PRINCIPIO DE MEDIACIÓN

La República Constitucional no sería puente de comunicación permanente entre la realidad actual de la sociedad civil y la potencia del poder estatal, o sea, entre la esfera de lo que es y la de lo que debe ser, si no instituyera entrambos mundos un principio de mediación que sea tan verídico, como eficaz y visible. Sin él, toda forma de Estado, aún la más liberal, deviene funcionalmente totalitaria, a no ser que la corrupción de la clase gobernante realice esa indispensable labor de intermediación.

Sin instituciones mediadoras entre el poder organizado del Estado y la virtualidad desorganizada de la sociedad, la corrupción se impone como factor histórico de esa función, que tan insoslayable es en el mundo político, como en los de la lógica (término medio en el silogismo), la teología (ciencia media en el molinismo), la ontología y la teoría del conocimiento (terceridad mediadora).

Obviamente, la inmoralidad de los gobernantes está motivada por la concupiscencia de su carácter y la impunidad que la acompaña. Pero la causa histórica de la corrupción del poder obedece a la utilidad social del consenso oculto entre las oligarquías políticas y económicas, para que la iniciativa legislativa responda, con cierta competencia técnica, a la necesidad de desarrollo desigual de los diversos sectores sociales, según criterios y orden de preferencias de los oligarcas del dinero y de la opinión mediática.

La mediación institucional del lobby legalizado en EEUU y la separación de poderes evitan, allí, la corrupción inmediata del legislativo, que es el “locus” donde se engendra y se generaliza la corrupción mediata e invisible, más cínica que hipócrita, en los Estados europeos. En éstos se denuncia, y condena a veces, la corrupción del poder ejecutivo porque es innecesaria para la sociedad. Pero se silencia la de los legisladores de privilegios, dictados a iniciativa de las grandes empresas, porque es necesaria para los sectores sociales que impulsan el desarrollo económico, cuando no existen instituciones que encarnen con lealtad el principio de mediación política entre Estado y Sociedad.

Los partidos y sindicatos estatales no pueden realizar función alguna de intermediación leal y verdadera con la sociedad civil porque, al ser partes del Estado, sus perspectivas desde el poder solo les permiten mediar, con los intereses sociales, a través de las imaginativas y múltiples componendas de la corrupción.

La necesidad de institucionalizar el principio de mediación ha sido ignorada por la ciencia política, desde que la Revolución francesa suprimió, con la ley Le Chapelier, los cuerpos intermedios entre el Estado y el individuo. Una ignorancia inexcusable. Pues casi simultáneamente (1797) a la introducción de aquel principio revolucionario, el creador del liberalismo continental, Benjamín Constant, nos hizo esta clara advertencia:

“Si introducimos bruscamente en la sociedad un principio separado de todo principio intermediario, que le aproxime a nosotros y lo adecue a nuestra situación, se produce un gran desorden. Pero la culpa no es del primer principio, sino de nuestra ignorancia de los principios intermediarios. Un principio parece inaplicable porque no conocemos el principio intermediario que contiene el medio de aplicación”. Una advertencia paralela a la de Kant: “por muy completa que sea la teoría hace falta un término medio entre ella y la práctica”.

La teoría de la República Constitucional no estará completada si no incluye una reflexión analítica sobre la necesidad de legalizar el principio de mediación institucional, y no concreta la institución que lo debe encarnar en la democracia política. Ahora solo apuntamos la razón ontológica y lógica que inscribe el principio de mediación en la génesis de la RC, dejando el tema de su permanente fijación institucional para el siguiente ensayo.

La ignorancia de este principio proviene de los primeros intérpretes de la Revolución de 1789. Hegel creyó que el desarrollo del Espíritu del Mundo superaba la separación de lo universal y lo particular, haciendo de la sociedad civil concreta el predicado del Estado abstracto. Marx le replicó: era la sociedad civil la que había creado el Estado y lo mantenía, no a la inversa.

Ambas tesis, aparentemente irreconciliables, daban por supuesto el mismo hecho histórico, inexacto en la realidad fáctica, de que la Revolución había separado lo que desde la Edad Media estaba unido: la condición social y política de los individuos, el estatus civil y la categoría ciudadana. Cayeron así en la ensoñación romántica de volver a unirlos, sin necesidad de intermediación, resolviendo la alienación personal que tal separación producía, mediante la dialéctica del desenvolvimiento del espíritu de la historia, hasta la reconciliación final consigo mismo en el Estado, o mediante la lucha de contrarios en la dialéctica de la materia social, hasta la supresión del Estado, cuando el gobierno de las personas fuera sustituido por la administración de las cosas.

La conciencia de siervo, como la del dolor físico, se hace más aguda cuando comienza a sentirse próxima la expectativa de liberación. Era natural que la perspectiva repentina del horizonte de la libertad política acentuara el sentimiento de alienación o enajenación, en los individuos ajenos a la gobernación del Estado por los sectores sociales que se identificaban con él.

Lo que no era natural es que, sin base en la antropología, las ideologías de salvación, para huir de todo principio de mediación redentora, como la de Cristo, mistificaran la alienación política, extendiendo a la sociología del poder lo que solo era propio de la psicología de masas. Un terreno propicio a la sustitución de la verdad por el rumor, y la ambición egoísta por el temor. Así lo demostró la investigación del historiador Georges Lefebvre, sobre la causa de la renuncia de la nobleza a los privilegios de la intermediación feudal, en la noche del 4 de agosto de 1789.

La ausencia del principio de mediación en las teorías anarquista y socialista explica que, pese al humanismo de las intenciones, su práctica histórica realizara la violencia derivada de la brutalidad lógica del modo de resolver el conflicto que las fundaba, eliminando a uno de los dos polos del antagonismo. El mito de la unidad de la sociedad civil y la política lo aseguraría el ideal anarquista suprimiendo el Estado; el ideal marxista, estatalizando la sociedad. Ambas ideologías no eran idealidades realizables.

La ausencia en la filosofía política del principio de mediación, en contraste con su presencia en todas las ideas sobre el mundo que se han fraguado desde la más remota antigüedad, explica que la teoría política no haya alcanzado todavía la categoría de ciencia social. Sin tener en cuenta el principio de mediación, la reflexión política no puede traspasar los umbrales que la retienen presa de las ideologías de la relación de poder, ni legitimarse como ciencia de la relación de libertad.

La trascendencia del principio de mediación política se percibe con facilidad en la lógica de las relaciones, especialmente en la sinecología (lógica de lo continuo), cuyo objeto es el estudio de la unión en la separación y de la separación en la unión. Una disciplina, derivada del principio de continuidad de Leibniz, que explica los modos de existencia (habitual, legal y azarosa) acudiendo a la terceridad mediadora que relaciona algo primero con algo segundo. Lo cual sería imposible, en el mundo político, si entre lo primero (Sociedad) y lo segundo (Estado) no existiera una continuidad -fundamento de la revolución política en la tradición social- asegurada por alguna forma de mediación.

El principio de mediación es tan inexorable que cuando se desconoce se suple con hipótesis. Por eso, la historia de los historiadores, con tantas lagunas causales en la sucesión de acontecimientos, parece continua. No perciben que Robespierre ofrece a los ciudadanos la mediación religiosa del altar a la Razón; que la ausencia de cuerpos intermediarios la suple el Directorio con la corrupción; que el imperio napoleónico crea la nueva aristocracia mediadora en la Restauración; y que en la Monarquía orleanista el capital irrumpe como mediador político.

Y también por eso, la gran novela descubre el principio de mediación que los historiadores suelen ignorar. Por ejemplo, cuando todos creen que la Revolución francesa había dejado al individuo sin cuerpos intermedios, en la relación de la sociedad civil con el Estado, llega “El Rojo y el Negro” para desvelar que las aristocracias de la sotana y la toga seguían realizando la misma función mediadora que la nobleza antes de la Revolución.

Frente a la hipocresía ideológica en la explicación de la historia de la Transición española, ha de saberse que la continuidad de la ausencia de control del poder, definidora de la dictadura, la hicieron posible los dos factores que suplieron la falta de algún principio de mediación entre la sociedad civil y la Monarquía de Partidos: miedo al rumor de ruido de sables y corrupción.

La República Constitucional se funda en el reconocimiento social de que la intermediación entre el Estado y la Sociedad civil, que no pueden hacer -por principio- ninguna de esas dos abstracciones opuestas, sólo corresponde, porque está a su alcance natural, a un tercer elemento, ontológico y lógico, que ha sido ignorado, en tanto que terceridad diferenciada, a causa de la confusión hegeliana-liberal y marxista que identifico al Estado con la Sociedad Política. Cuando el Estado nunca ha sido una sociedad voluntaria, sino una organización devenida forzosa, ni puede ser político si ha de garantizar la libertad política.

El concepto de sociedad política, en tanto que entidad diferenciada del Estado, estuvo a punto de ser descubierto por Gramsci, cuando se percató de que la creación de las ideologías, y de la hegemonía cultural, se producía en el campo espontáneo de la sociedad civil, y no en el terreno autoritario del Estado. Pero a pesar de su heterodoxo marxismo hegeliano, no sacó el obligado corolario de la lógica de su descubrimiento. No llegó a ver la necesidad de una sociedad política que emergiera de la sociedad civil, para servir de puente de intermediación de ésta con el Estado. Sus intereses particulares -secretario general de un Partido comunista tendente a la conquista del Estado- se lo impidieron.

Pero la sociedad política, integrada de hecho por los elementos sociales que se preocupan habitualmente de la política, o se ocupan profesionalmente de ella (partidos, sindicatos, medios de comunicación, empresas encuestadoras, cátedras de derecho político, fundaciones…), es otra abstracción, que sería inoperante sin un proceso de decantación que, al sintetizarla, pueda concretar cómo se constituye en la representación política que medie, verídica y visiblemente, entre la sociedad civil y el Estado.

Anuncios

117 thoughts on “PRINCIPIO DE MEDIACIÓN

  1. Francisco Álvaro says:

    Querido Maestro:

    Como siempre genial y de una coherencia exquisita. Gracias por todo, por tanta libertad.

    La verdad es que uno mira con espanto y rubor como las cohortes embarcadas en los caballos de Troya que son los partidos políticos actuales, se ponen a los pies de los caballos de la agenda inversora, traducible en la agenda legislativa de las oligarquias económicas.

    Como dijo en un anterior artículo, se produce un pentecostés político que obra milagros sobre los listados elegidos, como en su día ocurrió con el mismo Rey, por obra y gracia de la iniciativa legislativa de las oligarquías económicas.

    En la secuencia funcional de la maquinaria, la oligarquía tiene la sartén por el mango, ellos insertan la moneda en la máquina. La mediación con la sociedad civil llega entonces de manos, como afirma en su genial artículo, de partidos y sindicatos que sólo se dedican a gestionar los restos del banquete entre el tercio peloteril y partidista como si fueran exquisitos manjares.

    Cada cuatro años, este legislativo oculto inyecta dinero de manera más clara al circo partitocrático que promete ambrosias a una sociedad civil maravillada, agradecida de la regular crecida del particular Nilo parlamentario.

    Agradecidos incluso a la corrupción y al clientelismo, ya que con una total falta de honor y dignidad, se puede acceder a los restos y “salvar la democracia” mostrando al público en alto las baratijas, espejitos y el agua de fuego.

    El principio de mediación, la emergencia de una sociedad política de la sociedad civil, debería estar impulsada por la amor a la Verdad y a la Ciencia, por el amor a la Verdad=Libertad. Que bueno sería que la iniciativa legislativa, el poder legislativo proveniese directamente de la estructuras universitarias, dando un nuevo carácter y prestigio al conocimiento, la educación y la investigación.

    ¿Qué mejor política de I+D para un país que el legislativo fuese la Universidad? ¿Que mejor forma de conectar Universidad y sociedad, desconectados debido a la iniciativa legislativa capitalista? ¿Qué mejor forma de entrar realmente en una Sociedad de la Información o sistema informacionista que la iniciativa legislativa emergiese de la sociedad civil a través del esfuerzo en el conocimiento?.

    Quizás se tendría que pedir la independencia con respecto a los partidos políticos no sólo en el Judicial, accesible a través de titulación universitaria, sino también a un futuro Legislativo universitario, quedándose los partidos en minoria frente a estos dos poderes en el Ejecutivo emanado de las mónadas.
    La política dejaría de ser interesante entonces para los profesionales de la corrupción que trabajan sin la red del principio de mediación.

  2. jaime martinez parrilla says:

    Admirado señor Trevijano ¿dónde tenemos nosotros el término medio?Necesitamos una televisión, un periódico aunque sea digital.Si no todo va para largo, aunque ya somos muchos los convencidos. Un saludo.

  3. Juan Moreno says:

    D. Antonio: Lo que ud propone hoy puede que supere a la desatadura del nudo gordiano.

    Hasta hoy nadie ha podido superar a Alejandro sin el empleo de la “violencia”.

  4. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Si no tienen una genética común el Estado y la sociedad nunca se podrán conocer, pues el conocer comporta siempre de algún modo la igualdad ancestral, el origen común de los seres. “Si el ojo no fuera como el sol, no podría reconocer el sol”, ha escrito Goethe comentando unas palabras de Plotino. Todo proceso cognoscitivo encierra de algún modo un proceso de equiparación, una epsecie de unificación interna de quien conoce con los conocido, que varía según el nivel ontológico del sujeto que conoce y del objeto conocido. Conocer realmente al Estado exige como condición previa la unión de este con la sociedad, como el principal producto de ésta, más aún exige la unidad ontológica del Estado y la sociedad. Sobre esta base Hegel podría tener razón, y su optimismo sobre el artefacto estatal tener sentido. La humanización del Estado es posible; el Estado puede adquirir un semblante humano siempre que “su” sociedad sea libre. Yo creo en el Estado.

  5. Lorenzo Alonso says:

    1.- Querido Maestro, no crea que sus escritos caen en saco roto, muy al contrario (en mi caso), son verdaderas lecciones de filosofía del derecho y filosofía política y armas extraordinarias para las dicusiones y dialogos (mi caso en esta semana pasada).
    Reconozco que, para sacarles todo su jugo necesito leerlos re-re-releerlos.
    Un ejemplo:”la legalidad república” sería el mejor preámbulo al Título N: De la ley y la Justicia, de una Constitucion Republicana. Se lo digo de corazón, pues ya sabe Usted que soy poco dado a hacer rendibú.
    2.- He escrito una pequeña reflexión sobre los Presupuestos Generales del Estado en
    http://www.republicaconstitucional.org/
    espero que os guste.
    3.- He puesto en mi página el impresionante testimonio de C Galán. Espero su aceptación.
    http://www.lorenzoalonso.net/Cartas/galan.htm
    4.- También he puesto en mi página el artículo que Usted publicó sobre Jesús Polanco. Espero su aceptación.
    http://www.lorenzoalonso.net/Cartas/polanco.htm
    5.- Sobre el presente artículo, solo lo he leido una vez, todavía no estoy en condiciones de comentarlo, pero lo haré.
    Saludos, Lealtad y RC

  6. Antonio G-T says:

    al 2

    Querido Francisco Alvaro

    La primera mitad de tu comentario la suscribo, pero en la segunda incurres en el mismo error de la Ilustracion, y contradices el principio de la representacion politica por la monada civil de cada circunscripcio electoral. Una cosa es que la formacion universitaria basada en la igualdad de verdad y libertad, cree en un futuro lejano generaciones mejor preparadas para desempeñar la funcion representativa y legislativa, y otra muy distinta sustituir esta representacion de la sociedad civil, cuyos intereses materiales no son universitarios, por el absurdo de un poder legislativo emanado de la universidad. La idea platónica de un gobierno de sabios es verdadero contrasentido. Nuestro idealismo es de caracter moral, en ningun modo intelectual. No comprendo como a estas alturas puedes caer en semejante idealismo. Lo que propones es una utopia, es decir, algo que perjudica la comprension de la idealidad realizable por la RC. Espero que solo haya sido una pasajera ilusion del entusiasmo en el descubrimiento de la verdad=libertad, que no pueder reducida a un conociminto universitario. Con todo mi afecto.

  7. Antonio G-T says:

    al 3

    Mi querido Juan

    A traves de tu escueto comentario, adivino tu exacta interoretacion de mi pensamiento sobre la necesidad de reconocimieto institucional del principio de mediacion, cuya ignorancia en la filosofia de la historia de Hegel, causó el utopismo de las ideologias de salvacion. En efecto, la RC, basada en la mediacion de la representacion monadico, desata el nudo gordiano de legalidad=injusticia sin necesidad de espada alejandrina. Gracias por tu comprension de mis ideas revolucionarias.

  8. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Los partidos siempre han tenido la tentación de instrumentalizar el Estado separándolo de su tierra nutricia, que es la sociedad en un libre desenvolvimiento, a fin de convertir a la sociedad en banco de pruebas de sus ideologías. Lenin veía al Estado como un tren en el que subir a la sociedad a empujones y llevarla hasta la tierra del comunismo, y volverla a bajar allí no sin antes destruir el tren-Estado: pues ese tren podría llevar a la sociedad a otras partes…Hitler, del mismo modo, veía al Estado como un instrumento con el cual conseguir la felicidad suprema de una sociedad y una raza, y recalcaba que era un instrumento que habría que demoler, seguramente por si podía servir para “viajar a otros lugares”. Pero en una sociedad en libertad el Estado es el máximo exponente de la sabiduría viva y de la moral ( volvemos a Hegel ). Lo Vivo supremo. Si el Estado cimenta y corona el edificio social es porque, siendo la esencia del ser social, siendo coaequalis con la sociedad en libertad, es la identidad suprema del Saber y de la Moral, y el mejor paradigma de la acción buena, independientemente de las religiones, ideologías y sentires plurales que da cobijo y garantiza su existencia, pues que son las caras del polígono social del que nace.

  9. David Serquera says:

    “La inaptitud moral, la tendencia de los gobernantes al sacrificio “siniestro” es el mas serio peligro para la mayor felicidad del mayor numero y el Tribunal es la barrera mas efectiva para esta amenaza”. Benthan desarrollo una institucion intermedia entre la sociedad y el Estado a la que llamo el Tribunal de Opinion Publica. Este tribunal tenia como mision acabar con el interes siniestro y evitar el mal gobierno de los representantes. Tenia capacidad para investigar y juzgar el gobierno de funcionarios del Estado y representantes politicos. La prensa libre era un organo de este tribunal. “En cualquier situacion la aptitud moral del funcionario dependera de la influencia ejercida por por el Tribunal de Opinion Publica y su eficiencia del grado de libertad poseido por la prensa.” La concepcion de este tribunal no es pormenorizada pero si detallada en sus funciones generales y composicion, explicadas en “securities against misrule”.
    Bentham no creia en la existencia de derechos naturales y su institucion provenia de su concepcion de interes siniestro e interes individual aplicados a los gobernantes, los cuales pondrian en peligro la etica utilitarista. La institucion de la Republica Constitucional, evita los peligros descritos por Hannah Arendt sobre el vacio en la sociedad politica intermedia y emana del principio Verdad=libertad como correspondencia veridica entre legalidad y libertad politica base moral republicana garantizada por la lealtad entre representados y representantes sometidos al mandato imperativo. Los partidos politicos, una vez civilizados, como agentes fieles a sus cupulas y al poder, no pueden formar exclusivamente la sociedad politica intermedia, al chocar sus intereses propios de perpetuacion en el poder con los de la ecuacion verdad=libertad.

  10. MessageInOut says:

    Apreciado D. Antonio:

    He leído con atención su artículo de hoy, así como las pocas respuestas de los contertulios. Define usted la sociedad política como una entidad diferenciada del Estado (y de la propia sociedad civil —si no, no podríamos hablar de mediación, sino de interlocución); y, con absoluta precisión, expone aquello que lo impide actualmente, que es la misma cosa sobre la que desbarraba yo en mi artículo sobre el Impuesto de Putrefacción Sistémica: la corrupción inherente a la partitocracia, a la interdependencia de los poderes del Estado. ¡Menuda frase!: “La inmoralidad de los gobernantes está motivada por la concupiscencia de su carácter y la impunidad que la acompaña”. La pienso utilizar tal cual.

    Aún a riesgo de entrometerme y, lo que es peor, de errar en mi apreciación del texto, le diré que ya ha diseñado usted el dispositivo que da solución al problema que plantea, aunque aún esté elaborando el enunciado ontológico que lo hace ineludible. Y es que ya sabemos que la mediación eficaz es perfectamente factible, siempre que se recupere el mandato imperativo y se renuncie a la financiación estatal de los partidos políticos. Nada menos que esos dos toros Mihura: el primero, porque —según creo— no tiene el respaldo histórico en ninguna democracia vigente o pretérita (excepto un pequeño periodo, en los prolegómenos de la Revolución Francesa); el segundo, porque es el origen mamilar de toda aspiración a la política profesional.

    ¡Qué difícil nos va a resultar construir la Verdad desde tanta arraigada mentira!

    Nota: En cuanto al comentario de Francisco Álvaro, nada añado. Excepto que la esencia de la democracia consiste en que cualquier elector pueda ser elegido representante político de su circunscripción. Empero, ello no significa que se vaya a decidir por sorteo, al azar; sino mediante elección entre unos candidatos de conocida cualificación y trayectoria personal.

  11. Antonio G-T says:

    al 4 y 7

    Querido Martin

    Te repetido, y no lo haré mas, que mi blog no es el sitio para exponer tus creencias personales, que contradicen mi pensamiento. Si crees que a la postre tenía razon el idealismo hegeliano (cuya logica la identifica con Dios, lo real con la racional y el Estado prusiano con el fin de la historia), alla tu. Si crees en el Estado, como si fuera susceptible de creencia, en lugar de conocimiento, alla tu. Pero no importunes,con tus sentimientos y creencias, la serenidad de mi reflexion antagónica al hegelismo y a cuaquier otra forma de idealizar el Estado.

  12. Tony Díaz says:

    Mi querido Maestro:

    La intermediación entre el Estado y la Sociedad civil no la resuelve a plena satisfacción el concepto abstracto de Sociedad política. En consecuencia se hace preciso un proceso de decantación. Este proceso de decantación está resuelto, a mi entender, en la teoría de la RC. Si la intermediación entre Sociedad civil y Estado ha de encontrarse fuera de esas dos abstracciones opuestas, se hace preciso encontrar un tercer elemento, no político, garantizador de la libertad política. Este elemento, no puede ser otro que la mónada republicana ya que la mónada es la unidad irreductible donde se manifiesta la diversidad del pluralismo de fuerzas sociales y culturales que caracterizan a todo sistema de poder estatal. Y siendo la mónada, no los individuos ni los partidos, el sujeto real de la acción política, a través de su representante monádico, ésta contiene todas las características para ser el elemento de intermediación, pues como institución, puede mediar, verídica y visiblemente, entre el Estado y la Sociedad civil.

  13. Francisco Álvaro says:

    Querido Maestro:
    En mi comentario (2) he caído en la simplificación en el lenguaje y en las formas. Lo que quería decir es que la iniciativa legislativa no quedase escorada por los criterios e intereses de las grandes empresas que financian partidos, al introducir en las leyes ventajosos detalles, demonios y claúsulas que, debido a que los representantes monádicos no tendrán formación en todas las materias, pueden no ser percibidos en toda su dimensión e importancia.

    Sugería que los representantes monádicos tuviesen línea directa con la Universidad (hoy en día hay una casí por cada dos mónadas..) para preservar la iniciativa legislativa dentro de unos criterios generales de libre competencia, con leyes que beneficiasen o afectasen por igual a todo el tejido empresarial, el 80% pymes.

  14. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Creer tenía el sentido ahí de percibir como necesario. Todo el mundo lo entiende. Y he desarrollado la idea de un Estado en una sociedad libre, un Estado en una democracia. Y la necesidad de un Estado. But talking with the Democracy language I cannot importune ever trying to reconcile liberty with the necessity of the Estate. Good luck as ever

  15. Antonio G-T says:

    a Martin Miguel

    Sabes que no se ingles. Es una falta de educacion que añades a tu incomprension intelectual de mi arículo. Y digas lo que digas creer no es conocer. La prueba de que no es un error mio esta en tu defensa de Hegel.

  16. Antonio G-T says:

    al 3

    Querido Jaime

    He hace sonreir que llames termino medio a los medios de comunicación. Empezaresos con el Diario. Luego todo dependera de los recursos financieros que podamos agenciar. Abrazos.

  17. Antonio G-T says:

    al 6

    Querido Alonso

    Dije que “podia parecer”, no que mis reflexiones cayeran en saco roto. Apruebo tus iniciativas. Y espero tu comentario, que la esperanza de que no interpretes mi articulo con el idealismo de la universidad o del Estado, ni con los errores de crer que la institucion intermediaria no debe ser politica, o que tiene un antecedente en la abstracción del Tribunal de la oponion pública. Hasta pronto, un abrazo.

  18. Antonio G-T says:

    al 10

    Queido David

    Es la primera vez que no me comprendes. Benthan no creó el concepto ni la expresion “Tribunal de la Opinion publica”. Pero es cierto que la trató utópicamente como si fuera una institucion. Por otro lado su critica radical de Locke, le empujó a la negacion de los derechos naturales, en favor del positivismo juridico, causante de la muerte de Socrates. Abrazos.

  19. Antonio G-T says:

    al 11

    Querido Messagein

    Menos mal que tu exacta comprension del articulo
    sobre la mediacion politica, mitiga la decepcion que me han causado los comentarios de algunos de los mas destacados mimebros del MCRC. Has tenido la prudencia de no adelantar tu pensamiento al de mi proximo analisis de la institucion real y politica, no abstracta ni neutral, que encarnará el principio de mediacion en la RC. Gracias por tu paciencia intelectual.

  20. David Serquera says:

    Querido Antonio,
    No he puesto el ejemplo de la institucion de Bentham como un modelo para la institucion de mediacion de la RC, sino por lo que me parecia un antecedente en la historia del constitucionalismo de una institucion mediadora entre el Estado(funcionarios) y la sociedad civil (opinion publica) con atribuciones de investigar, publicitar la verdad. Y he destacado su origen distinto al de la RC, en cuanto que aquella se basaba en evitar el inters siniestro y en la RC se basa en cumplir la con la libertad politica como verdad politica. Pero si he cometido algun error conceptual en la apreciacion de la teoria de la RC, le ruego que me corrija y pido perdon.
    Un abrazo.

  21. Antonio G-T says:

    al 13

    Pero mi querido Tony, ¿como puedes pensar la barbaridad ontologica y logica de que “se hace preciso encontrar un tercer elemento, ¡NO POLITICO!, garantizador de la libertad política? Eso es una imposibiidad metafisica. Relee mi artículo y comprenderas:

    1. El estado garantiza coactivamente la libertad politica, no un tercer elemento. 2. La sociedad civil no es politica. 3. El tercer elemento es la Sociedad política, pero su abstraccion pide ser concretada en una institucion juridica, de orden politico. 4. Esa intitucion no puede ser la mónada civil, pues su representacion politica es individual. 5. Aun no he razonado donde está la institucion politica que encarna el principio de mediacion entre Estado y Sociedad. Abrazos

  22. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    No entiendo por qué te puedo irritar cuando dejo claro que sólo se puede asumir la tesis hegeliana con el condicionamiento de la libertad política y una Democracia Constituconal como la que tú estás construyendo, y no el de la Prusia prenapoleónica, naturalmente. Además, desde Aristóteles todo el mundo sabe que sólo hay libertad política desde que existe el Estado; más aún, carece de sentidio la libertad política sin pólis. Se puede uno equivocar, o no entender tus razones, y por eso no se discrepa. Sería peor callarse y no entender nada.

  23. Antonio G-T says:

    al 14

    Querido Francisco Alvaro

    Los errores nunca deben discuparse, ni a mi me molestan. Basta con corregirlos.Y tu disculpa no explica el error sustancial de haber dicho: “Que bueno sería que la iniciativa legislativa, el poder legislativo proveniese DIRECTAMENTE de la estructuras universitarias”. ESO NO ES ERROR DE LENGUAJE NI DE FORMA. Abrazos.

  24. Antonio G-T says:

    al 21

    Querido David

    No has cometido ningun error en la teoria de la RC. Pero sobrevaloras a Benthan. Un filósofo y jurista admirable en muchos aspectos, pero no en su tonteria ilustrada de creer que la opinion publica, en el mejor de los casos una entelequia abstracta, pudiera ser Tribunal de mediacion politica entre Estado y Sociedad. Eso nadle lo tomó en serio. Mas grave fue su critica a los derechos naturales que motivaron el derecho de insurrecion en Locke, y la Declaracion de Virginia. El concepto de lo siniestro fue, sin embargo, un hallazo creador de su fundamentacion del derecho punitivo. No tienes que pedir perdon a una critica malhumorada por los errores que han cometido otros comentarios decepcionantes. Soy yo quien te ruega comprension a mi critica exagerada por eso motivo. Con afecto y respeto a tu personalidad, un abrazo.

  25. Antonio G-T says:

    al 23

    Me irritas porque no comprendes mi articulo, cuando eres capaz de disculpar tus evidentes errores con el siuietnte absurdo:

    “dejo claro que sólo se puede asumir la tesis hegeliana con el condicionamiento de la libertad política y una Democracia Constituconal como la que tú estás construyendo, y no el de la Prusia prenapoleónica, naturalmente”. Es decir, se puede asumir la tesis hegeliana si no se acepta
    nada de Hegel. Y todo lo que dices despues no tiene relacion con el tema tratado, pues nadie, salvo los anarquistas, duda de la necesidad del Estado y de la polis para que la garantia de la libertad sea posible. Te sales por las ramas y ni me traduces la frase inglesa, ni dices a que autor ingles corresponde. Por eso me irritas.

  26. Antonio G-T says:

    continuacion a Martin Miguel

    Y digo que no utiles mi blog para defender tus creencias opuestas mi pensamiento porque, te sales del tema, para sostener una teoria idealista del conocimiento, no empirista critica, que es muy apropiada para la religion pero no para la teoria de la RC. Y del mismo modo que ves ataques a la religion donde no los hay, ves una critica a la necesidad del Estado, cuando solamente critico a su concepcion hegeliana. Asi de simple y arbitrario ha sido tu comentario a mi razonamiento sobre la necedidad institucional de un princpio de mediacion, que contradice sustancialmente la tesis de Hegel, donde la idea de desenvolvimiento corresponde al Espiritu del Mundo, y no como tu dices en el 9, a la sociedad en su libre desenvolvimiento. Por eso me irritas.

  27. Tony Díaz says:

    Mi querido Maestro:

    Una vez releído el artículo y analizado con calma mi comentario, me doy cuenta de lo disparatado del mismo.

    Esta semana me voy fuera por motivos profesionales. Espero tener la oportunidad de conectarme a internet y seguir los comentarios a este interesante artículo.

    Con mi mayor admiración y respeto. Tony.

  28. David Serquera says:

    Querido Antonio,
    He leido “Falacias anarquistas” de Bentham donde con furia defiende un efecto domino falaz en contra del derecho de insurreccion. No me gusta. Sin embargo deja traslucir la importancia de la definicion precisa del lenguaje. Como sabes empezo su carrera contra las ficciones legales (ambiguedades) lo que le llevo a crear una filosofia del lenguaje en su teoria de las ficciones. De pequeno nunca le gustaron las fabulas. No le sobrevaloro, aunque me falta cultura y perpectiva.
    Un abrazo.

  29. Carlos says:

    Hola compañeros repúblicos, un saludo.

    Os escribo para mostrar mi opinión y preocupación en torno al futuro del proyecto de república democrática.
    A mi entender hay mucha confusión y diversidad en torno al concepto de ‘republicanismo’, la mayor parte de la agente identifica república con el desorden de la II répública, o el caos de la I república italiana. El presidencialismo tampoco tiene buena prensa: el sistema presidencialista norteamericano da al presidente unas potestades sin equivalente a los jefes de estado o de gobierno europeos.
    Esta diversidad de modelos y de referentes debilita el proyecto republicano haciendo de la monarquía parlamentaria la única propuesta unitaria por lo que supone de experiencia contrastada y por ser la más longeva en términos históricos.
    Gracias por vuestra atención.

  30. Vicente Dessy Melgar says:

    Estimado Carlos:

    Tu preocupación es directamente proporcional a tu falta de lectura atenta de los artículos de D. Antonio, mi Maestro. Si los lees y estudias tu preocupación se disipará como se disipan las brumas del mar con la salida del sol mañanero en el Cantábrico . Un atento saludo.

  31. Antonio G-T says:

    al 28

    Gracias Tony, por el ejemplo que das de lo que es honestidad intelectual. Por eso tus errores son camino de la verdad, como no sucede con la confusion que me irrita. Un abrazo y no te preocupes por tu auencia, pues dejaré este artículo hasta que sea bien comprendido por los que no aún no lo comprden, pues es fundamental para la teoria de la RC. Un abrazo.

  32. Antonio G-T says:

    al 30

    Amigo Carlos

    El desprestigio de la Republica es fruto de la propaganda de la dictadura y de esta Monarquia. Por supuesto, los republicanos independentistas han mucho daño a la nueva idea de la Republica Constitucional. Y la Monarquía de Partidos no es parlamentaria, porque los partidos son estatales y el Parlamento no representa a la sociedad ni a los votantes, sino a los jefes de partido. Por otro lado, la Monarquía Parlamentaria no es longeva en España porque nunca ha existido. Lo cual no supone que seamos inconscientes de la enorme dificultad que entraña la aceptacion de la RC, mientras los acontecimientos no pongan en jaque mate a la Monarquía corrupta e inutil ante los separatismos. Y entre esos acontecimientos no excluimos la accion el MCRC. Atentamente.

  33. Juan Moreno says:

    “reconocimieto institucional del principio de mediacion, cuya ignorancia en la filosofia de la historia de Hegel, causó el utopismo de las ideologias de salvacion.”

    D. Antonio: Si los seres humanos fueran racionales enterraría Ud con este alumbramiento,toda la historia política desde finales del Siglo XVIII a principios del XXI.

    Supera Ud a la mayoría de los ilustrados del XIX.

  34. Javier Castuera says:

    Resulta fácil entender, básicamente, que sin un vehículo de transmisión de deseos(de la sociedad civil) hacia el que puede realizarlos(el Estado) la comunicación no existe. En la realidad actual esa función, propia, la cumple una serie de elementos sociales que al no surgir de la sociedad civil sino del Estado ni puede transmitir las exigencias de ésta, que más que exigencias son peticiones. La negociación de esas solicitudes se lleva a cabo a través de la corrupción y la depravación de quienes se saben blindados ante la inexistencia del vehículo transmisor que la sociedad civil no ha sabido, aún, imponer . Imposibilitado por la necesidad de no apertura impuesta por el verdadero poder que no es otro que el económico que a su vez corrompe a esos elementos sociales, incluido los Borbones con la prebenda de su inmovilismo.

  35. Antonio G-T says:

    al 34

    Querido Juan

    No me sorprede lo que dices porue ya entendi el significado de romper sin violencia el nudo gordiano. Soy consciente de que las ideolgias de salvacion (anarquimo y socialismo), al querer ser redentoras como las religiones reveladas, no se basan en el conocimiento antropologico de la humanidad.

    Salvo Montesquieu, que no perteneció en realidad a la Ilustracion, ningun ilustrado del XVIII vió la necesidad de un principio de mediacion. El mas politico, Diderot, solo pretendia convertir la Monarquia absoluta en una Monarquia que no estuvera moderada por el carácter del Monarca, sino por la razón universal, pero sin precisar que institucion encarnaría esta funcion de la razon. El pensaba en el poder legislativo de los Parlamentos de la toga, los que tenian derecho de “remontrances” al Rey, aunque no lo expresó de modo directo.

    Por otra parte, no es necesario que los seres humanos sean racionles para aceptar un sistema donde la representacion de sus intereses esté garantizada por la libertad politica, como en Suiza. Nuestro adversario no es la condicion humana, como en el anarquismo y el comunismo, sino los partidos dueños del poder estatal y los medios de comunicacion que los amparan.

  36. Antonio G-T says:

    al 35

    Querido Javier

    Tambien me alegro de que tu comentario guarde absoluta coherencia con mi tesis de la necesidad de un principio de mediacion institucional entre Estado y Sociedad. Gracias por tu clarificacion.

  37. Carlos Angulo says:

    Querido Antonio, amigos:

    El principio de mediación ha de ser verídico (sin fraude electoral o partidista), eficaz (no basta con mandato imperativo, ha de funcionar regularmente según la norma y no según la excepción), y visible (cercano, accesible). El canal monádico hacia el parlamento será surcado por un emergente mercado político de manufactura ideológica en la sociedad civil, un flujo de ideas puras que enriquecerán sin precedente las lonjas parlamentarias del libre pensamiento.

    De ahí la necesidad de legalizar (institucionalizar) el libre (verídico) mercado político mediante la organización inteligente de la sociedad política. El sistema de vientos representativos y exclusas del canal monádico controladas por mayoría con mandato imperativo será una delicada sinfonía de matices al ritmo natural de la sociedad.

    Sin el principio de mediación hoy las mercaderías políticas las hace putrefactas el comité de sanidad política del reino, antes de llegar de vuelta a la gente con el sello de la aduana del consenso. Hoy, la marcha machacona, tambor de galeras, con la derecha el mazo azul y con la izquierda el mazo rojo, golpeando con alternancia el mismo bombo Borbón, para que sincronicemos nuestros remos en un mar de incertidumbre política.

    Ya no son verídicos sistemas que no aseguren la continuidad Sociedad-Estado con el principio de mediación que determine a la Sociedad Política. Todavía concepto abstracto, pero sin duda un tercer concepto ontológico distinto de Estado, donde se instala, y de Sociedad, de donde emerge. La institucionalización, o sea, legalización de los agentes generadores, controladores, fiscalizadores y administradores de esa sociedad política, son los planos de las puertas exclusas del canal monádico, las fiscalías de distrito, los faros y vigías, los sensores, los mecanismos, una obra de ingeniería política, por supuesto más allá de las ideologías de la relación de poder, y en dirección a la ciencia de la relación de libertad.

    Un abrazo

  38. C. Galán says:

    Querido D. Antonio:

    Le felicito como siempre por su magistral lección, sobre el principio mediador entre Sociedad Civil y Estado.
    Muy acertado el ejemplo de la narrativa “El rojo y el negro”.

    Saludos afectuosos

  39. Atamante says:

    Sr Trevijano, leyendo sus últimos artículos y en especial la ecuación Verdad= Libertad, me asalta la siguiente duda; aceptando el pluralismo y las distintas formas de entender la verdad metafísica y la moralidad, ¿no existe el peligro de referirse a un concepto indeterminado o demasiado vago y de caer en el error de símbolismos al referirse a la RC?
    He comprobado que usted usa mucho el término “idealismo moral” como su forma de pensamiento preferente. ¿Es usted el creador de ese pensamiento o es el trabajo de otro intelectual del que saca esa verdad moral que equivale a la libertad política?

    Afectuosamente, le saludo.

  40. Pered says:

    Querido Don Antonio:

    Pregunto. ¿La función mediadora entre la sociedad civil y el estado en la España actual la cumple la corrupción?

    Uso el término corrupción en el más ámplio sentido, más allá de lo meramente económico.

    ¿Acaso los medios de comunicación o una mistura de ambos (corrupción – medios)en la que nunca sabremos donde empieza y finaliza cada uno?

    Don Antonio, quiero que sepa que garcias a Vd. mis conocimientos de todo se han centuplicado y que muchos contertulios, con sus comentarios a sus artículos, me ayudan a comprender mejor lo que Vd. escribe. El único libro suyo que he leido es el Discurso de la República, cuya lectura satisfizo Vd. muchas de mis inquietudes respecto del entendimiento de la política; pues mis intuiciones las vi plasmadas por ver primera en letra impresa, con una claridad apabuyante.

    Ahora le sigo en este blog como el más humilde de sus alumnos y aprendo todos los días.

    Hace Vd. bien en ser riguroso con nosotros, no es la complacencia sino el rigor lo que distingue a los verdaderos maestros. Es un privilegio tener un maestro como Vd, aunque a veces nos aspe con sus reconvenciones, que nos cuesta asumir.

    Pero no se enfade Don Antonio, estoy seguro de que muchos de errores y equivocos que nos planteamos los republicos al leer su artículo de hoy quedarán resueltos en el siguiente que nos anuncia como continuación a este Prinicipio de Mediación, la horma (con hache) que entre la sociedad y el estado debe actuar para que todo fluya; y en el que nos planteará qué o quién ha de cumplir la función medidadora en la RC.

    Tenga presente que para mi, e imagino que para la mayoría de los contertulios de este blog, son muchas cosas nuevas las que vamos descubriendo cuando peregrinamos a su blog. Un blog que desde el punto de vista intelectual y moral tiene algo de Estado, porque, para mi ya no es un vínculo voluntario acudir a él, es una necesidad seguir avanzando con cada artículo que su generosidad nos regala.

    Quiero aprovechar para agradecer a Galán y todos los demás contertulios sus afectuosos e irónicos comentarios. Sin un poco de sentido del humor yo no sería capaz de vivir.

    Esto es muy fuerte, Don Antonio, sus ideas son revolucionarias ¿preguntemelo a mi? y se clavan como un arpón en el espíritu libre que dada uno llevamos dentro.

    No se en qué parará todo esto, pues la adivinación no es mi fuerte, se que a mi me ha hecho cambiar radicalmente y espero que a otras muchas personas sus ideas las produzcan los mismos efectos que en mi.

    Con todo mi afecto y mi respeto. Saludos.

  41. Juan Moreno says:

    Una de la cosas difíciles en los humanos, es desprenderse de la influencia de los sentimientos en la conceptualización de las ideas que asumimos como nuestras a lo largo de nuestra vida.

    Tarea de titanes es seguir a Montaigne en aquello de:
    “Los hombres están atormentados por las ideas que tienen de las cosas, no por las cosas ensí.
    Ganaríamos muchos puntos en cuanto al alivio de nuestra mísera condición humana, si se pudiera establecer siempre como verdadera ésta tésis”.

  42. Francisco Álvaro says:

    Coincido con el magnífico artículo de Carlos Ángulo, que me hace ver lo errado de mis apreciaciones anteriores, aunque creo que la s Universidades pueden ayudar de alguna forma, y de paso a si mismas y a toda la educación superior, prestando asesoramiento en el proceso de mediación mediante la defensa de la iniciativa legislativa proveniente de la sociedad civil, en un mundo tan técnico y especializado, que se presta fácilmente a la contaminación por parte de los grandes intereses económicos.

    El principio de mediación sería el mecanismo basado en una cierta arquitectura que asegurase que la ecuación verdad-libertad se cumpliese tanto a nivel monádico como a nivel nacional.

    La comprobación de la validez de dicha ascensión sería a través del cumplimiento de la igualdad legalidad-moralidad, sintetizándose justicia en todo momento del ascenso, al provenir la moralidad de la lealtad a la naturalidad en la mónada.

    El equipo encargado de dicha misión , sería el representante monádico rodeado de una estructura que aseguraría el cumplimiento de las ecuaciones repúblicas, no desviándose de la moralidad monádica. Para mantener ese equilibrio en dicha estructura se debería dar también una división de poderes, que podría ser imagen de la división de poderes que gobernase el día a día en la mónada.

    El principio de mediación haría que cuando hablase el representante monádico en la Asamblea Nacional emergiera de las profundidades de su garganta la verdad y la libertad monádicas, fieles en tiempo real a su origen, con el testimonio de validez de la Justicia.

  43. C. Galán says:

    Al 41

    Querido Pered:

    Creo que he encontrado la “ache”. La verdad es que estaba muy disgustada. Es que nunca leo lo que escribo y tampoco guardo copia. Siempre confío en mi buena memoria. Gracias

    saludos afectuosos

  44. Antonio G-T says:

    al 38

    Querido Carlos

    Me das primera alegría del dia. Ese es el tipo de reflexion que debes hacer en el Diario. Es profundo de concepcion y agil de estilo. Solo te doy un consejo de terminologia. En las ideas es apropiado un mercado de libertad, que asegure la libertad de circulacion, sin posiciones de dominio ni de exclusion. En el lugar mas modesto puede surgir una idea luminisa.

    Pero en la esfera politica, y los programas de accion politica, no debemos usar los conceptos de mercado o mercadería. Hoy es así. Productos comerciales que los partidos compran y venden en el mercado politico. Pero en la RC las ideas no seran mercancías, ni el votante será consumidor de mercaderias envueltas en el celofan de la publicidad engañosa de partido. Un gran abrazo y gracias.

  45. Alejandro Pérez says:

    Querido Antonio y demás amigos:

    En respuesta a los comentarios de la entrada anterior sobre la poca participación de algunos miembros del MCRC en el blog, no puedo hablar en nombre de todos, pero estoy seguro de que algunos coincidirán conmigo en que no es fácil asimilar todo lo que Antonio nos va descubriendo con cada nuevo artículo, sobre todo en estos últimos. Para los que aún tenemos pocos años y somos “de ciencias”, sin una formación jurídica ni filosófica, y que para ello dependemos de nuestro interés, del autoaprendizaje y del poco tiempo libre, no es fácil desgranar todos los frutos que se nos ofrecen en cada nuevo artículo. Desde luego nos son de gran interés y ayuda los comentarios de todos los que estáis más versados en estos temas, pero no confundáis una escasa participación de algunos de nosotros con una falta de interés. Y a veces creo que es mejor callar y escuchar (o leer), que decir/escribir algo imprudente y erróneo.

    Dicho esto, aunque todavía continúo estudiando el presente artículo, me surgen algunas dudas.

    Escribes, Antonio, que “La mediación institucional del lobby legalizado en EEUU y la separación de poderes evitan, allí, la corrupción inmediata del legislativo[…]”. Según esto, entiendo que el poder legislativo en EE.UU. acaba también por corromperse, aunque más lentamente de lo que ocurre en Europa. En ambos casos, esa corrupción del legislativo debe estar íntimamente ligada a la financiación de los partidos, pero el que se de más tarde en EE.UU. ¿está relacionado también, además de con la separación de poderes, con una financiación no estatal? Y si en EE.UU. no existe una corrupción inicial del legislativo, ¿qué institución encarna entonces el papel de mediadora en ese país? ¿Son acaso las grandes corporaciones y los grandes capitales que financian las campañas de los partidos de EE.UU.?

    Un abrazo para todos,

    Alex

  46. Antonio G-T says:

    al 39

    Mi querida C. Galan

    Me encanta que aprecies mis articulos. Y te aseguro que con Sthendal aprendí, mejor que con los historiadores, la historia de la sociedad napoleónica,y el paso de la Restauracion a la Monarquía de Luis Felipe. Lo mismo me paso con Goethe. Con mucho afecto, hasta pronto.

  47. Antonio G-T says:

    al 40

    Querido Atamante

    Tendrías razon si el simbolismo no se concretara en Instituciones visibles y operativas. Por eso el principio de mediacion que ha de realizar la sociedad politica, que no es el Estado ni la sociead civil, ha de encarnarse concretamente en una particular Institucion, como lo explicaré en mi proximo artículo.

    La expresion idealismo moral la empleo a menudo para evitar que este valor pueda confundirse con el idealismo intelectual, platonismo o idealismo en la teoria del conocimiento de la realidad, que yo rechazo por ser un empirista crítico. Te agradezco que me hayas dado ocasion para aclarar esta cuestion.

  48. Antonio G-T says:

    al 41

    Mi querido Pered

    En efecto, la funcion mediadora entre Estado y Sociedad la cumple hoy en España, y en toda Europa, salvo en el Reino Unido, la corrupcion.

    Mi esfuerzo vital para llegar a la verdad en la vision de la politica esta compensado con la alegría que me dais cuando reconoceis que mis ideas han cambiado vuestras vidas. No me enfado cuando no soy comprendido, pues se lo difil que resulta reconocer lo nuevo. Lo que me irrita de modo pasajero es que cuando corrijo un error se me reponda por las ramas para no reconocer en el acto que no han comprendido mi texto. Pero esta iirtacion la reservo para los que tienen tanta cultura como incapacidad para la autocritica. Abrazos republicos.

  49. Thùlio says:

    Cuando Antonio evoca Mediación, aprecio un contenido absolutamente distinto al Consenso. La Mediación aparece como la vía de análisis y solución a los problemas de la Sociedad Civil. El Consenso aparece como la vía de reparto y ventaja de estos partidos políticos.

    En la Mediación distingo dos grados y coyunturas. El grado genuino (como génesis y raíz de las relaciones políticas) y el convencional (como acción de procedencia temporal y circunstancial de aquella relación política). El grado genuino lo observo en la propuesta inicial de la Plata-Junta; el grado convencional lo observo en la actualidad. El grado genuino de Mediación plantea la idea y pretende institucionalizar su formulación prístina; el grado convencional, ahora, parte de vicios convenidos y de unos estatus bastardos, que debemos desmontar. El grado genuino contenía una voluntad social amplia y firme; el grado convencional carece de aquella potencia, por vasallaje continuado de la Sociedad. El grado genuino suponía un salvaguardia, una garantía infranqueable para los ventajistas que urdieron su burla; el grado convencional acaece estorbado, prolijo, arduo, heterogéneo y renuente por una sociedad servil.

    Las coyunturas temporales se encuentran, la primera en la muerte de Franco y la segunda en la crisis de la Monarquía y en la impostura de partidos. En la primera mediación se concitan voluntades libres (sin privilegios) y no libres (con privilegios), que casi desde su arranque abocan al fracaso. En la segunda se concitan voluntades libres, que provienen del desengaño, del escarmiento, del descubrimiento de la verdad, de la lealtad a unos principios naturales y universales. En la primera, en seguida, se pone el interés particular por delante del general. En la segunda, no sólo es precedente el interés general, sino que alcanzado el propósito que se plantea, pasa a un plano accesorio, manteniéndose como consultivo o asesor puro.

    No se emplaza a las voluntades no libres, pues no pretenden la honestidad, la libertad ni la verdad.

    Aquella mediación desbarró en corrupción política y social, generó engaños, y la ley permitió “convolutos”; ajusticiamientos sin sentencias; “inestigmatizables”; guerras inicuas; incautaciones y apropiación de caudales públicos; “pelotazos” urbanísticos; desigualdades de género, de origen, de edad, de creencia; se dotó de impunidad absoluta y de mercedes económicas sin Derecho alguno; y degeneró los conceptos, llamando libertad o democracia a lo que ni por asomo lo es. La nueva Mediación se previene de aquellos traidores y publica, fundados en criterios de verdad, los preceptos que regularán las relaciones políticas. Las garantías sociales, las normas de acceso y acción de la política, impidiendo el medro, el favor, el nepotismo, la tiranía efectiva, la manipulación, la ocultación, la cooptación…; igualmente elevará los valores políticos de mérito, voluntad, claridad, responsabilidad, moralidad, equidad, justicia, prestigio…

    La diferencia entre aquella mediación agotada y esta Mediación en marcha, es obvia. A aquella le llaman consenso, a ésta no le podrán llamar de otra forma; no es un término político polisémico. Ya está definido en el MCRC.

  50. Antonio G-T says:

    al 42

    Querido Juan

    Recuerdo bien el escepticismo de Montaigne sobre la posibilidad de alcanzar el conocimiento de la verdad y la justicia. La reflexion que citas es acertada (se teme más a la imaginacion de un mal que al mal mismo). Sin embargo, la investigacion en psicología y la reflexion en filosofia, han descubierto que los sentimientos, a traves de la intuicion, son tambien fuentes de conocimiento. El problema esta en los sentimientos innobles y los egoismos a corto plazo. La vida no puede ser monopolizada por la razon, ni siquiera la vida politica, como en las cuestiones cientificas o técnicas. La lealtad es un sentimiento a la vez que una valor politico de primera magnitud. Pero eso no quiere decir que podamos prescindir de lo racional en un sistema politico que se base en la relacion de igualdad de la verdad con la libertad, es decir, de la inteligencia con la moral, de la cabeza con el corazon.

  51. Carlos Angulo says:

    Querido Antonio:

    Eres generoso con los consejos, sabré asimilarlos. Es muy dificil con la imaginación meterse en la RC y situar en esa ontología los conceptos que vas descubriendo. Es más dificil todavía ser preciso en la terminología, son tantos los prejuicios y vicios adquiridos de la mente, que en la esfera de la política sólo conozco la mercancía averiada. Pero eso está cambiando, porque yo soy el cambio que quiero para España.

    Un abrazo

  52. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    La función mediadora hoy en día es desempeñada por la corrupción propia del enquistamiento de partidos y sindicatos en el seno del estado.

    Se trata de psudopolítica de invernadero donde la “flora” (partidos) en lugar de nacer en la sociedad civil y crecer hacia la política, se crea en el seno administrativo del estado para enraizar como mala hierba en aquella.

    Un afectuoso saludo

  53. Antonio G-T says:

    al 43

    Querido Francisco Alvaro

    Carece de importancia que en algo tan novedoso como la RC se dispare la imaginacion sin base en la realidad, Ahora los visto. Solo cabe añadirte que la division de poderes en la mónada solo atañe al elegido y la comision control de su diputacion. Gracias por tu generosidad mental.

  54. Antonio G-T says:

    al 46

    Querido Alejandro

    Pienso como tu, respecto de los comentarios, Es mejor no hacerlos cuando no se tiene nada de interés que decir ni preguntar.

    En cuanto a tus dudas sobre mi afirmacion de en EEUU se evita la corrupcion inmediata del poder legislativo, han sido generados por mi error de expresion, pues dije corrupcion inmediata cuando debía haber dicho corrupcion directa. Pues no me referia a inmediata en el tiempo, sino en el espacio. Por otra parte, debes de saber que los que no son abogados o licenciados en materias sociales entienden mis textos con mas dificutad que los médicos, arquitectos, investigadores, químicos, fisicos, tecnicos. Pues estos estan mas abiertos a lo nuevo, al carecer de los fuertes prejuicios y falsas creencias de la docencia universitaria. Un abrazo republico.

  55. Antonio G-T says:

    al 50

    Querido Thulio

    Has visto y descrito la Mediacion politica en sentido general. Y eso ayudará a los lectore del blog a comprender mejot mi proximo artículo, que solo tratara de la intermediacion institucional entre Estado y Sociedad. Tu texto es muy rico, de significados y significaciones. Un abrazo.

  56. Pered says:

    Querido Don Antonio y contertulios:

    La monarquía de partidos exige, para integrarse en ella, ser corrupto y/o corruptor; autor o complice. La corrupción como mediadora entre la sociedad civil y el estado explicaría las enormes dificultades que existen en “España” para perseguir los delitos contra la administración pública.

    Explica las cautelas ante ellos de los jueces y las órdenes absurdas del Ministerio Fical, ambas cosas se complementan para que no exista justicia.

    Unos miran con el rabillo del ojo al CGPJ, pues de ese Consejo depende en buena medida su carrera profesional; los otros atienden las instrucciones del Fiscal General, con el respeto reverencial que merece la jerarquía.

    También nos enseña la corrupción como función mediadora a comprender el uso del leguaje en los medios de comunicación y en los discursos de la oficialidad. Un ejemplo es que el rey reivindique la democracia. ¡Habrase visto!

    Pedro M González en su artículo “El Valor de lo radical” toca el asunto de la corrupción del significado de las palabras.

    En él reivindica el término radical para denunciar la falta, precisamente, de democracia, frente a uso de radical como nacionalista violento o alborotador callejero.

    Cuando leemos la prensa, escuchamos la radio o vemos la tele podemos caer en la tentación volver a la escuela para que el maestro nos lo explique bien, eso si el enfado no es superior y solicitamos consejo legal para ver la posibilidad de demandar al venerable profesor que era, precisamente, el que daba a cada palabra su significado preciso, y no hablaba de cosas de las que no podía, porque estaban prohibidas o le podían comprometer; pero no engañaba a sus alumnos.

    La corrupción explica fortunas sobrevenidas o estelares carreras funcionariales de energúmenos malintencionados, pícaros.

    Si el principio de autoridad explicó durante el franquismo que los mandos intermedios tuvieran un comportamiento atroz con sus subordinados, la mediación de la corrupción ha hecho que el esfuerzo personal deje de ser un valor socialmente considerado. Para qué estudiar, para qué trabajar, si lo que importa es “pillar cacho”, lo demás es cosa de tontos, de ingenuos idealistas.

    No se de quién es la frase, quizás sea un rafrán popular, pero aquello de que “los crímenes se olvidan, pero los errores siempre se pagan” es una verdad como un puño. Lo malo es que en “España” los crímenes se administran y ocultan, y los errores propios de la clase política y de la monarquía de partidos siempre los pagan otros.

    Sus errores y pecados nos salen caros, aunque la generalidad de la gente no tenga conciencia de lo que supone la ausencia de libertad política ni de que la función mediadora entre el estado y la sociedad civil la cumple la corrupción.

    Don Antonio, ya estoy esperando con ansia su siguiente artículo.

  57. Antonio G-T says:

    al 58

    Mi querido Pered

    Has escrito un magnifico articulo para el Diario. Alguien debe recopialarlos para volver a publicarlos en él. La frase que citas es culta. Proviene de Francia, como generalizacion de la ejecucion del Duque D’Enghien por Napoleon. Alli se dijo: “es peor que un crimen, es un error”.

  58. pedro ortigosa goñi says:

    D. Antonio, no estoy de acuerdo con la frase que cita al final com.59: Un error, por fatal que sea, nunca puede ser valorado moralmente peor que un crímen.
    Otra cosa: encuanto a la función mediadora entre el poder político y el pueblo, no es la corrupción quien la ejerce, pues no es ente, sino los mass-meddia vendidos al poder económico. Para esto sirve la libertad de expresión en una democracia de mentira.
    Por lo demás, un abrazo y salud y república pronto.

  59. Antonio G-T says:

    al 60

    Mi querido Pedro, te has despistado. ¿Quien va estar de acueddo con aquella célebre frase del cinico Tayllerand? ¿Quien esta hablando de la inexistente mediacion entre el poder politico y el pueblo? Solo nos ocupamos de la mediacion institucional entre Estado y Sociedad. Y los maaa-media no ejercen esa funcion. Solo la de apoyar a los poderes publicos, a los partidos y a las empresas que les dan publicidad. Abrazos

  60. Isidro says:

    “los crímenes se olvidan, pero los errores siempre se pagan”.

    La prueba de que esa frase se cumple la tenemos en 1.-cómo ‘olvidaron’ sus miles de muertos y represaliados los traidores a la ruptura democrática en la Transición…y no pasó nada.

    Y 2.-cómo ya están empezando a pagar por su error de querer jugar un partido amañado entre dos equipos,que juegan horrorosamente al fútbol,se están haciendo trampas todo el rato,el árbitro comprado,el presidente de la federación mirando para otro lado y, lo más grave…sin público.

  61. Rafael Serrano says:

    Queridos repúblicos:

    Asistimos a la fundación del sinecismo(Peirce) de la libertad política que defina y fije los límites del Estado(Poder)con la Sociedad(Mercado),relacionándolos a través del transparente principio de mediación que el grado superior de evolución política de la RC,permite atisbar en el pensamiento del maestro Trevijano.
    Un principio al que separará un abismo,el secreto,las vacías formalidades y el engaño sistemático,que la corrupción inserta entre el Estado de partidos y los grupos empresariales adheridos al Poder.Esa calamidad pública(Saint-Just)de los abundantes privilegios legales que conceden los legisladores de partido está guarecida en la arbitrariedad judicial del Tribunal Constitucional.

    Abrazos de un leal repúblico.

  62. Fernando says:

    Querido maestro, amigos repúblicos:

    La Tierra gira sobre un eje, que descansa sobre una sinfonía sensible.
    El principio que gobierna el planeta es la armonía de los movimientos de innumerables mónadas de materia, en equilibrio mutuo.
    La música de las esferas se compone de melodías simbióticas.
    Todos los seres vivos somos momentos de los ciclos de la Tierra viva.
    Un impulso que se da a sí mismo la libertad de existir.
    Está abierto para dar, recibir y producir.
    Es una mediación creadora de vida.
    La condición humana surge del desarrollo de un sistema de seres vivos.

    “Todo por vivir amando vive”. (Baltasar Eliso de Medinilla)

    Vivir es conocer.
    Alumbramos el mundo mediante un proceso de aprendizaje y desarrollo.
    La posibilidad de que la lógica de la Naturaleza trascienda a las mentes, a la cultura y la política me eriza la piel.
    El camino es libre y bello.
    Un río subterráneo discurre del mar a la fuente.
    Los sentimientos de lealtad son espontáneos en la especie humana.
    Ahora, cuando escribo, tengo la disposición de comprometerme a poner letra a pensamientos.
    La forma informa de mi presencia.
    Llega el día para que la poética y la política participen de la “poíesis”, con sus acciones creativas y productivas.

    Si miro desde afuera
    me asombro.
    Es una sombra,
    la de la Libertad Política.

    ¡Salud!
    Un abrazo revolucionario de Fernando

  63. Antonio G-T says:

    al 63

    Mi querido Rafael

    No quise citar a Peirce, aunque de el tomé los modos de existencia (habito,ley azar) porque el no fue el fundador de la sinocología, y porque el su sinequismo (yo lo escribo con q) es dicil de resumir en una sola frase. Siento partuclar admiracion por Peirce, que fue comapañero de Satayana como profesor en Harward, junto con Wiliam James. En España solo lo han estudiado los catedraticos de lógica y algun metafidsico moderno. Es muy poco conocido. Es una sorpresa muy agradable que entre los miembros del MCRC haya personas tan cultas como tu. No recuerdo donde Saint Just habla de calamidad publica. Pero su honestidad lo justifica, aunque el Terror fuera una calamidad mayor de la quería suprimir. Un muy fuerte abrazo.

  64. Antonio G-T says:

    al 65

    Mi dilecto Fernando

    Otra vez me emociona tu poema. ¡Tan cerca está del rumor de mi pensamiento!

    Si, tu sentimiento esta dotado de razon, conocer es recorrer el rio subterráneo que lleva desde el mar a las fuentes. Ya no puedes retroceder camino abajo, te has comprometido a poner letra a tu pensamiento, aquí y en el Diario. Me fundo contigo en la corriente subterránea, que ya se oye cerca de la fuente, de la libertad.

  65. Rafael Serrano says:

    Mi querido maestro:

    A la persona que ha hecho las disección más lúcida de la Revolución Francesa que yo conozca(sus artículos sobre el mito de la toma de la Bastilla en el Independiente,así lo prueban),resulta insolente tratar de aclarar que el árcangel del Terror,que consideraba imposible reinar de manera inocente y que actuó despiadamente contra la inteligencia política girondina,venía a decir que la abundancia de leyes es una calamidad pública que sacrifica la voluntad del pueblo y provoca su esclavitud civil.

    Con la RC habrá pocas y buenas leyes generales.

    Un fuerte abrazo de repúblico.

  66. Antonio G-T says:

    al 70

    Mi muy querido Rafael

    Ahora lo recuedo perfectamente. Y pensé que si criticó la abundancia legislativa, el pobre no pudo evitar que el mayor numero de Decretos y Leyes se produjera durante el Terror, al tener que intervenir en los asuntos economicos. Desde muy joven sabía que el numero de leyes crece en proporcion inversa a su calidad juridica. Ahora se mide la valia del Parlamento y la Judicatura por su produccion, por el numero de leyes y sentencias que dicten al año. Hay incentivos para los Jueces y Magistrados que pasen del cupo que le asigna el CGPJ. Gracias por recordarme este asunto.

    No recuerdo si narré en el Independiente la escena de la visita de Luis XVI al domicilio en Versalles de los capitostes de la Asamblea, donde estaban esperando ser detenidos ante el rumor de la Bastilla, y que el Rey se precipitó asustado a sus brazos, pensando tambien que lo iban a tomar de rehen, y estos le propusieron ir juntos a Paris para celebrar los horribles asesinatos de la Bastilla, celebrando un Te Deum en Notre Dame en accion de gracias. Así nació el mito de la Bastilla.¡Cuanto me gustaria escribir lo esencial de la Revolucion¡ Pero no encuentro tiempo. Gracis por todo.

  67. José Amador says:

    Respetado Don Antonio:
    Si no he entendido mal, intuyo que la mediación entre el Estado y la Sociedad Civil debe recaer en algo así como la “oposición política”.
    Ya dejó bien sentado que el candidato electo gozará de mandato imperativo de carácter revocable. La articulación de la revocabilidad estará en manos de “la oposición política” es decir los miembros propuestos por los candidatos perdedores en las elecciones, quienes velarán de forma permanente por el cumplimiento y la honestidad del representante y, llegado el caso, acudirán a los tribunales al objeto de destituir al gobernante.
    No aporto nada nuevo a su blog, , y le pido disculpas por no poder contener mi impaciencia a la espera de su póxima clase magistral. Gracias.

  68. Alejandro Pérez says:

    Querido Antonio y amigos:

    ¡Qué horror lo que acabo de descubir en este último comentario (71)! ¿Es posible que se haya pervertido hasta tal punto el sistema jurídico? ¿No basta con la perversión en el mundo científico donde miden tu valía por el número de publicaciones, sino que además la valía de un juez se mide por el número de sentencias que dicta? Con razón somos uno de los países donde más leyes hay y donde menos se cumplen.

    Disculpad el paréntesis, pero soy consciente de los estragos que en la investigación está causando el hecho de “investigar para publicar”, así que no puedo menos que espantarme al ver aplicada la misma fórmula a la Judicatura.

    Un abrazo,

    Alex

  69. Huneifa ibnu Abi Rabiaa says:

    Estimado Don Antonio.

    Creo recordar que fue por allá en octubre de 1993 o 1992, cuando Usted en el programa de la Clave, aludió a una editorial y ciertos artículos del diario El País, para concluir que desde ese medio estaban preparando una alianza entre el PSOE y el PP, en caso de que ninguno de los dos alcance la mayoría necesaria para gobernar. En tales artículos y editorial, veía Usted un alejamiento entre El País y F. González, debido a los críticas que algunas firmas del diario, más alguna editorial venían formulando contra González.
    Podría Usted, nuevamente, ilustrarnos sobre lo que está pasando entre El País y Zapatero, si es qu está pasando algo.
    Lo del “fuego amigo” y “los daños colaterales” dicho por González junto con lo de La Sexta TV , el nuevo periódico de El Público, Mediapro, derechos del futbol, etc, nos tiene sumidos en la confusión.
    Podría Usted aclararnos algo sobre las turbulencias que hay entre el poder mediático y el poder político.
    Muchas gracias

    Atentos saludos.

  70. Antonio G-T says:

    al 72

    Querido Jose

    Claro que aportas algo nuevo a este tema. Pues si la oposicion politica no es la encarnacion del princpio de mediacion, ella no media entre Estado y Soiedad, sin embargo se integra de pleno derecho en la Institucion nacional que realiza esa funcion. No es en el núcleo de cada mónada electoral, ni en la comision de control del diputado, sino en la unica monada nacional, donde se instituye el principio de mediacion, como verás en el articulo siguiente. Abrazos.

  71. Antonio G-T says:

    al 73

    Querido Aejandro

    El criterio de fabricar leyes y sentencias como churros no es una perversion de la practica, sino la norma oficialmente establecida. En los informes anuales sobre la actividad de los legisladores y jueces se presume del trabajo a destajo que realizan como si fuera una virtud. Y se centra todo el problema en la falta de personal y de medios materiales. Abrazos.

  72. Antonio G-T says:

    al 74

    Distinguido Huneifa

    Aunque tengo opinion sobre lo que planteas, no es de mas peso que la tuya. Sin estar informado de manera completa y veraz no puedo emitir un juicio responsable sobre la aparente divergencia con El Pais del nuevo grupo mediatico de la 6 y Publico, claramente apoyado por el gobierno. Claro que la competencia los separa. Pero en este tipo de operaciones políticas, y esta lo es, la cuestion del competidor pasa a segundo plano, aunque a la larga sea decisivo. Saludos

  73. pedro ortigosa goñi says:

    D. Antonio, con mis disculpas por reclamar su atención, reconociendo mi ignorancia política e incultura, pero en lo relativo a la mediación, en este régimen, ¿quién la ejerce sino la prensa? Ella está entre el poder político(estado), y el pueblo(el summun de ciudadanos), puesto que no hay sociedad política, sino pueblo en servidumbre voluntaria.Sin la prensa(¿el tercer poder?) sería inadmisible el binomio estado-pueblo, su conexión. De nuevo disculpas, a la espera de que concrete el órgano de mediación politica de la R.C.
    un abrazo repúblico.

  74. Antonio G-T says:

    al 78

    Querido Pedro.

    No seas impaciente. La prensa no es una Institucion publica. Y la institucion que encarne la mediacion entre dos polos ha de participar de la naturaleza de esos dos polos, el civil y el estatal. Sin ese requisito no habria posibilidad de intermediacion, sino de chalaneo, como hoy sucede. Espera, y veras que sencilla es la solucion.

  75. Luis Sanchez de Rojas says:

    Si pudiera imaginar a la sociedad civil española del futuro, con la fortaleza suficiente para civilizar a los que hoy son partidos y sindicatos estatales, vería el proceso de decantación de la sociedad politica, que extraiga de su seno esa institución que medie entre Estado y Sociedad.

    Como no es así, esperaré con ansiedad el próximo escrito del Maestro.

    República y lealtad.

  76. Antonio G-T says:

    al 80

    Querido Luis

    Vengo repitiendo desde el principio que dada la naturaleza humana, solo podemos mejorar su vida colectiva mediante instituciones inteligentes. Es evidente que la sociedasd actual, como bajo Franco, se comporta de acuerdo con la barbarie de sus instituciones politicas. Si queremos que cambie de conducta no será dándole moralina, sino instituciones inteligentes. Y eso es lo que hará la REC. Lo que mostraré enseguida es cual es la institucion que, por su inteligencia objetiva, por su adecuacion natural a la funcion que desempeña, realizara la intermediacion entre Estado y Sociedad. Abrazos.

  77. Isidro says:

    D.Antonio,yo no pensaba intervenir ,sino ser paciente y esperar su artículo.Pero la tentación me ha podido.La institución mediadora será la Asamblea,digo yo.

  78. Jaime says:

    Querido Antonio, estimados repúblicos:

    Tras la lectura del ensayo sobre el “Principio de mediación” he recordado, no sé si muy a propósito, la figura del Defensor del Pueblo, institución conocida en otros países con el sustantivo sueco “ombudsman”. Las traducciones que he encontrado de ese vocablo nórdico se refieren a “representante del ciudadano” y se presenta como mediador entre la sociedad civil y las instituciones políticas. Este impecable cometido original de mediar entre ambas realidades se desvirtúa en el momento en que esta figura –como sucede con cualquier otra institución o entidad- se encuadra en el contexto de una oligarquía de partidos, como ocurre en España. Deja de verse como un representante y es denominado “defensor”. Es entonces cuando una institución de este jaez deja de tener importancia y pasa a ser de las consideradas de “perfil bajo”, como se dice ahora.

    En un Estado que se autoproclama democrático, y en cuya Constitución el legislador reconoce que la soberanía reside en el pueblo español, hay pocos despropósitos que sobrepasen al de establecer y reglamentar una institución cuyas funciones son las de defender a éste, al soberano del poder. La existencia del Defensor del Pueblo tal como se concibe en nuestro país es una prueba evidente –una más- de que el poder no emana del Pueblo, sino que está en otra parte, en un lugar en donde se originan los ataques de los que hay que defenderlo. Sabemos que el actual ostentador del cargo es Enrique Múgica, hombre del PSOE ya en los infames años de la Transición. Quizá en pago a los servicios prestados, se le ha otorgado esta prebenda. Y es aquí donde reparamos en que el Defensor del Pueblo adolece de la misma falta que cualquier otro miembro de las Cortes: que es elegido por los jefes de los partidos políticos, con lo que desaparece el vínculo entre sociedad civil y Estado que se le podría suponer a esta institución.

    Sólo con la República Constitucional, sinónimo de Democracia, se puede rescatar el papel de una entidad mediadora; la figura del Defensor del Pueblo dejará de tener utilidad (aunque sea sólo puramente cosmética, como sucede ahora) y podrá establecerse una entidad que medie “verídica y visiblemente” entre el poder estatal y la sociedad civil.

    Un atento saludo.

  79. Antonio G-T says:

    al 82

    Quertidfo Isidro

    Eso es evidente. La cuestion esta en qué clase de Asamblea. No desde luego la existente en Europa desde el final de la guerra mundial, ni el Parlamento ingles, pues todos son meras cajas de resonancia de los partidos. Y tampoco puede ser institucion puramente estatal. La novedad de mi teoria sobre la division de poderes es que tambien afecta al poder legislativo. Pero no me quiero adelantar a lo que derivará de modo natural, evidente y razonable, de mi analisis.

  80. Antonio G-T says:

    al 83

    QUERIDO jAIME

    Como dices timidamente, donde hay democracia representativa, la sola existencia de un Defensor del Pueblo, aqui y en cualquier pais mas civilizado, pero tan inculto en politica como el español, es un insulto al pueblo. Pues es él quien se defiende a si mismo si cuenta con instituciones que se lo permitan. Y si no tiene esas instituciones, la figura del Defensor del Pueblo corresponde a la del payaso en el circo de los partidos. La sola idea me repugna.

  81. David Serquera says:

    Querido Antonio,
    Como noticia curiosa he sabido a traves de Carlos Angulo que Jesus Navas va a formar un partido politico. A su accion la llama “Tomar partido”. Queda claro su explosion de furia cuando proclamaste que el MCRC nunca se convertiria en partido politico. Y nunca lo hara!

  82. Pablo says:

    Nos tiene Ud en un sin vivir. Como no se nos revele Ud pronto vamos a terminar proponiendo a los Gobernadores Civiles como mediadores. Ya sé que lo hace por nuestro bien pero, por favor, no sea ud cruel (dicho sea esto con una amplía sonrisa).
    Salud

  83. Antonio G-T says:

    al 87

    Querido Pablo

    Las ideas nuevas son como los regalos. No se anuncian ni describen antes de entregarlos. Ni se descubren sin el delicado ceremonial de la desenvoltura. Lo que mas emociona no es el objeto en si, una vez descubierto, sino el proceso, que termina en la comprension de por qué ha tardado tanto en manifestarse. Cuando leais mi articulo, ya sabeis antes de empezar que Isidro ha adividado que se trata de la Asamblea. Pero eso no significa nada si no se parecerá a niguna de las existentes. Esa es la emocion del regalo. Que es unico en su especie. Y responde con exactitud lo que esperais. Algo que transformara de cabo a rabo la naturaleza de la Asamblea y la vida politica de los diputados. No exagero. Lo vais a comprobar enseguida. Lo que me lleva tiempo no es el empleo del sentido comun que conduce a tan maravillosa inovacion, sino su fundamento en la tradicion del mejor pensamiento sobre la idea de representacion. Hasta muy pronto, has alegrado la noche con tu fino humor. Abrazos.

  84. C. Galán says:

    ¡Qué importante es el Principio de Mediación para la RC! Estoy deseando saber cómo se compone la Asamblea. Está todo tan claro.

    Saludos afectuosos a todos

  85. José says:

    Recuerdo que durante la transición viví lo que podría ser un hecho de mediación política entre el Estado y la sociedad civil.

    En los años postreros de la dictadura y de modo espontáneo, en mi pueblo se fue conformando una especie asamblea compuesta de personas de diversas ideologías con el único denominador común del interés por la política, que informalmente celebraba reuniones -primero clandestinas y después abiertamente- donde se hablaba de política en general, problemas locales y sobre todo del posible tránsito a la democracia. Muchas de ellas formamos parte de la Junta Democrática local.

    Pues resulta que antes y después de las elecciones del 77 el Ayuntamiento franquista, desposeído ya del poder absoluto que venía administrando, comenzó a llamar a los que consideraba mas representativos de esta asamblea informal cuando tenía que tomar decisiones importantes para el pueblo. Esto vino sucediendo hasta que se celebraron las elecciones municipales en el 79.

    No tengo claro que a aquello respondiera al concepto de intermediación política entre el Estado y la sociedad civil, pero a mi me parece que encaja en el concepto tal como lo explica don Antonio.

    Salud

  86. Antonio G-T says:

    al 90

    Querido Jose, compañero en la Junta Democrática

    Lo que cuentas pasó en muchos pueblos. Aquello fue un conato del poder paralelo, que yo queria consolidar en toda España antes de negociar nada con el Gobierno de la Dictadura, que no podía ser otra cosa que el traspaso de poderes a un Gobierno provisional que ofreciara garantias de imparcialidad, reconociera en un solo acto la legalidad de todas las organizaciones, salvo las terroristas, y abriera un periodo de libertad constituyente para decidir al cabo de un año, en un referendum, la forma de Estado y la forma de gobierno. Pero ese conato de poder paralelo no era mas que una mediacion de hecho. Mientras que yo hablo de una mediacion institucional, o sea, de derecho. Me ha sido muy agradable saber que pertenecistes a la Junta Democrática. Gracias por tu interesante comentario. Fuertes abrazos.

  87. C. Galán says:

    Al 90

    Estimado José:

    Es verdad lo que usted dice, pero en mi zona dejó de funcionar en el año 77 que es cuando aparece la militancia de base del PSOE. Aunque antes ya había empezado a funcionar mal, desde que detuvieron a D. Antonio. Teníamos que tirar de la militancia del PCE y eso era como dar con un adoquin (salvo honrosas excepciones). No había la democracía interna que hubo anteriormente. Ya dije en mi relato que habíamos conseguido muchas libertades políticas. Ahora que lo pienso, creo que aquello podría haber llegado a ser un Principio de Mediación si hubiese habido democracia. Nacido de la base.

    Saludos

  88. C. Galán says:

    Al 91

    Querido D. Antonio:

    Al viajar en el tiempo, he tenido un lapsus. Es verdad que estábamos en que van a ser instituciones.

    Saludos afectuosos.

  89. Antonio G-T says:

    al 92

    Querida C. Galan

    Solo deseo ratificar lo que cuentas. Durante los 4 meses que estuve en Carabachel, la Platajunta se reunió 5 veces, cuando antes lo hacíamoa semanalmente, y no acordo accion alguna. Al salir de la carcel, lo primero que hice fue convocarla urgentemente, y les reproché a todos su pasividad. Quise que se sintieran culpables, para que en compensacion acordaran una gran manifestacion nacional por la libertad y la amnistía. Cosa que con unos pretexto y otro se demoró hasta octubre. Yo presidi la de Las Palmas, cuyo éxito de unidad y participacion todavía se recuerda. Con todo mi afecto.

  90. pedro ortigosa goñi says:

    D. Antonio, soy impaciente porque el tiempo histórico apremia a desvelar la verdad y las posibilidades del hombre como ser cívico y social.Estamos en una encrucijada. Encuanto a la prensa como mediadora, me refiero en el estado actual de cosas, no que sea al entidad ideal. Ella(hoy, corrupta y vendida al capital), como antes la iglesia, bendice este régimen y crea opinión y valores falsos.
    En fin esperaremos su siguiente artículo. ¿Y su libro sobre crítica y estética, ¿se puede adquirir? Gracias por su atención y pciencia.
    Salud y república.

  91. C. Galán says:

    Al 94

    Querido D. Antonio:

    Al meterlo en la cárcel es cuando lo traicionarón. Lo confirmo porque en las bases de los partidos se notó.

    Con afecto

  92. Antonio G-T says:

    al 95

    Querido Pedro

    Ahora he comprendido lo que decias. El libro de critica de arte y filosofia estética se esta ya imprimiedo en China. Dado el tiempo que necesita el transporte en barco, la editorial mejicana cree que se distribuira en la primera quincena de noviembre. Gracias por tu interés. Hace un rato he terminado de completar la idea de la representacion politica, que permitira a la RC institucionalizar en la Asamblea el principio de mediacion. Mañana la pondré negro sobre blanco. Y si las visitas profesionales me lo permiten la publicará el sabado para calmar la impaciencia.

  93. MessageInOut says:

    Apreciados compañeros:

    Voy a hacer lo que no debo. No intento adivinar lo que piensa García-Trevijano, eso es imposible. Pero sí decir lo que yo espero de la Sociedad Política y las funciones que me parece deseable que realice. Dejo claro, pues, que no conozco la solución, ni quiero aventurarla. Pero sí algunas de las condiciones de contorno.

    La prensa —como alguno ha dicho— no puede mediar entre la Sociedad Civil y el Estado. Ninguna empresa puede mediar en exclusiva, porque está contaminada por el poder y por sus propios intereses.

    Antes, habremos de definir qué es mediar. Mediar es estar en medio; a veces, tomar un término medio entre dos extremos. Es conectar (y amortiguar); también interceder por la sociedad civil ante el Estado; es interponerse, si es necesario, entre ambos, procurando reconciliarlos. La Sociedad Política, por lo tanto, estará constituida por seres humanos que, sin participar en el Estado, surgen de entre la Sociedad Civil impelidos por su interés en la cosa pública, en el buen funcionamiento de la República Constitucional.

    La sociedad civil y el Estado no tienen nada que ver, según mis tesis, que son las de los epicúreos. La sociedad civil es cosmopolita, y realiza la vida natural, distinta de la artificial del Estado. Mi epicureismo innato, exacerbado por el desengaño de esta monarquía autonomista, me hace abrazar la filosofía abstencionista. Abstenerme e inhibirme es lo único que me da la felicidad, mientras no aparezca una verdadera sociedad política institucionalizada como mediadora y una representación política verdaderamente democrática.

    La Sociedad Política estará constituida por todos los individuos y organizaciones que se hallan interesados en pertenecer a ella: partidos, sí; pero también toda otra persona u organización que se sienta incumbida por la cosa pública. Es una forma de poder que interviene y conecta sociedad civil y Estado y vela por el sostén de los principios de la República Constitucional: no legisla ni ejecuta ni juzga. Esas son funciones del Estado, de los hombres democráticamente elegidos para ello.

    La Institución Mediadora (IM) surgirá de la ciudadanía, como los propios componentes humanos del Estado, es decir: no puede ser una función exclusiva de élites universitarias, de aparatos judiciales, de comisiones de técnicos, de aparatos partidarios, de sindicatos. La IM obtendrá su legitimidad de la sociedad civil, pero ya no será la Sociedad Civil. Ni será el Estado, es decir, ninguno de los Poderes del Estado, tal como actualmente se los conoce. La IM tiene que parecerse, en cuanto a eficacia y funciones, al instrumento de mediación entre los ciudadanos de la mónada republicana y el diputado electo por la misma, ya definida como Comisión de Control del Diputado. La IM discutirá, por tanto, la omnipotencia de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. La IM operará por un procedimiento distinto al de las cuotas de participación de las ideologías, de los partidos. La IM garantizará la libertad política e impedirá que se intervenga o legisle sobre cuestiones que son materia de derechos individuales inalienables.

    La IM se parecerá mucho a una Asamblea Nacional de Garantías Republicanas.

    Eso es lo que pienso (lo que espero que suceda alguna vez), sin saber a lo que me refiero aún. Pero sé que ya pertenezco a esa Sociedad Política, aunque no deseo ser representante de la ciudadanía en el Congreso, ni abandonar mi trabajo actual.

    Salud.

  94. Antonio G-T says:

    al 98

    Mi querido Messagein

    Te has acercado tanto a la solucion del enigma, al comenzar tu reflexion, que por poco te quemas Pero luego te has alejado mucho. Es admirable que seas capaz de reflexionar tan cerca de la verdad, sin tener conocimientos historicos, juridicos y filosoficos que te ayuden. No podias avanzar porque dogmas, como el poder legislativo del Estado, te parecen intocables. Te aseguro que cuando leas mi artículo, veras la ceguera de toda la filosofia politica, que en lugar de inferir las ideas cde la observacion de hechos, las deducen de otras ideas anteriores. Asi se forman los dogmas politicos que nos atenazan en la servidumbre voluntaria, hasta que alguien tiene el atrevimiento intelectual de romperlos. Un fuerte abrazo.

  95. MessageInOut says:

    Don Antonio:

    Entiendo perfectamente lo que me dice. Y es cierto lo que apunta. Sepa que he dudado durante horas. Pero, claro: no iba a sugerir la modificación de los fundamentos del Poder Legislativo (es decir: que pudiera asumir todo lo que he expresado como deseos, y que se resume en una palabra: garantías), sólo porque me pareciera el más cercano a la verdadera mediación con la ciudadanía. Tal como dice usted, me ha parecido intocable su función exclusivamente legisladora y, sobre todo, ¡su pertenencia incuestionable al Estado!

    Por otra parte, no hay nada de extraño en mi caminar muy cerca de la verdad sin verla. Tiene su origen en la propia diferencia que existe entre los hombres intuitivos, pero incultos, como Einstein (al menos, en 1905), y los verdaderos sabios, como Poincaré.

    Lo que está usted a punto de proponer me parece ya admirable (si la velocidad de la luz es un invariante universal… ¡el tiempo es relativo!)

    Reciba un fuerte abrazo, Don Antonio García-Poincaré.

  96. Antonio G-T says:

    al 100

    Mi querido Messagein

    La intuicion es una segunda inteligencia que deriva del sentimiento y la estética de lo verdadero. Como veras en mi libro de creitica de arte, ahi he dejado actuar a mi intuicion porque no hay otra forma de llegar a los secretos de la belleza. Pero el habito de jurista sistemático me impide acudir a él para llenar mis lagunas. Me agrada que me llames Poincaré pues conozco su titánica obra. Estoy deseando darte el placer de apreciar y disfrutar la simplicidad científica de la tesis revolucionaria que he construido, contro la tradicion de la filosofía politica. Gracias una vez mas por tu generosidad.

  97. Isidro says:

    D.Antonio,como nos va a tener en vilo hasta el sábado,no le va a quedar más remedio que leer algunas reflexiones de ‘aventureros’ como el que escribe.Está claro que lo que diga,en mi caso,hay que atribuirlo en un 98% a mi intuición(que no será como la de Einstein,pero es la que tengo);el 2% restante,está claro que lo he aprendido aquí.

    Era obvio que la institución que nos representará,y por eso será nuestro intermediario,va a ser la Asamblea.¿Qué características nuevas tendrá respecto a lo que hay ahora?.Si hablamos de España,todas.Sabemos que será representante y representativa de la sociedad civil,cosa que ahora no ocurre.También preveo que a medida que pase el tiempo,cuando se sucedan varias elecciones legislativas,cuando se revoquen ó no se vuelvan a elegir a los candidatos que traicionen la lealtad a los electores,etc…Todo eso,hará que la representatividad de la Asamblea,con los años, sea aún mayor que al principio,y refleje la pluralidad y los cambios de todo tipo, inherentes al devenir cotidiano de cualquier sociedad civil.Sólo esto quería decir.

  98. Antonio G-T says:

    al 102

    Mi querido Isidro

    La intuicion tiene poco camino en este asunto. Y ya es bastante que intuyeras el locus donde se encarna el princpio de mediacion. Ahora te ha equivocado el uso vulgar de las palabras. No es lo mismo representacion y representatividad. Lo que es representante no es representativo y a la inversa. En la Asamblea está la representacion. La representatividad en muchas instituciones, pues es concepto simbolico. Se dice democracia representativa porque tiene representacion, no porque sea representante. El gobierno es representativo de España pero no representa a la sociedad. Para ser representante hace falta un acto especifico de apoderamiento. La eleccion del Jefe del Estado, y Presidente del Gobierno, no da poderes de representacion. Simplemente se le elije para que ocupe un cargo en el Estado, cuyas funciones estan definidas.

    En cuanto a la novedad de la Asamblea, lo que dices no sería suficiente para calificarla. El cambio es mucho mas profundo.

  99. C. Galán says:

    Al 103

    Querido D. Antonio:

    Creo entender, como ya se ha reflejado antes, que el principio de mediación del Estado actual es la corrupción. La sociedad civil le da el apoderamiento a los corruptos para que la represente. Observo que si esto es así, la cadena para llegar al Estado sería pasando por el CGPJ a su vez parte del Estado. Esperando con impaciencia su próxima lección. Reciba afectuosos saludos

  100. Francisco Peñas says:

    Querido Maestro:
    ” Los sentimientos (nobles)a traves de la intuición son tambien fuentes de conocimiento”
    Cuanto bien nos esta devolviendo a los viejos militantes del racionalismo-glaciar del marxismo-leninismo.pensamiento maozedong.GRACIAS

  101. Isidro says:

    Admito que no puedo comprender sin leer su artículo ,lo que nos va a desvelar en el este sábado.Eso ya lo intuía(nunca mejor dicho),y de ahí que me autocalificara de aventurero.

    Pero creo que no confundo representación con representatividad.Me he visto muchas veces su video de Totana,lo del apoderado(representante),lo de la correspondencia,imagen especular(representatividad).Escribí que la Asamblea ostenta esas dos funciones sabiendo lo que ponía;también se que el ejecutivo no es nuestro representante,pues si el presidente de la República elige sus ministros,lo representaran a él,no a la sociedad civil.Lo que si nos representa es la composición de la Asamblea,pues la elegimos nosotros en cada mónada.Sólo quería resaltar que en el caso de la Asamblea se dan las dos circunstancias:los diputados son nuestros representantes,y la Asamblea como tal es representativa de la sociedad.Se que no he descubierto nada,pero también creo que no estoy en un error si digo esto.

  102. C. Galán says:

    Creo recordar que el CGPJ de las Leyes Fundamentales del franquismo no cambió absolutamente en nada y tal cual estaba pasó a ser parte de la constitución que nos impusieron. Por lo tanto el actual Estado continúa valiendose de la misma Institución como principio de mediación. Además de la iglesia católica apostólica romana desde la Edad Media.

    Saludos afectuosos

  103. C. Galán says:

    Me he referido a la iglesia católica como principio de mediación desde la Edad Media, porque considero que antes ostentaba el poder. Disculpadme.

  104. Antonio G-T says:

    al 106

    Querido Isidro

    Lo has aclarado muy bien. Perdona, pero fui yo quien no comprendio el sentido en el que usabas la expresion representatividad.

  105. Pered says:

    Querido Don Antonio:

    Lamento, habiéndole seguido durante meses y debiendo conocer su pensamiento, no soy capaz aún de anticiparle la respuesta, pero creo que tiene que ver con la eficacia de mandato imperativo, tal vez la mónadas, pero esto me crea un cierto conflicto con la idea que tengo de lo que son o deben ser las mónadas.

    Por otra parte quiero decirle que este último artículo a generado un ambiente de novela de misterio muy divertido.

    Al que acierte le regalo una paletilla pata negra, y a Vd. otra, faltaría más.

    Saludos

  106. jaime martinez says:

    Querido señor Trevijano:usted tieneveite años mas que yo, ha estudiado mucho,yo tambie he estudiado. Me siento analfabeto, pero su blog me estimula. He leido todos sus libros y artículos y me entusiasman.Pero hay artículos filosóficos y de concepto que no los puedo asimilar bien. Es culpa mía. En el nº 3 no me expresé bien. Quería decir, tomando la frase o lo que sea de Kant: por muy completa que sea la teoría hace falta un término medio entre ella y la práctica. Y quería decir que qué trmino medio tenemos nosotros entre su mara villosa o super conceptuada teoría de la RC y los medios para que podamos llevarla ala práctica. Si usted se hubiera hecho en su momento con el control del País probablemente estaríamos hablando de otra cosa. Hace muchos años fui socio del Ateneo de Madris. Ahora vivo en Barcelona y lamento no poder seguirlo más de cerca. Perdone mi estulticia a pesar de que tengo 62 años y soy doctor en Historia. Gracias.

  107. jaime martinez says:

    La Tercera República Francesa fue la república de los profesores. ¿Qué queremos nosotros hacer, la República de los Intelectuales?.En Francia para llegar a la III, hubo que hacer muchos pasos, y para llegar a la V, pasar por el desastre de la IV muy parecido al Régimen actual en Esapañ. Me conformaría, y esto se que es una aberración para la RC que tuvieramos una República como la francesa. Para eso necesitaríamos muchos años de escuela laica, de pensadores como usted pero que dicho pensamiento se pudiera difundir desde las enseñanzas básicas. Necesitaríamos estadistas, pensadores y muchísimos años.Necesitamos un gobierno de Unión Nacional. Cambiar el sistema de elecciones etc. Perdone por mis obviedades y por decir lugares comunes etc. Un abrazo. Jaime

  108. Antonio G-T says:

    al 112

    Querido Jaime

    Me ilusiona dialogar contigo y desahorar una de mis pasiones irrefrenables, la historia. En tu comentario cometes el error de creer que lo mas parecido a lo hoy tenemos en España fue la IV República francesa. Pero como sabes aquella era parlamentaria, por ser representativa, mientras que esta Monarquía no es parlamentaria, sino de Partidos, por no ser representativa.

    La V Republica es mejor que los demas sistemas europeos, pero no democratica, ni puede evitar la corrupcion, porque no hay separacion real de poderes donde el Gobierno designado por el Presidente de la Republica tiene que ser aprobado por la Asamblea. No es nuestro modelo, salvo en el sistema electoral. Un abrazo.

  109. pepe crespo says:

    Genial el video de su conferencia en Totana. Resume muy bien en frases cortas y incisivas la farsa de la transición.

  110. antonio says:

    Le felicito por su claridad de expresion en la entrevista realizada por el sr. jesús quintero en su programa Ratones Coloraos.

  111. Nico says:

    Creo haber entendido (y ello debo agradecerlo al autor de este blog) esta entrada/artículo, que considero la más fundamental de cuantas he leído hasta ahora.

    Sin embargo, y aún a riesgo de que nadie me responda por lo tarde que llega este comentario, necesito ayuda (con franqueza lo reconozco, y algo de estupor), para entender esta frase “La mediación institucional del lobby legalizado en EEUU y la separación de poderes evitan, allí, la corrupción inmediata del legislativo,”

Los comentarios están cerrados.