LEGALIDAD REPÚBLICA

Lo que comenzó siendo un principio de lealtad a las leyes de la Naturaleza, la tribu y la moralidad instintiva, es ahora un imperativo de obediencia a todo tipo de orden público estatal. La tradición legalista choca con la función civilizadora de una República Constitucional que, basada en valores de lealtad a la naturaleza, la sociedad civil y la moral racional, fundamentará el moderno orden repúblico, que no será de orden estatal, en la legalidad república, que no es la indistinta legalidad monarca-republicana.

Mediante la vis coactiva y coercitiva de las leyes, el principio de legalidad ha universalizado el imperio de la ley. Nadie repara ya en lo que significa esta expresión terrorífica, que no cesa de ser usada por todos los ministerios de poder no derivados de la libertad política, para amenazar con el peso de la ley a los que se salgan de ella. Lo punitivo prima sobre lo normativo. Pero, como dijo Ihering, eso no expresa el derecho normal, sino su patología.

El imperialismo de la ley hizo estables y duraderos a los antiguos Estados absolutos; glorificó, con legalismos nacionalistas, las aberraciones del Estado totalitario o dictatorial; y, actualmente, sostiene, con el sagrado respeto a la legalidad, los corrompidos Estados de Partidos. El jurisdiccional imperio de la ley no es más que nomenclatura invertida de la inmoral ley del imperio político.

Bajo cualquier forma de Estado, el imperio de la ley garantiza el orden público-estatal por el temor que inspira la infracción de la legalidad. Cuyo énfasis no está puesto en la idea de que todas las leyes han de ser legales, es decir, constitucionales, verídicas y morales, sino en el mandato incondicional de obedecer a las leyes por principio, y no por ser resultado final de un proceso regular donde haya sido decisiva la intervención de los que han de obedecerlas. Por ello, cada forma de Estado se dota de legisladores, policías y jueces adecuados a la naturaleza de su poder. Y los de esta Monarquía son legisladores, policías y jueces de naturaleza partidista.

El principio de legalidad tomó conciencia de su dramática pugna con el de justicia en el inverosímil relato de la muerte del maestro del pensamiento griego que, pudiendo huir con dignidad de una sentencia injusta que lo condenaba a beber la cicuta, prefirió morir por amor a las leyes de su patria. El sabio inmortal murió pretextando razones de imbecilidad mortal.

Los que comparan la muerte de Sócrates con la de Cristo ignoran que nada era más inconcebible para el mundo griego que la idea de una culpa original de la humanidad necesitada de redención. Lo que Sócrates redime de pecado, con su suicida aceptación de la pena capital, es nada menos que la injusticia legal.

Sócrates menosprecia a su discípulo Critón, que le había preparado la huida en nombre de la idea de Justicia que él mismo le enseñó, haciéndole creer la idiotez moral de que la legalidad es un valor preferente al de la justicia. Y por ello decidía entregar su vida a la patria que se la dio y alimentó con sus leyes. Platón no hace la apología de la nada heroica muerte de un sabio, sino de la utilidad patriótica de la ley injusta y de la injusticia legal.

Ante tal negación de la ley moral, el moderno escepticismo no comenzó dudando de la verdad que distingue a los productos de la naturaleza, como a lo dulce de lo amargo, sino de la posibilidad de una idea universal de la justicia, cuando lo justo a un lado de los Pirineos es injusto al otro. Pero Montaigne no era escéptico moral. Leal a la liberadora causa vital de su joven amigo, Etienne de la Boethie, muerto en sus brazos, publicó su excelsa teoría de servidumbre voluntaria: el tirano solo tiene el poder que le damos.

La respuesta a la relatividad espacial de la justicia legal la dio Montesquieu, con su doctrina climática y geográfica del espíritu de las leyes. Que no era el del legislador, sino el de las naciones. Relatividad que no puede existir en los derechos naturales, a los que acudió Locke, junto con la separación de poderes, para dar el primer hachazo a la legalidad de las leyes injustas, contra las que opuso, en ultima instancia, el derecho de insurrección. Aquí terminó la quimera política del idealismo platónico.

La antinomia entre la idea de justicia y el principio de legalidad, entre la razón técnica de ésta y la razón natural de aquella, no la podía conocer, y mucho menos resolver, la concepción del mundo greco-romano. La democracia griega identificó la concepción de la República con la idea de la justicia conmutativa. Por eso, el valor supremo de su derecho positivo fue la equidad. La república romana transformó las antiguas costumbres en leyes civiles de refinada técnica jurídica, frente a los peregrinos sometidos a un derecho de gentes basado en la ley natural. Dar a cada uno lo suyo presuponía que la justicia distributiva había sido establecida con el derecho de propiedad y el sinalagma (reciprocidad) en la autonomía contractual. Por eso, el valor supremo de su derecho positivo era la legalidad. La antinomia entre legalidad técnica y moralidad natural fue el legado romano al mundo occidental.

Esta antinomia no la resolvió el iusnaturalismo de la Reforma, inspirador de la Constitución de los EEUU, ni el formalismo de la teoría pura del Derecho, legitimadora de la legalidad en todas las formas de Estado, salvo en el parlamentarismo británico, donde el imperio de la ley está atemperado, pues la Ley constitucional no engendra allí los derechos ciudadanos, nacidos de las libertades que les confirió el derecho común (Dicey).

Kant creyó resolver la antinomia legalidad-moralidad de un modo original, pero que no evita caer en un círculo vicioso. Llamó legalidad a la voluntad que obra según la ley moral, y moralidad, a la que lo hace por amor a la ley. La legalidad era la acción conforme al deber, mientras que la moralidad, la acción por el deber. Lo que le llevó a excluir la moralidad de las acciones para recluirla, tópicamente, en el terreno de las intenciones.

El círculo argumental aparece cuando, consciente Kant de la necesidad de pureza en la ley moral, tiene que separarla externamente de la legalidad, para unirlas solamente en el terreno de la conciencia, donde la moralidad se identifica con ¡el respeto a la ley! Menos mal que dejó una puerta de escape a los impulsos morales, reconociendo que éstos pueden desarrollarse no solo por contemplación interior, sino también por ejercicio externo.

La crítica del principio de legalidad ha de partir, para ser rigurosa, del principio de contradicción, en cuya virtud no puede ser principio lo que es consecuencia. La ley no es principio de existencia de la realidad social ni de su conocimiento. Pues no puede ser principio lo que es reductible a otro principio, dentro del mismo orden o de otro distinto del que derive. La ley es fruto, y no razón de ser de la existencia social o política, de las que tampoco puede dar razón que las explique. Por eso están separadas las ciencias sociales, con principios propios de cada una. Y la legalidad no es principio en ninguna de ellas.

La crítica del principio de legalidad queda pues limitada a saber si la legalidad es principio del orden jurídico o del orden político. El primer aspecto está resuelto en la propia ciencia jurídica, donde la legalidad, que no figura entre los principios generales del derecho, solo tiene valor descriptivo del respeto a la ley por los poderes estatales encargados de elaborarla, aplicarla y juzgarla.

Pues bien, la legalidad la dictaminan, en esta Monarquía de Partidos, los legisladores, que no respetan la prohibición constitucional del mandato imperativo, junto con los juzgadores que dan validez a leyes radicalmente nulas; y los gobernantes, que burlan el principio jurídico de la generalidad de las leyes, decretando privilegios y generalizando la corrupción moral.

Es en el orden político o público, donde cobra todo su sentido el concepto de legalidad como antinomia de moralidad. Una contradicción que no ha podido ser resuelta en la filosofia moral, ni en la teoría política, porque ambas han desconocido el axioma de que la verdad política es la libertad colectiva. Axioma, constituyente del orden repúblico, del que se deriva la armonía entre legalidad república y moralidad pública.

La antinomia la resuelve el principio de lealtad constitucional a lo natural y lo moral, constituyentes de lo civil y lo civilizado, a través del reconocimiento de los derechos naturales (llamados redundantemente derechos humanos) como derechos positivos, y de la equidad como hermenéutica legal.

El examen de la constitucionalidad de las leyes implicará, en la República Constitucional, la posibilidad de la anulación de las mismas, por la jurisdicción ordinaria, cuando vulneren el proceso normativo de su elaboración, aprobación y promulgación, o cuando infrinjan la moralidad incorporada al derecho positivo a través de la equidad y los derechos naturales.

Los procedimientos judiciales de inconstitucionalidad de las leyes comprenderán, pues, la revisión de la moralidad de las normas comprendidas en la legalidad. Y esto requiere, ciertamente, una judicatura adecuada a la naturaleza democrática del nuevo poder político que las reglas de la República Constitucional legitimen .

Si Kant creyó resolver la antinomia metiendo la moralidad en la conciencia, para que allí se identificara con el respeto a la legalidad, la teoría de la República Constitucional la resuelve, de modo más coherente y eficaz, extrayendo la moralidad del terreno de la conciencia individual donde se reproduce, para meterla en la Constitución de la legalidad de las leyes que la garantizan. De este modo, la República Constitucional será el puente de unión entre el reino de lo que debe ser y el reino de lo que es. Y su teoría adquiere el carácter revolucionario de lo verídico, como en los descubrimientos de las verdades científicas.

Anuncios

93 thoughts on “LEGALIDAD REPÚBLICA

  1. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Antonio Tovar afirma que guardaremos siempre una duda sobre los motivos de obrar de Sócrates en sus últimos días. Lo que dice Antonio es impepinable: está en el Critón. Quizás sencillamente no quería salir de Atenas. De hecho, jamás salió, salvo en su época de edad militar. Creo incluso que Sócrates era una especie de planta del suelo ateniense; se moriría nada más cruzar el Cefiso camino de Tesalia. Hay también en Sócrates, cuando leemos la propia Apología y los Recuerdos y Helénicas Jenofonte, una especie de precristiano “Fiat, adimpleatur, laudetur et in aeternum superexaltetur iustissima atque amabilissima voluntas Dei super omnia”, cuando nos dice antes de morir: “Los dioses son nuestros amos y debemos cumplir su voluntad”. Al final, Sócrates se nos revelaría como un ateniense “tradicional”, que es la tesis que sostuvo el gran Tovar.

  2. Carlos Angulo says:

    Querido Antonio, amigos:

    Sencillamente sublime.

    La legitimidad de las leyes como “resultado final de un proceso regular donde haya sido decisiva la intervención de los que han de obedecerlas” (a través de los representantes monádicos).

    Posibilidad de la anulación de las leyes, por la jurisdicción ordinaria (sin tribunales especiales, solo instancias superiores), si se vulnera el proceso normativo en su elaboración (corrupción partidista), aprobación (corrupción parlamentaria) y promulgación (corrupción estatal), o cuando sean injustas (no se ajusten a la equidad y los derechos naturales).

    Moralidad colectiva incorporada en la Constitución de lo que “debe ser” sabiendo lo que es verdad = libertad.

    Un abrazo

  3. Fernando says:

    Lo siento, pero no escribo cuando quiero,
    sino cuando las palabras quieren ser cómplices del viento.

    Me ocupa la distancia del silencio que separa este jardín de libertad
    de la onda refractada que irradia la evidencia de lo descubierto.

    La verdad es necesaria para la libertad y para entender la realidad social,
    como apariencia de una gigantesca mentira hecha fantasma.

    El ser humano idea todos los útiles necesarios para iluminar la existencia.
    Los dominadores maquinan con-sumirnos en la oscuridad de la subsistencia.

    La creación no debe ser banal ni se logra mediante una resignada sumisión,
    lo que transforma el arte en una “original” lata de “merda” manziniana.

    La pública micción sartreana “canifica” y anticipa la feria de las ilusiones,
    que atrapa en la acedia a la memoria y al porvenir de la re-evolución humana.

    Sin relación entre representante y representado no hay identidad-diversidad.
    La fuerza representativa monádica manará de la fuente de la idealidad.

    La reflexión explica cómo un rayo de luz choca sobre una superficie y rebota, formando una imagen virtual que da entrada a un mundo inverso.

    Composiciones de apuntes realizados reuniendo y combinando rudimentos,
    conforme lo exigía mi razón, la necesidad y la utilidad de dar forma…

    ¡Salud! maestro

    Hasta pronto leales repúblicos

  4. Antonio G-T says:

    al 1

    Querido Martin-Miguel

    Lei la vision de Anonio Tovar de la figura de Socrates, cuando estaba de profesor de derecho mercanil en la Universidad de Granada. Solo recuerdo que me imprisionó su cultura humanista, pero no me podia imaginar que con el tiempo y a traves de mis conocimietos sobre la ley y la justicia pudiera llegar a las misma concusion sobre la muerte de Sócrates.

    Ma agrada que tras tu larga lectura por telefono del Criton, hayas comprobado que mi sintesis ha correspondido con exactitud al texto de Platon.

    Espero que tambien hayas visto la fidelidad de mi texto. sobre lo que es y no es principio, a la la doctrina aristotelico-escolastica sobre los principios de la razon de ser y los de la razon de conocer. No hay nada que pueda ser revolucionario en las ideas sin estar derivado de las grandes tradiciones del pensamiento.

  5. Antonio G-T says:

    al 2

    Querido Carlos

    Hacia mucho tiempo que no comentabas mis textos. Ahora lo haces con precision y claridad, y por eso has percibido la trascendencia que tiene para la praxis política el descubrimiento de la igualdad entre verdad y libertad. A una teoria de la accion correponde una practica inteligente,
    que no se inmute ante situaciones episódicas que atraviesan la actualidad, como luz por el cristal, sin romperla ni mancharla, pues lo que la campaña antimonarquica hace de momento es la union de la idea republicana con la separatista. Eso lo tiene que destruir el MCRC tanto con la difusion de su teoria politica, como con todas las actuaciones de sus miebros que puedan llegar a los medios. Despues, en el momento adecuado, será la accion decidida del MCRC la que hare ver que la realidad es exactamente la contraria, esto es, que solo la RC garantiza la unidad de España, mientras que la Corona la diezma.

    Quitaremos a los separatistas la bandera y el pretexto republicano. Abrazos republicos.

  6. Antonio G-T says:

    al 3

    Mi querido e involvidable Fernando

    Tus poemas iluminan mi pensamiento racional, y llenan de sentimientos poéticos a mis ideas.

    No comprendo que por lo menos una vez a la semana no puedas enriquecer nuestro Diario con tus creaciones. Si te lo propusieras y ganaras tiempo a tu vida, podrias ser el Borges de la democracia y de la verdad=libertad politica.

    Hasta pronto, esta vez lo espero, un abrazo de afinidad en los motivos y la causa profunda de nuestra amistad.

  7. Francisco Álvaro says:

    Querido Antonio:

    Extraordinario. Siento por momentos que me libero de la yunta milenaria que hace languidecer a Occidente.

    Llegas por la vía del estudio de la legalidad hasta el momento crucial de la muerte de Sócrates, momento al que también acude Nietzsche para argumentar su enmienda a la totalidad del pensamiento occidental a partir de ese momento.

    EL SECUESTRO DE LA JUSTICIA

    Dice Spengler que no existe una matemática, sino muchas matemáticas. Cada cultura ha tenido la suya, y considera a las matemáticas como otro arte más.
    Afirma además, que la matemática griega, evolución de anteriores, murió en realidad hace tiempo, y que ahora estamos sumidos en realidad en la arábiga, que languidece a su vez.

    Cuando Sócrates en su diálogo con Critón le argumenta sobre la conveniencia de obedecer a ciertas leyes particulares porque son justas y sobre dichos argumentos construye la argumentación en favor de la obediencia a la patria que sustenta esas leyes, está usando la matemática lineal, euclidea.

    Pero en una matemática no lineal no se cumple el principio de superposición, y, aunque leyes particulares puedan ser morales, esto no implica que una determinada suma ponderada de las mismas lo sea. No se cumpliría la justicia conmutativa ni la distributiva, en el sentido puramente matemático del mismo.

    En los Estados de Derecho occidentales, como argumenta Antonio, la legalidad tiene preeminencia sobre la moralidad, y el imperio de la ley amenaza a aquel que transgreda la primera aunque sea invocando la segunda.

    Se podría ver la legalidad actual como la función lineal que basada en el sistema atómico de las leyes morales basadas en los derechos humanos, construye una estructura rígida en cuyo seno languidecen y se encarcelan los fundamentos morales al negarles cualquier dinamismo.

    La reiterada alusión a la Constitución en el corrupto Estado de Partidos es como la defensa de las pirámides por parte del faraón de Egipto. Quién atente contra esa legalidad, le caerá encima todo el peso de la Ley.

    En las cercanías de un posible axioma Legalidad-Moralidad, las leyes particulares deberían quizás tener la mayor importancia al emerger del punto común de las leyes naturales. Pasar del triángulo actual donde la legalidad estatal, estática, corrompe las leyes particulares al ponerlas a los pies de los caballos de los intereses de los siervos del estado, a un triángulo invertido donde la base, preñada de leyes particulares, esté en contacto directo con la sociedad civil y con el aire puro de la Verdad-Libertad.

    Esta Verdad-Libertad, horizontal, al nivel del triángulo invertido, sería perpendicular a la armonía Legalidad – Moralidad, asegurando en la base de la existencia humana, la sociedad civil, la moralidad de las leyes particulares, las que tienen más importancia debido a su tamaño humano.

    La legalidad sería pues asegurar la moralidad en todos los niveles de las leyes, desde las particulares hasta las más generales que permitan conectar aquellas con los derechos humanos. La Justicia sería la constatación de la moralidad, leal a la naturaleza, de todos estos niveles, y no sólo en leyes particulares usadas como fundamento arquitectónico para una legalidad no moral.
    La Justicia, que actualmente muere buscando la continuidad de la moralidad dentro de los sistemas políticos, llegaría a conectar con la Verdad-Libertad de la superficie social, respirando moralidad.
    Ahora muere ahogada, estrangulada, dentro de la pirámide altiva, asesinada injustamente por los secuaces del sistema, cuando quiere alertar a los ciudadanos de que se haya secuestrada y se menciona su nombre en vano.

    Así pues, un sistema político como la República Constitucional y su legalidad asociada no sería el sistema más alto, que como las pirámides aseguran su estabilidad sobre el trabajo vivo de los esclavos muertos, la moral de los esclavos de Nietzsche, con el peligro permanente para los verdaderos constructores de que les caiga encima “el peso de la Ley” levantada con su propio sudor.

    La ley no debería ser pesada, como sangre enferma. El cumplimiento de la ley debería ser sinónimo de vida buena, la sangre fluída, al conectar con la moralidad de la naturaleza. Ahora mismo, casi es tan pesado cumplirla como no cumplirla, salvo que por ingeniería eunuca o partidista se haya escalado en la Justa Pirámide y el peso de la ley se componga de la Real Familia y de unos cuantos cortesanos congresistas. Por supuesto, nuestro Legal Peso será mantenido por otros.

    La República Constitucional y la legalidad república no sería el sistema más alto, sería el sistema más profundo.
    El que asegura su estabilidad en el trabajo vivo de los hombres libres, los señores verdaderos.

  8. Antonio G-T says:

    al 7

    Querido Francisco Alvaro

    La grandeza de un pensamiento se mide por la magnitud de las asociaciones de ideas que suscite. Me gusta creer que mis ideas, mejor esbozadas que terminadas, provoquen deseos de perfeccionarlas o extenderlas a otros campos del saber cientifico. En este sentido, tu reflexion metaforica sobre el secuestro de la justicia, me ha complacido. Aunque debes precaverte contra el peligro de oscuridad que causan las metaforas de metaforas, y contra el riesgo de confusion al entrar en el campo juridico.

    Para empezar debes de saber que Spengler ideó una arbitraria morfologia de las culturas, que tuvo su momento de gloria popular, pero que no respondía a ninguna filosofia de la historia ni de la ciencia que pudiera tomarse en serio.

    Y tu referencia a las leyes particulares es algo que ningun jurista puede admitir. Si las leyes no son generales son privilegios. Tal vez hayas querido decir derechos particulares, subjetivos o personales. Sin precision en la terminologia, la metafora no solo resulta ininteligible sino arbitraria. No hace falta, creo, que te haga constar el proposito intelectual de mi consejo y el interes que pongo en tu formacion cultural. Un abrazo de afecto y esperanza.

  9. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Querido Antonio: Por la respuesta que le das a Francisco sobre la universalidad de los principios legales te muestras más pascaliano que jesuita. Estoy de acuerdo.

  10. Antonio G-T says:

    al 9

    En efecto, querido Marton, tuve presente el casuismo jesuitico cuando respondí al admirable Francisco Alvaro.

  11. Antonio Muñoz Ballesta says:

    Queridos repúblicos,

    desde la racionalidad liberadora de la verdad= libertad política, y pasando por las pincipales épocas históricas y sus formas de pensar la política y lo político, la democracia y el estado, el nuevo artículo de don Antonio nos sintetiza los principales errores y confusiones que nutren todavía a los defensores del estado, o monarquía, de partidos.

    ! Desobediencia a las leyes contrarias a la libertad colectiva es el deber de los repúblicos!

    ¿ Qué es “beber la cicuta” en esta situación política de la Gran Mentira ? ¿”Beber la cicuta” en la actual situción no es ir a votar a los partidos políticos que mantienen en el engaño al pueblo soberano? ¿ No beben la cicuta cada ciudadano cuando vota en la mentira de las “elecciones” ?

    Desobedecer, sí, desobedecer a la tiranía olgárquica mentirosa que se apoya en la propaganda más vil y traidora y en sus ” sabios”.
    ! Quieren hacer ver que la legalidad=legitimidad… ! y que siempre ha sido así !

    Pero no hay ley a la que obedecer coactivamente cuando esas leyes son el capricho calculado técnicamente por los partidos antidemocráticos.

    La formación del Estado Moderno e ilustrado impuso la legalidad para establecer su orden y libertad pública, y, a veces, estaba con ello ” humanizando y civilizando” costumbres y penas crueles como cierto ejercicio de las penas de muerte ( Cesare Beccaría) mediante la proporcionalidad de las penas y el principio de legalidad.

    Pero debemos a H.D. Thoreau la formulación de las primeras ideas de desobediencia que nos servirán hoy en día para conseguir la RC.

    El gobierno no debe tener más poder que el que los ciudadanos, y no los políticos de los partidos, estén dispuesto a concederle. De lo contrario ni hay gobierno ni hay ley verdadera, es decir, basada en la libertad política.

    La Constitución de la República Constitucional es tan universal, natural y evidente para toda persona civilizada, que la “ley moral” kantiana será constitutiva del orden republicano.

    La ideología de la época de Kant( que, en eesncia, serán también las ideologías sociales de los marxismos, etc.) no le permitió hacer lo que don Antonio García-Trevijano ha realizado en estos meses ( ! y ante nosotros !): establecer de forma magistral la verdad de la moralidad al considerarla necesariamente vinculada a la verdad como libertad política ( “la teoría de la República Constitucional la resuelve, de modo más coherente y eficaz, extrayendo la moralidad del terreno de la conciencia individual donde se reproduce, para meterla en la Constitución de la legalidad de las leyes que la garantizan. De este modo, la República Constitucional será el puente de unión entre el reino de lo que debe ser y el reino de lo que es” ).

    Salud y República Constitucional
    Antonio Muñoz Ballesta

  12. Antonio G-T says:

    al 11

    Querido Antonio de Totana

    Comprendes cabalmente mis articulos porque eres filsofo de la vida, y no mero profesor adocenado de filosofía. Me ha encantado tu metafora de la cicuta que beben diariamente los gobernados en los empozoñados medios de comunicacion. Y haces bien en recordar al creador de la desobediencia fiscal, que pertencía al circulo de Concorde (Emerson), creador del trascendetalismo en EEUU. Puedo asegurarte que el modo de reflexionar día a dia ante vosotros, y ante vuestra critica, me indica el orden que debe seguir mi pensamiento para no perder el norte de la realidad y del sentido comun. Gracias por tu forma de aclarar el alcance historico de mis ideas políticas.

  13. Tony Díaz says:

    UNA PROPUESTA PARA LA REVISIÓN CONSTITUCIONAL DE LA LEY.

    Si la legalidad es la expresión jurídica de un orden que se impone por la acción política de los sujetos de ese orden serán los mismos sujetos de ese orden (ciudadanos) los legitimados para cambiar el orden jurídico establecido. La propia Constitución de la República Constitucional debe establecer los mecanismos para permitir tal operación en caso de conflicto entre la Constitución y la ley ordinaria.

    La Sala Especial de Revisión Constitucional del Tribual Supremo, declarará la inconstitucionalidad de la Ley, o de alguno de sus preceptos y remitirá al Parlamento la sentencia de inconstitucionalidad, para que sea éste el que, conforme a la sentencia del TS, establezca la concordancia entre Constitución y Ley ordinaria, derogando (por imperativo constitucional) la Ley o los preceptos inconstitucionales declarados por el Tribunal Supremo, aprobando una Ley de Reformam de aquella que ha sido declarada inconstitucional. De esta forma, se consiguen dos factores de concordancia: en primer lugar, el Parlamento es castigado con la obligación constitucional de revisar su obra inconstitucional y en segundo lugar, no se residencia en el poder judicial ninguna labor legislativa, ni siquiera negativa.

  14. Antonio G-T says:

    al 13

    Qurido Tony

    Otra formidable sintesis del orden republico y de la ténica constitucional para resolver los conflictos de inmoralidad que planteen las leyes ordinarias. Estoy plenamnete de acuerdo. Pero el primer parrafo resulta confuso por no añadir que el orden establecido al que te refieres no es el que mencionas al comenzar la frase, sino el hoy establecido por el Estado de partidos, sin que los ciudadanos inexistentes lo hayan consentido. Otro magnifico articulo para el Diario.

  15. Tony Díaz says:

    Qurido Maestro:

    Me refiero, como es lógico a la legalidad que instaure la República Constitucional. No me he sabido explicar.Siento que el párrafo pueda dar lugar a confusión. Gracias por aclararlo.

    Con todo mi afecto. Tony.

  16. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Querido maestro: Tu visión de las leyes respecto a sus pacientes se parece un poco a la visión que de las leyes en una Democracia dieran Hanna Arendt y Agnes Heller, sólo que tú desarrollar de forma más transcendenetal los efectos de la proposición ( la ley debe ser previamente consentida por el ciudadano ). Efectivamente las leyes no deberían responder más que al consentimeinto o al desacuerdo de los gobernados; lo que no significa iludirlas. Y su fundamentación moral es genial, si bien se hace complicada la renovación del consentimiento moral, aunque garantiza éste la situación continuada de agentes de los pacientes de las leyes, valga la paradoja. Tu teoría jurisdiccional dinamita el molinismo que hoy sufre el ciudadano ante las leyes en prácticamente todos los países.

  17. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    La propia existencia de un tribunal especial político (Tribunal Constitucional), pone de manifiesto las vergüenzas de la partitocracia.

    De nuevo se destapa la Gran Mentira. ¿No dice acaso la Constitución que la Jurisdicción es única e indivisible?

    Si ésto realmente fuera así ¿No tendría la misma potencia jurisdiccional un Tribunal de Instancia que la propia Sala que revisa sus decisiones para declarar la inconstitucionalidad de la Ley? ¿Porqúe si la Jurisdicción es única no puede declarar tal inconstitucionalidad cualquier Tribunal?

    La respuesta resulta evidente. La elección de un Tribunal Político declarante último de la constitucionalidad de la Ley garantiza y cierra el círculo del control de los políticos sobre la Justicia, atado por otra parte al resto de poderes por medios y formas sobradamente expuestas en este foro y por todos conocidas.

    Sólo el sistema ordinario de recursos en la jurisdicción ordinaria (de Primera Instancia al Tribunal Supremo) en un sistema judicial con efectiva separación de poderes garantiza el control constitucional de la norma.

    Saludos

  18. Pered says:

    Querido Don Antonio: Se nota que se encuentra estupendamente. Me alegro tanto.

    Nos va descubriendo razones a pares:

    Verdad=libertad, Legalidad=moralidad. Si los estudiantes de Derecho tuvieran acceso a sus artículos, sobre todo éste titulado “Legalidad Republicana” es seguro que desde las facultades de Derecho se ejerciera la desobediencia ante la inmoralidad, y además sacarían mejores notas al entender fácilmente lo que en sus programas de estudios son farragosas explicaciones de lo inexplicable, someterse a la tiranía de las palabras para luego quedar sometidos a la de los actos de poder.

    En el tíempo que dura la lectura de éste artículo he comprendido que Sócrates prefirió morir injustamente a contestar la legalidad que le condenaba. Es decir, someterse a la Ley porque su insumisión hubiera quebrantado el orden que el había idealizado. En la muerte de Sócrates se esconde, tal vez, la falta de vigor para enfrentarse a la inmoralidad y a la injusticia, en definitiva el desprecio de Sócrates al derecho natural, Sócrates estaba muerto en vida antes de tomar la cicuta. La ideología de la muerte del suicidio de Sócrates justifica toda clase de tiranías.

    Esto no es una conspiración, un atajo ventajoso y rápido para hacerse con el poder y disfrutar de él. Es más serio que cualquier propaganda politica al uso. Don Antonio Vd. nos hace construir los cimientos de la libertad que vamos descubriendo en cada renglón.

    Cuando los acontecimientos parecen precipitarse, siempre he pensado que la crisis de esta partitocracia vedría de la mano de los nacionalistas, precisamente los privilegiados del régimen, la lectura de sus artículos producen la serenidad que la razón y el buen juicio nos depara, una vía de escape de la paranoia con que los medios alimentan la alienación que vivimos.

  19. C. Galán says:

    Querido D. Antonio:

    La sociedad avanza (a veces no por buenos derroteros),pero avanza. Si esta “legalidad” que practicamente nos impusieron queda ajustada, mi preguna es ¿Debemos moralmente cumplirla? Yo por supuesto no soy Sócrates, y mi moral no me permite precisamente ampararme en esa “legalidad” que me fué impuesta, para que otros pudieran cometer cientos de tropelías, como hacen muchos de los que la elaboraron. Creo que me contesto yo misma. Estamos ya ante una desobediencia civil.
    Le felicito por su nueva lección. Cada día aprendo más. Gracias al MCRC, porque de ellos también aprendo por sus extraordinarios comentarios.
    Deseo que su recuperación vaya progresando.
    Saludos afectuosos

  20. Rafael Serrano says:

    Querido maestro:vuelve a ilustrarnos con la determinación de una de las supercherías constitutivas del Estado inconstitucional,con su corruptor imperio de los legisladores de partido,y la consideración de la RC como arquetipo estatal donde prevalece la justicia legal.

    El poder que Montesquieu estimaba en cierto sentido nulo,alcanzará la suprema dignidad de la justicia,cuando sea una autoridad independiente que controle al poder político,tenga como fin la verdad procesal y adopte los criterios de la moralidad para civilizar las leyes.

    Creo que los neopositivistas jurídicos no cruzarán el puente que tiende la RC entre el reino de lo que debe ser y el reino de lo que es,y seguirán en su “tercer reino”,donde las normas del derecho tienen su propia esfera de validez y las sanciones son las únicas normas jurídicas genuinas(Kelsen)y en el que proponen distinguir la validez de la ley,de su moralidad o justicia(Hart,”The Concept of Law”)

    Al recordar la impudicia rufianesca del gobernante que declara que “no hay pruebas ni las habrá”, caigo en la cuenta de que convendría que los ideólogos de la impunidad estatal sustituyesen los pleonasmos(Estado de derecho)por fórmulas que racionalizasen el derecho del Estado a perpetrar desafueros de imposible demostración judicial:al orden público estatal no le atañe el derecho político de los ciudadanos,cuyos derechos civiles quedan subordinados al interés y la seguridad del Estado.Podrían llamarlo mafiofascismo.

    Abrazos de un leal repúblico que le desea mucha salud.

  21. Antonio G-T says:

    al 17

    Querido Martin

    Tu comentario plantea varia cuestiones que en mi pensamiento las tengo resueltas. Una, muy importante, es la continuidad de la renovacion del consentimiento moral de los gobernados. Eso lo resuelven las mónada repúblicas, tanto las representativas (circunscripcionales) como la electiva (presidencialismo), pues siendo ellas discernibles estan sujetas al comun principio de continuidad, segun Leipniz.

    No comprendo sin ebargo en que sentido

  22. Antonio G-T says:

    continuacion del 24

    No comprendo, sin embargo, en qué dinamito al molinimso, pues si te refieres a Luis de Molina, su doctrina de la ciencia media para interpretar el libre albedrio, no tiene relacion con mi articulo sobre la necesidad de moralidad en las leyes. Un abrazo, con recuedos a tu mujer.

  23. Tony Díaz says:

    VERDAD=LIBERTAD VERSUS LEY INJUSTA.

    Thoreau publicó en el Instituto Tecnológico de Massachuset en 1848, un artículo dónde expone los principios y valores que toda sociedad debiera tener y los comportamientos que las personas y los pueblos debieran asumir. En síntesis dice: “Toda persona amante de la libertad debe ser respetuosa de la ley; debe respetarla y hacerla respetar; y señala que debemos tener conciencia crítica y determinar los valores de la ley que nos permite la convivencia y el respeto que nos debemos unos a otros, en toda sociedad civilizada”.

    Hace también el citado autor, una clara advertencia cuando dice que: “no toda ley es justa”; hay leyes que atentan contra el derecho de las personas y los pueblos, por lo tanto son leyes injustas que deben ser resistidas hasta su total nulidad porque dañan el cuerpo social y ponen en peligro la convivencia democrática.

    Dice además, que todo ciudadano consciente de su responsabilidad, tiene el derecho de oponerse a las injusticias y debe estar dispuesto a asumir las consecuencias de desobedecer las leyes injustas

    El problema está en reconocer una ley justa de otra injusta. Frente a la postura positivista, la escuela del Derecho Natural afirma que al ordenar las costumbres y las acciones de los hombres, se coopera la logro del bien común. Desde el mismo momento en que una ley contradice el bien común o la justicia, ésta deja de ser Derecho en sentido propio. En otras palabras, esta concepción implica negar categoría jurídica a las leyes injustas, lo que lleva implícito el derecho a negar obediencia a las mismas. Pero ¿Cuál es el criterio que ha de permitirnos distinguir lo justo de lo injusto?.

    Si la antinomia entre legalidad y moralidad queda resuelta mediante el principio de lealtad constitucional a lo natural y lo moral como constituyentes del orden civil a través del reconocimiento de los derechos naturales como derechos positivos Y si el axioma verdad política es igual a la libertad colectiva y éste axioma es constituyente del orden repúblico del que deriva la armonía entre legalidad república y moralidad pública, queda resuelta la teoría del injusto, pues toda ley “necesariamente” ha de ser justa, al haberse extraído la moralidad de la conciencia individual, para introducirla en la legalidad república. De este modo, la República Constitucional no sólo sería puente de unión entre el reino de lo que debe ser y el reino de lo que es sino que garantiza mediante la hermenéutica de la equidad que lo que es, es lo que lo que debe ser. Si la moralidad forma parte de la legalidad, desaparece en la República Constitucional el concepto de ley injusta, pues al acomodarse la ley positiva a la moralidad no puede haber contradicción entre lo legal y lo moral, puesto que la conciencia individual no puede reconocer lo injusto, al haberse extraído la moralidad del terreno de la conciencia para ser materia en la Constitución de la legalidad de las leyes que la garantizan.

  24. MessageInOut says:

    EL IMPUESTO DE PUTREFACCIÓN SISTÉMICA

    Algunos ciudadanos honrados y lúcidos aspiramos a un régimen político que denominamos República Constitucional. Pero sabemos que antes tendremos que merecerlo; que habremos de lograr el aprecio ciudadano de la auténtica cualidad y valor del voto; y que eso nos obliga a la instrucción intensa y urgente de buena parte de la opinión pública hasta su comprensión clara de la noción de verdadera democracia.

    http://messageinout.blogspot.com/2007/10/el-impuesto-de-putrefaccin-sistmica.html

  25. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Querido Antonio: Me refería al quietismo, a Miguel de Molinos y no a Luis de Molina. Creo debería haber dicho molinisismo: en esta Democracia el estado más perfecto de los ciudadanos ante las leyes sería como el de las almas ante Dios, con toda cesacuión de actividad cívica. Un abrazo

  26. Pered says:

    Yo ya he mandado mi e-mail a Jesús Quintero.

    Ayer, el Ángel del PP, es decir, Acebes, vino a decir que lo de Ibarreche era consecuencia de la política pactista de ZP con los nacionalistas, y que la única manera de garantizar la unidad de España era que de resultas de las proximas elecciones hubiera un gobierno del PP presidido por DOn Mariano Rajoy.

    Estamos apañados si la unidad de España, aunque prefiero decir la unión de los españoles, tiene que garantizarla un partido. Algo me dice que eso no puede ser así, que la unidad de España no puede quedar al albur de las resultas electorales favorables a un determinado partido.

    Así que no querda más remedio que responderle al Sr. Acebes como se merece.

    Sr. Acebes: La unidad de España, la territorial y la política, la garantizan los españoles y no los partidos políticos. Entre otras cosas porque si, de resultas de las próximas elecciones el PP tiene necesidad, por lo de la giobernabilidad, de pactar con el PNV de Ibarreche, lo hará como antes lo hizo Aznar, González y Suarez.

    Y es que el problema no es el PP o el PSOE, ni los catalanistas ni los nacionalistas vascos, que si son problema dicho sea de paso, sin las leyes electorales y hasta la famosa Constitución del 78, que Vds. no querían pero que ahora defienden a capa y espada, como defienden el consenso que la hizo posible y que fructíficó, es decir, dió sus réditos de todo tipo, en la llamada Transición, como seguramente en la contabilidad del Sr. Acebes y de muchos de sus compañeros de partido y aún de otros que no son el suyo, se haya notado y se siga notando. MessageInOut a eso lo llama Impuesto de putrefacción sistemática.

    Quiero llegar con el Sr. Acebes y con Pepe Blanco y los partidos que representan a un gran consenso nacional, republicano y democrático. Vds. se apartan para que los españoles alcencemos la libertad política que el régimen vigente nos niega, y les juro que nadie volverá sobre el tema de la unidad de España porque seremos los propios españoles sus únicos y eficaces garantes.

    Pero claro, eso exige un cambio en la forma de estado y de gobierno, un nuevo régimen electoral, del que se derive que gobernará siempre la mayoría directamente elegida por el electorado español, que no habrá mas transfugas, y la División de Poderes será un hecho constatable de origen y ejercicio.

    El régimen al que Vd. sirve y del que se sirve esta tan podrido que produce náuseas, los vómitos se producen al escucharle a Vd. y a todos los que como Vd. dicen lindezas semejantes a las que he comentado anteriormente con el insano propósito de meter miedo a los españoles para arañar votos y ocultarles la verdadera naturaleza del régimen que es el origen de todos los males.

    Vayasé Sr. Acebes, lejos, muy lejos, y llevesé a su compañero Pepe Blanco, a los nacionalistas, a los republicanos nostálgicos de la II, a los que admiran a Castro, a Hugo Morales o a Chavez, y vuelvan, para responder ante al Justicia, cuando en España la libertad política sea el fundamento de la convivencia de todos los españoles.

    Ahora, Acebes, puedes seguir diciendo tonterías, las mismas que dicen los que dices tu que son tus adversarios, ni mas ni menos, pero has de saber que unos pocos españoles, entre los que me cuento, no estamos dispuestos a seguir escuchando tus chorradas, vuestras chorradas en silencio, pues ya ha llegado el tiempo en que el silencio es imprudente, la unidad de España merece que alcemos la voz contra los que se han creido que tienen patente de corso para seguir manipulando y manoseando la conciencia cívica de los españoles.

    Vd. es un caso perdido. Una pústula del cuerpo enfermo de la clase política al uso; no tiene verguenza ni sabe lo que es la dignidad.

  27. C. Galán says:

    Al 26

    Tony Díaz: He comprendido todo perfectamente. Verdad=Libertad. Gracias al MCRC, y a usted también D. Antonio.

    Saludos para todos.

  28. Antonio G-T says:

    al 18

    Querido Pedro

    Tu comentario responde a la vision del derecho con mentalidad de jurista, no de mero y vulgar legista. Contigo se puede caminar por la senda del derecho, concebido como moralidad social.

  29. Antonio G-T says:

    al 19

    Querido Pered

    Excelente comentario, que tiene el fondo y el estilo literario de lo que han de ser vuestros articulos en el Diario.

    Me ha llamado la atencion tu conciencia de la necesidad de conservar distancia y serenidad ante el nerviosismo que producen los sucesos en opiniones aleatorias, carentes de analisis de la situacion. Enhorabuena.

  30. Antonio G-T says:

    al 20

    Querida C. Galan

    No eres Socrates, pero has comprendido lo que significó su absurda muerte. Y lo demuestras con tu correcta sensacion de que los participes del MCRC estamos en situacion moral de desobediencia civil. Gracias por tu generoidad en el elogio.

  31. Antonio G-T says:

    al 21

    Querido JMGA

    La demagogia del autogobierno me recuerda la ironía de Santayana cuando llamó autologos a los que se hacen semejantes ilsiones.

  32. Antonio G-T says:

    al 22

    Querido Carlos

    Para tu mejor divertimiento, la hazaña del baron aleman que citas, muy utilizada en filosofia para explicar el fundamento de la metafisica, fue la de salir del foso donde había caido con su montura, tirando de su cabellera y salir sin desmontarse del caballo.

  33. Antonio G-T says:

    al 23

    Querido Rafael

    Me ha impesionado tu formidable comprension del derecho positivo y la de sus panegíricos. Este comentario me hace concebir muchas esperanzas en el contenido revolucionario de los articulos de nuestro Diario. Enhorabuena.

  34. Antonio G-T says:

    al 26

    Quridísimo Tony

    Has interpretado de un modo tan claro y preciso la idealidad y la legalidad república, que me haces patente la necesidad de que prepares un libro que se titule “La Republica”, y que sea una replica a la utopia de Platon. Tenemos que crear un escuela de pensamiento politico que supere a la Francfort. Te felicito con emocion.

  35. Antonio G-T says:

    al 28

    Querido Messagein

    Valoro muchísimo que seas tu, tan fogosamente inquieto por la necesidad de la accion politica, quien nos hayas recordado que cuanto mayor sea el nerviosiamo y la incertidmbre de los demás, mayor ha de ser nuestra serenidad y ánimo de enfrentar los acontecimiento con la difusion de la idea de que la Republica Constitucional no solo realiza la democracia, sino que resuelve, con la libertad colectiva, el conflicto de los nacionalismos. Gracias por tu tranquilidad en momentos de aceleracion de las fantasías pero no de la historia. Tu aportacion al Diario será muy importante. Abrazos de amistad republica.

  36. Antonio G-T says:

    al 30

    Querido Pered

    En este comentario has bajado el liston, a causa de los recursos demagogicos, que no necesitamos emplear, y de no haber precisado que el PP sigue en el error nacionalista de creer que el plan Ibarreche es una barbaridad porque no lo somete a la decision de todos los españoles. Ya dije una vez que los españoles no puede decidir sobre la existencia de Dios ni sobre la realidad de España. Un fuerta abrazo, y no abandones jamas el rigor de tu pensamiento y de su expresión.

  37. David Serquera says:

    Queridos republicos,
    Os escribo postrado en la cama. Un ataque traicionero de artritis reumatoide me ha dejado inutilizada la pierna izquierda y hasta ayer deliraba por la fiebre alta. En una semana espero volver a caminar.
    Al hilo del magnifico articulo de Antonio queria comentar el tema de la obediencia. No se si conoceis el experimento Milgram. Se realizo en 1961 en la univeridad de Yale poco antes de que Adolf Eichmann, oficial de las SS encargado de la deportacion en masa a los getos y campos de exterminio, fuera juzgado y condenado en Israel. Un grupo de psicologos sociales querian saber si era posible que aquellos criminales de guerra hubieran seguido simplemente ordenes y como ante tal babarie moral.
    El experimento era muy sencillo. Se decia a los participantes que estaban estudiando el efecto del castigo en el aprendizaje en hombres. Se dividian a los sujetos en maestros o aprendices. En realidad el aprendiz era siempre el mismo y era un actor. Al maestro se le decia que por cada respuesta errada del aprendiz, deberia propinarle una descarga electrica cada vez mayor. Desde los 45V hasta los 450V. Al maestro se le daba una descarga de prueba de 45V. Los psicologos pronosticaron que solo un 1,2% de los participantes llegarian a los 450V. En realidad el aprendiz no recibia ninguna descarga, aunque una maquina gritaba con cada descarga y pedia acabar con el experimento. Cuando el maestro dudaba sobre si continuar el experimento o mostraba signos de estres, el psicologo le decia que era imprescindible continuar. Pues bien para sorpresa de los psicologos de Yale, un 65% de los maestros administraron los 450V a sus aprendices, aunque todos experimentaron mayor o menor estres.
    Para explicar los resultados Milgram elaboro la teoria agentic state theory, donde la persona cree ser el agente de los deseos de otra y no se ve a si misma responsable de sus actos.
    Esto es lo que pasa en los sitemas corruptos como la monarquia de partidos juancarlistas, donde ademas del castigo, se ofrece una recompensa. Asi la legalidad inmoral anula la moral individual. En el experimento Milgram no habia ningun castigo por dejar el experimento, solo habian recibido dinero por ser maestros independientemente o no de que lo abandonaran.

  38. Jaime says:

    Querido Antonio, estimados repúblicos:
    El artículo sobre la legalidad república nos aclara, por una parte, el fundamento de la antinomia entre legalidad y justicia, en la Monarquía de Partidos; y, por otra, el de la igualdad entre legalidad república y moralidad pública, propia de la República Constitucional. Quiero resaltar la importancia de esta catedral del pensamiento político que está erigiendo D. Antonio. Es la labor de asentamiento de las bases teóricas sobre las que edificar las instituciones inteligentes, capaces de legislar, gobernar y juzgar teniendo en cuenta a quienes han de obedecer las leyes. En la oligocracia que niega la libertad colectiva, por el contrario, estamos ante la fractura entre sociedad civil y clase política.

    Esta última actúa liberada del mandato imperativo del electorado que los debería elegir pero no puede, y sometida al mandato imperativo de quien los elige, aunque no debe. Los políticos profesionales de la Partitocracia española necesitan presentarse ante la sociedad civil como los depositarios de un saber arcano y oculto, inaccesible para el común de las gentes. Condición indispensable para que ese saber permanezca oculto y siga aparentando ser un saber es el de la obediencia a sus dictados, expresados en forma de leyes, decretos leyes y otras normas con rango de ley. Para que el político conserve su privilegio el hombre civil debe abdicar de su responsabilidad. En palabras de Antonio, que recuerda a Etienne de la Boethie, “el tirano sólo tiene el poder que le damos”. Cuando eso sucede, estamos ante las consecuencias de la pasión de obedecer.

    En este régimen de poder bautizado erróneamente como “Monarquía parlamentaria”, sabemos que el poder lo detentan los partidos políticos y que el rey y el parlamento no tienen acceso a poder ninguno. El parlamento porque los diputados son meros delegados de los partidos; el rey porque se le atribuye un inocuo papel moderador y, además, porque no es responsable de sus actos. Por ello, Juan Carlos de Borbón es el primero en estar sometido a la pasión de obedecer pues “quien obedece exige ser irresponsable y estar tranquilo” [García-Trevijano, Pasiones de servidumbre, Ediciones Foca, Madrid, 2000, pág. 60]. Sanciona y acepta la legalidad de un ordenamiento jurídico en el que ninguna ley se ha aprobado sin vulnerar la prohibición constitucional a los diputados de votar bajo mandato imperativo. Como un nuevo Sócrates, bebió la cicuta de una ley injusta, gracias a la cual Franco le designaba como sucesor en la Jefatura del Estado, y sacrificó el vital sentido de la justicia que le exigía el respeto a los derechos dinásticos de Juan III.

    En una ocasión, cuando aún era Príncipe de Asturias (los asturianos debemos cargar con la cruz de ese título), dicen que dijo a Willy Brandt que él deseaba ser el rey de una república. Anticipaba así al político alemán su negativa a preguntar a los españoles si querían rey o querían república. Pero las dos cosas a la vez no pueden ser, salvo que sigamos a Ortega y su “prefiramos no preferir, no renunciemos a nada”. ¿No les parece esta afirmación orteguiana una buena invitación al consenso?

  39. Antonio G-T says:

    QUERIDO David

    Te compadezco. Parece que los del MCRC estemos condenados a cojear politicamente de la misma pierna. Que almenos sea sin dolor.

    La experiencia psicologica que cuentas la conocí hace tiempo y la he utilizado para explicar que mucho mas cruel que la disposicion a castigar al que se equivoca (motivacion cientifica, clave del estímulo de los maestros) fué y sigue siendo la predisposición a la tortura y al crimen por motivos ideologicos o patrioticos). Espero tu inmediata recuoeracion, para que puedas comentar este articulo revolucionario. Abrazos.

  40. Antonio G-T says:

    al 43

    QUERIDO jAIME

    Excelente comentario. Digno del MCRC Junto con Tony, Serrano, Pered, Oscar, Fernando, Pedro, Dessy, Antonio de Totana, Messagein, David, etc, ya formais el equipo intelectual de la RC y la democracia, para difundir la teoria antes de pasar a la accion y verla en los hechos. Uuerte abrazo de gratitud.

  41. C. Galán says:

    Gracias a todos los partícipes del MCRC, que forman el equipo intelectual de la RC y la democracía. Los comenterios son enriquecedores.

    Saludos

  42. Carlos Angulo says:

    Mientras tanto, Pío Moa, ex-anti-franquista, ex-terrorista, ex-comunista, y ahora reaccionariamente identificado con las tésis más derechistas, cita a Muñoz Molina añade su sofoco:

    MM: “Los militares se han civilizado, en el sentido literal de la palabra, a lo largo de los últimos veinticinco años, pero en ese mismo tiempo, un número creciente de civiles se han embrutecido.”

    Moa: Si los militares, la mayoría de ellos, no estuvieran “civilizados” hace mucho más de veinticinco años, la transición habría sido imposible. Y en cuanto a los civiles embrutecidos, ya lo estaban entonces, con sus “rupturas” que ellos llamaban democráticas. La fuerza de los hechos les obligó entonces a aceptar la reforma, y ahora creen que ha llegado la ocasión de tomarse la revancha.

    Cuánta tergiversación, o desconocimiento de los hechos. Quizá gente como Albiac o algún otro “notable” del MCRC tengan la oportunidad de tomarse un café con gente como Moa y compañía y darle la vuelta a las cartas, … para que las vean. Quizá un argumento que ofrece su propia contradicción (aceptar que el ejército se había civilizado ya entonces en la transición, con lo que no había peligro real de una reedición del régimen militar, y a la vez decir que fue la fuerza de los hechos la que les obligó entonces a aceptar la reforma) pueda servir como base para comenzar el diálogo en el ascensor … :-). Un cara a cara suele ser mucho más efectivo que escribir unos comentarios en su blog, que es lo que está a mi alcance.

    Un abrazo

  43. Antonio G-T says:

    al 47 y 48

    Querido Caros

    No nocia la existencia de MCRC noticias. Creo que es una iniciativa muy interesante, incluso porque es compatible con el Diario. Enhorabuena.

    En cuanto a Pio Moa, es muy inteligente la gran contradiccion que ves en su argumentacion. Pero no esperes que sea puesto en evidencia, como yo hice en el coloquio de telemadrid organizado por Sanchez Drago, donde pregunté a Pio Mora, que estaba defendíendo a Franco, quien era y qué hacia durante el franquismo. Me dijo que era dirigente del Grapo. Le respondi que a partir de ese momento prescindía de el,pues no hablaría con un exterrorita franquista. Abrazos.

  44. Isidro says:

    Esta es la primera voz del PP que ya comienza a plantearse en serio que puede haber un cambio en la situación:copio esta noticia.

    El presidente del PP catalán, Daniel Sirera, a asegurado a Catalunya Ràdio que “si los españoles decidiéramos que España debe tener una república, y eso estuviera en la Constitución”, no le parecería mal. Sirera ha señalado que cree en la democracia y en la voluntad de los ciudadanos de cambiar las leyes, “incluso la Constitución”.

    “Dentro del PP hay personas monárquicas y republicanas, y no pasa nada” ha asegurado el líder del PP catalán, quien dice desconocer si Rajoy es monárquico.

  45. Pered says:

    Querido Don Antonio:

    Gracias por su admonición, es justa y necesaria. A veces me dejo llevar y como diculpa digo que es la mano la que escribe y no la cabeza.

    En ocasiones olvido de que formo parte de un movimiento ciudadano que lucha por un ideal, ajeno a las luchas partidistas, y caigo en los vicios propios de un partitócrata, la demagogia.

    En mi descargo solo puedo decir que me sublevo ante ante las afirmaciones categóricas que sólo buscan un filón de votos, y relegan al olvido las razones que con tanto esfuerzo , desde este blog y otros semejantes, se difunden.

    En mi ingenuidad pienso que lo fácil es reconocer que el problema está en las leyes que nos gobiernan, tal como enseña Rousseau; y o considero la impostancia de los “interses creados”; es decir, del hecho de que este régimen mantiene y da empleo a muchas gentes que, de cambiar sus leyes en el sentido que propone el MCRC, es mas que probable, que quedasen en el paro, sin coche oficial y sin la posibilidad de ponerse de acuerdo, “consensuar” subirse los sueldos a capricho.

    Como ya va sabiendo, necesito leer una y otra vez algunos textos para hacerme con ellos, la naturaleza ma ha tratado así. Cuando me hecho a los ojos la constitución del 78, me doy cuenta de que, precisamente, no es una Constitución, que la verdadera constitución ha sido el Consenso.

    Hoy recuerdo la famosa pinza que Aznar y Anguita idearon contra el corrupto gobierno de Felipe González, lo que ahora veo reproducido por el PSOE y los nacionalistas contra el PP. Son los juegos conspirativos de la partitocracia a la deriva.

    Lo de entonces tenía como finalidad forzar una crisis de gobierno, un comunista procuró el gobierno a la derecha ¡paradójico!.

    Lo de ahora parece que toma otros derroteros y va camino de convertirse en crisis de Estado, o lo que de él aún quede.

    Desaparecido el consenso, la constitución es papel mojado, una ristra de normas que se interpretan a conveniencia.

    Seguir en clave electoral, en estas circunstancias, sin entrar ni por asomo a concoer el fondo de los problemas, quedarse en la superficie de los asuntos para su mejor aprovechamiento electoral, me parece una frivolidad y una desgracia.

    La derecha española tiene razones para estar mas cerca del MCRC de lo que imagina; quizás sean los intereses creados de su oligarquía política los que no permiten discutir la naturaleza de los problemas con sinceridad, sin prejuicios.

    De esta manera la derecha seguirá siendo tributaria de unas leyes que le impiden el acceso al poder sino es entregándose a los nacionalistas.

    ¿Son de la misma especie y naturaleza monarquía y derecha?

    Mientras la derecha española quiera seguir defendiendo la monarquía perlamentaria que le deja en la cuneta, las cosas seguirán pudiréndose irremediablemente.

    Solo una derecha partidaria del orden republicano constitucional tiene futuro.

    Para eso hace falta que la frivolidad y los complejos dejen paso a la inteligencia que comprenda que la verdadera pinza contra la derecha española es esta monarquía parlamentaria, con sus reglas electorales y su indivisión de poderes.

    Los prejuicios de la derecha en favor de la monarquía son tan vacuos como sus prevenciones contra el orden de la república cosntitucional.

    En que la derecha sepa resolver acertadamente estas cuestiones está el futuro de España como Nación.

    Eso quería haber dicho en el 30. ¿Que le parece?

  46. Pered says:

    Corrección de faltas ortográficas en el 51.

    Querido Don Antonio:

    Gracias por su admonición, es justa y necesaria. A veces me dejo llevar y como diculpa digo que es la mano la que escribe y no la cabeza.

    En ocasiones olvido de que formo parte de un movimiento ciudadano que lucha por un ideal, ajeno a las luchas partidistas, y caigo en los vicios propios de un partitócrata, la demagogia.

    En mi descargo sólo puedo decir que me sublevo ante ante las afirmaciones categóricas que unicamente buscan un filón de votos, y relegan al olvido las razones que con tanto esfuerzo, desde este blog y otros semejantes, se difunden.

    En mi ingenuidad pienso que lo fácil es reconocer que el problema está en las leyes que nos gobiernan, tal como enseña Rousseau; y no considero la importancia de los “interses creados”; es decir, del hecho de que este régimen mantiene y da empleo a muchas gentes que, de cambiar sus leyes en el sentido que propone el MCRC, es más que probable quedasen en el paro, sin coche oficial y sin la posibilidad de ponerse de acuerdo, “consensuar” para subirse los sueldos a capricho.

    Como ya va sabiendo, necesito leer una y otra vez algunos textos para hacerme con ellos, la naturaleza ma ha tratado así. Cuando me echo a los ojos la constitución del 78, me doy cuenta de que, precisamente, no es una Constitución, que la verdadera constitución ha sido el Consenso.

    Hoy recuerdo la famosa pinza que Aznar y Anguita idearon contra el corrupto gobierno de Felipe González, lo que ahora veo reproducido por el PSOE y los nacionalistas contra el PP. Son los juegos conspirativos de la partitocracia a la deriva.

    Lo de entonces tenía como finalidad forzar una crisis de gobierno, un comunista procuró el gobierno a la derecha ¡paradójico!.

    Lo de ahora parece que toma otros derroteros y va camino de convertirse en crisis de Estado, o lo que de él aún quede.

    Desaparecido el consenso, la constitución es papel mojado, una ristra de normas que se interpretan a conveniencia.

    Seguir en clave electoral, en estas circunstancias, sin entrar ni por asomo a concoer el fondo de los problemas, quedarse en la superficie de los asuntos para su mejor aprovechamiento electoral, me parece una frivolidad y una desgracia.

    La derecha española tiene razones para estar más cerca del MCRC de lo que imagina; quizás sean los intereses creados de su oligarquía política los que no permiten discutir la naturaleza de los problemas con sinceridad, sin prejuicios.

    De esta manera la derecha seguirá siendo tributaria de unas leyes que le impiden el acceso al poder sino es entregándose a los nacionalistas.

    ¿Son de la misma especie y naturaleza monarquía y derecha?

    Mientras la derecha española quiera seguir defendiendo la monarquía perlamentaria que le deja en la cuneta, las cosas seguirán pudiréndose irremediablemente.

    Solo una derecha partidaria del orden republicano constitucional tiene futuro.

    Para eso hace falta que la frivolidad y los complejos dejen paso a la inteligencia que comprenda que la verdadera pinza contra la derecha española es esta monarquía parlamentaria, con sus reglas electorales y su indivisión de poderes.

    Los prejuicios de la derecha en favor de la monarquía son tan vacuos como sus prevenciones contra el orden de la república cosntitucional.

    En que la derecha sepa resolver acertadamente estas cuestiones está el futuro de España como Nación.

    Eso quería haber dicho en el 30. ¿Que le parece?

  47. Tony Díaz says:

    Querido Isidro:

    Magnífico descubrimiento el del Sr. Sirera. Ahora resulta que la Constitución de 1978 podría haber contemplado la posibilidad de decidir sobre la forma de Estado con la simple operación de haber introducido en el texto una cláusula en este sentido.

    Con este descubrimiento, Montesquieu, Tocqueville y García-Trevijano resultarán ensombrecidos por este producto de la ciencia política. ¿Cómo es posible que nadie haya reparado hasta ahora en semejante operación?.

    Esta cabeza privilegiada ha descubierto la cuadratura del círculo constitucional. Según su teoría, los españoles no hemos podido decidir sobre la República porque no estaba contemplada en la Constitución. Así el número 3 del artículo 1 de la CE podría haber solucionado la cuestión diciendo: La forma política del Estado español es la Monarquía Parlamentaria, a menos que los ciudadanos decidan que sea República Parlamentaria.

    Señor Sirera, a partir de ahora nada será igual, usted será el referente del constitucionalismo europeo.

    PD. Yo tenía entendido que primero habría que decidir sobre la forma de Estado, (Monarquía o República) mediante referendum, luego los ciudadanos elegirían una Asamblea constituyente encargada de elaborar una Constitución y más tarde someterla a referendum. ¿Será que he leído demasiado a Trevijano?.

    Un abrazo. Tony.

  48. JMGA says:

    Ayer, estuve viendo un poco el programa 59 Segundos. hablaban de todo esto; Monarquía , república, etc.

    No sabia si reírme o llorar, el grado de imbecilidad e ignorancia de los participantes era difícil de superar. Por allí desfiló tópico tras tópico, desde el traído y llevado estado de derecho, que nadie sabe lo que es pero suena bien, hasta definiciones de democracia de una vaguedad digna de un niño de ocho años. No faltó el fantasma de la república y la defensa de la monarquía, que ha permitido la convivencia democrática entre los españoles, etc, etc,..

    Solo de pensar en el destrozo que podría causar cualquiera de nosotros en un programa así…que impotencia no poder saltar a ese plató y poner unas cuantas cosas en su sitio.
    No digo nada si el que llega a estar ahí es Don Antonio. Seria como soltar un miura de 1000kg a un grupito de novilleros ciegos, sordos y tontos.

    Saludos.

  49. Pered says:

    Don Antonio, luego me dice que me dejo llevar por la demagogia, pero leyendo el artículo de Don David Sirera, el nuevo prohombre del PP en Cataluña “me se abren las carnes”.

    Sólo tengo que reproducir una frase, que ni siquiera hace falta sacarla del contesto: “Los reyes en las monarquías democráticas…”

    Sin afán de ser pesadamente dogmático de la Democracia, quiero indicar que no hay monarquías democráticas.

    En la democracia todas las magistraturas del Estado son electivas, ninguna es vitalicia y no se produce sucesión entre parientes como si las magistraturas del estado fueran patriminio de una familia. Nadie podría imaginar a estas alturas de la historia que la alcaldía de Barcelona, pongo por caso, estuviera en manos de una familia y que a la muerte del alcalde le sucediera su hijo.

    Lo que el Sr. Sirera hace en su artículo es un uso irregular del lenguaje, pues la idea de monarquía y la de democracia son incompatibles, lo que Sirera debía decir es que hay monarquías representativas, como es el caso español, en que lo representado son los partidos políticos.

    La única ventaja que tiene el Sr. Sirera es que tiene abiertos los medios de comunicación y los demás los tenemos cerrados, de manera que las refutaciones que podamos hacer de sus afirmaciones tienen escasa repercusión en la opinión pública.

    Con semejantes defensores de la monarquía española y de la Democracia no es de extrañar que los nacionalistas se lo pasen como los índios explotando el asunto identitario sin temor a ser reconvenidos.

    Pero voy un poco más lejos. Si el Sr. Sirera pensase por un momento que lo propio del rey es su reino, y que existe una difirencia abismal entre lo que es un reino y lo que es una nación, quizás comprendería la razón por la que en su reino, el de España, se puede impunemente despotricar contra la Nación española.

    ¿Hasta cuando?

  50. Luis F says:

    La influencia de los partidos políticos llega incluso a los informes técnicos que analizan las causas de una avería eléctrica:
    Los nueve consejeros de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) no se ponen de acuerdo sobre las conclusiones del informe que los técnicos del organismo regulador han elaborado a propósito del gran apagón que sufrió la ciudad de Barcelona el pasado 23 de julio.
    Ver editorial http://www.elperiodico.com

  51. Luis F says:

    (sigue…)
    Es ridículo que Francisco Javier Peón, consejero nombrado a propuesta del PP, trate de minimizar la responsabilidad de Endesa, cuando se da el caso de que él ha sido directivo de esa compañía. Y los mimo ocurre con Jorge Fabra, consejero propuesto por el PSOE, que intenta salvar a REE, empresa que él mismo presidió.
    No se necesitan comentarios adicionales

  52. Crítico says:

    El artículo de El Confidencial (se me había pasado, gracias Pedro) me ha dejado pasmado. Es el primer artículo con pretensiones de veracidad, que he leído en un medio de comunicación de masas.

    Jesús Cacho (que se que nos sigues): ¡Eres un valiente!

  53. Antonio G-T says:

    al 51

    Querido Pered

    Te comprendo. Aciertas de lleno cuando dices que la verdadera Constitucion ha sido el consenso, aunque sería mas adecuado a la terminologia del constitucionalismo llamarlo factor constituyente

    No es necesario corregir faltas de ortografia en este blog, pues la cultura de los lectores las atribuye a errores de mecanografia espontánea.
    Por ejemplo, cuando en el 56 dices “me se abren las carnes”, todos entendemos que has querido
    escribir “se me abren”. Con afecto.

  54. Antonio G-T says:

    al 57 y 58

    Queridos amigos Pedro y Critico

    El Sr. Muelas pertenece al MCRC y escribirá en nuestro Diario semanalmente. Sus ideas, no su expresion, reponden a nuestros principios. Es natural que un republicano coherente, educado en los valores civicos de la Republica, siga defendiendola como un ideal, sin conocer aún la diferencia con la objetiva idealidad republicana El lenguaje siemore va retrasado en la expresion de las nuevas ideas. Abrazos.

  55. Isidro says:

    D.Antonio,voy a intervenir en su respuesta a Pered(59).A lo mejor me equivoco,pero estoy convencido de que nuestro compañero puso “me se abren” adrede,sabiendo que está mal dicho(de ahí que le pusiera comillas).Es una manera de enfatizar o remarcar algo.

  56. Antonio G-T says:

    al 57 y 58

    Bienvenido amigo Luid F.

    Te agradezco la oportunidad de tu informacion, pues ilustrara el articulo que estoy pensando, sobre el hecho historico de que la corrupcion aparece, indefectiblemente, como factor de mediacion entre el poder estatal y la sociedad civil, cuando no hay instituciones que encarnen el principio de mediacion. Explicaré por qué, y en otro articulo, cual sera la institucion que lo encarnará en la Republica Constitucional. Ese tipo de noticias debemos difundirlas tido lo que podamos. Atentos saludos republicos.

  57. C. Galán says:

    Al 64

    Querido D. Antonio:

    Espero con impaciencia su nuevo artículo. Aunque todos son muy importantes, en estos tiempos que corren ese será muy didáctico.

    Saludos afectuosos

  58. David Serquera says:

    al 59
    Mi queridisimo Pedro
    Esa noticia ya fue enviada hace un dia y 12 a MCRC noticias. Creo que es bueno que comentemos alli estas noticias porque van saliendo automaticamente en los blogs del anillo que han puesto el codigo para ello, quedan en un archivo y tienen mas visibilidad. Lo cual no quita que se difundan aqui tambien sin desviar la atencion del articulo de Antonio.
    Me encuentro mejor.
    Un abrazo.

  59. Vicente Dessy Melgar says:

    Si la monarquía fuera una institución consciente de su legitimidad, sin complejo de culpa originaria, sin mancha de pecado original no tendría que salir a escena a autoreivindicarse, a pedir adhesiones que parecen naturales; no habría escándalos por las quemas del rey como no las hay por las barbaridades que se dicen de la monarquía inglesa que sigue en su sitio . La corona española está languideciendo. Asistimos ya a algo que- los miembros del MCRC formados en el hábito de ver las causas no visibles de los hechos y tratando de no instruirnos por los acontecimientos, como los idiotas- sabíamos que iba a venir. Pero ver en vivo el derrumbe de los muros que dejarán vía libre a la libertad política es algo único que sólo la sabiduría política puede guiar. Aún no comienza el baile de vampiros, el cambio de chaquetas y las traiciones cuando nosotros debemos ser más leales que nunca a la libertad=verdad.

  60. MessageInOut says:

    Amigos:

    Lo que me tiene inquieto (por eso no me complacen especialmente los actuales ataques a la corona) es que, en el MCRC, tenemos dos objetivos:

    1. La III República.
    2. La Democracia Formal.

    La conjunción de ambos se denomina República Constitucional.

    La aparición estos días de toda suerte de “republicanos” importunando a la Corona tiene, desde mi punto de vista, los objetivos espúrios de cansar a la opinión pública (quemar el concepto) y, en caso de no conseguirlo, posicionarse para la consecución de una República Federal de corte partitocrático.

    Hay que evitar que consigan sus propósitos. Estoy deseando conocer los planes de D. Antonio al respecto.

    Salud y República Constitucional.

  61. Tony Díaz says:

    ESPAÑA: TRECE RUE DEL PERCEBE.

    Los principales líderes de la partitocracia habitan el ático del edificio llamado Monarquía. Se instalaron allí a la muerte del antiguo casero, un militar africanista llamado Franco, que había dejado en herencia el inmueble al nuevo casero de nombre Juan Carlos. A cambio de que los líderes del ático no se opusieran a la herencia, se les permite dirgir el inmueble y mantener el orden en la comunidad.Además, el casero les tiene conferido el cobro de las rentas y éste se lleva una pequeña participación. Como contrapartida, los del ático deben hacer creer a los inquilinos que viven en un magnifico y lujoso bloque de apartamentos, sin parangón en la ciudad. Esto ha sido posible porque el casero, junto con los inquilinos del ático prepararon en su día unos Estatutos de la Comunidad de Propietarios que cada cierto tiempo permiten nombrar a uno de los inquilinos del ático como Presidente de la Comunidad,pero sin que se pueda cuestionar la figura del casero y su familia. En la actualidad la presidencia de la Comunidad la ocupa un zapatero de León.

    El casero vive en el piso superior del inmueble junto con su numerosa prole: mujer, hijos, yernos, nueras, nietos y unos parientes griegos de su mujer con fama de vividores. Esta familia vive francamente bien, pues aunque las rentas del inmueble les permite a todos una fastuosa vida, los habitantes del ático procuran que nos le falte de nada. Nadie se explica en el inmueble, que una familia tan numerosa pueda vivir tan espléndidamente con una mínima porción de las rentas del bloque. Incluso se rumorea que el casero tiene una inmensa fortuna personal debido a sus trapicheos. Dicen los del ático que esos son rumores de gente malintencionada, pues solo los resentidos pueden cuestionar la figura de persona tan campechana y preocupada por por mantener la paz y el bienestar de la comunidad.

    En el segundo piso, moran a la izquierda, unos viejos militantes comunistas que en otro tiempo, habían permitido al casero disfrutar de la herencia sin oposición, incluso habían visto con buenos ojos la instalación en el bloque de semejantes vividores, pues temían que el casero puediera desahuciarlos por la fuerza. En la actualidad añoran los tiempos de la República, cuando el edificio fue confiscado por la UGT. A la derecha, un matrimonio falangista de toda la vida, regenta una miserable y superpoblada pensión, suspirando por los viejos tiempos del Dictador, cuando estaban exentos de pagar la renta.

    En el primer piso, a la izquierda, un matrimonio catalán quiere que el casero les venda piso. A la derecha, viven unos jóvenes vascos que quieren dejar de pagar la renta amenazando al casero para que les acompañe al notario, pues quieren escriturar el piso a su nombre a cambio de no inquietar su dominio en el bloque.

    En el bajo, hallamos la tienda de don Rufino, un militante socialista de toda la vida que siempre encuentra modos de engañar a los clientes y que cuenta con el beneplácito de los habitantes del ático. Al lado, dos solteronas cotillas, militantes del Partido Popular se pasan el día criticando a todos los inquilinos. Su única aspiración es volver al ático y ocupar la tienda de Rufino.

    El ascensor, que sólo funciona una vez cada cuatro años, es la única esperanza para subir al ático.

    Recientemente el casero, se encuentra en entredicho, algunos inquilinos incluso han quemado la foto que éste les había enviado la pasada navidad junto con dos participaciones en la lotería.

    Pero lo que más inquieta al casero y a los líderes del ático, son unos panfletos del MCRC que el portero del inmueble distribuye entre los inquilinos y que hablan de República Constitucional, de separación de poderes, de democracia… Últimamente el casero ha tenido que salir al paso defendiendo su figura y proclamando las maravillas de los Estatutos de la Comunidad.

  62. Carlos Angulo says:

    Querido MessageInOut, amigos:

    Voy a verter aquí una opinión personal, por si alguien tiene datos de primera mano que puedan confirmarla o desmentirla:

    Los ataques a la corona tienen como objetivo, además de cansar al público con la palabra república, poner al rey en la picota, para que le tiemblen la piernas y ponga rumbo a la monarquía federal o al exilio.

    Un abrazo

  63. Carlos Angulo says:

    Cuando digo monarquía federal me refiero a monarquía multi-parlamentaria, en concreto habrá un parlamento en cada comunidad autónoma excepto en Madrid, que habrá dos, porque al ser la capital del reino aloja también el circo nacional, la carpa alta y la carpa baja, ahí detrás del Ateneo. :-).

  64. Luis Sanchez de Rojas says:

    Querido Vicente Dessy Melgar:

    Precioso comentario el tuyo.

    Sólo una nota. Son muchísimas las personas pertenecientes a los clanes de profesionales del Poder que ya no defienden el Reino de la mentira, aunque tampoco combatan su existencia. Se han quitando la chaqueta monárquica. Todos sabemos cual será el siguiente disfraz.

    República y lealtad.

  65. Pered says:

    Sobre mis faltas de ortografía.

    Es cierto que al escribir según van los dedos golpeando el teclado – las prisas que se tienen para no restarle tiempo a las obligaciones que nos dan de comer – se producen con más frecuencia de lo que uno quisiera faltas de ortografía y aún de sintaxis.

    Debo procurar no poner faltas y no ser indolentes ante ellas, pues se empieza disculpando estas y luego se disculpan otra mayores. (Parece del Quijote ¿No?)

    Pero lo de “me se abren las carnes” esta escrito, como dicen en mi pueblo “al drede”.

    La cosa ocurrió hace tiempo, la persona que usaba habitualmente el “me se ” y el te se” también decía “arradio” y “amoto”.

    A base de intentar corregir tales expresiones se consiguió que dijera ” el zucarero” “la zucar” aunque no pudo deshacerse de “la cenoria”.

    Su dilecto profesor comprendió rápidamente que sus explicaciones habían “herrado” y se hacia de cruces en el “presinadero” convencido de que desasnar burros era imposible. Lo cual es cierto. Pero nunca reparó en la posibilidad de que sus correcciones, bien intencionadas, fueran insuficientes para quien nunca había ido a la escuela.

    El expontaneo profesor era una de esas personas que se mostraba contraria a la Democracia al considerar que no podía ser igual el voto de un ingeniero que el de un zapatero remendón.

    El afable maestro comprendió estar “herrado” al intentar elevar el nivel gramatical de su empleado, al que protegía como un padre durante las interminables jornadas laborales de doce horas. Más la pesadumbre sobre su docencia quedaba aliviada cuando presumía, entre los amigos del casino pueblerino, de que su pupilo antes de comer se “persinaba” y rezaba el “paternoster” en latines, con él se lo había enseñado; aunque con una sonrisa sarcastica, que retrataba su pretendida “humanidad”, afirmaba que su “protegido” no sabía lo que rezaba.

    Soy de la opinión de que aquel maestro “amateur” nunca llegó a entender el “padrenuestro”, ni dicho en cristiano.

    Por desgracia los protogonistas de esta historia hace años que fallecieron, pero el anecdotario de tales personajes corre aún de boca en boca entre quienes los conocieron.

    De esta anécdota aprendí que el que quiere enseñar a otro está obligado a ponerse a la altura del que tiene que aprender, pues el alumno sólo aprende lo que se le enseña y, si las zanaorias son “azenorias” la culpa no la tine el que lo dice, sino el que no supo enseñarle a decirlo bien.

    Bueno, pues eso, que os pido perdón a todas por mis muchas faltas y os ruego la caridad de indicármelas, yo pondré todo mi empeño en corregirme.

    Afectuosos saludos a todos los de este blog.

  66. jmares says:

    La gran memez/verdad del presidente del gobierno: «Este es un debate que ha tenido un momento de espuma y que no tiene ningún efecto real para la solidez de la institución», aseguró Rodríguez Zapatero ayer ante las cámaras de televisión, porque no hay «más que ver» el apoyo «inmensamente mayoritario» que la Monarquía tiene de los partidos políticos. Y es que, a juicio del líder socialista, «no hay país en elmundo en el que no haya alguna minoría que esté en contra habitualmente de casi todo». «A veces -añadió-, pienso que no somos conscientes de lo que hemos hecho como país, de lo serio que es un país como España hoy, de la fuerza que tenemos como democracia, de lo que representamos en el mundo».
    http://mcrcnoticias.corank.com/tech/story/momento-de-espuma

  67. C. Galán says:

    Al 72

    Estimado Pered:

    Precioso lo que has contado, pero por desgracia, en España hay muchísimas personas, que continúan hablando con palabras incorrectas. Falta o fallo de la enseñanza. Hay muchos maestros que a lo largo de su carrera no lo han corrigo, y a veces es costumbre de algunos pueblos.
    Por cierto, ¿dónde está la h de “zanahoria”, se ha quedado escondida?

    Saludos repúblicos

  68. Tony Díaz says:

    Al 76

    Estimada C. Galán:

    En este blog podemos aceptar zanaoria sin h.

    Pero….nunka asetaremo ke potensia estranjera token kabeyo de letra eñe.

    Con simpatía, recibe un saludo. Tony.

  69. C. Galán says:

    Al 76

    Estimado Tony:

    Esperaba que corrigieseis mi falta ortográfica. A veces me trago las letras. El pensamiento vá por delante de las manos.

    Saludos a todos

  70. Lector says:

    Sigo con interes este blog aunque la obra del sr. Garcia Trevijano no la conozco tanto como los companeros contertulios. Nunca habia intervenido hasta ahora. Empece a interesarme por el sr. Trevijano a raiz de un articulo de Rafael Sanchez Ferlosio en EL PAIS, hace ya al menos 15 o 16 anos, titulado “Rayado como una cebra”, en el cual respondia a un articulo del sr. Trevijano en el extinto diario EL INDEPENDIENTE de Pablo Sebastian

    Al margen de esto, las opiniones de Garcia Trevijano me interesan siempre y por eso me dirijo ahora a este blog, aunque no se si la pregunta que voy a plantearle excede los objetivos de este foro. Hace anos lei un ensayo de Sanchez Ferlosio titulado “El Ejercito Nacional”, en el cual el autor hacia una defensa de la conscripcion universal y obligatoria con argumentos que, hasta cierto punto, me parecieron acertados pero sobre todo “preideologicos”, o al menos “extraideologicos”, en el sentido de que podian ser sostenidos por cualquier ideologia, al menos por las ideologias surgidas a lo largo de los siglos XVIII y XIX, es decir fundamentalmente el liberalismo y el marxismo (excluyo en este caso el anarquismo). Como, por otro lado, parece evidente, y asi lo ha dicho el propio sr. Trevijano con frecuencia, que su teoria pura de la Republica Constitucional es tambien preideologica, agradeceria al sr. Trevijano que me explicase si los republicos o republicanos constitucionales tienen algo que decir con respecto a este asunto del servicio militar y a la concepcion del ejercito como nacion en armas, nacida, segun general aceptacion, de la Revolucion Francesa. Hay alguna relacion entre el concepto de libertad politica y la obligacion de la ciudadania de involucrarse fisicamente, y no solo pecunariamente, en las tareas de la defensa nacional?

    Muchas gracias por su interes y sobre todo por sus articulos, independientemente de las opiniones de los lectores creo que constituyen analisis muy certeros y muy dignos de tener en cuenta.

  71. Pered says:

    Al 75.

    Galán, me has pillado en otra. No, si al final tengo que volver al cuaderno de palotes. Y eso que esta vez saqué la lengua de medio lado, me mordí el labio y apreté el lápiz contra el papel hasta hacerle sangrar para que no se colara ninguna. Soy un desastre.

    De todas las maneras, como Don Antonio es largo, muy largo, en el 61 me discupó más allá de lo que mi torpeza merece, así que le prefiero a él que a tí, Galán, que no me perdonas ni una “ache”.

    Saludos efectuosos y republicos.

  72. Pered says:

    Al abrir la sesión de internet me he econtrado con una página, blog o lo que sea que se llama La Republica Constitucional y que edita Francisco Álvaro González.

    Mi pregunta es si se trata del diario del que tantas veces nos ha hablado. Su editor dice que su propósito es difundir sus ideas, lo que, en principio me parece bien.

    Por favor, contestemé a esto antes de ponerme en contacto con esa página.

    Muchas gracias.

  73. Francisco Álvaro says:

    Querido amigo Pered:

    Esa pagina (franalvaro.blogspot.com) y a la que puse el nombre Republicanismo Constitucional es sólo es mi blog personal.La apariencia de diario se debe a que en la última semana me ha dado por comentar los acontecimientos que acontecen en la rúa.

    Un saludo repúblico.

  74. C. Galán says:

    Al 78

    Estimado Pered:

    Comprendo perfectamente que prefieras a D. Antonio. El artículo está muy claro y entendí la frase en su contexto. D. Antonio lo aclaró para que no hubiese confusión, ni malas interpretaciones.
    Con lo de zanahoria me he reido mucho.Una persona que se expresa con tanta claridad, creo que la ortografía la tiene ya más que superada.

    Saludos repúblicos

  75. Tony Díaz says:

    Queridos repúblicos, amigos:

    Compruebo con amarga decepción que un artículo como “Legalidad República”, no haya tenido un mayor número de comentarios. Creo que no hemos llegado a comprender la verdadera dimensión de que la República Constitucional resuelva de modo coherente y eficaz el concepto de legalidad como antinomia al de moralidad. Lo que don Antonio propone no tiene parangón en la ciencia jurídica. Ningún autor (al menos que yo conozca), ha conseguido resolver de modo tan eficaz el conflicto entre legalidad y justicia. El descubrimiento de la que la única verdad política es la libertad colectiva, constituye el nudo gordiano que enlaza moralidad y legalidad. Don Antonio resuelve con elegancia el problema mediante un sencillo método: extraer la moralidad del terreno de la conciencia individual para insertarla en la legalidad. Así, insertando la moralidad en la legalidad desaparece de modo natural el concepto de Ley injusta.

    Como todo descubrimiento revolucionario, éste no podía ser excepción, casi nadie ha reparado (ni incluso aquí en un movimiento tan revolucionario como el MCRC) en el significado del descubrimiento verdad-libertad y su aplicación práctica a la ciencia jurídica. La extracción de la moralidad de la conciencia individual para insertarla en la legalidad, supone en la práctica, la erradicación del conflicto que más ha preocupado a juristas y filósofos en la historia de la humanidad: la confrontación entre legalidad y justicia. Estamos asistiendo ante nuestras pantallas a un descubrimiento incluso superior al de la penicilina, pues si aquella supuso un importante avance para la curación de enfermedades del cuerpo hasta entonces incurables, éste resuelve de manera definitiva el conflicto entre legalidad y justicia, e inmuniza al cuerpo social contra los ataques a la libertad política.

  76. Francisco Álvaro says:

    Querido Tony Díaz:

    También yo siento a veces esa sensación de decepción, no sólo con la reacción a este artículo revolucionario sino con muchos otros. Creo que cuando empiece a funcionar el Diario y esté en funcionamieno diario toda la teoría de la República Constitucional tanto en los editoriales como en los artículos, habrá una mayor repercusión.
    Quizás sería bueno, como hablamos por teléfono, proponer una reunión en Madrid o en cualquier otro sitio para estrechar más los lazos entre nosotros y no caer en la tentación de la decepción.

  77. Tony Díaz says:

    Querido Francisco Álvaro:

    Mi comentario solo trata de llamar la atención sobre necesidad de debatir con mayor profundidad, en el seno del MCRC, un asunto de radical importancia para la RC, como el planteado por don Antonio en este artículo. Mi moral está en lo más alto y al igual que tú, tengo todas mis esperanzas puestas en el Diario. Estoy absolutamente convencido de que su aparición supondrá un importante revulsivo para el MCRC.

    En cuanto a la necesidad de mantener una reunión en Madrid con don Antonio y con todos los que nos hemos comprometido a participar en el Diario. Sigo pensando -tal como comentamos por teléfono- que ese encuentro es muy conveniente y contribuirá sin duda a estrechar, como bien dices, más lazos entre nosotros.

    Con profunda admiración, recibe un fuerte abrazo.
    Tony.

  78. Antonio G-T says:

    al 67 y 68

    Queridos Vicente y Mesagein, os felicito por la serenidad y firmeza en el MCRC que se reflejan en vuestros comentarios.

  79. Antonio G-T says:

    al 69

    Mi queridismo y simpatico Tony

    Tu estilo novelistico es demoledor. Si el Diario alcanzara difusion fuera del MCRC, tus amenas parodias politicas serán devoradas como aperitivos de la comidilla del día. Son mas eficaces que las caricaturas y los chistes. Pues estos tranquilizan la conciencia de servidumbre ridiculizando a los amos, pero sin sugerir nada que pueda intranquilizarlos. Con mi entusiasta enhorabuena a tu fecunda imaginacion ¡de la realidad!, y mis afectuosos recuerdos a tu familia, recibe la seguridad de mi irreversible sentimiento de amistad y gratitud.

  80. Thùlio says:

    Las leyes que imperan mandan o dominan para imperar, imponer o señorear (el origen de imperium es el ejercicio de la fuerza; mandar es dirigir al súbdito; dominar es sujetar reprimir al siervo), son leyes antinaturales. Y lo son porque la primera cualidad de la persona es la LIBERTAD.

    La ley debe regular, arbitrar, cohonestar, armonizar, porque sus consecuencias son ajustadas a toda la colectividad y no al grupo más fuerte o numeroso. No debe haber imperio en la necesidad común, ni mando con los desfavorecidos, ni señorío con los indigentes. Esa ley falta al principio de VERDAD que es la soberanía como sumas individuales.

    La ley como la entiende Sócrates es falsa, ya que no respeta la razón primigenia, ni es fiel a su propósito: la preservación de garantías y derechos fundamentales o naturales. Matar con ley o sin ella, no preserva esos objetivos.

    Pero la ley, que debe nacer como ideal colectivo, cuando se impone, ya sea por “falsas mayorías” parlamentarias o con “estrambotes territoriales”, ya sea por la fuerza, ya por tutelas o curatelas, no es LEY. Es atropello desafuero y ultraje.

    La norma que no nace para el bien, sino para el mal, es, como recuerda Antonio, de Caspar Rudolph von Ihering en El Fin, la patología del Derecho, es inmoral. La ley no es un sustantivo en sí misma, sino la consecuencia de las necesidades de una Sociedad.

    Ejercer la duda, el miedo, la turbación con la sociedad civil, para dominarla someterla y aleccionarla, es la corrupta acción de los bastardos politicastros que señorean España. La solución a esta sociedad civil sin LIBERTAD, a esta aporía, es la desligitimación de sus premisas, la abstención de sus sugestiones, el rechazo de sus mentiras y la abogacía de la moral, la equidad y la VERDAD. No hay otra base de Ley.

  81. Antonio G-T says:

    al 83, 84 y 85

    Mis queridos amigos

    No debeis decepcionaros, yo no lo estoy, por la falta de percepcion, en algunos comentaristas, de la trascendencia y novedad revolucionaria de mis ensayos, que dan por primera vez fundamentos cientificos a la teoria politica. Es normal. No solo por la costumbre de juzgar lo nuevo con ideas antiguas, sino sobre todo porque no se puede esperar, y mucho menos exigir, que todos los miembros del MCRC, ademas de haber asimilado con tanta facilidad el descubrimiento de la verdad=igualdad, comprendan en el acto las consecuencias que se derivan de ella en aspectos y dimensiones de la politica que no han sido vistos ni considerados por el pensamiento de los mejores filosofos de la historia. Lo que me parece sorprendente es que existan dos docenas de republicos que han llegado a la comprension del sistema de poder de la RC, y comenten con solvencia intelectual los principios, hasta ahora inéditos, de legalidad o idealidad republicanas.

    Teniendo en cuenta vuestra advertencia, he redactado el artículo que publico hoy sobre algo tan desconocido como la causa objetiva de la corrupcion, y tan difil de formular como el principio de mediacion, con ejemplos historicos y referencias concretas a la Transicion.

    Lo que me decepciona no son las frivolidades que animan el blog, acercandolo a nuevos lectores, sino que esta costumbre nos distraiga del tema, como ha dicho David, y pareza que mi esfuerzo cae en sacos rotos. El Diario se retrasa porque aun no tengo el diseño que encargué al profesor amigo de Martin Miguel. De quien espero que al leer lo que os digo acelere el asunto. Abrazos de gratitud a vuestro celo.

  82. Antonio G-T says:

    al 78

    Querido lector

    Bienvenido a este foro de la libertad politica. El Sr. Sanchez Ferlosio era un buen escritor y al parecer un buen novelista. Pero sus opiniones politicas carecen de fundamento sólido.

    La idea de una conscripcion nacional obligatoria está de acuerdo con mi idea de que el ejercito no puede ser de mercenarios.

    Espero tus comentarios a mis articulos. Con amistad, agradeceré tu colaboracion. .

  83. Antonio G-T says:

    al 89

    Mi queridimo y admirable Thulio

    Has escrito, como jurista de la verdad=libertad y de la moralidad de la ley, una corta pieza de pensamiento excepcional de contenido y hermoso en su forma de expresion. Digno del MCRC. A quien rediras homenage permanente con articulos como este en su Diario. No puedo corregir ni una coma. Mi cordial enhorabuena. Espero tu opinion sobre el principio de mediacion, igoorado por el anarquismo y el marxismo. Un fortísimo abrazo.

  84. emilio says:

    Antonio:
    Releeo “La alternativa democrática” y perdono, dado su antigüedad, la falta de consideración de las resdes sociales , amén de otros avances informáticos tales como la internet de las cosas, que están cambiando el periodismo, la ensañanza, la ciencia ,la técnica y demás disciplinas sociales, indistria, tecnología, economíaecon etc.
    ¿No crees posible que en en virtud de la INMEDIATEZ que entrañan las TIC se podrá alcanzar en no más de dos décadas el gobierno del pueblo por el pueblo?. Aunque haya que rpotencia las acciones violemtas contra los políticos (lantigua nobleza de Holbach). Por supuesto soslayando los enfrentamientos con los policias tras quienes se atrincheran. Delatando el buenismo de los medios, etc.
    Propongo colaborar para potenciar la política einiada por el 15 M
    Emilio Rivas

Los comentarios están cerrados.