VERDAD = LIBERTAD

El sentido común y el pensamiento tradicional se resisten a creer que sea posible identificar la verdad con la libertad. No sostengo aquí que la equiparación de estos dos valores, de diferente campo de aplicación, tenga dimensión ontológica o universal. Me limito a examinar esa cuestión en la esfera de lo político y de la política. Y ahí he llegado a descubrir con alegría que la verdad, en la relación de poder entre gobernantes y gobernados, entre Estado y Sociedad, está en la libertad que la fundamenta.

Verdad política y libertad política son una sola y misma cosa. Lo cual implica que si a la verdad se llega por el conocimiento de la inteligencia, a la libertad también. Esto es más revolucionario que cualquier ideología de la voluntad de poder. El problema consiste en cómo hacer posible que la sociedad acceda al conocimiento de la verdad política, del mismo modo que llega a las verdades científicas. Y es aquí donde la unidad de conocimiento, llamada epistemológica, se hace condición de la verdad y de la libertad. La oposición al conocimiento unitario de la verdad política la constituyen las ideologías, en tanto que son veladuras de la objetividad y visiones parciales de la totalidad social.

El idealismo griego identificó las nociones de verdad, belleza, bondad y libertad, en la suprema expresión del orden cosmético del universo y en la esencia de lo humano. Pero la radical separación del empirismo entre naturaleza y moralidad, junto al dualismo cartesiano (mente-mundo exterior), dejaron a la libertad colectiva de la humanidad, salvo en la ética de Spinoza, sin fundamentos en la naturalidad.

La verdad de la inteligencia cognoscitiva de la materia era el espejo mental de la Naturaleza. La libertad de la voluntad electiva del espíritu era la fuente de la moralidad. El pensamiento materialista, incluso el marxista, no podía unir la libertad política a la verdad social. Si ésta se determinaba en última instancia por las relaciones de producción, aquélla solo podía ser ilusión colectiva y privilegio real de los señores del mercado.

La filosofia ha tratado de buscar la virtud trascendental que realice, en la vida práctica, la identificación de la verdad con la libertad. Platón y Aristóteles la encontraron en la nobleza del hombre sabio, justo y honrado, en la síntesis ética-estética que realiza la unión de lo bello y lo bueno (kalokagathía), en cuya virtud el poder se justifica por su función educativa en la verdad y no en la obediencia. En esa unión encontraron los griegos “el principio supremo de toda voluntad y de toda conducta humanas, el ultimo motivo que actúa movido por una necesidad interior y que es al mismo tiempo el móvil de cuanto sucede en la Naturaleza, pues entre el cosmos moral y el cosmos físico existe una armonía absoluta” (Jaeger).

El “hiperhombre” de Luciano y el “superhombre” de Zaratrusta, aunque sean, a mi parecer, tipos ejemplares derivados de la “kalokagathía”, no sobrepasan la dimensión personal de aquella virtud ideal griega, como tampoco la supera el ideal de vida auténtica en la filosofía existencial, salvo en la noción de libertad del último Heidegger, que la fundamentó en la verdad (“De la esencia de la verdad”, 1943), cuando dejó de estar obsesionado con el Dasein existenciario, con el hecho irremediablemente dado de estar-en-el-mundo.

Más que en la correspondencia entre la mente y la cosa, la verdad consiste, como pensaron los griegos, en un descubrimiento. En la cosa social existe verdad y falsedad. Mientras esta encubre la degeneración en el estado del ser social, aquella la descubre. Y lo descubierto permite que se descubra porque la cosa social está abierta, mucho más que la Naturaleza, al conocimiento de la verdad, por su homogeneidad con la libertad del espíritu que la encuentra. Un conocimiento creador, pues la libertad de pensamiento que descubre la verdad la convierte en verdadera, es decir, en verdad realizable en el mundo, al modo como la verdad científica se verifica como verdadera en la ciencia aplicada y en la tecnología. Pero la verdad política solo se puede patentizar como verdadera si la libertad de expresión la difunde en su integridad, tal como es, haciéndola presente y, en consecuencia, deseable.

Heidegger pensó que la verdad es la libertad, porque veía en la apertura de la cosa a su conocimiento una cierta liberación, una entrega previa de la materia social a la esencia de la verdad. Lo cual presupone la existencia de un tipo de libertad que no expresa decisiones de la voluntad. Un tipo de libertad que no posee el hombre, sino que lo posee.

Pero el pensamiento de Heidegger no podía identificar la verdad política con libertad política. La idea de liberación -en la apertura del ser social al conocimiento de la verdad- presupone una acción, voluntaria o intencional de la libertad que, por la lógica del consecuente, es posterior al conocimiento de la verdad.

Mi investigación sobre la identidad de la verdad con la libertad ha tratado de evitar el escollo psicológico y aristocrático de fundamentarla en alguna virtud trascendental, como los griegos, y el círculo vicioso de situarla en una previa y ontológica libertad objetiva del ser social, como Heidegger.

El fundamento de la identidad de verdad y libertad lo he buscado en un principio universal, que no es el de la utilidad a la especie humana, como creyó Nietzsche, sino el de la lealtad de la Naturaleza a lo natural, expresada en la homogeneidad de la forma con la materia a que inhiere, y en concreto, en la forma republicana que constituye con la libertad constituyente la materia política de la Sociedad y del Estado.

La verificación de este fundamento de la verdad política en la libertad política, la consideración de este tipo de libertad colectiva como lo único que es verdadero en la relación de poder, lo busqué en la experiencia histórica. Tanto en la del triunfo de la libertad (EEUU, Suiza), como en la de su fracaso español y europeo.

Y la trascendencia de la igualdad verdad-libertad está en que la realización de lo verdadero y lo libre depende más de la unidad de su conocimiento social, por medio de la difusión de la verdad descubierta, que de la voluntad de liberación de los que siendo siervos voluntarios se creen libres.

Anuncios

128 thoughts on “VERDAD = LIBERTAD

  1. Pedro M. González (Club Republicano) dice:

    Por eso la clase política de la partitocracia nunca puede ser inocente, sino mentirosa.
    Así, la participación electoral en el sistema supone un acto de mentira consciente totalmente inaceptable.
    Quienes participan en la partitocracia son culpables de faltar a la verdad, por mucha postura posibilista o utilitarista que adopten.

  2. Francisco Álvaro dice:

    La verdad os hará libres

    La identidad verdad=libertad mostrada por D.Antonio me evoca el mensaje “cristiano” “la verdad os hará libres”, que es condición, pienso, necesaria y suficiente, por lo que se podría decir también que la libertad nos hará verdaderos.

    Si a la verdad se llega por el conocimiento de la inteligencia, y en virtud de la igualdad, también a la libertad, y si, en sociedad es también válido, creo, lo afirmado en el frontal del oráculo de Delfos, “conócete a tí mismo y conocerás a los dioses”, creo que la libertad y verdad política convergen geográficamente en las proximidades de las unidades monádicas.

    Descubrir la política en nosotros mismos, en el entorno de la mónada, y no creen en la mitología lejana creada por unos cuantos interesados y que han situado en el Olimpo-Parlamento, con una estética mucho más cutre. No alcanzo a imaginar que deidad representa Pepiño Blanco, quizás Hermes y su caduceo, lo que es toda una blasfemia para un pagano como yo que sólo ve metáforas de los procesos naturales en toda deidad.

    Si dichas metáforas bien pudieron tener un sentido educativo para pequeños de los riscos griegos, supone toda una traición a la inteligencia prolongar las metáforas en la edad adulta para dar arquitectura filosófica a estructuras de poder, siendo el poder “ortodoxo” de tipo piramidal.

    Una voluntad de poder que aleje a la sociedad civil del conocimiento de sí misma, que la haga creer en deidades políticas básicas y constituyentes más allá de la comarca, la veo fraudulenta.

    La secuencia adecuada, pienso, es una educación que vaya de lo local a lo general, pero seguida de otra, que entroncaría con lo político, que fuese de lo general a lo local. No una pirámide clásica, sino una pirámide invertida.

    Reconocer a España, a la Asamblea Nacional y al presidente de la República en el fondo de cada mónada, en su fundamento, y no en ninguna altura.

    El hombre que fue el niño educado con metáforas, reconoce ahora a Eolo en la brisa de su aldea y a Zeus en el concreto rayo en la montaña.
    Situado en la máxima altura, la humana, no desprecia a ningún semejante porque a bajado a lo concreto, y aunque en el descenso se ha topado con el conocimiento de las metáforas y mecanismos que mantienen los privilegios y las prebendas, tiene la capacidad y el conocimiento para actuar, con un pensamiento libre, verdadero y creador.

    (pensamiento verdadero (conocimiento de la realidad cercana, de uno mismo) + pensamiento libre (de prejuicios que atan lo concreto a una globalidad interesada)) = pensamiento creador.

  3. Cristian Omega dice:

    Que buena lectura me dio este blog, por Dios. estoy muy a gusto. Lo invito a ver mi blog, aunque no de tan elevado nivel de contenido, pero intentamos informar a la gente. Cuando pueda entre a http://www.politolia.wordpress.com
    Si puede nos ayudan, estamos en lucha contra las minas de Uranio en Salta, Republica Argentina, y la tala indiscriminada de los bosques.
    Pido tambien autorizacion para poner material de usted en nuestro blog.
    Un cordial saludo

  4. Tony Díaz dice:

    LO VERDADERO Y LO FALSO EN LA RELACIÓN DE PODER.

    Si la verdad en la relación de poder entre gobernantes y gobernados, entre Estado y Sociedad, está en la libertad que la fundamenta.; una relación de poder entre gobernantes y gobernados que no se fundamente en la libertad sería una falsa relación puesto que lo falso es lo contrario de lo verdadero. Siendo lo falso lo contrario a lo verdadero, tal relación de poder sería de todo punto rechazable una vez reconocida su falsedad, puesto que lo falso ha sido siempre reprobado, incluso castigado como delito, así se castiga el delito de falso testimonio, la falsificación de moneda, la suplantación de personalidad, etc..

    Si la libertad política es lo único que es verdadero en la relación de poder, todo los demás fundamentos de esa relación son falsos y por tanto no deseables. Habiendo sido descubierto este fundamento transcendental en la historia de la humanidad y en el pensamiento político, la cuestión se reduce en destapar (hacer desaparecer las veladuras) y no en verificar la falsedad en la relación de poder (gobernante-gobernado), no basada en la libertad política. Ahora bien para destapar la igualdad verdad-libertad se hace necesaria darla a conocer, difundir la libertad descubierta y esto sólo puede conseguirse a través de los medios de difusión, que si no lo hicieran serían cómplices de las falsedd descubierta.

    Su artículo don Antonio me pone en un gran aprieto, pues descubierta una falsedad no quiero ser acusado de un delito de encubrimiento pues el que conoce una falsedad está obligada a denunciarla.

    Y por tanto DENUNCIO PÚBLICAMENTE, la falsedad de la relación gobernante-gobernados instaurada por el Estado de Partidos en España ya que esta relación no está fundamentada en la libertad política.

  5. Javier castuera dice:

    ¡Sublime!, D. Antonio. Por fin otra apertura al afianzamiento de todo la teoría política por usted expuesta hasta ahora. Importantísimo. ¡Bravo!

  6. Antonio Muñoz Ballesta dice:

    CONSTRUIR LA VERDAD, CONQUISTAR LA LIBERTAD !

    La verdad es producción y la libertad también ( Spinoza). El siervo voluntario es el cobarde de la libertad (De La Boétie). La libertad de todos, aquella que es necesaria para que cada uno sea libre (= humano), se conquista con la lucha ciudadana en la existencia arrojada a la muerte ( Heidegger). Si no hay reivindicación ( aunque nos cueste la vida) y acciones “repúblicas” la verdad no se construirá ( existirá en nuestros corazones solamente), y, si en esa obra de Lealtad no seguimos todos los principios y ! leyes naturales ! del MCRC la Naturaleza ( “Natura sive Deus”) no será natural y los ” falsos repúblicos”, de nuevo, convertirán en mentira la verdad.

    S.& R.C.
    Antonio Muñoz Ballesta

  7. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 1

    Querido Pedro

    Millones de personas no conocen la verdad. La ignorancia inexcusable las hace inconscientes del significado de sus votos. No son mentirosos sino irresponsables de sus actos. Lo que hace sumamente peligroso confiar en ellos.

  8. Martín-miguel Rubio Esteban dice:

    Nuestro Antonio hace un resumen genial de la evolución en la Historia de la Filosofía de la identificación ontológica y pistemológica entre “verdad=libertad”, ya expresada por Sócrates en los Recuerdos de Jenofonte, si bien Jenofonte, prodorio y aristócrata, vincula la identificación con los kaloikagathoì, que en Platón y Jenofonte son sinónimo de beltístoi, aristoí, eugeneîs, gennaioi, gnôrimoi, khrestoì, dynatoi, ploúsioi o euporoí. Es decir, la filosofía platónica situó al aristócrata tradicional como el tipo de ciudadano al que debe aspirar una pólis. “Nosotros los veraces”, oímos en Píndaro como sinónimo de aristócratas. Y es penetrante por su transparencia la oposición de la verdad política a las ideologías en tanto que “visiones parciales de la totalidad social”. Una cosa, no obstante, no ha dicho Antonio: San Juan, el Apóstol centenario – vivió tanto que se creía que no iba a morir – que escribió el último evangelio canónico, llega a poner en labios de Jesús la frase: “La verdad os hará libres” ( 8, 32 ), que es un glorioso eco del Mundo Clásico. Me hubiera encantado que Antonio nos la hubiera comentado, pues es seguro que sería original, y no tendría nada que ver con ciertas manidas digresiones ya muy conocidas.

  9. Francisco Rodriguez - La Alpujarra dice:

    ¡Buenísimo! Increíble. Antonio, eres realmente un maestro.

    Tengo poco tiempo, pero sigo tu blog con frecuencia, porque me llena del verdadero conocimiento que contiene y me siento muy bien participando del mismo.

    Yo como hombre de campo, nacido en las cumbres de Sierra Nevada, en el corazón mismo de la Alpujarra, acostumbrado a oír la voz de la naturaleza, se que todo lo que dices procede de ella, porque cuando leo tus artículos, se me ponen los pelos de punta, al ver, que hay seres humanos que hablan el mismo leguaje de la Naturaleza salvaje; donde sino ha llegado el hombre depredador, reina la libertad y la lealtad, donde la interrelación de las cosas son sencillas y por ello también armoniosas.

    Antonio eres Grande.

    Un cordial saludo republicano para todos.
    Francisco Rodríguez (La Alpujarra).

  10. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 2

    Queido Francisco Alvaro

    Tu texto bueno en el fondo, y confuso en la forma de argumentar. Ta intuicion de la unidad monádica justifica por si sola tu comentario. Necesitaria más espacio para aclarar los errores en que cae tu demasiada espontánea reflexion sobre la cita bíblica, oráculo de Delfos, educacion inductiva y deductiva, pensamiento verdadero+libre=pensamiento creador, etc.

    Como Martin-Miguel (8) se ha extrañado de que no haya mencionado la cita bíblica, solo responderé a hora a esa cuestion.

    1. Mi respuesta 28 a David (articulo anterior) dice: “La cita bíblica solo se entiende si libertad y verdad son lo mismo. Pues la libertad nos hace verdaderos”.

    2. La verdad no es, como tu dices, condicion necesaria y suficiente de la libertad, sino lo mismo. Entre conceptos identicos no hay relacion causal (tu dices, “por lo que”).

    3. Tanto San Juan como tu poneis la oracion en futuro (os hará), o sea, haceis una prodiccion en lugar de una prediccion.

    4. Verdad y libertad son terminos diferentes que designan un mismo concepto. Tienen una relacion de reciprocidad que permite la conversion: “la libertad os hará verdaderos”.

    5. Mi pensamiento es este: “la verdad os hace libres y la libertad, verdaderos”.

    Gracias, amigo, por este sano dialogo.

  11. Francisco Álvaro dice:

    Querido maestro:

    Gracias ante todo por su artículo que creo que es de importancia extrema.
    Gracias también por sus puntualizaciones a mi comentario que me permiten seguir aprendiendo.

    Quisiera comentar la posibilidad, en relación a la identidad libertad y verdad, de si escenarios de pequeña concentración de libertad puedan llevar hasta ámbitos de pequeña densidad de verdad y de ésta, hacia mayores de libertad.

    ¿No es posible una causalidad recíproca, realimentada, entre ambos conceptos, todavía no puros, que encamine al individuo hacia el concepto puro libertad=verdad?.
    Con todo mi afecto, Francisco.

  12. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 3

    Amigo Cristian

    Agradezo tu elogio a mi blog. He visitado el tuyo. Me complace vuestra dedicacion a combatir casos concretos que degradan la humanidad en los entornos afectados. Si nos lees con frecuencia comprobaras que para nosotros esas energias se malgastan si no estan encuadradas en un plan de accion general por la libertad politica, de la que Argentina carece tanto como España. Nosotros solo podemos ayudaros con ideas politicas. Y lo que vosotros necesitais son apoyos prácticas. De todas formas podeis contar con nuestra simpatia. Si nuestro MCRC fuera conocido en Argentina, tal vez podriamos ayudaros. Con amistad.

  13. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 4

    Querido Tony

    Ese es el tipo de divulgacion que causará efecto en las personas, no comprometidas o interesadas en el Estado de Partidos, que sepan la falsedad de lo que perciben, pero que aun no conocen la identidad entre verdad y libertad. Por eso la divulgacion de la teoria de la libertad politica ha de combinar todos los metodos de la difusion, desde el boca a boca, hasta la television. lgacion ha de er

  14. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 5

    Querido Javier

    Tambien yo considero que la reflexion de este artículo marca un punto decisivo en la proxima accion del MCRC, y funda en la propia teoria del MCRC la estrategia y la tactica de sus acciones. Gracias por tus animos.

  15. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 6

    Querido Anyonio

    Nunca habrá falsos republicos, porque estan poseidos por la verdad. La podran traionar, si dejn de ser leales a si mismos, pero no la pueden falsear. No recuerdo donde Heiddeguer dice lo que le atribuyes. Un fuerte abrazo.

  16. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 8

    Querido Martin Miguel

    En mi respuesta a Francisco Alvaro aclaro como yo entiendo el aforimso biblico. Si lo hubiera inclusido en mi artículo habría introducido una confusion. Pues en San Juan la verdad tiene el rol de antecedente activo y la libertad el de consecuente pasivo.

    Te recuerdo lo que te pedia cuando escribias en la Razon: poner entre parentesis el termimo español que traduce la voz griega. Es un deber de cortesia a tus lectores.

    Compruebo que has entendido bien mi artículo, que sin embargo no es un resumen de la evolucion filosófica de la identidad-verdad, sino un breve analisis crítico de las fuentes griegas y existencialistas, que estudiaron esa relacion, lo que me permite fundar la sintesis sobre la unidad epistemologica de que trataré enseguida, para orientar la proxima accion del MCRC en el Diario. Por eso le doy tanta importancia a mi analisis. Gracias y hasta pronto.

  17. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 11

    Querido Francisco Alvaro

    Los terminos verdad y libertad expresan aspectos diferentes de una sola y misma cosa. Por ello no es meramente posible, sino inevitable, que ambos se refuercen mutuamente y retroalimenten. Y la expansion de la verdad, como la de la libertad, depende de la inteligencia y la intensidad de las acciones monadicas que impulse el MCRC, segun sea la naturaleza de cada núcleo. Gracias.

  18. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 3

    Amigo Cristian

    Se me olvidó decirte que estas autorizado para reproducir todo lo que quieras de este blog, en el medio que mas te plazca. Y espero que podamos leerte aqui con asiduidad. Saludos afectosos de los republicos españoles.

  19. Antonio Muñoz Ballesta dice:

    Queridos repúblicos, don Antonio, las expresiones utilizadas y que se refiere al autor alemán pueden extraerse de los últimos capítulos de Ser y Tiempo, y en concreto de la dimensión temporal del ser, en relación con las categoría existenciales del Dasein. El hombre con existencia auténtica o “ propia”, como mejor traduce J.E.Rivera , en cuanto proyecto del «ser-ahí», es, también, enfrentamiento a la muerte: el ser-ahí es también «estar vuelto hacia la muerte» [Sein zum Tode] . La expresión “ arrojado” se encuentra ya en el capítulo quinto de la primera sección de la primera parte, en concreto en las páginas 197 y siguientes, y en el capítulo primero de la segunda sección, en concreto en el parágrafo 53 se delimita el proyecto existencial de un modo propio de estar vuelto hacia la muerte.
    “ El Dasein tácticamente arrojado puede “tomarse” tiempo y perderlo tan sólo porque a él en cuanto temporeidad extáticamente extendida, con la aperturidad del Ahí fundada en esa temporeidad le ha sido asignadao un “tiempo” “( Heidegger, Ser y Tiempo, página 425, Editorial Trotta).
    El sentido de las expresiones heideggerianas utilizadas en el contexto de la verdad y la libertad (política) es el siguiente: Al igual que la existencia humana propia o auténtica se consigue desde un planteamiento consciente de la posibilidad de la muerte, también la verdad y la libertad verdadera se consigue si ( sin miedo o angustia a no ser uno más de la partitocracia ) se lucha hacia la República Constitucional. Si se hace así , como bien dice, no son posibles los repúblicos que permanezcan en la falsa libertad política.

  20. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 19

    Gracias, amigo Antonio, por tus precisiones. Conozco muy bien la filosofia de Ser y Tiempo. Lo que no recordaba es que Heidegger hubiera hablado de lucha ciudadana y estar arrojado a la muerte. Creia que el Dasein se referia siempre al estar-en-el mundo arrojado a la vida. Mi memoria no es tan buena como yo creía. La angustia ante la muerte la tenia vinculada a Kierkegard. Pero estoy seguro de que Heiddeger no conocía lo que era la libertad politica. Con afecto, un fuerte abrazo.

  21. Antonio Muñoz Ballesta dice:

    La verdad es que el análisis existencial heideggeriano es muy rico a la hora ( ¡ de reloj y de la temporeidad ¡ ) de interpretar la “caída” en la situación partitocrática de la impropia libertad ciudadana. El texto siguiente de la página 201 de Ser y Tiempo nos pone delante del votante y político, como “dasein fácticamente arrojado”, del Estado de partidos, y es que hay algo inauténtico en toda esta situación política, detectable porque de la Gran Mentira no puede surgir verdad.
    Dice así Heidegger: “ La condición de arrojado no sólo no es “un hecho consumado”, sino que tampoco es un factum plenamente acabado. Es propio de la facticidad de este factum que el Dasein, mientras es lo que es, se halla en estado de lanzamiento y es absorbido en el torbellino de la impropiedad del uno. La condición de arrojado, en la que la facticidad se deja ver fenoménicamente, pertenece a ese Dasein al que en su ser le va este mismo ser. El dasein existe fácticamente.” Y por eso mismo, podemos decir nosotros, existe la posible elección de conquistar la verdad propia, la libertad política, mediante la decisión resolutiva de las acciones repúblicas, que lejos del miedo, hacen al hombre un hombre libre.

    S. & R.C.
    Antonio Muñoz Ballesta

  22. Jaime dice:

    Estimados repúblicos:

    Lo cierto es que este último artículo de García Trevijano confirma la gran altura intelectual de su trabajo. Su densidad conceptual y su riqueza argumentativa constituyen la mejor prueba del respeto de D. Antonio hacia los lectores de su “blog”. D. Antonio, yo que no uso sombrero, déjeme decirle que ante usted me quito el cráneo, como aquel personaje de Valle-Inclán.
    La elección del tema del artículo, la identificación de libertad y verdad, nos remite inmediatamente a uno de sus libros fundamentales: Frente a la Gran Mentira. Una mentira que lo contamina todo. Permítame que añada un ejemplo más de este ensuciamiento de la vida pública, de cómo la mentira, la falta de libertad política, esclerotiza a la sociedad civil.
    Durante estas semanas un grupo de personas estamos iniciando un proyecto de carácter literario y filológico que se desarrollará en internet. Por un elemental sentido de la coherencia conseguí convencer a mis socios de que no deberíamos acudir a los poderes públicos para obtener apoyo económico mediante la “concesión” de subvenciones. La independencia del proyecto estaba en juego. Además de nuestras aportaciones económicas personales, el desarrollo del proyecto precisa de un apoyo complementario, de modo que acordamos dirigirnos a instituciones privadas, fundaciones culturales sostenidas y promovidas por varias empresas. En nuestra primera entrevista con el responsable de la fundación de una empresa de ámbito nacional, cuál sería mi sorpresa cuando, después de alabar el proyecto, se desmarca diciendo que el apoyo económico por parte de esta empresa quedaba supeditado, “como es habitual”, al apoyo previo de la Consejería de Cultura del gobierno de la Comunidad Autónoma.
    Han leído bien.
    Yo me pregunto: ¿dónde está la iniciativa privada?, que es tanto como preguntar ¿dónde está la libertad para emprender sin la “tutela” de un gobierno? ¿es que en todas partes ha de notarse la presencia de los gobiernos, esto es, de los partidos políticos?
    No aporto nada nuevo a lo ya conocido por todos ustedes, pero me interesaba relatar un caso vivido personalmente y que ilustra el grado de putrefacción a que está sometida la sociedad civil, consecuencia de la mentira política.
    Un atento saludo.

  23. Óscar dice:

    Querido Antonio, amigos:

    Querido Antonio Munhoz, todavía en la emoción que produce tu rabiosa sabiduría me hace sonreir la cara de perplejidad que pondría Kant al leer este artículo; musitaría esta vez, le escaparía para siempre de la boca, aquello de “el demonio de la libertad”.

    Permitidme una reflexión malévola al hilo de la conversación sobre Heidegger. Sí, el filósofo pasó del obsesivo estar en (tiempo) como condición ontológica, al estar siempre a punto de morir (tiempo) con idéntico resultado. Qué pensarán los liberales modernos que tanto lo desprecian por puro fetichismo (claro que no me refiero a nuestros companheros en estas páginas), cuando sepan que hay un heideggeriano estar en la Repúblca, incorporado a la ontogénesis política de la identidad verdad-libertad? Hablando en serio, es maravillosa la superación del fatalismo heteronómico de Heidegger, ese tener que encontrar la porción objetiva de libertad que corresponde al ser fuera de uno mismo, cuya expresión política nos condenaría a la dictadura chamánica.

    Creo que la confusión de Francisco Álvaro y Martín Miguel cuando traen a colación la cita bíblica descansa en la falta de comprensión de la naturaleza pionera del texto de Antonio. Pionera en el sentido pagano, paganismo no religioso o ideológico, que se manifestó en la primera filosofía griega y parte de la filosofía india antigua. Atacaron el conocimiento del mundo con los ojos del mundo y así nació el pensamiento más hondo, aunque posteriormente cerraran su cosmología con un fuerte idealismo o espiritualismo. Ese acercaminto no metafísico a la verdad política, aleja todo el artículo del carácter místico y atemporal (no futurible, porque futurible quiere decir por venir a condición de y la libertad causada de la que habla San Juan no puede llegar) de la frase de Jesucristo. Que yo sepa, se trata de la primera expresión epistemológica de la libertad política (intuición ya existe en artículos anterirores), además de constituir una reflexión fundadora (asiento y derrame) pues su desarrollo lógico permite imaginar no sólo un profundo conocimiento sino un nuevo idealismo político. Así, la expresión política de la libertad está unida a la verdad de nuestro ser social, es ese ser. Y su forma, su definición material, es la República. Alguien da más? Sabíamos que la libertad es fácilmente contagiosa en la experiencia, pero ahora pudiéndo comunicarla para que se comprenda fácilmente y no sólo se sienta, no es la Palabra lo que se hace mayúsculas, son las palabras las que llevan a una libertad mayúscula, la de todos. No sólo podremos reconocer la fuerza bruta como herramienta de la opresión, sino que sabemos por qué el enganho es su aliado. Tu pensamiento, querido Antonio, ha actualizado políticamente la libertad; te lo agradezco por lo que significa y porque comienza a llegar un olor tenue a Jonia, a Jonia antigua.

    Un abrazo.

    P.S.
    Queridos amigos, escribo desde Sagres, pido disculpas por no poder responder a vuestras preguntas o comentarios directos, no tengo acceso constante a Internet. También os pido que disculpéis las faltas de ortografía.

  24. pedro ortigosa goñi dice:

    Mi Agradecimieto infinito por el deliquio y regalo intelectual que me depara la lectura de sus artículos, pletóricos de verdad, libertad y amor por el conocimiento y a sus semejantes, que no conozco caso igual.
    Una divagación, con perdón: la verdad y la libertad siendo distintas son a la vez la misma cosa, el ser(verdad) y la accion(libertad)constituyendo la vida, y no puede darse una sin la otra, por ello, el que conoce la verdad es libre, y si traiciona a la verdad deja de ser auténtico para ser ente enajenado.

  25. pedro ortigosa goñi dice:

    ¡Ahora que conocemos la verdad(política) estamos condenados a actuar líbremente y coherentemente contra esta partitocracia, o traicionaremos esa verdad y a nosotros mismos:
    ¡en buen apriento nos ha puesto usted, D. Antonio!, pues la verdad sin acción(libertad), no puede existir.
    Salud y pronta república, que esto es la agonía anunciada de la mente y del espíritu.

  26. Javier Parra dice:

    Estimado Antonio,

    he intentado ponerme en contacto con usted por correo electrónico pero no he podido dar con su dirección, por lo que lo hago a través de los foros de este blog.

    Mi nombre es Javier Parra, y le escribo desde el diario digital laRepublica.es para invitarle a participar con sus artículos en él. Estamos seguros que sus artículos ayudarían a enriquecer el debate sobre la cuestión republicana.

    Sin más, y agradeciendole sus interesantes artículos, que sin duda, son excelentes aportaciones al debate que nos ocupa, quedamos a la espera de alguna respuesta por su parte.

    Salud y República.

    Javier Parra

  27. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 21

    Querido Antonio

    Pese a tus aclararciones, sigo creyendo que Heidegger no puede hablar de lucha ciudadana y que el concepto arrojado a la muerte carece de sentido. Si estoy equivocado, dímelo. Abrazos.

  28. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    Querido Jaime

    Me ha hecho gracia tu expresion inclanesca. Y me alegro de que hayas captado la importancia de mi articulo. Tu experiencia personal no es un caso aislado. Ni en la dictadura hubo menor libertad de investigacion. Negar los medios es negar la posibilidad de creacion. Has hecho muy bien en relatarnos tu caso. Un abrazo de republico.

  29. MessageInOut dice:

    Dos apreciaciones muy personales sobre su estupendo artículo, viéndolo desde mi punto de vista, que es el de los individuos aislados:

    1. Pienso, don Antonio, que alcanzan la verdad sólo algunos de los individuos que piensan en libertad; ni mucho menos, todos. Así ha sido siempre en Ciencia; también, por lo tanto, en Ciencia Política. Las teorías erróneas se cuentan por miles; pero los aciertos han brillado como faros, marcando un nuevo rumbo al resto de las ciencias. Ya sé que a esto último es a lo que usted se refiere en su artículo: Libertad General = Verdad.

    2. La libertad individual de pensamiento es incoartable. Usted, don Antonio comentó este extremo en alguno de sus artículos, creo recordar (o quizás fui yo, o fue otro, o todos nosotros juntos, ¿qué más da ya?). Lo que no es seguro -y es obvio- es que los que piensan en libertad no acaben por ser presos de conciencia, o presos políticos (como fueron antes reos de hoguera), o excomulgados y condenados al ostracismo mediático.

    De modo que la ecuación Libertad = Verdad debe ser entendida como una meta, como algo general en ausencia de coacciones del poder en forma de violencia institucional. Claro que, cuando no hay libertad general de pensamiento, también puede alcanzarse la verdad a nivel individual o de pequeños colectivos. Pero con un alto riesgo de sufrir por ello represalias, si se pretende dar a conocer esa misma Verdad al común. Y ésa ha sido su propia situación, don Antonio, durante 50 años por lo menos. Y, salvando las distancias, la mía. Y la de muchos otros.

    El asunto de la conciencia social sobre la Verdad es peliagudo. Las ciencias sociales deberían basarse en las leyes de la Termodinámica. Y, desgraciadamente, un átomo de gas no distingue entre el aire libre y el trabajo dentro de una turbina de vapor. Para él, es lo mismo; la única diferencia es que el calor le hace chocar con sus congéneres muchas más veces por unidad de tiempo y, algunas pocas veces, con las paredes que restringen verdaderamente su libertad.

    Me entiende, ¿verdad? El átomo de gas no sabe que la causa de sus desgracias y de sus fatigas son el cilindro y el pistón; nunca los congéneres contra los que lucha, que se hallan sometidos a su misma esclavitud. Sus enemigos no son, en realidad, los demás átomos, sino los inventores de la máquina que extrae un alto rendimiento del calentar a los demás.

    Si todos los átomos lo supieran, la cosa cambiaría. Usted lo expresa, muy acertadamente, así: “El problema consiste en cómo hacer posible que la sociedad acceda al conocimiento de la verdad política, del mismo modo que llega a las verdades científicas.”

    Aparte de que la sociedad no accede al conocimiento de las verdades científicas, sino sólo a sus frutos tecnológicos ( y goza de un GPS sin saber que los satélites que le suministran información ruedan permanentemente alrededor de la Tierra en caída libre; o que existe una cosa que se llama “efecto Saunier”, que permite recalcular las posiciones y sincronizar la información sin vulnerar la Relatividad de Einstein), y aparte de que nada es posible si no es también un negocio; aparte, digo, la diferencia -es mi opinión- es que la Ciencia avanza a pequeños y sólidos pasos perfectamente comprobables mediante experimentos, mientras que usted, don Antonio, de un solo golpe, pretende arrasar las verdades tenidas como “ciencia política” hasta ahora. Si existiera un solo país donde la República Constitucional (o algo lo bastante parecido) ya fuera una realidad, y su perfecto funcionamiento fuera comprobable, la política española avanzaría un siglo. Y otros países podrían testear el experimento y afianzarlo o falsarlo. Por eso escribí una vez que si tan sólo una Autonomía española hubiera puesto en marcha los mecanismos de la República Constitucional en su territorio (cosa perfectamente posible dentro del marco de la Constitución Española), España entera la habría imitado más pronto que tarde.

    La pregunta es: ¿Existe ese país o países que puedan ser un ejemplo a seguir para España? ¿Cuántos ejemplos parciales existen de cada parte del Mecanismo de la República Constitucional? Creo que valdría la pena hacer ese estudio comparativo, y extraer las consecuencias. Eso también sería hacer Ciencia, ¿no? Aunque fuera Ciencia Estadística.

    No me haga mucho caso. Todo lo que escribo hoy es, probablemente, producto del calor, como buen átomo social entre coacciones. Y del maldito cilindro, al que encuentro en mi camino más veces de lo estadísticamente soportable.

    Salud.

  30. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 23

    Mi querido Oscar

    Por fin, por fin, alguien ha llegado al meollo de mi reflexion analitica. La expresion “el fatalismo heteronómico” es un hallazgo no solo aplicable a Heidegger, sino tambien al marxismo. Soy consciente de que mi tesis carece de puntos antecedentes de referencia intelectual. Por eso es dificil asimilarla de primeras. Nuestra mente tiende a explicarse lo nuevo con signos viejos. Es cierto que la identificacion de la libertad (idealismo moral) con la verdad (descubrimiento de lo real) produce una sintesis idealista que imprime su carácter al propio conocimiento, sin caer en el idealismo ontologico.

    Haces bien en destacar el papel de las palabras en la accion de la libertad, pues lo demas sería violencia o ingenuidad (el buen paño en el arca de hoy no se vende). Es maravilloso que otros perciban olor jónico en mis pensamientos. Me has vuelto a dar una inmensa alegria. Abrazos.

  31. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 24 y 25

    Querido Pedro,

    Tambien tu has comprendido, como Oscar, la gran trascendencia practica de mi analisis teorico. Vosotros me animais a seguir desbrozando de maleza intelectual la senda de la libertad, por la que debera caminar la accion de los hombres libres. Infinita gratitud por tu apoyo a mis esfuerzos. Abrazos republicos.

  32. Tony Díaz dice:

    Estimado y admirado Message:

    He leído en tu blog el artículo “Miedo al pueblo” en él dices lo siguiente:”Ahora, en lo que él considera seguramente una chacota, Artur Mas ha exigido una modificación en la Ley Electoral catalana que obligue a aceptar como President de la Generalitat (y como formador y responsable del Govern) al cabeza de la lista más votada. ¡Qué aberración, no proponer que sea el Pueblo, simplemente, el que concurra a las urnas para la elección expresa e independiente del President de la Generalitat! ¿Por qué no lo hace así? ¿Es Mas tan ignorante como aparece? No. No puede ser tan iletrado como para no saber que así se resolvería, además del problema que él plantea, otros cuantos miles más”.

    Te preguntas por qué no propone Más que sea el pueblo, simplemente el que concurra a las urnas para la elección expresa e independiente del President de la Generalitat.

    La propuesta que hace Artur Mas no es más que un simple brindis al sol. En primer lugar, no existe Ley Electoral “catalana”, ya que el sistema electoral está configurado por la Ley Orgánica General Electoral (LOREG), al ser Ley Orgánica es de aplicación en todo el territorio nacional y debe aprobarse siguiendo el procedimiento establecido en el artículo 81.2 de la Constitución que requiere la aprobación por el Congreso por mayoría absoluta, sin intervención del Senado,. Esto constituye otra burla más de las muchas que contiene la Constitución .Un simple análisis del articulado de la CE (técnicamente deplorable por ser fruto del consenso) pone en evidencia las contradicciones del Estado de Partidos, puesto que el artículo 66.1 de la CE dice que la Cortes Generales representan al pueblo español y están compuestas por el Congreso y el Senado . Siendo esto así, el pueblo español no participaría en la aprobación de las Leyes de mayor importancia (al faltar la intervención del Senado). Esto demuestra también que la representación del pueblo español residenciado en la Cortes, no es más que un burdo engaño. El propio sistema proporcional con listas de partidos excluye la representación del pueblo, sacrificada en favor de la representación de la oligarquía de partidos .
    La propuesta de que la Ley Electoral “catalana”, obligue a aceptar como President de la Generalitat al cabeza de lista más votada, no demuestra otra cosa que el cumplimiento a rajatabla del mandato imperativo. Pues si los Diputados catalanes tienen “que aceptar” la elección del President, este proceso pondría de manifiesto la quiebra de la prohibición expresa del mandato imperativo. Ni si quiera piensan en eso, ni les preocupa incurrir en sus propias contradicciones.

    Pero es más el artículo 152.1 de la CE dice: En los Estatutos aprobados por el procedimiento del artículo anterior (el 151 estaba previsto para las llamadas nacionalidades históricas –Cataluña, País Vasco y Galicia- y para las que accedieran a su autonomía siguiendo el procedimiento previsto en ese artículo –caso de Andalucía- la organización institucional se basará en una Asamblea Legislativa, elegida por sufragio universal -¡faltaría más!, con arreglo a un sistema de REPRESENTACIÓN PROPORCIONAL … un Consejo de Gobierno con funciones ejecutivas y administrativas ( aquí quisieron aclarar que el gobierno autonómico no podía hacer Leyes… simplemente de risa), y UN PRESIDENTE ELEGIDO POR LA ASAMBLEA.

    Siendo esto así, lo que tu planteas significaría tener que modificar la Constitución, ya que si se requiere que el Presidente del Consejo de Gobierno sea elegido por la asamblea, no puede ser de elección directa por los ciudadanos (que es lo que tu propones mediante la modificación de la Ley Electoral), dicha Ley contravendría la Constitución y exigiría su modificación. Eso es según la Constitución, pero bueno, siempre quedará el recurso ante el TC para que haga una interpretación de la CE conforme a los dictados de aquellos que los nombraron.

  33. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 27

    Distinguido Sr. Javier Parra

    Le agradezco el interes de su periodico por mis artículos. No se cual es vuestra ideología ni la clase de Republica que quereis. En todo caso, yo solo publico en este blog, y proximamente en el Diario Digital del Movimiento de Ciudadanos hacia la Republica Constitucional (MCRC). Pero si Vd cree que mis anlisis pueden interesar a sus lectores, le autorizo a que los publique, citando la fuente de donde los toma. Con mi consideracion y respeto, le saludo atentamente

  34. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 34

    Querido Tony

    Estoy de acurrdo con tu respuesta a Messagein, que aun parece no haber comprendido, en tanto que individuo aislado, cual es el tipo de unidad y de accion colectiva que nos define. Gracias.

  35. Pered dice:

    Querido Don Antonio:

    Creo que este blog se ha convertido en toda una cátedra, su cátedra. Un lujo intelectual al que acudo sediento de saber y verdad.

    Con su artículo “Verdad=Libertad” ha cerrado Vd. el círculo del pensamiento político al que aspiraba. En lo sucesivo todo lo demás no pasará, para mí, de ser comentario, acotación, síntesis, etc.. a “Verdad=Libertad”.

    Cuando, hace años, leí su Discurso de la República, desdcubrí gracias a Vd. que la Libertad había que organizarla, de lo contrario sería flor de un día, un espejismo.

    Ahora se que la Libertad no es sólo una forma de establecer la relación de poder, sino que es la forma de organizar de la relación de poder, todo lo demás no son mas que mecanismos para encubrir imposturas.

    A la razón Verdad=Libertad, tal como Vd. la resuelve, se la pueden aplicar todas las propiedades aritméticas de la adicción y la multiplicación. Sin Verdad no hay Libertad y sin Libertad no hay Verdad. El resultado, cualquiera que sea el lugar donde coloquemos los sumandos o el multiplicador y el multiplicando, siempre será el mismo.

    Ante esa razón sólo me queda por resolver el problema que representa enfrentar esa razón, la razón de la Verdad política y la Libertad política con la realidad.

    Algunos de los que me antenceden en los comentarios a su artículo me dan pistas. La crítica de la realidad desde la perspectiva de Verdad=Libertad es un filón inagotable en el que al final solo aparece la Democracia.

    En esta meseta, de gélidos inviernos y torridos estios, la vista alcanza el horizonte siempre en la lejanía. En la distancia perdemos detalles, a cambio nos envelesamos en la grandeza de un paisaje que no parece tener límites.

    Tengo la sensación que su artículo es la óptica que me faltaba, con la que seguir viendo el horizonte pero con minuciosos detalles. Y eso me da miedo, pues me obliga a mirar ahora también de cerca.

    La Libertad ya no es un ideal en perspectiva, una luz ténue hacia la que mirar como referencia insoslayable al contemplar el paisaje cotidiano, sino el paso que sigue a otro, y a otro y otro en mi existencia como ciudadano; pues la Verdad impone su rigor ante la reales falsificaciones. (el saco de los trucos de los poderes establecidos)

    Me descubro ante Vd., Don Antonio, a la Democracia le faltaba un dogma, que no es otro que la razón Liberdad=Verdad, Verdad=Libertad, lo que indefectiblemente me complicará la existencia, a pesar de lo cual, humildemente, le doy las gracias.

  36. Pered dice:

    Querido Don Antonio:

    Creo que este blog se ha convertido en toda una cátedra, su cátedra. Un lujo intelectual al que acudo sediento de saber y verdad.

    Con su artículo “Verdad=Libertad” ha cerrado Vd. el círculo del pensamiento político al que aspiraba. En lo sucesivo todo lo demás no pasará, para mí, de ser comentario, acotación, síntesis, etc.. a “Verdad=Libertad”.

    Cuando, hace años, leí su Discurso de la República, desdcubrí gracias a Vd. que la Libertad había que organizarla, de lo contrario sería flor de un día, un espejismo.

    Ahora se que la Libertad no es sólo una forma de establecer la relación de poder, sino que es la forma de organizar de la relación de poder, todo lo demás no son mas que mecanismos para encubrir imposturas.

    A la razón Verdad=Libertad, tal como Vd. la resuelve, se la pueden aplicar todas las propiedades aritméticas de la adición y la multiplicación. Sin Verdad no hay Libertad y sin Libertad no hay Verdad. El resultado, cualquiera que sea el lugar donde coloquemos los sumandos o el multiplicador y el multiplicando, siempre será el mismo.

    Ante esa razón sólo me queda por resolver el problema que representa enfrentar esa razón, la razón de la Verdad política y la Libertad política con la realidad.

    Algunos de los que me antenceden en los comentarios a su artículo me dan pistas. La crítica de la realidad desde la perspectiva de Verdad=Libertad es un filón inagotable en el que al final solo aparece la Democracia.

    En esta meseta, de gélidos inviernos y torridos estios, la vista alcanza el horizonte siempre en la lejanía. En la distancia perdemos detalles, a cambio nos envelesamos en la grandeza de un paisaje que no parece tener límites.

    Tengo la sensación que su artículo es la óptica que me faltaba, con la que seguir viendo el horizonte pero con minuciosos detalles. Y eso me da miedo, pues me obliga a mirar ahora también de cerca.

    La Libertad ya no es un ideal en perspectiva, una luz ténue hacia la que mirar como referencia insoslayable al contemplar el paisaje cotidiano, sino el paso que sigue a otro, y a otro y otro en mi existencia como ciudadano; pues la Verdad impone su rigor ante la reales falsificaciones. (el saco de los trucos de los poderes establecidos)

    Me descubro ante Vd., Don Antonio, a la Democracia le faltaba un dogma, que no es otro que la razón Liberdad=Verdad, Verdad=Libertad, lo que indefectiblemente me complicará la existencia, a pesar de lo cual, humildemente, le doy las gracias.

  37. Pered dice:

    Perdón por la repetición, sólo quería correjir adicción por adición. una cosa es ser adecto y otra sumarse.

  38. MessageInOut dice:

    A Tony Díaz (34):

    Gracias por tus aclaraciones respecto al articulado de la Constitución. Por suerte, la LOREG es superable, como toda Ley Orgánica. Cataluña acaba de aprobar un nuevo Estatut que es a todas luces inconstitucional, de modo que pudiera haberse atrevido a promover, entre su farragoso e inútil articulado, las bases democráticas de una nueva Ley Electoral Catalana. Y un Estatut así no lo habría tocado nadie en Madrid. Pero el nuevo Estatut se ha limitado a ser otro nuevo documento transaccional de ventajas y dineros; desde el punto de vista electoral, no ha alterado un ápice el sistema partitocrático vigente. ¡Qué oportunidad perdida!

    La promesa de una nueva Ley Electoral para Cataluña es tan antigua como la misma democracia partitocrática. La prometió Pujol y jamás la cumplió por cuestiones de conveniencia electoral: el catalanismo obtiene sus votos en la Cataluña profunda, y la Ley actual dobla el valor de esos votos respecto a los del área metropolitana de Barcelona. Exactamente los dobla: dos residentes en Hospitalet cuentan tanto como uno del Segrià, pongamos por caso.

    El señor Mas, como Sanz, Fraga o Matas en el caso del PP, tras ser apeado del poder por razón de un pacto entre los partidos contra la voluntad de sus propios electores, debiera haber propuesto claramente otro régimen electoral, en vez del brindis al sol que significa que gobierne la lista más votada. Debiera haber exigido una nueva ley electoral verdaderamente democrática que, sin duda, le habría dado el poder Ejecutivo, al margen del Legislativo, en el que nunca habría alcanzado mayoría absoluta (o sea, que en Cataluña habríamos tenido un Ejecutivo de derechas y Legislativo de izquierdas… ¡La perfección!) Si no se ha comportado así es porque las consecuencias de la independencia de poderes son, para él, aún menos deseables que la coyuntural pérdida del Poder Único.

    Salud.

  39. Francisco Peñas dice:

    Desde mi ignoracia, cuando leí a Lenin se quedaron grabadas en mi mente dos reflexiones suyas ; “Sin teoria revolucionaria no hay revolución” y la “Revolución no se hace se organiza”
    Tiene algo que ver con lo que estamos tratando o no?

  40. MessageInOut dice:

    Tony:

    La Constitución no parece establecer ningún sistema electoral para las comunidades autónomas históricas, mientras que sí lo hace para el Estado y las demás comunidades. Se trate de un error en el redactado de la Constitución o de una muestra de “respeto” a las comunidades históricas, el único obstáculo para que un sistema realmente democrático hubiera sido enunciado en el nuevo Estatut era la LOREG.

    Salud.

  41. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 37

    Querido Pered

    Tu emocionante comentario expresa la reaccion que yo esperaba de la inteligencia de la verdad y de la voluntad de libertad. Tambien creo que el valor de la relacion de indentidad entre verdad y libertad es el que corresponde a todo principio fundador de la ciencia, en este caso, de la ciencia politica. Ese descubrimiento, como el de la identidad materia-energia en la fisica, supone un salto cualitativo en la conciencia, como el de las revoluciones cientificas (Khun) que avanzan bruscamente el conocimiento de la materia, creando nuevos paradigmas.

    La difusion de la verdad politica encontrará mas dificultades que la verdad fisica, a causa de las ideologias colectivas y de las resistencias psicológicas del personalismo. Pero dota a los individuos que la conozcan de una voluntad de accion en lo cercano, como tu dices, de la que carecen los ideologias de lo lejano (socialismo, comunismo, anarquismo).

    Este descubrimiento es mas poderoso acicate para la accion inmediata, que los ejemplos de otros paises similares a España. La eleccion directa del Presidente de la Republica francesa y la de diputados uninominales no conmueve la conciencia española, como puede hacerlo el descubrimiento de la verdad en la cociencia politica.

    ¡Claro que sera dificil! Pero sabemos cuales son los adversarios de la verdad, de qué instrumento de acción colectiva disponemos, y cual es la estrategia unitaria que impone la teoria. Solo nos faltan medios potentes de comunicacion. Y los tendremos cuando el MCRC se identifique ante la sociedad civil como portavoz de la verdad y la libertad politicas. Y para eso no se necesita demasiado tiempo. Te abrazo con esperanza en el triunfo de la verdad, la libertad colectiva y la Republica Constitucional.

  42. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 41

    Querido Francisco Peñas

    Clero que tiene que ver con lo que estamos tratando. Para nosostros la Revolucion es la de la libertad politica. Y el MCRC no se ha creado para hacer una Revolucion (donde no hay deseo de subversion social) sino para organizarla con los elementos mas activos y honestos de la sociedad civil. A eso he dedicado mis primeros artículos de este blog. Acabada la teoria revolucionaria de la verdad-libertad, ahora debemos organizarla en el seno de la sociedad civil. Abrazos.

  43. Antonio Muñoz Ballesta dice:

    Querido don Antonio y demás amigos repúblicos, ! Es emocionante,no solamente el último artículo de don Antonio, también las últimas contestaciones 42 y 43! Porque la “verdad= libertad” no solamente es una resolución epistemológica o gnoseológica a la falta de democracia ( obviamente desconocida en tiempos de Heidegger.. y de Habermas !), también es un impulso cívico hacia su realización práctica! De nuevo, don Antonio, es un privilegio y un honor poder compartir con Usted la Lealtad de la libertad colectiva. Y sí, no se equivoca, la expresión heideggeriana ” arrojado” cobra todo su sentido original si se completa de la siguiente forma: ” arrojado a la existencia”, así se puede interpretar de la lectura meditada de Ser y tiempo y de toda su obra ( y el hombre es existencia, la existencia es anterior a su esencia como expresamente dirá J.P.Sartre). Es claro, entonces, que ” arrojado a la existencia engloba el ” arrojado ” a la vida y a la muerte. Mi intención es la de subrayar la “autenticidad” de la existencia humana o del hombre libre que, consciente de la muerte como posibilidad de la imposibilidad de todo, elige, por tanto, no el estar frívolo de la partitocracia “políticamente correcta”, sino la existencia “propia” de la libertad política o verdadera democracia.
    Los estudios y biografías sobre Heidegger nos presentan a un Heidegger, a veces muy participativo en la política de sus años universitarios ( incluso hay fotos en las que se le ve rodeado de banderas nazionalsocialistas..) y otras obras en las que se le presenta como un ” luchador ” de un mínimo de “cordura” cívica ante la barbarie y estupidez nazi ( esta interpretación es la del mismo Heidegger, en las pocas ocasiones en las que habló de ello). Hay para todos los gustos, pero no me refería yo a la lucha ciudadana de Heidegger o de la que hablara Heidegger en alguna de sus obras ( tenía que haber apuntado, entonces, a un J.P.Sartre…); me refería a la lucha ciudadana del ” hombre libre” auténtico conocedor de la verdad= libertad que genialmente estableces en tu artículo. Ese tipo de hombre ( español, argentino, mexicano, venezolano,etc.) une su inteligencia política a la afectividad y voluntad de la acción política por la libertad de todos ! antes que a cualquier otra ideología !.- De ahí mi admiración una vez más al leer las contestaciones últimas a Pered y Fco.Peñas. Creo que así coincidimos en la intepretación de lo que podemos salvar de Heidegger para el MCRC, don Antonio.
    Abrazos repúblicos, Antonio

  44. MessageInOut dice:

    Don Antonio:

    Por algún motivo que se me escapa, el primer comentario a su artículo no ha salido publicado. Debo de haberme equivocado, porque debiera haber salido de mi ordenador bastante antes que el que sí aparece como (30). Mi segundo comentario se queda como colgado en el aire, si no se ha leído antes el primero. Lo omitido decía así:

    “Don Antonio:

    A veces los científicos se encuentran con verdades sorprendentes y geniales. Su ecuación VERDAD = LIBERTAD es una de ellas. Me recuerda a otras que, aunque no tiene nada que ver con la suya, me sorprendieron en su día, mientras estudiaba mi carrera. En cambio, luego, en el master y los postgrados, ya nada volvió a sorprenderme. Pues bien: usted, durante estos pocos meses, lo ha conseguido en diversas ocasiones, a pesar de que ya conocía su pensamiento desde los años ochenta. Como ejemplo, recuerdo sus comentarios sobre el funcionariado en sus artículos de la Teoría Pura de la República. Pues bien: con este nuevo artículo ha vuelto a hacerlo.

    Como todas las grandes verdades, una vez conocida, la suya se transforma en una evidencia, en algo obvio. Y también sus implicaciones negativas, que se aparecen como aún más claras. La primera es que la verdadera libertad no es posible en un régimen mendaz. La segunda, que un régimen verdadero no puede coartar la libertad. ¿Cómo? ¿Que son la misma cosa? No, ni hablar: La primera dice que la libertad política no es posible en este régimen partitocrático. La segunda, que la República Constitucional no podrá coartar ninguna libertad política. Así como la primera implicación me parece incuestionable, la segunda me pone a pensar. Porque implica, seguramente, que la República Constitucional habrá de ser mucho más tolerante de lo que yo querría con el pensamiento político nacionalista, por ejemplo. Ahora entiendo su aserto de que las autonomías no desaparecerían en la República Constitucional.

    Quiero que sepa que si he de replantearme la cuestión nacionalista va a ser a costa de hacerme foie-grass el hígado. No puede usted imaginar a qué nivel de degradación social y económica puede llegar a intentar someterte el nacionalismo catalán (y del vasco, ni hablo: la degradación social llega hasta el tiro en la nuca y el pisoteo de tu cadáver). Tampoco imagino por qué procedimiento llegaré a creer que un anacrónico y rancio pensamiento independentista como el que se vive entre la clase política de Cataluña pueda ser reciclable y asumible para la República Constitucional. Pero habré de aceptarlo, aunque me repugne. También me habré de plantear si el tono de mis artículos no resulta excesivamente agresivo para con el pensamiento nacionalista. Quizás con ello le hago un flaco favor al MCRC. Si es así, hágamelo saber.

    Salud.”

  45. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 44

    Mi querido Antonio

    Ahora si estoy plenamente de acuerdo con tu interpretacion del primer Heidegger. Mas cerca de nosotros esté el segundo, pese a mi critica de su nocion ontologica de la liberacion de la materia a su conocimiento, que me parece un circulo vicioso.

    Probablemente te has confundido al citar el comentario 42 de Messagein, y has querido decir 44. Pues Messagein no es un jurista y no sabe que la interpretacion sistemática de la CE, impone el sistema proporcional en todo tipo de elecciones, sean generales, autonómicas o municipales. Sin reformar la Constitucion, es anticonstitucional toda eleccion que no sea la propocional. Lo de lograr en una Autonomia “los mecanismos de la Republica Constitucional, no deja de ser una fantasía. Respeto a Messagein, Por eso no he respondido a su incompresion y critica arbitraria de mi artículo. No discutiré con el en este blog por mi reconocimiento a su valor y dignidad en el combate antinacionalista.
    Aunque sería más eficaz si no entrara en campos juridicos y filosoficos que desconoce, y dejara de ser un individuo aislado. Pero no soy quien para darle consejos. Su contribucion al MCRC es positiva aunque no esté integrado en él.

    Tu comentario, querido Antonio, me llena de satisfaccion. Con mi afectuoso recuerdo a los amigos de Totana, un fuerte abrazo republico.

  46. MessageInOut dice:

    Don Antonio:

    En (30) no hay ninguna crítica a su artículo. Ni arbitraria, ni fundamentada; ni pretendida, ni casual. Si lo parece, es que me he equivocado de lleno, o que los hados me han jugado alguna mala pasada. Mi post no pone en duda su perfecta ecuación, como espero haya quedado aclarado en (46). Trata, más bien, de cómo organizar el período de tránsito hasta lograrla: de cómo es, siente y se comporta la ciudadanía de a pie, según la veo yo en mi trato cotidiano, en los foros, en las reuniones.

    Y hablando de reuniones, estuve en una sobre aportaciones ciudadanas al Estatut, donde planteé que se incorporaran los fundamentos para un cambio de Ley Electoral. Y los obstáculos que se me pusieron (seguramente, por ignorancia ciudadana y de los políticos en general) no fueron constitucionales (de hecho, se han interpuesto ante el Tribunal Constitucional siete recursos al Estatut: no me importaría que fueran ocho, si el octavo lo hubiera sido por esta causa), sino políticos, de “representación”, de oportunidad y de sesibilidades ideológicas.

    Sé el aprecio que me tiene, Don Antonio; que no es más que el que, en justa recíprocidad, siento yo por usted. Así que no se preocupe cuando tenga que ponerme en mi sitio, que es el de un ingeniero víctima de la lógica. También algunas veces he tenido que soportar las infundadas opiniones de alguno de mis clientes sobre cuestiones de mi trabajo, que desconocen. Y sí, es un latazo.

    Salud y República Constitucional.

  47. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 46

    Querido Messagein

    Tu comentario 46 ha sido publicado despues de mi respuesta 47 al profesor de filosofia Muñoz Ballesta. Si hubiera leido este texto antes que
    el 30 te habría respondido con mucho gusto. Pero tu comentario 30 me dejó entristecido. No acepto los supuestos de tu critica. La ecuacion verdad igual libertad no es una meta sino un comienzo de accion. Si durante 50 años no he comunicado la necesidad de libertad y he sufrido por ello, eso no demuestra que sea imposible la difusion de la verdad-libertad, ni que dejemos de hacerlo por temor a represalias. La comparacion con la termodinamica es inapropiada a mi teoria, como fue apropiada para el marxismo. Solo me interesa la negantropia de la libertad. No la entropía del sumo orden de la igualdad social. No es correcto que me adviertas sobre la difusion de la ciencia a traves de la tecnología, cuando mi artículo lo dice expresamente. La historia de los grandes descubrimientos permitio a T. Khun construir su teoria de la ruptura de los paradigmas, donde dice excatamnete lo contrario de lo que afirmas sobre el avance de la ciencia a pequeños pasos. La politica española no avanzaria un siglo pese a que Suiza y EEUU tienen democracias formales y Francia tiene el modelo de eleccion presidencial y de diputados que queremos para la Republica Constitucional. La Constitucion no olvido nada en el sistema electoral proporcional, ni respetó mas a las comunidades historicas por no repetir lo dicho ya con caracter general para el unico sistema electoral permitido. Supongo que querias decir libertad de pensamiento incoercible, pues incoartable no existe en nuestro idioma y si lo creas significa otra cosa. La comparación de los diferentes sistemas politica está hecha desde hace mucho, y eso no es ciencia estadistica (no hay grandes números), sino historia politica o constitucional comparada. En fin, ya que no estabas de acuerdo con mi artículo, se comprende que lo califiques de estupendo, como si fuera un ejercicio literario.

    Entre tu y yo continua existiendo una diferencia vital. Tu sigues creyendo en que una reforma diabolica del Regimen, que lo destruya desde dentro, es posible. Yo no creo que el poder sea estupìdo, ni que la verdad-libertad tenga que actuar maquiavelicamente. En fin, amigo, respeto el orgullo de tu aislamiento. Pero yo ni lo busco ni lo quiero. Pues la libertad si no es colectiva, no es libertad. Con afecto y simpatia no exenta de admiracion, recibe este cordial abrazo de un sincero republico.

  48. Isidro dice:

    También yo voy a hacer mi pequeño comentario a este artículo-tan destacado por todos-.

    El descubrimiento está aquí:
    “El fundamento de la identidad de verdad y libertad lo he buscado en un principio universal, que no es el de la utilidad a la especie humana, como creyó Nietzsche, sino el de la LEALTAD DE LA NATURALEZA A LO NATURAL, expresada en la homogeneidad de la forma con la materia a que inhiere, y en concreto, en la forma republicana que constituye con la libertad constituyente la materia política de la Sociedad y del Estado.”

    Yo veo esto,D.Antonio,como una continuación a su otro descubrimiento de hace unos meses,cuando nos decía que sólo podíamos ser libres con la libertad de los demás.

    Las dos cuestiones,la de ahora y la de hace meses,se basan en lo mismo:lo natural.

  49. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 50

    Mi querido Isidro

    Completamente de acuerdo con tu interpetacion de mi pensamiento. Tambien debe recordarse ahora mi reflexion casi ontologica sobre la lealtad. Creo que este artículo ahonda la comprension de toda la teoria pura de la democracia y la Republica Constitucional, que podrian fundirse en una sola teoria de la libertad politica colectiva. ¡Con cuanta alegria y esperanza os leo! Siempre seré vuestro republico.

  50. MessageInOut dice:

    Don Antonio:

    Gracias por sus comentarios. Los tendré, como siempre, muy en cuenta. Se lo aseguro. Incluso los idiomáticos: debiera, en efecto, haber empleado coercer (reprimir, irreprimible) en vez de coartar (limitar, ilimitable). Describe exactamente lo que quería decir.

    Y tiene razón: el poder no es estúpido. Sabe lo que hace siempre; no podrá, llegado el momento, alegar ignorancia. Es un error medir al poder por la baja calidad de sus políticos. Una prueba de ello es que, ahora que apunta una feroz crisis económica, los medios a sus órdenes empiezan a pregonar ideas sobre “cambios de formas vida”, invitándonos a vivir de forma más sencilla y pastoril. Ya presencié idéntica propaganda en las dos crisis económicas anteriores. Saben bien lo que hacen.

    En cuanto a mi pesimista aislamiento, va y viene. Cuando golpea, me repito que vale la pena seguir, que la Verdad sólo tiene que oírse una vez para quedar indeleblemente grabada a fuego en el cerebro. Eso creo, aunque sé que bajo dos condiciones: primera, que el mensaje pueda llegar hasta esos oídos; segunda, que se disponga de unos oídos que sean capaces de captar su frecuencia. La primera es cosa nuestra: nos obliga a competir contra gigantes mediáticos, que corrompen y desinforman a la ciudadanía; pero para eso está este blog (y otras decenas que clonan su ideario), y sus artículos, y sus libros, y el periódico del MCRC, de pronta publicación. En eso tengo la conciencia tranquila: no pasa un solo día en el que no trabaje de alguna manera (Internet, conversaciones personales, cartas al director) en la divulgación del ideario de la República Constitucional. La segunda es, en mi opinión, consecuencia de la Historia de España del último siglo; y muy especialmente de la esterilización moral e intelectual que ha supuesto para los españoles la excesiva duración del franquismo: la pérdida casi irreversible del concepto de orgullo nacional. Y de las leyes de educación de la “democracia”, que han endiosado el relativismo moral y el oportunismo hasta cotas sólo alcanzables mediante tiro de mortero.

    Salud y República Constitucional.

  51. david Serquera dice:

    “Verdad política y libertad política son una sola y misma cosa. Lo cual implica que si a la verdad se llega por el conocimiento de la inteligencia, a la libertad también. Esto es más revolucionario que cualquier ideología de la voluntad de poder”

    “La difusion de la verdad politica encontrará mas dificultades que la verdad fisica, a causa de las ideologias colectivas y de las resistencias psicológicas del personalismo. Pero dota a los individuos que la conozcan de una voluntad de accion en lo cercano, como tu dices, de la que carecen los ideologias de lo lejano (socialismo, comunismo, anarquismo).”

    Querido Antonio,

    Profundo y liberador articulo. He extraido dos parrafos con consecuencias practicas muy poderosas.
    La difusion de la verdad politica es libertad politica. Al contrario que en ciencia, la dificultad estriba en conocer la verdad politica oculta tras la razon de Estado o la mentira politica. la ciencia, gracias a la tecnica y a la reproducibilidad de lo natural, tiene acceso al conocimiento. La politica, por contra, cuenta con una dificultad de acceso y con la coaccion: si quieres libertad politica asume perder tus libertades civiles. la coaccion es un atentado contra la lealtad. Los prejuicios psicologicos personalistas y las ideologias existen igual o mas en ciencia, donde la vanidad sustituye a la inteligencia y la codicia y las patentes a la verdad. En ciencia, la razon de Estado cuenta con cajones oscuros llenos de resultados. Te quedarias perplejo. En filosofia de la ciencia estoy mas cerano de Lakatos que de Kuhn. Aunque reconozco que existen muchas revoluciones cientificas pendientes.
    Para descubrir la verdad politica se necesita una libertad de pensamiento critica producto de la colision entre la lealtad y el oportunismo. Y para divulgarla se necesitan ejemplos para comparar distintas realidades que existen. Una vez conseguido esto la libertad sera un virus imparable, de esos que se integran en el genoma.
    Me emocionan tus articulos, que siempre dignifican a la especie.

  52. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 52

    Aprecio mucho tu generosidad. Tampoco yo soy nacionalista español. Y me hacen sufrir las aberraciones nacionalistas de cualquier tipo. Pero las libertade de expresion y de asociacion no pueden impedir que los naturales sentimientos a amor a lo cercano se transformen en ambiciones de poder discriminador de lo lejano. Confío en la funcion aglutinadora del Presidencialismo. Y en que las Autonomias, donde esten justificadas, no dispongan de poderes sobre lo comun ni sobre el principio radical de igualdad española.

    Debes estar siempre seguro de que, como sabes, mi afecto personal supera nuestras pequeñas diferencias. Siempre tuyo, Antonio.

  53. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 53

    Querido David

    Sabía que ibas a calibrar la dimension exacta de mi articulo. Conozco muy bien a Lakatos, y su gran apertura a los metodos de investigacion. Pero Khun, de quien tomé la ruptura de paradigma cientifico para crear la expresion y el sentido de la ruptura democratica del paradigma politico de la dictadura, realizó un estudio historico objetico sobre el distinto modo de avanzar la ciencia en tiempos de paradigmas tradicionales o revolucionarios. Creo que la fisica moderna ha caminado como el gato con botas de siete leguas. Y ese tipo de salto cualitativo esta ya en las botas del MCRC.

    No entiendo lo que has querido decir con la frase “si quieres libertad politica asume perder tus libertades civiles”. Recuerdos a Sonia y un fuerte abrazo.

  54. david Serquera dice:

    Es simplemente una frase que viene a decir como actua un regimen en el que existe la coaccion legal y que permite las libertades civiles pero no la libertad politica. Desde que se imputo a los caricaturistas de El Jueves, no he visto ninguna caricatura de la familia real verdadera. Los medios solo se ocupan de hasta donde se puede llegar para restablecer de nuevo la sangre azul, en contra de la biologia, y los privilegios legales en contra de la Republica. Es necesario dotar de una cierta dimension ontologica a la libertad politica como expresion de la lealtad frente a las libertades civiles que permiten que la vida familiar prospere en el arte del oportunismo como mecanismo de supervivencia y no con la lealtad como origen del ser (existir) libre en sociedad.

  55. Tony Díaz dice:

    Querido don Antonio:

    Lo más revolucionario de su descubrimiento en esta igualdad verdad-libertad, entiendo que se encuentra en que por primera vez el pensamiento político dispone de la herramienta adecuada para liberar a la persona de la servidumbre voluntaria, siendo posible desde ahora destapar las veladuras de aquellos que se cren libres cuando tan solo son siervos y cautivos de su ignorancia.
    Todo demócrata debe agradecerle a su pensamiento el habernos dotado del instrumento liberador de la servidumbre voluntaria, el principal enemigo de la democracia y de la libertad.

  56. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 57

    Querido Tony

    La verdad trasciende a todas las dimensiones de el existencia. Y si es cierto lo que afirmas, lo es porque el MCRC tiene ahora la potencia y la virtualidad que Nietzsche ponía en el ideal del superhombre. El MCRC es el superhombre de la libertad politica, sin ser demasiado humano como se quejaba aquel filosofo genenial, porque no se aparta de lo simplemente humano y cercano en la representación política de cada mónada.

  57. Juan Moreno dice:

    Con una adecuada introspección sobre nuestros actos y sentimientos, desaparecerían muchos de los problemas de comprensión que tenemos sobre el hecho social que nos envuelve.

    Que lo que le negemos al “otro” no sea parte de un criterio afirmativo nuestro.

  58. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 59

    Querido Juan

    Aunque de forma un tanto criptica, has expresado el principo de coherencia de la libertad. No podemos negar al otro lo que afirmamos como valor. Esto incluye la libertad de expresion y de asociacion de lo que no queremos ni pensamos El nacionalismo. La apología del delito debe desaparecer como delito de intenciones, salvo cuando sea una amenaza a la sociedad. Te echaba de menos, un fuerte abrazo.

  59. Tony Díaz dice:

    Querido Maestro:

    Llevo estos días dándole vueltas y vueltas al siguiente asunto:

    Si al conocimiento de la verdad se llega por el conocimiento de la inteligencia y a la libertad también, entonces ¿por qué esa misma inteligencia no ha conseguido hasta ahora llegar a identificar la verdad con la libertad?

  60. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    Querido amigo Óscar: Como muy bien sabes, “paganismo no religioso” es todo un oxímoron literario, y en ese sentido me imagino que lo empleas. No hay un solo texto de la política antigua sobre la Democracia escrito por los antiguos en donde no se relacione con los dioses, y la divinidad en general. Sólo hay que leer los discursos de Pericles que nos presenta Tucídides. Más aún, las dos constituciones más democráticas del mundo, la americana y la suiza, comienzan con una epíclesis a Dios: “Im Namen Gottes des Allmächtigen!” Así comienza la preciosa constitución suiza. El prejuicio laicista puede ser tan peligroso como el prejucio religioso. Y si leemos los comentarios que Ratzinger o Von Balthasar hacen sobre la identificación de la verdad y la libertad en Juan veremos que toda ella descansa más en la tradición clásica ( socrática ) que en la judía. Decir espíritu jónico no es exactamente lo mismo que decir ateísmo. Con toda mi admiración,

  61. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 62

    Querido Tony

    En el mundo moderno la verdad no se equiparaba a la libertad porque aquella era exclusiva de la religion y ésta un corolario de la independencia frente a Roma (principes luteranos y revolucion inglesa uniendo protestatismo y parlamento).

    La libertad en EEUU y Suiza fue condicion y consecuenia inevitable de su modo colectivo de obtener las indepedencias exteriores.

    La libertad politica en Europa tuvo su momento en la Revolucion Francesa. Su fracaso implicó el de la libertad. El mito de la Revolucion fundó luego el parlamentarismo de los notables, que ante el auge social de las ideologías de masas, fue liquidado por las dictaduras nacionalistas. Y el Estado de partidos se basó en la idea de que se evitaria el retorno totalitario, metiendo en el Estado a todos los partidos. En resumen, la
    verdad europea ha sido enemiga de la libertad.

    Si la liberta politica nunca ha existido como experiencia, sería absurdo que pudiera existir en la teoria de la verdad (salvo en la utopia), que siempre ha sido abstraida de la realidad.

    Entiendo tu extrañeza de por qué yo he teorizado sobre la libertad y la verdad cuando no existen como realidades. Mi contestacion es sencilla. He reflexionado sobre la Revolucion Francesa con mas criterio y conocimiento del poder que todos los historiadores. Por eso me insisten tanto los que conocen ese dato, como Dalmacion Negro y Gustavo Villapalos, que publiqe mi vision de la Revolucion Francesa. Ademas, y sobre todo, mi experiencia de la ruptura democrática contra la dictadura fue real e intensa. Y el pensamiento original puede abstraer conceptos universales tanto de las experiencias triunfantes, como de las fracasadas. Si relees mis reflexiones sobre libertad y democracia (Frente a la Gran Mentira) comprobaras que estan estructuradas por el orden de los escollos que encontré en el combate por la libertad colectiva de los españoles.

    Los grandes pensadores de la libertad no podian concebir en su tiempo lo que luego evidenció la vida politica de EEUU y Suiza. Como alguien de este blog ha dicho, soy pionero. Ningun filosofo ha tenido mi experiencia politica, ni la osadía de deducir leyes generales de una experiencia tan singular como personal. Soy pues un hombre de accion que ha pensado sobre las causas de su fracaso politico, y en el modo de superarlas, evitarlas o vencerlas, mediante la accion de la propia libertad politica, organizada en el seno de la sociedad civil, y no en el Estado ni por los partidos estatales. Ese es todo el secreto de mi vida política y de mi vida intelectual. Un secreto que explica la coherencia entre el modo de pensar y el de actuar, sin la menor ambicion de poder ni de fama.

    Y tengo la dicha de pregonar que la teoria de la RC y la identidad verdad-libertad, las he podido concebir y elaborar poco a poco en este blog, por la confianza que habeis depositado en mi capacidad de creacion. Cuando pensaba en vuestra lealtad hacia la Republica Constitucional, me venian las soluciones a los problemas teoricos. Que a nadie le extrañe, por eso, la profunda amistad y gratitud que anida en mi alma hacia vosotros. Espero que comprendais la necesaria brevedad de esta explicacion a la inquietud de Tony. Gracias a todos por vuestra confianza.

  62. Francisco Álvaro dice:

    Querido Maestro:

    Este potente artículo abre la puerta a muchas posibilidades. Una de ellas, pienso, es el rescate de palabras que fueron secuestradas en su momento para legitimar estructuras. Términos que como verdad y libertad mostraban distintos aspectos a ojos humanos de una misma cosa.

    Y ante ojos humanos esta identidad es bella, porque entre otras cosas, y aqui me acuerdo de los emocionantes comentarios de Francisco Rodriguez (10) y Pered (37), esa identificacion es natural, o leal a la naturaleza.

    ¿Es posible que en la identidad Verdad=Libertad confluya también la Belleza?. ¿Es una Ética adecuada la nacida, como creo, de la Verdad=Libertad y se iguala a la Estética a través de una posible identidad Libertad=Verdad=Belleza?.

    Yo, que soy un pagano, adorador de la Diosa, estaría encantado con semejante Trinidad.

  63. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 10

    Mi querido, entrañabñe y saludable paisano de las Alpujarras. Siento mucho que tu comentario se ha publicado muy tarde y lo he buscado ahora por la referencia que hace Francisco Alvaro a tu simpar y emocionante texto. Eres unico por tanta naturalidad y belleza moral. Y sinceramente, creo que me comprendes como nadie porque en mí oyes, como dices, la mismisima voz de la salvaje Naturaleza. Debes saber que en mi pensamiento el valor de los instintos altruistas ocupa un lugar preferente a los de la etica racional. Lo que se hace por deber tiene menos valor para mi que lo que brota de la lealtad instintiva a la especie humnana. Mi vida no la ha dictado un deber ni un imperativo moral, sino el instinto de salvacion, mediante la libertad, de la dignidad personal. ¡Oh Francisco, que feliz sería pasando unos dias contigo en tu casa rural de Orgiva reviviendo mi alegre infancia!.

    ¿Por qué no escribes aquí con mas frecuencia tus insólitos, por bellos, sentimientos?.

    Pase lo que pase en el futuro, ya me has dado alegrías que no esperaba. Tu Antonio.

  64. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 67

    Querido Francisco Alvaro

    Tan de acuerdo estoy con tu intuicion sobre la belleza, que ademas de dedicar mi vida al conocimimento de la verdad y la procuracion de la libertad, siempre he percibibido que todo ese esfuerzo no me fatigaba porque sentía `en él la emocion de la belleza. No es un azar que para completar mis investigaciones sobre verdad y libertad haya escrito un libro de filosofia estética y critica de arte, que se publicara a principios de octubbre. Si, pienso como tu, sin necesidad de incluir la bondad porque ya esta en la belleza moral. Enhorabuena.

  65. Pered dice:

    Querido Don Antonio:

    Pocas son las cosas que me han emocionado hasta la fecha: La Novena, el cuadro de la madre de pintor no famoso en una esquina de El Prado, la llegada al aeropuerto de niños adoptados en China y, por último, su artículo VERDAD=LIBERTAD.

    Los pelos como escarpias y una congoja que me indicó de inmediato que algo muy serío se presentaba ante mi, una idea esencial, definitiva.

    Si cometo heregía política corríjasemé.

    Mi sensación es que el pensamiento político de Don Antonio ha enlazado con lo que los peregrinos del May Flower se propusieron:

    Defender la Libertad desde la verdad de la religión; desde la Verdad, religiosamente adoptada, a la Democracia.

    Don Antonio nos desbroza el mismo camino pero en sentido inverso, de los ideales democráticos a la Verdad.

    Todo cuanto nos propone Don Antonio tiene que estar impregnado de Verdad, el sistema sin tapujos ni atajos, de lo contrario nunca alcanzaremos la Libertad política, y lo que es mas grave, nunca seremos nosotros mismos, uno a uno, libres, por mucho que el pensamiento romántico nos quiera hacer creer que recluidos en una celda también podemos ser libres.

    Si la razón VERDAD=LIBERTAD es aritméticamente comprensible, lo es por que sus términos no son equivalentes, sino idénticos. Libertad y Verdad son la misma cosa.

    No es la suma de elementos heterogéneos, que llevaría a su mezcla para alcanzar una emulsión que, como el bálsamo de Fierabrás sirviera para todo y a todo se le pudiera aplicar.

    La Verdad política se llama Libertad, pero también las demás verdades se llaman y son libertad, pues desde el solar de ninguna mentira, impostura o sucedáneo se puede alzar el edificio de la libertad, sino una apariencia de libertad. Apariencias que, dicho sea de paso, tanto éxito han tenido y tienen.

    Estoy convencido de que Don Antonio ha puesto a las imposturas, falsificaciones y simulaciones (políticas y no políticas) ante el espejo de la Verdad.

    Para ello Don Antonio ha tenido el acierto de iniciar su reflexión desde el origen mismo de la Libertad, desde la relación de poder.

    Aquí cada tipo de relación tiene un nombre y no vale llamar a las cosas de forma distinta a lo que cada una es.

    Cualquier otro punto de partida hubiera resultado inútil, pues es en mi relaciòn de poder, en la relación de poder de cada uno de nosotros, cuyo acopio es la relación de poder en que se sustenta una sociedad, donde la razón VERDAD=LIBERTAD se encuentra.

    Para los peregrinos del May Flower la libertad era un instrumento de su verdad, el remedio a su opresión. Para Don Antonio la relación de poder es verdadera y libre, o si se prefiere es verdadera si es libre y es libre si es verdadera, voluntariamente aceptada y organizada de forma que haga imposible todo abuso contra la libertad de uno y de todos, toda impune desviación en el ejercicio del poder.

    Me produce una profunda emoción haber encontrado explicación a la razón de esa razón VERDAD=LIBERTAD, que ha dejado de ser una frase arquetípica, demagógica, de las que se escogen para para gravar en marmol y adornar con ellas los frontispicios de solemnes edificios.

    VERDAD=LIBERTAD, la tierra es redonda y los planetas giran alrededor del sol, el agua se congela a cero grados.

    Eso es. El poder y los poderosos ya no tienen excusas; pero tampoco las tenemos los demás pues Don Antonio nos compromete a ir con la Libertad por delante.

  66. Tony Díaz dice:

    Querido Maestro:

    En primer lugar quiero testimoniarle público agradecimiento por haber despejado mis dudas sobre las razones que han motivado este tardío descubrimiento de la igualdad verdad-libertad, dejando descansar mi mente, al menos unas horas, pues hoy mismo ha vuelto a asaltarme otra cuestión que hasta no verla despejada no conseguiré ordenar mis ideas. Este artículo don Antonio requiere para mí ser abordado por etapas, despejadas unas, debo volver a ordenar las ideas para afrontar la siguiente:

    Sin más preámbulos, la cuestión que estoy abordando es la siguiente:

    Si la libertad de pensamiento descubre la verdad como verdadera (realizable en el mundo), y si la unidad de conocimiento es condición de la verdad y de la libertad y este conocimiento unitario no puede ser alcanzado porque llega al sujeto cognoscente carente de objetividad al haber sufrido el filtro de las ideologías. ¿cómo será posible descubrir la verdad si no existe libre pensamiento?.

    En la resolución de esta cuestión creí en un principio que el obstáculo principal para el conocimiento unitario de la verdad eran las ideologías y por tanto bastaría que el debate constituyente de la República Constitucional, no estuviera influido por las ideologías. Me remití al artículo anterior que finalizaba así “Como veremos en mi siguiente análisis, sobre el tipo de unidad política que tenemos el deber de procurar, la estrategia unitaria y las tácticas de unión ciudadana, en tanto que inspiradas en la libertad política de los gobernados, sin ambiciones de poder, dependen de la clase de referéndum popular que haya de elegir, y no solo ratificar, la Constitución de la forma de Estado y de Gobierno”.

    Este párrafo me descabalgó de la idea instintiva de eliminar la cuestión ideológica del debate constitutivo de la República Constitucional.

    Cerrada una puerta, no consigo abrir la otra. No consigo comprender que siendo las ideologías visiones parciales de la realidad y por tanto veladuras de la objetividad pueda alcanzarse el descubrimiento de la verdad = libertad cuando el pensamiento político permanece preso de las ideologías y no puedo desprenderme de las ideologías en tanto que las ideologías constituyen el germen de la sociedad civil.

    En definitiva, sé que tengo la herramienta adecuada para acabar con la servidumbre voluntaria pero no sé como emplearla.

    Espero impaciente su respuesta.

  67. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 70

    Mi queridisimo Pered

    A juzgar pot tu hermoso comentario, y por los de los demas (sobre todo los de hombres ingenuos como Francisco Rodriguez, cultos como Francisco Alvaro y Tony, experimentados como Messagein, poeticos como Oscar, filosofos como Muñoz Ballesta, cientificos como David, etc) que glosan el principio de accion de la identidad de verdad y libertad, creo que se esta produciendo en vuestra conciencia intelectual la catarsis de superación de temblores y temores que causa el encuentro cercano de la belleza sublime. Desde ese encuentro la vida personal ya nunca puede ser o transcurrir como antes. No se trata de la revelacion de lo original de nuestra especie, tampoco de la vision de la posibilidad de autenticidad en la vida individual, eso lo habiais intuido, sino de la vivencia interior de la revolucion de la libertad política. Algo tan bello que no hay mas que la Naturaleza para reproducirlo. Habeis adquirido de repente la sabiduria, la comprension de siglos de historia sin sentido humano. Por eso dije que el MCRC será el superhombre de libertad y verdad. Esto, la emocion de provocar una catarsis de belleza, verdad y libertad, no lo esperaba. Creia que ese extraordinario fenómeno solo podria ocurrir en multitudes reunidas por un temor comun, pero no imaginé que tambien podria suceder a individuos aislados que, desde distintas perspectivas, contemplan a la vez el amanecer luminoso de la verdad-libertad-belleza que anuncia la vivencia exterior de la Revolucion natural de lo humano, contra la infrahumanidad del poder politica que degenera el ser social. Ahora hemos de organizar la Revolucion de la libertad politica, sabiendo que en ella vive la verdad intelectual y se encarna la belleza moral. Ahora comprendereis el crimen de lesa humanidad que entraña el intento de reforma desde dentro de todo Regimen de poder de la indignidad. Como a las castas de indues intocables, a lo indigno no podermos acercarnos. Y ya vereis como lo que puede parecer, a los ignorantes, un fenomeno de minorias iluminadas, organiza la revolucion de la libertad con mayor sentido comun, y mejor conocimiento de la realidad social, que todos los oportunistas del pragmatismo y del posibilismo.

    Ahora os veo preparados para crear continuamente nuevas ideas y nuevas sugerencias de accion en nuestro Diario. Vosotros ya habeis dado sentido social a mi vida personal. No hay palabra para expresar mis sentimientos actuales.

  68. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 71

    Mi queridismo Tony

    Te adelantas a mis argumentos. Ten paciencia. La respesta a tu nueva inquietud la encontraras en mi proximo artculo. Solo hay un error en tu nuevo texto, Las ideologias nunca han sido el germen de la sociedad civil, sino que nacen en su seno, como lo percibio por primera vez el genio de Gramsci, para resolver los conflctos sociales de la lucha de clases. Tu inquietud es parecida a la de Messagein sobtre la pervivencia de las ideologias nacionalistas. Una inquietud que yo no tengo, por los motivos que argumentaré en otro artículo, cuando la potencia de la idea de verdad-libertad-belleza haya agotado vuestros comentarios inmediatos. Tabien tengo impaciencia en exponer la nueva concepción de la unidad. Te abrazo con la emocion de la verdadera amistad.

  69. Aragorn de Mordor dice:

    Es en la relación entre conciencia política y acción política donde radica el punto débil de su argumento. La conciencia de un hecho no lleva necesariamente a la acción. “Es que si no lleva a la acción, es que no se es verdaderamente consciente”, podrá contraargumentar. Pero desgraciadamente eso no pasa de ser un juego de palabras. Es que hay gente a favor de la mentira y de la esclavitud. Tienen los medios para mantener el estado de cosas y los usan.

  70. Tony Díaz dice:

    Querido Maestro:

    No tengo palabras en estos momentos para describir como debiera mi eufórico estado de ánimos. Las ideologias no son germen de la sociedad, ¡exacto!, ¡cómo es posible que no me hubiera percatado antes que las ideologías nacen en la sociedad civil ya existente! por tanto no pueden ser germen sino producto de los movimientos que se producen en su seno, aportando una visión parcial de solución a los conflictos generados en ella!. Despejada esa confusión elemental todo encaja perfectamente.

    Cuando el próximo artículo sobre la concepción de la unidad sea presentado en sociedad,no me encontrará desnudo pues camino arropado por mis deseos de conocer y los sabios argumentos -que interiorizo – de la mente más plecara que ha conocido el mundo occidental.
    Con mi más sincero afecto y admiración Tony.

  71. Isidro dice:

    Sr.Aragon de mordor:

    Los hechos demuestran que a lo largo de la historia ha habido revoluciones,de todo tipo.Esto es ya una revolución,y jugamos con la ventaja de que tenemos la alternativa a lo que hay.Los fracasos de muchas revoluciones,se deben al oportunismo y no tener la alternativa adecuada.Con nuestro movimiento esto,como se puede ver y comprobar, no ocurre.

    Veo más difícil que nuestra potencia republicana no se desarrolle,que dejar caer un balón por una ladera…¡y que suba¡

    Ya que hablamos de energía potencial no me podrán negar que el ejemplo viene como anillo al dedo.

  72. Isidro dice:

    Digo más:la nuestra será la revolución de las revoluciones(y esto si que no es una redundancia),pues aporta algo nuevo y revolucionario a las propias revoluciones.

    ¿Me estaré enrrollando demasiado?

  73. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 74

    Gracias, elegante pseudonimo, por su profunda y conservadora advertencia al autor de Pasiones de Servidumbre, un analisis de psicología social que, por lo que Vd dice, no conoce. El cinismo es propio de la clase gobernante, y de un infimo sector de gobernados que identican sus intereses economicos y profesionales con los de la partitocracia, como antes los identificaron con el franquismo. Lo que parece imposible antes de que caiga un regimen, resulta obvio despues de caido a mentes como la suya. Respetable, pero ignorante de la complejidad de las pasiones sociales. Aquí tenemos otra idea mas digna de la humanidad. Y en todo caso nos dirigimos a esa parte digna y honesta de la sociedad, a la que llamamos tercio laocrático. Atentamente.

  74. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 77

    Gracias Isidro por tu intervencion. La metafora del balon que sube la ladea es muy feliz. Y no te enrollas al definir la revolucion de la verdad-liberta-belleza que organiza el MCRC como revolucion de revoluciones, pues revoluciona, en sentido astronómico, las anteriores revoluciones ideologicas.

  75. pedro ortigosa goñi dice:

    D. Antonio: Esperamos,con verdaderaimpaciencia, su libro díptico, Filosofía Estética y Crítica del Arte, como agua de mayo, vamos, seguro de que no será ininteligible para mi como el homónimo de Adorno, sino pleclaro, profundo y ameno.
    Esta es la tríada del MRCR: verdad, libertad, lealtad, ni más ni menos, estos tres conceptos valores son las piedras angulares, ¿no?
    Lealtad al género humano, pero antes al instinto
    natural, salvaje, certero. ¡además de sabio, es usted un genio!
    Pues sí, verdad y libertad son inseparables, fondo y forma de la misma cosa. ¡Ostia, pensar en esta tríada revolucionaria pone el cerebro y el corazón a cien.

  76. Aragorn de Mordor dice:

    Sr. Trevijano: Ojalá sean tigres de papel, como decía aquél. Pero me temo que estos tigres tienen algo más de chicha.

  77. Óscar dice:

    Querido Antonio, amigos:

    Querido Martín Miguel, intento responder a tu crítica volviendo sobre el texto de Antonio, espero así no desviar la atención del importante asunto que trata. Pero antes te hago ver que, en realidad, no se encuentran o no son relevantes en mi comentario las ideas que petendes echar abajo, a saber: identificación paganismo-ateísmo, elogio moral del ateísmo, utilización velada del paganismo ideológico (laicismo).

    No es casual que la epíclesis católica sea imprescindible en el rito eucarístico, tras la tonsura y la consecración. El esoterismo debe dotar de trascendencia al mundo revelado y sus cosas cuando esta no es directamente aprehensible; si todo es un camino a Dios, es necesario invocarlo como los navegantes invocarían la estrella polar ante un cielo mudo. Pero si el conocimiento puede sobrevivir ardiendo en la propia pasión de conocer y se vislumbra trascendencia en el existir del mundo; si, por así decirlo, los ojos que ahora son humanos viendo el bien y el mal en aquello que encuentran en su camino siguen siendo los ojos animales que distinguían sencillamente peligros de beneficios, el conocimiento de ese mundo y la esencia que lo inquieta son autónomos y toda epíclesis se reduciría a (o se engrandecería hasta) un epílogo o prólogo (textos clásicos y constituciones que citas) maravillosamente estéticos.

    Pues bien, Antonio abandona este enteléquico y grato camino metafísico, esotérico, de la verdad en absoluto, para avanzar en el conocimiento de la naturaleza política de la sociedad. Es el salto cualitivo desde el prejuicio mágico-religioso-metafísico hasta la confianza en el poder de la observación. Y de la misma forma que esta actitud originó la filosofía, descubre ahora la primera piedra de toda su intuición y teoría políticas, permite imaginar un nuevo idealismo y nos da la alegría de prever un devenir exotérico de la libertad identificada a la verdad política, es decir, reconocible en una forma social definida, una forma capaz de constituir el Estado.

    Con esa sabia inocencia pagana en la investigación de lo material se comprueba empíricamente la falsedad política de una sociedad que para mantenerse sumisa debe negarse a sí misma en potencia y acto, o lo que es lo mismo, descubre que esa sociedad sólo se hace verdadera sí, y sólo sí, es libre (q.e.d. que diría Spinoza).

    Si hubiera identificado paganismo y ateísmo en mi comentario, habría caído en contradicción con lo hasta aquí expuesto pues la forma de conocer la naturaleza no es la expresión de su visión conjunta. Ambos conocemos la consistencia de las tesis de Antonio, comprenderás entonces que el paganismo de este artículo no es ateo sino, más bien, “préteo”.

    Espero que no consideres menor tu provocación al citar a Ratzinger como heredero (más allá de lo académico de la tradición clásica) que la mía al confesar mi sospecha de que el cuco Sócrates debió saber muy bien que sus dioses, como el cuco Ratzinger sin duda lo sabe del suyo, aquello que Santayana dijo de las Musas (disculpa, cito de memoria): “Ninguna Musa tendría influencia sobre los hombres ni sería digna, si no expresara la verdad de la Naturaleza con toda la gracia de su genio”.

    Un abrazo fraterno.

  78. pedro ortigosa goñi dice:

    tras la travesía secular del desierto, tas la subida a la Montaña y su sufrida estancia en ella, D. Antonio nos ha hecho un maravilloso regalo: la utopía de una sociedad política libre ha tomado cuerpo de doctrina en su teoría pragmática. Tras la larga travesí en el desierto, vislumbramos con claridad el futuro prometedor. Todos los idealistas, filántropos y demás gens de alta alcurnia tienen ahora pastor, pastor de hombres, que no de ciudadanos borregos. Esto marca un hito en la historia reciente, y al ser conscientes de ellos nos enorgullecemos de pertenecer al MCRC.

  79. pedro ortigosa goñi dice:

    ¡Adiós pensamiento débil, relativismo moral, coartada de tanto engendro y sátrapa. La cabeza gobierna el pueblo. La clase política ha corrompido la nación, inyectándole su amoralidad
    ¡verdad, libertad y lealtad es la tríada que traspasará el ámbito político para asentarse en la sociedad, este es el germen de una revolución
    cultural, pues está incoada desde la inteligencia, no desde el oportunismo político.
    ¡Salud y república!

  80. pedro ortigosa goñi dice:

    Donde dije pueblo, quise poner cuerpo: la cabeza gobierna el cuerpo, para bien o para mal, así, con una clase política falsa, tenemos la realidad social y nacional que sufrimos.
    D. Antonio, qué alegría escuchar en su voz los mejores ecos del mejor Nietzsche. Ya dijo T. Carlyle:Necesitamos, más que parlamentos y leyes, héroes, hombres inteligentes, valientes y generosos, que nos guíen en estos momentos difíciles.

  81. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 83

    Querido Oscar

    No me agradó el comentario de Martin-Miguel. Pues criticaba cosas que tu no decias. Pero no
    intervine porque estoy cansado de pedirle que deje la religion aparte de nuestros debates. La expresion “paganismo no religioso” la entendí no como laicismo, sino como no practicante. Me figuro la extrañeza que debe producir a nuestro
    querido Martin-Miguel, a propósito del olor a Jonia, si le recuerdo que la palabra griega ateo fue creada por los paganos para denigrar a los cristianos que no creian en los dioses. Te abrazo
    con emocion.

  82. pedro ortigosa goñi dice:

    “PUEBLO FANTASMA”

    Oh, esa multitud tumultuosa de ayer, hoy rebaño manso…
    Y os sentís orgullosos de vuestra obra en el gobierno
    Porque le dais al pueblo pan y un chiste cada día más soez.
    Vosotros, mixtificadores impenitentes, aguadores del espíritu,
    Vosotros que os autoproclamáis humanistas y demócratas…
    Puesto que habéis elegido, con total perfidia y mezquindad,
    Conducir un rebaño en lugar de un pueblo de hombres libres,
    Hora es ya de que abandonéis la polis, de noche como ladrones,
    Toméis el cayado, las sandalias y el zurrón,
    Y os perdáis en el páramo inhóspito con toda vuestra grey.

  83. Hortensius dice:

    García-Trevijano: la figura portentosa de un gigante del pensamiento político hispano.

    Trevijano es aquel caballero andante de la ciencia política hispana. No se da punto de reposo. Acercrse a su portentosa mentalidad es sentir la sensación del vértigo: sensación subyugante y misteriosa. Iluminado; abre los ojos de la ciencia política en el solar hispano, dentro de una órbita viva y gigantesca. Digo que su inquietud de ave migratoria le hará emprender altos vuelos para llevar sus ideas al ánimo de todos los que esperan con anhelo el advenimiento de la república constitucional, inspirada concepción de su prodigiosa mente llena de luz y de certidumbres.

    (Salud a mi martillo y sin embargo reconocido y apreciado Sr. MessageInOut.)

  84. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 89

    Querido Hortensius

    Siempre agradecere tus elogios. En este no era necesaria la referencia a Messagein, pues este señor solo es un amante de la verdad, sin mirar a quien beneficia o perjudica, y un defensor acérrimo de la unidad de España. Debes olvidar, sin rencor, el episodio que todos lamentamos. Seria prudente que no te limitaras a cantar loas a mi perosna, en un sitio donde soy respetado, sino que indicaras ademas por qué te parecen tan buenos mis analisis cientificos de la politica. Con simpatia y afecto, un abrazo republico.

  85. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 81, 84, 85 y 86

    Querido Pedro

    Hoy mismo he tenido la satisfacción de corregir las galeradas del libro de estética. Te aseguro que su lectura será muy agradable. La materia se presta a ser expuesta con un estilo literario muy parecido, en sencillez y pureza idiomática, al de mi prologo al libro de Manuel Gª Viño. Y desde luego muy alejado de las convenciones de los criticos de arte y de las obscuridades de Adorno. Tengo la seguridad de que encantará a los lectores, a pesar de que contiene una critica sistematica del Estado de Partidos, a traves del no arte y de la baja calidad de los artistas que promueve.

    De otra parte, aunque la tesis de Carlyle sigue gozando de prestigio, yo no la comparto. Pues incluso el héroe seria incomprensible sin ser visto como un interprete de la sociedad de su tiempo. Por eso, me agrada mucho mas que mi pensamiento te evoque lo mejor de Nietzsche.
    Muy agradecido a tu confianza. Abrazos.

  86. Pered dice:

    Querido Don Antonio:

    En mis pocos ratos de ocio, cuando los papeles me dejan en paz, me pongo al ordenador y escribo. Por eso, ahora que el foro que me ocupa y me mantiene vacaciona, quizás parezca mas prolijo.

    Uno de mis entretenimientos es la redacción de la Constitución Politica de la Tercera Republica Española. ¡Ahí es nada!

    …Un amigo mío lleva años haciendo una maqueta de su ciudad ideal, yo redacto una constitución, pero con la advertencia de que es provisoria y la peculiaridad de que su aceptación y seguimiento es, como no podría ser de otra forma, totalmente voluntaria. Quizás por ello solo llegue a obligar únicamente a su autor, que soy yo.

    No oculto que, algunas veces, he llegado a imaginar que ésta mi Constitución podría correr la misma suerte que otras leyes españolas que, a pesar de su carácter provisional, han estado vigentes una centuria.

    En el preámbulo había puesto, con las correcciones de estilo (ab solemnitatem) que me parecíeron oportunas, los principios de MCRC.

    Pero tras VERDAD=LIBERTAD no me ha quedado más remedio que corregir para encabezar los principios de mi preámbulo constitucional con una primera certeza:

    “La Verdad y la Libertad son una y la misma cosa. Ningún acto o disposición de los poderes del Estado y sus administraciones podrán ser contrarios, condicionar o limitar la Verdad y la Libertad. Esta misma certeza obliga a los ciudadanos en sus relaciones con los poderes públicos y entre si”.

    Al pegar semejante afirmación como primer principio del preámbulo, me he dado cuenta de que todo lo demás ya no me suena a principio, sino a algo programático; intuyo que ya no es principal, me parece que el preámbulo ya no es su lugar; aunque sigo manteniéndolo porque es bueno que todos lo recordemos.

    En fin, Don Antonio, y a pesar de que pueda parecerle pueril el planteamiento que acabo de exponerle ¿No considera oportuno dar un repaso a los XXI principios y valores del MCRC a la luz de la razón Verdad=Libertad?

    ¿Es oportuno, o adecuado, extender tales principios a la actuación de los cuidadanos ante los poderes del Estado y en sus relaciones entre si?

    Aúnque las preguntas se las formulo a Vd. directamente; abusando de su cortesía y comprensión, espero que algún usuario de este blog se digne regalarnos sus opiniones al respecto. Mi propósito no es otro que el de continuar la reflexión sobre este asunto para empeparme de él, disipar las dudas y resolver los interrogantes que pueda suscitarnos.

    Reciba mi reconocimiento, afecto y gratitud.

  87. David Serquera dice:

    Querido Pered,

    Me gusta el texto que has redactado y complementa al principio IX del MCRC sobre la razon de Estado. Yo no me opongo a que se incluya como principio.
    Solo tengo una duda en cuanto a su inclusion en una hipotetica constitucion, cuando acabas diciendo “entre si” estas haciendo que la constitucion regule las relaciones civiles y creo que la constitucion se debe limitar a constituir los poderes del Estado, pero este es un asunto que sobrepasa mi especialidad y que pongo a disposicion de los juristas del MCRC.
    Un saludo.

  88. Jaime dice:

    Estimados repúblicos:

    Aun a riesgo de que este comentario esté un poco traído por los pelos a este lugar donde se comenta el excelente artículo de García Trevijano, no me resisto a hacer referencia al éxito actual en las facultades de filología de las universidades españolas de la teoría lingüística conocida como Pragmática. Intentaré ser conciso y breve en mi exposición. Espero, además, ser claro.
    No es necesario ser un gran observador para percatarse de que la sociedad se construye con y sobre textos, ya sean escritos u orales. Vean sino cómo lo que nos une en este “blog” no es otra cosa que los textos que producimos y leemos. El ordenamiento jurídico, el corpus legal que sustenta y rige las relaciones entre los individuos de una sociedad no es más –ni menos- que un conjunto de textos; la Historia es conocida gracias a ellos; nuestro crecimiento como miembros de una comunidad cultural lo proporciona el acceso a textos literarios, científicos o religiosos que nos asientan en una sociedad y nos habilitan como miembros de ella: ningún español, por ejemplo, puede decir, si pretende ser tomado en serio, que no hayan influido en su formación como integrante de la sociedad los textos religiosos, incluso si se declara ateo o no creyente. En definitiva, podemos definir la sociedad como un tejido textual, hecho con enunciados de palabras.
    Esta evidencia resalta no sólo la importancia del lenguaje, sino también su complejidad. Y para explicarla dos filósofos del lenguaje, John R. Searle y John L. Austin, dieron luz a una teoría conocida como la Teoría de los actos de habla, según la cual “decir es hacer” (a la luz de esta teoría, el refrán según el cual “del dicho al hecho hay un buen trecho” pierde su sentido y su valor). Con esta teoría se inauguraron una serie de estudios que son clasificados hoy con la etiqueta de Pragmática. Para los pragmatistas, las oraciones, los textos no se miden sólo ni principalmente por su valor de VERDAD o FALSEDAD, sino por el de éxito o fracaso. Los textos no se usan sólo para decir, para enunciar un estado de cosas, sino para inducir a hacer algo al interlocutor. Y en efecto, es así, pero lo grave es que se subestima la “verdad” de la proposición y se privilegia su “validez”. La bibliografía al respecto es amplísima y crece cada curso académico aún más: imposible declararse lingüista sin conocer en profundidad la Pragmática. Obviamente, no es algo que sucede sólo en España y ,sin duda, estoy cometiendo simplificaciones por razones de exposición, pero quiero subrayar el hecho de que no es casual que en un contexto político en el que se prima el oportunismo (i.e., lo que es válido según las circunstancias) en el medio universitario goce de tanta consideración el estudio de esta teoría lingüística, uno de cuyos fundamentos está en orientar el uso del lenguaje como herramienta del éxito o del fracaso, antes que en averiguar la verdad del contenido de una proposición mediante su cotejo con la realidad.
    Gracias por la paciencia a los que hayan leído hasta aquí.
    Un atento saludo.

  89. Tony Díaz dice:

    Estimado Pered:

    Es muy encomiable tu dedicación en tiempo de “ocio” a tan grande tarea.

    Mi especialidad como jurista es el Derecho Constitucional por lo que creo te podrán ser de utilidad , si así lo estimas, mis humildes notas a tu comentario:

    a) En cuanto al Preámbulo constitucional.

    Dices ,que has comenzado tu titánica labor, colocando los principios y valores del MCRC en el Preámbulo de tu Constitución. No podemos olvidar, sin embargo, que las disposiciones preambulares carecen de valor normativo directo. Y puesto que toda decisión carece de eficacia jurídica si no es también norma -y esto es algo que parecía olvidar Schmitt-, hemos de sostener que la decisión en cuanto tal se halla contenida en el articulado. Lo que encontramos en el Preámbulo es, pues, el resumen de esa decisión, la síntesis de la misma. La lectura de esa síntesis, por su claridad y precisión, nos permite captar inmediatamente la totalidad de la Constitución. El Preámbulo nos anuncia que nos encontramos ante “el orden jurídico fundamental de la Comunidad” y nos presenta dicho orden como una unidad de sentido. El Preámbulo en cuanto introducción del texto articulado nos anticipa ya su contenido con palabras de gran belleza (la que sufrimos, en esto, es una excepción por razones obvias). Se trata de una solemne carta de presentación de la nueva Constitución. Nos pone de manifiesto el sentido último de todo el texto, los presupuestos filosóficos e ideológicos de que parte en una palabra, nos anticipa el espíritu de la Constitución.
    El valor político del texto preambular es pues notable. En él se condensa el espíritu del constituyente, se objetiviza el espíritu de la Constitución. De esta manera su valor político trasciende su mero valor jurídico, -sirve de guía, de criterio interpretativo para el funcionamiento de los poderes del Estado- pero carecen de eficacia jurídica pues no tiene valor normativo, no pueden ser invocados como norma jurídica..

    Por ello, opino que los principios y valores en que se asiente la Constitución de la República debe elevar de rango estos principios otorgándoles el máximo valor normativo.

    b) En cuanto a la distinción entre parte dogmática y parte orgánica.

    La distinción clásica entre parte dogmática y parte orgánica (Loewenstein), coloca en la parte dogmática los principios y valores que luego se desarrollan en la parte orgánica de la Constitución.

    Tu expresión parte “programática”, entiendo que no es correcta, en el sentido aquí empleado, puesto que con ellas reduces el rango constitucional de los principios mismos, ya que “programa” en su acepción genuina significa:” Perteneciente o relativo al programa, declaración de lo que se piensa hacer en alguna materia”. Sin embargo una vez elevados a rango constitucional dichos principios ya no cabría hablar de voluntariedad “lo que se piensa hacer”, sino de obligatoriedad “lo que se debe hacer”.

    c) En cuanto al texto que nos sometes a consulta:

    Dices lo siguiente “Ningún acto o disposición de los poderes del Estado y sus administraciones podrán ser contrarios, condicionar o limitar la Verdad y la Libertad. Esta misma certeza obliga a los ciudadanos en sus relaciones con los poderes públicos entre sí”.

    Sin entrar aquí, por razones obvias, en el desarrollo de la teoría del “acto”, y de las disposiciones (de rango reglamentario). Se hace preciso que la Constitución como materia jurídica, huya del oscurantismo reinante y apueste cabal y decididamente por el empleo de términos claros y precisos. Como bien sabes, la interpretación y el forzamiento de los textos son causa de las mayores injusticias en nombre del Derecho.

    Yo te propondría la siguiente redacción: “Ninguna actuación de los Poderes del Estado podrá ser contraria…”. Esto incluye desde la actuación del legislativo, el ejecutivo y judicial. No sólo en su función legislativa o reglamentaria, sino también la actuación del Poder Judicial a través de autos y sentencias. Abarca también a las actuaciones de ejecución de resoluciones judiciales y a las materiales de la Administración a través del acto administrativo.

    En tu texto, parece que hablas de una pluralidad de administraciones cuando dices: “…los poderes del Estado y sus administraciones…”. Administración “sensu estricto” sólo es la del Estado, pues como sabemos por la teoría del acto administrativo, el Poder Legislativo y el Judicial no son Administración. Entiendo que has querido referirte a la pléyade de Administraciones nacidas al pairo del mal llamado “Estado de las Autonomías”. Como bien sabes, toda esta constelación de Administraciones nace como consecuencia del reparto del Estado por la partitocracia, cuestión que parece solucionar una correcta interpretación de los Principios XVI y XVII, del MCRC, pues carecería de sentido nuestra oposición a los “gastos improductivos de las autonomías” manteniendo el actual sistema y estableciendo la previsión Principio XVII de transferir a los Ayuntamientos las competencias susceptibles de ser municipalizadas. En consecuencia , entiendo que sólo quedará la Administración del Estado y la correspondiente al Municipio.

    Al sustituir la fórmula propuesta por la de: “Ninguna actuación..” engloba la actividad material de la Administración, (integrada en el Poder Ejecutivo), por lo que parece ociosa su referencia y podría llevar a confusión.

    En cuanto a las relaciones ciudadanos-poderes públicos, tal como está redactado da luar a confusión, la dificultad estriba en regular la vida privada como bien dice David a través del texto constitucional Los poderes públicos y los ciudadanos están sometidos a la Constitución.

    El texto podría ser modificado en este punto con el siguiente tenor:

    “Esta misma certeza obliga a las relaciones entre los poderes del Estado. La legislación civil incorporará estos principios a fin de orientar las relaciones entre los particulares”.

    Pido perdón por la extensión.

    Con todo mi respeto, Tony Díaz.

  90. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 92

    Mi admirado Pered

    Vuestros comentarios a verdad=libertad muestran que el demonio de la libertad ya os ha poseido.
    Tu iniciativa fecundará al MCRC. No porque seais capaces de preparar un borrador EXCELENTE de la Constitucion, que lo sois, sino porque dareis a la mejor parte de la sociedad, la enseñanza de lo que es una Constitución verdadera y veraz de la libertad politica. Aparte de lo que diré a Tony, te hago la advertencia de que el MCRC no debe aparecer publicamente como autor de la Constitucion de la Republica. Eso le corresponde a la Asamble Constituyente. Lo que el MCRC hará es proponer su proyecto para que sea debatido junto con los demas que los partiso elaboren. Pues el ideal es que la Constitucion no sea ratificada sino elegida por los gobernados entre las alternativas que se presenten (Monarquía de Partidos, Republica de Partidos, Republica Federal). No puede haber limitaciones a la libertad constituyente. Mas adelante os dire por qué la libertad politica exige que sean mas de dos proyectos los que se sometan a referendum. Solo tengo que felicitarte para que te sientas mas feliz. Enhorabuena. Abrazos repúblicos.

  91. Óscar dice:

    Querido Antonio, amigos:

    Como no tengo la menor formación jurídica, critico a don Pered y don Tony con una frescura y desvergüenza que ninguno de los buenos especialistas que se dan cita aquí podrán ofrecer. Me temo que a la postre esto sea lo más atractivo que el escrito pueda ofrecer. En fin.

    Lo que diga acerca del texto que tiene que regular la vida del Estado, es decir, el grado de constricción social en la que se desenvuelve el individuo, el preámbulo de ese mismo texto, tiene una importancia política igual a cero. Es pura venta si no hermenéutica gadameriana. Atendiendo al aspecto estético o pretendidamente trascendente de tales introducciones, niego que pueda darse la objetivación que menciona el señor Díaz “a priori” como sucede ante la contemplación de la naturaleza y, por el contrario, su realización se deberá a los artistas que loen o interpreten la excelencia de sus líneas como regulación del fluir social (texto-acción, como tan lúcidamente dice don Jaime en su sitio) y en tal caso la objetivación sería inducida indirectamente, vía cultura, más que “moralmente”asimilada. Como ocurre con las máquinas, la belleza de una constitución es vivida o cantada, nunca imposible anuncio de sí misma. Así las cosas, la epíclesis de la que habla en su comentario Martín Miguel sería mucho más acertada y emotiva. Digo la verdad, me gustaría un acabado sin frontispicio, tipo prospecto de supositorios; no obstante, puestos a admitir la necesidad de una alfombrilla roja para que la sociedad civil entre en el Estado, quizá una frase fácilmente recordable, nada pretenciosa y emotivamente alentadora del raquítico sentimiento de nación nos ahorrara cuarto y mitad de basura retórica.

    De excesiva cabría calificar toda alusión filosófica o moral, no digamos jurídica, en el preferiblemente magro legajo constitucional. Principios significativamente diferentes pueden ir a parar al mismo texto. No quiero pecar de leguleyo, así que dejo a los expertos la explicación de si es pertinente la inclusión de estas cuestiones “principales” en algún tipo de anejo, si deben preceder casi epigráficamente (como suele ocurrir) a los respectivos puntos, o los interesados deben ser remitidos a cualesquier bibliotecas de la República.

    Si acertase a leer alguna referencia a la concreción de la vida privada en una constitución, la depositaría grácilmente en lo más oscuro del más oscuro inodoro de carretera, por impertinente. No se trata de una ley más, sino de las condiciones que generan esa vida privada. Se trata del quién y cómo administra el poder del Estado, o lo que es lo mismo, hasta dónde llega la autonomía del individuo dentro de la sociedad; ¿cómo se estructura materialmente la represión de esa incontinencia de fuerza que expresa el tradicional hacer la sociedad desde arriba?, ¿cómo se organizan su realidad material y funcionamiento? Permítanme expresarlo con todo el optimismo de mi corazón: sabemos ya lo que se puede hacer para que el individuo sea artífice de su propia sociedad y la sociedad artífice de su propio Estado. Sería todo un detalle comenzar ahorrándonos tostones. Constitución, no hables tanto de libertad, que su nombre no aparezca en tu boca seca, sólo recuérdame, recuérdamelo siempre, qué reglas establecimos para hacerla eternamente nuestra.

    Un abrazo.

  92. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 94

    Mi querido Jaime

    En tu interesante comentario no has sometido a examen critico los supuestos de la Pragmatica, parte de la semiotica credada por Charles Morris y no por Austin ni Searle. La importancia de Austin es muy superior a la de Searle. Pues por caminos diferentes llego a la misma conclusion que el segundo Wiggestein, sobre la reduccion de los problemas tradicionales de la filosofia a problemas de signficado del lenguaje corriente. La escuela de Oxfor se llama filosofia analitica Mi critica a esta escuela es que descansa en una tautologia y que esconde el hecho primordial de que los problemas de la teoria del conocimiento, la logica, la ontología y la filosofia politica no derivan del lenguaje sino de las dificultades de apercibir (con conciencia) lo real que el lenguaje comun oculta. Si el habla lo mismo sirve para decir la verdad que la mentira, no es posible que su simple analisis sea bastante para conocer la realidad que esta mas alla de los signos linguisticos que la desigan con mayor o menor correccion. En realidad el metodo de la filosofia analitica es analogo al escolastico, que partia de las nociones vulgares de las ideas y conceptos para llegar a conocimientos claros y distintos. En cualquier caso, como jurista he valorado muy positivamente la doctrina del acto de habla. Inluso he llegado utilizarla en mis actuaciones ante el Tribunal Supremo, por la enorme sencillez hermeneutica que supone reducir la complejidad de los negocios juridicos a distintas combinaciones del acto de promesa.

    Tu mismo has visto la contradiccion de afirmar primero que “decir es hacer” y enseguida que no se habla por hablar sino “para inducir a hacer algo al interlocutor”.

    En cuenta a la Pragmatica de Morris, un derivacion linguistica del pragmatismo de Dewy, no ha sido entendida por los responsables de la disiciplina universitaria con ese nombre. Pues el propio Morrirs advierte de que el exito o el fracaso del valor ejecutivo de las palabras no se mide solo por su eficacia comunicativa, sino tambien por el contenido de verdad que comporten.

  93. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    continuacion a Jaime

    En cualquier caso, estoy plenamente de acuerdo con tu conclusion: “quiero subrayar el hecho de que no es casual que en un contexto político en el que se prima el oportunismo (i.e., lo que es válido según las circunstancias) en el medio universitario goce de tanta consideración el estudio de esta teoría lingüística, uno de cuyos fundamentos está en orientar el uso del lenguaje como herramienta del éxito o del fracaso, antes que en averiguar la verdad del contenido de una proposición mediante su cotejo con la realidad”.

  94. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 97

    Mi admirable, por único, Oscar

    Has dado de lleno en el centro de la diana. En mis publicaciones he repetido que las Preambulos o Declaraciones de Principios que preceden a las Constituiones europas, carecen de todo sentido por ser copias de lo que hizo la Constitucion de EEUU, pero sin el motivo que alli lo justificó.

    Aquellas emotivas declararaciones no se hicieron para la Constitucion, sino para movilizar a los colonos rebeldes en la guerra de Independencia. Años despues, los padres de la patria quisieron rendir homenaje a la victoria, mediante la insoporacion de la famosa Declaración a la Constitucion. como preambulo de la misma.

    La Constituyente francesa, influida por Lafayette, cometió el error de comenzar a debatir sobre esos principios universales, convirtiendolos en derechos ciudadanos, antes que los preceptos constitucionales que debian limitar los poderes del Rey. Los hechos los pusieron ante la realidad. Y sin terminar la Declaracion, comenzaron a debatir el articulado que deberia establecer las nueva relacion entre los poderes del Estado,conforme a lo que fue la primera Monarquía Constitucional (no pura pues sbbsistió un veto del Rey al legislativo, que anulaba de hecho la separacion de poderes).

    La izquierda convencional se basó en esos principios de moralidad universal para hacer creer a los gobernados que tenian valor normativo cosntitucional. Incluso hoy todas las paparruchas sobre democracia avanzada se basan en esas declaraciones que no vinculan a los gobernantes ni a los legisladores, ni a los jueces. Por eso soy contrario todo tipo de preambulo a la Constitucion de la Republica. Como tambien lo soy a toda norma constitucional que imponga criterios sobre la legislacion civil que regula las relaciones entre particulares.

    En cambio, soy partidario de que la Declaracion de Principios y Valores del MCRC se edite en millones de folletos en el momento adecuado, y despues del triunfo social de la libertad, se incopore como exposicion de motivos a la Ley que convoque la Asambea Constituyente, en homenaje a la Revolucion politica que la hace posible.

    En consecuencia, como jurista que ha estudiado a fondo todas las Constituciones modernas, declaro mi total acuerdo con tu vision no juridica, pero
    sabiamente politica, de lo que debe contener una Constitucion verdadera, es decir, aplicable por los jueces de primera instancia, con apelacion a la Audiencia y recurso de constitucionalidad ante la Sala especial del TS. En mi respuesta a Tony precisaré mas mi opinion. Admirado de la sabiduría de tus intuiciones, te abrazo.

  95. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 95

    Mi querido Tony

    No sabia que te habias especializado en derecho constitucional. Tu comentario critico a Pered demuestra que, a diferencia de los llamados constitucinalistas, conoces lo que es y no es materia constitucional. Aunque incurras en la incongruencia que te diré.

    Me ha gustado mucho tu metodo de analisis de la propuesta constitucional de Pered. Sobre el que, no obstante, debo hacer algunas advertencias.

    a) En cuanto al Preambulo, si como dices bien carece de valor normatico y solo tiene valor politico, por qué no deduces la consecuencia de suprimirlo. Y si su valor politico se basa en principios de evidencia universal, no se eleva de rango sino que se rebaja, al trtar de darle imposible rango juridico. Otra cosa muy distinta es que esos principios y valores inspiren las normas constitucionales, pero sin citarlos como fuentes de las mimsas, pues introduciriamos la incertidumbre en la interpretacion de los textos normativos.

    b) La distincion entre parte dogmática y parte orgánica (nunca programatica como bien explicas)es otro error de los constitucionalistas, que no solo conservan premabulos no aplicables ante los tribunales, sino que se remiten a futuras leyes orgánicas para precisar y desarrollar normas constitucionals, leyes que se aprobaron sin los resuisitos exigidos para la Constitucion. Esto es un fraude. Porque la norma constituional ha de ser aplicable por los tribunales, sin acudir a leyes organicas. Y ademas la palabra organica no es adecuada para calificar normas que no cosntituyen comunidad organica alguna (fascismo) sino las relaciones sistemicas entre los poderes del Estado.

    c) Las correcciones al texto de Pered, son muy acertadas. Pero no es necesario hablar de la administracion autonomica, no porque vaya a desaparecer (en una respuesta a Messagein, aclare este punto), sino porque la admistracion de las Autonomias sigue siendo administracion estatal. Tu ultimo parrafo sobre la relacion entre particulares ha dado lugar a la protesta de Oscar,porque esta mal redactado y parece que te refieres a la orientacion por el Estado, a traves de la Constitucion, de las relaciones entre particulares. Un jurista comprende que te refieres a la legislacion civil. Pero aun asi el verbo orientar no es aplicable a las leyes que regulan la autonomia de la esfera civil, y que deben sustituir la noción de orden publico por la de orden civico.

    No sabes la tranquilidad que me da saber que el MCRC cuenta con tu sabiduria constituyente. Un abrazo de colega, aunque esta palabra, ni la de compañero, me gusten por el uso desconsiderado que se hace de ellas. Enhorabuena por tu texto.

  96. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 101

    Querido David

    Pepin Vidal Benyeto es buen amigo mio. Me ayudó con eficacia en la Junta Democrática. Es leal a su pasado, y por tanto tambien al mio. Pero aun no ha dado el paso intelectual y moral de romper con la Monarquia de Partidos, a la que considera expresion de la democracia. Abrazos.

  97. Pered dice:

    Muchas gracias a David Serquera (93), a Tony Diaz (95) a Oscar (97) y, como no, a Don Antonio.

    No hago comentario alguno a lo que habeis escrito, pues este blog es de Don Antonio, pero es que además todos los comentarios me parecen estupendos y me dan luz.Ya encontraré la ocasión propicia y el medio oportuno.

    Repito, muchisimas gracias a todos.

  98. Francisco Álvaro dice:

    Querido Antonio, amigos:

    Pienso en las condiciones en las que se igualan la verdad, la libertad y la belleza, y pienso en la premisa de Protágoras.

    Fuera de ella creo que la unidad de estos conceptos, se rompe, y quizás se pueda hablar de verdad religiosa por un lado, de libertad también en ese mismo ámbito religioso como reacción y de belleza según los cánones marcados por los credos.

    Creo que fuera de Protágoras, la Ética (Verdad=Libertad) y la Estética (Belleza), no pueden nunca coincidir, porque al no basarse en lo natural, siempre habría una tensión entre Verdad y Libertad que desaparece si lo centramos en lo humano.

    Durante el tiempo de gran peso de la religión jerarquizada, creo que se cumplía que Ética era “mayor” o de más importancia, o era ” a priori” que la Estética, pudiendo ser la Estética fruto de la tensión y dialética entre Verdad y Libertad. Un arte por encargo para dicho combate, en el que a pesar de todo pudo haber artistas que hicieran obras que eliminaran dicha tensión y la belleza emanara directamente de la naturaleza.

    Históricamente, la Verdad ha estado vinculada con la religión en primer término y la Libertad ha tenido connotaciones políticas como reacción a dicha verdad.

    Personalmente pienso que si la tríada Verdad-Libertad-Belleza se da con Protágoras, la religión y la política no deberían estar “tan separadas”, debiendo la primera religar el hombre con la naturaleza y la política asegurar y proteger dicha unión en un sistema global. La religión, según mi pensamiento, debería ser una cuestión “intramonádica”, pagana, personal, nunca centralizada y la política estaría en un nivel superior.

    En esas condiciones, la Verdad religiosa, basada en el culto a la naturaleza y en su observación, puede igualar a la Verdad política y a la Libertad política, al no ser esta última aplastada por el peso de una Verdad religiosa madre y sustentadora de no pocas estructuras políticas surgidas simplemente del campo de batalla. No es causal que en muchas religiones, como en el hinduismo, los héroes de guerra hayan sido encumbrados al rango de dioses.

    Pienso que cuando Verdad, Libertad y Belleza se igualan, en el punto protagórico, la belleza es el reflejo del hombre en la naturaleza, si es algo pasivo, y el arte es la voz de los dioses, o sea, de la Naturaleza, hablando a través del hombre.

  99. Francisco Álvaro dice:

    Pienso como Thomas Paine en un asunto crucial: la vida y obra de Jesús de Nazareth como mito, un conglomerado de mitos ya existentes en todo el mediterráneo antiguo.

    El Imperio Romano “pactó” con el cristianismo su papel como religión de Estado y las consecuencias de dicho pacto, de dicho consenso, todavía las estamos pagando.
    Tenía que decirlo.

  100. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 105 y siguientes

    Querido Francisco Alvaro

    Te digo lo mismo que a Martin Miguel. Hemos acoerdado no debatir aquí de religion.

    David te remite a Marsilo de Padua. Y Martin Miguel querra que se oiga su voz de Defensor de la Fe.

    No es en el sofista Protagoras, que abandona a la Naturalea para hacer del hombre la medida de todas las cosas, donde están los principios que tan brillantemente defiendes, sino en la Etica de Spinoza y en Hermes Trimegistro, que habria suscrito tu bellísima reflexion: ” Pienso que cuando Verdad, Libertad y Belleza se igualan, en el punto protagórico, la belleza es el reflejo del hombre en la naturaleza, si es algo pasivo, y el arte es la voz de los dioses, o sea, de la Naturaleza, hablando a través del hombre”.

  101. Tony Díaz dice:

    Mi querido Maestro:

    Para que el edificio constitucional de la República se levante, sobre la destartalada casona de la Constitución partitocrática, habrá primero que hacer sitio. Eso requiere como en toda obra una labor de demolición. Además, ese edificio, como bien dice en la respuesta a Óscar, necesita un proyecto (en este caso más de uno) para que el propietario (el pueblo español) elija el que más convenga y sea más conforme a su espacio habitacional.

    Nosotros tenemos la suerte de contar con el mejor arquitecto. Disponemos de buenos aparejadores que se encargarán de supervisar la ejecución de la obra y contamos con excelentes maestros albañiles para colocar cada ladrillo en su lugar adecuado.

    No obstante, y antes de que la máquina excavadora comience a retirar los escombros del viejo edificio constitucional, deberíamos dar un repaso a los mismos, por si algunos materiales del derribo pudieran ser de utilidad en la futura construcción.
    A su debido tiempo, deberíamos organizar dentro del MCRC un equipo que fuese trabajando en el proyecto constitucional a fin de estar preparados para cuando llegue el momento en que el propietrio decida reconstruir la lúgubre casona en la que habita.

    Sólo la República Constitucional podrá conceder al propietario la licencia de obras para construir la casa de sus sueños.

  102. Francisco Álvaro dice:

    Queridos David y D.Antonio:

    David, no sé si el Defensor Pacis se adecúa exactamente a lo que he querido decir, porque si hablo de religión – no me olvidé del acuerdo tácito del blog a este respecto – es porque he querido equiparar religión y política, igualarlas en una identidad, siendo la “religión” una religión pagana. Se podría enlazar con ciertos sectores del ecologismo, con todo el peligro de que se me malinterprete.

    Siguiendo con la identidad verdad-libertad-belleza, y para no emplear cierto sustantivo, se podría establecer una identidad “ecología”-política-arte.

    Gracias por vuestros comentarios y apuntes.

  103. Alejandro Garrido dice:

    Querido Antonio, amigos:

    Recién llegado del envío de las galeradas, De la Modernidad al Modernismo. Ateismo estético. Arte del siglo XX. Landucci Editores, la urgencia en compartir con todos esta inmensa felicidad, nobleza obliga, me precipita al teclado sin solución de continuidad. Tiempo habrá para contar las edificantes anécdotas de este periplo.

    La razonada ilusión que producirá en nosotros el arreglo de los últimos flecos, Maestro, será el arma inapelable que hará posible la fácil y amable lectura de este libro como una sucesión constante de aforismos.

    El proceso, hasta ahora tan laborioso como fecundo, se rematará, después de la impaciente pero serena espera, con la llegada del manuscrito hecho libro en su singladura de vuelta desde la futura primera potencia mundial y posterior presentación pública, prevista para el próximo octubre.

    Y con todo ello, esos momentos vividos contigo, Antonio. Esos que ya nadie podrá arrebatarme.

    La obra más completa de Filosofía Estética ya está en la recta final, tu Libro.

    Un abrazo leal, libre y verdadero.

  104. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    He leído todos los fragmentos de Protágoras, que en realidad debía llamarse “Platágoras”, por haber sido fundamentalmente los diálogos de Platón quienes nos los han transmitido – supongo que con todo el prejuicio y animadversión del propio divino Platón -, y no percibo en Protágoras nada que no sea ultraindividualismo, la sacralidad de la verdad de cada uno, sin importar sea sabio o sea necio, el relativismo moral y el garantismo de la respuesta de cada uno según su naturaleza. A Platón le pareció siempre “un perverso”. Y es una pena que no nos haya llegado la constitución que Pericles encomendó a Protágoras realizar para Turios. Sólo sabemos que en ella no existía el cuerpo de policía – los famosos “toxótai” atenienses -. Indudablemente Protágoras creía en el hombre. Óscar está que se sale en sus comentarios. En el fondo busca una Constitución que se funde en “Algo” invulnerable, y en donde acción y texto se realicen simultáneamente. Otra vez Juan por encima de Goethe:”Im Anfang war das Wort, un das Wort war bei Aktion/Gott, und Gott/Aktion war das Wort”. No comento los comentarios de nuestro querido Franciosco Álvaro porque sigo las advertencias del Maestro, pero me quedo “con las ganas”. Abrazos repúblicos

  105. Martín-Miguel Rubio Esteban dice:

    La verdad, como la libertad, son conceptos deverbativos, son productos de acciones. La verdad griega, alêtheia, es el resultado de la acción de desocultar lo que estaba oculto ( lantháno como ocultar ), en tanto que la libertad ( eleurhería ) es el resultado de liberar ( liberare ) lo que estaba preso, sometido – confractus – y era esclavo. La libertas como remissio – que es la libertad evangélica -. Es decir, tal como deja clarísimo Antonio en su artículo, verdad y libertad son acciones.

  106. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 109

    Querido Tony

    Estoy de acuerdo con tu comentario. Por eso insisto en que la fase destructiva requiere una unidad de accion de todos los republicanos, que es diferente de la unidad de organizacion para dirigir las fases del proceso de construccion de la República Constitucional.

    Tambien apoyo la creación del equipo, no solo de juristas, que redacte el proyecto constitucional que presentará el MCRC al debate constituyente. Gracias por tu eficaz ayuda.

  107. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 110

    Querido Francisco Alvaro

    No era necearia tu aclaracion, pues se deduce facilmente de tu texto. Pero sigo aconsejandote que no trates de asuntos que no domines. Sobre Protagoras te ha ilustrado Martin-Miguel (114). Y ahora te aclaro que religion pagana quiere decir politeista. Y las unicas religiones que podrían coincidir con los valores de la ecología son la panteista y la natural. Sin que yo vea un fundamento sólido a la identidad que sugieres entre ecologia-politica-arte. Avanzaremos mas si nos atenemos al analisis complementario de mis artículos. Ya alcanzaras la madurez que necesita la creacion de ideas originales. Yo comencé con sesenta años. Hasta pronto.

  108. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 115

    Querido Martin Miguel

    Gracias por tu contencion. Como podías imaginar, estoy de acuerdo tanto con tu vision sobre la significacion fisolofica de Protágoras, como con la aclaracion de que para los griegos verdad y libertad no eran pasiones sino acciones.

  109. Thulio dice:

    Hoy estoy picajoso; levemente. He matizado mi percepción de la Verdad, a David, en la página de mrepubicaconstitucional. Ahora vierto aquí mi impresión sobre Verdad y Libertad.

    Si el origen de los conceptos Verdad y Libertad es el que refiere Martín Miguel 115, creo que estoy muy distante de los griegos. Me explico.

    Quién o qué oculta, u oprime, a la Verdad y la Libertad respectivamente… Me suena mal. Ciertamente no soy Platón, pero resolver esa cuestión diciendo, que la Verdad se conoce como resultado de desvelar su ocultación, es como mínimo, superficial.

    Para mí la Verdad es antes que la mentira y por tanto habría dos acciones: una la Verdad y otra quien la oculta (porque puede).

    Una Verdad evidente como la gravitación universal no estaba oculta, estaba sin razonar.
    La Verdad evidente de la herencia genética no estaba oculta, estaba sin razonar. La Verdad de la República Constitucional no estaba oculta, estaba sin razonar. Y así infinitas verdades. Pensar que algo o alguien oculta esas Verdades es darle un poder a algo o alguien, en quien yo no creo.

    Distinto es, que convengamos en qué es Verdad o Libertad. Entonces sí estamos ocultando o sometiendo algo, porque tales conceptos no admiten filtros o grados. O son, o no son.

    Admito, con Martín Miguel, que los griegos pensaban que la Libertad era la que ellos decían, así la mujer no lo era, los extranjeros tampoco, los vencidos tampoco, etc. Ni siquiera con Caracalla se alcanza la Libertad plena; los Patricios mantuvieron su “libertad” especial. Y además, ¿quién era Caracalla para desvelar la prístina Libertad? Repito: Libertad en la igualdad, no filtrada o matizada por la violencia, sino por la inteligencia; como siempre repite Antonio.

    Con la Verdad ha pasado algo muy parecido. Siempre ha habido quien ha dicho. qué es Verdad. Incluso alguien dijo: “Yo soy la Verdad”. Pero eso, para mí, sigue siendo una simpleza como la de los griegos. La Verdad Absoluta no puede permitir su ocultación, (nadie ni nada lo podía). Y eso fue lo que ocurrió. Se ocultó la consecuencia de la investigación personal y del conocimiento individual y, con ello, se infringió un daño desproporcionado a dicha Verdad (o conocimiento absoluto). Confiscación del conocimiento, de los escritos y de la aprehensión compleja.

    Ícaro que eleva el cuerpo es condenado, Prometeo que eleva el espíritu es condenado, … Más recientemente la marginación del esoterismo, del hermetismo, de los alquimistas, de los masones, del anarquismo, de la clonación, de quien no participa de la verdad del Poder.

    Ese origen mítico contra la Verdad se ha mantenido durante MILENIOS. Se proscribió la cultura, la investigación; se ha perseguido la inteligencia, la razón. Se taló el “árbol de la sabiduría”. Se ha ocultado la Verdad (primera y zafia acción). Se desvirtúa su valor por ñoño, por estúpido, por trasnochado, por inútil e infructífero

    Todavía se insiste en el: “como si…”, cuando ya hemos adquirido la mayoría de edad de saber y de libertad. Somos, no estamos.

    Disculpas por la extensión. Con Lealtad Thùlio

  110. Óscar dice:

    Querido Antonio, amigos:

    Antonio, con tu permiso publico aquí el texto que he intentado inútilmente enviar a la página del MCRC comentando el artículo de David. Ya he puesto sobre aviso a Miguel y pido ahora a Francisco que si es posible elimine esta entrada cuando aparezca en su lugar. Generalmente modifico los textos según leo, puede que aquí y allá sean ligeramente distintos, pido disculpas.

    Querido David, amigos:

    Querido David, quizá estoy perdiendo las entendederas, pero diría que Thúlio y Antonio critican un pasaje graciosamente irónico de tu texto. Además la expresión “apertura estatal” me parece profundamente lúcida, describe a la perfección la forma de actuar in extremis de los poderosos cuando este poder es detentado: alivian la inquietud política surgida en la sociedad civil haciendo sitio en el Estado, incorporando en él su vertiente política, fagocitando su dinamismo (¿No es el Estado de Partidos la forma institucional y justificación doctrinal de ese comportamiento?). Además, y esto me parece lo más sutil, permite intuir el camino de equilibrios verticales y “especulares” (pues observo una inteligente simetría, quizá de inspiración estética, entre la constitución del Estado con su división de poderes y la “constitución” de la sociedad civil, con su división monádica) que Antonio ha trazado.

    Admirado ante tu trabajo,

    Un abrazo.

  111. Óscar dice:

    Querido Antonio, amigos:

    Querido Martín Miguel, no puedo estar de acuerdo con tu definición de mi búsqueda pues, a pesar de la importancia que tiene la Constitución, un texto no es objetivo sino inteligente efecto de la vida social que ya ha comenzado a ser verdadera, libre. Además no poseo los conocimientos técnicos necesarios para darle forma a esa búsqueda (no podría discernir claramente si lo encontrado es lo buscado). Si hubieras escrito “en el fondo busca una LIBERTAD que se funde en algo (tu “Algo” me ha hecho sonreír) invulnerable y en donde acción y texto se realicen simultáneamente” habrías acertado, y de qué manera. Pero no en la descripción de un anhelo o un ideal, sino del descubrimiento prometeico de Antonio. Invulnerabilidad de lo natural, invulnerabilidad de lo verdadero, invulnerabilidad de lo creativo. Da para un aforismo de hierro de la libertad política. Qué placer supone hablar contigo.

    Un abrazo.

  112. Francisco Álvaro dice:

    Querido Antonio, repúblicos:

    La identidad verdad(política) = libertad(política) se cumple también cuando ambos términos degeneran a la par, como en la situación actual, mostrando a la sociedad civil una coherencia que se vaya en el apoyo mutuo orbitando alrededor de la mentira.

    Enlazando con Thulio, la verdad(política) se encuentra oculta, cautiva o no razonada (en el mejor de los casos) por los grandes medios de comunicación y los analístas políticos, juglares del régimen.

    Por otra parte, la libertad (política) se encuentra usurpada por la pandilla teatral de los partidos políticos.

    En este situación, la identidad Medios de comunicación (“verdad política”) = Partidos políticos (“libertad política”) se cumple o está cerca de cumplirse, aunque por separado, ambos términos sean mentira.

    Por eso es tan importante un medio de comunicación alternativo que hable sobre “otra libertad política”, que rompa la identidad actualmente existente y buscando su asiento en los verdaderos términos.

  113. David Serquera dice:

    Querido Oscar,
    Das en la diana porque me conoces bien. a veces las interpretaciones ironicas de las explicaciones oficiales inducen a confusion, me ha pasado antes. Demasiada sutileza a veces produce ambiguedad.
    Gracias por comentar mi texto de forma tan genial.
    Estoy estos dias en un congreso y no podre participar mucho, por lo que ruego que alguno vele por el normal funcionamiento del blog del MCRC ya que no tendre tiempo de mirar si hay comentarios por moderar.
    Un abrazo a todos.

  114. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 119

    Querido Thulio

    Si leyeras las veinte paginas “Sobre verdad y mentira en sentido extramoral” de Nietzsche (traducids en Cuadernos Teorema) aclararias tus pensamientos sobre la supuesta superficialidad de la nocion de verdad como descubrimiento. Pues claro que el descubrimiento de America no lo fue para los aztecas o incas descubiertos. Claro que Newton no descubre los fenónemos de la gravedad, pero sí la verdad de las leyes ocultas de la naturaleza que los producen.

    Y en el orden moral, la verdad no es anterior sino simultánea a la mentira. En el mundo politico, es un descubrimiento que la causa de los fenómemos perversos del poder no esta en las personas de los gobernantes, sino en la ignorancia social de que la libertad es igual a la verdad. Claro que yo no descubro la libertad politica, pero si las leyes de la Republica Constitucional que la garantizan. Teniendo en cuenta tu comentario, he introducido en el articulo que se publicará hoy, un parrafo sobre Nietzsche y Vaihinger, del que ya hable en el articulo sobre la sociedad del como si. Gracias por tu provocacion y un abrazo.

  115. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 120

    Querido Oscar

    Mi primera lectura del texto de David percibió la ironía sobre la apertura del Estado y la valentía del rey. Asi lo dije en mi respuesta anterior 112. Pero al leer el comentario de Thulio me sumé a su opinion porque la ironías dejan de serlo cuando no las percibe un lector culto del MCRC.

    Estoy de acuerdo en que la Constitucion no puede ser un texto objetivo,o neutral, aunque lo haga parecer asi el estilo normativo de las leyes, sino una apasionada reflexion de la verdad y la libertad que no solo la inspiran, sino que la fundamentan. Abrazos de tu amigo republico.

  116. Antonio Garcia-Trevijano dice:

    al 122

    Querido Francisco Alvaro

    Lo que tu esbozas confusamente es la idea hegelina de que toda tesis tiene su antitesis, todo idea su contraria. Es la dialectica del espiritu que Marx invirtio poniendola de pie sobre la dialectica de la materia. Creo que la especulacion te esta desviando de tu certera vision de la realidad, como hasta hace poco. Apreciaba mas tus anterores comentarios. Es mi deber hablar así a quien no solo respeto sino que admiro. Abrazos.

  117. Cimetriz dice:

    La verdad yla mentira desde un punto de vista religioso ; de como el mundo desconoce cual es verdad y mentira ,toda creacion de Dios es verdad es correcto de acuerdo a la logica osea el hombre que es una realidad.concreta ,y se podria decir de toda la creacion del universo .Ahora con referencia al diablo que todo es mentira fuera de la realidad, osea todo lo ilogico adsurdo ahora en que consiste esa canallada y calumnia del diablo es en comparar toda la mentira con la verdad osea lo que no corresponde .como va aser igual lo anormal a lo normal etc.a estado influyendo nefastamente para que el hombre normal crea en una mentira ridicula para su perdicion y lo esta confundiendo por eso el mundo esta como esta alterado, anormal . o

Los comentarios están cerrados.