad humana, y veo en la forma republicana aquella que permite, forma y fomenta al individuo para el ámbito de la creación, quizás el origen de toda libertad, y quizás el territorio más propio de lo humano.
    Me ha impresionado mucho la frase “se puede afirmar que la potencia es lo único invariante en las fluencias de lo real”, porque esa potencia procede el pensamiento creador del hombre libre que encuentra el punto de unión y diálogo con “todos los reinos y suburbios de la naturaleza” en la creación y el pensamiento libre.
    Esta última serie de artículos tienen un halo del mejor misticismo, porque veo en las tres ideas-fuerzas (unidad nacional, representación electoral, separación de poderes), una proyección al exterior, un escaner de la mente creadora, artística, que rechaza falsas divisiones esquizofrénicas (unidad), tendiendo en algunas fases al holismo; teoría de la decisión más justa, rechazando las medias tintas (representación electoral mayoritaria) y hasta el mantenimiento del equilibrio entre los pulsos de lo humano (corazón, cuerpo, mente) con la separación de poderes.
    La República Constitucional como imagen del momento creador, que lleve al pensamiento libre al hombre mas romo y servil.
    La impotencia monárquica es el reino del no-pensamiento, impidiendo pensar, como toda la guerra fría, como ha afirmado D. Antonio alguna vez. Sin pensamiento creador, la potencia que empuja los límites de nuestra capacidad mental desde el principio de los tiempos, caeremos en la barbarie o la involución. Este reino inhumano, sin honor alguno, lleno de todos los pecados (muchos d ellos provenientes de eras precristianas y que yo veo como impedimentos al acto creador), este reino bastardo, es un momento parecido, a grandes rasgos, a aquel en el que una turba de monjes cristianos asesino a Hypatia en Alejandria.
    La actual forma del estado impide el pensamiento libre, expulsándolo a la inutilidad frente a los grandes réditos del servilismo y la cobardía.

  7. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Estimado Francisco Álvaro: La muerte de Hipatia, la famosa hija del gran matemático Teón, fue producto del complejo de inferioridad de una multitud ignara, bárbara y cobarde que se llamaba cristiana como forma de ennoblecer su miserable torpeza frente a la milenaria sabiduría gentil. Pero la Iglesia como tal no tuvo nada que ver con su muerte cruel, y san Cirilo, obispo de Alejandría, jamás instigó a aquellos bárbaros analfabetos. Más aún, uno de los mejores discípulos de Hipatia fue el gran matemático Sinesio de Cirene, el futuro obispo de Tolemaida, de quien conservamos cuatro cartas en griego dirigidas a su maestra, la gran geómetra, en las cuales, así como en otros pasajes de sus obras, la trata con gran cariño y admiración. Es injusto etiquetar de cristiana aquella barbarie. Por otro lado, lo que puso en peligro la vida de Hipatia no fueron las matemáticas y la cultura clásica, sino su fe en los Oráculos Caldaicos y en los secretos de la teurgia. Diríase que comenzaba una edad bárbara para todos.

  8. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 7

    Querido Francisco Alvaro

    Lo que tu concibes como potencia está referido al individuo, no a la materia social. Con ello te acercas a la intuicion creadora de Bergson. , Mientras que tu segunda intuición (veo en la forma republicana aquella que permite, forma y fomenta al individuo para el ámbito de la creación) entra de lleno en la potencia formal o subjetiva.

    La idea sobre la invariante en la fluencia de lo real,la debo a un filosofo frances, cuyo nombre no recuerd en este momento. Y no sé si dijo la unica invariante o una invatiante. Por eso no he buscado su libro para citarlo en mi artículo.

    Tu frase: el punto de unión y diálogo con “todos los reinos y suburbios de la naturaleza”, creo que es de Emerson, aunque yo la he expresado en relacion con la lealtad de la naturakleza a la naturaleza.

    Aunque yo no reconozco un halo de misticismo en mis expresiones, sino mas bien un ciego impulso estético, te confieso que si le hubiera dado mas espacio a mi ultima reflexion, habría comparado la potencia materail del arte en la sociedad,y la inspiracion indiidual en la forma de la obra de arte, pero advirtiendo que el artista toma prestados de la sociedad potencia material) los eleementos que su insiracion compone de otra manera mas bella.

    Me parece algo forzada la relacion de las tres ideas-fuerza de la RC con el escaner de la mente creadora. Pero muy congruente tu vision de la impotencia monarquica.

    Creo que en el Diario del MCRC encontraras la plataforma de expresion que tu pensamiento necesita para afilarse con el comentario de la noticia de actualidad. Me gustaria conocer donde y qué has estudiado y cual es tu medio de vida.
    Tengo ilusion y confianza en tu porvenir como escritor intelectual. Un abrazo de esperanza.

  9. Francisco Álvaro says:

    He estudiado Ing.Técnica de Telecomunicación en la Univ.de Málaga, pero la separación en compartimentos estancos entre las asignaturas y entre las otras carreras me ponía enfermo, enfermedad que he tratado de curar por mi cuenta leyendo todo lo que cae en mis manos. Me gano la vida dando clases privadas de matemáticas y haciendo encargos de programación informática.
    He desarrollado un nuevo concepto de comercio electrónico (B2N2C) y planes de empresa asociados que he presentado en algunos foros siguen su curso; sin embargo lo que de verdad me gusta es escribir. Tengo la imperiosa necesidad de escribir una novela y un ensayo que tengo en mente.
    Me quede muy sorprendido por su valentía y su coherencia al pedir la baja en el ejercicio de la notaria para dedicarse al saber, porque “su vocación era el saber”. Es usted un ejemplo para mi en muchos aspectos, y sé que para muchos más.
    Reciba mi gratitud y mi admiración más sincera, y a todos mis amigos del MCRC por su integridad y honestidad en estos tiempos tan difíciles.

  10. León Alega says:

    Queridos amigos,

    Que la realidad de que la potencia creadora de talentos républicos, nacidos del MCRC, derivará inevitablemente en muy diversas manifestaciones intelectuales, es un hecho que no nos debe sorprender.

    Lo que debemos procurar es que su difusión sea lo mas amplia posible. Ese es nuestro próximo objetivo. Cuando la meta es tan ambiciosa como noble, quedarse en la mitad del recorrido es un éxito.

    Pero eso no ocurrirá. Es una cuestión de tiempo.

    Informo que el proyecto del diario está ya en marcha, así como otros (interesantes y efectivos), de los que iré dando cuenta.

    Quiero participar que es mi intención fundar una editorial que esté a la altura que este movimiento merece.

    El primer libro tratará sobre la República Constitucional. El propio maestro será el autor, y si todo va como esperamos antes de fin de año lo tendremos en la calle.

    He contactado ya con alguno de los futuros escritores y la respuesta contiene tanta ilusión como sentido de la medida a la hora de pedir algo a cambio.

    A Francisco Alvaro,

    Procuraré llenar tu necesidad imperiosa de publicar tu rica prosa. Todo lo que uno se propone, lo consigue, pero necesito el tiempo necesario para hacer algo digno.

    Seguimos avanzando.

    Un abrazo a todos

  11. Pered says:

    Me encantan todas estas disquisiciones teoricas, contienen ciencia, erudición. Quizás sean necesarias para poner los cimientos ciertos de un pensamiento político español propio. Pero hecho de menos a los divulgadores, a aquellos que, bajándose del pedestar de las ideas – mis respeto a las ideas y esos pedestal .- sean capaces de transmitir a las gentes de a pie la importancia de los ideales, dogmas y principios de la Democracia.
    Alguien ha iniciado un diccionario, yo me inclino por la humildad de las cosas que se explican a los niños, en un lenguaje comprensible.
    Cuando he leido algunos artículos de “El Federalista” me he percatado de que en nuestra época el mensaje tiene que ser mas directo, quizás haya que preguntarles a los especialistas en marketing publicitario que nos brinden ejes de comunicación.
    A lo mejor estoy equivocado yo, y resulta que esto es una labor de siembra que espera una primavera para que empecemos a ver sus frutos y sus flores. Perdón por lo lírico.

  12. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    Inmejorable:

    “A diferencia de las potencias mecánicas, las espirituales no unifican las acciones como el motor causa y uniforma los efectos que produce, sino como el imán atrae a las partículas inmóviles que, permaneciendo diferentes, caen en el campo de su imantación. La difusión de la idea constitucional de la República irá removiendo las conciencias y orientando los intereses conforme a la atracción de ese imán constituido en cada mónada”.

    La potencia creadora de la Idea así concebida se conforma como auténtico “motor praxelógico” de la ciencia política.

    La original idea de la potencia republicana, introduce un maravilloso elemento práctico, la Republica Constitucional como fruto de la Acción Humana.

    Una vez la Idea se introduce en la sociedad ésta se traduce necesariamente en hambre de acción consecuente al crearse en su seno una verdadera “necesidad de libertad política” en aquellos que por fin conocen su significado, como necesidad antes inexistente.

    Ese hambre de libertad, motiva la acción política como medio coordinador de un fin que debe ser irremediablemnte satisfecho generándose así un fenómeno de enorme potencia que ya está generando acciones humanas como la de este MCRC destinadas a saciar ese hambre, caracterizadas por la espontaneidad en su actuación y la generosidad ideológica de sus miembros en aras a la consecución de un fin superior.

    Salud

  13. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 12

    Querido Pered

    Estoy de acuerdo con tus criterios. Pero has de saber que la teoria que expongo no solo es muy importante para que contemos con un pensamiento español, sino trascental para que nuestra accion politica no sea oportunista y tenga un solido fundamento que la haga permanecer.

    No debemos consultar a ningun publicitario. Pues estos se basan en la psicología de las masas tal como estan hoy acomodadas al Estado de Partidos. No tratamos de vender un producto en el mercado politico, como hacen los partidos estatales. Las masas se instruyen de lo nuevo con los hechos y acontecimientos. Y para producirlos se necesita una minoria que sea consciente y responsable de sus acciones. Es a esas minorias a las que nos dirigimos. El lenguaje de la comunicacion con ellas no debe ser tan alto como el que empleo en la creacion de la teoria, sino el que entienden todas las personas inteligentes, de conciencia moral, aunque no sean cultas.

    Creo que el Diario del MCRC cumplirá esa mision. De todas formas siempre sera mejor tu consejo que el de un publicitario, pues tu sabes lo que quieres y lo que buscamos. Un fuerte abrazo.

  14. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 14

    Querido Pedro

    Has tenido acierto al seleccionar ese texto de mi artículo. Y su interpretacion, a traves de la praxilogía de Von Mises, excelente. Por cierto, la mayoria de los traductores dicen praxiología y no praxeología. Espero que Martin Miguel nos aclare cual es el término correcto.

    Estamos haciendo una selección de escritores del MCRC como columnistas del Diario digital, que editaremos muy pronto. Al principio haran falta unos veinte, entre los que naturalmente estás. Luego el propio Diario marcará la seleccion. Por supuesto, todos los miembros del MCRC podran hacer sus comentarios. Estamos ante otro momento decisivo. La transformacion de mi blog en un Diario de opinion. Ya indicaremos las normas objetivas a que se atendran los columnistas, pues no habra censura. La extension de cada articulo no debe superar nunca un folio. Cuanto mas breves sean mas lectores tendrán. Francisco sera el editor del Diario. DÁnton esta haciendo el diseño. Temgo ilusion en hacer algo diferente y mejor de lo que se publica en Internet. De todos formas tenemos los meses de verano para ir mejorando el producto sobre la marcha, dando así oportunidad a todos los adheridos al MCRC para que aporten sus ideas. Hasta pronto.

  15. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Yo creo que como término parasintético debe decirse praxeología ( estudio de las acciones ), pues praxiología rompe la etimología del étymon, que exige una metátesis de cantidad en el genitivo del elemento regido.

  16. Pered says:

    Estimado Don Antonio:

    Agradezco su comentario, es para mi un honor haber sido objeto de su afectuosa atención.

    La verdad es que, algunas veces, se me hace difícil seguir sus artículos. Reconozco que cuando leí su discurso me crecí, pues supuso descubrir la Democracia.

    Aprendí más lleyendo “El Discurso de la República” que estudiando los programas de Derecho político y constitucional durante la carrera.

    Para mi desazón, cuando trato de explicar sus valores, principios, dogmas e ideales; cuando hablo de la “relación de poder” o de la “división de poderes”, del “voto directo y mayoritario” y ciosas semejantes, compruebo que se me entiende, que mis contertulios participan de los conceptos que expongo; pero también constato que esa cimentación moral no es asumida con la trascendencia que para la dignidad y la libertad, de todos y de cada uno, merece.

    Por eso me estoy haciendo malo, quizás astuto y, en lugar de tratar de romper el esquema de algunas discusiones políticas entre partidarios de unos y otros, aprovecho la ocasión para introducir algunas cuñas que dan motivo a que los interlocutores se deslicen, casi incoscientemente, por la senda de los asuntos que yo llamo graves.

    Ejemplo: “Curiosa democracia ésta en la que, quién gana las elecciones puede perder el gobierno”.

    Inmediatamente la discusión, el debate o la conversación adquiere otros tintes, se trasvasa al cauce de las ideas, abandonando el habitual anecdotario político que nos sirven los medios de comunicación machaconamente.

    De esta forma he conseguido dejar de ser tenido como un antisistema, descalificación con la que tirios y troyanos degradaban mis opiniones, algo es algo.

    Pues bien, eso se lo debo a Vd., y aunque algunas veces me he arrepentido de haber leido su Discurso, no por lo que en él aprendí, que fue mucho y muy fecundo, sino por lo que luego he tenido que aprender yo por mi mismo; muchas lecciones que han sido ingratas, desesperantes y hasta humillantes, por no entender que lo que para mí resultaba obvio fuera tan duro de asimilar y asumir por los demás.

    Aquí sigo y seguiré, nutriéndome en la medida de mis capacidades de sus escritos y de los comentaristas del Blogg, que son el único sustento que en la estepa en que habito puedo adquirir. Todo es tan lento, todo discurre tan despacio que es difícil aceptar que la injusticia y el abuso sigan prosperando con toda naturalidad.

    Por eso, al final, mi pregunta, que es la misma que hace los niños cuando se suben al coche: ¿Cuando llegamos?, ¿Cuando cree Vd. que éste régimen se agotará?

    Muchas Gracias.

Los comentarios están cerrados.