ACCIÓN GRADUAL

Si no es utópica ni puramente descriptiva, si contiene algo de orden normativo o prescriptivo, toda teoría política es una llamada o convocatoria social para realizarla en la sociedad y en el Estado. Entendida como los pensadores franceses que la crearon, la filosofia de la acción no tiene esa finalidad. Solo se interesa por la naturaleza metafísica y óntica de la acción humana. Para evitar repeticiones sobre la acción política que reclama la teoría de la República Constitucional, me remito a los artículos “Esquema Republicano” y “Proceso Republicano” (dos y cinco de julio pasado), de los que el presente ensayo es su continuación.

Una teoría que ha identificado la verdad política con la libertad de acción colectiva, comienza a ser activa con ese descubrimiento. A diferencia del efecto contemplativo causado por las verdades puramente teoréticas o estéticas, el conocimiento de la identidad verdad-libertad produce al instante una verdadera con-moción, es decir, un impulso instantáneo de moverse hacia los demás, en busca de compañía para vivir en la verdad con la acción colectiva de la libertad. Una conmoción mental y espiritual que se traduce en determinación para la acción, en estar dispuestos a la libertad.

Esa determinación es, por sí misma, una acción espontánea y horizontal, distinta de las acciones basadas en la verticalidad de las relaciones organizativas. El impulso para la acción colectiva que haga obrar a la libertad política, no proviene de tendencias altruistas carentes de otros campos de satisfacción. Ni lo causan sentimientos de culpabilidad sublimados en un deber social. Tampoco responde a la aspiración existencialista de una vida auténtica, creyente de que hacer “algo” es hacerse a sí mismo. Pues si ese algo es libertad colectiva, todos se hacen a sí mismos y a los demás.

El ímpetu del nuevo saber, el de la verdad-libertad, sale de una inspiración intuitiva. La de que es posible realizar lo tanto tiempo deseado, y que parecía imposible: una creación cultural y política, donde se disuelva la servidumbre voluntaria y se resuelvan los conflictos sociales, en la polaridad opositiva Estado-Sociedad. Una polaridad que engloba y supera las explicaciones hegelianas o marxistas de la historia, al ser explicativa y resolutiva de conflictos sociales de carácter funcional o mecánico que no tienen naturaleza dialéctica.

Una obra de tal envergadura requiere un agente social de potencia similar, y un proceso de realización dictado por la propia obra en cada una de sus fases de ejecución, como en la creación de las grandes obras de arte. El tipo de actividad de una acción gradual.

La primera fase comenzó con la creación, asimilación, difusión y divulgación, en Internet, de la verdad-libertad. Esta etapa no terminará hasta que la importancia difusora del Diario digital, de pronta edición, la distribución de mi nuevo libro “Hacia la República Constitucional”, las conferencias, seminarios, folletos y toda clase de intervenciones en actos públicos, que realice el excelente equipo de escritores y oradores, formado durante la creación articulada de la Teoría, aseguren la participación de miles de repúblicos de toda España en la asamblea fundadora del “Movimiento de Ciudadanos hacia la República Constitucional”. Con un trabajo inteligente y constante, esta meta puede alcanzarse aproximadamente en un año.

El segundo grado del proceso se iniciará con la concreción de la acción colectiva que ha de conquistar la libertad política constituyente. La definición de esa acción específica no se puede abandonar a la espontaneidad horizontal de una serie de repúblicos. Para que se integre en una acción gradual y progresiva, esa serie ha de transformarse en agrupación, y ésta en movimiento social y cultural. Su acción específica será definida en la ponencia estelar que deberá aprobar la asamblea constituyente del MCRC. Ahora no podemos concretarla, tanto por desconocer el estado de la situación política en ese momento, como por obvias razones estratégicas de prudencia, de las que no se debe excluir una acción original y sorprendente.

El aplazamiento de la acción decisiva no impide, a la actual serie de repúblicos, participar en iniciativas tendentes a crear un ambiente social y político propicio al cambio de la Monarquía por la República Constitucional, como la abstención electoral; la deslegitimación de la clase política; la denuncia de la corrupción endémica de la Monarquía de Partidos; la explicación de las causas del independentismo y del modo de superarlas, con las Instituciones de la democracia en la República Constitucional.

Sin claros antecedentes históricos sobre el tipo de acción, continua y pacífica, que pueda llevar al tercio laocrático de la sociedad hasta la conquista de un verdadero periodo de libertad constituyente -donde la sociedad gobernada elija, en referéndum plural, la forma de Estado y de Gobierno-, no podemos imitar las acciones políticas que tipificaron los movimientos anarquistas hacia la huelga general revolucionaria, ni las derivadas de las estrategias del doble poder, definidas por Lenin y Gramsci, en coyunturas históricas de excepcional violencia civil, como métodos de conquista del Estado, mediante la praxis de un partido de la clase obrera, en lucha abierta contra las clases pequeño burguesa, burguesa y capitalista. Tampoco nos sirve de ejemplo, pese a que no hubo víctimas, la marcha fascista sobre Roma.

Nuestra teoría de la verdad-libertad, y la propia naturaleza democrática de la República Constitucional, son incompatibles con cualquier tipo de acción que se proponga la conquista del Estado, pues su único objetivo es la conquista de la sociedad civil o, mejor dicho, la conquista de la hegemonía política en todos los ámbitos culturales de una sociedad plural y moderna.

Por ser pública, continua y gradual, la acción república se separa abismalmente de las acciones secretas, repentinas, discontinuas y técnicas, que Malaparte consideró típicas de los golpes de Estado.

Por ser ciudadana, se distingue ontológicamente de la praxis marxista, que pretendió dar conciencia de clase al movimiento obrero, frente a la identificación de la clase burguesa con el Estado. Una conciencia unitaria de clase autosuficiente que el movimiento sindical no podía dar, al estar basado en la obtención paulatina de mejoras laborales, mediante huelgas parciales y pactos con el enemigo patronal, a quien legitimaba en tanto que parte contractual propietaria de los medios de producción.

Y por ser coherente con la teoría de la que se desprende, la acción república combinará el principio de individuación con el de individualización, para hacer del distrito electoral la mónada de coordinación del movimiento ciudadano por la libertad política.

Anuncios

210 thoughts on “ACCIÓN GRADUAL

  1. Tony Díaz says:

    Mi querido Maestro:

    He leído detenidamente este artículo, me ha llegado a lo más profundo de mi ser. Siento la necesidad de participar más activamente, ¡hay tantas cosas por hacer!. Como podrá observar le escribo con el corazón y no con la cabeza, por eso, don Antonio, le pido disculpas anticipadas por si digo alguna barbaridad.

    Desde el descubrimiento de la verdad=libertad, tengo la sensación de que todos nosotros estamos escribiendo las paginas más gloriosas de la historia de España. Gloriosas porque son páginas cargadas con las tintas de la verdad y la libertad, tan ayunas en este España nuestra. Me ruborizo al escribir esto, pero estoy en el pleno convencimiento de que es así. Tengo la sensación que deben sentir los locos cuando se creen en posesión de la verdad y nadie les hace caso. Soy consciente de que la conquista de la libertad política no puede hacerse precipitadamente, pero… quiero derribar tantos barrotes, tanta servidumbre, tanta mentira, tanto engaño, que los días se hacen eternos. La libertad política nos espera en algún lugar, está ahí, está al alcance de nuestras posibilidades. Somos hoy muy pocos los que podemos verla tan cerca, mañana seremos más, pero para esa suma, la libertad nos pide el sacrificio de nuestro tiempo, el sacrificio de nuestras inteligencias. ¡Nos pide tan poco, a cambio de tanta felicidad!.

    Con amistad honda. Tony.

  2. Antonio G-T says:

    al

    Mi amigo Tony

    Si la gloria está en la verdad, no tengas dudas de que en la historia de las ideas jamas se han escrito paginas tan hermosas y conmovedoras. El principal enemigo de nuestro MCRC está en la impaciencia. Pero es preferible sujetar las ganas que tener que impulsarlas. Y tambien te aseguro que lo mejor está porvenir. Pues no hay teoria que valga sin la accion que demanda. La emocion verdadera estará en las acciones libres que se deriven de la teoria y compremetan la vida de decenas de miles de ciudadanos. Solo entonces nos daresmos cuenta de lo que habremos realizado. Yo no tengo necesidad de frenarme, porque veo con claridad el futuro, y me eduqué desde la infancia en no confundir mis deseos con la realidad. Un fuerte abrazo.

  3. JMGA says:

    Querido Don Antonio, me va a permitir que subraye una parte de su artículo que me parece de una importancia vital para la acción.

    “Nuestra teoría de la verdad-libertad, y la propia naturaleza democrática, de la República Constitucional, son incompatibles con cualquier tipo de acción que se proponga la conquista del Estado, pues su único objetivo es la conquista de la sociedad civil, o mejor dicho, la conquista de la hegemonía política en todos los ámbitos culturales de una sociedad plural y moderna.”

    El problema es, como se conquista a una sociedad civil tan conformista como la actual y tan convencida de que viven en una democracia. Tan acostumbrada a que le digan que “confíe en las instituciones”, tan habituada a aceptar la tutela.

    Uno puede ir con mucha alegría y buena fe a explicar la República Constitucional, como es la actual forma de estado y gobierno, y como se podría cambiar a una mejor forma republicana y democrática(separación de poderes, etc). Pero en muchos casos, en vez de obtener una respuesta favorable, la gente se asusta y sale despavorida como si hubieran visto al Diablo. Bueno…que le voy a contar a usted.

    La gente teme lo que huele a revolucionario, suelen asociarlo con violencia, y sienten amenazada su seguridad, independientemente de que el miedo sea justificado.

    Semejante bomba atómica intelectual asusta a la gente porque ven minadas sus convicciones. Aunque muchos lo sospechan, les cuesta creer que han sido engañaos durante tanto tiempo. Es como el niño que descubre que los reyes son los padres.

    Ademas el sentimiento grupal es fuerte, la gente suele confiar en las ideas mayoritarias(lo que se dice en los medios, etc) y desconfía de pequeños grupos con ideas políticas “raras”. Y es que hay que tener en cuenta que lo del MCRC no tiene comparación con nada de lo que hay actualmente en España.
    Hay que valorar el efecto que esto tiene, porque si se emplea mal, puede volverse en contra. Como decía usted D.Antonio, la impaciencia no es buena aliada.

    La estrategia para conquistar esa sociedad civil tiene que ser en pequeñas dosis bien dirigidas y por genuino atractivo, pues intelectual y políticamente estamos bien dotados. Vamos, que tenemos posibilidades de éxito.
    Aunque por muy bien dotados que estemos, no es inteligente acosar con nuestros poderosos atributos a quien queremos conquistar. Nuestra misión es atraer, conquistar, no asaltar. Por mucho que creamos que nuestros atributos lo merezcan.

    Saludos.

  4. Alejandro Pérez says:

    Querido JMGA:

    Mientras te responde Antonio, me tomo la libertad de decirte que también me asaltan algunos de los temores que comentas (el miedo que sienten los demás hacia ideas “nuevas y raras”, imitar las ideas mayoritarias, etc.). Sin embargo, hace tiempo que veo que algo está cambiando en la gente que me rodea: se está quebrando la confianza en esas “instituciones” encargadas de la tutela. Y ahí es donde entramos nosotros: si el sistema que hay se desintegra, la gente buscará algo a lo que aferrarse, una tabla de salvación, y estará más receptiva a escuchar otras opciones para sustituir el barco que se hunde. Pero como muy bien dices en el último párrafo (que me ha resultado divertido, ya que la “malicia” de nuestro sentido del humor puede leerlo con ciertas connotaciones sexuales) tenemos que acercarnos a la gente inspirando confianza y tendiéndoles la mano para que suban si quieren en nuestro barco, no tocando la bocina y enseñando la artillería pesada. Y para eso necesitamos buenas estrategias de comunicación y grandes dosis de pedagogía, además de armarnos de paciencia. Creo que la labor más difícil es la que ahora tenemos por delante, ya que no basta con que una idea sea buena, también tiene que parecerlo.

    Un abrazo,

    Alex

  5. Pered says:

    Querido Maestro, queridos repúblicos:

    La consquista de la sociedad civil, que no del estado, es una avería gruesa en la nave de las teorías políticas al uso, pues todas pretenden la conquista del poder alcanzando el Estado.

    El trabajo de estas teorias sobre la sociedad civil, la práxis política, es instrumental del fin que se proponen, la conquista del poder político.

    Para al MCRC la sociedad civil es el fin y es ésta quién después acturará para organizar la Verdad=Libertad institucionalizándola para que sea perdurable y resista los embates liberticidas de los que se vean privados de las ventajas que el Estado de hoy les proporciona.

    Es una hora autentica, pues se trata de que, por primera vez en la historia, la promesa es la sociedad civil. Y no de conquistarla como se conquista el estado, sino de que se constituya y desenvuelva. Es la Democracia en si misma.

    Lo que nos propone don Antonio es mucho más que una cambio de régimen, es una cambio histórico que no sabemos cuando tardará en producirse pero que se producirá. Se trata de establecer una República en una sociedad republicana, no una republica en ausencia de monarquía, como consecuencia de un vacío de poder.

    Una Democracia en una sociedad demócrata, cuya finalidad sea la propia Democracia, sus ideales. Por eso hemos de “conquistar” la sociedad para que esta se organice y se gobierne.

    Las leyes de esta República Constitucional ya están escritas en cada uno de los artículos de don Antonio. Son el código de la nueva sociedad civil.

    Sin miedo, ni dudas, ni reservas; basta con que divulguemos la noticia.

    Creo que hoy lo he entendido a la primera.

  6. Juan Sánchez says:

    Permitidme un inciso aunque no sea para comentar directamente el artículo de D. Antonio.

    Leo que IU quiere proponer que el Congreso de los Diputados emita una resolución de apoyo a la sentencia del juicio del 11-M. ¿Es posible que la clase política sea tan sumamente ignorante?. En España parece que sí es posible. Y hasta necesario para la supervivencia del sistema. En un régimen de teórica separación de poderes, ¿cabe mayor aberración que el que una decisión del Poder Judicial sea refrendada por el Poder Legislativo? ¿O será que en España la falta de separación de poderes genera estas confusiones, que en cualquier democracia desarrollada serían cercenadas sin contemplaciones?

    Un abrazo a todos

  7. MessageInOut says:

    Amigos:

    Nada, ningún objetivo (y menos, político) es inasequible para la inteligencia.

    Preparemos conjuntamente una estrategia. En el post anterior os dejé una parte de lo que son actividades divulgativas básicas. Las hay a decenas.

    Pero hay otro asunto más importante. Fijaos cómo A.G-T procura nuevos sustantivos a nuestras ideas. ¿Por qué? Porque los viejos sustantivos tienen asignados significados inquebrantables para la opinión pública. Por “eso, a “República” hay que añadirle siempre III” y “Constitucional”. Si no, el imaginario colectivo la asimilará a lo mismo que reclama IU, que es la vuelta a la II República, el revanchismo.

    Así es con todo lo demás. Palabras sencillas, pero diferentes (no es mónada, sino “unidad de convivencia” o “comarca vecinal” o algo mejor que buscaremos entre todos. Conceptos claros, pero originales. Pensad que nos dirigimos a colectivos de cultura desigual, y que necesitamos convencerlos a todos.

    No es una tarea imposible, sino bien asequible mediante un trabajo inteligente y constante. Lo mejor que tiene para nosotros es que crecerá como la masa impregnada de levadura. Sólo hay que echarla dentro. El resto es trabajarla y esperar.

    Salud.

  8. Juan Sánchez says:

    Al 8

    De acuerdo con MessageinOut

    Echo de menos que los autoproclamados republicanos no hagan un examen crítico de la II República libre de prejuicios ideológicos. Lamentablemente en España la palabra República, más que asociada a una determinada concepción formal de la democracia, de las reglas del juego, a instituciones que aseguren que estas reglas van a ser respetadas, va unida a ideologías frecuentemente alejadas unas de otras, que lo único que tienen en común es el rechazo de la Monarquía. Por eso tanto el Partido Comunista, como la Falange Española, como algunos partidos nacionalistas, pueden autocatalogarse de republicanos. Sin perjuicio, por supuesto, de que muchos de ellos insistan en el papel fundamental del rey en la consagración de “nuestra democracia”, sin darse cuenta de que ello supone consagrar la minoría de edad como un mal congénito de los españoles, que necesitan siempre la acción de personajes decisivos, la bondad de determinados prohombres de los cuales parece que depende nuestra suerte. Pero ese es el pecado de la Transición que estamos pagando caro. Actualmente en España los autoproclamados republicanos no ponen mayor interés en lo fundamental, esto es: crear instituciones que defiendan a la democracia de la innata tendencia de los partidos políticos a la oligocracia e incluso a la dictadura. C.B. Macpherson sostenía que la democracia había sido domesticada por los partidos políticos. Es necesario que los papeles se inviertan y sean estos los que sean domesticados por aquella. La República tiene que mostrar un contenido positivo que no se limite al rechazo de la Monarquía, porque en ese caso estaremos perdidos. Por eso la tarea de D. Antonio, independientemente de las discrepancias que puedan surgir, es valiosa: porque no se ha limitado a aceptar acríticamente las consignas del “republicanismo oficial”, que hacen que en España se pueda ser republicano con una facilidad pasmosa, sin que ello entrañe, muchas veces, mayor esfuerzo intelectual.

    Un abrazo a todos

  9. JMGA says:

    (Al 5)

    Hola Alex,

    Celebro que me comprendas. Aunque como dices, hay mucha gente sin miedo a pensar, todavía quedan muchos a los que les aterroriza. Yo he visto casos de los dos tipos en gente de todas las ideologías.
    No es que sea pesimista, pero debemos estudiar los escenarios mas desfavorables para estar preparados.
    A las masas no las mueve el raciocinio, sino la pasión y la imitación. Hay que tenerlo en cuanta. Eso sí, cuando la gente decide moverse, lo puede hacer muy deprisa.

    Como bien dices, hacen falta buenas estrategias de comunicación. Y esas estrategias deben ser(como dice el título del artículo)de forma gradual. Hay que ver que ideas serian mas fáciles de asimilar por la gente y entrarla por ahí.

    Volviendo al símil erótico-festivo, primero hay que hablar con ella(sociedad civil)invitarla a algo, ser majete, etc. No se puede ir de primeras marcando paquete porque puede salir corriendo asustada.

    Otro abrazo.

  10. Pablo says:

    Algunos necesitaríamos una guía rápida de divulgación. Mis compañeros de trabajo (aquellos con los que normalmente hablo a la hora del café) son personal laboral del puerto: electricistas, mecánicos, grúeros, amarradores, etc. No puedo decirles palabros como “tercio laocrático”, “mónada”, “individuación”, etc. porque preguntarían en que equipo juegan esos señores. A mi me cuesta “sangre, sudor y lágrimas” y me sigo perdiendo a menudo.

  11. Marco A. Oma says:

    Estimados contertulios:
    ¿Cómo creen que se puede plantear un «verdadero proceso constituyente» que no se quede en un mero formalismo cuando el noventa por ciento largo de la población no sabe y/o no puede decir más de dos palabras sobre la actual Constitución, por muchas «guías rápidas» que se editen? ¿Cuántos leyeron el «Proyecto de Tratado para una Constitución europea» o han leído los actuales y recientemente aprobados Estatutos?
    Esta misma cuestión nos hacemos en el foro del que vengo, donde un contertulio suyo, Aquiles, con el que mantenemos una estimulante conversación, me dio a conocer éste.
    Saludos cordiales

  12. isidro says:

    Bueno,bueno,veo que se va acercando el momento de la acción decisiva y eso me gusta(un año para la asamblea me parece nada).Este artículo suyo D.Antonio me es mucho más fácil de asimilar(en realidad no me cuesta nada),por una razón muy sencilla:en este blog hay mucha gente que hacen y harán un trabajo muy importante en la difusión de ideas del MCRC,en la crítica al régimen que sufrimos,etc…Todo eso es acción,lo sé,pero yo me identifico más con el tipo de acción ‘cuerpo a cuerpo’.Me veo más como un peón del ajedrez,pero…¡joder¡,una buena partida la pude decidir la ventaja de un sólo peón,con lo cual quiero transmitir que también me embarga la emoción(que no precipitación).

    Lo que me ha emocionado,D.Antonio,es leerle que lo verdaderamente bueno está por llegar.Yo también lo veo así,estoy seguro de que será como usted dice.Las dudas que muchos pueden albergar hoy,cambiarán a esperanza y eufória en cuestión de días,casí horas diría yo.Se sorprenderán de lo que mucha gente hasta ese momento pasiva y casi gris en su manera de estar,va a ser capaz de realizar:estoy convencido de que cuando llegue el momento decisivo,será como una cascada de coagulación:imparable y en progresión geométrica.

    Tengo semiconcertada una acción mediática(a nivel de Tenerife),que si me sale bien puede ser un pequeño bombazo aquí(eso espero al menos).Pero no puedo adelantar nada hasta tener bien atados los cabos.Los mantendré informados.

  13. Alejandro Pérez says:

    Al 11:

    Pablo, en mi blog intento hacer algo de divulgación por medio de tiras cómicas. No es que sean muy buenas, pero a lo mejor te dan alguna idea y te sirve para encontrar la forma de explicarle algunas cosas a tus compañeros. Quizá lo mejor sea explicarles las cosas poco a poco, y tampoco tienes que emplear de primeras la terminología que se está acuñando aquí. Si en vez de mónadas, les hablas de distritos electorales, es posible que lo entiendan mejor, y si en vez de tercio laocrático, les hablas de la parte de la sociedad o de la población que se preocupa por los problemas y que toma iniciativas para actuar, también. En la página del MCRC había también algunos gráficos y esquemas que te podrían ser útiles. Pero creo que la divulgación sigue siendo nuestra asignatura pendiente de momento (algo que espero se solvente con la publicación del diario).

    Un abrazo,

    Alex

  14. JMGA says:

    (Al 12)

    Juan Moreno, si te parece machista, le das la vuelta y listo. Puede que, como tu dices, siga siendo pueril, pero por lo menos sera feminista, si con eso estas mas contento.

  15. Pablo says:

    Gracias Alex. Conozco tus tiras (algunas muy buenas). Lo que me dices está bien pero yo quisiera ir un poco más allá. Creo que en este blog hay gente lo suficientemente preparada para redactar un pequeño resumen de la teoría de República Constitucional. Podría colgarse y que los que lo necesitemos lo bajemos e imprimamos para distribuir entre nuestros conocidos. Sobre esa base la discusión sería mucho más fácil.

  16. Tony Díaz says:

    ACCIÓN Y TIEMPO.

    Lo primero que debemos tener presente es no distorsionar el esquema, es decir, el paso de la teoría a la acción que demanda la teoría ya elaborada. Nuestra acción debe tener existencia real, debe –como dice don Antonio- re-crearse en la sociedad, haciéndose presente, sentida, necesitada y querida por la sociedad civil. Nuestros principios tras el descubrimiento de la verdad-libertad se encuentran dentro del orden de lo inmutable, de lo natural que hace -por decirlo de alguna forma- naturalizar la teoría, alejando las particularidades incongruentes o inconsistentes con la misma. La idea muta, se transforma así en realidad política. La acción consiste entonces en “civilizar” introducir en la sociedad civil la teoría mediante la acción. De lo que se trata es de impregnar a la sociedad civil, con un mensaje nítido, claro, diáfano y contundente, mediante acciones repetitivas para que la verdad-libertad penetre de modo natural (pacifico) en la sociedad civil, con capacidad destructora de las las veladuras de la servidumbre voluntaria.

    La acción repetitiva y constante del MCRC, abre de este modo, nuevo campo a los gobernados, que indefectiblemente quedarán –asombrados por el mensaje claro, desconocido y repetitivo- haciendo suyo un mensaje que siempre habían intuido como propio -lo que han pensado siempre- pero que eran incapaces de descubrir por si mismo al estar oscurecido por la propaganda oficial. La fase de difusión de la teoría mediante el Diario, debe estar acompañada por una amplia campaña de presencia e implantación en la sociedad civil del MCRC mediante actos políticos, conferencias, charlas-coloquios, sermones, a fin de ir preparando una multitudinaria Asamblea Constitutiva del MCRC que capte el interés de los medios de comunicación y actué como altavoz para la sociedad civil
    Si en virtud del principio universal de la entropía, las sociedades humanas encuentran menos resistencias en el proceso de construir, que en el de destruir lo prejuicios e intereses de la actualidad meramente real, y contando como contamos con las armas de la verdad-libertad, no nos resultará tarea imposible captar a aquellos ciudadanos honestos -hoy replegados a una existencia individual- al no encontrar espacio en la vida colectiva. Si creemos que las personas honestas y amantes de la libertad somos mayoría frente a las deshonestas y tiránicas, nuestro éxito sólo es cuestión de tiempo, el tiempo que empleemos en las fases de nuestra acción política.

  17. Jaime says:

    Queridos repúblicos:

    Tras la lectura de este artículo de Antonio, me siento como el soldado de infantería a punto de desembarcar para conquistar la plaza. Parafraseando el título de un libro de un poeta español, Ángel González, pienso en la consecución de nuestro objetivo “sin esperanza, con convencimiento”. Un convencimiento respaldado por la solidez de la teoría de la República Constitucional que ha construido García-Trevijano.
    Para los comentarios que muestran cierta inquietud por la escasa respuesta a nuestro discurso que pueda haber por parte de muchas personas, voy a recordar aquí unas palabras de un comentario de Antonio en contestación a uno mío en el que expresaba esos mismos temores. Antonio me decía así el 7 de julio de este año: “Lo de tus amigos y compañeros es un fenómeno general. No piensan por sí mismos, porque no ven la realidad con sus propios ojos. Ven y piensan como la manada confiante en su pastor. A ellos solo los instruirá el acontecimiento, es decir, como Homero decía de los idiotas o imbéciles. Y ese día te dirán que siempre pensaron como tú”.
    Entretanto, no espero la llegada del Diario con los brazos cruzados y he inaugurado mi blog personal, en el que ensayaré estilos y discursos con los que contribuir a inundar la internet de los fundamentos de la República Constitucional. No entiendo mucho de internet ni de blogs, pero ahí me lanzo. Si se pasan por allí, siéntanse como en su casa.

    Un atento saludo

    http://agrioshuertos.blogspot.com/

  18. MessageInOut says:

    LEGUMINOSAS DE LA MONARQUÍA GARBANCERA FEDERAL ESPAÑOLA

    La salud de la Monarquía Garbancera Federal Española empeora y se agrava, y ya sólo se sostiene, se fundamenta, en un enfrentamiento pendenciero en corta distancia del hatajo de delincuentes que constituye la clase política española.

    Aznar —ex Legúmino-Presidente— ha sido entrevistado ayer mismo por los medios propagandísticos del Estado Vaticano en España (que es lo que son la COPE y Libertad Digital TV). Y Aznar ha hablado de… (SIGUE EN:)

    http://messageinout.blogspot.com/2007/11/la-monarqua-garbancera-federal-espaola.html

  19. Juan Sánchez says:

    Estimado D. Antonio

    Al hilo de esta entrada de Messageinout, debo hacerle una pregunta (y a los demás, por supuesto, porque muchos de vosotros estais más versados que yo en la RC). Disculpe mi ignorancia motivada tal vez por una lectura insuficiente de sus escritos o por una falta de comprensión de los mismos: en una República Constitucional, la política exterior y por lo tanto las empresas militares, ¿serían competencia del Presidente del Ejecutivo o por el contrario dependerían del Poder Legislativo, de los representantes de las mónadas o distritos electorales, sujetos a mandato imperativo?. Este aspecto me parece de extrema importancia. En EEUU, si no me equivoco, la asignación presupuestaria necesaria para el envío de tropas corresponde a la Cámara de Representantes, aunque la conducción de las operaciones es obviamente facultad del Presidente. Entiendo, pues, que en EEUU la Cámara de Representantes podría cercenar la voluntad del presidente de entrar en guerra sin más que negarle el presupuesto necesario para ello. ¿Es así?. A este respecto, ¿cuál sería el modus operandi de la República Constitucional?

    Un abrazo leal

  20. Pered says:

    A Pablo: (12)

    No desesperes, don Antonio nos ha hecho pasar un trago largo y duro: La ruptura democrática en el interior de nuestros aclimatados cerebros. La ruptura que proponía don Antonio y que nos escamotearon los del consenso, traicionando, por avaricia, la causa de la Verdad y de la Libertad, que creíamos que eran cosas diversas, especies distintas, hasta que don Antonio nos enseñó que una sola.

    Quienes nos tendrían que haber enseñado lo que era la Democracia tenían, y tienen, un problema insuperable: No son demócratas, nunca lo han sido. Buena prueba de ello es que pactaron una Constitución, que nos la ofrecieron como constitución de la Democracia, pero en la que se nos privaba a todos los españoles de los derechos políticos, que establecía un régimen de indivisión de poderes y que incrustó en el Estado una monarquía de partidos y sindicatos subvencionados por el propio Estado.

    Treinta años después seguimos desmontando los símbolos de la dictadura, que es lo único que de ella se ha podido desmontar, pero sus oligarquías financieras, empresariales, eclesiásticas, los llamados poderes fácticos, no sólo permanecen sino que han crecido y hecho más fuertes.

    Me tuve que deshacer de la nostalgia a que me conducían los mitos de la II República y, para no cansar, encontrarme un buen día con un libro de don Antonio. ¡Toma, por allí empecé a ver las cosas con claridad!

    Luego me enganche a este blog, y los artículos de don Antonio me fueron dando mordiscos ¡Con lo listo que yo me creía, no entender nada! hasta que descubrí que no hay cosa mejor que preguntar; así lo hice, y me encontre con que el Gran Maestro era capaz, también, de explicar las cosas para que las entendiéramos los parbulitos de la III República, o mejor dicho de la I República Constitucional Española.

    Hoy se que si quiero seguir aprendiendo tengo que seguir en este blog, y si quiero enseñar algo a alguien también, pues a pesar de las palabras “palabros”, de todas y cada una de las intervenciones, que me parecen que se llaman postcrits – o algo así – mis ideas se van aclarando, las voy absorbiendo hasta traducirlas a mi lenguaje, que es un lenguaje divulgativo, no académico, sin citas y referencias a autores consagrados, pero es con el que me entiendo con mis amigos y conocidos.

    Así que, parbulito de la Democracia, aprender y aprender para poder después divulgar, y además aprender humildemente.

    Nosotros, los parbulitos de don Antonio somos esa guía rápida que tú reclamas; en el mismo instante en que nos apeamos del miedo escénico que a todos nos atenaza y nos condena al silencio, nos convertimos en divulgadores de la República Constitucional.

    El don de la palabra nos es dado cuando nos sabemos el temario al completo, y en eso andamos enredados unos cuantos, aprendiendo tema a tema para, después, poderles cantar con soltura y cabe que algunos con brillantez.

    Nada de ciencia infusa, ni de lugares comunes ni tópicos. Ideas claras, y para eso hemos de seguir estudiando. Pues sólo se pueden explicar bien las cosas que bien se entienden.

  21. David Serquera says:

    Para el 11

    Querido Pablo,
    El MCRC tiene un diccionario que esta pensado precisamente para lo que reclamas, a parte de ser elemento de transformacion de la realidad conceptual. Hasta ahora, Alejandro y yo hemos dado el callo en el. Yo ya estoy exhausto y voy a dedicar mis esfuerzos al diario, por eso llamo a los republicos a que participen activamente en la confeccion del diccionario. Jaime, Tony Diaz, Pered, Isidro, Pepe fernandez (quien contribuyo en la primera version que se perdio) y demas, poneros en contacto con Francisco, el editor, para que os de una clave de acceso. si Pablo lo demanda, hay miles detras demandandolo.

  22. Alejandro Pérez says:

    Es verdad, se me había olvidado lo del Diccionario Político. La verdad es que estaría muy bien que se empezara a refrescar de nuevo. Por otro lado, David, ¿no hay forma de ordenar las entradas al diccionario por orden alfabético, en vez de por fecha? (a ver si puedo mandarte también otra caricatura esta semana, siento de verdad el retraso)

  23. Marco A. Oma says:

    Estimados contertulios:
    ¿Puede ser un «verdadero proceso constituyente» aquel en la «inmensa mayoría» de la futura ciudadanía del Estado que nazca como resultado de dicho proceso no tenga el más mínimo interés ni se haya planteado jamás con un mínimo de rigor cuestiones («meramente semánticas», al decir de ZP) como Estado, Nación política, etc… por incapacidad, por falta de tiempo o, como suele ser habitual, por ambas cosas? ¿Qué forma de Estado se van a dar los futuros ciudadanos que no sea la que le venga masticada por sus líderes políticos, si es que los tienen, o mediáticos, o artísticos, o lo que sea? ¿Cuántos van a plantearse «teoréticamente» (como he leído aquí) en serio la conveniencia de una monarquía constitucional o de una república presidencialista en su «fuero interno», en su «subjetiva conciencia de ciudadanos responsables»? ¿O es que van a ser capaces de esperar a que todos los ciudadanos desarrollen esta «conciencia»? Y, por otra parte, desde el MCRC no sólo se aboga por un «verdadero proceso constituyente», sino que en el fondo se está ya abogando por una «constitución» (republicana presidencialista, en concreto). Da la sensación de que «hay que abrir dicho proceso y luchar en el ámbito de la llamada sociedad civil para que se vaya propagando poco a poco la necesidad de este cambio», hay que quitarles la «venda de los ojos» a todos los españoles que durante todos estos años han estado totalmente «engañados» y convencerles de la necesidad de dicho «verdadero proceso».
    Todo este movimiento concuerda perfectamente con lo que en el sitio del que venimos (los foros del IES Infanta Elena) decíamos de que no ocurre ningún cambio constitucional que no provenga de una parte de los ciudadanos, de conjuntos de individuos agrupados y coordinados que se han hecho lo bastante fuertes como para hacer efectivo realmente dicho cambio o renovación constitucional en el sentido o en la orientación que a ellos les interesa (esto es, en el sentido de su ideología) y por lo que se han esforzado (¿quién puede creerse que se puede defender ideas políticas des-ideologizadas? ¿quién cree en las «teorías puras», no contaminadas de ideología, aparte de los ignorantes y los indoctos? Y como normalmente habrá otros grupos opositores o diferentes con una fuerza real bastante grande, ya sea solos, ya sea en coalición, la Constitución final será un resultado del equilibrio de fuerzas y tendrá la coloración del grupo que la promovió, como todas las Constituciones que han sido en el mundo.
    Y, claro, ¿a quién pretenden convencer estos nuevos «repúblicos» [sic] que dicen que lo único que es estrictamente necesario es el «verdadero proceso constituyente», aunque sepan que la mayor parte de la población es verdaderamente ignorante e inculta sobre estos mismos temas, tan peliagudos incluso para licenciados y hasta para doctores, y de que lo accesorio o secundario es lo que salga de ahí? Porque no se puede pedir una forma (el círculo) sin pedir a la vez el objeto que mejor lo represente (una pelota, una moneda), a no ser que uno crea en la existencia independiente de las formas platónicas: lo que en política se traduce en que no se pueden establecer de antemano unas condiciones «legítimas» si no sirven para dar lugar a la situación que se considera «legítima» desde la ideología del grupo. O lo que es lo mismo, cuando se piden unas condiciones «legítimas» se está pidiendo un cambio en la sociedad que materialice sus reinvidicaciones ideológicas o que la facilite. Es lo que hace la ETA, pide «más democracia», «referendos de autodeterminación»… para materializar sus deseos de secesión. Y yéndonos al caso del MCRC, si lo que salga de un «verdadero proceso constituyente» es tan accesorio, ¿por qué se molestan tanto en definir su República, expandir la idea y tratar por todos los medios -los que tengan a mano, como los blogs «gratuitos» que ofrecen compañías informáticas americanas- de llevar a cabo este «proceso» (este nuevo proceso, como aquel otro «proceso de paz» del que ahora ya no se quiere hablar)? ¿Es que les mueve un «puro» afán formalista y rigorista? ¿Es que sus teorías son tan puras como las matemáticas? ¿Es que no les mueve más que una especie de puro y formalista «imperativo categórico» político típico de un pietista y rigorista como Kant? ¿Es que puede alguien tomarse en serio la decisión de alguien que interpreta el «imperativo categórico» (obra de tal forma que quieras querer que la norma por la que te guías se convierta en ley universal), condición formal de toda rectitud moral, según el prusiano pietista, como aquel que mata a su mujer pensando que su acción está bien porque cualquiera que estuviera en su situación también lo haría?
    Pero no, no son tan «puramente formales» y ya nos adelantan [b]de hecho[/b] sus «reinvidicaciones» de ciertas «condiciones materiales», que son las que en el fondo determinan sus «condiciones formales de legitimidad». ¿Es que que no están en el fondo totalmente convencidos de que cualquier constitución resultante de dicho proceso que no concuerde con sus premisas (presindencialismo, mandato imperativo, circunscripciones monádicas, «su» separación de poderes, etc…) no «constituirá» una verdadera democracia y que todo lo demás no es más que una pseudo-democracia, como mucho?
    En resumen, ¿qué clase de «verdadero proceso constituyente» puede llevarse a cabo con un «pueblo» ignorante?
    Ah, claro, pero es que, como decía Simón Bolívar y anda siempre recordándonos un populista como Chávez, «el pueblo es sabio» (qué curioso que eso sólo lo digan los gobernantes o los aspirantes a gobernar al «pueblo», del que con mucha frecuencia se arrogan su representación y dicen que hablan en su nombre, aunque no representen más que a una pequeña parte, como la ETA).
    Pero claro, «si el pueblo es sabio», ¿cómo es que se ha dejado engañar tan vilmente y durante tanto tiempo y encima, está tan contento? Y en caso de que se celebrara un «verdadero proceso constituyente» y dado que no puede negarse la posibilidad de que el electorado «sabio» volviera a ser engañado y el resultado no fuera el esperado por su promotores, ¿otra vez iban a decir que el pueblo ha sido engañado? ¿Pues cuántas veces puede ser engañado un pueblo «sabio»? ¡Menuda sabiduría!
    Pedir hoy un supuesto «verdadero proceso constituyente», con todos mis respetos, me parece, como poco, en los tiempos que corren, en los que ni siquiera otras reformas mucho menores y muy necesarias no han sido posibles -como la de la ley electoral o la reforma del senado- una muy temeraria imprudencia, por no decir algo más, que da alas a otros «grupos» poco amigos de España con los que necesariamente tienen colaborar los partidarios de esta iniciativa, si es que realmente hay voluntad de llevarla a cabo y a la que se van a unir entusiásticamente en cuanto se la propongáis. Pero, en fin, vosotros en vuestros cálculos, sabréis con qué fuerzas contáis. Todo lo tendréis medido y bien atado, si os proponéis tan altos y dignos fines.
    Por nuestra parte decimos: no hay gobierno sin complicidad de los gobernados. Y sí, el pueblo es sabio, aunque no tenga o tenga muy pocas nociones de «ciencia» política constitucional.
    Un cordial saludo

  24. Consuelo Galán says:

    Al 22

    Querido David Serquera:

    Tienes razón en lo del diccionario, a mí me hace falta y mucho. Es mejor por orden alfabético, es mucho más fácil y nos llega más a todos los principiantes. ¿Y la foto? Saludos afectuosos.

  25. Marco A. Oma says:

    Fe de erratas:
    Imperativo categórico: obra de tal forma que puedas querer que la norma por la que te guías se convierta en ley universal (donde ponía «quieras» he puesto «puedas»)

  26. Pablo says:

    ¡Es verdad!¡El diccionario! Se me había olvidado por completo. ¡El Eisenhower hace estragos!. Gracias a todos.
    Un grandísimo abrazo para todos.
    Salud y República

  27. Juan Sánchez says:

    Nuevo inciso, si me lo permitís. Paradojas de la Memoria Histórica:

    Han recordado a doña María Teresa Fernández de la Vega el compromiso que al parecer adquirió en Cataluña en 2004, para la anulación de la sentencia de muerte a Companys. Parece que algunos querrían tener para con la Justicia de Franco y sus secuaces la misma consideración que cabe tener con un tribunal legítimo y capaz de incurrir en “error judicial”. Sería obsceno y monstruoso que ahora el franquismo pudiera ampararse en tal cosa. Pues no hubo error judicial en la condena a muerte a Companys, sino deliberada voluntad homicida. ¿No sería acaso menester mantener esa y todas las sentencias del franquismo contra sus enemigos políticos, como vivo testimonio de la arbitrariedad y la brutalidad de aquel régimen solo fundado en el derecho de guerra del vencedor sobre el vencido?

    Parece ser que no. Parece ser que ahora algunos puristas de la Memoria Histórica, más papistas que el papa, querrían reescribir la historia y enmendarle la plana hasta al mismísimo Franco y sus tribunales.

  28. Marco A. Oma says:

    «Yo quiero ser español y sobre todo español, y tenedlo entendido de ahora para siempre, yo amo con exaltación a mi patria; y antes que a la libertad, antes que a la República, antes que a la federación, antes que a la democracia, pertenezco a España».
    Don Emilio Castelar, Presidente de la I República española

  29. Pered says:

    ¡Ojo! la II República Española es una lastre y una trampa para los repúblicos.

    Un lastre en cuanto se identifica todo republicanismo con aquella republica. No fue una república democrática, sino un parlamentarismo. A Alcalá Zamora y a Hazaña los elegía los diputados, no el pueblo español.

    Una trampa porque, como la actual monarquía, también era un régimen parlamentario de partidos.

    Las invectivas del franquismo contra los partidos, y por ende, contra la democracia tenían como fundamento el rechazo al poder excesivo de los partidos políticos. Franco eso lo sabía, lo que no supo hacer fue el desglose de la partitocracia que nos ha hecho don Antonio.

    Al dictador no le interesó ni el parlamentarismo ni la democracia, aunque curiosamente, a él como a tantos otros regímenes dictatoriales, le guistaba de la democracia el nombre, por eso se designó a su régimen como democrácia orgánica.

    Los repúblicos, por coherencia, no sólo debemos denunciar el franquismo, sino también la II República.

  30. Consuelo Galán says:

    Al 27

    Querido Pered:

    Respeto tu opinión pero no estoy de acuerdo en todo lo que expones en ella.
    En cuanto a la observación que haces sobre la II República, opino que siempre ha estado claro y que sería un disparate restaurar, no creo que ningun republicano esté pensando ahora en eso, sería estúpido. Por supuesto que al Presidente lo elegían los parlamenterios, pero para los tiempos que corrian era lo más representativo, (no había pensadores)hasta D. Manuel Azaña tuvo que fundar su propio partido.
    En lo que no estoy de acuerdo es en que casi llegas a comparar al dictador Franco con D.Antonio ¡por favor!. Dices que sólo le faltó desglosar a los partidos. D.Antonio lo que ha hecho es llevarnos a la DEMOCRACIA PURA(no me gusta llamarla así, porque democracia hay o no hay, pero como van tantos disfraces),la ha rescado y le ha dado cuerpo dentro de la REPUBLICA CONSTITUCIONAL de tal forma que con ella puede salvar a la humanidad de todas sus lacras, no tiene fisuras, está todo estudiado y previsto.Es un pensamiento sólo de él, es UNICO.A un antidemócrata se le detacta rápido en cualquier ámbito, en la RC no se escapa por ningun sitio.Por suerte en el siglo XXI tenemos un pensador y lo que ha hecho es grandioso.
    El dictador lo que hizo fué utilizar a los partidos lo mismo que está haciendo ahora el postfranquismo. Un afectuoso saludo

  31. pedro ortigosa goñi says:

    Querido maestro: Al fin va cerrando su creación política, la R.C., asentada sobre firmes fundamentos políticos, filosóficos e históricos. Se empieza a vislumbrar, tras tanta teoría, la acción militante. Esperemos que pronto, un parlamento representativo, tras el necesario periodo de libertad constituyente, pueda encargarse de dar desarrollo normativo a los valores y principios del M.C.R.C.
    No volveré a referirme a ideologías para no merecer sus llamados de atención. En mi último comentario, en su artículo anterior, me afirma usted que “mancomunidad es lo contrario de solidario o solidaridad”, y esto no lo entiendo. Yo soy de pueblo, y lo comunal, era lo común, lo compartido.
    Siempre con agradecimiento y cariño.
    Salud y república.

  32. pedro ortigosa goñi says:

    Del lema de la Revolución francesa: libertad, igualdad y fraternidad, sólo el primero, y a medias(tras dejar atrás el feudalismo-absolutismo teocrático)se hizo realidad. La fraternidad es un corolario de la libertar e igualdad, y la Revolución se equivocó, lo dijo usted, al querer equiparar libertad e igualdad(social), siendo incompatibles o muy difíciles de armonizar. Cito esto en relación a la mancomunidad que ya introduje en mi comentario .., refiriéndome a una organización económica de los medios de producción socializados, pudiendo ser, dependiendo de la empresa, municipales, comarcales, provinciales,
    multiprovinciales o nacionales, pero siempre en manos de los trabajadores-socios . Todo esto viene a cuento de la igualdad, pues si a la forma política corresponde la libertad, a la economía, la igualdad: todos trabajadores y dueños de los medios de producción y de nuestros destinos.
    Un ciudadano que es dueño de los medios de producción, y de
    Los destinos de otros ciudadanos, está por encima de estos, y altera la armonía social. Es debido a esto, en mi humilde opinión de inculto, que Europa no ha alcanzado, tras doscientos años de revoluciones, la armonía social, arrastrando esa contradicción entre una sociedad capitalista, y una cultura fraterna, cristiana, de igualdad social. La economía desarrollada(de excedentes)da lugar a la estructura política y al desarrollo cultural, condicionándolos, de ahí la importancia de armonizar estos tres factores clave en que se desarrolla la vida humana.
    Todo esto (la igualdad), tiene que ver, a mi modo de ver, con el tema que sacó D. Antonio sobre el principio de individuación, por el que nacemos iguales como seres humanos, pero que la estructura económico-social trunca, creando una contradicción entre los principios y la realidad.

  33. Juan V Serrano says:

    Sr. Trevijano

    Muchas gracias por sus articulos, son extraordinarios.
    Le escribo esta nota aqui porque no se donde enviar este correo.

    Solo una peticion de un tremendo aficionado a sus libros y articulos que he seguido en todos los periodicos donde los he encontrado

    Por favor escriba sus memorias !!
    Ya se que no quiere, porque Vd dice que no es escritor literario, pero nosotros, sus seguidores, las necesitamos.

    Aunque sean emocionales, como Vd. dice de todas las memorias, mejor es tener recuerdos emocionales que no tener nada. Vd. sabe muchas cosas que no se ha atrevido nadie a publcar en España – la verdadera historia de la Plata-Junta, las maniobras de Fraga y Felipe, Suarez, el 23 F, el Rey, etc, etc.
    Si Vd no lo cuenta, no lo va a contar nadie nunca !!

    Como su admirado Santayana, cuente de “Personas y Lugares”

    Muchas gracias
    Juan V Serrano

  34. Consuelo Galán says:

    Al 30:

    Querido pedro ortigosa goñi:

    Muy bien tu exposición. Disculpame pero yo entendí en el principio de individuación que ya estamos formados los seres humanos con nuestras peculiares caracteristicas genéticas, incluso el componente bioquímico que llamamos alma, para después desarrollarse con la individualización. Esto me hace pensar que Rousseau no tenía razón al decir que todos los seres humanos nacemos iguales y buenos. Ya somos distintos en la individuación. Yo lo entendí de esta forma, si estoy equivocada corrigeme por favor. Saludos

  35. Tony Díaz says:

    Estimada amiga Consuelo Galán:

    Creo sinceramente que tienes una confusión en el entendimiento de la expresión “Teoría pura de la democracia”, con la de “democracia pura”, aunque si bien afirmas al emplear la expresión que no te gusta llamarla así, ya que “democracia hay o no hay”. No es este el significado de lo “puro” al referirnos al concepto “democracia”, pues aquí se emplea en el sentido que Kelsen dio a la “Teoría pura del Derecho” en el campo jurídico. Al caracterizarse como una “teoría pura”, con respecto a la democracia, lo que se pretende es eliminar del concepto “democracia” todos los elementos que le son extraños. De este modo, lo es que “pura” es la “teoría” no la democracia, por eso entiendo no adecuada la expresión “democracia pura” porque como sabes ésta no puede tener adjetivos.

    Creo que esta caracterización de la “Teoría pura de la democracia” es la correcta, a menos que don Antonio con su superior criterio me corrija, en cuyo caso, pido disculpas anticipadas por haber inducido a error.

    Con profundo afecto y respeto. Tony.

  36. Antonio G-T says:

    al 4

    Querido JMGA

    Tu vision descriptica de la actualidad es muy correcta. Pero todos los analisis de la realidad en movimiento se equivocan, porque proyectan o prolongan al futuro lo actual, sin una vision prospectiva de como sera la situacion futura cuando incidan en ella nuevos factores de cambio. Si tuvieramos que convencer a la sociedad de que esta equivocada, sin tner ni television ni medios nacionales de comunicacion, que les digan en qué y por que está equivocada, y cual es la verad, estariamos persiguiendo un sueño. Soy muy realista. Y no espero milagros. La masa solo se instruye con el acontecimiento.
    Eben el monento oportuno el MCRC debe de ser capaz de producir acontecimientos. Y para eso tiene que agrandarse con una paciente labor de difusion de lka verdad=libertad. Por ahora el MCRC solo tiene un objetivo: hacer que su Diario conquiste la hegemonia politica y cultural en Internet. El segundo objetivo, logrado el 1º, es celebrar su Asamblea Constituyente de modo que sorprenda a los medios de comunicacion. Por la magnitud y la calidad intelectual de la misma. Yo no pienso en los objetivos posteriores. Pues dependen del éxito nacional de esa Asamblea. No pienses ahora mas que en el objetivo inmediato, en la difusion de nuestro Diario. Esa no es una tarea tan dificil. Animo y abrazos.

  37. Antonio G-T says:

    al 6

    Querido Pered

    Me has entendido a la primera porque termino la teoria con el comienzo de la accion gradual. Y sera mas facil divulgar la verdad politica con el Diario con la propia teoría. Gracias por tus animos. Un abrazo.

  38. Antonio G-T says:

    al 8

    Querido Messagein

    Tienes toda la razon. La palabra nueva que mejor expresa las diferencias con los republicanos de la segunda o de la primera es REPUBLICO. Ojala los adversarios nos bauticen con el plural de esa profunda y bella palabra: Republicos.

    Naturalmente, yo no he cesado de crear nuevas voces para el vocabulario poltico, porque los nuevos conceptos requerian nuevas palabras. Pero es obvio que el leguaje de la teoria no es adecuado para las conversaciones ordinarias. Donde, como dices, las voces nuevas deben ser sustiruidas por sus sinóminos vulgares. Gracias por tu inmensa ayuda.

    Necesito hablarte sobre tu colaboracion en el Diario. Creo que tienes cualidades óptimas para escribir dos cronicas semanales en la portada, sobre la actualidad politica. Debes pedir mi telefoo a Francisco y llamarme cuanto antes.

  39. Antonio G-T says:

    al 9

    Querido Juan Sanchez

    Siempre hablas con alguna reserva respecto del MCRC. Respetamos tu decision de no integrarte como miembro activo, dada la proximidad de tus posiciones a las nuestras. Pero si en algo se produce una divergencia, nuestro debes es no dajarla a salvo, sino plantearla lealmente, y resolverla. Abrazos.

  40. Antonio G-T says:

    al 13

    Querido Isidro

    Siempre lato al mismo compas. Aunque te parezca extraño yo tambien ardo con la accion. Es donde mejor improviso, donde mejor veo la situacion. Espero que otra vez consigas la jugada que estas preparando. Siempre te comprendo. Abrazos.

  41. Antonio G-T says:

    al 17

    Querido Tony

    Suscribo al pie de la letra tu comentario. Es urgente que me llames, pues estoy cerca de la terminacion del diseño del Diario, y debemos editar varios numeros ceros para que todos los miembros puedan opinar y aportar sugerencias para mejorarlo. Pidelo a Francisco mi telefono.

  42. Antonio G-T says:

    al 18

    Mi querido Jaime

    Gracias por tu esplendida ayuda. Los blogs de los miembros conocidos del MCRC, son importantes para la mayor difusion del Diario. Abrazos.

  43. Antonio G-T says:

    al 19

    Querido Messagein

    El articulo de tu blog podrían ser un comentario de la actualidad en el Diario, si dijeras lo mismo con palabras mas refinadas, que son aun mas ofensivas. Pero nunca habra censura en el Diario, solo autorresponsabilidad, pues vuestros articulos y crónicas los editareis directamente vosotros mismos. Hablaremos de la eficacia del estilo, distinta en el hablado y en el escrito.

  44. Antonio G-T says:

    al 20

    Querido Juan Sanchez

    El Presidente de la Republica, sera jefe supremo del Ejercito, pero no podra declarar guerras o intervenciones del ejercito en cuestiones sociales o politicas internas sin aprobacion de la Asamblea, que tambien debera aprobar su presupuesto.

  45. Antonio G-T says:

    al 27

    Pero querido Pered, ¿que te ha pasado?, lo que dices es una obviedad ¡tan obvia! que la sabe hasta el recien llegado a nuestro MCRC.

  46. Antonio G-T says:

    al 29

    Querido Pedro

    Ya te aclare que la palabra manocomunidad diene dos significados. Obligaciones mancomunadas, donde cada deudor solo responde de la parte que le corresponde en la deuda, y obligaciones solidarias, donde cada deudor responde de la totalidad de la deuda. El otro sugnificdo es el de union de municipios para un fin determinado.

  47. Antonio G-T says:

    al 30

    Querido Pedro

    Primero dices que has comprendido que aqui no se habla de ideologias, y a continuacion nos lanzas una perorata no solo idologica, sino carente de base social de realizacion. Pero, en fin, ese es asunto tuyo. Y la fraternidad en la Revolucion francesa no fue una consecuencia de la libertad y la igualdad. Su efimera vida, en el fiesta del primer aniversario de la toma de la Bastilla, llamada fiesta de la Federacion, no fue más que patriotismo centralista de los federados de las provincias que cantando la marsellesa, marcharon a Paris, ahogando la peqwueña voz bretona que hablo de Federarse con el Estado Frances. Esa frateneridad de los federados individuales para que no se tocara la unidad del Estado, es lo que inspiro a Proudhon el federalismo piramidal, a partir de los Ayuntamientos, y que llegó hasta los fundadores de la I República española.

  48. Antonio G-T says:

    al 33

    Querido Tony

    Lo explicas a la perfeccion. Una cosa es que la teoria sea pura, porque ha logrado explicar la democracia sin recurrir a elementos extraños a ella, y otra absolutamente distinta la idiotez de creer que puede existir una democrcaia pura, como si los ciudadanos fueran ángeles.

  49. Juan Sánchez says:

    Al 37

    Querido D. Antonio

    Acerca de las reservas que usted certeramente percibe en mis comentarios en este blog, debo decirle que no hay por mi parte ninguna reserva en lo esencial, esto es, en propugnar y defender la República Constitucional como forma de Estado y de Gobierno intrínsecamente superior -si por superior entendemos la forma de estado y gobierno que puede hacer realidad, ya que no la democracia social o material, sí al menos la democracia formal- a cualquiera de las mal llamadas democracias occidentales y particularmente, por supuesto, a la mal llamada democracia española, que es el perfecto ejemplo de las taras y anomalías a las que inevitablemente conduce una partitocracia. Haré todo cuanto esté en mi mano por difundir sus análisis y su teoría.

    Pero no sería honesto por mi parte ocultar mis reservas, así que debo plantearlas. Estas reservas creo que tienen más que ver con mis prejuicios y convicciones que con el propio MCRC. Y son reservas relativas a las formas (y en un caso, como se verá al final, pueden afectar también al contenido). No me refiero a las formas de D. Antonio, porque los planteamientos de sus escritos son, en tal sentido, de una elegancia intachable. Lo único que ocurre es que, en ocasiones, he percibido que este movimiento tenía el ánimo de regenerar a una sociedad moral y políticamente corrompida: y este planteamiento no me gusta, las alusiones a la moral que más de una vez he encontrado en los comentarios de los contertulios me recuerdan a aquel apunte de Max Weber contra la “manía clerical” (así la llamaba él) de “utilizar la moral como instrumento para tener razón”. Preferiría que la República Constitucional convenciese al público por sus cualidades intrínsecas, pero no por atributos morales. Me dirá usted, y seguramente con razón, que aunque una teoría sea Teoría Pura, si aspira, como es notorio en este caso, a crear un estado de opinión y movilizar coherentemente con el mismo a la sociedad civil, no puede desentenderse absolutamente de la moral. En cuyo caso la única respuesta que me queda son mis personales prejuicios contra todo lo que pueda asimilarse o equipararse a lo “moral”. Y, por supuesto, me gustaría que se pusiera más énfasis en el rechazo absoluto de todo nacionalismo, no solo de los llamados “nacionalismos periféricos”. Porque, así como mis personales prejuicios me alejan de la moral, en lo político me apartan también de las banderas, sean del color que sean. He tenido que hacer un esfuerzo, y lo he conseguido -porque era consciente de que era necesario- para plegar y guardar de una vez por todas la bandera tricolor de la II República, no por un especial rechazo hacia lo que esta representaba, sino porque he llegado al convencimiento de que las banderas llevan marcado a fuego su origen de antagonismo y guerra, que hace que en España, por ejemplo, se hayan convertido en un formidable instrumento de conflicto -conflictos que frecuentemente parecen motivados por nimiedades, pero de tales nimiedades han surgido, a veces, enfrentamientos terribles-. Lo mismo que en Galicia, mi lugar nativo, donde la bandera blanca con la banda azul ha sufrido también ese triste destino.

    Y por último hay también otra reserva que no se hasta que punto usted percibirá como esencial, pero que entiendo que, en cierta medida, dificulta a veces las cosas. Esta reserva se refiere al manido asunto de la negociación entre un estado y una banda terrorista. No la fracasada negociación que ha afrontado el gobierno del señor Zapatero, sobre la que ya desde el principio cabía tener serias y fundadas desconfianzas y rechazos, sino la idea general de que “un Estado nunca debe negociar con terroristas”. Es cierto que no hay en la declaración de principios del MCRC una formulación drástica y explícita a este respecto. Pero sí, creo, en algunos comentarios de los contertulios. Pero como no debo extenderme mucho en este particular, solo le pido una cosa -petición que hago extensiva al resto de compañeros, pues obviamente las opiniones de ellos siempre serán bienvenidas-, y es que lea, cuando pueda y lo estime oportuno, este artículo firmado por mi, que apareció hace algún tiempo en el diario de difusión coruñesa La Opinión, donde explico mis opiniones sobre los tratos entre gobiernos y terroristas. Explicaciones probablemente torpes, pero sería muy de mi agrado poder contar con sus comentarios y opiniones al respecto, pues contribuirán a desenmarañar un asunto tan vidrioso y que se me antoja tan difícil. El artículo se encuentra en este enlace:

    http://www.laopinioncoruna.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2302_5_91115__Opinion-Contra

    Como anécdota debo señalarle que, para desgracia de muchos, -y no es una novedad- usted es obviamente muy conocido entre las gentes de su generación, 20 años arriba o abajo, pero lamentablemente mucho menos entre las gentes de mi edad (33). Y cuando acceden a sus escritos y a sus vídeos se producen curiosas y notables reacciones de asombro. Hace poco recomendé a un amigo de mi misma edad que viese los vídeos de su intervención en el programa La Clave de 1991, y quedó muy favorablemente sorprendido por su exposición, y al mismo tiempo sintió un desasosiego grande pues hasta entonces él estaba convencido de que vivíamos en un sistema democrático. Aunque las lecturas de este amigo sobre Política y Derecho son escasas, bastaron sus explicaciones para convencerle de la falsedad de la supuesta democracia que nos protege. Y se preguntaba como era posible que un hombre de su lucidez no tuviese mayor notoriedad pública, pues obviamente él estaba acostumbrado a otro tipo de tertulias, las que pueden escucharse en la cadena SER o en la COPE, o las tertulias de la televisíón (v.g.: el disparatado programa “59 segundos”). Y esta segunda anécdota, bastante más significativa por lo que entraña, viene de un hombre ya mayor, cercano a los 70 años, ex-militante del PSOE, conocido y apreciado por mi, al cual le pasé la serie de artículos sobre la Transición que usted publicó entre 1985 y 1986 en EL PAIS. Pues bien, la reacción de este hombre fue una mezcla de tristeza, euforia y asombro: tristeza porque él se daba cuenta de que su descripción de lo acontecido durante la Transición cuadraba perfectamente con el recuerdo que él tuvo de su actividad política durante aquellos años, donde por fidelidad a las consignas de su partido, se creyó, aunque a regañadientes, algo que en sus entendederas chirriaba con enorme intensidad. El había percibido la radical anomalía que suponía aquella desgraciada fórmula de la “ruptura pactada”. Pero sucumbió al “patriotismo de partido”. Sintió también euforia, pues dijo que al fin se había encontrado con alguien que explicaba de forma concisa, explícita y sin rodeos lo que él jamás hubiera tenido la lucidez de poder reflejar con la misma precisión, pero que llevaba muchos años sintiendo. Y sintió asombro, porque lo que usted contaba en aquellos artículos aparecía ante sus ojos como algo patente, como la descripción y corroboración de una experiencia personal que él también vivió, y no podía explicarse como todavía podía pervivir la propaganda oficial que hace de la sacralizada Transición un proceso ejemplarmente democrático.

    Aunque estas anécdotas que le cuento no añaden ni quitan nada a su labor, estimo necesario que las conozca, porque estoy seguro de que no son pocos los que, acercándose a sus análisis, tienes reacciones similares.

    Disculpe mi tendencia a extenderme, motivada tal vez por la convicción de que siempre queda algo por decir y siempre queda algo por desarrollar con más precisión.

    Le envío mis respetos, pero sobre todo mi agradecimiento por su labor, a la cual debo, sin duda, una parte muy notable de mis inquietudes

    Un saludo afectuoso.

  50. MessageInOut says:

    Don Antonio (41):

    El artículo va dirigido a brillar en medio de cientos de otros comentarios en El País, El Pñublico, La Vanguardia, El Confidencial, etc., donde ha sido publicado varias veces.

    Sé lo que hago. El léxico es éste. Sólo así se suman cientos de visitas y se reproduce en algunos blogs.

    La gente vive anestesiada. Hay que removerle las entrañas o sigue durmiendo. Hay que decirle cosas como la frase con la que termina: “Los españoles sólo aumentamos nuestras libertades con el fallecimiento de quien nos las secuestra, tras enterrarlo con todos los honores.” Y al que le pique, que se rasque.

    Cosa diferente será el Diario del MCRC, en el que habrá unas normas de estilo que habremos de respetar todos. Nada más sencillo que cambiar epítetos, si sabes a quién te diriges. Por cierto: ¿Sabemos el nivel intelectual de nuestros lectores?

    Por cierto: le he mandado el artículo a “La Fiera Literaria”. Espero que me lo publiquen.

    Salud.

  51. MessageInOut says:

    Apreciado Juan:

    Tu artículo es el paradigma del sentido común, del análisis profundo, y está muy bien escrito. Pero lo importante es que, de aquello de lo que te quejas, que es de la inconsistencia de los eslóganes de los partidos, es fácilmente solucionable en la III República Constitucional. La IIIRC distingue perfectamente entre libertad política y delincuencia, y canaliza la primera de tal manera, que nadie puede sentirse reprimido.

    Podrás optar por la delincuencia, pero nunca porque te quedes sin foro para debatir tus ideas y cursar tus peticiones, no ya ante el Estado, lejano e impersonal, sino ante tu Asamblea Comarcal, con tu diputado al frente y la Comisión de Control de éste comprobando que se te escucha.

    La casuística es infinita, lo sé. Pero las frases que ensalzan las prohibiciones no son democráticas. Así, “el Estado no negocia con terroristas” no es posible, porque, a lo mejor, los 350 diputados españoles acaban por llevar el mandato imperativo de sus electores de hacer lo contrario.

    Ni siquiera se podrá decir: “La IIIRC es intocable”, porque el único modo de que no se modifique es que los españoles, mayoritariamente, perciban que ello sería un error.

    Recuerda: La Libertad es la Verdad, pasa por ella o es cautiverio disimulado.

    Salud.

  52. Juan Sánchez says:

    Al 49

    Querido Messageinout

    Tienes razón pero el problema fundamental que yo veo en lo que dices es que inevitablemente la negociación con una banda terrorista es un proceso anómalo (no por infrecuente) imposible de cohonestar con un procedimiento democrático. Es muy posible que los 350 representantes llevasen el mandato imperativo de negociar con terroristas, lo que ya no es posible es que dicha negociación se haga con luz y taquígrafos, como exigiría un procedimiento democrático y en consecuencia transparente.

    Un acuerdo con una banda terrorista, para el derecho sería solo una ficción, no podría surtir efecto jurídico alguno, no en vano las negociaciones con terroristas se desarrollan, como suele decirse, en las alcantarillas y en ese sector de la actividad del Estado de difusa o imposible regulación, como es propio de los servicios secretos, los espías, los mercenarios, y toda la pléyade de agentes al servicio de la razón de estado. Y conviene no olvidar que en la declaración de principios del MCRC hay una formulación muy explícita contra la congénita ilicitud de la razón de estado. Ese acuerdo con terroristas, como mucho, sólo podría remitirse a la fiabilidad otorgada a la palabra del otro por ambas partes, sería un acuerdo de hecho pero nunca un acuerdo de derecho, como lo prueba el que los terroristas nunca podrían recurrir a instancia alguna para reclamar ante el incumplimiento de la palabra dada: tal instancia, o sea, el tercero que actúa como vigilante del cumplimiento de las normas (como sucede en el negocio jurídico, sometido siempre a la vigilancia de los funcionarios estatales, que pueden salir por garantes del cumplimiento del contrato entre dos personas, o como mínimo facultados para sancionar un posible incumplimiento) no puede existir en los tratos con una banda criminal, que por otra parte tiende a bastarse ella sola para salir por garante de la ejecución del acuerdo de hecho: y su garantía consiste, obviamente, en la amenaza de recurrir nuevamente a las armas para hacer cumplir las promesas del otro. Los tratos entre criminales y autoridades se desarrollan, obviamente, en una zona de no-Derecho que hace muy cuestionable la procedencia de utilizar palabras como acuerdo, pacto o firma: tales conceptos se toman prestados del mundo del Derecho y sólo pueden funcionar como una especie de vigencia tácita carente de respaldo legal alguno; y esto es lo que hace que, a su vez, las negociaciones con bandas terroristas sean extremadamente complejas, inseguras y peligrosas. Y esto mismo es lo que creo que hace imposible cohonestar una negociación con una banda criminal con las reglas formales de la democracia: a mi modo de ver hay una incompatibilidad congénita, por definición. Como no se puede estar en dos lugares a la vez, creo que si elevamos a la categoría de norma inviolable las reglas formales de la democracia, haremos imposible una negociación con terroristas. Poco importa que esté legitimada en su origen por los representantes de distrito electoral: lo fundamental es que ya en su mismo desarrollo se producirá una conculcación inevitable de las reglas de la democracia formal.

    Esta incompatibilidad manifiesta aparece en mis entendederas como algo irresoluble, pero estoy seguro de que se debe a mis limitaciones intelectuales. Agradezco mucho tu opinión y la de los demás.

    Y por supuesto agradeceré lo que nos diga D. Antonio al respecto

  53. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    Al 30:

    Estimado tocayo Pedro.

    Perdóname, pero creo que todo lo que señalas en tu post es de un caracter marcadísimamente ideológico y que excede el ámbito de este debate.

    Por otro lado las consideraciones que efectúas sobre socialización, principio de igualdad y teoría de la explotación han sido ya refutadas por la ciencia social económica de forma tajante. No pienso entrar a debatir una a una tales consideraciones para no caer en lo que critico, sólo quería dejar clara una posición para que nadie se pueda hacer aquiescencias imposibles con mi silencio.

    Recibe un fuerte afrazo de tu amigo en la Libertad.

  54. Pered says:

    A Consuelo Galán (28)

    Estimada Consuelo retiro la “H” de Azaña, has sido muy gentil al no corregirme. También retiro todo lo que hayas podido entender que pudiera comparar a don Antonio con Franco en mi 27.

    Franco se mostraba contrario a los partidos políticos porque era un dictador, yo me muestro contrario al excesivo poder de los partidos políticos en el actual régimen. Son partidos de un régimen de partidos estado.

    Esto me lo ha enseñado don Antonio, que ha desglosado, o si se prefiere la expresión, ha diseccionado la partitocracia hasta su última molécula.

    Don Antonio nos ha mostrado, por primera vez en la historia, a los españoles y a todo el mundo, el claro concepto de la libertad política, desbrozando todo lo que no era tal, lo confundía o tergiversaba, sus imposturas.

    Hoy, conceptos como Democracia Pura, Libertad Política, Verdad=Libertad, nos son familiares a los habituales de este blog gracias el generoso esfuerzo de don Antonio.

    Siempre he notado en este blog un extraordinario afán por la precisión en el lenguaje, e intento esforzarme, en el poco tiempo en que mis obligaciones profesionales me permiten, cuando comunico con este blog. Lo digo a modo de disculpa por si, en ocasiones, entre lo que quiero decir y lo que escribo induzca a equivocaciones en quienes lo lean.

    Me tengo por repúblico, lo que es toda una exigencia, espero poder estar algún día a la altura que la causa requiere.

    Quise decir que el franquismo denostaba a los partidos por haber sido, según su propaganda, la causa de las desgracias de España ¿Pero que otra cosa se puede decir desde una dictadura para justificar la prohibición y persecución de los partidos políticos?

    Ocurre en la actualidad que la crítica a la partitocracia muchos la interpretan como crítica al existencia de partidos, e inmediatamente tildan de franquista, fascista o antidemócrata a quienes se muestran contrarios a este régimen de partidos de estado.

    Quienes se quejan de las partidas presupuestarias a favor del “Culto y Clero” no son capaces de ver la viga en su propio ojo y aumentan todos los años las subvenciones y ayudas a partidos y sindicatos.

    Tengo un amigo en Comisiones Obreras que se muestra encantado con la monarquía y me dice que el ser republicano hoy es una tontería propia de idealistas y visionarios.

    Es obvio que mi amigo tendría que buscarse nuevo empleo en la Republica constitucional o ejercer verdaderamente como sindicalista, y no como funcionario sindical. Nunca imaginé que en la izquierda se hubiera alcanzado tal grado de integración en el régimen como para proclamar su fervor monárquico.

    Esa izquierda del postfranquismo que manifiesta su repugnancia hacia el franquismo en cualquier ocasión, en realidad ha metabolizado el franquismo. La derecha, por su parte, no ha metabolizado nada, sigue siendo la misma de siempre y cada día me recuerda más a los apostólicos, realistas y feotas de tiempos de Fernando VII.

    En el actual régimen me tengo por marginado, aunque algunos crean que por ser republico sea idealista y visionario; pero es que la verdad solo tiene un camino y nunca me doy por aludido.

    Con mis más cordiales saludos.

  55. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    Estimado Pered:

    Efectivamente, suscribolo dicho, y en pocas palabras:

    – Hemos pasado de la dictadura de partido único a la oligarquía de varios partidos incrustados en el Estado.

    – Hemos pasado del sindicato vertical único a varios sindicatos imbricados también en el Estado y subvencionados por éste.

    Simple y obvio

  56. JMGA says:

    Al 34

    Querido Antonio

    Tiene usted razón. No se puede hacer prospectiva sin tener en cuenta factores que ahora no influyen, pero lo harán en el futuro. No lo había olvidado. Mi análisis solo era una toma de pulso de la actualidad. Algo parecido a lo que cuenta Pered de su amigo de CCOO en el mensaje 54.

    Tampoco olvido que el objetivo principal es siempre el mas inmediato, sin olvidar el objetivo último. Y ahora mismo, lo inmediato es la difusión del Diario.

    Precisamente, mi preocupación actual es el desarrollo de estrategias de comunicación eficaces para la difusión exitosa del Diario, como comentaba con Alejandro Perez.

    Un abrazo.

  57. David Serquera says:

    Querido Juan Sanchez,
    No he leido tu articulo en la opinion, pero creo que eres un verdadero republico. Seria una pena que el diario del MCRC no contara con tus agudas observaciones. Lee otra vez los principios del MCRC y dime si no puedes aceptarlos. Ten en cuenta que este movimiento es en si mismo plural. Espero que poco a poco te sientas mas agusto entre los republicos.
    Un saludo.

  58. Marco A. Oma says:

    Estimados contertulios:
    Antonio García-Trevijano escribió (noviembre 7, 2007 at 2:51 am):
    “Al 33,
    Querido Tony:

    Lo explicas a la perfeccion. Una cosa es que la teoria sea pura, porque ha logrado explicar la democracia sin recurrir a elementos extraños a ella, y otra absolutamente distinta la idiotez de creer que puede existir una democrcaia pura, como si los ciudadanos fueran ángeles.[sic]”

    ¿Qué quiere decirnos el maestro realmente?
    a)¿Que la “teoría pura de la democracia” es sólo teoría, teoría política en este caso, como hay teoría en matemáticas y en física? Pero claro, si muchas veces son discutibles las teorías físicas, cuánto más no van a serlo las teorías políticas, por puras que sean.
    b)¿Que la democracia pura es un sistema político perfecto o ideal pero que es irrealizable por completo y en toda su extensión porque «no somos ángeles»?
    c)¿Es la «democracia pura» un concepto del estilo de la «razón pura» kantiana o como el «imperativo categórico» (obra de tal forma que puedas querer que la norma que guía tu acción se convierta en ley universal)? ¿Es la «democracia pura» simplemente la descripción de unas condiciones ideales o legítimas para que haya verdadera vida política en una sociedad?
    Si b) rondase la interpretación correcta toda realización del ideal, como «no somos ángeles», será siempre “impura” y así, no podremos reconocer nunca o muy pocas veces esa «democracia pura» en ninguna época de la historia, ni siquiera del presente, con lo que nos veríamos obligados a defender la idea de que «en realidad, ni ahora ni nunca o casi nunca ha habido democracia, y mucho menos en España», idea que choca abiertamente con la opinión mayoritaria de que «indudablemente que en el mundo hay democracia, y en España también, aunque no sea vuestra democracia pura» y que les obliga a sostener la cuanto menos chocante idea de que todos o la inmensa mayoría estamos “engañados” (y así nos tienen que tratar, si es que son coherentes, como a engañados, con todo lo que esto implica en el trato con otro “igual”). Por no decir que una idea pura de la democracia siempre va a estar a salvo de toda crítica y que, como mucho, sólo se podrá criticar lo que hagan los hombres con ella, mientras que la idea queda intocable.
    Pero nos parece muy sospechoso que alguien haga planes políticos, prácticos, «realizables», pragmáticos, con esta clase de ideas «puras», inmarcesibles e intocables.

    Si c) fuera la correcta, entonces la «democracia pura» no sería más que un formalismo, en este caso, político, a la manera en que Kant pensaba que su imperativo categórico era un formalismo ético. La crítica a este tipo de formalismo ya la hemos hecho en un post anterior de manera muy burda. Pero, en cualquier caso, ¿es que dicho formalismo es algo más que pura ideología?
    En cualquier caso, parece que es difícil hablar de «democracia pura», tal y como nos lo pone don Antonio: no pueden hablar de «democracia pura» los hombres, pues «no somos ángeles», y siempre la «ensuciaremos» al llevarla a cabo o simplemente con que nuestros labios pronuncien su nombre; sólo pueden hablar de «democracia pura» el grupo de «pensadores» que gracias a don Antonio han visto la luz, han comprendido la “verdad=libertad” y están prestos a poner en marcha el “Movimiento”, el “Diario”, el “Diccionario”, las páginas de internet, los “Blogs”, sus “Libros”… Por supuestísimo ¿quién se atreve a insinuar que se está haciendo «ideología», por Dios? Esto es sólo «pensamiento puro» que habla de «teorías puras» como sólo pueden hacerlo estos nuevos «repúblicos» que en tanto «pensadores puros» (que tal vez se alejan de su «condición humana» y se acercan a la de los ángeles conforme se estudian las teorías políticas que les mastican otros).

    Por otra parte, no nos deja de sorprender y nos quedamos estupefactos ante el hecho de que don Antonio se quede impertérrito ante afirmaciones de los contertulios en ese blog como que en la época de la II República “no había pensadores” o que «D.Antonio lo que ha hecho es llevarnos a la DEMOCRACIA PURA […] la ha rescado y le ha dado cuerpo dentro de la REPUBLICA CONSTITUCIONAL de tal forma que con ella puede salvar a la humanidad de todas sus lacras, no tiene fisuras, está todo estudiado y previsto.Es un pensamiento sólo de él, es UNICO.A un antidemócrata se le detacta rápido en cualquier ámbito, en la RC no se escapa por ningun sitio.Por suerte en el siglo XXI tenemos un pensador y lo que ha hecho es grandioso». ¿Por qué no dice nada ante esto? ¿Es que piensa que verdaderamente que su RC va a salvar a la humanidad -aunque “no seamos ángeles”- y por suerte se considera «el pensador» del s. XXI? ¿Por qué no se molesta siquiera en hacer algún tipo de comentario como «gracias por vuestros comentarios elogiosos, pero no se merecen»?
    En fin, la verdad es que andamos un poco «knockeados».

    Saludos cordiales

  59. Pepe Fernández says:

    Estimado Pered,

    Eso no tiene porque preocuparte, ya paso antes cuando el PSOE y la UGT apoyaron la dictadura de Primo de Rivera pero luego se hicieron republicanos. Y volverá a pasar, se llama oportunismo.

    Personalmente tengo simpatia por D. Manuel Azana, intelectualmente muy superior a toda la clase politica actual. Politicamente sin embargo obró mal, ya sabemos defectos serios del parlamentarismo de la República. El proceso de destitución, llevada a cabo por él y Prieto, del Presidente de la República, Alcalá-Zamora, fue una de las causas de la guerra civil.

  60. Juan Sánchez says:

    Querido David

    Agradezco tu comenario. Intento que mi pensamiento se libre del lastre de ciertos conceptos que a veces no estoy seguro de si los he madurado o son simples prejuicios, o a lo mejor están enquistados por una falta de información o por un entendimiento insuficiente de algunas cosas. Algunas lecturas han influido tanto en mi manera de ver las cosas que inevitablemente condicionan todos los análisis. Lecturas incluso contradictorias unas con otras. Por ejemplo, admiro a Carl Schmitt, que desde luego tenía muy clara la diferencia entre democracia y parlamentarismo, y que sostenía que una Constitución que no separase los poderes no era tal Constitución, pero admiro también a Guglielmo Ferrero, sobre todo por su ensayo sobre “El Poder” y las reflexiones que en el mismo hace sobre el concepto de “legitimidad”. Pero Ferrero era, en cierta medida, un conservador y temo que incluso podría llegar a ser un amante del “consenso”. Aunque en su haber está el haber sido de los pocos profesores e intelectuales italianos que no sucumbieron a la demagogia y a la brutalidad de Mussolini cuando sobrevino la marcha sobre Roma. Aunque no me extrañaría nada que Ferrero -y lo siento por esta suposición que puede ser arbitraria- estuviese del lado de los partidarios de la Reforma y no de la Ruptura si hubiese vivido en España a la muerte de Franco. Pero Ferrero, según tuvo a bien instruirme no hace mucho D. Antonio, confundió el parlamentarismo con la democracia y por lo tanto parece difícil unir su discurso con los análisis de Schmitt. A pesar de lo cual, su ensayo sobre “El Poder” me parece formidable

    En fin…otra vez dando rodeos. Vayamos a lo esencial: leeré la declaración de principios nuevamente del MCRC y os daré mis impresiones, intentaré meditarlas profundamente. Pero sean cuales sean, lo que sí es evidente es que aquí he encontrado un lugar en el que sí estoy a gusto, simplemente porque aquí se habla de las cosas que me interesan, y D. Antonio lo hace en un lenguaje que no me chirría ni me resulta extraño: desprovisto de eufemismos, de corrección política innecesaria, sin el más mínimo reparo en causar al lector cuantas incomodidades sea menester, y con una agudeza notabilísima. Justo lo que falta en la mayor parte de los comentaristas de la prensa nacional, tan dados a no desviarse un milímetro de las que tenemos por “verdades oficiales”.
    Por otro lado, naturalmente, podeis disponer de mis reflexiones a voluntad, si entendeis que puedo contribuir al diario no hay ningún problema aunque reconozco que mi mayor problema al escribir es el temor a enfrentarse a la cuartilla en blanco y a la necesidad de decir algo con una frecuencia preprogramada. Lo digo porque son muchos los casos de columnistas de inteligencia no desdeñable, pero la calidad de sus trabajos desciende inexorablemente en cuanto asumen un contrato para escribir con una frecuencia establecida de antemano: el problema es que se vean obligados a decir algo aun no teniendo nada que decir. Y eso me da pavor.

    Un abrazo a todos

  61. Marco A. Oma says:

    Por cierto, que lo olvidé mencionar en el post anterior. Más arriba hay otros cuatro post míos que podrían pasar inadvertidos, perdidos entre los primeros mensajes que me movieron a escribirlos y que si se leen tal vez le darán más sentido a este que acabo de publicar, pues aunque los envié hace uno o dos días, han estado este tiempo esperando “ser moderados” por el responsable de este blog -como es natural- por ser yo nuevo en este sitio lleno de tanta buena gente,
    Saludos cordiales

  62. Tony Díaz says:

    Al Sr. Marco A. Oma:

    ¿Qué pretende usted realmente señor?.

    ¿Sabe usted lo que significa “teoría pura”?.

    ¿Sabe usted lo que significa democracia?.

    A tenor de su comentario ignora las dos cosas.

    Le aconsejo que siga usted “disfrutando” de su querida idea de la democracia y no venga a importunar a este lugar.

    Este es el blog de don Antonio, pero como me considero amigo suyo, tengo la obligación moral de defender este hogar de la libertad contra los intrusos.

    Déjenos pues en paz y váyase a otro lugar donde pueda “vender la moto”.

    Sin ningún afecto. Tony.

  63. Marco A. Oma says:

    A Tony:
    ¿Por qué me llama intruso, si el propio don Antonio, responsable de esta bitácora, ha dado su permiso para que participe en este foro? ¿Defiende «usted la libertad» contra los intrusos? ¿Cuándo he atacado yo la libertad?
    Desde luego, por otra parte también me deja estupefacta tanta caballerosidad por su parte.
    Le respondería gustosamente a sus primeras preguntas pero no a alguien que me trata de esa manera sin conocerme.
    Saludos

  64. Pepe Fernández says:

    Marco Oma,

    Perdona que te digo que no has entendido nada de la RC, lo cual tambíén significa que el MCRC tendrá que aplicarse a la labor divulgativa con especial esmero para evitar malentendidos.

    Sólo aclarar una proposición erronea de la que partes para concluir erroneamente. La Teoria del RC no tiene nada que ver con formalismos kantianos, lo explico mejor, la Teoria del RC es:

    1) Normativa
    2) Ortogonal
    3) Empirica

    El punto 1, significa que la Teoria se traduce a normas para organizar el poder y hacerlo representativo de tal manera que el gobierno pueda ser democrático.

    El punto 2, es ortogonal porque separa completamente sin que haya conexión alguna entre este marco normativo y la implementación política ideológica.

    El punto 3, es empirica primero porque se verifica en la acción politica, nada de formalismos, y porque explica el porque de los fracasos históricos de los sistemas politicos anteriores.

    Estos tres puntos hacen de la Teoria del RC no sólo una teoria científica sino un hecho: algo que no puede ser negado como no puede ser negada la evolución, la gravitación o que la tierra gira alrededor del sol.

  65. Marco A. Oma says:

    A Pepe Fernández:
    Gracias por las aclaraciones, que intentaré mascar y entender. Pero yo también hice una pregunta en mi primer post cuya respuesta me gustaría conocer.
    Con respecto a la «cientifidad» de la teoría de la RC no puedo, siento decirlo, más que tener grandes reservas. No sé qué entenderá usted por «teoría científica». Desde luego, no creo que puedan equiparse las teorías de las Ciencias Físicas, Matemáticas o Químicas con las de la Política, como parece que usted hace. Los últimos que hablaron de una teoría política «científica» fueron aquellos del «socialismo científico» y mire usted lo que ha quedado de ellos.
    Saludos cordiales

  66. Antonio G-T says:

    al 63

    Sr Marco A, Oma

    Hace tiempo que speraba algun comentario como el suyo. Es tan facil reirse de Galileo como de quien desafía a la opinion mudial afirmando que en Europa, salvo en Suiza, no hay democracia. Si hubiera estudiado “Frente a la Gran Mentira”, y tuviera sentido del ridiculo, le causaria rubor su lamentable comentario.

    No necesito mucho espacio para deshacer su confusion, de la que no querra salir, dado el confortable modo de vida que ha encontrado en la Monarquía de Partidos.

    1º. La teoria pura de la democracia, formulada por primera vez en el pensamiento politico, es realizable al cien por cien en el mundo europeo. De tal forma que si no se observa aluno de sus requisitos formales no hay democracia. Como es obvio, esta teoria se refiere excusivamente a la democracia formal, a la que tiene como objeto la garantia insitucional de la libertad politica

    2º. La democracia pura jamas podrá existir, pues no es posible aplicar las reglas formales de la democracia politica a la solucion de conflictos ocasionados por la desigualdad social. Por eso, la democracia participativa es una utopia. Lea a Macpherson y tal vez lo comprenda.

    3º. La teoria pura de la Republica Constitucional es

  67. Antonio G-T says:

    continuacion al 63

    3º. La teoria de la Republica Constitucional, elaborada por primera vez en la historia del pensamiento occidental, es realizable al cien por cien, de tal modo que si no se cumplen todos sus requisitos formales, podrá ser Republica si no es Monarquía, pero no Constitucional. Si Vd conoce una teoria de la Republica que no sea el hecho negativo de que no es Monarquía, o el hecho positivo, pero moralista, de que se nace con la virtud cívica del patriotismo, le estare muy agradecido si me indica quien la formuló.

    4. Los cimientos de la Republica Constitucional estan en tres descubrimientos cientificos, sí Sr., cientificos, cuyo desconocimiento impide que la teoria politica sea ciencia. Estos tres pilares son: el principio de individuacion, la mónada electoral como unidad irreductible, la relacion de identidad entre verdad politica y libertad colectiva.

    En cuanto a mi actitud impertérrita ante el gran elogio de los seguidores de mi pensamiento, me basta con decirle que obedece a una razon de estética. Soy incapaz de hipocresias y frases hechas como la vulgaridad que Vd me propone, de decir gracias, no las merezco. Supongo que Vd estará informado de las difamaciones, insultos, atentados, carceles, ostracismo, etc, que sufrí, y sigo sufriendo, a cusa de las mismas ideas que hoy merecen el elogio de unos pocos hombres libres, ¿por qué no se extrañó que permaneciera impertérrito ante tanta desconsideración? Se lo digo: por las mismas razones estéticas que me me hacen callar ante el elogio. Y si cree que estos son exagerados, le recuerdo este aforimso: “la moderacion en el elogio es signo de mezquindad” (La Rochefoucault).

    Nadie de buena fe es intruso en mi blog. Pero Vd abusa de nuestra hospitalidad, si ademas de burlarse de nosotros pretende que le exliquenos por qué no lo toleramos. Suscribo por tanto la contestacion que ha recibido de Tony Diaz. Un experto constitucionalista que conoce a la perfeceion todo lo que Vd ignora.

  68. Tony Díaz says:

    Al 69:

    Ahórrese sus respuestas. Yo no se las he pedido. Le daré un consejo: Podría sacar mejor rendimiento a su tiempo libre medrando en el Estado de Partidos.

    Al igual que no quiero sus respuestas, tampoco pienso aclararle nada.

    No voy a perder más tiempo con usted.

  69. Marco A. Oma says:

    Estimado don Antonio García-Trevijano:
    En primer lugar, le agradezco que me haya usted permitido participar en su blog y, de algún modo, me alegro de que yo haya satisfecho sus esperanzas al escribir «lamentables comentarios» (no hay mal que por bien no venga). Y supongo que su alegría vendrá del hecho de que yo le doy ocasión de defender sus ideas frente a otras más que del hecho de que alguien se vea en la desgraciada situación por su ignorancia de proferir «lamentables comentarios».
    También aprovecho para decir que es todo un honor, del que no sé si seré merecedor, el que alguien con su bagaje y su «curriculum» me responda y que es algo que le honra y que también agradezco.
    Con respecto a lo que dice en el post 72, si usted ha dicho un poco más arriba que una cosa distinta es «la idiotez de creer que puede existir una democrcaia pura, como si los ciudadanos fueran ángeles», ¿cómo puede decir ahora que la teoría pura de la democracia es realizable «al cien por cien» en el mundo europeo? ¿Es que en el mundo europeo sí «somos ángeles»? Pero, sobre todo, ¿cómo puede ser que diga inmediatamente después de haber dicho que «es realizable cien por cien» que la «democracia pura jamás podrá existir»? De verdad, que me cuesta entenderlo. Pero debo sufrir de alguna incapacidad incurable.
    Y gracias por la referencia a Macpherson, que confieso no haber leído. Pero es que no puedo dejar de ver aquí una contradicción.
    Por otra parte, lo que no esperaba es que se deslizase usted al terreno personal e hiciese usted juicios sobre mi como de alguien que «no querrá salir de su confusión, dado el confortable modo de vida que ha encontrado en la Monarquía de Partidos». ¿Y qué sabe usted si quiero salir o no? ¿Y qué sabe usted si mi modo de vida es confortable o no? ¿Es que acaso su vida no es confortable y tal vez incluso más, debido a su prestigio como abogado bajo el régimen jurídico de la «Monarquía de Partidos», entre otras cosas?
    En cualquier caso, lo que importa es lo que estamos discutiendo y lo que me pregunto es, don Antonio, lo que me pregunto en el primer post, «¿Cómo creen que se puede plantear un «verdadero proceso constituyente» que no se quede en un mero formalismo cuando el noventa por ciento largo de la población no sabe y/o no puede decir más de dos palabras sobre la actual Constitución, por muchas «guías rápidas» que se editen?» (como sugería un interviniente anterior). ¿Van a esperar a que todo el electorado domine la «ciencia política constitucional» o se conformarán con que conozcan su teoría pura de la democracia?
    Quedaría muy agradecido si me contestase a esa pregunta.
    Y desde luego, le puedo asegurar que no me gusta hacer el ridículo, aunque lo haga irremediablemente según algunos.
    Saludos cordiales

  70. Consuelo Galán says:

    Al 59

    Estimado Pered:

    En ningun momento he querido corregirte nada, sabes expresarte muy bien, tal vez haya sido yo quien no lo ha entendido. Creo que mi error ha quedado subsanado, en conocimientos me llevas una gran ventaja. Sabes que soy una alumna principianta.

    En cuanto a mi expresión democracia pura, ha sido sólo una forma de llamar a la teoria pura de la democracia. Disculpadme todos y D.Antonio también. Lo siento, intentaré expresar los términos con sus verdaderos nombres. Espero el diccionario porque suelo expresarme en lenguaje sencillo y a veces no suelo utilizar las palabras correctas.

    Pered en cuanto a lo de CC.OO. ya fuí viviendo y comprendiendolo conforme fueron aconteciendo los hechos.Muy buena tu observación.Aquello fué muy duro de digerir.

    Cordiales saludos

  71. Antonio G-T says:

    al 53

    Querido Juan

    Aprecio la sinceridad de tu comentario. Pero creo que la primera razon de tu reserva es inexistente no solo en mi pensamiento, opuesto de raiz en las idea de regegeracion moral o recovcialiacion (critique al PC a princpios de los años 60) por emplear conceptos y palabtras porpois de la Iglesia pero no de un parido poliico. Ya se que me has salvado del reproche, pero no es justo que lo aplique a algun ingenuo comentaristaque haya visto las consecuencias morales de mis ideas institucionales. Siempre hable de instituciones inteligentes.

    Y en cuanto a la segunda reserva, la negociacion con el terorismo, no se por que la traes aqui. No ha sido tema de debate. Pero si quieres saber lo que pienso te lo digo. La negociacion con el terrorismo supone una confesion de impotencia para diluirlo con medios inatitucionales. El sistema presidncialista y la monada electoral son suficientes para acabar con él.

    Y en cuento a su reserva intelectual (65), has de saber que para mi Carl Schmiitt es el mejor tratadista de derecho constitucional, y Ferrero un pensador muy penetrante. Pero yo he procurado desde mi primera juventud no confundir la primera noticia que nos llega sobre algo, con la verdad.
    Por los demas, no tengo mas que agradecimiento por tu generosidad. Sin ningun tipo de reserva, te lo expreso con un afectuoso abrazo.

  72. Antonio G-T says:

    al 75

    Si Vd no sabe la diferencia abismal que separa en el idioma español la expresion teoria pura de la democrcacia formal, practicable al cien por cien, y la expresion democracia pura, que seria angélica, tiene problemas de entendimiento. De su lamentable texto, se deduce directamente que Vd esta satisfecho de vidir en el Estado de Partidos. No me extraña que si Vd no entiende lo elemental que le aclaro en mi respuesta, tampoco comprenda el alcance de sus propias palabras. Por eso le ruego, que no distraiga mi tiempo.

  73. Juan Sánchez says:

    Al 75

    Señor Marco A. Oma

    No se si a veces el deseo irrefrenable de responder antes de pensar detenidamente lo que uno va a decir lleva a notorias meteduras de pata. No es extraño, a mi me ha pasado más de una vez. Pero si hubiese leido detenidamente las respuestas de este blog, no caería en la confusión de confundir la Teoría Pura de la Democracia con una inexistente e imposible Teoría de la Democracia Pura. No es obviamente una simple cuestión de precisión gramatical, pues la alteración del lugar que ocupa el adjetivo “pura”, para aplicarlo no al sustantivo “teoría” sino al sustantivo “democracia”, provoca tal confusión que echa por tierra la posibilidad de entender nada. Pero creo que sobre esta confusión ya han insistido otros contertulios

    En cualquier caso creo que usted debería revisar el tono con el que redactó sus primeras entradas en este blog. Una cosa es dudar. Una cosa es discrepar. Una cosa es hacer preguntas. Una cosa es manifestar un disentimiento. Y otra muy distinta es utilizar expresión innecesariamente ofensivas o atrevidamente inquisidoras como las siguientes:

    “¿quién cree en las «teorías puras», no contaminadas de ideología, aparte de los ignorantes y los indoctos? “. No es necesario responder a esto, basta con decirle que según su comentario, Hans Kelsen, notable jurista independientemente del juicio de valor que nos merezca su tarea, era un “ignorante” y un “indocto”. La búsqueda de una teoría pura puede fracasar pero es condición inexcusable que se ha impuesto quien ha aspirado al rigor en la exposición de una teoría. Por supuesto que en el campo del Derecho y la Política cabe la búsqueda de teorías puras.

    “¿a quién pretenden convencer estos nuevos «repúblicos» [sic] que dicen que lo único que es estrictamente necesario es el «verdadero proceso constituyente», aunque sepan que la mayor parte de la población es verdaderamente ignorante e inculta sobre estos mismos temas, tan peliagudos incluso para licenciados y hasta para doctores, y de que lo accesorio o secundario es lo que salga de ahí?”. No estaría demás que usted y quienes opinan como usted emprendiesen la necesaria labor de contención de la ignorancia ajena; es muy posible que la mayor parte de la gente sea inculta, lo que ya no parece en absoluto admisible es conformarse con tal estado de cosas como si se tratase de un fenómeno natural inevitable. Dar por supuesta la incultura ajena como un dato inconmovible, frente al cual no cabe actuar, un dato no modificable, vuelve absurda y ridícula cualquier aspiración de democracia. Un pueblo inculto no necesita democracia, en ese caso hasta la democracia se volvería una incomodidad.

    “¿por qué se molestan tanto en definir su República, expandir la idea y tratar por todos los medios -los que tengan a mano, como los blogs «gratuitos» que ofrecen compañías informáticas americanas- de llevar a cabo este «proceso» (este nuevo proceso, como aquel otro «proceso de paz» del que ahora ya no se quiere hablar)? ¿Es que les mueve un «puro» afán formalista y rigorista? ¿Es que sus teorías son tan puras como las matemáticas?”. Esta objeción suya es absurda e incomprensible. Faltaría más que quien propone un proceso constituyente sobre la forma de estado y de gobierno no tuviese, además, una forma de estado y de gobierno que proponer.

    No puedo decir mucho más.
    Un saludo.

  74. Javier Castuera says:

    Democracia pura significa sencillamente democracia. Democracia pura significa que el sistema político pretendido no deja que el poder no corresponda a los ciudadanos; no deja que los mandados a representarlos no respondan ante los mandantes que al Parlamento los envían; significa que la elección se lleva a cabo por la mayoría; significa una verdadera división de poderes,…… Y todo ello bajo un criterio importante: el respeto a los ciudadanos. Todo ello basado en la verdad, es decir, el la lealtad como principio básico de comportamiento social. La lealtad así entendida conduce indefectiblemente a la libertad. Eso significa, y así la entendemos, la palabra “pura”.
    Solo aquellos que no quieran ser leales a sí mismos y por tanto con sus concuidadanos son a los que D. Antonio hace referencia cuando habla de impureza. Pero el sistema político creado por él es puro porque es equilibrado y un instrumento político que se sepa no experimentado en el mundo, al menos en todas sus posibilidades. Por tanto, amigo Manco de Oma, aquí, al contrario de lo que ocurre con las figuras del bosque de Oma(que solo se hacen visibles desde posiciones determinadas) damos la cara y ponemos la teoría política de la libertad basada en la verdad a disposición de los españoles. Te guste a ti o no te guste. No hay más que decir al respecto. La próxima vez no pretendas merendar antes de defecar sobre ti mismo.

  75. Marco A. Oma says:

    A don Antonio:
    ¿Abuso de su hospitalidad por hacer preguntas sobre sus teorías? ¿Dónde están mis burlas, don Antonio?
    En cualquier caso, de nuevo, a lo importante:
    Si usted está en posesión de una «verdadera ciencia política», una de dos, o todos los demás estamos engañados, contando con un inmenso ejército de expertos de todos los colores y formaciones a los que usted no ha convencido de su error en unas cuantas décadas, o todo esto no es más que pura propaganda para indoctos e ignorantes (aunque algunos indoctos e ignorantes como yo no nos la traguemos). Ustedes sabrán lo que están haciendo y a qué están jugando. Yo, antes de jugar, tengo la manía de saber cómo y a qué se juega.
    Y bueno, si usted suscribe lo que dice Tony («váyase de aquí»), aunque, innoblemente, no se haya atrevido a decirlo directamente, me tendré que marchar, no sin antes recordarles las palabras del gran Presidente español, don Emilio Castelar a aquellos de los contertulios que aún puedan ver las cosas desde otra perspectiva:
    «Yo quiero ser español y sobre todo español, y tenedlo entendido de ahora para siempre, yo amo con exaltación a mi patria; y antes que a la libertad, antes que a la República, antes que a la federación, antes que a la democracia, pertenezco a España».
    Adiós

  76. Antonio G-T says:

    al 35

    Mi querido amigo Juan V. Serrano

    Aunque no me gusta, tal vez pueda escribir algo sobre mis vivencias del pasado, cuando no tenga nada que hacer para el futuro. Por ejemplo, mas importante que mis Memorias sería que escribiera un un libro sobre la Revoucion Francesa. De todos modos agradezco mucho tu comentario.

  77. Juan Sánchez says:

    Al 77

    Querido D. Antonio

    Tal vez el tono en el que redacté mi comentario parecería indicar que había en mi actitud una voluntad de reproche hacia otros contertulios por una presunta propensión moralista. Si es así lo siento, más bien trataba de manifestar un temor. Y pido disculpas si alguien se ha dado por ofendido o aludido.

    Por lo demás, no hay duda de que la negociación con terroristas es la confesión por parte del Estado de la propia impotencia para acabar con el mismo por medios institucionales. Si lo he traido aquí es porque he visto que en más de una ocasión se ha suscitado este tema, aunque ya comprendo que es una cuestión que no forma parte de la Teoría Pura de la República Constitucional.
    Todavía debo hacer un esfuerzo intelectual notable para llegar a comprender como la institución presidencial y la mónada electoral acabarían por si solas con el terrorismo, o mejor dicho, imposibilitarían de raiz que germinase en determinados grupos una voluntad de perseguir objetivos por métodos criminales.

    Yo también agradezco mucho su generosidad, bastante mayor que la mía, desde luego, pues es un privilegio poder contactar con usted de forma tan sencilla y recibir respuestas a las cuestiones que uno plantea. Me aporta usted mucho más que lo que pueda aportarle yo.

    Le devuelvo un leal, sincero y afectuoso abrazo. Muchas Gracias

  78. Pered says:

    A Marco A. Oma (63):

    Humildemente le pido perdón por si alguna de mis expresiones pudieran ofenderle, no es esa mi intención.

    Me atrevo a sugerirle, y me creo el menos autorizado de los “repúblicos” para ello, que empiece Vd. por el principio y considere “la relación de poder” como inicio de su discurso, y prosiga el mismo con tal concepto desde el punto de vista de la Democracia.

    Tengo la impresión de que ha seguido este blog silenciosamente durante algún tiempo hasta que, por fin, cuando lo cree más oportuno, descarga su puño de hierro con el fin de intentar aplastar, con sus descalificaciones, el trabajo de don Antonio. GRacias por ello, pues soy consciente de que los peores enemigos de don Antonio son el silencio y el ninguneo. POr lo menos Vd. proclama, no se si a su pesar, que don Antonio existe, y eso es todo un detalle.

    Me agradaría conocer su punto de vista sobre la Democracia y el régimen español vigente. Quizás conociendo sus puntos de vista al respecto podríamos debatir e, incluso, confrontar ideas.

    Mientras tanto tiene Vd. ventaja sobre mí, y eso no es justo, no es moral, no es ético.

    Sr. Marco A. Oma, le ruego que juguemos con las mismas reglas y con las mismas cartas; es Vd. libre de decidir.

    Haga el favor de explicarnos sus posiciones respecto a los temas que Vd. cita para que le pueda contestar y, en su caso, aplaudir.

    Pero no me diga, sin más, que lo que hoy pienso está mal, que lo que don Antonio nos ha enseñado no es correcto o que don Antonio es un cínico por considerar que los hombres no son ángeles y su teoría de la democracia es una entelequia, una utopía, una ensoñación irrealizable, un engaño.

    Desde mi punto de vista el mérito de don Antonio se inicia con una crítica al régimen político vigente y a sus orígenes, de la que podrán discutirse matices, pero cuyos argumentos son tan sólidos que hasta ahora nadie ha podido refutar. Perdón, excepto el Sr. Ansón y su teoría de la utilidad de la monarquía.

    Todo lo demás, sin entrar en consideraciones sobre su aceptación y aprobación por cada uno de los repúblicos, tiene el indiscutible mérito de abrir un debate sobre los ideales de la democracia y, perdone el eufemismo, los “déficits” de que adolece el régimen actual.

    Eso en España es una novedad histórica; de manera que, aún en la hipótesis de que don Antonio estuviera equivocado, a todos nos viene bien ese debate.

    Sólo por eso don Antonio merece nuestro respeto y estima, por todo lo demás, al menos por lo que mi se refiere, mi admiración.

    Entre al trapo Sr. Marco A. Oma, y sin reparos ni miedos expónganos su pensamiento, sus ideas, sus ideales, yo le prometo toda mi atención y respeto, y en la medida de mis conocimientos le garantizo mis respuestas, mis críticas y, llegado el caso, también mi aprobación.

    Pero no ha hecho Vd. bien haciendo lo que ha hecho; por ello, de momento y hasta que no atienda mis ruegos, le tendré como un mero jugador de ventaja, cuya intervención en este blog consigue espolearnos y nos confirma que, en el camino que, con don Antonio, vamos a recorrer nos encontraremos no sólo con incomprensión, sino con animadversión, pues en el fondo ponemos en riesgo muchas posiciones de ventaja, muchas gabelas y privilegios que, en mi forma de ver y entender la democracia, no tienen cabida.

    Respecto de los comentarios elogiosos no son tales, sino manifestaciones de nuestra gratitud hacia el generosísimo esfuerzo de Don Antonio, pues no sólo escribe unos formidables artículos, sino que, nos los explica con ánimo pedagógico, nos corrige con rigor y nos orienta con afecto, sin pagar matrícula ni permanencias. Esto es inédito en el mundo actual.

    Espero que su “knockeo” se le pase pronto y podamos discutir sincera y lealmente sobre todo lo que Vd. quiera. Yo, por mi parte, me encuentro estupendamente y dispuesto a lo que haga falta.

    Atentamente.

  79. Tony Díaz says:

    Mi querido Maestro:

    Ya le he puesto un correo a Francisco para que me facilite su teléfono.

    Si lo prefiere puede enviarme un correo a esta dirección: Tabladecarneades(arroba)hotmail.com

    Un abrazo. Tony.

  80. Marco A. Oma says:

    A Pered (y otros contertulios):
    Humildemente yo también le pido perdón por si se ha sentido ofendido, pues no era mi intención, petición que extiendo a todo aquel en su misma situación.
    Dado que como el «magister» dixit por boca de ese contertulio tan sabio de la «ciencia constitucional» pero tan poco amable que es Tony (que no por la suya) que soy «non grato» aquí, me encantaría hablar con usted en otro sitio. Si usted no sugiere otro, en aquel del que vengo ya llevamos un tiempo hablando de estas cosas.
    Saludos cordiales

  81. Jaime says:

    Queridos repúblicos:

    Ahora que nos aprestamos a comenzar en el Diario la tarea de analizar la realidad política española a partir de los fundamentos teóricos de la República Constitucional, hemos de tener claro que episodios como los protagonizados por la persona que ha firmado sus intervenciones con el nombre de Marco A. Oma van a ser habituales. Afortunadamente, este tipo de intervenciones se desarman rápido, y sin mucha dificultad se puede poner en evidencia que los que critican de ese modo la República Constitucional no se han tomado la molestia de leer los ensayos con que semanalmente nos ha venido enriqueciendo Antonio (de leer, releer y de pensar en ellos, claro). Y que nadie tenga dudas tampoco de que cuantas más intervenciones de este jaez se produzcan ello querrá decir que más calado estará teniendo nuestro discurso.
    Finalmente, la evidencia de que el señor Marco A. Oma no sabe bien por donde le pega el aire -si se me permite la expresión coloquial- en lo tocante a los asuntos sobre los que durante tantos años ha reflexionado García-Trevijano, está en la cita de Castelar que nos ha traído aquí un poco por los pelos y no una sino dos veces (comentarios 30 y 83). Decir, como dijo Castelar y sustenta Marco A. Oma, que “yo quiero ser español” no tiene mucho sentido, porque el ser español no es precisamente un acto de la voluntad de la persona, pues la condición de español nos viene dada a los nacidos en España: es anterior a nosotros y ajena a nuestra voluntad. Y por si fuera poco, Castelar se atrevió a afirmar que ama a España con exaltación, pero al mismo tiempo se siente pertenecer a España antes que a la libertad, la democracia y la República. Cabe objetar a esto que al hecho de ser español hay que darle un contenido, una dignidad y un decoro. Y para lograrlo no se puede ser español “antes” que libre o demócrata. En este blog queremos (y esto sí depende de nuestra voluntad) que ser español no suponga nunca renunciar a ser hombres libres y demócratas. Separar la condición política de español de la libertad es no querer muy bien a España: en eso consiste vivir acomodadamente en la Monarquía de Partidos.

    Un atento saludo.

  82. vilamallen (CR3) says:

    Estimado D. Antonio:
    Lejos presumo los azares salutíferos ya que está Vd. “sembrao”, como dicen los castizos y con sus últimos post he vuelto a sentir emoción y excitación intelectual, por lo cual le felicito y me felicito.
    No se si Vd. ha oído este discurso, pero presupongo que la mayoría de los visitantes del blog no, por lo que con su permiso…

    En el siguiente link, podréis mirar a los ojos al expectro de D. Manuel Azaña, escuchando de su voz su último discurso, pronunciado en el Ayuntamiento de Barcelona el 18.07.38.:

    http://aullando-aullidos.blogspot.com/

    S&R

  83. Rafael Serrano says:

    Querido maestro:

    Esa cazurrería intelectual de la que el Sr.Oma ha dado sobradas muestras aquí,nos indica,más allá de la necedad autocomplaciente o el escepticismo ramplón inherentes a un medio social y político donde impera la falsedad y el desprecio a la inteligencia,que un conocimiento incubado en este régimen con sus elementos de juicio consensuados,es incapaz(perspectiva emic)de revelar la verdad que lo destruiría.

    Al igual que el saber admitido en la época medieval tenía por evidencias,la posición central de la Tierra en el Universo o que Dios gobernaba rectamente el Mundo a través de las Monarquías,ahora,en esta posmodernidad con resabios medievales,se tiene por irrebatible que la “democracia” es plana.

    Desde la perspectiva etic de la RC,el pensamiento disidente y heterodoxo con “el ímpetu del nuevo saber,el de la verdad-libertad”,atraviesa la bruma oligárquica y despeja el camino a la libertad política,porque “las ideas inadecuadas y confusas se siguen unas de otras con la misma necesidad que las ideas adecuadas,es decir,claras y distintas”(Spinoza)

    Un abrazo de repúblico dispuesto a la libertad y a la acción para conseguirla.

  84. MessageInOut says:

    Amigos:

    En efecto, sufriremos agresiones de importunos dialécticos, beneficiarios todos del enchufe o de la prebenda, cuya falsedad es sumisa; y que no entienden que nuestra verdad es indómita; porque aquella sirve a un dueño, y ésta, a nadie.

    El Régimen precisa de millones de cooperadores incondicionales, de espectros como nuestros políticos distinguidos, filósofos proclamados y mamporreros de la dialéctica. El Régimen no necesita intelectos, sino sumisiones.

    Por eso, el sumiso arremete en defensa de su sinecura amparado en estúpidas falacias. Y, perora sus sandeces, como “Si nadie lo ha hecho nunca, es que no es posible”, o “Los doctores del Régimen saben lo que hacen”, o “No es cierto lo que dice, puesto que no es usted modesto”. Porque el iracundo agresor sumiso precisaría, para entender, verse a sí mismo con la mirada lúcida que no tiene. El Régimen, para eternizarse en el poder, engrandece sistemáticamente al bobo, ya que los memos sólo piden beneficios y rito, nunca razones.

    Salud.

  85. Marco A. Oma says:

    Señores contertulios:
    Mientras el señor G-T me permita publicar y mientras no me cansen, tampoco permitiré que se digan ciertas cosas sobre mi.
    Miren, señores, yo podré ser vehemente, atropellado y atolondrado, qué le vamos a hacer, y tal vez haya escrito algunas cosas con cierta precipitación. Pero miren si ustedes son capaces de hacerme notar alguna línea en la que yo haya hecho comentarios personales sobre alguien en concreto… Sin embargo, empezando por Tony y por don Antonio, que ha empezado haciendo comentarios sobre mi vida, como si supieran algo de ella, y siguiendo por otros, que me atacan cobardemente con pseudónimos y cuando ya me había despedido, algunos se han referido a mi con palabras que tal vez les describan mejor a ellos. Esta es la verdad, lo quieran algunos reconocer o no. Yo ya pedí disculpas si alguien se sintió ofendido por mis palabras, pues no era mi intención.
    Por otra parte, yo, otro iniciado más en los misterios de la «ciencia constitucional», tendŕe mis problemas más o menos serios a la hora de entender determinados conceptos (como la distinción entre «teoría pura de la democracia» y la «democracia pura» o en lo de «proceso constituyente») y mis palabras sí han planteado ciertas dudas, seguro que equivocadísimamente, sobre ciertas posiciones que honradamente creo no hay manera de entender. Pero no han atacado a nadie en concreto. Sí, he hablado de ignorantes e indoctos (dentro de cuya categoría yo también me incluyo), pero no he señalado a ni uno sólo de ustedes. Sin embargo, algunos de ustedes la han emprendido ad hominem contra mi. Eso sí que es argumentar.
    Yo, en principio, no estoy de acuerdo con algunas ideas que se dicen aquí (aunque sí con muchas otras). Y eso es lo que he manifestado. ¿He atacado yo la libertad, como algún irascible «repúblico», ha tenido la osadía de decir? Me parece que, en todo caso, esa falta no me es imputable, pues no se puede atacar a una entidad metafísica. En cualquier caso se puede atacar a la libertad de una persona. ¿Podría demostrar alguien si por casualidad yo he incurrido en tamaña falta? No, no va a poder. No he manifestado más que mi dudas sobre algunas ideas pero, repito, no me he referido a nadie en concreto en los términos que algunos de ustedes, sin ninguna cortesía ni caballerosidad, sí han hecho. Está más claro que el agua que muchos se sienten hasta tal punto identificados con ciertas ideas que son incapaces de distinguir entre los ataques a las ideas y los ataques a la persona. Eso se llama fundamentalismo.
    Pero yo seré todo lo que dicen ustedes que soy (y probablemente en lo de cazurro intelectual no le vaya a la zaga a algunos de los que aquí escriben), pero a excepción de un amable contertulio, mi primera pregunta sigue sin contestar: con una inmensa mayoría básicamente incapaz o ignorante, como yo mismo, sobre qué es un Estado o una forma de Estado, que no ha leído ni piensa leer nunca (por falta de tiempo, por desinterés, por analfabetismo…), ¿cómo puede pensarse que un «verdadero proceso constituyente» es algo más que un puro formalismo? ¿Piensa en serio que va a restaurarse su libertad política? ¿Es que no creen que por legítimas que sean las condiciones formales para dicho «proceso» los ciudadanos no van a volver a dar su adhesión inquebrantable a los mismos que les mastican las teorías que ellos no entienden? ¿Es que van a creerse en serio que Suiza es el único país de hombres libres de Europa, por no decir del mundo, que los suizos son más libres que todos los demás? ¡Dichosos ellos!
    Efectivamente, como decía un contertulio, algo hay de voluntarismo en eso de «quiero seguir siendo español», aquello que dijo ese gran Presidente de la I República española y, visto así, tendría poco sentido. Pero eso sólo se puede decir cuando algunos con sus juegos más o menos en serio, más o menos en broma (como ciertos utópicos o como los independentistas) ponen en peligro esa realidad histórica en la que vivimos (aún) que se llama España. Y, con franqueza, me parece que iniciativas bienintencionadas como la que aquí defienden algunos podría ponerlo un poco más difícil para que los españoles seamos cada vez más libres (¿quién le ha dicho a algunos contertulios que yo tampoco desee eso?) y puede dificultar que los españoles seamos más libres simplemente porque podrían estar facilitándoles a otros la tarea de que dejemos de ser españoles.
    Y, sinceramente, tendrán algunos que hacerse a la idea de que a muchos no les va a resultar nada fácil entender que son ustedes unos nuevos Galileos de la «ciencia política»
    Un saludo.

  86. MessageInOut says:

    Ciudadanos:

    Los mediocres no se esconden: el respaldo al suceso asegura su acomodo. Ladran al hombre libre tras el resguardo de la reja del jardín del Régimen, mientras se aseguran de que éste les escucha. Defendiendo el Régimen, se ganan la comida de hoy y sienten que el mañana es menos incierto.

    Los sabios del Régimen prefieren las ideas partidistas y provincianas a otras universales; los más listos se guiñan el ojo y se dicen que la mediocridad de las ideas es un principio de seguridad para la eternización del festín del Régimen Monárquico Garbancero Federal Español.

    Los mediocres no disimulan, sino que ostentan sus argumentaciones y falsos silogismos de escuela de partido con lanudo orgullo: saben que el Poder seguirá llenando sus bolsillos mientras no cuestionen su perennidad.

    Mientras roen el hueso, se afilan el diente.

    Salud.

  87. Marco A. Oma says:

    Y dígamen, Messageinout o quién quiera que sea, ¿qué opina usted de la última cuestión que le hago? Porque nos suelta discursos preciosos pero eso no lo dice.

  88. patalete says:

    A MessajeInOut (96). Como veo que andas por estos lares, pregunto: ¿has leído la propuesta que te hago en tu blog?. Espero allí, – o aquí mismo-, tu respuesta sobre el MCRC (Movimiento de Ciudadanos Rotundamente Cabreados, o, Movimiento de Catalanes… id). Saludos.

  89. Crítico says:

    El debate con el señor Oma no interesa y, probablemente, haga bajar el número de visitas. En el MCRC somos, ante todo, prácticos. Por favor…

  90. MessageInOut says:

    Ciudadanos:

    Para la mediocre subclase prebendaria, la política diaria es, ante todo, ganado que mandar; y prospera la mayor parte como funcionarios de sindicalmente amañada oposición. Porque son sicarios de partido, a cuya sombra medran como directores y jefes de departamento o de pomposo negociado.

    Como sus vidas reales se fundan en el sostén de sus intereses gabelarios, gustan de la representatividad de lo inexistente, de los símbolos de los símbolos, y prefieren un Jefe de Estado de función simbólica y unitaria de la nanidad. Corruptos del monarquismo constitucional apañado, no ven otras repúblicas, sino que se miran en otros reinos y se sienten justamente repetidos en lo ilícito.

    Como el más preciado bien es la imperturbabilidad, consideran la ruptura democrática incertidumbre vital peor que la separación conyugal, y certifican que los españoles decidieron el hecho monárquico, ocultando que el Poder crea el suceso y el Pueblo aquiesce ante lo inevitable. De ahí que finjan ver lícitos resultados de referenda propios de dictaduras, como los de la Ley de Reforma Política o el Referéndum de la Constitución.

    Como la República podría poner en riesgo sus sinecuras, son inmovilistas; y si adviniera a su pesar, exigirían la permanencia de la partitocracia que los sitúa. Creen, desde el hecho incontestable de su descomposición, que toda teoría que se practica, se corrompe y se terrenaliza como ellos mismos.

    La mediocridad de estos estómagos agradecidos sólo pide tiempo por delante para medrar, mientras pierde pelo y se le abomba la barriga. por eso muerde cuando ve que alguien intenta poner en marcha el reloj de la Historia.

    Salud.

  91. David serquera says:

    Sr. Oma,
    El corsario ingles ha vuelto a actuar. Ha realizado una pelicula llamada: “Elizabeth: The Golden Age” y usted sale en ella. En esta pelicula, los corsarios ingleses son corsarios filosofos, y los marinos de la armada invencible son supersticiosos. En medio de la terrible tormenta que sacudio a la armada invencible, los marinos espanoles arrodillados frente al altar rezaban en cubierta, mientras los corsarios ingleses maniobraban de forma audaz para acabar incendiando los buques espanoles.
    Tiene motivos para sentir pavor ya que nuestra accion es imparable, pero nosotros somos de los que tomamos el timon en medio de la tempestad. Usted esta en su derecho de encomendarse a la providencia.

  92. Marco A. Oma says:

    ¿”poner en marcha el reloj de la Historia”? Me ha hecho usted reír, messageinout-o-quien-quiera-que-sea… Qué pena de garbanzos monárquicos (¿es que no vive usted también en la monarquía garbancera?) que se han comido algunos cobardes pseudónimos…
    Si no fuera por la “mala leche que gastan” contra aquellos a los que no se atreven a responder, sería muy enternecedora tanta candidez junta porque nos recuerdan aquellos gloriosos días en los que otros quisieron que empezara a contar de nuevo el tiempo aquel 22 de septiembre de 1792 que fue vivido por la «generación de la Convención» como el inicio de una nueva Era, el año 1, porque ese día habría sido el comienzo de un Vendimiario maduro en frutos, “el día en el cual el Sol llegó al equinocció verdadero del otoño, entrando en el signo de Libra, a las 9 horas, 18 minutos, 30 segundos de la mañana, según el Observatorio de París”.
    Sigan ustedes haciendo juicios gratuitos sobre mis intenciones y mis intereses, que es como mejor están definiéndose y me hacen que aún albergue más reservas contra el perfil ideológico -sí, ideológico, por muy impuro que les resulte pensar que están haciendo ideología algunos- de algunos de los que aquí participan.
    Que se atreva alguien a afirmar taxativamente que aunque se celebrara un proceso constituyente según las condiciones que se han expuesto en otros sitios, los ciudadanos “en pleno uso de su libertad política y con un alto dominio de la “ciencia” política constitucional” iban por fin a dotarse de una verdadera democracia, que no iban a volver a dejarse llevar por las consignas del ideológo de turno, sea este sozialista, liberal, independentista o repúblico.” Entonces, qué, en el hipotético caso de que se celebrara semejante proceso y no saliera algo que cumpliera sus requisitos, ¿otra vez iban a soltar la cantinela de que estamos todos engañados?
    Por adelantar algunas cosas: yo, como muchos otros, también me he caído de un guindo: la democracia no es poco más que partitocracia pero algunos de los que aquí hay se creen los únicos que no se tragan el cuento ideológico -como no podía ser de otro modo- de la transición democrática española y lo quisieran reemprender según sus coordenadas -ideológicas, como no podría de otro modo, aunque se autoproclamen “científicos”-; pero no son los únicos, otros tampoco lo tragamos, pero intentamos ser un poco más realistas y no hablamos, desde luego, “de un nuevo comienzo de la Historia” y otras cosas que se pueden leer en este blog y que producen verdadera vergüenza ajena.
    Por otra parte, siga usted argumentando ad hominem, messageinout-o-quien-quiera-que-sea, pues vive usted del pesebre tan bien como pudiera vivir yo, pues este pesebre le permite decir insensateces ricamente y descargar su furia dialéctico-retórico-poética contra los inoportunos. Pero atrévase a contestar de una vez, hombre, aunque sea bajo pseudónimo.
    ¿Y quiénes se creen que son algunos de los contertulios para hablar o para juzgar acerca de mi comodidad o incomodidad con la partitocracia?
    Saludos

  93. Juan Sánchez says:

    Queridos amigos

    Sin ánimo de cercenar la libertad de expresión de nadie, os animo a que demos la polémica con el señor Oma por cerrada, no veo que aporte nada el hablar de sus mejores o peores intenciones, de su mayor o menor comodidad en la Monarquía de Partidos, etcétera. A mi me parece que sus argumentos ya han sido respondidos por D. Antonio y no veo necesidad de que insistamos, y menos aun que nos empeñemos en catalogar personalmente a nadie.

    Dignifiquemos este blog, que bien lo merece, y no nos perdamos en polémicas insustanciales.

    Un abrazo para todos los repúblicos

  94. Marco A. Oma says:

    Esta sí que es buena: “nosotros somos de los que tomamos el timon en medio de la tempestad. Usted esta en su derecho de encomendarse a la providencia”.

    No creo en esa providencia, pero creo que más me valdría encomedarme a ella que a estos nuevos timoneles.
    Desde luego, si creen que estos delirios van a convencer a alguien de que venga la República…

  95. MessageInOut says:

    Ciudadanos:

    Algunos de estos mamporreros dialécticos conservadores de gabelas educan a vuestros hijos; les instruyen en Historia, Filosofía o Educación para la Ciudadanía. Temblad. Y luchad para ponerle remedio con todas vuestras fuerzas. Aquí tenéis el mejor motivo para cambiar las cosas.

    Salud.

  96. Marco A. Oma says:

    Hay que querer la república. Y querer, en política, no es creer. Y querer, en política, es hacer planes realiables, en su debido tiempo. Este no es el tiempo, amigo David. Claro, que si la repúlica es cuestión de creencia, hay que hacer todo lo posible para expandir la fe…

  97. Consuelo Galán says:

    Eso querria este señor, que la RC fuera cuestión de fe. Sería todo mucho más fácil, sería sólo lavar las mentes, higienizarlas y a través de su “pedagogía” volverlas a llenar de fe. Entonces no la criticaría. Le recomiendo un libro “Amor y Pedagogía” D. Miguel de Unamuno. De acuerdo con Crítico, D.Antonio ya lo ha dejado todo claro. Dejemosle porque lo único que pretende es darse a conocer. Saludos a todos los repúblicos.

  98. Marco A. Oma says:

    A Consuelo, tú que fuiste la que dijo que en la II República “no había pensadores”, se lo digo directamente:
    La República no es cuestión de fe, pero el fundamentalismo del que hacen aquí algunos tanta gala, me hace pensar que para ellos sí lo es. Gracias por la recomendación bibliográfica. Don Miguel es don Miguel. Y le agradezco que me aconseje tan buenos libros, pues es alguna señal de amor. Y no pretende darme a conocer. Soy un donnadie, aunque no use pseudónimo, pero por lo menos me hago cargo de lo que digo. Y no pretende darme a conocer. Lo que quiero es saber si ustedes están realmente dsipuestos a admitir que un proceso constituyente, por rigurosamente formal que se realizara, no iba a volver a reproducir las mismas consignas ideológicas de los ciudadanos en la composición de la futura constitución, un proceso que, por de pronto, casi nadie pide.
    Mucho amor y mucha pedagogía es lo que van a necesitar algunos para convencernos a estos pobres engañados. ¿No tendrían ustedes más bien que compadecerse de tanto pobre ignorante?
    Saludos

  99. MessageInOut says:

    Amigos de la República:

    Andaba yo pensando que mi éscrito “LEGÚMINOS DE LA MONARQUÍA GARBANCERA…” estaba incompleto y se nos ha aparecido de pronto por este blog un “en qué”.

    ¡Lo llegado es, sin faltar un sí ni un no, el paradigma de la osadía, de la vanidad y de la cerrazón que nos encontraremos con más frecuencia! Y he podido escribir mi “LEGÚMINOS SUBALTERNOS Y MAMPORREROS DIALÉCTICOS” de corrido, y se me parece un adecuado complemento del anterior.

    Ved que nada resulta inútil, ni siquiera las burdas agresiones de uno de estos legúminos. Y a ellos también podría aprovecharles, aunque no fuera aprendiendo alguna cosa, porque ello resulta imposible.

    Pero, puesto que dice que es profesor, sí puede, por ejemplo, mostrar mi artículo a sus alumnos para su crítica en grupo, y pavonearse ante ellos de que lo ha estimulado él mismo, como representante accidental de la clase Legúmina Subalterna de nuestra Monarquía Garbanciforme Federispana.

    Seguro que esa clase va a ser distraída. Y muy didáctica.

    Salud.

  100. Marco A. Oma says:

    Mucho amor y mucha pedagogía (como apuntaba un amable contertulio antes) para convencer realmente de la necesidad de tal proceso constituyente a un número signifitivamente grande de ciudadanos tan garbanceros como cualquiera, si es que quieren hacer realmente sus proyectos realidad. ¿Cuántos científicos son ya los que están a la obra? ¿Para cuándo calculan que será el tiempo?
    Saludos

  101. David Serquera says:

    Por lo que he podido entender, al Sr. Oma le aterroriza la libertad constituyente en manos de gente no instruida. Utiliza todo tipo de excusas reaccionarias para mantener nuestra accion apagada. Recurre al miedo del cientifismo como imposicion, dice que a la republica hay que quererla, dice que a su debido tiempo. Todos son argumentos en contra de la accion politica. Si la raiz ontologica de la accion politica esta en la natalidad como creia Hannah Arendt, el Sr. Oma pretende retrasar el parto de la libertad por miedo a la libertad. Si esto es asi, no le queda otro remedio que ponerse manos a la obra porque nosotros vamos a llevar a cabo una labor destructiva y constructiva del sistema de poder para abrir un periodo de libertad constituyente. De forma imparable.

  102. Antonio G-T says:

    a los comentarios anteriores

    Queridos amigos

    No perdamos un segundo de nuestras vidas en casos perdidos para la inteligencia y el amor a la verdad. Si este caso perdido (no superaría un test de capacidad mental para 10 años)vuelve a molestarnos, creyendo que esto es un manicomio, dare orden de cerrarle la puerta.

  103. Alejandro Pérez says:

    El Sr. Oma recomienda libros referenciados muy favorablemente por Savater y Muñoz Molina en el foro de donde proviene. Creo que sobran más comentarios, al menos para cualquiera que conozca la Fiera Literaria.

  104. Antonio G-T says:

    al 120

    Querido Messagein

    Si tuvieramos enfrente a Savater o Muñoz Molina, tu rica literatura, que siempre leo, tendría un destinatario. Por eso sigo insistiendo en que no perdamos el tiempo con este caso perdido.

  105. MessageInOut says:

    Don Antonio:

    Mi artículo no se dirige a un pequeño garbancillo sin importancia, yo no perdería el tiempo así, sino a la ciudadanía; para que sepa que existe toda una abundantísima clase de colaboracionistas que ocasiona un gran perjuicio social, y que será de suma importancia combatir en nuestra tarea futura.

    Ya está publicado en El País, El Confidencial, El Público, La Vanguardia, etc…

    Y ahora, sigamos con lo nuestro.

    Salud.

  106. Marco A. Oma says:

    ¿Quién va a poder estar a la altura del Galileo moderno de la Política? Ni Savater, ni Muñoz Molina, ni ninguno de los demás científicos de la política, ni siquiera el mismo Papa en persona de la política, si lo hubiera, podrá enmendarle la plana a don Antonio, y menos aún a algunos de su camarilla.
    Por cierto, ¿podría molestarse alguien en demostrar que yo recomiende leer a Savater o a Muñoz Molina?
    Sinceramente, creo que algunos de ustedes defienden utopías, aunque me resisto a pensar que las defienda verdaderamente don Antonio.
    Don Antonio, disculpas si alguien se ha molestado, pero yo sólo pretendía atacar ideas, nunca a personas. Sigan, si quieren, dándole leña al donnadie-mono.
    Me dejan perplejo sus salidas, don Antonio, bien está aleccionando a los suyos: ¿cuándo me he dirigido yo a usted en tono que no sea de respeto e incluso de elogio?, pero a usted, aunque sólo sea por edad, le tengo que mostrar respeto, lo cual no quita para que manifieste mis cuitas con respecto a ciertas ideas que usted defiende. Ya veo que los que no le cuestionan merecen su amor y su pedagogía, y los que sí su intolerancia y su desprecio. Pero, abogado don Antonio, ¿va a negarle el derecho a la defensa a este donnadie? Está claro, que no tengo defensa posible.
    (Sólo algunos, a quien empiezo a querer bien, saben por qué estoy aquí y me he expuesto a tantos palos).

  107. Antonio G-T says:

    En vista de la actitud recalcitrante del caso perdido, he pedido al editor que cierre la entrada a la dislexia gramatical y mental.

  108. Pepe Fernández says:

    D. Antonio, a este tipo de personajillos se les llama trolls, en la jerga de internet. Son gente que entra en los foros con el ánimo de reventarlos. Lo peor que se puede hacer es hacerles caso. El consejo extendido es: “Dont feed the troll”

    Saludos repúblicos

  109. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    Estimados amigos:

    Retomando algunos de los primeros comentarios de este último ensayo llego a una reflexión que subraya mi total confianza en la fuerza y acción del tercio laocrático.

    ¿Acaso es casual que en este foro figuren científicos rigurosos entregados a su ciencia? ¿Será casualidad también que aparezacan numerosos juristas amantes de su arte?
    Es común denominador a todos los miembros de este MCRC el amor y dedicación a sus profesiones y oficios, y ello no es casual sino síntoma de un conocimiento de lo político de una claridad y verdad inexistente en el resto de la sociedad.

    Y es que, conocedores de la Gran Mentira “política” y “social” encuentran refugio a su potencial y desarrollo personal en la plena dedicación de sus esfuerzos a aquello que no les defrauda y en lo que aún pueden creer, como son su familia, seres queridos y profesiones, donde despliegan su razón de verdad y donde se manifiesta ésta de forma más tangible.

    Sólo ahora, tras el nacimiento del MCRC toman conciencia de constituir ese tercio laocrático y encuentran, por fin y en espontánea unidad con el resto de repúblicos, la posibilidad de desarrollar y proyectar sus capacidades en lo público.

    Esa capacidad es la que me permite tener la absoluta certeza ya no de la verdad sino de la cercana realidad de la Republica Constitucional.

    Salud y República

  110. León Alega says:

    Queridos amigos repúblicos, D. Antonio:

    Retomando una antigua sugerencia hecha hace meses (no recuerdo quién, creo que Alejandro Perez), me permito ampliarla.

    Y no es otra que conjugar la continuación del Diccionario, con la publicación de un articulo sobre el término República Constitucional (no existe) en el portal Wikipedia.

    En dicho artículo se emplearían todas aquellos nuevos conceptos creados aquí y los rescatados del pasado más noble y culto. A su vez esos nuevos conceptos generarían otro artículo y así sucesivamente.

    Además podemos poner un enlace en cada página que editáramos. La persona que está interesada en los términos que manejamos, es parte del tercio laocrático. Ya sabéis; si ellos no vienen, iremos nosotros a por ellos.

    Wikipedia es un portal con millones de visitas, además de aparecer en la primera página de Google cada vez que se introduce un concepto. Es referente mundial.

    El momento es perfecto, pues mientras arranca el querido Diario, tenemos una buena posibilidad de darnos a conocer. Hay que tomar la delantera.

    Se que es un atrevimiento, pero me consta que el Maestro tardaría menos de una hora en escribirlo, y los miembros del MCRC que dominan a la perfección toda la Teoría Pura de la República, podrían dividirse los que de él se deriven.

    No soy experto en ninguna de las dos facetas (informática y escritor repúblico), y puesto que soy aprendiz crónico, sólo se me ocurre, por ahora, dar esta idea.

    Me gustaría que lo pensarais con cariño.

    Un abrazo de esperanza.

    León

  111. Alejandro Pérez says:

    Completamente de acuerdo con lo que dice León en el 129. La Wikipedia se consulta a diario por miles de personas, y creo que es el mejor referente para introducir nuevos términos y acepciones, además de corregir otros ya existentes. Precisamente hoy me he acordado de esto cuando por casualidad fui a topar con la definición de “Estado de Derecho”, que creo habría que corregir:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Estado_de_derecho

  112. Pered says:

    Querido don Antonio y amigos repúblicos:

    Yo quise ser amable, cortés, educado. Tendí mi mano pero no me entró al trapo, siguió en su reyerta retórica. Aunque me invitó para que hablásemos en el sitio de donde provenía, nunca me dijo cual era ¿Ganímedes?

    Cuando voy de visita nunca insulto a quién me invita, y si me insultasen procuraría no darme por enterado y discretamente me iría, para no volver.

    A nuestro visitante, osado e impertinente, le han tenido que dar con la puerta en las narices para que se entere de que su forma de proceder en este blog no solamente no era justa, ni moral, ni ética, era además ineducada.

    Lamento que haya personas que no sean capaces de hablar sino con sarcasmos – me han dicho que es sintomático de un complejo de inferioridad disimulado-. Pues esas personas sufren tanto viendo como los demás construyen y como destruyéndose a si mismos, aunque nunca reconozcan que son sus errores, y solo sus errores, la causa de sus desdichas.

    Este blog no es uno de esos programas televisivos en los que se ridiculiza todo y a todos, que tanta audiencia tienen. Es como si alguien hubiera entrado en la cátedra de don Antonio dando patadas a las papeleras, lanzando los tinteros contra las paredes y pintarrajeando las mesas. ¿Qué le hemos hecho? Quizás la pregunta correcta sería qué le ha hecho la humanidad.

    Creo en la gente buena, los otros sólo me avisan de cómo somos los hombres, me enseñan a conocer mejor la condición humana. Es de agradecer, aunque podían hacerlo con otros modales.

    Así pues, hemos visto pasar un tren de mercancía injusto, inmoral, sin ética ni educación, osado e impertinenteque esconde tras sus sarcásticas afrentas sus complejos, y de sus errores siempre hará responsables a los demás, pues los demás seremos siempre responsables de sus desdichas.

    Una cosa me inquietó. ¿Por qué piensa que con nuestro trabajo facilitamos las cosas a los que niegan España? ¿Acaso cree que lo tienen ahora más difícil esas minorías que, gracias a la Constitución y sus leyes, forman gobiernos y se imponen a las mayorías? ¡Tócale pa bailar!

    Quizás sea una de esas personas que creen que la libertad política y la unidad de España son antitéticas, cuando es justo al revés. ¡Hay gente pa to!

    Al leer el 118 comprendí que era mejor no replicar, se podía convertir este blog en una canción interminable, como la de “Salí de La Habana un día, camino de Santander….” Por eso ahora aprovecho el sosiego y os saludo.

    VIVA DON ANTONIO, VIVA LA REPUBLICA CONSTITUCIONAL Y VIVA ESPAÑA. ¡Coño!

  113. Tony Díaz says:

    LUCES DE LA CIUDAD:

    En la película “Luces de la ciudad” el protagonista, es un pobre vagabundo sin hogar que conoce y se enamora de una florista ciega. Poco después evita el suicidio de un millonario borracho, quien le hace promesas de amistad eterna.

    El protagonista, para ayudar a su amada, obtiene mil dólares de su amigo millonario, quien se los regala generosamente cuando se encuentra ebrio, pero después niega conocer a Charlot y hace que le persiga la policía. Charlot da el dinero a la florista, que lo acepta, creyendo que éste era millonario y consigue así evitar ser desahuciada y someterse a una operación que le devuelve la vista. Capturado por la policía, acusado del robo de los mil dólares, pasa una larga temporada en prisión. Pero la muchacha no se olvida de él y vive con la esperanza de encontrar a su benefactor. La película termina con la escena en que la florista reconoce a Charlot como su benefactor. Ella le coge de la mano en gesto compasivo e inmediatamente cambia el aspecto de su rostro, y él le pregunta: “¿Ahora, ya ves?”, y ella responde: “Sí, ahora ya veo”.

    Como el protagonista de la película, Trevijano, se enamora de España –una pobre Nación ciega- obsesionado con obsequiar a su amada España con el mejor de los regalos: la libertad política. Funda la Junta Democrática, a ella se unen los partidos clandestinos. Al ser presentados en sociedad, éstos son invitados a la Zarzuela y la Moncloa donde se emborrachan con el vino barato del franquismo y son obsequiados con el reparto del poder por cuotas a cambio de mantener a España en su ceguera política. . Temerosos de perder su privilegios, denuncian a Trevijano que es detenido y pasa una temporada en cárcel. Pero su amada España no se olvida de él. Silenciado por los medios de comunicación, y perseguido por el poder, el protagonista funda el MCRC y consigue así regalar a su amada la República Constitucional, y con ésta la libertad política que le hace salir de su ceguera. En la escena final, cuando se encuentran, Trevijano le pregunta a España: ¿Ahora ya ves? y ésta le responde “Sí, ahora ya veo”.

  114. Alejandro Pérez says:

    Bueno, se que no debemos retomar el tema del molesto troll que ha intentado sembrar el malestar, pero por curiosidad he tirado del hilo a ver por donde venía todo, y parece ser que llegó aquí porque Aquiles le dio un buen vapuleo en su propio terreno, un foro en el que actúa de semidiosecillo mesiánico para satisfacer su propio ego. Para que lo podáis comprobar si queréis perder tiempo en este tipo de casos, os dejo el enlace al final del post que parece haber desencadenado las iras de este señor feudal electrónico:

    http://www.foros.iesinfantaelena.net/foros/viewtopic.php?t=231&postdays=0&postorder=asc&start=45

    En casos como este no se si reir o llorar

    Alex

  115. Jaime says:

    Al comentario 132

    Querido Tony:

    Quiero y debo felicitarte por tu excelente comentario, excelente de veras. Bellísimo símil. Uno de los comentarios más logrados de todos los que se llevan escritos en este blog. Vuelves a regalarnos con tu personalísimo estilo. La trayectoria política de Antonio, su coherencia y perseverancia merecen escritos como el tuyo. Recibe mi más sincera enhorabuena y toda mi admiración y respeto.

    Un cordial abrazo.

  116. Jaime says:

    Querido Antonio, estimados repúblicos:

    Parece que las cosas se ponen feas en Bélgica para el rey Alberto II. Después de 151 días sin gobierno, también por allí suenan las mismas invocaciones al consenso como “conditio sine qua non” para la convivencia pacífica y, por supuesto, la unidad de los belgas. Antonio, en una de sus intervenciones en el desgraciadamente desparecido programa La Clave, Mario Armero buscaba su asentimiento a la afirmación de que el grado de democracia que se vivía en España era similar al del resto de países occidentales “incluidos Europa y Estados Unidos”, y citaba a Francia, a Inglaterra, y usted le iba diciendo que no, hasta que nombró a Bélgica y usted le dio la rázón, ante el desconcierto notable del señor Armero. Confieso que no conozco en profundidad la realidad política belga, pero me parece en lo esencial muy similar a la que padecemos en España: monarquía parlamentaria, el problema de la unidad nacional, con la fuerte presencia de partidos nacionalistas, la amenaza de la desintegración nacional, e incluso un problema lingüístico (francés y flamenco), aunque la cosmopolita y burocrática Bruselas parece aliviar algo el velado conflicto idiomático.
    Creo que Bélgica bien se puede beneficiar de la teoría de la República Constitucional, porque allí a buen seguro que hay personas deseosas de un cambio político. España debe empezar a exportar ciencia y conocimiento. Espero ver en mi próxima visita a ese bello país, ejemplares en francés y en flamenco de La República Constitucional. Añado el vínculo de la noticia en El País.

    Un cordial abrazo.

    http://www.elpais.com/articulo/internacional/rey/belga/demanda/dialogo/acercar/flamencos/valones/elpepuint/20071108elpepuint_16/Tes

  117. Hortensius says:

    Ahora no está de moda excusarse por inmodestia, pues la proclamación de méritos propios está a la orden del día. El idiotismo gramatical, estulticia o bobería, no degradan al MCRC.Los idiotismos son expresiones incorrectas desde el punto de vista gramatical, propias de giliparlantes, bien por la forma de su composición o porque carecen de sentido propio. No debiera, sin embargo, servir estos para la confusión y ayuda al fraude en el campo de las ideas.

    Estas formas no cabe duda de que son encubridoras de actos y actividades que no pueden ejercerse a cara descubierta.

  118. José says:

    Sr. M. A. Oma:

    Le confieso que no le leído casi nada de sus escritos.

    La razón es que no tengo interés en leer lo que ya se adivina desde el primer párrafo: que usted no solo está de acuerdo con nuestras ideas sino sobre todo con que la desarrollemos y cultivemos.

    Así es que vayamos a lo que interesa: usted ha entrado aquí, no para debatir su desacuerdo con las teorías y enseñanzas de D. Antonio García-Trevijano, que a priori las tiene por inútiles y fantasiosas, sino a “combatirlas” (entre comillas porque su capacidad de combate es equivalente al de una mosca cojonera, que por cierto no es la primera que nos visita ni seguro será la última.

    Pues bien, ya estamos todos perfectamente informados que a usted le parecen falsas, insostenibles, ridículas y utópicas las teorías de la RC. Ya se ha despachado a gusto. Todos los esfuerzos de más que haga a ese respecto serán ya baldíos por repetitivos y cansinos, y una pérdida de tiempo para nosotros y sobre todo para usted cuyo tiempo de seguro que debe ser muy valioso como para que lo pierda aquí, aunque sea en su sano empeño de librarnos de nuestros despropósitos.

    Comprenda también que un solo necio tiene capacidad para plantear más cuestiones y preguntas que todos los sabios en responder, por lo que le debe reconocer que se ha puesto en una posición ventajosa para todos nosotros, pero sobre todo para D. Antonio.

    De modo que le quedamos muy agradecidos por su generosa intención, ha sido muy agradable conocerle y será muy de nuestro gusto que las cosas le vayan muy bien por ahí.

    Salud

  119. Antonio G-T says:

    al 91

    Querido Jaime

    Gracias por tu elegante respuesta a ese incapaz. Tambien por la critica a la frase de Castelar, que solo puede pronunciar y sentir un precursor de la hecatombe nacionalista de la guerra civil.

    Y puesto que hablas del Diario os comunico que hoy es el días mas feliz desde que tuve la idea de crearlo. Por fin he completado la cabecera, la primera página y el cierre de la portada. Muy pronto la editare, en un portal provisional, para que podais sugerir mejoras. Mis ideas sobre el logotipo y la portada han sido ejecutadas paso a paso por miguelmcrc y David Lopez. Las desesperaciones que me causan las manias de perfección y belleza han sido comprendidas por estas dos magníficas personas. El resultado feliz se lo debemos en gran parte a su paciencia

  120. Antonio G-T says:

    al 92

    ¿Donde estabas?, mi querido Vilamallen.

    Estoy asistiendo a una clínica para curar la tendinitis que me ha hecho retroceder en la rehabilitacion. Pero de salud general estoy muy bien. Gracias por tus animos y aprecios de mi uultima produccion mental. Conocía el discurso de Azaña. He sentido pena al volver a leerlo.

  121. Antonio G-T says:

    continuacion

    Perdon Vilamallen, quise decir al volver a escucharlo. Un fuete abrazo y espero que hasta pronto.

  122. Antonio G-T says:

    al 93

    Querido Rafael

    Siempre me encanta el analisis de las opiniones nativas desde la perspectiva emic-etic. Pero este individuo no da ni para eso. Sinceramente, me ha parecido un pobre desequilibrado, digno de lástima. Formidable la frase de Spinoza en honor de Descartes. Un fuerte abrazo.

  123. Antonio G-T says:

    al 129

    Querido Leon

    Te echábamos de menos. Tu sugerencia la hago mia pero no me pidas que escriba lo que otros pueden hacer mejor que yo. No tengo ni un minuto libre. El Diario me absorve por completo.

  124. Antonio G-T says:

    al 132

    Querido Tony

    He leido a mi mujer tu imaginativa comparacion. La encontró justa, pues ella conoce el sentido permanente de mi vida. Pero, en verdad, no sé si puede amarse lo que se compadece. Mi sentimiento dominante hacia España es de piedad. Gracias.

  125. vilamallen (CR3) says:

    Estimado D. Antonio, lamento lo de la tendinitis y espero que pronto se encuentre Vd. libre de molestias. Todos los que hemos sufrido procesos hospitalarios sabemos hasta que punto es oportuno el término de paciente para designar al enfermo o accidentado.
    Yo, por mi parte bien, siguiéndole en su casa y, como ya le dije, disfrutando de sus dones cerebrales.
    Por cierto, el próximo jueves, día 15, tendré el honor de presentar a nuestro común amigo Manuel Muela en el Ateneo de Madrid, donde pronunciará la conferencia:”La República en el horizonte: Una propuesta republicana”.
    Por si hubiera entre los visitantes de su blog, alguien residente o transeunte en Madrid en dicha fecha y que pudiera estar interesado en asistir, dejo un link con información completa del Acto.

    http://www.club-republicano.com/Acto151107.htm

    Con mis mejores deseos para su recuperación, reciba un abrazo de alguien que le quiere bien.

  126. Antonio G-T says:

    al 136

    Querido Jaime

    En el Diario escribiremos con frecuencia sobre Bélgica. Recuerdo bien la audiencia televisada a que te refieres y el asombro de Armero. No sabía el pobre que la Monarquía belga es una creacion extranjera,tan artificial como la de Juan Carlos

  127. Antonio G-T says:

    a los miembros del MCRC residentes en Madrid

    La conferencia que pronunciará Manuel Muela en el Ateneo de Madrid, anunciada por Vilamallen en el comentario 145, debe ser apoyada por el MCRC. Manuel Muela está con nosotros y escribirá en el Diario de la Republica Constitucional. Debeis asitir a ese acto. Gracias.

  128. Vicente Carreño Carlos says:

    Queridos Vilamallen (CR3) y Don Antonio:
    ¡Cuanto siento no poder estar en Madrid el próximo dia 15!.
    Compartir ese buen momento con los amigos del Club Republicano en el Ateneo de Madrid escuchando a Manuel Muela, es lo mejor que podemos hacer. El titulo de la conferencia, el ponente y el momento que vivimos es muy propicio.
    Estimo que debemos hacer esfuerzos por convocar actos como este. Me permito pues llamar la atención de todos vosotros para que os dispongais a organizar conferencias y reuniones donde se vean posibilidades para ello.

    Espero que cuando sea posible, el CR3 publique en su excelente pagina, el texto integro de la conferencia de Manuel Muela.
    Por cierto, es de aquí, del Club Republicano 3 de donde imprimo los textos de los discursos de Don Antonio cuando los entrego a compañeros de trabajo, amigos, familiares, y personas interesadas en el tema.

    Querido Maestro: Ánimo con la rehabilitación, gracias una vez más por el esfuerzo creador, felicidades por los avances en el diseño del Diario.

    Un gran abrazo de Repúbico.
    Vicente Carreño Carlos

  129. Tony Díaz says:

    Al 135

    Queridísimo Jaime:

    Recibo con emoción tus elogios a mi comentario.

    Me siento orgulloso de tener amigos de tu talente y categoría.

    Con mi más sincera amistad y aprecio personal, recibe un fortísimo abrazo. Tony.-

  130. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    Estimado Vicente Carreño:

    Naturalmente que tendrás en nuestra página el texto de la conferencia.

    Igualmente me alegro y lo asumo como elogio en cuanto miembro del CR3 el hecho de que nuestra página, bajo el timón del amigo Vilamallén (gratitud, gratitud y más gratitud) sirva para la difusión de la obra y pensamiento de D. Antonio. Esa es nuestra intención.

  131. Juan Sánchez says:

    Estimado D. Antonio

    A riesgo de incomodar con preguntas que quizás con una lectura atenta y pormenorizada de sus textos se responderían solas -y si es ese el caso ruego me lo indique y me retiraré a estudiar aun más en profundidad todos los artículos publicados en este blog-, ruego me señale por donde debería orientar mi reflexión para llegar a comprender por qué razón la República Constitucional, con la institución presidencial y la mónada electoral, acabaría, como usted me ha apuntado recientemente, con la tragedia del terrorismo. Llevo un par de días tratando de entenderlo. No se si su apunte indica que en una República Constitucional ni siquiera germinaría la tendencia de grupos o grupúsculos a utilizar procedimientos criminales en la persecución de sus objetivos. No se si se refiere a que la naturaleza de las instituciones de la República Constitucional imposibilitaría la aparición de situaciones o problemas que llevan a determinados grupos a considerar necesaria la vía terrorista. No se si se refiere a que las instituciones de la República Constitucional serían suficientemente eficaces e inteligentes como para cercenar o diluir el problema del terrorismo ya en su origen, desde su primera aparición. No se si, de hecho, se refiere a las tres cosas a la vez.

    Ruego disculpe mi ignorancia o mis limitaciones intelectuales al respecto. No le pido que haga el esfuerzo de desarrollar debidamente las razones que justifican ese apunte suyo, pues creo que bastante tarea tiene ya usted con las entregas periódicas que nos brinda en este blog. Pero sí le pido que, si tiene a bien, me de las pistas necesarias para llegar a comprender esto que, de momento, se me escapa de su teoría.

    Muchas gracias por su ayuda, le deseo una pronta recuperación de su tendinitis y el éxito en la rehabilitación

    Un abrazo afectuoso

  132. pedro ortigosa goñi says:

    AL 36: Querida Consuelo: Te agradezco tu comentario sobre mi exposición errática, pues soy inculto. Ya quisiera yo poder asesorarte, pero solo puedo darte mi opinión:
    Asi pienso, por individuación, somos seres humanos iguales, y por el proceso de individualización(cultura), diferentes.
    Rousseau tenía parte de razón, si relacionamos bondad natural con ingenuidad.
    El hombre no es bueno ni malo, por naturaleza, es un conjunto de necesidades a satisfacer en unascircunstancias naturales y sociales dadas. Depende tanto de su carga genética y del azar su conformación como ser social. A este respecto, soy funcionalista, seguidor de la teoría psicoanalítica de W. Reich, con su hincapié en el factor realización frustración de esas necesidades como determinante de la conformación del individuo.

  133. Consuelo Galán says:

    Disculpadme todos, tal vez sea buena, tonta e ingenua. No sirvo para esta lucha. Siempre os apoyaré. He aprendido mucho. Saludos afectuosos a todo el MCRC y en particular a D. Antonio.

  134. Vicente Dessy Melgar says:

    Querido Maestro:

    En el silencio también quiero expresarle mi lealtad sin fisuras, a Usted, por ser mi Maestro y al Movimiento por ponerlas en acción y yo asumirlas como ideal de vida que llena cada segundo. Haya silencio o no lo haya, siempre mi lealtad, Maestro.

  135. pedro ortigosa goñi says:

    D. Antonio: yo dije que la R. Francesa fracasó en la consecución de su lema: libertad, igualdad y fraternidad, que sólo consiguió en parte la libertad(sufragio universal, liberación feudal y absolutista), y que la fraternidad presupone libertad política e igualdad social como premisas, por ello fue irrealizable. Encuanto a lo de hacer ideología, no lo entiendo, pues predico ningún credo político, solo me interesan los valores y principios, consciente de que toda posición política es parcial, y por lo general dogmática, y yo si algo valoro es la libertad de pensar por mi cuenta. En lo que tiene razón es en que me salga del tema de la formalidad política del MCRC, (socialización económica), pero bueno,
    lo hago por el hecho de cuestionarme otros temas y aprender.
    Un abrazo repúblico.

  136. pedro ortigosa goñi says:

    a mi tocayo, agradecido:(Como cabe una teoría pura de la democracia, es posible también una democracia pura, sea en una sociedad de demonios, ángeles o marcianos, otra cosa es que sea realizable en una sociedad de masas.)
    me tildas de hacer ideología. Cierto: en el hombre, todo es ideología(idea, valores, creencias, conceptos, representación…), otra cosa es que la ideología sea de poder, orientada a la toma del mismo, y por lo tanto partidista; o simplemente de valores, humanista, cuyo centro no es el ciudadano sino la persona(per se, no actuando a su pesar-servidumbre), lo que defiendo. La finalidad(ortodoxa)de la política es hacer posible lo necesario y, más allá de las necesidades elementales, que más necesario que la felicidad, que no es una utopía, sino algo factible, tan básico como la realización a través de la actividad productiva y su reconocimiento social. Malinowski ya nos informó de sociedades armoniosas, solidarias, por citar un ejemplo. En cambio, hoy, “nuestra felicidad”, se mide por el rasero de la desgracia ajena.

  137. pedro ortigosa goñi says:

    Soy repúblico porque asumo los valores y principios del MRCR, pero no creo que la libertad política sea un fin en sí mismo, sino un medio para mejorar la sociedad en todas sus facetas, entre ellas, la organización económica actual, explotadora y alienante. Por ello, a la libertad política añado la igualdad social(principio de autogestión en la economía, de Carlos Hugo), y la dignidad humana(cultura de verdad y participación: no más evasión, falsedad ni esperpentos auspiciados desde los perdularios medios de comunicación, o el Estado.¡Para esto libertad de prensa!)
    Tras la caída del comunismo, se ha producido una involución siniestra y silenciosa, consistente en introyectar en el subconsciente los prejuicios y consignas del Gran Hermano agónico, en sincronía con la invasión de cachivaches electrónicos y consecuente vaciado de cerebros. Por ello, y ante el terremoto que se avecina, en un mundo al borde del colapso general, quedarse en las formas o en un sólo aspecto del problema(el político), me parece poco, como aquél que ante la amenaza sísmica, restaura el tejado de su casa sin ocuparse de los cimientos, o viceversa, que lo mismo hace al caso.
    salud y república.

  138. MessageInOut says:

    Amigos:

    Creo que a algunos les cuesta comprenden lo que significa Verdad = Libertad. Y en particular, que la libertad no conduzca inexorablemente al igualitarismo social. Lo sé, porque a mí me ha pasado durante algún tiempo. Y lo que os aseguro es que tampoco conduce al neoliberalismo americano.

    La República Constitucional no tiene nada que ver con las ideologías partidarias pues en ella todas son posibles, incluso separatismos y radicalismos de derechas o izquierdas.

    Es la ciudadanía la que lo decide todo por mayoría (hasta tipo de economía con posibilidad de cambiar de opinión, si así le parece al Pueblo), mediante un procedimiento perfecto, a prueba de corrupción. Luego, sólo queda confiar en ella, en su criterio, en su sentido común. Ése, de hecho, es el único punto débil de nuestra teoría. Que hay que contar con que, en cada mónada, se imponga el candidato del sentido común. Por eso insisto tanto en que la clave del régimen republicano es la educación de los españoles.

    Salud.

  139. Tony Díaz says:

    Amigo Juan:

    Aunque tu pregunta se dirige a don Antonio, intentaré explicar las razones por las que el terrorismo no puede ser operativo en la República Constitucional. Esta respuesta, está como es lógico sometida al superior criterio del Maestro:

    En primer lugar diré lo siguiente: En el Estado de Partidos, no puede existir comunidad política, sabemos que al no existir sociedad política sólo quedan Estado y sociedad civil. Al no existir sociedad política no hay posibilidad de canalizar la opinión de la sociedad civil. Este hecho es campo abonado para el crecimiento de los nacionalismos, al ser irresoluble bajo el prisma del Estado de Partidos el dilema del Todo y la Parte, es decir, de los que consideran a España como un Todo (inmensa mayoría de los ciudadanos sin voz) y la voluntad política de tratarla como Parte (componendas del consenso y problemas derivados del sostenimiento de los gobiernos de turno en un sistema que no representa a los gobernados). De este modo los nacionalismos aprovechan el vacío existente en el canal sociedad civil-estado. Esto genera un conflicto irreconciliable entre el hecho de la España como un Todo y la voluntad política de tratarla como Parte. Esto viene motivado por el interés –consensuado- en el mantenimiento del Estado de Partidos, que exige determinados sacrificios de la unidad (el Todo) en beneficio de los intereses nacionalistas (la Parte). Un tipo ontológico de conflicto entre la existencia y la esencia de España.

    La contradicción entre el ser y el querer de los españoles en tránsito, en esta Transición sin destino, crea un conflicto irreconciliable entre el hecho de ser España un Todo y la voluntad política de tratarla como Parte. Un tipo ontológico de conflicto entre la existencia y la esencia de la Nación española.

    La clave del arco para solucionar este conflicto se encuentra en la función social de las instituciones políticas, pero esa solución es incompatible con el mantenimiento de la Partitocracia. Se trata de una solución institucional que no necesita reprimir las aspiraciones autonómicas, ni restringir la libertad de asociación en partidos independentistas. Una solución que, como dice don Antonio “ sin terrorismo de Estado ni propaganda españolista, dejará transcurrir por cauces pacíficos la libertad de asociación política y de expresión cultural de los sentimientos particularistas, incluso separatistas. Una solución que, sin fórmulas federales, equilibra la tendencia disgregadora de los poderes Autonómicos con la tendencia integradora del poder ejecutivo del Estado”.

    A partir de Tocqueville, se sabe que el éxito de la nueva Constitución no se debió a la fórmula federal, casi idéntica a la confederal fracasada, sino a la nueva institución de un Presidente de la República elegido por sufragio universal de los ciudadanos de todos los Estados federados. Tom Paine, tuvo que definir el patriotismo americano. La idea y el sentimiento de la unidad de la patria en EEUU, contra el fuerte patriotismo en cada Estado federado, nació y creció con el Presidencialismo.

    Un Presidente de la República Española, elegido por sufragio directo de todos los españoles, o sea, de catalanes, vascos, gallegos, canarios, andaluces, castellanos y demás comunidades autónomas, produciría en España los mismo efectos integradores y patrióticos que en Estado Unidos. Además de asegurar institucionalmente la democracia formal y de evitar la corrupción de la clase política, mediante la separación de poderes, la institución presidencial daría lugar, en muy poco tiempo, a la preponderancia del sentimiento unitario español, sobre los sentimientos locales. Y el terrorismo separatista se desvanecería en el vacío, al quedar privado de su base sentimental.

    Espero haber despejado parte de tus dudas. Un afectuoso saludo.

  140. MessageInOut says:

    Tony:

    Te has explicado como un libro abierto. Estoy completamente de acuerdo contigo. La Presidencia por sufragio universal de todos lo españoles es un elemento de unión formidable.

    Pero hay algo más. La elección del diputado en unidades de convivencia del tamaño adecuado por el procedimiento previsto, pulveriza la necesidad social de crear otro diputado autonómico.

    Salud.

  141. Tony Díaz says:

    Mi querido Messagein:

    Muy cierto lo que dices, totalmente de acuerdo. No he querido introducir en mi reflexión el tema que planteas porque entiendo que Juan debe conocer los principios del MCRC. En particular los siguientes:

    XVI. Porque las Autonomías fomentan los nacionalismos discriminadores o independentistas, deben ser compensadas integrándolas en la forma presidencial de Gobierno.

    XVII. Porque las Autonomías fomentan gastos públicos improductivos, sus competencias susceptibles de ser municipalizadas deben de ser transferidas a los Ayuntamientos.

    Recibe un saludo de tu amigo. Tony.-

  142. Antonio G-T says:

    al 153

    Querido Juan

    Al terrorismo permanente hay que combatirlo con medios institucionales que le retiren su base social. La institucion presidencial y la monada electoral, como te han indicado Tony y Messagin, se bastan para diluir la base social del terror politico con la inteligencia institucional.

  143. Antonio G-T says:

    al 154, 157, 158 y 159

    Lo siento, querido Pedro, pero no entiendo una palabra de lo que dices. Te equivocas respecto de la Revolucion Francesa, de la autogestion, de Hugo Carlos y de las materias de que hablas, sin conocer la historia de las ideas ni los fracasos historicos de las que eran utópicas. La libertad de pensamiento no legitima pensar lo contrario de la realidad. Me produce gran tristeza que a estas alturas aun no hayas comprendido lo que es el MCRC. Pero espero

  144. Antonio G-T says:

    al 155

    Mi muy querida Consuelo

    No comprendo lo que quieres decirnos. ¿Acaso hay aqui alguien que te haya menospreciado? Si te sirve de consuelo, amiga Consuelo, hago constar mi profundo respeto a todas las saludables y buenas intervnciones que hemos tenido el honor de recibir de tu parte. Si son otros problemas de orden personal, tambien dejo constancia de mi deseo de ayudarte, si fuera posible. Abrazos y espero que hasta pronto.

  145. Antonio G-T says:

    al 156

    Querido Vicente

    No hacia falta tu manifestacion de lealtad. Todos la damos por de contada (como antes se decía en lugar de descontada). Pero has de estar atento, pues contamos contigo para escribir un articulo semanal en el Diario. Abrazos.

  146. Pepe Fernández says:

    Estimado MessageInOut,

    Muy de acuerdo contigo a propósito de lo de la educación y eficacia de las decisiones politicas y sociales del “pueblo”. Un par de matizaciones sólo.

    1) La falta de educación del pueblo se debe y no poco a la promoción a sabiendas que la Monarquía de partidos hace de la mediocridad. Una partitocracia necesidad la mediocridad, mentira e ignorancia para sentar su dominio.

    2) Ni con toda la educación del mundo se puede ser profeta, predecir lo que va a ocurrir en lo social y politico del devenir de un “pueblo”. Contra ese azar tenemos sólo la certeza de que las instituciones de la RC responderán conservando siempre la libertad política, aprendiendo y retroalimentando de los cambios.

    Y otro comentario, la democracia como igualdad social ciertamente escapa del MCRC. En algunos casos es incluso contraproducente porque se da de bruces contra la excelencia.

    Saludos y felicidades por tu magnífico blog

  147. Consuelo Galán says:

    Al 155:

    Querido D. Antonio:

    Disculpeme y el MCRC también, soy impulsiva y como ser humano a veces flaqueo.¿Qué haría yo sin ustedes?. Hoy más reposada puedo contestarme. No haría absolutamente nada, pasaría a vegetar. Lo siento, pero si me lo permiten continúo. Saludos afectuosos para todos y en particular para usted D. Antonio que tanto le debo.

  148. Juan Moreno says:

    Estamos construyendo una barca cuyo destino es hacia la VERDAD-LIBERTAD entre los seres humanos que pueblan gran parte de la península Ibérica.

    Nuestro destino será una innombrable isla imaginaria.
    Muchos la quieren bautizar sin haber salido del puerto.

    No ponemos todo nuestro interés en construir la necesaria barca sino en ?como serán nuestras relaciones sociales allí?

    De nuevo un ruego: Aparquen las ideologías.

  149. MessageInOut says:

    LA DIPUTADA TERUEL Y LA POMPA LEGUMINOSA

    La señora Isabel Teruel Cabrero ha perdido, como consecuencia de su primera intervención en las Cortes de Aragón, la portavocía de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte, en menos tiempo del que le costó llegar desde su casa a la sede parlamentaria ese día. Y es así, porque su breve intervención ha causado un gran trastorno a la clase política de la Monarquía Garbancera Federiforme Española.

    —¡Qué escándalo! —Brama aún la derechona, con el grito(…SIGUE…)

    http://messageinout.blogspot.com/2007/11/la-diputada-teruel-y-la-pompa.html

  150. Antonio Muñoz Ballesta says:

    Queridos repúblicos, la República Constitucional y el MCR no se callará jamás hasta conseguir la libertad colectiva en España y, si sus ciudadanos lo quieren, también en todas las “repúblicas” hispanoamericanas, y lo hará con la fuerza de la razón, de la verdad=libertad política realizada en la acción política gradual que se convertirá en Lógos de Libertad; porque eso somos: República de Libertad !
    Nuestra teoría no es el mensajero de la oligarquía de turno, fascista o no; nuestra teoría es necesariamente acción política española, iberoamericana y universal.

    Con la phrónesis ejemplar de la libertad colectiva conseguiremos la felicidad (colectiva e individuante) verdadera de la vida realizada por y para todos.
    El ejemplo de la libertad de todos es la fuerza pacífica que conseguirá un nuevo éthos en nuestra patria.
    De forma pública, coherente y constituyente los verdaderos ciudadanos, con la fuerza de la razón y la generosidad, estableceremos la República de la Libertad.

    Salud y República Constitucional
    Antonio Muñoz Ballesta

  151. luis says:

    En una escenografia política a la cual las sociedades civiles son llamadas a asistir como mero público, un golpe de efecto, azaroso ó calculado, no cambia nada de lo esencial.El cartón piedra no se transforma en granito.Una grieta que se tapa hoy y otra que se abre al dia siguiente. Aplauso hoy, repudio mañana.

  152. Consuelo Galán says:

    ¿Hasta dónde llega la ciencia? Mi ignorancia me impide dar explicación a muchos hechos.Pero sí puedo decir que han existido.Todo seran preguntas. ¿Movimiento de la máquina del tiempo? ¿Movimiento del eje de rotación de la Tierra?. ¿Apoderación de la mente de algunas personas? ¿Traslado de su cuerpo en movimiento sin que la persona sepa como llega a ese otro lugar, pero sin perder la memoria?¿Apoderación de los cinco sentidos, en particular del olfato, para hacer desaparecer de este y su memoria el olor de armas químicas itroduciendo otros, tambien de armas químicas? ¿Utilización de medios de comunicación con noticias falsas o tergiversadas? Autores de ciencia-ficción han utilizado estos temas, pienso que son oportunistas. Nunca he leido este tipo de libros. Tendría muchas más preguntas, pero creo que con estas son suficientes. Si alguien pudiera contenstarme se lo agradecería.

    Saludos a todos y gracias

  153. Isidro says:

    D.Antonio,acabo de ver por primera vez y con claridad,que la Asamblea fundadora del MCRC,será doscientos años después,una reedición de aquella Asamblea histórica de Mirabeau y Sieyés.Será análoga porque marcará el comienzo de la revolución,pero será distinta porque no cometerá los mismos errores que entonces se cometieron.La distinción principal es que nosotros no aspiramos a conquistar el Estado,sino la sociedad civil como usted dice.Eso hará que nuestra acción sea radicalmente distinta a la llevada a cabo por nuestros antecesores revolucionarios.Es por esto,por lo que quiero proclamar aquí y ahora,más que nunca , al MCRC como el legítimo heredero de aquellos hombres valientes.

    Entreleo en su ensayo que sin poder describir aún todas las acciones concretas a realizarse,usted,que cuenta con la ventaja de llevar muchas décadas pensando,nos guarda alguna sorpresa que hará que la partida se ponga muy de cara cuando llegue el momento decisivo.Es pura intuición,pero creo que no voy muy desencaminado.

  154. Consuelo Galán says:

    Os quiero mucho a todos y a mis compañeros de viaje “los rojos” sin su fuerza (aunque fuera imaginaria y a veces referencial) nunca hubiera llegado hasta aquí. Siempre LEALTAD. Gracias D. Antonio por fin he aparcado, usted me guardó el sitio en un aparcamiento de lujo. VERDAD=LIBERTAD

  155. Consuelo Galán says:

    He sufrido mucho, hasta límites insospechados. Pero todo sea por el bien de la Humanidad. Lo importante es que estoy viva. En mi recuerdo siempre estaran los que no estan. Gracias a todos otra vez más. Salud.

  156. Consuelo Galán says:

    A parte de todos vosotros y mis amigos los “rojos”,quiero darle las gracias a uno de mis encuentros y desencuentros, Isabel María Marcos y su abogado Gómez de Liaño.

  157. Consuelo Galán says:

    Gracias también a mi buen amigo, D. Antonio Franco Cantos y a su señora Doña Isabel Ruiz Almazán y por supuesto a mis queridos padres. Salud

  158. Consuelo Galán says:

    Gracias a D. Agustin Arroyo García Cervigon y a su señora Doña Carmen Cuevas, mis queridos amigos que tanto les debo. Salud

  159. Consuelo Galán says:

    Tita Octavia te quiero mucho, pero te han hecho caer en el camino. ¡Me ensañastes tantas cosas! Tu recuerdo siempre conmigo y tú dentro de mi que tan sabia eras y por encima de todo tan humana. Nunca te olvidaré y mis hijas tampoco.AMOR

  160. Consuelo Galán says:

    Gracias a mi queridísimo Dr.Fakouri que tan inteligentemente nos ha cuidado los ojos a mí y a mis descendientes tan altruistamente. Dr., siempre por toda la HUMANIDAD. Salud

  161. Óscar says:

    Querido Antonio, amigos:

    Querida doña Consuelo, nada más asomarme a este horizonte de libertad, he topado con sus agradecimientos y leído los anteriores comentarios. Como me han inquietado el espíritu, me permito dirigirme a usted con toda familiaridad.

    Así que no sirve para esta lucha… Si se trata de un nubarrón de desánimo, aquí tiene un grupo de personas que se lo meriendan cada día para arremeter contra la confusión, el engaño y la mala fe que genera y ampara la servidumbre política. Sabe que puede contar con nosotros. Si se trata más de bien algún complejo de inferioridad pasajero, piense que, tontamente puestos a comparar o impelidos a competir, yo sería un diletante enfrentado al pensamiento de Antonio, un párvulo junto a la erudición de Martín Miguel o un ¡mamá, mamá, la carne picada se ha puesto mala! ante la prosa del señor García Viñó. Bien, ¿y qué? ¿Acaso me deja eso sin hombros para empujar?, ¿no cuento con el mismo corazón de siempre para latir al unísono? Precisamente aquí, mi querida señora, hemos descubierto que la libertad se siente en lo más íntimo, pero se hace entre todos, en lo más público. Ese pensamiento y el escalofrío poético que genera convierten en menor cualquier penuria personal, disipan todos los miedos. De modo que a trabajar. Porque es su pasión, porque es su deber y sí, porque nosotros, sus compañeros, lo estamos esperando.

    Un abrazo.

  162. Juan Sánchez says:

    Al 161 y 165

    Queridos Tony y D. Antonio

    Agradezco mucho vuestras explicaciones. Aunque la pregunta, según estaba expuesta, iba dirigida a D. Antonio, no quiero que parezca que visito este foro solo con la egoista pretensión de intercambiar mensajes con él e ignorar al resto de los contertulios. Evidentemente, todo lo que yo escribo aquí está sometido al juicio de todos los compañeros, como no puede ser de otra manera.

    Acerca del asunto del terrorismo que motiva mi incomprensión y mis dudas, debo señalar, con respecto a la respuesta de Tony, las siguientes objeciones por mi parte:

    No se hasta que punto es solo el vacío existente -o la falta de conexión- entre la sociedad civil y el Estado lo que genera el nacionalismo, y en su versión activista y criminal, el terrorismo nacionalista. Es indudable que sin una base social que lo defienda el terrorismo no hubiera prosperado, pero tengo serias dudas de que vayamos a contar con la lealtad necesaria por parte de todos los españoles, incluidos los nacionalistas vascos, que, respetando la incuestionable legitimidad democrática de un Presidente de la República elegido por sufragio universal, se abstengan de fomentar tendencias disgregadoras que son el caldo de cultivo del terrorismo separatista. A mi no me cabe la menor duda de que es una verdad objetiva -como diría un marxista-, un dogma que se evidencia por si mismo, el hecho de que la única forma de establecer un Poder Ejecutivo congruente con el principio democrático es la elección directa de su jefe por sufragio universal, y no, desde luego, la investidura por parte de un Parlamento. En eso, y en la existencia de la mónada electoral, radica la superioridad incuestionable de la República Constitucional sobre las partitocracias parlamentaristas. Pero el segundo elemento que falta, es decir, el asentimiento y la lealtad o el respeto a la legitimidad democrática por parte del cuerpo electoral, por parte de todos los ciudadanos, a la figura del presidente, creo que no podemos darlo “por contado”. A menos que también consideremos que es otra verdad objetiva, otra verdad que se evidencia por si misma, o simplemente otra verdad de la que hay pruebas históricas, y que además sería trasladable y reproducible en el contexto actual, el hecho de que la institución del Presidente de la República Constitucional generaría un sentimiento patriótico, de unidad, aglutinador, que terminaría por privar al terrorismo separatista de su base social. Es muy probable que el terrorismo separatista se encontrase con muchas más trabas en una República Constitucional, por las razones expuestas por vosotros. Pero eso no excluye que germinase en grupos de la más variada índole la idea de que solo la vía de las armas o la vía revolucionaria les permitiría alcanzar sus objetivos. Yo tengo serias dudas de que al nacionalismo le preocupe especialmente la mayor o menor legitimidad democrática del Estado que combate. Me parece que las razones de su antagonismo son previas, son otras. Y este problema no solo lo causa el nacionalismo sino tendencias de otra índole. Porque no se hasta que punto cabe excluir que lo que ha ocurrido una vez no pueda algún día volver a ocurrir. Por ejemplo, los casos de las Brigadas Rojas en Italia o de la RAF en Alemania Occidental: no era un ideario nacionalista el que impulsaba su actividad criminal, sino una ideología revolucionaria que no entendía de legitimidades democráticas de ningún tipo, ni le preocupaban: ni la inexistente legitimidad democrática de las instituciones italianas ni la legitimidad democrática de una eventual, en caso de existir, República Constitucional Italiana. Ni las Brigadas Rojas combatían al Estado Italiano por no ser este democrático ni ellos mismos propugnaban democracia alguna.

    Para mi la inteligencia de las instituciones de la República Constitucional se traduce en que priva al nacionalismo separatista, y al terrorismo, de su base teórica. Pero tengo serias dudas que el hecho de privarles de esa base teórica se traduzca, también, en privarles de su base social. En este punto me parece de fundamental importancia este párrafo de un artículo de D. Antonio sobre la Transición:

    “Cuando se trata de elegir entre dos modos de acción política entre sí incompatibles, como efectivamente lo eran la ruptura y la reforma, la historia y la lógica tienen demostrado que es imposible un entendimiento intelectual entre los defensores de uno u otro modelo. Los criterios de racionalidad y de moralidad intrínsecos a cada uno de ellos ni siquiera son intercomunicables, porque falta la referencia común a un mismo fin que proporcione el criterio de la mayor o menor adecuación o coherencia de los medios propuestos. En el dilema entre reforma o ruptura surge, pues, indefectiblemente, el problema de su inconmensurabilidad. Si se produce un consenso o pacto entre los partidarios de la reforma y los partidarios de la ruptura, las bases de este pacto sobre lo inconmensurable han de ser forzosamente de naturaleza metaintelectual y metaética. Por ello es tan difícil explicarlo en términos racionales o morales.”

    Pues bien, esta brillantísima reflexión de D. Antonio creo que sirve también para el nacionalismo, para el terrorismo separatista y para toda clase de terrorismo: cuando se trata de elegir entre dos modos de acción entre si incompatibles, uno que pase por el respeto a una existente legitimidad democrática, en este caso la de la República Constitucional, y otro que pase por la consecución de determinados fines aun a costa de vulnerar la existente legitimidad democrática, creo que hay experiencia histórica sobrada para saber que no es posible el entendimiento entre los defensores de uno u otro modelo, por la razón obvia de que unos y otros parten de un origen distinto y se proponen llegar a metas distintas y además mutuamente incompatibles: en esta tesitura, al faltar esa referencia a una finalidad común, como certeramente señala D. Antonio, no hay encuentro posible. Por eso no se si la legitimidad democrática de las instituciones de la República Constitucional bastaría para integrar en el sistema a aquellos que desprecian incluso el propio concepto de legitimidad democrática.

    Desgraciadamente pienso que, si bien la clase política, dedicada a explotar tópicos, falsedades y disfraces ideológicos para encubrir una simple voluntad de preponderancia y poder, tiene gran parte de culpa en lo acontecido con el nacionalismo y el terrorismo en España, pienso también que la base ideológica de estos problemas está demasiado arraigada como para que un cambio institucional como el que propugnamos termine, por si solo, por hacerla desaparecer. Ese cambio será un paso necesario. Pero me temo que no suficiente. Es imprescindible la existencia de instituciones inteligentes , pero no es suficiente. Y siento desconocer cual pueda ser la solución, si es que existe, reconozco mi incapacidad.

    Ya se que D. Antonio nos ha recordado más de una vez que debemos distinguirnos del discurso dominante por no limitarnos a plantear problemas, sino por ofrecer soluciones. Las instituciones actúan sobre una materia prima, las personas, que por desgracia no siempre se dejan seducir por la inteligencia. A nosotros nos corresponde dar la batalla dialéctica necesaria contra el terrorismo separatista y contra todo terrorismo, sin incurrir, como bien nos señala D. Antonio, en propagandas españolistas que se han demostrado contraproducentes. Pero creo que nos equivocamos si damos por seguro nuestro éxito únicamente mediante un cambio institucional como el que propugnamos.

    Os agradezco mucho vuestra ayuda, vuestra compañía y vuestra lealtad.

    Un abrazo enorme para los repúblicos

    P.D: Querido David Serquera, no me olvido de la promesa que te hice. Reviso y releo los principios fundacionales del MCRC para transmitir mis impresiones. Pero quiero que por encima de todo quede claro que yo soy un recién llegado a este foro y no tengo derecho a alterar el trabajo que hay detrás de esos principios, así que la mía solo será una opinión.

  163. Consuelo Galán says:

    Al 188

    Gracias querido Oscar:

    Todo irá bien y como a mi me gusta, sin sobresaltos, creo que a D. Antonio también le gusta así, siempre pacificamente pero intentando que los seres humanos lo entiendan, es hermoso y muchos al entenderlo se darian cuenta de el porqué de sus vidas. El tiempo es relativo y jamás debió tocarse, Einstein era tan ignorante como yo, pero también lo comprendió. Salud. Siempre REPUBLICA CONSTITUCIONAL

  164. Consuelo Galán says:

    Querido Oscar:

    Cuando yo doné mi cuerpo a la ciencia fué después de muerta, nunca en vida. Gracias, siempre continuaré con vosotros,nunca más flaquearé. Saludos muy cariñosos a todos.

  165. Consuelo Galán says:

    Si alguien ha cogido mi cuerpo para salvar a la HUMANIDAD y eso ha llegado a buen puerto, estoy de acuerdo. Como siempre mi ignorancia. Gracias Dr. Villalobos, ¿Ya no está tan nervioso?. Deje de morderse las uñas todo va a terminar bien.Tengo lo de su hermana. Salud

  166. Antonio G-T says:

    al 175

    Querido Antonio de Totana

    Necesito que me llames por telefono para formar los equipos del MCRC que escribiran en las distintas secciones del Diario. Me falta por elegir al quinto cronista (los otros son Javier Esteban, David Serquera, Messagein y Tony Diaz). En la seccion titulada “Enemigo de lo natural”,
    con fotografia ilustrativa, me faltan tres (los otros seran Oscar y Fernando). Los columnistas
    repúblicos seran 25 (entre los que estaras).

    Todos los miembros del MCRC tendrán la clave para editar directamente sus Cartas al editor. Sin perjucio de hacer los comentarios libres a todo lo publicado en el Diario.

    Yo mismo hare el editorial diario, y una seccion titulada florilegio, dedicada a pensamientos cerrados en forma de aforisnos.

    Casi he terminado el diseño. Solo restan algunos pequeños detalles. Pero aprovecho este mensage para que me ayudeis en la seleccion del cronista y de los tres comentaristas de la foto que aun no he decidido. Los columnistas (Vicente Dessy, Rafael Serrano, Francisco Alvaro, Tony Diaz, Pepe Fdez, David Serquera, Messagein, Oscar, Dalmacio Negro, Gonzalo Puente Ojea, Gabriel Albiac?, Javier Esteban, Muelas, Muñoz Ballesta, Isidro, etc), los elijo por la calidad de sus comentarios, pensando en que lo unico que importa ahora es el exito del Diario, sin que nadie se considere menospreciado por no figurar en esta lista, ya que las cartas al director tendran importancia similar, en espacio y edicion, a la del columnismo. Si no completo la lista de 25 columnistas, mientras lo haga, los mas prolíferos (Messagein, Tony Diaz, Serquera, Franciuso Alvaro, Isidro, etc) ocuparan las vacantes. De momento editaremos de Lunes a Viernes. Y despues el cultural Sabado-Domingo, que aun no he diseñado. Necesito vuestra ayuda en esta seleccion de escritores republicos.

  167. Antonio G-T says:

    al 176

    Amigo Luis

    No entiendo lo que quieres decirnos, pues de lo que se trata es de cambiar ese escenario.

  168. Antonio G-T says:

    al 178

    Mi querido Isidro

    Cada vez iras comprendiendo mejor la novedad revoliconaria de nuestro MCRC. Confió en tu talento, no solo para la accion pura, sino para descubrir a los dmas nuestropensamiento. Por eso te elijo como columnista republico. El diseño del Diario podreis verlo dentro unos días en una Web provisional, y podreis sugerir las mejoras que puedan incorporarse sin variar el estilo. untas ño espero que

  169. Antonio G-T says:

    al 189

    Mi querido Oscar

    Es bastante urgente que nos veamos. He ideado una seccion en portada, con fotografia, para que la comenteis con sentido poetico, tanto Fernando como tu, y otros tres que no se. Se llamara ¡Enemigo de lo Natural¡ No solo de la Naturaleza fisica y animal, sino de la humanidad en la artifical modernidad de la sociedad (guarderías de chupete, feminismo de cuota, etc)

  170. Aquiles says:

    Queridos compañeros:

    Como Menelao en la captura del viejo Proteo, cualquiera que anhele comprender el esotérico mecanismo de la servidumbre voluntaria se sorprenderá de las numerosas formas que adopta cuando se siente acorralada. Dos agentes son los “autores intelectuales” de su estrategia: los partidos políticos -que, apelando una y otra vez a la madurez y a la sabiduría del pueblo pretende justificar su propia impunidad- y la oligarquía creadora de medios de comunicación que parcela la caverna platónica interesadamente. No resulta extraño, por tanto, que esta “transmutatio” alquímica de la servidumbre en ignorancia aparezca ora como sublimación ora como degeneración de un proceso que en el “Contra Uno” de Étienne de la Boétie posee su definición canónica. Sea como fuere, únicamente ésta tiene la clave para hallar el camino de regreso al hogar de la libertad política, y, si se desea que la empresa sea cumplida con éxito, hemos de desenmascararla -como Menelao- en sus propios dominios: los centros de enseñanza.

    Presos de una sospechosa sincronía, los sistemas educativo y político actuales han seguido un proceso similar desde la década de los setenta; y tanto es así que, lo que muchos consideran una vergonzante politización de la enseñanza, en realidad revela una estrategia común que, basada en la reciprocidad de sus respectivas consecuencias, sólo persigue la anestesia social. Que la reforma de Villar Palasí y la Transición fuesen casi coetáneas no es casualidad; tampoco lo es que la LOGSE y la LOE nazcan en momentos cruciales del régimen político -la malograda LOCE, si bien deja en su articulado la impronta conservadora del partido político que la concibe, no supone ciertamente una gran novedad respecto a sus predecesoras-.

    Las cuatro grandes reformas educativas que ha sufrido España desde la Transición se alzan sobre dos pilares básicos que demuestran que la voluntad política que se esconde tras ellos no atañe a ideologías o a programas de partido sino al régimen que los sustenta. Estos dos pilares son: la prolongación de la obligatoriedad de la enseñanza -y la consecuente homogeneización paulatina de los diferentes cuerpos de profesores- y la implantación de la pedagogía constructivista -que rebaja el nivel de los contenidos y acaba definitivamente con el prestigio de la autoridad-. De semejantes factores se extraen dos conclusiones que, desde el ensayo de Étienne de la Boétie, explican qué cosa sea la servidumbre voluntaria: tutela e ignorancia.

    Así pues, el MCRC no debe conformarse con la oposición sistemática a las instituciones corruptas y endogámicas de la Monarquía de partidos; ha de ir un poco más allá, llegar a lo que, con el tiempo, se ha convertido en esencia misma del régimen, en su secreto mejor guardado para perpetuarse en el tiempo: la educación. Los actos en institutos y universidades han de ser prioritarios y, sobre todo, se tiene que aprovechar el creciente descontento de los profesores. Si bien es cierto que la mayoría de ellos no ha descubierto aún la aterradora unión que se establece entre partidocracia y educación, algunos comienzan a intuir la auténtica razón del destrozo porque han sido capaces de trascender el argumento falaz de la mera ideología, de poner en duda que otro partido político sea capaz de enderezar la situación y de descubrir que los auténticos obstáculos se encuentran en el sistema y no en determinada ley. Este exiguo “tercio laocrático” necesita la respuesta del MCRC antes de que el desaliento los devuelva a las cada vez más nutridas filas de la ignorancia voluntaria.

    Un fuerte abrazo.

    Aquiles.

  171. Óscar says:

    Querido Antonio, amigos:

    Antonio, dime cuándo y dónde nos vemos. Francisco puede recordarte mi correo electrónico si prefieres hacerlo por esa vía. No tengo problema alguno de día u hora, así que ajusta la cita a tu conveniencia y comodidad.

    Un abrazo.

    P.D.
    Si están en Madrid, sería conveniente que asistieran nuestros Rafael Serrano y León Alega; no sólo como compañeros en el proyecto, sino por el placer enorme de verlos.

  172. Consuelo Galán says:

    Tiene razón Aquiles el tercio laocrático tiene que saber dentro de la enseñanza para qué se les ha estado utilizando, a veces sin entender ellos mismos de qué iba¡era todo tan incongruente, tan sin sentido y tan sin razón! Exito. Gracias. Suerte

  173. luis says:

    Lo reconozco como una reacción un poco críptica, tal vez, al espectaculo de la Cumbre Iberoamericana de esto dias.El probable aumento de las adesiones emocionales hacia un Rey que actúa con “un par” no cambia un ápice la naturaleza partitocrática del regimen que corona.

  174. Antonio G-T says:

    al 198

    Mi querido Aquiles

    Tocas la fibra mas sensible de mi corazon. La enseñanaza. Tu comentario es soberbio. Impecable y muy bien escrito- Perdona que no citara tu nombre entre los columnistas que han demostrdo ya su capacidad intlectual y literaria, porque desde luego te contaba y te cuento entre ellos. Tal vez puedas especializarte en la critica a la docencia. Tienes que decirme si tambien eres capaz de seguir las noticias de actualidad, para hacer una crónica semanal en la portada. Gracias esta vez de todo corazón.

  175. MessageInOut says:

    Aquiles:

    Tienes toda la razón. Haces bien en señalar lo que es crucial, imprescindible y el mayor impedimento para el advenimiento de la República Constitucional.

    Los españoles, más que una nación, constituimos un público al que, dada su incultura, se maneja con gran facilidad mediante los recursos de las Ciencias Mediáticas.

    El poder, dando por bueno que todo pueblo tiene el régimen político que se merece, decidió que lo mejor era reducir el nivel de educación de los españoles para que, eternamente, se merecieran esta partitocracia que hoy tenemos.

    Salud.

  176. Jaime says:

    Estimados repúblicos:

    Al hilo de lo expresado por Aquiles en su último comentario donde revela la importancia de la educación para la consecución de una sociedad de hombres libres, quisiera subrayar la necesidad de volver al cultivo de las ciencias del campo de las Humanidades, que tanto han de hacer por el derrocamiento de la ignorancia. A este respecto, he publicado un artículo en mi blog reivindicando la Filología.

    http://agrioshuertos.blogspot.com/2007/11/necesidad-de-la-filologa.html

    Un atento saludo.

  177. Pepe Fernández says:

    Una gran alegría y esperanza es el inicio del Diario con el gran equipo de cronistas y columnistas citados y requeridos por D. Antonio. Respondo a la petición de D. Antonio, sumándome con todo el entusiasmo al anuncio informativo de este movimiento de hermanos por la libertad política. No puedo concebir empresa más noble que esta en toda la historia de Espana. Gracias D. Antonio, gracias mis queridos hermanos repúblicos.

    Salud y República Constitucional.

  178. Antonio G-T says:

    al 203

    Mi querido Jaime

    Te digo lo mismo que a Aqulies. Te seleccioné hace tiempo para el equipo de columnistas, y te pregunto si tambien puedes hacer la cronica de la noticia del dia y especializarte en la docencia, puesto que las humanidades seran cuestion capital en nuestro movimiento cultural. ´

  179. Pepe Fernández says:

    Estimados Aquiles y MessageInOut,

    El uso de la educación de la manera que comentais es propio de un Estado Totalitario, ejercida en este caso por unos partidos orgánicos, cuyo interés no es formar ciudadanos críticos y sabios sino votantes: donde la consigna ideológica sustituya al razonamiento, la mediocridad a la excelencia, el cinismo y la hipocresía al compromiso por la verdad y la memoria histórica por decreto, al análisis científico y racional de los hechos.

    El estado totalitario de los partidos orgánicos no puede dejar en manos de la esfera privada de la sociedad civil la educación, saben el enorme peligro que eso podría acarrearles. Aquí se ve el consenso, el consenso de no permitir bajo ningun condición que en la Universidad, por ejemplo, entren profesores excelentes e independientes sin el conveniente sello del partido político. Da igual PP, PSOE, IU etc, aqui hay un consenso de acero. Y la única forma de eliminar esta dictadura de partidos en lo educativo es trayendo la República Constitucional, eliminado el poder de un anacrónico de un decimonónico Ministerio de Educación que funciona como organo de resonancia del partido orgánico de turno.

    Salud

  180. Consuelo Galán says:

    Al 189:

    Querido Oscar:

    Gracias por todo lo bello que dices. No es desanimo es que a veces me siento muy pequeña al lado de todos vosotros,¡teneis tantos conociemientos que a mi me faltan!.Hoy he continuado con mi tarea, es sólo un granito de arena. Todos no somos iguales. Saludos muy afectuosos

Los comentarios están cerrados.